Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Månatlig Sumario Finale - Febrero'13

jueves, 28 de febrero de 2013 0 quejas

Månatlig Sumario Finale

Historial 2.0

- World of Trollcraft: [Capítulo decimonoveno: Una de baños y trolles] - Capítulo que tiene lugar, mayoritariamente, en el hotel de Playa Paradiso, con un invitado muy especial.

- TDDetectives - II - Segunda entrega de la sección que recopila cosas curiosas que busca la gente antes de visitar este blog.

- Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - X - Gides e Ilwulf, junto a la clienta Ermine se ponen en marcha camino a Grass. La suerte no les acompaña y son asaltados por la banda de Channon.

- Años de esfuerzo para esto... - Entrada destinada a darme autobombo a base de bien.

- Premio Best Blog - Kiara, de El Blog de Kiara, me ha nominado para este premio.

- My Little Pony: Friendship is Magic - S03x12 - Resumen del duodécimo capítulo de la tercera temporada de la serie "My Little Pony: Friendship is Magic".

- Pocket Tales of the Braves - Capítulo 19 - Conocemos el nombre del misterioso chico que se enfrentaba a Elya en lo alto de Torre Bellsprout.

- No Somos de Piedra [Parte 16] - Nada despreciable oferta de Play-Asia.com que a día de hoy ya ha caducado.

- Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - Extras - Primer extra de "Crónicas de Ivalice: Historia de una Condena", con un dibujo de los personajes más relevantes hasta ahora.

- Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - IX - Monty ya ha conseguido su primer dial, y se le presenta una oportunidad para practicar dial-jutsu y conseguir su segundo dial.


Variedades

- Natsume de Studio Natsume ha escrito una muy buena guía sobre su experiencia en el mundo de las ilustraciones por encargo.

Si téneis cualquier duda, sugerencia o similar, ya sabéis, dejad un comentario o enviad un mail a:

tdd1blog@gmail.com

Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - IX

martes, 26 de febrero de 2013 1 quejas

Capítulo Noveno: A por el segundo

Zan For desayunaba junto a Monty, que no podía dejar de pensar en el sueño de la noche anterior. Aparecía un barco con una bandera negra, pero no lograba recordar si tenía algún símbolo escrito; también aparecían algunas personas que Monty desconocía, sin embargo más que personas lo único que recordaba eran sombras. Borrosas.

"Perdona, Zan For, ¿todos los barcos pirata llevan bandera negra?" preguntó Monty. El caballero del cielo respondió, no sin antes tener una sensación de desconcierto, "No soy un experto del tema, puesto que en el mar blanco apenas hay piratas, pero por lo que he leído sí, todos los barcos pirata llevan una bandera negra con un emblema que simboliza su capitán y su tripulación." Monty volvió a hacer una pregunta, "¿Y puede ser que haya barcos que no son pirata pero llevan bandera negra?" Aquí, Zan For ya no supo qué responder, "Pues no lo sé, ¿a qué viene tanta pregunta?"

"Es que hoy he tenido un sueño," dijo Monty, "pero no un sueño cualquiera. Era muy real, aunque muy borroso. Salía yo en un barco con una bandera negra, y a mi alrededor había personas. Pero tanto la bandera como las personas aparecían borrosas, así que no pude ver ni emblemas ni caras."

"No te empecines, Monty. Es un sueño, solamente, pensaba que nada más despertarte me preguntarías por esto..." Zan For le enseñó a Monty el dial engarzado y cosido. "¿Eres zurdo o diestro?"

"Diestro," dijo Monty. "Pues entonces pruébatelo en la mano derecha," y le entregó el dial de impacto a Monty.

"¿Va en la palma de la mano o en el dorso?" preguntó el chico.

"Lo bueno de este engarce es que permite usar el dial en ambas posiciones."

"¿Me enseñarás alguna técnica guay con este dial? Porfa, porfa, porfa..." le suplicó Monty a Zan For. El hombre sonrió, "si esta mañana entrenas mucho, por la tarde tal vez, y remarco, TAL VEZ, te enseñe algo."

"Por el momento, Monty, te faltan cinco diales de impacto, dos diales hacha, un dial destello y varios diales agua y llama."

"¿Y por qué tantos?" la curiosidad era inevitable. Zan For le dio la respuesta, "Dos de impacto para las manos, dos de impacto para los codos, dos de impacto para las rodillas. Con esto ya tenemos los seis de impacto. Los dos de hacha se colocan en los pies. El resto ya te lo contaré cuando los tengas." Monty se dio por contestado.

La mañana pasó rápidamente para Zan For, y algo más lenta para Monty.

Durante el almuerzo, Monty comió mucho, como cada día. Zan For lo miraba sorprendido, "No debería sorprenderme, pero lo hago cada día cuando veo cuánto comes, un día te atragantarás."

*ÑAM* *GLOPF* *GLU, GLU*

"Es que entrenar da mucha hambre." sentenció Monty. Zan For dijo, "Esta tarde te daré algunos consejos para usar el dial."

*ARGHH*

Monty se había atragantado de la sorpresa y alegría repentina. "Gue be ahogo... *COF* *ARGH*..." Y rápidamente Zan For se acercó a Monty para auxiliarlo. "¡Oe! ¡Zan For me enseñará a luchar con un dial de impacto!" celebró el chico. El resto de la comida sucedió tranquilamente, sin más contratiempos.

Monty estaba en la playa, frente a la casa, y Zan For, que había terminado con las tareas se acercó.

"A ver, rapaz, voy a darte algunos consejos para que saques el mayor provecho de tu dial, recuerda que necesitas todo el equipo para sacar el máximo partido, y los trucos que te enseñaré ahora deberás recordarlos y aplicarlos únicamente cuando te quede un dial de impacto en mano. Es decir, si tienes todo el equipo, usa la técnica completa, si no, usa una adaptación según el dial que te falte." explicó Zan For.

"Ah, creo que ya lo entiendo," dijo Monty, que se moría de ganas de aprender a luchar con el dial.

El caballero del cielo se puso la armadura.

"¿Sabes cómo funcionan los diales impacto, rapaz?" preguntó Zan For después de protegerse el torso con su equipo de protección.

"Hhmm... no."

"Es muy fácil. Ponte el dial en la palma de la mano y estira el brazo. Sujétatelo muy fuerte." dijo Zan For, y cuando Monty estuvo listo él le propinó un fuerte puñetazo en toda la palma.

*THOMP*

El brazo de Monty cedió doblándose de su posición inicial aún aguantándose la mano derecha con su brazo izquierdo, y retrocedió unos metros arrastrando los pies. "Ufff..." suspiró ante la muestra de fuerza que Zan For aparentaba no tener.

"Bien, ahora inténtame golpear con el dial, da igual si con la palma o de un puñetazo, pero tienes que hacerlo con el dial por delante." fue la siguiente instrucción del hombre.

Monty no se lo hizo repetir. "¡Aaaahh!" gritó mientras corría a través de la arena, Zan For no parecía tener interés en esquivarlo, pero seguro que era un truco y se movería en el último segundo. Monty se seguía aproximando, estaba a poca distancia. Cada vez más cerca, y su objetivo no se movía. Alargó el brazo para golpearlo con la palma... Zan For no se movió ni un milímetro.

*CLONK*

Monty estaba en el suelo, Zan For de pie. "Ay, ay..." se dolía Monty. Se incorporó de nuevo. El golpe había liberado toda la energía del dial, haciendo que Monty saliera despedido, pues no se lo esperaba. Zan For había sido desplazado casi un metro hacia atrás, las marcas de la arena así lo indicaban, y su armadura se había deformado en la parte donde Monty había golpeado.

"Ahora empiezo a entender por qué el entrenamiento es tan duro," dijo Monty, "Si no estuviese entrenado podría partirme los brazos y las piernas," sentenció.

"Veo que no eres tan despreocupado como aparentas." admitió Zan For. "Ahora vuelve a intentarme golpear," propuso. Esta vez Monty sabía la potencia que podría tener el dial, y estaba preparado para evitar el retroceso. Se acercaba peligrosamente a la posición del caballero del cielo, que no hizo ademán alguno de evitar el choque a pesar de estarse frotando la barba y con una sonrisa burlona. Monty preparó la palma...

*clink*

Monty estaba en posición de golpear, con las piernas dobladas y el brazo derecho estirado. Zan For no se había inmutado y se tocaba la barba y estalló en carcajadas.

"¡Ja, ja, ja! Este rapaz... ¡Ja, ja, ja!"

Monty no sabía qué era lo que había ocurrido.

"Ja, ja... El dial de impacto debe cargarse antes de usarse." Se secó una lágrima del ojo de tanto reír. "Verás, los diales de impacto que lleves por todo el cuerpo te servirán principalmente para parar ataques de tus oponentes y acumular la energía cinética de los golpes. Con los diales de las manos podrás trasladar la energía cinética de las manos a los codos o a las rodillas, o incluso de las rodillas a los codos y viceversa mediante los diales de las manos. Y un truco para empezar a luchar: choca las manos unas contra otras antes de empezar un combate, para que el primer golpe tenga cierta potencia." Monty iba tomando notas mentales de las instrucciones que le daba Zan For.

"Lo dejaremos por ahora." dijo Zan For y abandonó la playa para volver a entrar en casa.

Monty se quedó en el mismo lugar donde estaba antes de que Zan For volviera a su casa. Entonces siguió entrenando y practicando hasta que se hizo de noche, y el cielo se oscureció, y no tuvo más remedio que volver.

"Mañana tendrás que ir a Lovely Street a comprar algunas cosas," le dijo Zan For. Monty accedió, y después cenaron. Ya en la cama, Monty estaba estirado pensando en el sueño que había tenido la noche anterior.

Sin embargo, esa noche no soñó nada relacionado con eso.

Monty desayunaba mientras Zan For, que ya lo había hecho, le dejaba la lista y los extoles a punto.

"Monty, yo tengo que salir a hacer unos recados, aquí tienes la lista de la compra y unos cuantos extoles, que espero sean suficientes para todo. Y recuerda, nada de comprar diales," entonces Zan For salió de casa, dejando solo a Monty, que en ese momento acababa de desayunar.

En breves momentos subía las escaleras que llevaban a Lovely Street, con una bolsa a su espalda. El cartel que anunciaba el lugar se plantó frente a él. El ajetreo era el normal para tratarse de Lovely Street, y rápidamente Monty buscó las tiendas que le interesaban.

En una de ellas había un cartel que anunciaba algo.

"Gran torneo de lucha de Lovely Street
¡Ombligo!
Los Boinas Blancas se enorgullecen de presentar el torneo de lucha de Lovely Street. Cualquier habitante de Lovely Street y alrededores está invitado a apuntarse por el módico precio que se anuncia debajo.
"

Monty miró el precio. Era económico, pero prefirió primero ir a hacer las compras y ver si con lo que le sobraba podía apuntarse. Lo que realmente le importaba era el primer premio, que rezaba lo siguiente,

"1r premio: Dial de Impacto"

Al final no pudo apuntarse porque no le sobraron suficientes extoles. Pero corrió hacia la casa de Zan For, esperando encontrarlo para convencerle de que podía ganar, y que en cualquier caso sería una buena oportunidad para comprobar su nivel. Pero no había nadie en casa. Ni corto no perezoso se dirigió a la playa y entrenó. Al cabo de un rato llegó Zan For, y Monty lo asaltó.

"¡Zan For!¡Zan For! Se está preparando un torneo de lucha y el premio es un dial de impacto, ¿lo has visto?" dijo Monty rápidamente.

"Mmm, no, no he pasado por Lovely Street hoy."

"Sería una oportunidad genial para comprobar mi nivel de lucha, incluso podría llegar a ganar un dial de impacto si quedase primero," eran los argumentos de Monty.

"He de decir que todavía estás muy verde, aunque la experiencia te vendría bien." Zan For no sabía qué hacer, pero el chico estaba tan convencido... "Mira, haremos una cosa, rapaz, te apuntas y yo te entreno para que puedas optar a premio. Pero no te confíes, que el entrenamiento será duro."

"¡Bien!¡Bien!¡Bíen!" gritaba Monty.

*ZAS*

Zan For le propinó una colleja. "Tranquilízate," le dijo.

Por la tarde Monty se apuntó al torneo, y a la mañana siguiente Zan For le dijo a Monty, "Hoy no hay desayuno hasta que terminemos el entrenamiento, podrías echarlo todo..."

Y empezó el entrenamiento para el torneo.

"¿Cuánto tiempo tengo para prepararte?" preguntó Zan For.

"Dos semanas."

Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - Extras

jueves, 21 de febrero de 2013 1 quejas

Personajes

Gides
Crónicas de Ivalice - Historia de una Condena - Gides

Ilwulf
Crónicas de Ivalice - Historia de una Condena - Ilwulf

Fredhild
Crónicas de Ivalice - Historia de una Condena - Fredhild

Ermine
Crónicas de Ivalice - Historia de una Condena - Ermine

Einnie
Crónicas de Ivalice - Historia de una Condena - Einnie

No Somos de Piedra [Parte 16]

martes, 19 de febrero de 2013 0 quejas

Magnífica oportunidad para hacerse con los tres juegos Atelier, Meruru, Totori y Rorona:

Atelier Meruru: The Apprentice of Arland - Special price: US$ 19.90 (EUR~14.89)*

Atelier Totori: The Adventurer of Arland - Special price: US$ 21.90 (EUR~16.38)*

Atelier Rorona: The Alchemist of Arland - Special price: US$ 21.90 (EUR~16.38)*

Pocket Tales of the Braves - Capítulo 19

0 quejas

Capítulo 19: La luz que ilumina los corazones

"Magneton, ¡Chispa!" gritó el chico que se estaba enfrentando a Elya.

El Magneton se rodeó de chispas y se lanzó al ataque contra el Gyarados de Elya. Estaba todo perdido.

"Gyarados, ¡Furia Dragón!" gritó Elya.

El Gyarados se defendió de la embestida del Magneton lanzando fuego azul por la boca, un azul brillante cuasi místico. No pareció afectar, y menos frenar, al Magneton que seguía rodeado de chispas y determinado a golpear al Gyarados a toda costa.

Ryuuna sacó rápidamente su PokéDex para analizar los datos del recién encontrado Magneton.

*JRJRRRJRJRJR*

*PLOF*

El Magneton hizo contacto con el Gyarados y le traspasó toda la electricidad, y el golpe fue tan fuerte que el Gyarados salió volando e impactó contra la pared. La fuerza del envite fue tal que más de 230 kilos impactaron contra la pared de la torre. El Gyarados estaba debilitado. No le quedaban más pokémon a Elya, que se acercó al Gyarados para comprobar su estado. El chico devolvió a su Magneton a la pokéball.

"Vuelve, Magneton."

El Sabio Li se acercó a los combatientes.

"Obviamente, el ganador del combate es Steeler. Pero deberías saber que los pokémon no son armas de guerra, tienen sentimientos."

"Eso son chorradas," dijo Steeler. "Si uno no es capaz de hacer que sus pokémon le obedezcan no ganará ninguna medalla de los Líderes de Gimnasio, y menos podrá optar a ser proclamado campeón de la Liga Pokémon."

"Tal vez pienses así, y visto cómo han combatido tus pokémon queda de manifiesto que es tu forma de pensar. Y como no te has llevado ningún chasco importante todavía no te has parado a reflexionar." dijo el Sabio Li.

Elya devolvió a su Gyarados a la pokéball tras comprobar que estaba únicamente debilitado.

"En cambio, Elya trata a sus pokémon con confianza y se nota. Ha perdido, es cierto, pero percibo cómo sus pokémon están orgullosos de su entrenadora. Posiblemente hayan pasado momentos muy intensos juntos."

"Sí, en Ciudad Endrino, cuando llegas a la edad de madurez suficiente como para tener tu propio pokémon, los sabios dragones te citan a la Guarida Dragón y allí debes capturar tu primer pokémon. Fue allí donde conseguí a mi Gyarados. Para contrarrestar un poco las debilidades de tipo capturé un Graveler, aunque debería conseguir más medallas de Gimnasio para ganarme su confianza..." explicó Elya.

'Así que ahora tiene un Graveler y un Gyarados,' pensó Ryuuna. Ella tenía un Dratini y un Larvitar.

"No digas nada," dijo el Sabio Li mirando a Ryuuna, "tu mirada lo dice todo de tí." Ryuuna estaba entre sorprendida y asustada. Elya se giró y vio a Ryuuna acompañada de un chico.

"Has venido a esta torre en busca de algo, pero parece que ya lo has conseguido. Todo lo que pudiera decirte a partir de ahora no serviría de nada, pues has tomado una determinación. Sin embargo, algo en tí te transmite inseguridad, lo que podría traducirse en que o bien te falta confianza o bien sabes que tienes margen de mejora." Ryuuna escuchaba atentamente las palabras del Sabio Li.

Steeler no parecía estar entendiendo las palabras del sabio.

"Y tú," dijo el Sabio Li mirando a Blasi, "has despertado algo en tu interior que hasta hace poco estaba dormido, pero debes controlarlo para que no se vuelva a dormir. Esto podría ser la diferencia entre ser campeón de la Liga Pokémon o ser eliminado en la primera ronda." Blasi comprendió perfectamente las palabras del erudito.

Ryuuna reflexionó sobre lo que acababa de decirle el sabio, que era precisamente lo que ella había aprendido de su experiencia en la Torre Bellsprout. Ahora entendía por qué el sabio era llamado sabio, no era casualidad. Una mirada, nada más, y había hecho una completa descripción psicológica de su paso por la torre. También le alegró que Elya tuviese confianza en sus pokémon, no en vano habían asistido a la misma escuela en Ciudad Endrino.

'¿De dónde habrá salido ese tal Steeler?' pensó Ryuuna. Parecía peligroso enfrentarse a él, y su imagen no hacía pensar lo contrario. Ryuuna tenía miedo cada vez que lo miraba.

"Bueno, jóvenes, la luz que os iluminará el camino yace en esta MT. El poder de este artefacto hará que un único de vuestros pokémon aprenda una única vez el movimiento Destello, que ciega a sus oponentes, reduciendo un nivel su precisión. También ilumina hasta la cueva más oscura," y mirando a Steeler dijo "sin embargo no es capaz de iluminar corazones oscuros, eso es trabajo de uno mismo."

"Tomad, una para cada uno."

Ryuuna cogió la MT 70, que contenía Destello, todavía no sabía en qué pokémon utilizarlo, pero pensó que de momento no le haría falta, pues no necesitaba pasar por oscuras cuevas para llegar al Gimnasio Malva, donde se encontraba Pegaso, el Líder de Gimnasio. Dónde iría después, no lo sabía. Tal vez tomar la Ruta 36 para llegar a Ciudad Iris y enfrentarse a Morti, o visitar Ciudad Trigal y retar a Blanca, incluso podría tomar la Ruta 32 hacia el sur para combatir contra Antón, Líder de Gimnasio de Pueblo Azalea.

Steeler rechazó la MT que le ofrecía el Sabio Li.

"No necesito mejoras para mis pokémon. Deben ser capaces de mejorar por sí solos, o si no no merecen formar parte de mi equipo." sentenció Steeler. Y abandonó la escena. Elya se lo quedó mirando mientras se alejaba y Blasi aceptó gratamente el obsequio del erudito, y finalmente Elya también cogió el artefacto.

"No sabía que también has tenido problemas para derrotar a Pegaso," dijo Ryuuna a Elya.

"Qué va, lo derroté hará un par de días, pero me recomendó que pasase por Torre Bellsprout para desarrollar todavía más mi potencial. Y al llegar aquí me he encontrado con el tipo este, Steeler, que iba derrotando fácilmente a cualquiera que se le pusiera delante. Y eso con un Magneton únicamente. No sé si lleva más pokémon porque no ha sacado ningún otro. Cuando hemos llegado casi al mismo tiempo frente al Sabio Li, nos ha hecho enfrentar uno contra otro en un combate pokémon. No sé cómo lo ha hecho para debilitar a mi Graveler, aunque el hecho de que no me haga caso haya influído. Y el final ya lo habrás visto. Ese Magneton tenía cara de tener miedo del tal Steeler, no me parece trigo limpio. ¿Y él quién es?" dijo esto último refiriéndose a Blasi.

"Un amigo que he hecho durante la subida a la torre. Nos hemos aliado para derrotar a un par de monjes en adiestramiento." respondió Ryuuna. El resto de la conversación lo tuvieron de bajada de la torre. De pronto volvían a estar en la entrada de Torre Bellsprout. La presencia que había sentido Ryuuna por la mañana volvió a hacer acto de presencia, metafóricamente, porque no vio nada ni nadie. De pronto una pokéball que llevaba en el cinturón cayó al suelo.

*PLANK*

Ryuuna se asustó y Elya y Blasi se sorprendieron.

"¿Qué ha pasado?" preguntó el chico.

"No sé, se me ha caído una ball, pero creo que estaba bien sujeta." respondió Ryuuna. Y se agachó para recuperar su ball, pero al cogerla e ir a atarla a su cinturón notó como algo hizo mover involuntariamente su mano. La ball volvió a caer pero en vez de impactar contra el suelo ocurrió como si hubiera capturado algo. La ball, ahora sí, cayó al suelo. Ryuuna lanzó la pokéball para ver qué había podido ocurrir y de allí salió un Gastly. El monje de la entrada, que había presenciado el evento, se acercó.

"Increíble, es la primera vez que veo que un fantasma lanza una bendición en vez de lanzar una maldición. Trátalo bien, porque es él el que te ha elegido, chica. Tal vez Celebi no te haya querido gastar una broma, mas señalarte cuán especial eres." se dio media vuelta y volvió a su posición.

Ryuuna sacó su PokéDex para analizar al Gastly que acababa de conseguir. Era un pokémon de tipo Fantasma/Veneno y cuyos movimientos eran Hipnosis, Lengüetazo y Rencor. Ryuuna le dio una Baya Aranja para que se la equipase. La baya quedó flotando alrededor del Gastly, ella supuso que se trataba de los poderes telekinéticos o fantasmales del pokémon, y entonces lo devolvió a su pokéball

Elya, Ryuuna y Blasi salieron de la Torre Bellsprout, aún incrédulos de lo que acababan de presenciar.

"¡Qué suerte! Los hay que no capturan un pokémon ni que lo tengan delante..." dijo Blasi.

"¿Hacia dónde vais?" preguntó Elya.

Ryuuna respondió rápidamente "Yo voy al Gimnasio de Pegaso para retarlo y conseguir la medalla Céfiro." Blasi respondió después, "Tras esta visita a Torre Bellsprout creo que tengo cosas por resolver en Pueblo Cerezo, voy hacia Ruta 31."

Ryuuna le devolvió la pregunta a Elya, "¿Y tú?" "Yo voy a Ciudad Trigal, a retar a Blanca. Espero que nos volvamos a ver, Ryuuna. ¡Hasta la vista!" y tras despedirse empezó a caminar. De tanto en tanto se iba girando y saludaba. Ryuuna también saludaba y Blasi también saludaba. Blasi también se despidió de Ryuuna.

"He aprendido mucho contigo, espero que podamos volver a vernos antes de enfrentarnos en la Liga Pokémon."

"Lo mismo digo, cuídate y espero que nos volvamos a enfrentar de nuevo." dijo Ryuuna. Blasi se fue en el sentido opuesto en el que lo había hecho Elya. Ryuuna volvía a estar sola en Ciudad Malva, como la primera vez que había llegado, pero ahora su corazón había despejado todas las sombras y tinieblas que antes en él se cernían, brillando con luz propia. Luz que el tal Steeler no había querido encontrar.

Con pose heroica y señalando el Gimnasio Malva, Ryuuna gritó

"¡Esta vez, Pegaso, venceré!"

Mochila:
- Pokéball x4
- Baya Aranja x2
- Baya Atania x2
- Baya Zreza x2
- Baya Safre x2
- MT 70 - Destello
- Saco de dormir
- Zapatos

Equipo:
- Dratini (Mudar) MV: Atadura - Malicioso - Onda Trueno - Ciclón [Baya Aranja]
- Larvitar (Agallas) MV: Mordisco - Malicioso - Torm. Arena - Chirrido [Baya Aranja]
- Gastly (Levitación) MV: Hipnosis - Lengüetazo - Rencor [Baya Aranja]
- Huevo Misterioso

My Little Pony: Friendship is Magic - S03x12

lunes, 18 de febrero de 2013 0 quejas

*Spoiler warning*

My Little Pony: Friendship is Magic - Logo

Games Ponies Play
My Little Pony: Friendship is Magic - Games Ponies Play

El duodécimo capítulo de MLP:FiM se llama "Games Ponies Play".

Si bien el anterior capítulo estaba dedicado a Spike, en este vemos lo que ocurrió a las Mane 6 cuando dejaron al pequeño dragón solo en casa.

Al llegar al salón de belleza del reino, la princesa Cadance les informa de que llegará la inspectora con una maleta de flores, para ver si le dan los juegos olímpicos ponys. Entonces llega una pony mensajera que avisa de que la pony que tenía que arreglarle la crin y enjoyársela está indispuesta, y que la inspectora llegará en el próximo tren.

Rarity se ofrece para decorarle la melena mientras el resto de las Mane 6 van a buscar a la inspectora. Obviamente, como suele pasar en estos capítulos, confunden a la inspectora con otra pony que también llevaba una maleta de flores.

Vemos como mientras a la pony falsa la llevan entre algodones, la inspectora verdadera se tiene que buscar la vida.

Al final, coinciden las dos ponys en el salón de belleza junto con la princesa Cadance, que estaba detrás de un biombo con Rarity ultimándole la melena. Al aparecer las Mane 6 se descubre el pastel, y nuevamente, de forma obvia, se puede deducir la conclusión.

Premio Best Blog

domingo, 17 de febrero de 2013 5 quejas

Kiara, de El Blog de Kiara, me ha nominado para este premio:

Premio Best Blog

Las instrucciones son contestar a unas preguntas y darle el premio a 20 blogs con menos de 200 seguidores

Preguntas

¿Qué te gusta más, cocinar postres o platos de cuchara?
Platos de cuchar, supongo.

¿Qué es lo más importante para ti en una persona: la personalidad, o el físico?
A largo plazo, la personalidad. A corto plazo, el físico.

¿Cuándo empezaste con el blog?
Pregunta trampa, lo he tenido que mirar. Mayo de 2008. Mucho ha llovido desde entonces.

¿Quién fue la persona que te inspiro para empezar en este mundo?
Nadie en particular. Era una moda por aquel entonces.

¿Sueles seguir muchos blogs o te llegan los seguidores por otras personas que te han conocido?
Menos de las que querría. Espero que con lo de IntercamBlogs la gente se anime a comentar y tal.

¿Qué te gusta más cocinar o qué te cocinen?
Por vagancia, que me cocinen.

¿Cuál es tu mejor receta?
Mientras tenga la receta, no hay plato que se me resista. Pero me gusta cocinar y comer marmitako de atún.

¿Qué le pides a una persona para que sea tu amiga?
Que esté en los momentos difíciles, o que haya compartido experiencias intensas, o ambas.

¿Cuál es la mejor película que has visto?
No soy muy cinéfilo, pero una que me tragaría cien veces y la volvería a ver es la de Street Fighter en que aparecen JCVD, Raul Julia y Kylie Minogue.


Nominados

http://fanzinesteelheart.blogspot.com/
http://unaparejafriki.blogspot.com/
http://darlantan8.blogspot.com/
http://planetasigarra.blogspot.com/
http://casitafreak.blogspot.com/
http://vectoxel.blogspot.com/
http://fanegas.blogspot.com/

No son 20, lo sé, pero son los que suelen ocmentar por aquí, así que ya sabéis.

Años de esfuerzo para esto...

viernes, 15 de febrero de 2013 3 quejas

Como podréis observar, esta entrada está destinada a darme autobombo a base de bien, porque cuando las cosas se hacen bien, no está de más mostrarlo.

Si en el buscador más famoso y archiconocido, Google, busco lo siguiente, tdd 1, este es el resultado de mi búsqueda:
Búsqueda de Google: tdd 1

Si cambio el término de búsqueda y le añado un guión, tdd-1, este es el resultado de mi búsqueda:
Búsqueda de Google: tdd-1

Mi posicinamiento baja cuando busco por tdd1:
Búsqueda de Google: tdd1

Si busco world of trollcraft, el fanfiction estrella de este blog, mi posicionamiento es bastante bueno:
Búsqueda de Google: world of trollcraft

Y finalmente, si escribimos tdd blog, Google nos autocompleta los resultados dándome una grata sorpresa:
Búsqueda de Google autocompletada: tdd blog

Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - X

martes, 12 de febrero de 2013 3 quejas

Capítulo Décimo: Primer viaje de Camoa a Grass

Mapa de Yutolandia

Región de Camoa, Roahl


"Partiremos al alba, así que descansad para recuperar fuerzas."

Fueron las palabras de ánimo de Gides. "Mañana y los días que están por llegar serán duros, si alguien quiere abandonar ahora es el momento." La grandilocuencia se había apoderado momentáneamente de él.

"No puedo abandonar el clan, te recuerdo que estoy condenado." dijo Ilwulf con sarcasmo.

"No puedo abandonar ahora, debo enfrentarme a Einnie." dijo Ermine con determinación. "Por cierto, ¿qué es esto que dices que estás condenado?" preguntó a Ilwulf.

"Cuando terminemos esta misión, si seguimos vivos te lo contaré." fue la misteriosa respuesta de Ilwulf. "Deberíamos acostarnos." les dijo Gides.

Ermine dormía en su cama. No era nada del otro mundo, pero los pocos guiles que costaba lo compensaban. Gides e Ilwulf buscaron cada uno el trozo de suelo más cómodo según sus preferencias y se estiraron en él. Por suerte el suelo estaba enmoquetado, justo debajo de la moqueta había únicamente fría y dura piedra, nada agradable para dormir y descansar bien.

"Ermine, ¿puedo dormir en tu cama, contigo?" preguntó Ilwulf, que no obtuvo respuesta porque Ermine ya estaba dormida.

"Calla y duerme." fue lo último que dijo Gides antes de que ellos cayeran rendidos ante el cansancio. Todavía podían notar los golpes de Gnarfinn y Mochlan, no muy grato recuerdo de su primera misión. El sol se había ocultado mucho rato antes y la luna brillaba iluminando ténuemente Camoa, cuyas calles principales recibían además la iluminación de unas farolas. Era el momento de gloria de ladrones y forajidos y malhechores de esa calaña por las calles y callejones de Camoa.

Pero nada es para siempre y los primeros rayos de sol saludaron tímidamente a aquellos que ya estaban en pie o a punto de estarlo. Gides, Ilwulf y Ermine lo estaban.

"Despídete de esta habitación, Ermine," dijo Gides, "tal vez sea la última vez que la ves. Puede que tras la misión ya no vuelvas nunca más a Camoa." "Nunca se sabe." dijo Ilwulf.

Ermine tenía un aspecto encantador, que mezclaba un punto de inocencia e ingenuidad con un toque justo de madurez, ahora que había tomado una determinación. Llevaba el pelo a la altura de de los hombros, muy corto para tratarse de una Viera. Y en su cintura estaba atada su arma, un estoque Aguijón, muy sencillo y de lo más básico para la esgrima, pero para nada potente. El grupo de tres salió a la calle tras charlar brevemente con Darys.

El clima era agradable y la mañana era soleada. No hacía frío, y el poco viento que soplaba podía convertir un paseo matutino en un auténtico placer. Caminaron sin prisa pero sin pausa hasta las afueras de Camoa, límite con la Pradera Díaz, camino que habían hecho a la inversa recientemente cargados con un carro lleno de sacos para su anterior cliente, el Sabio Lothost, el agarrado. Aunque se veían clanes ir y venir, el ajetreo era considerablemente menor que en el centro mismo de Camoa.

Las llanuras de la Pradera Díaz se extendían más allá de su vista. Se veían algunos árboles repartidos por el territorio que daban sombra a aquellos que reposaban, también se veía gente a lo lejos que transitaba o que luchaba con monstruos. La Floresta de Turc quedaba a su izquierda, casi oculta entre montes y montañas y territorio yermo. Al atardecer llegaron al camino hacia Bisga, lugar de cambio entre la región de Camoa y la región de Bisga. Era un camino de caballos, poco marcado aunque fácil de seguir. La llanura de la Pradera Díaz se fue estrechando para ensancharse de nuevo y dar paso a la Pradera de Bisga, mucho más accidentada en cuanto a terreno que la pradera que acababan de cruzar, y con apenas árboles y vegetación superior.

Región de Bisga, Roahl

La extensión de terreno era tal que decidieron acampar al raso y continuar caminando mañana por la mañana. Gides montó guardia primero, Ilwulf vio allí su oportunidad de oro.

"¿Tienes frío, Ermine?" dijo.

"Algo de frío sí que tengo, ¿por?" respondió ella. "Por nada, por nada. Creo que esta capa nos taparía bien a los dos, pero deberíamos abrazarnos y no sé si querrías..."

"Ah, bueno, si es sólo eso. Ven aquí." dijo Ermine. Y ambos se abrazaron. Ilwulf notó la piel de la Viera de lleno, estaba recubierta de un pelaje muy corto aunque aterciopelado al tacto, apenas visible a primera vista, hecho que parecía, de lejos, que el color de piel fuera oscuro sin más. Durante su vida no había tenido ningún tipo de tracto íntimo con Vieras, excepto hoy.

"Nunca hubiera pensado que los Humes teníais tan poco pelaje," comentó Ermine. "Nunca he tenido trato íntimo con Humes, ni machos ni hembras."

"¿Hay Vieras machos?" preguntó por curiosidad Ilwulf.

"Bueno, parejita, lo siento pero Ilwulf tiene que montar guardia el resto de la noche..." dijo Gides con tono marcado pero sin mala intención. "Levanta, campeón." Gides esperó a que Ilwulf se levantase. No habían encendido ningún tipo de fuego para no ser objetivo ni de bestias ni de maleantes, y se habían alimentado de los frutos que Ermine había propuesto recoger durante su paso por la Pradera Díaz. Ilwulf se colocó en la posición de guardia que había ocupado Gides hasta entonces, mientras este se tumbaba en la hierba cubierto por su capa y cayó dormido en nada.

Ermine también estaba dormida.

Ilwulf había estado charlando con Ermine en vez de dormir y lo estaba pagando. Intentaba mantener los ojos abiertos, atento ante cualquier amenaza o posible amenaza, pero la noche era tranquila y nada hacía pensar que una catástrofe pudiera ocurrir. Era todo tan tranquilo que por no haber no había árboles que pudieran hacer ruidos extraños, ni arroyos traicioneros, nada.

Finalmente Ilwulf acabó sucumbiendo a su deseo de cerrar los ojos y pasear por el mundo de los sueños. Por suerte no ocurrió nada destacable durante la noche en el campamento provisional del grupo, aunque por la mañana...

"¡¡Despierta!!"

Era Gides, que se había despertado antes que nadie, incluso Ilwulf, quien tendría que haber estado despierto. Ermine seguía dormida y no oyó el grito de Gides a Ilwulf.

"¡Nos atacan!¡Nos atacan!" gritó Gides, cambiando de táctica.

Ilwulf abrió los ojos. Miró a un lado y a otro, y giró la cabeza. Allí estaba la sombra de alguien... Gides. "¿Ya nos hemos despertado?" dijo Gides con un tono muy irónico. Ermine ya estaba en pie, Gides estaba regañando a Ilwulf, ella se acercó.

"Una parte de la culpa de que se haya dormido es mía" admitió. "Estuvimos charlando en vez de dormir y se nos pasó, si queréis la próxima vez montaré un turno de guardia."

"Me parece una excelente idea, así podremos partirnos la noche en tres turnos, pudiendo dormir un poco más," era la visión optimista de Gides. Ilwulf se sintió culpable y agachó la cabeza. Como no habían montado campamento en el sentido estricto de la palabra, la recogida y partida fue rápida y tras comer lo poco de fruta que les quedaba retomaron el camino. La Pradera de Bisga se iba estrechando desde dos puntos, el que llevaba a la Cornisa de los Mercaderes y el que llevaba al Camino Vigg Norte, este último fue el que el grupo tomó, pues ir por la Cornisa de los Mercaderes era dear una vuelta inútil.

El terreno se iba allanando y empezaba a haber parches de terreno de piedra. Se veían algunos árboles en la lejanía. La zona estaba muy transitada, era el único camino seguro y factible que comunicaba la región de Grass por tierra con otras zonas de comercio, como Camoa o Targo.

De detrás de un árbol apareció un chico con atuendos de Soldado.

"¡Alto!"

Gides se aproximó para hablar con él, pero el chico volvió a hablar.

"¡Ni un paso más! Mis mejores arqueros os están apuntando."

Gides intentó razonar con él, "Por lo menos dinos con quién tenemos el placer de tratar."

"¡Soy Channon!" dijo el chico. "¡Laven!¡Meline! Dad a estos incautos una señal."

*ZZZZZZZIU* *ZZZZIIIU*

Dos flechas se cruzaron en el aire y aterrizaron a los pies de Gides, que encabezaba su grupo. Detrás de él estaban Ilwulf a su izquierda y Ermine a su derecha, que miraban incrédulos la situación. Un personaje apareció junto a Channon. Era un Mago Azul.

"El trato es sencillo, nos dais todos vuestros guiles y objetos de valor y nosotros os dejamos en paz... por esta vez." dijo el Mago Azul. "Eso mismo, haced lo que os dice Myrvyn y no saldréis malheridos. Y os avisamos de que tenemos un arma secreta."

"No tendrías que decir estas cosas, forma parte de nuestra estrategia." le avisó Myrvyn.

'A ver, somos tres contra cuatro, por lo menos, porque no sé qué puede ser su arma secreta, puede ser factible, pero tenemos que jugar bien nuestras cartas.' pensaba Gides.

'Se van a enterar de quienes somos nosotros,' pensó Ilwulf 'Aunque tengo algo de sueño y preferiría dormir un buen combate puede que me depierte.'

'Qué mala pata... No habíamos tenido problemas desde que salimos de Camoa...' pensó Ermine.

El sol estaba en su punto más álgido, era mediodía. El viento soplaba de forma agradable a lo largo y ancho de la llanura, las hojas temblaban con miedo de caer de los árboles, y las que se habían desprendido se tomaban su tiempo para encontrarse con sus compañeras sueltas. Clanes y viajeros iban y venían por el Camino Vigg Norte, ajenos a lo que ocurría no muy lejos de allí.

"Dadnos un momento para tomar una decisión entre los miembros del clan." dijo Gides que se giró para hablar con Ilwulf y Ermine, aunque no del tema que le había dicho a Channon, pues era para preparar una estrategia.

*bsbsbssbsssbs*

Channon observaba la situación, pero era incapaz de oír lo que tramaban. De hecho estaba más que confiado de que se rendirían y podría llevarse un buen botín sin derramar sangre. Sus posibles oponentes no lo sabían pero Channon era bastante malo con la espada, y Myrvyn, aunque era un espadachín decente, no había aprendido todavía ninguna habilidad de Mago Azul. El hecho de que se dedicaran al atraco y pillaje era una razón más que aceptable.

"¿Qué queréis hacer?" dijo Gides.

"Por mí les pateaba el culo," fue la conclusión a la que llegó Ilwulf. "Piensa, Ilwulf, son cuatro luchadores mínimo, contra nosotros tres. Eso como mínimo." Gides intentaba hacerle entrar en razón, pero lo que era cierto era que no podían dejarse pisar de esa manera. Ermine dijo la suya, "Por lo que puedo oir, hay como mucho una persona más en este trozo de terreno."

"Vale, atacamos." dijo finalmente Gides. "Ahora bien, escuchadme y puede que salgamos victoriosos. Tú, Ilwulf, y Ermine, que sois más ágiles, treparéis por los árboles donde están los Arqueros y los lanzaréis al vacío, para luego rematarlos. No creo que se lo esperen..."

"¿¡Ya!?" gritó Channon.

*ZZZIIIIIIIIUU*

Una flecha pasó rozando la cabeza de Gides. "¿Qué ha sido eso?"

"¡Es una señal de Meline!¡Están tramando algo!" gritó Channon.

"A la de tres... ¡TRES!" gritó Gides.

Channon se dirigió a Gides, pero este lo evitó con estilo. Gides tenía como objetivo el Mago Azul, como no sabía sus habilidades era el primer objetivo a abatir, por si acaso. Ilwulf y Ermine corrieron cada uno a uno de los árboles desde los que habían salido flechas despedidas.

*ZZIU*

*ZZZZIIU*

Los Arqueros intentaban acertar a sus atacantes, pero eran muy rápidos y la distancia era demasiado corta. Ilwulf usó las ramas para impulsarse en su ascenso por el árbol hasta que... vio una Viera Arquera. Era ella quien había enviado la señal, Ilwulf dudó, era guapa. La Viera, Meline, preparó una flecha para disparar, irónicamente, en el corazón de Ilwulf.

El Ladrón reunió fuerzas, sólo uno de ellos podía ser vencedor, y se abalanzó antes de que Meline pudiera soltar la flecha...

Por su parte Ermine había subido grácilmente por las ramas del árbol y preparó su estoque Aguijón (Stinger en la versión USA)

TDDetectives - II

lunes, 11 de febrero de 2013 2 quejas

Segunda entrega de la sección que recopila cosas curiosas que busca la gente antes de visitar este blog.

tddetectives

tddetectives

tddetectives

tddetectives

tddetectives

tddetectives

tddetectives

tddetectives

World of Trollcraft: [Capítulo decimonoveno: Una de baños y trolles]

martes, 5 de febrero de 2013 4 quejas

Capítulo 19

Una de baños y trolles


*Fssshh*

Humo grisáceo se desprendía del helicóptero estrellado mientras Cammy, la Gata Negra y el héroe se lo miraban.

"Ya se encargarán las autoridades locales de retirarlo," dijo Cammy. "Espero que de mientras no explote."

"¡Señoras y señores!" gritó la Gata Negra. "No se acerquen al helicóptero estrellado, podría explotar en cualquier momento. Si son tan amables de avisar a las autoridades pertinentes para que lo retiren se lo agradeceríamos." Avisaba la Gata Negra a los curiosos que se acercaban para cotillear.

"Lo mejor será que vayamos caminando el trozo que queda desde Gelato Beach hasta el hotel en Playa Paradiso (Sirena Beach en el mapa)." dijo Cammy. "Como os había dicho tenéis reservada una habitación en el hotel de Playa Paradiso."

"Y... ¿si hubiéramos dicho que no queríamos formar parte de la misión?" preguntó el héroe. Lo mismo pensó la Gata Negra, que esperaba respuesta por parte de Cammy. Ella respondió, "Las posibilidades de que hubierais dicho que no eran ínfimas y no las contemplamos." Lo dijo fríamente. "Playa Paradiso queda al oeste de aquí" añadió para romper el incómodo silencio que se había formado, después se quitó la gabardina y la tiró. Con el calor que hacía en la playa ya no la necesitaba.

Los tres caminaron por la playa ante la atenta mirada de los bañistas y curiosos que habían visto cómo habían sobrevivido al accidente del helicóptero. De pronto llegaron al final de la playa, donde se encontraba el chiringuito, pero pasaron de largo. Llegados a ese punto de Playa Gelato tenían dos opciones para continuar avanzando, o bien por mar o bien por montaña. Cammy les advirtió de las dos opciones.

El héroe usó su shunpo para situarse en lo alto del acantilado y la Gata Negra lo siguió usando las paredes rocosas como apoyo para elevarse. Cammy lo vio y también se sirvió de las paredes para subir. Ya estaban los tres de nuevo reunidos en lo alto del acantilado...

*Frfrfrfr*

Se oía el rumor de un helicóptero a lo lejos, pero lo único que hacía era quedarse en el aire.

"Son mis hombres, que han localizado el helicóptero y han venido a ver qué ocurría cuando se han puesto en contacto con el artefacto y nadie contestaba." Les explicó Cammy. Se puso la mano en la oreja, "Aquí Cammy, estoy bien, aunque el helicóptero no puede decir lo mismo. Creo que alguien lo había saboteado. Seguiré investigando. Retiradlo cuanto antes, pero que no haya heridos ni bajas. Cambio y corto."

El camino entre áreas habitables en Isla Delfino era bastante boscoso, cosa que ralentizaba el avance. Sin embargo era mucho mejor eso que mojarse hasta la médula para llegar nadando.

"¿Y no podríamos haber pedido a ese helicóptero que nos llevase hasta Sirena Beach?" preguntó el héroe. "Mejor que no, el saboteador podría encontrarse entre ellos, y en el aire lo hubiéramos tenido difícil para defendernos." Fue la respuesta que dio Cammy.

"Pero sea quien fuere que ha manipulado el helicóptero bien podría estar siguiéndonos por este bosque, y podría acabar con nosotros. Puede que nos estemos dirigiendo a su trampa." Notó la Gata Negra. "Es un riesgo que debemos tomar," dijo Cammy. "Una vez lleguemos al hotel estaremos seguros, pero prefiero no daros más información, precisamente por si alguien nos está siguiendo u observando."

Entre tumbos y pérdidas, llegaron a Playa Paradiso al atardecer. Desde lo alto de la colina se veía el hotel y más allá las terrazas con sus parasoles, hamacas y palmeras. Y más allá todavía la arena y el mar. El héroe bajó mediante un shunpo, y la Gata Negra y Cammy se ayudaron de sendas palmeras para detener su descenso.

Playa Paradiso - Sirena Beach

Había una acequia llena de agua alrededor del hotel, y para alcanzar la entrada del hotel se tenía que atravesar un camino de piedra. A un lado y a otro había candelas ardientes con una llama tan viva que no parecía natural. Cammy entró primera.

"Buenas tardes, señor director. Traigo invitados, vengo a buscar las llaves para sus habitaciones." Dijo Cammy.

"Pronto." Respondió el director del hotel, un forestón trajeado y con un frondoso bigote. "Las llaves de los invitados de la señorita Cammy." Advirtió el director al recepcionista que rápidamente encontró el par de llaves que le habían pedido. El director las tomó y se las dio a Cammy, "Aquí tiene, les deseamos una feliz estancia."

"Tomad." Cammy lanzó a cada uno de sus huéspedes una llave, que fueron cogidas en el aire. En cada llave había el número de habitación inscrito en una placa. El héroe y la Gata Negra tenían habitaciones adyacentes.

"Yo pensaba que dormiríamos todos en la misma habitación..." se lamentó el héroe. "Es por cuestiones de seguridad," dijo la Gata Negra. "En caso de que fuéramos asaltados, cosa que esperemos que no pase, si estuviéramos en la misma habitación podrían acabar con nosotros de un plumazo. En cambio si estamos separados, la cosa se complica. Esto se hace también con jefes de estado y gente importante."

"Lo que dice la Gata Negra es correcto." Dijo Cammy.

El sol caía lentamente fuera del hotel, bañándolo todo en tonos anaranjados. Dentro de la recepción del hotel no entraba la luz, aunque era un lugar acogedor. El suelo estaba cubierto de placas de madera, aunque la estructura era de piedra y formaba pequeños receptáculos con agua en su interior.

"Subamos a las habitaciones y podréis dejar vuestro equipaje." Dijo Cammy.

"No llevamos equipaje," respondió el héroe. La Gata Negra habló justo después "Sin embargo sí que me tomaría un baño mientras me lavan la ropa..."

"¿Puedo lavarte la espalda?" preguntó el héroe. "¡No!" fue la respuesta de la Gata Negra. "Creo que me bañaré contigo, si quieres." Le dijo Cammy a la Gata Negra. "Claro que no me importa."

En ese momento sonaba la Danza Húngara número 5 de Brahms en el hilo musical del hotel.

Los tres personajes subieron hasta la planta superior, que era donde tenían las habitaciones. Las chicas fueron hacia una puerta y el héroe se dirigió hasta otra puerta en otra dirección. Cammy dijo "Esa habitación suite es mía, pero como la bañera queda tras una mampara transparente prefiero bañarme en otro sitio." "Una pena" dijo el héroe en voz baja.

El héroe se encontraba en su habitación solo. Las chicas estarían hablando de sus cosas. Se desvistió y se quitó las gafas de sol para ponerse un albornoz, y acto seguido llamó al botones mediante un botón. Enseguida se presentó a su habitación.

*toc* *toc*

"Servicio de habitaciones." Dijo el botones. "Pase, pase." Le dijo el héroe. El botones era otro forestón en traje, aunque no tan elegante como el director del hotel. "Quiero la ropa limpia, cuando esté lista dejádmela de nuevo en la habitación, no hace falta que llaméis a la puerta." "Comprendido, pronto." Y se fue de la habitación con la ropa sucia. El héroe se desprendió de su W-Gear, que dejó junto a sus gafas de sol.

La habitación era una semisuite, y tenía el baño justo al lado. Era una bañera, pero el héroe se duchó en vez de tomarse un relajante baño. Mientras el agua caía el hilo musical del hotel se oía de fondo, estaba sonando una versión de Oh Johnny! Oh Johnny! Oh! interpretada por Roos Jonker, el héroe se sintió afortunado. La ducha fue rápida. En breves se estaba colocando de nuevo las gafas de sol y el W-Gear, que quedaba bajo el albornoz. Volvió a la ducha y saltó.

Se encontraba en un sitio completamente diferente. Oscuro, aunque se distinguían tonos claros y oscuros. Era un falso techo. Cerró los ojos para concentrarse. Le pareció oír voces detrás suyo a su izquierda, seguro que eran las chicas. Se dirigió hacia ese punto no sin antes sufrir los laberínticos caminos del falso techo. Tuvo que rehacer su camino varias veces ante caminos sin salida, y de tanto en tanto volvía a cerrar los ojos para concentrarse y no perder el rumbo. Cada vez podía oír a las chicas más cerca.

'Deben estar por aquí' pensó. Buscó en el falso techo alguna baldosa mal puesta desde la que espiarlas. Finalmente la encontró, estaba fija pero conectada por un eje, que le permitía dar vueltas. Solamente la levantó unos milímetros para comprobar que no se había equivocado.

Efectivamente, debajo suyo estaban Cammy, sin trenzas, y la Gata Negra justo debajo del héroe. La Gata Negra no lo podía ver porque quedaba justo encima suyo, a menos que levantase la cabeza para mirar. En cambio, Cammy sí que lo vio muy de refilón, y sonrió. El héroe bajó la baldosa para dejarla en su estado original.

"¿Ocurre algo?" Preguntó la Gata Negra. Cammy seguía sonriendo, "Nada, nada, que me han venido unas cosas graciosas a la cabeza..." De fondo se oía la canción Al Mar del grupo Manel (...tu i jo hem buscat coses similars [...] però tu i jo no ens hem banyat mai al mar [...] així estirada se't veu espectacular...). El héroe movió la baldosa de nuevo para seguir espiando. La Gata Negra se estaba frotando los pechos, aunque no se podía ver con claridad a causa del vapor, pues el agua estaba caliente, casi tanto como el héroe en ese momento. Cammy volvió a mirar arriba, seguía sonriendo. El héroe resbaló y del susto se activó su seta simbionte, cuyas hebras se engancharon a la pared del falso techo.

*CHOFfff*

El héroe volvía a estar escondido en el falso techo y regresó corriendo a su habitación. Demasiadas emociones fuertes demasiado seguidas.

"¿¡Qué ha pasado!?" Exclamó la Gata Negra, que en ese momento no era más que la indefensa Felicia Hardy, sorprendida. No había visto más que una masa blanca caer e impactar contra el agua, momento en que se cubrió la cara para que no le entrase agua en los ojos. "Debe haber sido un fantasma..." dijo Cammy con tono misterioso, sin perder la sonrisa, aunque era evidente que ella tenía constancia de casi todo lo que había ocurrido.

El héroe rehizo el camino a su habitación, y cuando descendió por la baldosa giratoria todavía no sabía cómo había vuelto a su habitación sin equivocarse de camino. La ropa ya estaba encima de su cama, limpia y con olor a limpio. Sin perder ni un segundo volvió a vestirse con su ropa de calle. Su corazón todavía estaba acelerado.

Las chicas estaban saliendo de la bañera pero el héroe no podía verlo. El héroe pasó por la puerta de su habitación mientras guardaba la llave de la habitación en su W-Gear. La habitación de la Gata Negra quedaba a su derecha, y justo cuando pasó por delante la puerta se abrió. Primero salió Cammy, que llevaba puesta una versión azul de su traje de combate, junto con una boina a juego y una corbata de color amarillo. Detrás de ella salía la Gata Negra en su vestimenta habitual, formada por un antifaz negro, un collar negro y un mono de una pieza negro, con pelusa alrededor del cuello, y unos guantes y unas botas blancas, también con pelusa.

Parecía que la Gata Negra no había asociado el incidente de la bañera con el héroe, y que la historia de los fantasmas que le había contado Cammy como excusa le había convencido. Cammy se acercó al héroe y le susurró en la oreja:"Me debes una."

"¿Qué os traéis entre manos?" preguntó la Gata Negra. "Nada, nada, sospechas y cosas varias de la misión." Respondió el héroe, que tampoco sabía bien qué decir. "Pues contádmelo, que os recuerdo que también estoy en la misión." Dijo la Gata Negra. El héroe no tuvo más remedio que contar lo primero con sentido que pasara por su cabeza, "Cammy está por admitir que es Bison el que está detrás de todo esto...". "Ah, si es sólo eso..." refunfuñó la Gata Negra.

"Venid conmigo que os enseñaré las instalaciones." "Parece un hotel como cualquier otro," dijo el héroe. "Verás cómo las gastamos en Delta Red," lo retó Cammy. El grupo bajó por las escaleras, pasando por el primer piso, y llegaron al piso nivel principal, donde estaba ubicada la recepción. El director del hotel los saludó de lejos, y ellos hicieron lo mismo. Cammy los dirigió hacia la derecha nada más bajar las escaleras. El héroe leyó "Casino" en un cartel. "¿Ahora vamos a jugar?" preguntó el héroe. "Espera y verás." Fueron las palabras de Cammy.

Un forestón botones abrió la puerta grande de madera noble que llevaba al casino. Y efectivamente, era un casino a todos efectos, excepto que no había nadie. "Delta Red tiene alquilado el hotel como base de operaciones, así que no hay más clientes que nosotros." Les contó Cammy, eso explicaba por qué no había un alma aparte de los encargados y el servicio. En la zona central había una máquina tragaperras dorada, Cammy se puso enfrente y tiró de la palanca. Aparecieron tres sietes, pero en vez de eyectar las fichas de premio, la máquina se abrió por la mitad, a lo alto. Allí había una máquina más pequeña. Cammy se acercó y un láser le examinó el ojo. Era un escáner de retina, que dio afirmativo. La plataforma donde se encontraban empezó a descender.

En el piso oculto había un montón de servidores y procesadores y varios ordenadores. Hacía algo de frío. "Lo siento por la temperatura, pero ya sabéis cómo se tienen que guardar los servidores." Se disculpó Cammy. Se apearon de la plataforma elevadora.

"Bienvenidos al Cuartel General de mi escuadrón de Delta Red en Isla Delfino. Nadie más que yo y el director del hotel sabemos de la existencia de esta sala... bueno, ahora vosotros también sois partícipes del secreto. La información que recabamos los agentes en Isla Delfino se analiza y se guarda en estos servidores, también se envía al Cuartel General principal de Delta Red."

"Guau." Fue lo único que pudo decir la Gata Negra al respecto.

"Ya habéis visto que la misión va en serio. Y visto esto, vayamos a mi habitación a cenar." Dijo Cammy.

En el ordenador central Cammy pulsó el botón para que el elevador bajase.

*ÑÑñññeeeee...*

Montaron los tres en la plataforma y los subió sin problemas. Volvían a estar en el casino, nadie a la vista.

*TOC* *TOC*

Cammy picó a la puerta para que el forestón abriera la puerta.

"Espero que el juego les haya ido bien." Dijo el forestón de la entrada. Avanzaron hasta la escalera. "Id subiendo, ahora vengo." Dijo Cammy y se acercó para hablar con el director del hotel. El héroe y la Gata Negra subían las escaleras lentamente, sin prisas. En breves se les unió Cammy. Y llegaron a la segunda planta, justo enfrente suyo estaba la suite de Cammy.

"Voy, voy," dijo. Era la única que tenía la llave de esa habitación. Abrió.

*Clac*

Cammy les enseñó la habitación. Era grande y lujosa.

*Toc* *Toc*

Alguien llamaba a la puerta. Era el forestón botones que había retirado la ropa sucia del héroe, y probablemente el que se la había devuelto.

"Traigo la cena, para tres personas." Dijo el botones.

"Sí, es aquí." Dijo Cammy, que tomó el carro y lo entró, apeando al botones. Cerró la puerta. "¿No os importa comer del carro? Es que odio las formalidades, y esto de estar todo el día trabajando para el ejército..."

"Para nada." Respondieron el héroe y la Gata Negra.

Destapó la bandeja.

"Mmm..." dijo el héroe "Fricandó de lomo de cerdo." Cammy sirvió la carne en platos y comieron todos. Hubo suficiente para repetir todos. El héroe terminó su último plato pasando un trozo de pan para mojar con la salsa que había quedado.

De postre había bavarois con coulis de fresa. Un postre muy fresco y que entraba de maravilla. La Gata Negra se lo comió de gusto aunque con cada cucharada pensaba en la cantidad de grasa que estaba ingeriendo. El héroe lo vio y para animarla dijo, "Si estarás igual de buena, aunque se te pongan unos kilitos de más...". Ella no supo que contestar, pero al final acabó por tomárselo como un cumplido. Al acabar la cena el botones volvió y se llevó la bandeja, al poco rato volvió con unas copas para chupitos y licores variados.

La Gata Negra tomó licor de melocotón, el héroe se decidió por Bailey's con hielo. Cammy estaba dubitativa, pero al final se decidió por whiskey Chivas Regal con hielo. Brindaron, por el éxito de la misión. No llegaron a emborracharse, pero todos estaban de acuerdo en que ya era momento para ir a dormir. La Gata Negra tenía la habitación en la pared opuesta y el héroe la tenía a la derecha.

Ella entró en su habitación y se tumbó en la cama. Notó una presencia, pero al contrario que en Puerto Espresso, esta estaba llena de instintos asesinos, aunque no era maligna. Era raro, tal vez era alguna bestia, pero culpó de ello al licor de melocotón, y la idea del héroe de jugar al Sant Hilari.

El héroe no notó nada, y tumbado en cama vio como un papel se coló por debajo de su puerta.

*frss*

Esperó un tiempo prudencial y lo recogió. Era una nota que decía lo siguiente: Te espero en mi habitación. Cammy. Hoy mojaba, fijo. Abrió la puerta de su habitación con sigilo. Vio que cammy lo saludaba desde el otro lado de la mampara del baño de su suite y salió de su habitación. Aunque él no lo sabía, la Gata Negra estaba durmiendo, ajena a su movida nocturna.

Cammy abrió la puerta de su habitación en silencio. Y la cerró cuando el héroe hubo entrado. No se había fijado, pero Cammy vestía un albornoz. Se acercó y le susurró al oído "Un baño nocturno tras una mampara translúcida... ¿No es excitante?" y se dirigió al cuarto de baño donde se dejó caer el albornoz y se metió en la bañera. El héroe se desvistió, vista la situación. Luego se metió en la bañera, junto a Cammy.

"Tienes unos ojos muy bonitos, marrón oscuro." Le dijo Cammy. "A mí me gusta el tono azul de los tuyos," le respondió el héroe. De fondo sonaba, aunque a muy bajo volumen, London Drizzle OC Remix, muy relajante. Luego pasaron cosas que tal vez cuente otro día, y de pronto estaban Cammy y el héroe en la cama de matrimonio, durmiendo.

World of Trollcraft - Chapter 19 - Cover

Era plena noche y una misteriosa sombra se asomó a la ventana de la Gata Negra. Los mismos instintos asesinos de antes, no habían sido imaginaciones suyas. La sombra saltó al tejado del hotel y con una garra perforó la ventana de una habitación. Ya estaba dentro del hotel. La Gata Negra ya estaba vestida, lista para el combate, aunque ligeramente bajo los efectos del alcohol. Abrió sigilosamente la puerta y vio la sombra, que se dirigía a la habitación de Cammy. Con su garra se abrió paso a través de la mampara, prácticamente sin hacer ruido, únicamente un ligero y agudo sonido. Entró. La Gata Negra lo siguió.

La sombra se quedó delante de la cama de matrimonio. Parecía sorprendida. La Gata Negra observaba desde la lejanía. La sombra atacó, pero una masa blanca paró su ataque. La Gata entró en escena. La sombra era un tipo esbelto, casi musculado, con una máscara blanca o grisácea, y el cabello rubio, tal vez castaño, y muy largo y trenzado. En su mano derecha tenía acoplada una garra. Tenía un tatuaje de un dragón. Un cinto rojizo colgaba de su cintura. El héroe tenía la seta simbionte activada. El desconocido atacó con su garra para hacerse un hueco. Saltó hacia atrás y quedó momentáneamente colgado de la pared. Se dio impulso y atacó a Cammy que seguía dormida. El héroe y la Gata Negra los desviaron de su objetivo. Al verse acorralado, escapó. Era muy ágil.

Volvió por donde había entrado y al saltar por la ventana gritó "¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaah!" muy agudo. Escapó. El intento de asesinato había sido abortado... por el momento.

¿Te parece bien lo de incluir pistas musicales acordes con ciertas situaciones?¿Has escuchado alguna de las que he puesto?