Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Månatlig Sumario Finale - Septiembre'12

viernes, 28 de septiembre de 2012 2 quejas

Como bien habéis podido comprobar hace meses que no subo las estadísticas. Se debe a dos motivos principales, que son: uno, la nueva configuración de Blogger no me acaba de convencer, y dos, sois unos sosos y unos cerdetes que siempre buscáis lo mismo, y al final pierde la gracia. Así que con el fin de potenciar los posts recientes creo esta sección "Månatlig Sumario Finale" que vendría a decir 'recopilatorio final mensual'.


Historial 2.0

Ya sabéis que en la columna de la derecha podéis encontrar el archivo histórico, el cual no sé si consultáis demasiado (yo sí, cuando tengo que buscar contenidos ya publicados para contrastar y no meter la pata), sin embargo esto será más práctico porque contendrá una breve descripción junto al enlace... veremos si funciona.


Otros asuntos

Además de ser historial, puede que añada algunos extras como enlaces a otros posts de otros blogs que sean interesantes, aunque esto está más por decidir y ya lo veréis mes a mes, que si no hago grande la montaña y después no la escala ni Dios (prefiero no meterme con Mahoma, no sea que alguien explote de ira).


LED's go!!

Historial 2.0

- Programación Bloguera - Curso 2012/13 - Aquí presenté las secciones que viven y las secciones que mueren... también las que quedan en el limbo.

- {Adivina y Gana} - 12 - Aún quedan personajes por resolver. ¡Participad!

- Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - IV - Monty supera la prueba de Zan For y por fin abandona el Jardín Superior.

- World of Trollcraft: [Capítulo décimocuarto: Tempora, o trolles] - Aparición del boss Khyld Tempus, amo y señor del tiempo, y amo y señor de centenares de sirvientas a cada cuál más bella. El héroe está en apuros.

- Pocket Tales of the Braves - Capítulo 14 - Ryuuna entra en Torre Bellsprout, zona de misticismo en Ciudad Malva.

- Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - V - Gides e Ilwulf invocan un juez para enfrentarse a Dougan y sus secuaces, que quieren robarles los sacos.

- World of Trollcraft: [Capítulo extra: Fichas de personajes - Héroe] - Primera ficha de personaje. Si tenéis alguna duda acerca de este personaje podéis preguntar dejando un comentario, intentaré responder vuestras dudas tan pronto como me sea posible.


Variedades

En TDD1-projekts, podéis consultar [+18 Projekt] Spand*m's World Domination Notebook - 1st Victim: Nic* R*bin

Scaramanga, uno de mis amigos y fiel seguidor de este mi blog se ha pasado definitivamente a Blogger, os recomiendo que echéis una miradita a La nave de los Frikinautas, y a Fantasías pixeladas de ayer y hoy.

También, si os gusta leer, no os perdáis Crónicas del CEFPIFST by scaramanga.

Silvestrin se lo curra con el sculpey. Si no sabéis qué es, echadle un vistazo a sus divertidos y curiosos Pendientes. Y ya que estáis ahí, seguid el "manga" de Street Fighter de Pennywise.

Por mi parte nada más que añadir, ya iré modulando esta sección para hacerla más acogedora. Si téneis cualquier duda, sugerencia o similar, ya sabéis, dejad un comentario o enviad un mail a:



¡Hasta el mes que viene!

World of Trollcraft: [Capítulo extra: Fichas de personajes - Héroe]

jueves, 20 de septiembre de 2012 1 quejas

Contenido extra

Héroe



Habilidades:
- Set de movimientos de Ken Masters, excepto Hadouken (y derivados).
- Nociones de bōjutsu (棒術)
- Nociones de shûnpo
- Poderes de la seta simbionte (durante su uso obtiene más agilidad, más fuerza, resistencia a proyectiles, capacidad de pegarse a casi cualquier superfície y hebras simbiónticas que sirven para desplazarse, atacar o defender)
- (Desde World of Trollcraft: Chronicles, 8) Habilidad para detectar Ki y ver Entes Espirituales.







Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - V

viernes, 14 de septiembre de 2012 2 quejas

Capítulo Quinto: Dougan, el ladrón, dando por saco

"¡¡Mochlan!!¡¡Gnarfinn!!" gritó Dougan. Dos personajes más aparecieron tras él, Mochlan iba vestido de manera similar a Dougan, e Ilwulf detectó que también se trataba de un ladrón. Él, Dougan y Mochlan vestían de manera muy similar, con una capa un tanto raída y un pañuelo en la cabeza. Gnarfinn era otro mundo. Llevaba una armadura ligera, y bastante desgastada, pese a que no era eso lo que más destacaba en él, su piel estaba cubierta de escamas, tenía cola y su cabeza parecía más de lagarto que de humano: era un guerrero bangaa.

Gides no tenía muy claro que tuviesen alguna posibilidad, y en más de una ocasión pensó en entregar los sacos, no obstante Ilwulf parecía tener algún tipo de plan, o por lo menos lo veía muy seguro de sí mismo.

"Si queréis los sacos primero tendréis que dejarnos fuera de combate" dijo Ilwulf a los tres saqueadores, "y tras pelar a varios licántropos ya tenía ganas de tener un enfrentamiento con humes".

"¡EH!¡Un ressspeto, que aquí también hay bangaasss!" gritó indignado Gnarfinn. "¡Me essstán entrando ganasss de partirte la cara, chaval!" el bangaa se estaba enfureciendo, y Gides no sabía si eso era bueno o era malo.

'Somos tres contra dos en desventaja, los dos estamos agotados y estoy provocando a un bangaa. Espero que el farol funcione, o no salimos de esta' pensó Ilwulf, que rápidamente dijo a Gides "¡¡Gides, saca la gema pactal!!", por lo menos, de esta manera, si luchaban y eran derrotados no morirían.

Gides sacó de su bolsillo la piedra blanca, del tamaño de su pulgar y de un color blanco inmaculado, tan blanco que parecía cuestión de hechizos, cosa que no parecía descabellada en absoluto vistas las inscripciones a su alrededor. En su entrenamiento como soldado había visto muchas veces a los soldados veteranos usar gemas pactales, pero nunca había creído que tan pronto estaría usando una. Lo más importante ahora era declarar un juez.

Con la gema en la mano Gides gritó "¡Justa!¡Reclamo la aparición de un juez!". Al principio no ocurrió nada, y las miradas atónitas de Dougan, Mochlan y Gnarfinn empezaban a cambiar por unas de burla. De pronto una luz rodeó la gema que se elevó en el aire, abandonando la mano de Gides. La cara de sorpresa de Dougan y sus compañeros volvió a marcarse en sus caras. Ilwulf también estaba sorprendido ya que nunca había visto la aparición de un juez.

Las inscripciones de la gema se proyectaron a su alrededor y empezaron a dar vueltas. Y con un destello una sombra apareció justo donde la gema había flotado momentos antes. La sombra se hizo cada vez más nítida, hasta que se pudo apreciar cada uno de los detalles del juez. Era un caballero cubierto entero por una armadura grisácea y una capa lila, un yelmo cubría su cabeza completamente excepto la parte donde debería tener los ojos, la nariz y la boca, que tenía forma de cruz y no tenía ni ojos, ni boca ni nariz, sólo la más opaca de las sombras. También llevaba una espada en una mano, nada en especial a simple vista, y en la otra unas riendas, montaba un chocobo amarillo.

El juez levantó la espada, signo de que el combate ya podía tener lugar.

Pocket Tales of the Braves - Capítulo 14

miércoles, 12 de septiembre de 2012 0 quejas

Capítulo 14: Aquello que buscas

Continente de Johto
Torre Bellsprout


Así que esto era la Torre Bellsprout.

Delante de sus ojos Ryuuna tenía una curiosa construcción que seguía los movimientos del viento, varios pisos de alto que se mecían en un hipnotizante movimiento de vaivén. Ryuuna notó cierta aura mística en los alrededores de la torre, como si estuviese viviendo centenares de años atrás, como si el suceso más inverosímil pudiese tener lugar, sin embargo, se frotó los ojos y volvió a su realidad, la realidad de una joven que tras ser derrotada por un guapo y joven Líder de Gimnasio decide entrenar y meditar antes de volver a retarlo.

La puerta seguía frente a ella, y en sus manos estaba la decisión de entrar. No sabía qué sería lo mejor, pero no perdía nada por entrar, y así lo hizo. El interior estaba prácticamente todo hecho de madera, a excepción de varias estatuas dedicadas a los Bellsprout, que parecían hechas de bronce. La decoración era muy sobria, tan solo había algunas paredes decoradas con cuadros, retratos de personas, incluso algún pokémon y varios paisajes. Ryuuna observó los cuadros, la pintura parecía antigua, y leyó algunas descripciones, la mayoría de personas retratadas en cuadros se trataba de venerables sabios Bellsprout que habían dado gran parte de sus vidas a la Torre Bellsprout, algunos aportando nuevas ideas de meditación, otros por difundir el estilo de vida del templo, los paisajes eran todos de Ciudad Cerezo y como el lugar había cambiado a lo largo de los años, desde que la torre no era más que un agujero en el suelo hasta que su construcción había terminado, así como diferentes retratos de la torre tras innumerables obras.

En el primer piso no había más que varios monjes que meditaban y saludaban a aquellos visitantes y turistas que hacían lo propio, pero prestando algo más de atención oyó golpes en el piso de arriba, como de gente combatiendo. Un monje que estaba paseando cerca de ahí se fijo en Ryuuna y se acercó a ella.

"¿Qué busca una jovenzuela como tú en un lugar tan desfasado, poco moderno y nada atractivo a la vista?" dijo el monje, sus palabras no acarreaban ningún tono de ira, ni de mofa, aunque el hombre sonreía. Llevaba el pelo de la cabeza rapado, no así su cara, que estaba protegida por un bigote blanco grisáceo y una barba de color a juego. Llevaba la misma túnica que los demás monjes y un rosario budista en su mano derecha.

"Aunque soy joven e inexperta he notado el misticismo del lugar, sintiéndome trasladada a tiempos ancestrales, eso es cuanta belleza me ha podido ofrecer este lugar" respondió amablemente Ryuuna, también con una sonrisa.

"Sabias palabras para alguien cuyo interior no parece estar en calma, mi voz interior clama que has venido a algo más que admirar pinturas de edades antiguas y charlar con monjes desprovistos de ganas de meditar" dijo a su turno el monje.

"Cierto. No he venido aquí para hacer turismo, pues ayer fui derrotada por Pegaso, Líder del Gimnasio Malva, y él mismo me aconsejó visitar la Torre Bellsprout, a pesar de que no sé con qué motivo, más que meditar o entrenar" lo dijo con un tono amargo, pero siempre educado, recordando su derrota contra Pegaso, y cómo lucharon Dratini contra Pidgeotto. Cuanto más pensaba en ello más nítido se hacia todo en su cabeza.

Absorta, de pronto, tan de pronto que Ryuuna se sobresaltó, el monje dijo "¿Sabes quién es Celebi?". "No sé" confesó Ryuuna "¿acaso es algún famoso de Johto?¿Tiene un programa en la radio?¿o es un Líder de Gimnasio?" la pregunta la había pillado desprevenida, aunque había oído ese nombre en alguna parte.

"Dicen que Celebi es un hada que cuida de los bosques, tanto presentes como del futuro o del pasado. Él plantó semillas para que los pokémon se pudieran alimentar en un futuro, y a veces vuelve al pasado cuando alguna especie vegetal se extingue, y puede viajar en el tiempo porque dispone de esa habilidad. También dicen que le gusta hacer travesuras, porque es un hada, pero nadie lo ha visto, al fin y al cabo, las probabilidades de que Celebi se encuentre en este punto del espacio en este hilo temporal son ínfimas" dijo el monje con cierto tono místico, y era muy interesante lo que decía. Puede que este monje estuviera plantando la semilla de una futura mitómana pokémon, todo lo que decía le resultaba interesantísimo a Ryuuna. El monje prosiguió "Digo esto porque me has dicho que antes de entrar aquí has notado como si fueses transportada a cientos de años atrás, y he pensado que tal vez Celebi te ha gastado una broma. Si alguna vez pasas por el Encinar que une Pueblo Azalea con Ciudad Trigal deberías pasar a saludar a Celebi en su altar, tal vez te traiga buen presagio".

"Por cierto, ¿cuál me has dicho que era el motivo que te ha traído aquí?" preguntó de nuevo el monje, era evidente que no la había escuchado cuando hablaba. Ryuuna sintió cierto mosqueo por ello, pero respondió amablemente, como si fuera la primera vez.

"Ayer fui derrotada por Pegaso, Líder del Gimnasio Malva, y él mismo me aconsejó visitar la Torre Bellsprout, pero no sé con qué finalidad" respondió por segunda vez Ryuuna.

"Ahora que lo dices, mucha gente viene a rezar para poder derrotar a Pegaso, pero sin meditación ni entrenamiento dudo que los que únicamente rezan obtengan algo positivo" informó el monje, "creo que lo que buscas se halla en el último piso, aunque para conseguirlo deberás enfrentarte a monjes y entrenadores que buscan lo mismo que tú."

Lo mismo que ella. Entendía que los entrenadores buscaban lo mismo que ella, que era derrotar a Pegaso, pero no veía la relación entre los monjes de Torre Bellsprout y Pegaso el Líder de Gimnasio, más allá de que se encontraban en la misma ciudad, Ciudad Malva. Eso no hizo que Ryuuna se echara atrás, y mientras apoyaba su pie derecho en el primer escalón, dispuesta a subir, el monje pensó 'Vas equivocada en lo que estás pensando, pero cuando consigas llegar arriba de todo lo entenderás', pero no le dijo nada porque creía que la lección se aprendía mejor si era uno mismo el que la sentía en propia piel.

Ryuuna subía paso a paso, un pie delante del otro, hasta llegar al segundo piso. Había notado una presencia extraña detrás de ella nada más apoyar el pie en el suelo del segundo piso, pero por más que se giraba no lograba ver ni sentir nada. El segundo piso no se parecía demasiado al primero excepto por el enorme taco de madera en el centro. No tenía ningún cuadro en la pared, y la única manera de avanzar era por un pasillo que rodeaba el centro. Había algunos monjes y entrenadores combatiendo, y otros parecían estar tomándose un descanso.

De pronto se le acercó un entrenador.

"¿Serás tú quien posea aquello que busco?" no era mayor que Ryuuna, y en cambio parecía que estaba un poco ido. Sacó una pokéball y envió a luchar un Cyndaquil, Ryuuna no tuvo más remedio que aceptar el desafío. '¿Que será aquello que buscamos todos aquí?' pensó, mientras el Cyndaquil se preparaba para el combate, haciendo que su dorso se sumergiera en llamas.


Mochila:
- Pokéball x5
- Baya Aranja x6
- Saco de dormir
- Zapatos
- Baya Atania x2
- Baya Zreza x2
- Baya Safre x2

Equipo:
- Dratini (Mudar) MV: Atadura - Malicioso - Onda Trueno - Ciclón
- Larvitar (Agallas) MV: Mordisco - Malicioso - Torm. Arena - Chirrido
- Huevo Misterioso

World of Trollcraft: [Capítulo décimocuarto: Tempora, o trolles]

lunes, 10 de septiembre de 2012 0 quejas

Capítulo 14

Tempora, o trolles


Era un nuevo día en Pueblo Paleto y el héroe recordaba cómo el Profesor Roble los había acompañado desde la Isla del Dragón hasta la tierra firme de Pueblo Paleto en su yate de Roble y Asociados días atrás, mientras los había intentado convencer de que se quedasen en la isla para ayudarlo con su estudio acerca de no-sé-qué-cosa de los pokémon de tipo Dragón. Parecía interesante y el profesor les había prometido un huevo de dragón como recompensa, incluso se podrían quedar el pokémon que saliese para su equipo. La Gata Negra había dudado, incluso estuvo a punto de decir que se quedaba, pero el héroe prefería seguir indagando para encontrar alguna pista, por pequeña que fuese, que les permitiese llegar hasta donde Mario estuviese cautivo.

"No sé..." dijo la Gata Negra, "no sabemos si Mario está vivo, por ponerme en el peor de los casos, ni si realmente fue secuestrado, no tenemos más que la palabra de una princesa que ha sido secuestrada tantas veces que no solo debe tener síndrome de Estocolmo, sino que además debe tener los síndromes de Oslo, Copenhagen y Helsinki".

"Ya sé que es rubia y tal, pero creo que es de fiar, tiene un reino bajo sus manos y encima protagonizó su propio videojuego" dijo el héroe.

"Aunque no lo creas, yo también soy rubia, bueno, en realidad Felicia Hardy lo es" replicó la Gata Negra, que se había sentido ofendida por las insinuaciones del héroe.

"Lo que sea, pero ni tienes un reino bajo tus manos -tal vez entre tus piernas, si me dejas, esta noche lo compruebo- ni has protagonizado tu propio videojuego. Como mucho has protagonizado tu propio cómic spin-off" rebatió el héroe.

"¡Grosero!" recibió por respuesta.

"Perdona, me he dejado llevar por el momento, pero es que estás tan buena... y el traje de cuero marca tu firme pecho y toda tu esbelta figura" se excusó el héroe.

Por algún extraño motivo la Gata Negra se echó a llorar y se fue de casa.

'¡Maldición! Ya la has hecho llorar, y eso que estabas a punto de triunfártela. Seguro que está en su período' dijo su voz interior.

El héroe no tenía ningunas ganas de ir tras su compañera de equipo, ni de consolar a nadie. Más bien era él el que necesitaba consuelo.

"Oye, ¿Consuelo?" dijo el héroe hablando a través del W-Gear, en su función de teléfono, "¿tienes algo que hacer ahora?¿sí?¿qué?¿ir de compras? ah, vaya. Yo que te iba a meter de todo menos miedo... ya, que tienes trabajo pese a la crisis y quieres fomentar la economía de Pueblo Paleto... entiendo. Pues nada, hablamos. Hasta luego" fue la patética conversación que tuvo el héroe con una de sus admiradoras buenorras, Consuelo.

Usó el W-Gear en modo internicio y tecleó "http://tdd1projekts.blogspot.com.es/". No había sido más que una intuición, pero seguro que era importante y posiblemente encontraría alguna pista para descubrir el paradero del fontanero. Sin embargo allí no había más que dibujos, y encima el blogmaster pedía dinero para pintar. 'Definitivamente, el mundo se está volviendo loco' pensó.

'A ver, piensa' se dijo a sí mismo interiormente el héroe 'tal vez la Gata Negra tuviese una ínfima parte de razón, lo único que sabemos de Mario es lo que nos ha dicho la Princesa Peach, pero no tiene porqué ser la verdad verdadera, creo que le iré a echar una visita, y de paso que me diga si tiene alguna hermana o amiga que me consuele'.

"Veamos de qué es capaz este cacharro" dijo en voz alta el héroe mientras tocaba botones del W-Gear. "Internicio, no; Almacén, no; Mapa, no; Mapa Interuniversal Chachi de la Muerte, no; Sistema de Viaje para Universos Visitados... debe ser esta opción. CLIC" un nuevo menú se abrió en la pantalla del W-Gear "Lista de universos visitados, a ver si está... ah, ahí está, Reino Champiñón. CLIC". De la nada aparecieron unos bloques de cerámica que flotaban en el aire y un tubo verde se alzó por encima de los bloques. El héroe se metió en la tubería y todo dio vueltas, hasta que de repente apareció en una tubería verde y al salir estaba en Reino Champiñón. Allá a lo lejos se veía el castillo, y antes de llegar había un pequeño jardín. Un camino de tierra que empezaba justo donde la tubería había aparecido serpenteaba hasta llegar al castillo. El héroe siguió el camino, no tenía pérdida. De pronto un escalofrío recorrió su espalda.

'No es nada' pensó para sí mismo. 'Solo estás nervioso porque vas a visitar una princesa, y con un poco de suerte triunfas con alguna hermana o amiga suya'. El camino se dividía en dos justo delante del castillo, el camino de la izquierda lo llevaba por una pasarela de piedra hasta la puerta principal del castillo atravesando la acequia, mientras que el camino recto seguía siendo de tierra y llevaba a la parte trasera del castillo. El héroe pensó que tal vez era un poco grosero entrar por detrás cuando ni siquiera le esperaban. 'Esto de entrar por la puerta de detrás en la segunda cita no se lo he hecho ni a mis admiradoras, mejor entro por la principal' pensó. Cruzó el puente de piedra con saltos de longitud (Stick^+Z+A)[Todos lo hemos hecho, no nos engañemos]

"Ya-hooo!! Ya-hoo! YA-HOO!!!" gritaba el héroe. Nada más parar volvió a sentir un escalofrío recorrer su espalda. Un toad se acercó a él.

"¡Identifíquese!" aunque era bastante bajo, medida estándar para un toad, llevaba una lanza así que el héroe pensó que mejor no liarla.

"Soy el héroe que debe llevar de vuelta a Mario, informe a su majestad que necesito hablar con ella, ya sabes, pistas y tal" dijo el héroe.

El toad abrió la puerta del castillo, no era demasiado ostentosa ni grande, y otro toad salió.

"No hagas movimientos raros, que te vigilo" dijo.

"No pensaba hacerlo" respondió el héroe.

Poco rato después el primer toad apareció por la puerta.

"Todo correcto, parece ser" informó.

El segundo toad lo miró con cara de 'haz un movimiento raro y te pincho, pringao'. La comitiva de bienvenida junto con el héroe cruzaron la puerta de entrada. El Profesor Kinopio se acercó al héroe y le dijo "en la habitación de arriba a la derecha del todo se halla la habitación de la Princesa, dirigíos allí, pues os espera".

El héroe fue a la derecha del todo y subió con un salto de altura (Stick>+Stick<+A)[De nuevo, todos lo hemos hecho alguna vez, no nos engañemos], una vez arriba entró por la puerta. La Princesa vestía su tradicional traje rosa de princesa y encima de su cabeza una corona dorada junto con su cabello ondulado y suelto, largo hasta la cintura. "Bienvenido, héroe" dijo Peach educadamente "¿cuál es el motivo para honrar tu visita?" "Verá, alteza, puede parecer una insolencia y actuar como una insolencia, pero no se deje engañar por su aspecto, la calidad no es cara, para todo lo demás, MasterCard" dijo el héroe. "wut?" dijo la Princesa. "Digo que lo único que sé acerca de la desaparición de Mario es lo que me dijo su alteza, sin embargo no dispongo de ninguna pista más y por eso me gustaría tener una charla con su alteza, si se me permite" expuso el héroe. "Claro, héroe, aunque asumo que ahora vendrá el típico momento de 'no tengo más que la palabra de una princesa que ha sido secuestrada tantas veces que no solo debe tener síndrome de Estocolmo, sino que además debe tener los síndromes de Oslo, Copenhagen y Helsinki'" dijo Peach.

"Cierto es" respondió el héroe. "A pesar de que no dudo de la palabra de su alteza, necesitaría más pistas, más información, algo que me permitiera descubrir dónde se halla Mario."

"Lo desconozco, aunque tal vez puedas echar un vistazo al Mundo 8" dijo Peach "claro que tendrías que empezar desde el mundo 1, porque andamos escasos de presupuesto y no me quedan silbatos mágicos. Pide a Kinopio que te abra las tuberías hacia el mundo 1 de Bros. 3".

"Gracias alteza, por cierto, me preguntaba si tenéis alguna hermana o alguna amiga en edad de merecer y que tuviese un físico envidiable, para poder aliviar mis penas de héroe." dijo el héroe.

"Mmm... No sé, ahora mismo no se me ocurre nadie... espera" dijo la Princesa mientras pensaba "tal vez Daisy" murmuró aunque el héroe pudo escuchar perfectamente el nombre.

"¿Y qué tal esta tal Daisy?¿Es guapa?" se interesó el héroe.

"Es un poco más fea que yo y aunque su estilo de peinado es parecido al mío ella es castaña" empezó Peach "y además..." siguió.

"¿Además?" repitió el héroe.

"Bueno, como decirlo finamente, es bastante zorrilla, y eso que es una princesa. A mí me daría vergüenza hacer lo que hace ella" dijo Peach "ay, si te contara...".

"Nada, nada, no hace falta que cuentes nada, únicamente necesito su número, por si hay algún aprieto o algo" dijo el héroe con sumo interés.

El número de Daisy fue añadido a tu W-Gear.

El héroe se despidió y salió de la habitación. Nada más cerrar la puerta vio al Profesor Kinopio, pero antes tenía que hacer una llamada, así que salió del castillo por si no había cobertura. Un escalofrío más que fuerte recorrió su espalda.

"Hola, Consuelo, no estoy en Pueblo Paleto... Nada, que he ido a ver una princesa y me ha dado el teléfono de una tal Daisy... Sí, Daisy, me ha dicho que es muy golfa... Sí, puede que más que tú y todo... ¿Que qué?... Nada, solo es para darte envidia, pero no te preocupes que a la siguiente te llamo". Por algún extraño motivo había ido caminando hasta donde la tubería lo había dejado, pero al darse la vuelta el tiempo había quedado inmovilizado. De una cortina de espeso humo apareció un tipo raro, pero eso el héroe no podía verlo, porque el tiempo estaba parado. Sin embargo, si el tiempo estaba parado, ¿cómo era que ese tipo se podía mover?

Con un gesto acariciando la cara del héroe hizo que la cabeza del héroe se pudiera mover pese a estar el tiempo parado.

"¡Mecagüen!" exclamó el héroe "¿y ahora qué pasa?", se había dado cuenta de que excepto su cabeza el resto de su cuerpo permanecía inmóvil.

"Soy Khyld Tempus, amo y señor del tiempo." dijo el tipo raro.

"Como una regadera" dijo el héroe. Se acababa de dar cuenta de la presencia de Khyld Tempus. El tipo llevaba una máscara dorada en la que unos pequeños agujeros rectangulares a través de los cuales tenía visión y los labios también estaban marcados, y en la mejilla izquierda había una especie de engranajes mientras que en la derecha había un reloj de aguja. Llevaba un sombrero en su cabeza, aunque más que sombrero parecía un embudo, en sus manos llevaba guantes blancos, un conjunto de tuxedo negro y pantalones grises y en los pies, zapatos negros. Completaba el conjunto una vara de madera coronada por un reloj de arena.

"Más respeto con el amo y señor del tiempo, insolente" dijo Khyld Tempus "además, no soy solo amo y señor del tiempo, también soy amo y señor de centenares de sirvientas a cada cuál más bella"

El héroe interrumpió "ahora sí que te tengo algo más de respeto".

"Podría matarte aquí y ahora de muchas y muy distintas maneras..." dijo Khyld

El héroe volvió a interrumpir "De muchas, de muchas... pero si me quisieses matar ya lo habrías hecho, hombretón."

"Primero de todo nos lo pasaremos bien" dijo Khyld mientras agitaba su vara.

Un escalofrío más que fuerte recorrió la espalda del héroe. Acababa de salir del castillo, y quería hacer una llamada.

"Hola, Consuelo, no estoy en Pueblo Paleto... Nada, que he ido a ver una princesa y me ha dado el teléfono de una tal Daisy... Sí, Daisy, me ha dicho que es muy golfa... Sí, puede que más que tú y todo... ¿Que qué?... Nada, solo es para darte envidia, pero no te preocupes que a la siguiente te llamo". Por algún extraño motivo había ido caminando hasta donde la tubería lo había dejado.

Un escalofrío más que fuerte recorrió la espalda del héroe. Acababa de salir del castillo, y quería hacer una llamada.

"Hola, Consuelo, no estoy en Pueblo Paleto... Nada, que he ido a ver una princesa y me ha dado el teléfono de una tal Daisy... Sí, Daisy, me ha dicho que es muy golfa... Sí, puede que más que tú y todo... ¿Que qué?... Nada, solo es para darte envidia, pero no te preocupes que a la siguiente te llamo". Por algún extraño motivo había ido caminando hasta donde la tubería lo había dejado.

Un escalofrío más que fuerte recorrió la espalda del héroe. Acababa de salir del castillo, y quería hacer una llamada.

"Hola, Consuelo, no estoy en Pueblo Paleto... Nada, que he ido a ver una princesa y me ha dado el teléfono de una tal Daisy... Sí, Daisy, me ha dicho que es muy golfa... Sí, puede que más que tú y todo... ¿Que qué?... Nada, solo es para darte envidia, pero no te preocupes que a la siguiente te llamo". Por algún extraño motivo había ido caminando hasta donde la tubería lo había dejado.

Un escalofrío más que fuerte recorrió la espalda del héroe. Acababa de salir del castillo, y quería hacer una llamada.

"Hola, Consuelo, no estoy en Pueblo Paleto... Nada, que he ido a ver una princesa y me ha dado el teléfono de una tal Daisy... Sí, Daisy, me ha dicho que es muy golfa... Sí, puede que más que tú y todo... ¿Que qué?... Nada, solo es para darte envidia, pero no te preocupes que a la siguiente te llamo". Por algún extraño motivo había ido caminando hasta donde la tubería lo había dejado.

A cada vez que salía del castillo, su yo de eso momento quedaba parado un momento antes, y al poco rato ya había varias decenas de héroes. Todos parados excepto el primero, o más bien dicho, su cabeza.

"Aunque a tí no te lo parezca sois todos auténticos, y si muere uno, se acabó. Si ahora dejara correr el tiempo, ¿qué pensarías viéndote repetido tantas veces? Que alguien te ha jugado un mala pasada, y solo tú sabes lo que ocurre realmente, pero nadie te haría caso. Tú no te fiarías de tí mismo, irónico, ¿no?" dijo Khyld Tempus con una sonrisa burlesca, y un tono no menos burlesco.

"¿Quieres comprobar cuál de tus yos es más fuerte?"

Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - IV

jueves, 6 de septiembre de 2012 1 quejas

Capítulo Cuarto: Supervivencia avanzada

Habían pasado seis días desde que Zan For había abandonado a Monty a su suerte en el Jardín superior. El chico ya había recorrido la isla varias veces de cabo a rabo y prácticamente la sentía como su hogar... y su auténtico hogar, tan lejos de donde ahora se encontraba, la isla de Surebia. Se preguntaba qué estarían haciendo sus padres, Amain y Argusta, aunque realmente no eran sus padres, ¿y Kaitrigan, el alcalde? seguramente estaría intentando resolver los problemas de los habitantes del pueblo, mientras éstos no dejan de traerle más quebraderos de cabeza. ¿Y Nyb, la tabernera?¿y los demás?

Una lágrima se deslizó por la cara de Monty, echaba de menos su hogar, pero 'los piratas de verdad no lloran', pensaba. ¿Qué pensaría su futura tripulación de él si por cualquier ñoñería ya rompía en lágrimas? Con la parte trasera de su mano se secó el líquido derramado y miró al cielo. Zan For tardaría un día más, por lo menos, en venir a buscarlo.

A lo lejos, Zan For observaba la escena montado en Pierre. En sus manos había un dial de visión lejana, que le permitía ver cosas lejanas a su vez evitando ser visto. Se había enternecido viendo como Monty lloraba, 'debes ser fuerte' pensaba 'si lo ayudas ahora no aprenderá los valores del esfuerzo y de la vida'.

Monty había acumulado frutas en su cueva, varias pieles decoraban la estancia, entre ellas la de su primera presa, y había aprendido a usar a su favor la liana-látigo. Uno de los días su almacén de frutas fue asaltado por una panda de monos liantes y traviesos, y como no consiguió darles caza tuvo que volver a recolectar frutas y frutos. Fue víctima, mientras exploraba la isla, del ataque de una sierpe gigante enfurecida y fuera de control cuyo problema resultó ser que se le había indigestado un jabalí, y Monty entró en su interior para reducirlo. Gracias a la sierpe la vida de Monty había resultado bastante más sencilla, por ejemplo para recorrer grandes distancias usaba su cuerpo como tobogán o para llegar a lugares altos.

Bandadas de pájaros volaban a través de un cielo despejado aunque de aspecto rojizo que señalaba que el atardecer ya había hecho acto de presencia y que dentro de no mucho el cielo oscuro y estrellado sería el decorado elegido. Monty caminaba, sin rumbo fijo, como despidiéndose de cada palmo de terreno, miraba los árboles con cierta nostalgia, algunos de ellos le habían dado sombra, otros habían servido de camino de huída de monos ladrones, otros lo había resguardado de la lluvia, le había dado alimento, incluso un arma para defenderse. También se despidió del río, en el cual se dio un último chapuzón.

Ya era de noche y Monty seguía despidiéndose del Jardín Superior, no sabía cuándo podría volver, si es que alguna vez volvía.

La única luz disponible era la de las estrellas cuando Monty creyó oportuno volver a su cueva. A través de frondosas arboledas que Monty había explorado días antes encontró el camino de vuelta con facilidad. Todo estaba igual que el día en que llegó, sin embargo lo veía con otros ojos, como si se tratase de una isla completamente diferente. El viento mecía las hojas de los árboles que al moverse emitían un suave sonido, a lo lejos se oía el río, aunque muy muy flojito, pues el agua transitaba incesablemente, sin detenerse ni un solo segundo.

'¿Me dejará Zan For descansar en una cómoda cama o directamente pasará a entrenarme?¿podré golpearle si me hace pasar esa prueba de nuevo? creo que me he vuelto más fuerte y ágil, pero tal vez él se estuviera conteniendo.' pensó Monty. Empezaba a tener sueño, su cabeza estaba más pendiente de llegar a su base que de prevenir posibles amenazas, y cualquier ataque de animales salvajes, que finalmente no tuvo lugar, podría haber terminado en desgracia. Desgracia para Monty, claro está. El resto de su cuerpo respondía con torpeza a sus órdenes mentales, todo sin llegar a caer o tropezar, a pesar de estar el suelo plagado de obstáculos como piedras, enredaderas o extraños montículos.

Se subió al árbol que le había hecho de cama durante los días que había hecho vida ahí. Prontamente se quedó dormido, soñando que conseguía un enorme cofre, pero justo cuando lo iba a abrir se despertó.

No había ninguna amenaza cercana, nada próximo que pudiese causar peligro, sin embargo Monty abrió los ojos. El cielo todavía estaba oscuro, con pequeñas estrellas brillando y la luna en todo lo alto, reina de la noche. Monty se sentó con su mentón en las rodillas y cogiéndose las piernas. Ya era hora de que los gallos cantaran, pero en el Jardín Superior no había gallos, en cambio sí que había sol y estaba elevándose majestuosamente, dotando el cielo de un color rosado anaranjado. Era un espectáculo precioso y Monty estaba presenciándolo, como si alguna fuerza extraña quisiese que el chico lo viese.

Tenía algo de sueño, sin embargo Monty se preparó para volver al claro donde Zan For lo había dejado una semana atrás, donde había intentado golpearlo sin éxito. Pensaba en qué tipo de entrenamiento lo sometería Zan For, 'seguramente tendré que empezar con aburridísimos ejercicios de repetición' iba haciéndose a la idea. 'Dial-jutsu, dijo el caballero del cielo, me pregunto qué tendrá de especial ese estilo' pensó Monty.

Nada más llegar se sentó, y no tardó demasiado en quedarse dormido, incluso sentado. Al son de su respiración su cabeza se movía arriba y abajo en un harmónico movimiento. Se oyó el batir de alas, pero Monty ni siquiera se dio cuenta, entonces una mano se acercó a su cabeza y...

¡PLAS!

Monty se despertó tras una sonora colleja.

- "Veo que hemos vivido bien, rapaz" - dijo Zan For. Nada había cambiado en esa semana, ni su tono de voz, como de estar regañando constantemente ni su manera de hablar, arcaica en cierto modo. - "Comprobaré de primera mano tu mejoría, aunque ciertamente tenga constancia de ello".

Monty estaba preparado para ir al ataque, solo estaba esperando que el caballero del cielo diese la señal.

- "¡Ataca!" - gritó Zan For.

El chico no se lo hizo repetir, y desde el primer momento lanzó puñetazos certeros que Zan For esquivaba con relativa facilidad. Era cierto que Monty había mejorado, tan cierto como que por lo menos una vez cada día Zan For había visto sus progresos desde los lomos de Pierre gracias a su dial de visión lejana, y a pesar de todo Monty no tenía el control suficiente como para dar potencia y precisión a sus puñetazos. Lo que si se notaba era que su cansancio se había reducido de forma drástica. 'Ha ganado en resistencia, eso es innegable, y es posible que aún no haya tocado techo' pensó Zan For. Monty seguía propinando puñetazos, muchos de ellos al aire y el resto desviados con gracia.

De repente Monty se acordó de que llevaba la liana-látigo colgando, Zan For no había prohibido el uso de armas. La tomó en su mano, Zan For sonreía, Monty lanzó un ataque pero el caballero del cielo cogió el extremo.

- "No soy ningún lobo que no ve la cuerda hasta que es demasiado tarde, rapaz" - dijo Zan For - "Te habrá servido en el bosque pero contra enemigos con dos dedos de frente te aseguro que será bastante inútil" entonces tiró de la cuerda con fuerza, arrastrando a Monty.

El chico aprovechó la fuerza con la que Zan For lo había tirado hacia él para golpearlo con todas sus fuerzas en el abdomen.

- "Inútil o no, me ha servido para mi cometido" - dijo Monty tumbado en el suelo encima de Zan For, sonriendo.

- "Ha sido pura chiripa, pero un luchador también debe tener el factor suerte de su lado, me doy por vencido, rapaz" dijo Zan For - "Volveremos a Angel Beach y te instruiré en el noble arte del Dial-jutsu".
- "¡¡Yujuuuu!!" - gritó Monty - "¡Voy a aprender Dial-jutsu!"

¡ZAS!

Una colleja impactó en la cabeza de Monty.

El chico pasó todo el camino desde el Jardín Superior hasta Angel Beach durmiendo detrás de Zan For a lomos de Pierre. Esta vez no soñaba en nada concreto, pero sonreía.

{Adivina y Gana} - 12

martes, 4 de septiembre de 2012 0 quejas

Prueba 12




Falta todavía:

Prueba 9




Prueba 10



Clasificación

- Roxcurt (3)
- guillermo (5)
- Anónimo (1/2)

Programación Bloguera - Curso 2012/13

sábado, 1 de septiembre de 2012 1 quejas

Ahora que empieza el nuevo curso bloguero, que la gente vuelve de vacaciones, que el mundo en sí se reactiva y que se acaba el verano, toca preparar la programación del blog.


¿Programa-qué?

Os lo tendríais que saber de memoria, pero os lo refrescaré un poco. La programación bloguera es la lista de secciones que crearé o mantendré con vida de cara al nuevo curso bloguero, que como el curso escolar, empieza en Septiembre. No quiere decir que vaya a cumplirlo a rajatabla, tanto por defecto como por exceso, pero es una buena guía y os puede presentar una idea general de la actividad del blog.


And teh winnah is...

¡PE-DROO!

Hay cuatro secciones que intentaré presentar con periodicidad mensual:

World of Trollcraft
Pocket Tales of the Braves
Crónicas de Ivalice - Historia de una Condena
Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas

Tres las tengo aperiódicas/paradas, como son:

World of Trollcraft - SFM Reloaded
De Guerras, Garras y Gorros
PokeFábulas

Y podría continuarlas si reciben suficiente aclamación popular (siento ser tan Attention-whore)

Otra sección aperiódica pero que sí continuaré seguro, visto su éxito es la de {Adivina y Gana}.

De momento dejo colgadas/paradas/abandonadas y con pocos visos de seguir:

Otros Derroteros
En Bandeja
Vosotros Hacéis TDD-1


TDD1-projekts

En un ataque de locura he preparado este proyecto, nuevamente en solitario. Se llama TDD1-projekts, y lo podéis visitar AQUÍ. Es un intento de ganarme unas perrillas con el sudor de mi frente. Críticas y difusión son siempre bienvenidas.