Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Månatlig Sumario Finale - Octubre'12

miércoles, 31 de octubre de 2012 0 quejas



Historial 2.0

- World of Trollcraft: [Capítulo decimoquinto: Uno de esos capítulos de trollsición] - Nuestros héroes, después de ahuyentar a Khyld Tempus, deciden viajar a Isla Delfino. También se menciona un tal Lord Hoygan, que podría tener cierta relevancia en breves.

- Pocket Tales of the Braves - Capítulo 15 - Ryuuna se enfrenta a un entrenador en Torre Bellsprout... y nuestra protagonista gana. Ahora solo queda seguir subiendo.

- Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - V - Zan For da una lección acerca de los diales antes de empezar su entrenamiento de dial-jutsu

- Pocket Tales of the Braves - Extra II - Cuatro monigotes para que os hagáis una idea de cómo son los personajes de la historia, bueno en realidad aparecen únicamente la prota y su némesis.

- World of Trollcraft: [Anuncio] - Se anuncian sorpresas relacionadas con el 20o capítulo.

- Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - VI - Gides e Ilwulf las pasan canutas en la Floresta de Turc contra Dougan y sus esbirros. Aparece un misterioso personaje.

- {Adivina y Gana} - 13 - Nuevo {Adivina y Gana} con pistas para los retos más antiguos.

- Salón del Manga is coming... y me hago viejo - Diserción acerca del Salón del Manga de este año desde mi perspectiva relacionándolo con años anteriores.


Variedades



- Crónicas del CEFPIFST. Misión 1; Contra el Dr. Nie: Acto 4 En el blog de scaramanga. También están disponibles el capítulo 5, y el sexto que es muy bueno.

Desde el día 8 de este mes cuelgo en Twitter (@tdd1_blog) el número de visitantes que entran en este blog y el otro blog el día anterior, con el hashtag #estddísticas. Si tienes curiosidad, ¡Sígueme!

- Nueva actualización del Muestrario (¡Por fin!) en TDD1-projekts.

- En Gamers Up! sortean el BlazBlue: Calamity Trigger de PC, tenéis tiempo para participar hasta el día 14 de Noviembre, inclusive.

- Tenéis disponible en el blog de Una Pareja Friki el CAPITULO 124 de la "adaptación al manga de Street Fighter".

- Vuelve "Això és es Colmo!", o AeeC! para abreviar. Con nuevas fuerzas, nuevas caras y ánimos renovados.

Si téneis cualquier duda, sugerencia o similar, ya sabéis, dejad un comentario o enviad un mail a:



Me lo he cambiado, por si no os habíais dado cuenta.

Salón del Manga is coming... y me hago viejo

jueves, 25 de octubre de 2012 3 quejas

A pesar de lo original del título (seguro que a lo largo de la red de redes hay mil y una entradas on un título similar), dejadme ponerme pesimista por unos momentos.

Probablemente hace cuatro o cinco años hubiera estado esperando el Salón del Manga con ansias. Probablemente me hubiera molestado en escribir tres o cuatro entradas previas anunciando lo ansioso que estaba ante dicho evento. Probablemente hace cuatro o cinco años estuviera pendiente de alguna quedada bloguera, a la espera de conocer gente con mis mismas aficiones. Probablemente hace cuatro o cinco años me hubiese trabajado un disfraz de alguna serie de moda. Probablemente hace cuatro cinco años hubiera ahorrado lo suficiente para dilapidarlo en merchandising, comics o fruslerías varias. Probablemente...

Era entonces cuando el mercado no estaba saturado, o tal vez mostraba los primeros resquicios de saturación, pero realmente no sé si actualmente está saturado porque hace más de un año, o tal vez hace un año justo, no me acuerdo, que no compro un cómic, un manga, y por ende no me molesto en comprobar las novedades que salen. Puede ser que antes estuviera al tanto de cuántas y cuáles novedades sacaba cada editorial para el Salón, esperando el bombazo de turno. Intentaba ir a alguna tienda de cómics o a la FNAC a hacerme con un pilón de novedades apenas salían. Ahora ya no me importa si hace mucho o poco que han salido las novedades o no, llamadlo desidia, llamadlo paciencia, pero sé que no se moverán de ahí.

Era entonces cuando la blogosfera estaba bulliciosa de actividad, y era motivador ponerse a escribir entradas relacionadas con el evento porque sabías que ibas a triunfar, nada más echarle algo de ingenio. Pero ahora seguimos escribiendo los mismos de siempre, algunos a la larga han triunfado, otros no lo hemos conseguido. Y todo suma para desmotivar.

Era entonces cuando la gente de mi edad/década también estaba motivada por los eventos y organizaba encuentros, y podías usar el salón como excusa para encontrarte con gente de muchos y distintos lugares de la geografía mundial que frecuentaban blogs y foros. Pero ahora ya no es lo mismo, como mucho me reúno con los cuatro gatos que en su día conocí, pero lejos de cuando foros como Infotaku estaban activos.

Era entonces cuando todavía llevaba la máscara que me impedía ver cuán clónicas eran las series que seguía y fruto de la corriente con mis bastante deficientes dotes en las artes plásticas me trabajé algunos disfraces, más para divertirme que para entrar gratis, puesto que el coste del disfraz pagaba la entrada sobradamente, pero ya no lo veo así.

Era entonces cuando mis ahorros me permitían entrar en el maldito círculo del consumismo desenfrenado y comprar cosas. Algunas todavía las encuentro útiles, otras no sé ni por qué las compré, ya sé que no es excusa suficiente pero, era joven. Ahora apenas gasto, aunque cada mes me llega la factura del móvil, a la espera de encontrar alguna fuente de ingresos fiable con la que me pueda permitir algún capricho. La entrada cada año está más cara, los cómics cada día están más caros, cada vez el merchandising es más sofisticado y más caro.

Era entonces cuando pedía a gritos a Ficomic que dejase la Farga de l'Hospitalet para ir a celebrar el evento a un lugar más ancho, más grande. Ahora ya no me importa, porque iré un día o dos, y probablemente ni siquiera a pasar el día entero, no como antes, llegaré, daré una vuelta por el recinto, me quejaré de lo que me molesta el exceso de frikismo, veré todo de merchandising falsificado, me haré ilusiones con alguna figura de precio desorbitado, echaré un vistazo a la sala de videojuegos y a la exposición, tal vez vaya a alguna charla que me resulte interesante, me quejaré un poco más, me gastaré el poco dinero que me hayan dado mis padres para la comida, y cuando me canse volveré a casa para quejarme, ahora por escrito, del exceso de frikismo.

El tiempo pasa, y me hago viejo. Pero lo peor, es que me siento viejo...
Cuánta razón tenían los Stark cuando dijeron que el invierno se acerca.

{Adivina y Gana} - 13

martes, 23 de octubre de 2012 0 quejas

Prueba 13




Falta todavía:

Prueba 9



PISTA: Zombis


Prueba 10



PISTA: Magia y ciencia


Prueba 12




Clasificación:

- Roxcurt (3)
- guillermo (5)
- Anónimo (1/2)

Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - VI

viernes, 19 de octubre de 2012 1 quejas

Capítulo Sexto: Apuros en la floresta

En la Floresta de Turc estaba a punto de tener lugar un tremendo combate por unos sacos de hierbas lunares de la floresta. Gides e Ilwulf tenían que defenderlos de los asaltantes Dougan, Mochlan y Gnarfinn, dos ladrones y un guerrero, con la desventaja de que los primeros acababan de tener un combate contra varios licántropos y estaban agotados.

Dougan y Mochlan se abalanzaron contra Ilwulf. Dougan era ágil aunque sus golpes dejaban mucho que desear en cuanto a potencia, Mochlan todo lo contrario: era lento pero sus golpes eran devastadores. Ilwulf pensó que posiblemente Mochlan era un Luchador convertido en Ladrón, sin embargo con dos oponentes en frente no tuvo mucho tiempo para profundizar en sus pensamientos; prefirió centrarse en Dougan, puesto que evadir los envites de Mochlan era menos dificultoso.

La lucha de espadas entre Gides y Gnarfinn ya había empezado. Gnarfinn llevaba la iniciativa como cualquier bangaa en combate que se precie, y lo único que podía hacer Gides era bloquear la espada de su oponente y retroceder. Solamente un despiste permitiría a Gides atacar. Gnarfinn parecía estar divirtiéndose repartiendo estopa.

"¡Toma hume!¡Toma!¡Toma!¡Toma!" gritaba el bangaa.

*CLANK**CLANK**CLANK**CLANK* sonaban los impactos entre espadas. Y unos metros más allá se oían las dagas.

*CLINK**CLINK**CLINK*

Ilwulf bloqueó la embestida de Dougan y con un cambio de ritmo saltó hacia éste, preparado para clavar su daga en su oponente. Ilwulf se acercaba a Dougan, la daga hizo contacto con el cuerpo de Dougan y cortó todo lo que encontró a su camino hasta abandonar el cuerpo de Dougan. Ilwulf aterrizó, pero con el ataque había perdido momentáneamente a Mochlan de vista y el ladrón lo arrolló. Con un golpe de hombro lo envió rodando varios metros.

Dougan se levantó. Durante el ataque de Ilwulf se había desplazado lo suficiente para que la daga únicamente le hiciera un corte en su brazo derecho. Una raja en su traje había sido testigo, pero apenas había sangre. Ilwulf estaba en el suelo y se dolía de la cabeza, estaba desconcertado.

Gides estaba tan concentrado en su combate contra Gnarfinn que apenas prestó atención a lo que sucedía con Ilwulf. Gnarfinn apenas sudaba y eso que Gides no tenía ni un momento de descanso, Gides detuvo un fuerte impacto de Gnarfinn con su espada y de la potencia acabó en el suelo, tumbado. Gnarfinn levantó su espada para volver a atacar, sin embargo Gides tuvo tiempo para rodar hacia un lado y esquivar el golpe, tan fuerte que la punta quedó clavada en el suelo. Gides recuperó su verticalidad y atacó con un corte horizontal la espalda de Gnarfinn.

"¡Juasss!¡Juasss!¡Jia!" se burló el bangaa. "Creo que no hasss luchado demasssiado contra losss bangaasss, tenemosss unasss essscatasss muy resssissstentesss que ssse complementan perfectamente con cualquier armadura. Hace falta algo másss que un ataque corriente y moliente para dañarnosss. Esss el orgullo de losss bangaasss." Con un salto hacia adelante desencajó su espada del suelo.

Gides aprovechó que el bangaa estaba con la guardia baja para atacarlo de frente con todo lo que tenía. Gnarfinn era rápido, aunque no lo parecía, y repelió el ataque de Gides con su espada.

*CLANK*

Gnarfinn golpeó con tanta fuerza que desplazó la espada de Gides, cortando su costado. El bangaa prosiguió con su ofensiva y Gides no pudo hacer más que defenderse de la lluvia de espadazos, con su costado sangrando. Afortunadamente Gnarfinn no calculó su fuerza en uno de los choques y se trastabilló, dando tiempo a Gides de usar su habilidad 'Primeros Auxilios'. Su herida se fue curando lentamente, y al mismo tiempo recuperaba salud y su fatiga se desvanecía.

Ilwulf se defendía como podía tanto de Dougan como de Mochlan, con el añadido de estar medio aturdido.

"¡No nos robaréis los sacos!" gritó Ilwulf.

"Claro que os los robaremos, y nos llevaremos la recompensa que el tacaño de Lothost ofrece" replicó Dougan.

Dougan atacó a Ilwulf mientras Mochlan se situaba detrás de Ilwulf. Dougan dirigía a Ilwulf hacia Mochlan para que este lo pudiese golpear a placer. Ilwulf, al notar que Mochlan se desplazaba se tiraba al suelo, de manera que al embestirlo, Dougan tenía que advertir a Mochlan de que fuese con cuidado.

"Cuidado, zopenco, que me vas a golpear a mí, tienes que ir a por él" dijo Dougan señalando a Ilwulf.

La estrategia no era muy buena, pero con el paso de los minutos la fatiga hacía mella en Ilwulf y cada vez sus movimientos eran más imprecisos. Ilwulf suspiró.

Una sombra recorrió la floresta. Fue un instante y nadie reparó en ella, desapareció tan rápido como había aparecido.

*CLANK**CLANK*

Aunque Gides había reducido su fatiga y curado sus heridas superficiales Gnarfinn era demasiado poderoso para él. Y a su instructor no le había dado tiempo de enseñarle habilidades más poderosas como 'Rompebrazo' o 'Ralentí', que en ese mismo instante podrían serle de utilidad. El bangaa atacó de nuevo, esta vez la espada ancha de Gides se partió en dos.

La punta de la espada se separó del resto de la espada y salió volando dando vueltas hasta que impactó contra el suelo. Gides se soprendió, no esperaba que un ataque normal pudiese quebrar una espada ancha, ahora que reparaba en ello la hoja estaba bastante mellada tras haber esquivado un elevado número de embestidas del bangaa. Gnarfinn volvió al ataque. Gides no veía cómo podrían ganar si además de estar en desventaja numérica, las armas también estaban en desventaja.

Gnarfinn intuyó el momento de duda de Gides para asestarle un golpe crítico en toda la clavícula. La armadura absorbió gran parte del impacto y el banga hizo un corte diagonal en la zona pectoral de Gides, que afortunadamente no recibió daños letales, aunque se dolía de la clavícula. Gnarfinn corrió rápidamente hacia Gides para rematarlo.

Ilwulf vio como Gides estaba en el suelo doliéndose y también corrió para protegerlo de Gnarfinn, Dougan y Mochlan lo perseguían. Gnarfinn levantó su espada para asestar el golpe definitivo mientras Ilwulf saltaba para detener el impacto. Gides cayó al suelo, inconsciente.

*GLIIIINK*

Sonó el puñal contra la espada. Sin embargo el bangaa no tuvo problemas para repeler a Ilwulf que fue lanzado lejos y rematado por Mochlan, dejándolo aturdido y tumbado en el suelo.

"Creo que no nos causarán demasiados problemas, vayamos a por el carro" dijo Dougan.

Mochlan obedeció a Dougan y se dirigió al carro, en cambio Gnarfinn dijo:

"Yo losss mataría, jefe. Algún día podrían resssultar peligrosssosss"

"No creo que tengan ganas de buscarse problemas con nosotros de nuevo, visto cómo los hemos dejado. Y aquí el jefe soy yo, ¡venga, a tirar del carro!" respondió Dougan.

Dougan y Gnarfinn también se dirigieron al carro con los sacos. Mochlan tiró del carro y se apreció una figura. Era un hume y estaba sentado. Vestía un tanto raro, su espada era rara y tenía una ramita de hierbas en su boca.

"Este carro no se moverá de aquí" dijo el desconocido. Se levantó y se dio media vuelta.

"Somos tres contra uno, chaval, ¿crees que puedes contra nosotros tres a la vez?" Dougan estaba ente mosqueado y divertido, cómo podía ser que un tiparraco se atreviera a desafiar a Dougan.

"No sé, hasta que no lo comprobemos no sabría decirte si puedo o no" replicó el desconocido. Observaba a Dougan, a Mochlan y Gnarfinn con tranquilidad, cosa que sacaba de quicio a Dougan, como si realmente pensase que tenía alguna posibilidad al enfrentarse a esos tres.

"¡Argh! Ataca Mochlan, ¡desházte de él!¡Me está poniendo nervioso!" ordenó Dougan, visiblemente enfadado. Mochlan atacó y al ir a clavar su daga el desconocido desenfundó su espada: era una katana y Dougan nunca había visto ninguna en vivo, eran demasiado escasas y caras. Justo cuando Mochlan hizo el gesto de clavar la katana resbaló de las manos del defensor y esquivó el ataque de Mochlan.

"¡Eso ha sido suerte!¡Gnarfinn ataca tu también!" gritó Dougan. Gnarfinn no se lo pensó dos veces, su sangre bangaa hervía ante un rival digno. El desconocido se dirigió con la mirada hacia Dougan y le gritó "¡Si quieres ven tú también!" Dougan cayó en la provocación y los tres asaltantes se enfrentaron a un simple hume. Era rápido.

El tipo esquivaba los golpes con suma facilidad, y los otros tres estaban más pendientes de no darse entre ellos que de golpear al tipo. Al final una fuerte discusión estalló, para increparse y decirse que se molestaban. El desconocido aprovechó para, ahora sí, atacar. Con su espada en mano, la hoja empezó a brillar y de esta manera atacó a Mochlan que de súbito estaba noqueado en el suelo, y la katana ni siquiera había hecho contacto con Mochlan.

De nuevo, con la katana brillando atacó a Gnarfinn, pero esta vez el bangaa no quedó noqueado. Con una serie de cortes y estocadas muy rápidas el desconocido penetró la resistente piel del bangaa que cayó desangrándose. Finalmente quedaba Dougan, que gritando se dirigió al tipo.

"¡No me mates!¡No me mates! Si quieres nos repartimos las ganancias por estos estos sacos, incluso dejaré que seas mi guardaespaldas, por cierto, ¿cómo te llamas?" dijo Dougan tan rápidamente como pudo, mientras el tipo se acercaba peligrosamente al ladrón.

"No me interesa hacer tratos con los de tu calaña."

La hoja esta vez no brilló, en cambio se volvió negra y se rodeó de la más absoluta de las oscuridades.

*ZAS*

Dougan bloqueó el ataque, pero de repente su cabeza le empezó a recordar todos lo malos momentos que había pasado. Sus ojos quedaron en blanco y cayó fulminado al suelo. Al cabo de unos momentos había quedado completamente noqueado.

"Mi trabajo aquí ha terminado" dijo.

Con la brisa matinal el desconocido había desaparecido y en el aire flotaba un papel.

"Vuestros sacos estarán a salvo para cuando despertéis.

Firmado,
Fredhild"

World of Trollcraft: [Anuncio]

martes, 16 de octubre de 2012 0 quejas

No, tranquilos, que no son malas noticias, ni es para cancelarlo.

Como habéis visto, World of Trollcraft ya ha llegado a su 15o capítulo, con lo que si todo va bien, dentro de 5 meses saldrá el capítulo número 20. Para conmemorarlo he empezado a preparar un post recopilatorio de los capítulos, en el que habrá alguna que otra sorpresa.

De mientras, os animo a que vayáis leyendo los capítulos y que contestéis a las preguntas que se os formulan, porque así será más entretenido, ameno e interactivo.

Pocket Tales of the Braves - Extra II

lunes, 15 de octubre de 2012 1 quejas






Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - V

martes, 9 de octubre de 2012 1 quejas

Capítulo Quinto: ¿¡Dial-jutsu!?

Zan For esperaba a Monty en el exterior de su casa, en Angel Beach. Monty había dormido durante un día entero en una cómoda cama hecha de nubes, muy cómoda y blanda, y que parecía estar flotando al permanecer tumbado. Después había comido tanta comida como el caballero del cielo le había puesto en la mesa, y aún tenía fuerzas para repetir. Finalmente, Monty se había dado un baño en agua caliente, tan placentero que podría haber escrito su epitafio y esperar morir de viejo en agua. Al salir del recinto del baño, encima del sofá de nubes había ropa nueva.

Consistía de un judogi, o karategi, blanco inmaculado. Las mangas de la parte superior y las piernas estaban recortadas para una mayor comodidad. Un cinturón de color rojo, extremadamente largo conjuntaba con unas muñequeras del mismo color y una bandana, todo a juego. Monty dejó caer la toalla en la que estaba enrollado y se puso primero la parte inferior, tuvo que abrir las piernas para que no cayese, y en ese mismo instante comprendió la utilidad del cinturón. La parte trasera de la parte superior estaba exquisitamente decorada con una caracola con cuatro rayas negras debajo, Monty pensaba que era curioso. Tras atarse el cinturón el resto fue sencillo. La bandana en su frente ligeramente ocultada por su negro cabello y las muñequeras daban sensación de seguridad. Monty salió de la casa.

- "Veo que te has tomado tu tiempo, rapaz" dijo Zan For, "el vestido te queda muy bien."

Monty se acercó al caballero del cielo, que estaba cerca del mar. Más blanco que el mar que Monty recordaba de Surebia, pero mar al fin y al cabo.

- "Esto es un dial," dijo Zan For mientras señalaba una caracola. Era similar a la que Monty vestía en su traje.

- "A mí me parece una caracola" interrumpió Monty.

Zan For lo ignoró "Los diales se encuentran en el mar de Skypiea, nos facilitan el trabajo para muchas cosas, pero son un tanto complicados de conseguir. Su hábitat natural es el fondo marino y por eso sólo los más capacitados pueden conseguirlos." de pronto murmuró "Eso no quiere decir que se puedan conseguir en Lovely Street por un precio."

- "Los diales que nos interesan a nosotros son los que nos puedan dar un plus en el fragor de la batalla, por ejemplo..." explicó Zan For

"El dial hacha emite aire cortante, con el que se puede partir una armadura de acero en dos como si fuese de mantequilla.

El dial racha puede almacenar aire y soltarlo para mantener a raya a los enemigos.

El dial llama almacena el espíritu del fuego para ser usado como lanzallamas.

El dial destello guarda luz para despistar a los enemigos.

El dial impacto absorbe y almacena energía cinética así como el impacto de explosiones, y la libera cuando se presiona su centro. Es el escudo y espada del Dial-jutsu.

Finalmente, el dial rechazo es el ultimátum del Dial-jutsu. Es diez veces más potente que el dial impacto y por ello puede resultar fatal para el que lo utiliza a causa de su retroceso, sólo en ocasiones muy especiales se usa el dial rechazo.

Puede haber más diales pero no tengo constancia de ello, y de todas formas, cuando seas un maestro del Dial-jutsu, sabrás aprovechar cualquier dial a tu favor."

- "¡Guay!" gritó Monty "¿Tienes diales? Seguro que sí, venga empecemos a entrenar."

- "No tan rápido, rapaz, primero tendremos que practicar pelea desarmada, que es la base del Dial-jutsu, y tengo muchas más tareas para tí. Un año da para mucho" dijo Zan For diluyendo así el griterío de Monty.

- "Un año..." empezó Monty "¿En un año se puede ser maestro de Dial-jutsu?" preguntó.

- "En un año te puedo enseñar las bases, después tendrás que ir por tu cuenta, porque no tendré más que enseñarte, ver mundo, vivir experiencias, conocer gente..."

Así empezó el entrenamiento de Monty, con Zan For dándole instrucciones acerca de las posturas para el combate sin armas, practicando golpes y recibiendo collejas cuando lo hacía extremadamente mal.

- "Así no, rapaz" gritó Zan For "las piernas, flexionadas, si están rígidas cualquier golpe te puede hacer más daño del que debería y así tienes más libertad de movimiento."

- "Los golpes tiene que ser secos, rápidos y con voluntad de golpear al enemigo, el enemigo no se lo pensará dos veces si te tiene que apartar de su camino, no se lo pongas fácil"

- "Puño cerrado o palma abierta, pero no mezcles los dos conceptos, de lo contrario la efectividad de tu ataque se verá seriamente mermada"

- "Bien parece que lo vas entendiendo" dijo Zan For en un determinado momento.

A la mañana siguiente después de que el entrenamiento se hubiese iniciado Zan For estaba frente a Monty, y éste último preparado para recibir instrucciones. La luz del alba era ténue por una neblina húmeda y fría que cubría el mar. Las nubes a sus pies también estaban húmedas, pero eran muy mullidas, y el contacto nube-pie era muy agradable. Monty se moría de ganas de seguir aprendiendo cosas, de estar en movimiento para pasar el frío.

- "Ahora que dominas lo básico de lo básico, y aprovechando que te tengo aquí me ahorrarás los viajes a Lovely Street" dijo Zan For de forma solemne.

- "Lovely Street... ¿no es allí donde se pueden conseguir diales?¿voy a ir a comprar diales? ¡Guay!" gritó Monty.

¡ZAS!

Zan For le dio una de sus collejas.

- "Nada de diales, algunos son extremadamente caros, lo que sí que harás es la compra, que bien que comes cada día... Y nada de diales, que nos conocemos" Zan For añadió esto último justo cuando por la cabeza de Monty había pasado esa idea. Monty frunció el ceño, Zan For también.

En Skypiea se usaba la divisa de los extoles, a diferencia de la divisa usada en el Mar Azul, que era el berri. Zan For le dio una lista a Monty, una cesta y unos cuantos extoles.

- "Con esto deberías tener suficiente, tráeme el cambio... Y nada de diales" le dijo Zan For. "Lovely Street está para allí" y señaló un lugar donde tras los árboles se podían ver las cabezas de los edificios.

Monty andaba por un camino de nubes y de tanto en tanto iba viendo habitantes de Angel Beach que venían de Lovely Street. Los habitantes de Skypiea tenían la costumbre de saludarse diciendo "¡Ombligo!", también tenían alas en su espalda y dos moños de pelo sujetos de forma innatural, y por ese motivo miraban a Monty de forma un tanto rara, más curiosa que temerosa, y por ello Monty se apresuraba a saludarles a su usanza.

Finalmente llegó a Lovely Street.

Pocket Tales of the Braves - Capítulo 15

viernes, 5 de octubre de 2012 1 quejas

Capítulo 15: Combate en Torre Bellsprout

Continente de Johto
Torre Bellsprout


El Cyndaquil que había enviado el entrenador esperaba órdenes mientras en su espalda se formaba una columna llameante, de forma amenazadora. Ryuuna envió a Dratini a luchar, no sin antes sacar su PokéDex y obtener todos los datos acerca de

"Cyndaquil, ¡Ataque Rápido!" gritó el chico.

Ryuuna ya había sido testigo de varios ataques rápidos, el Cyndaquil parecía que no se movía pero estaba preparando sus piernas para salir disparado. Ryuuna mandó a Dratini mantener posición defensiva: protegido por su cuerpo enrollado mantenía a salvo su cabeza mientras observaba a través de una rendija que su con su mismo cuerpo formaba. El Ataque Rápido del Cyndaquil fue absorbido por el cuerpo del Dratini, que apenas se inmutó. El entrenador volvió a dar órdenes al Cyndaquil.

"Cyndaquil, ¡Ascuas!". Ryuuna no acababa de entender el motivo de ese ataque, pues todo entrenador debe tener en mente las ventajas de tipo, y atacar con un ataque de Fuego a un pokémon tipo Dragón no parecía lo más sensato. Ryuuna pensó que debía formar parte de alguna estrategia y sin embargo contrarrestó el ataque con un Ciclón que disipó las llamas con suma facilidad. Ambos entrenadores gritaron a la vez:

"Cyndaquil/Dratini, ¡Malicioso!"

El espectáculo posterior se tradujo en el Cyndaquil haciendo muecas y el Dratini intentando meter la punta de la cola en los ojos de su oponente; los dos pokémon acabaron en el suelo riéndose. Cada entrenador llamó la atención a su pokémon y de repente volvieron las hostilidades.

"¡Vuelve, Cyndaquil!" gritó el entrenador. En una mano sostenía la pokéball del Cyndaquil y con un gesto y una luz roja el pokémon ratón de fuego regresó a su pokéball. El siguiente pokemon a luchar fue un Chikorita, que entró en combate al grito de:

"¡Vamos, Chikorita!"

El pequeño pokémon tipo Planta parecía tener muchas ganas de demostrar su valía. A pesar de ello cuando el entrenador gritó "¡Polvo Venenoso!" el Chikorita se abalanzó sobre el Dratini con un Placaje, pero fue interceptado por la atadura del Dratini. El Chikorita se movía y peleaba para soltarse pero estaba bien preso por el pequeño dragón. Ryuuna gritó:

"Dratini, ¡Atadura!"

El Dratini aplicó de nuevo presión sobre el Chikorita, que seguía empujando para deshacerse de su captor.

"Chikorita, ¡Polvo Venenoso!" gritó el entrenador.

Ahora sí que el pokémon hoja acató las órdenes de su entrenador, agitando su cuerpo para desprender una nube tóxica que envenenó a al Dratini, que a pesar de estar envenenado no pareció importarle demasiado, y eso desconcertó al Chikorita.

"Dratini, ¡Malicioso!" ordenó Ryuuna. La defensa y la salud de Chikorita fue decreciendo, hasta que Ryuuna retiró a Dratini del combate. La salud del Dratini también había decrecido a causa del veneno pero al ser cambiado se activó su habilidad Mudar y recuperó su estado. El Larvitar fue el siguiente pokémon elegido para salir a luchar por parte de Ryuuna.

"Larvitar, ¡Mordisco!" gritó Ryuuna.

Con un tremendo bocado el Chikorita cayó debilitado antes de poder usar la Hoja Afilada que podría haber supuesto la derrota del Larvitar nada más entrar. El entrenador se lamentó por el Chikorita aunque admitió, murmurando, que había hecho un buen trabajo. El entrenador disponía de su Cyndaquil, pero optó por su otro pokémon, tercer y último, Totodile, que también podía poner en apuros a Larvitar, por las ventajas de tipo.

El Larvitar se concentró y de pronto empezó a caer arena del cielo. Por su parte el Totodile no perdió el tiempo y abrió sus grandes fauces para disparar un chorro de agua al grito de "¡Pistola Agua!". El Larvitar saltó muy alto, y el Totodile lo siguió con la mirada para, acto seguido tratar de acertar con su chorro de agua. Las gotas de agua que habían alcanzado su punto álgido descendieron y algunas de ellas se metieron dentro de los ojos del Totodile, cegándolo momentáneamente, y dejándolo desconcertado. El Larvitar se abalanzó sobre el Totodile para ejecutar su Mordisco.

"¡Totodile, vigila tu derecha!¡Totodile, vigila tu izquierda!" alertaba el entrenador a su pokémon, pero no evitó el Mordisco. El Totodile retrocedió.

"¡Pistola Agua!"

El Totodile, que empezaba a recuperar la visión, acató las órdenes de su entrenador. El Larvitar se alejó del Totodile rápidamente para evitar ser mojado.

"Si quieren un duelo de fauces lo tendrán" dijo el entrenador, "Totodile, ¡Mordisco!"

"Larvitar, ¡Mordisco!"

Ambos pokémon corrieron hasta el otro e intentaron mordisquearse, Totodile picaba con su morro, sensiblemente más largo que el de Larvitar que no se amedrentaba y también intentaba usar su Mordisco contra el Totodile. El Larvitar, a grito de Ryuuna, esquivó uno de los envites y saltó, el Totodile cayó hacia adelante y el Larvitar cayó encima suyo. Ryuuna devolvió a su Larvitar a la pokéball.

"¡Vuelve, Larvitar! Bien hecho." Dejó su pokéball en su cinturón y envió al Dratini de nuevo "¡Ya queda poco, Dratini!"

"Totodile, ¡Pistola Agua!" gritó el entrenador.

Por desgracia no parecía que fuera demasiado efectivo el ataque.

"Dratini, ¡Ciclón!" gritó Ryuuna. El Totodile parecía que esquivaba el ataque pero la fuerza con la que el ciclón aspiraba acabó por arrastrar al pokémon de grandes fauces. "Totodile, ¡Furia!" gritó el entrenador mientras Ryuuna, a su vez ordenó "Dratini, ¡Atadura!". El Totodile descargó toda su furia contra el Dratini, que se debilitó, al mismo tiempo que el Totodile, que había usado todas sus fuerzas para el último ataque. Ryuuna envió a Larvitar mientras devolvía al Dratini a su pokéball, aunque al pokémon no le gustase.

Quedaban únicamente en pie el Cyndaquil del entrenador y el Larvitar de Ryuuna.

"Cyndaquil, ¡Ataque Rápido!" ordenó el chico. A su vez Ryuuna gritó con cierta tranquilidad "Larvitar, ¡Tormenta Arena!". El Cyndaquil empezó a relizar su movimiento, pero al desplazarse unos metros se fue deteniendo lentamente hasta quedar completamente inmóvil.

"¿Qué te ocurre, Cyndaquil?" gritó preocupado el chico.

"¿Recuerdas el momento en que tu Cyndaquil ha atacado a Dratini con el mismo ataque?" dijo Ryuuna dirigiéndose al chico. "Ha sido entonces cuando el Dratini ha usado su Onda Trueno, y por fortuna parece que no te has dado cuenta".

"¡El combate está decidido!" exclamó Ryuuna.

El Larvitar impactó contra el Cyndaquil al ritmo de la tormenta de arena. Finalmente el Cyndaquil cayó.

"Cyndaquil, vuelve..." y dirigiéndose a Ryuuna le comentó "Buen combate, creo que empiezo a entender qué es lo que busco en esta torre".


Mochila:
- Pokéball x5
- Baya Aranja x6
- Saco de dormir
- Zapatos
- Baya Atania x2
- Baya Zreza x2
- Baya Safre x2

Equipo:
- Dratini (Mudar) MV: Atadura - Malicioso - Onda Trueno - Ciclón
- Larvitar (Agallas) MV: Mordisco - Malicioso - Torm. Arena - Chirrido
- Huevo Misterioso

World of Trollcraft: [Capítulo decimoquinto: Uno de esos capítulos de trollsición]

lunes, 1 de octubre de 2012 2 quejas

Capítulo 15

Uno de esos capítulos de trollsición


Khyld Tempus iba a agitar su vara, en cuya punta había encastado un reloj de arena, meramente decorativo, pues la arena en su interior apenas se movía.

"Hasta nunca, 'héroe'..." dijo Khyld Tempus, el tono con que había dicho -héroe- rozaba la descalificación. Lo cierto era que el héroe no podía hacer nada, y cuando Khyld volviese a hacer correr el tiempo, si ninguno de sus yos moría se produciría una paradoja temporal de tres pares de narices. El héroe pensó en el truco de clonar las Gugnir y los W-Gear. Era una pena que la Gata Negra, o la tal Daisy, no hubieran estado para ser clonadas, seguro que una de ellas, en alguno de los momentos hubiese sido blanco fácil para ser llevada a cama.

De repente apareció una tubería verde detrás de Khyld Tempus, el héroe pensó que por lo menos en otros mundos y universos el tiempo seguía su curso. Khyld se despistó por un momento, el instante justo para que una figura negra con destellos blancos hiciera acto de presencia y con un salto pateara la cabeza de Khyld, deshaciendo por un momento su control sobre el tiempo, y todos los héroes volvieron a su flujo temporal, probablemente en estos mismos momentos el siguiente héroe estaba encontrándose por primera vez con Khyld Tempus.

"¡Maldición!" exclamó Khyld "¡Estaba a punto de deshacerme de ti, desgraciado!¡Y tú, serás z*rr*!"

"¡Eh! Un respeto, que no me acuesto con el primero que pasa" dijo la Gata Negra, el héroe pensó 'ya lo he comprobado, ya, pero un día...'. La Gata Negra le dio una colleja al héroe "Y tú, deja de pensar lo que sea que estés pensando."

"¡Chht! Vosotros, que estoy aquí" les dijo Khyld Tempus "Por ahora me retiraré... pero cuando menos os lo esperéis, ¡ZAS!" y empezó a reir de forma maléfica y malvada mientras desaparecía "Bwa-ja-ja-ja..." hasta fundirse completamente.

"Bueno, ya tengo un loco más que me va detrás" dijo el héroe. "Bison, el Conde Mor, Khyld Tempus... ya solo falta que un tal Lord Hoygan, mitad friki mitad troll y señor del spam haga acto de presencia."

Y fue entonces cuando el héroe dio una magnífica idea al creador, y lo apuntó en su libreta:"Lord Hoygan, mitad friki mitad troll y señor del spam"

"Genial, no sabemos donde encontrar a Mario y tú creándote enemigos nuevos" le espetó la Gata Negra al héroe, "si es que te ganas las collejas a pulso. O eso o es que estás deseando fervientemente que te pegue; seguro que es la máscara y el traje de cuero, aunque esas cosas no son las que más me van... ¿Pero qué estoy diciendo?" ¡ZAS! "Si es que me haces decir cosas que no deberían salir por la boca de una dama como yo"

"No obstante, no has dicho que esas cosas no te vayan" replicó el héroe.

"Pero... ¿Cómo te atreves...?" se indignó la Gata Negra.

"En fin, sigamos buscando a Mario, ¿dónde podría haber ido?" se preguntó el héroe en voz alta.

"Podríamos preguntarle a la Princesa Peach cuales fueron los últimos sitios que visitó Mario, e ir ahí y preguntar si alguien lo ha visto. No sé cómo no se me ha ocurrido antes, se supone que soy la inteligente del grupo" comentó ella.

El héroe y la Gata Negra rehicieron su camino hacia el castillo de Peach. Era una sensación rara volver por el camino donde todos sus yos habían estado en fila, casi a punto de matarse entre sí. Una duda surgía en la mente del héroe... y no, no era acerca de la postura que más le gustaría a Daisy.

"¿Cómo has sabido que había ido al Reino Champiñon? Y lo mejor de todo, ¿cómo has sabido justo el momento en que salir?" preguntó el héroe "Unos instantes más y creo que no lo cuento."

Ella respondió "a tu primera pregunta diré que eso solo lo sabe el creador, o llámalo intuición femenina, si lo prefieres; a tu segunda pregunta, los buenos siempre saben en qué momento aparecer, aunque al fin y al cabo también es cosa del creador, no es bueno para el negocio que mueras tan pronto."

Pronto llegaron al puente del castillo, en la entrada un toad les bloqueó el camino.

"¡Quiénes sois y cuál es el motivo de vuestra visita!" exclamó.

"Soy el héroe, y quiero hablar con la Princesa Peach, ella es mi acompañante, pero no en ese sentido, aunque vaya vestida de cuero. He venido hace un rato." dijo el héroe.

"Esperad aquí" dijo, cuando entró por la puerta, y en el mismo instante salía otro soldado toad para vigilarlos.

"¡Os vigilo!" les dijo mientras con los dedos se señalaba los ojos en voz alta, aunque extremadamente aguda.

Al poco tiempo el primer toad salió de nuevo por la puerta y les dijo "Podéis pasar, la Princesa os da permiso." El segundo toad, al pasar por la puerta les dijo "¡Os vigilo!" con el mismo gesto de antes. El héroe y la Gata Negra entraron en el castillo.

"Bienvenidos, ¿qué os trae de nuevo aquí?" dijo la Princesa.

"Déjame hablar a mí que tú seguro que la lías" le dijo la Gata Negra al héroe. "Saludos, Princesa" dijo dirigiéndose a la Princesa Peach "Queríamos una lista con los últimos lugares donde Mario fue visto, para poder ir a investigarlos y encontrar pistas que nos dirijan a su paradero".

"¡Profesor Kinopio! Entregad lo que os reclaman" ordenó Peach. "Enseguida" dijo el profesor.

En breves apareció un toad con una serie de papeles. Estaban todos los lugares donde Mario había estado, y aparecían lugares remotos y de hacía muchísimo tiempo. El héroe trasladó los datos a su W-Gear, para poder manipularlos con más facilidad. Tanto él como la Gata Negra se despidieron del Profesor Kinopio y la Princesa Peach y salieron del castillo para poder analizar con calma los datos recién adquiridos.

Un destino destacaba por encima de los demás por sus soleadas costas y cristalinas aguas, un lugar al que era más que apetecible ir, aunque Mario no se encontrase allí.

"Isla Delfino" leyó la Gata Negra, "no sé si Mario estará ahí o no, pero está en la lista, así que es susceptible de ser investigado" dijo, sin poder ocultar las ganas que tenía de ir. Prácticamente las mismas ganas que tenía el héroe de verla en bañador. Un dilema asaltó la mente del héroe... ¿Trikini?¿Bikini?¿Una pieza?¿En cueros? Isla Delfino le aguardaba sorpresas, o no.

El héroe hizo una llamada mediante su W-Gear... Y no, no era a Daisy.

"¿Teletrasportes Champiñon, S.L.? Sí, buenos días, llamaba para saber la manera de viajar desde Reino Champiñón hasta Isla Delfino... ¿Cómo?¿en avión?... ¿Tan caro?¿y no habría nada más económico?... ¿Un lanzapeleles?... Oiga, un respeto, que yo no le he insultado... ¡No me cuelgue!... ¡Cabr*n!... ¡Ah! ¿que no había colgado? No, no iba para usted, era un mosquito... Gracias."

"Me temo que tendremos que pedirle un préstamo a fondo perdido a la Princesa Peach, o a Daisy, porque parece ser que la única manera de ir desde aquí hasta Isla Delfino es con avión."

El héroe y la Gata Negra rehicieron su camino hacia el castillo de Peach.

Pronto llegaron al puente del castillo, en la entrada un toad les bloqueó el camino.

"¡Quiénes sois y cuál es el motivo de vuestra visita!" exclamó.

"Soy el héroe, y quiero hablar con la Princesa Peach, ella es mi acompañante, pero no en ese sentido, aunque vaya vestida de cuero. He venido hace un rato." dijo el héroe.

"Esperad aquí" dijo, cuando entró por la puerta, y en el mismo instante salía otro soldado toad para vigilarlos.

"¡Os vigilo!" les dijo mientras con los dedos se señalaba los ojos en voz alta, aunque extremadamente aguda.

Al poco tiempo el primer toad salió de nuevo por la puerta y les dijo "Podéis pasar, la Princesa os da permiso." El segundo toad, al pasar por la puerta les dijo "¡Os vigilo!" con el mismo gesto de antes. El héroe y la Gata Negra entraron en el castillo. Era una sensación parecida a cuando fue atacado por Khyld Tempus, un déjà vu, o error de matrix.

"¿Qué razón honra este castillo con vuestro retorno?" preguntó Peach.

"Queríamos ir a Isla Delfino, pero parece ser que es únicamente accesible en avión, y no tenemos dinero" dijo el héroe.

"Nosotros lo podemos solucionar" dijo el Profesor Kinopio. "Os podemos ceder un avión de la flota de Reino Champiñón junto con un piloto toad. Que veáis que en Reino Champiñón somos generosos, todo sea por encontrar a Mario... qué preocupada tiene a la Princesa." dijo el Profesor Kinopio, tras su última frase suspiró.

En poco tiempo tanto el héroe como la Gata Negra como el piloto toad partían rumbo a Isla Delfino.


Al acabar este capítulo Lord Hoygan ya tenía arte conceptual hecho. Era cuestión de capítulos que apareciese.


Pregunta

Una vez en Isla Delfino, ¿cuál es el sitio que os gustaría que fueran a investigar primero?