Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Månatlig Sumario Finale - Abril'13

martes, 30 de abril de 2013 0 quejas

Månatlig Sumario Finale

Historial 2.0

- TDDetectives - IV - Cuarta entrega de la sección que recopila cosas curiosas que busca la gente antes de visitar este blog.

- World of Trollcraft: [Capítulo vigésimoprimero: Trolleando en Cala del Sole (Troll in' Noki Bay)] - Un misterioso luchador se presenta a nuestros protagonistas en la Cala del Sole. Fervoroso y acalorado enfrentamiento.

- He caído en las redes... - Ya tengo perfil en DeviantArt. Entra, curiosea... Lo mismo que aquí, pero con más dibujos.

- Pocket Tales of the Braves - Capítulo 21 - Ryuuna de visita por las Ruinas Alfa, aunque no de la manera que podríamos esperar.

- La contra-crónica del Saló del Còmic - Este año no he ido al Saló del Còmic. Para todo lo demás...

- Periscopio - [Cuando El Blog Dejó De Ser Una Diversión...] - Mi punto de vista de una interesante reflexión de binilla, y que merecía algo más que cuatro líneas.

- Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - XI - Título autoexplicativo: Gran torneo de lucha de Lovely Street

- Aviso: Este mes no habrá Extras. - Como habéis podido comprobar este mes no ha habido extras. Podéis escoger los extras del mes que viene dejando un comentario en la entrada.

- -


Variedades

- Jeparla le dedica una magnífica entrada a uno de los personajes más desaprovechados del mundo del manganime, Yamcha.

- En el blog de scaramanga podéis leer hasta el Cronicas del CEFPIFST. Misión 1: contra el Dr. Nie; Acto 18


Si téneis cualquier duda, sugerencia o similar, ya sabéis, dejad un comentario o enviad un mail a:

tdd1blog@gmail.com

Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - XII

lunes, 29 de abril de 2013 1 quejas

Capítulo Duodécimo: Cunius

Mapa de Yutolandia

Región de Grass, Roahl

Era una nueva mañana en Roahl. El sol brillaba pero la sensación de frío era evidente.

"Pongámonos en camino o llegaremos a Grass hechos unos cubitos de hielo," dijo Gides. Ermine no tenía tanto frío debido a su pelaje de Viera. El camino real a Grass estaba vigilado por voluntarios que patrullaban la zona, debía tratarse de otro grupo armado diferente al Ejército de Yutolandia que Gides no reconocía. Gracias a ellos no habían necesitado montar guardia.

"Bien, hoy estamos todos frescos y quedan un par de días para llegar a Grass, pueden pasar muchas cosas, estad atentos," indicó Gides.

"Como qué, ¿que nos ataque un grupo de Magos Negros?" insinuó Ilwulf.

"Por ejemplo, aunque sería inoportuno y, en mi opinión, un grupo desequilibrado," notó Gides.

"Ja, ja, ja..." rió Ermine.

Y tras el diálogo para besugos recogieron el pequeño campamento que habían montado. Uno de los vigilantes les había dado una pieza de jamón ahumado y salado y cortaron un poco para desayunar algo, no podían ir por el mundo con el estómago vacío.

*OM NOM NOM*

Habían preguntado a varios vigilantes si habían visto una Maga Roja con un Estoque Madu, pero la resupuesta siempre había sido negativa. Empezaron a pensar que tal vez Einnie no se encontraba en Grass. En eso que llegaron al límite entre la región de Bisga y la región de Grass.

"Bienvenidos a Grass." Era un tipo en una vestimenta rara, parecía un mago pero sin serlo. "Me llamo Cunius, ¿hacia dónde os dirigís, nobles viajeros?" les preguntó.

"Dejadme adivinar," dijo el tipo antes de que nadie pudiese contestar. "Os dirigís a la ciudad de Grass."

"¿Cómo lo has adivinado?" preguntó curiosa Ermine. Cunius se puso la mano en la frente con el dedo pulgar y el índice.

"Déjame adivinar, bella dama, nunca habéis oído hablar de Cunius el adivino," dijo Cunius.

"Es impresionante, me he quedado patidifusa," admitió Ermine.

"Permitidme, entonces, acompañaros hasta vuestro destino, si os parece bien," les decía Cunius en una voz muy persuasiva, melosa y aterciopelada.

Al principio Ilwulf dudó, pero eran tres contra uno en caso de que el recién llegado intentara algo raro. Pronto abandonaron el camino real de Grass para entrar en el Camino Vigg Sur. Era una senda serpenteante en cuyos lados había zonas impracticables, con árboles aquí y allá. En avanzar por el camino vieron que había zonas en que el camino se bifurcaba para volver a juntarse.

Las zonas de hierba se juntaban con zonas de piedra en un curioso mosaico. Un Nu Mou estaba sentado en el camino, en una zona de hierba. Se acercaron para ver si le ocurría algo.

"¿Te ocurre algo, Nu Mou?" preguntó Cunius. Antes de que el Nu Mou pudiese responder, Cunius habló de nuevo.

"No digas nada, te dirigías a Grass, y te has perdido," dijo Cunius en un modo francamente teatral, tal y como había hecho con ellos.

"Sí, es tal y cómo dices..." dijo el Nu Mou.

"... y no me digas, tampoco conoces a Cunius el adivino," dijo Cunius.

"¿Y ese quién es?" dijo el Nu Mou. Cunius ignoró lo que consideraba una falta de respeto hacia su persona.

"¿Cuál es tu nombre, noble Nu Mou?" preguntó Cunius.

"Mi madre siempre me dijo que no hablara con desconocidos, pero con vosotros haré una excepción. Soy Horo Horb, y soy un humilde aprendiz de Mago Negro," dijo Horo Horb.

El grupo, con el nuevo incorporado, retomó el camino. El día había pasado de ser un hechizo Hielo a ser un hechizo Piro.

"Cuando me he despertado esta mañana me tiritaban los dientes, y ninguna manta me parecía lo suficiente gruesa," dijo Gides.

Un viajero se encontraba a un lado del camino. El grupo se acercó a él.

"¿Quién sois vos, viajero?" dijo Cunius, con su habitual tono teatral y su labia. Ilwulf pensó que no podía haber alguien tan pesado como él.

"Yo sólo soy Kevy Eall, un Mago Negro como cualquier otro," dijo Kevy.

"No digáis nada, ¿os dirigíais a Grass, no es cierto?" preguntó Cunius.

"En realidad, no. Quería ir a Bisga..." de repente Cunius lo interrumpió.

"¿Véis como la adivinación no es una ciencia exacta?" dijo el tipo. Y seguía hablando, "Os recomiendo, noble viajero, que nos sigáis y una vez en Grass publiquéis una misión de escorta."

"Yo creo que sería mejor que siguieras el camino, lleva directamente a Bisga," dijo Ilwulf.

"No le hagáis caso, hay forajidos muy peligrosos por la zona, mejor ir en grupo, y cuanto más nombroso mejor," dijo Cunius.

"Me habéis convencido, iré con vosotros," dijo Kevy Eall.

Kevy Eall hablaba animadamente con Horo Horb, Cunius no callaba. Ilwulf empezó a notar algo raro, no así Ermine ni Gides, y tampoco quería parecer paranoico. El colmo llegó cuando un Moguri Mago Negro que se identificó como Mogman les dijo que su clan había sido atacado por unos forajidos, kupó.

Ilwulf les dijo, "¡Avanzaos, que se me ha caído una cosa! ¡Enseguida vengo!" El resto del grupo seguían al tal Mogman. Cuando quedaron fuera de vista los siguió de lejos.

Cunius, Horo Horb, Kevy Eall y Mogman. Estaban rodeando a Ermine y Gides, apuntándolos con sus varas.

"¡Soy Cunius y soy un Ilusionista!" gritó Cunius a los cuatro vientos, también tenía una vara, pero era más vistosa que las otras.

Ilwulf se quedó mirando el escenario, pesimista por otra parte. Los Magos Negros empezaron a lanzar hechizos, unos daban y otros no. Vio un brillo blanco, la gema pactal se había activado. Por lo menos tenía la seguridad que no recibirían ninguna herida mortal.

*toc, toc*

Ilwulf notó unos golpecitos en su espalda.

"¿Quién es?" preguntó.

"Mi nombre no te importa, te estoy apuntando y puedo electrocutarte, congelarte o quemarte en cualquier momento, muévete lentamente y no intentes nada raro," dijo el desconocido. Ilwulf, por el momento, acató la orden.

"¡Jefe! ¡Aquí hay otro!" dijo gritando.

"¡Perfecto, Zeth Sande!" dijo Cunius. "Uno que se había pasado de listo, ¿ibas a por refuerzos?"

'Y ahora qué digo, no tenemos refuerzos, diga lo que diga sólo puede ir a peor,' pensó Ilwulf. Ante esto prefirió estar callado.

"Con que, que nos ataque un grupo de Magos Negros..." dijo Gides esquivando hechizos. "Vaya gafe."

Ahora eran Cunius, Zeth Sande, Horo Horb, Kevy Eall y Mogman los que rodeaban a Gides, Ilwulf y Ermine. "¡A por Cunius!" gritó Gides. Él mismo corrió desesperadamente hacia Cunius, a la espera que Ilwulf y Ermine hicieran lo mismo. Tal vez si podían tumbarlo podrían tratar de hablar con el resto de componentes del grupo. Ilwulf se adelantó a Gides, pues corría mucho más deprisa.

*CLINK* *CLANK*

*FUUUOSssh*

La Vara Estrellada de Cunius salió volando. Ilwulf tomó a Cunius de rehén, y aunque a Gides no le pareciera lo correcto, los tres se escudaron tras el Ilusionista. Los Magos Negros estaban preparados para lanzar hechizos pero Cunius gritó.

"¡NOO! ¡Ni se os ocurra...rghh" dijo mientras Ilwulf le apretaba el cuello.

Zeth Sande se preparó para lanzar un hechizo, y así como él lo hizo, los demás lo imitaron.

"Pero, ...argghh... ¿¡Qué hacéis desgraciados!?" les espetó Cunius.

"Muerto no nos servías, pero visto lo visto, vivo parece que tampoco..." le dijo Ilwulf.

Piro, Electro, Hielo... Todos los hechizos impactaron contra Cunius, pues Ilwulf lo usó como escudo. Y de nuevo se prepararon los Magos Negros para atacar, y de repente...

*FLUSSssssSSSss*

Una ráfaga azul debilitó los magos, que intentaron lanzar hechizos sin éxito.

"¿Qué ha pasado?" se preguntaron todos.

Una figura femenina emergió de entre la niebla azul.

"¿Chalsye?" dijo Ermine.

"¿Ermine?" dijo la tal Chalsye. "¿Eres tu?"

Chalsye era una Esgrimidora, como Ermine.

"Ella es Chalsye y formaba parte de mi clan. No había oído nada de ella desde que Einnie nos separó. Me alegro," les explicó Ermine. "Ellos son un clan que he contratado para acabar con Einnie," le explicó Ermine a Chalsye.

"¿Un clan de dos?" se extrañó Chalsye.

"Fueron los únicos que respondieron a la llamada," dijo Ermine con cara de -¿no te doy pena?-.

"En mi retiro espiritual desde que abandoné el clan he aprendido cosas, y he tomado la resolución de vengarme por lo que me hizo Einnie. No me queda más remedio que seguiros, hasta el fin del mundo si hace falta."

"Eh, atentos, que parece que recuperan las fuerzas," les advirtió Gides. "Ya hablaremos después del combate."

El primero en levantarse fue Kevy Eall. Y como si fueran zombis alzándose, todo el clan de Cunius se fue levantando... ¡incluso el mismo Cunius!

"¿Pensábais que os habíais librado de mí?" dijo el Ilusionista. "Ja ja ja, qué inocentes. Tengo mucha resitencia mágica, no en vano sufría más por mi integridad con un cuchillo en mi gaznate."

"¡Pesado!" gritó Ilwulf.

"Has despertado la ira de Cunius el Ilusionista, ¡mequetrefe!" recitó Cunius. "Las lágrimas del cielo caerán sobre vosotros," dijo mientras levantaba los brazos.

El cielo oscureció y decenas de puntos se iluminaron, podría tratarse de una ilusión. Seguidamente, empezaron a caer trozos de piedra, como si fueran meteoritos. Gides comprobó en sus propias carnes que las piedras no eran ilusiones. Ilwulf y Chalsye las esquivaban con cierta habilidad. Ermine esquivaba algunas mientras recibía los golpes de otras.

Y de pronto se hizo la luz, y el cielo volvió a su estado original.

*arf, arf*

Era obvio que esos hechizos consumían una cantidad desorbitada de puntos de magia, Cunius parecía fatigado. Entonces Mogman, Horo Horb, Kevy Eall y Zeth Sande lanzaron hechizos a discreción, para evitar que alguno de sus oponentes se acercara a Cunius el Ilusionista.

Chalsye lanzó una figura en forma de ave, como si se tratara de una flecha. No era magia. Cunius fue derribado.

"Id a por los otros, yo me encargo del Ilusionista," dijo Chalsye.

Los demás no se lo pensaron dos veces. Ermine fue a por el Nu Mou, Horo Horb, Ilwulf y Gides atacaron los dos humes, Kevy Eall y Zeth Sande. Los hechizos de Mogman no eran tan poderosos, pues los Moguri no destacaban por sus habilidades mágicas precisamente.

Chalsye usaba la técnica de esgrima Ráfaga Azul para mantener al Ilusionista debilitado. Sin puntos de magia no podría hacer gran cosa. Ilwulf arrebató la vara a su oponente, que se vio indefenso y en un abrir y cerrar de ojos estaba inconsciente. Gides tuvo bajo su yugo a su oponente también con notoria celeridad.

Horo Horb, el Nu Mou, era el Mago Negro más poderoso de los cuatro del grupo, pero era muy lento, todo lo contrario de la ágil Ermine. Mogman abandonó la escena en cuanto vio que no tenía posibilidades.

Finalmente, Chalsye con una serie de estocadas dejó fuera de combate a Cunius.

"Ya los encontrará alguien," dijo Ilwulf.

"Entonces, prosigamos," dijo Chalsye.

Gides no veía bien el hecho de dejarlos abandonados a su suerte, pero tampoco veía mal que tomaran un poco de su propia medicina, y los dejó allí tal y como habían quedado después del combate. Ilwulf tomó la Vara Estrellada y tres varas.

"¿Para que lo quieres?" preguntó Ermine.

"Para vender, intercambiar, o incluso para aprender nuevas técnicas, nunca está de más llevar algo de valor encima... siempre que lo puedas proteger." Dijo en tajantes declaraciones.

Chalsye, Ermine, Gides e Ilwulf retomaron el Camino Vigg Sur, esperando llegar al final del día al límite entre esa senda y la Llanura Baybold.

Aviso: Este mes no habrá Extras.

martes, 23 de abril de 2013 1 quejas

Con todo el barullo de DeviantArt, y otras cosas, no creo que tenga tiempo de hacer Extras, así que ya lo dejo para el mes que viene, de esta manera no tengo que comerme la cabeza. Para que veáis que no os guardo ningún tipo de rencor, os dejaré elegir de qué fan-fiction queréis extras.

Y para compensarlo os dejo con uno de los dibujos que he colgado en DA que parece tenir éxito:
Kinzie playing strip-poker

¡Feliz Sant Jordi!
Sant Jordi

Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - XI

lunes, 22 de abril de 2013 2 quejas

Capítulo Undécimo: Gran torneo de lucha de Lovely Street

La primera ronda había dejado a la mitad de participantes fuera, y éstos se habían acoplado entre los espectadores para pasar a ser unos espectadores más. Entonces se dio paso a la siguiente ronda del torneo.

El primer combate enfrentaba a Monty contra una chica, Yavina. Era shandiana. Llevaba tatuajes tribales, y a pesar de tener alas típicas de habitantes del cielo su cabello no mostraba las típicas antenas. Vestido de harapos y unos curiosos zapatos, que llamaron la atención de Monty. Iba armada con un palo.

"Hubiese llevado un bazoka pero las reglas no lo permiten," admitió Yavina.

"¿Qué es un bazoka?" preguntó Monty extrañado.

"¿De qué mundo vienes?¿Me estás vacilando?" preguntó ella, todavía más extrañada que Monty.

"¡El combate va a empezar!" gritó el encargado de la dialfonía.

"¡Salúdense!" dijo el árbitro.

"Ombligo," dijo Yavina. "Ombligo," respondió Monty. Estaban los dos en el centro del ring, el árbitro a su lado dando indicaciones.

"¡Empezad!"

Yavina se movía muy rápida. Monty la esquivó un par de veces.

'Se mueve demasiado rápido y apenas parece cansada, ¿por qué?' se preguntó Monty.

Yavina pensaba, 'me ha esquivado con bastante facilidad, aunque no podrá aguantar el ritmo. Esto ya lo tengo ganado.'

*ZUU-*

Yavina volvió a la carga. Parecía deslizarse por el suelo, Monty se quedó quieto y paró el golpe con su dial. Era un golpe potente, tanto que a pesar de que la mayor parte había sido absorbida por el dial su mano vibraba. Yavina atacó de nuevo, esta vez con el palo por delante. Monty se dejó caer hacia atrás para esquivar el golpe y acabó haciendo el puente.

'¿Cómo se mueve tan deprisa?' pensó Monty. 'Tal vez tenga que ver con los zapatos raros que lleva.'

*ZUU-*

Esta vez Yavina dio de lleno en el brazo de Monty, el que tenía malherido del combate anterior.

"¡AAAAAaah!" gritó Monty. El dolor era fuerte después del impacto, pero se le fue calmando. Esta vez Yavina dio un salto tas coger carrerilla, dando varias vueltas en el aire antes de dar el golpe final, Monty hizo un esfuerzo para moverse unos centímetros que evitarían el palo, que acabó golpeando el suelo.

'Estoy demasiado desconcentrado,' pensó Monty. No conseguía dar pie con bola, respiró fuerte, tomó aire, Yavina se acercaba peligrosamente. Monty se quedó quieto, como una estátua. Increíblemente la chica falló, Monty inconscientemente lo supo y clavó el dial de impacto en pleno estómago de Yavina. El golpe fue fuerte y ella salió despedida dando múltiples vueltas. Por desgracia no pudo controlar los patines y acabó cayendo fuera de la pista.

"Ganador, ¡Monty!" gritó la dialfonía.

Las gradas estallaron en un jolgorio demesurado, habían venido a ver combates increíbles y era lo que habían presenciado, no iban con ninguno de los dos bandos, y de ahí el extremo griterío. El público se lo había pasado en grande.

"Buen combate," dijo Yavina. Monty respondió, "tú tampoco lo has hecho mal. ¿Cómo te movías tan rápido?"

"¿En serio no lo sabes? ¿De dónde vienes?" preguntó Yavina muy extrañada

El árbitro les conminó a abandonar el escenario para que los siguientes combatiente pudieran luchar. Aún así siguieron con su conversación.

"Vengo del mar azul," le comentó Monty.

"¿Del mar azul? Así no me extraña que desconozcas cosas que a nosotros nos parecen más que obvias," dijo Yavina.

Se separaron al llegar a la caseta de los luchadores. Ella se fue a las gradas y él entró. Lo único que quería hacer era descansar para estar fresco de cara a su próximo combate. Iba escuchando más o menos lo que ocurría, y el público gritaba y chillaba.

Finalmente quedaban cuatro luchadores, dos de los cuales habían hablado con Monty durante el torneo, uno de ellos era el luchador enmascarado, Morth, y otro fue su próximo oponente, Tamond, que tenía algo en su mirada que extrañaba a Monty. El primer combate fue entre el luchador desconocido y misterioso y Morth, Monty pensó que ya que en la final se enfrentaría a uno de ellos, no estaría de más echarle un vistazo al combate. Seguro que ellos lo habían hecho con él para hacerse una idea de sus movimientos.

Morth pidió al árbitro si podían colocar una lona en el suelo y cuerdas en los costados. Varios Boinas Blancas trabajaron rápidamente para no retrasar el enfrentamiento, seguramente ya lo habían hecho en sus anteriores combates.

El árbitro señaló el comienzo, y dieron inicio a las hostilidades. Morth y su oponente se movían al más puro estilo de lucha libre, intentando cogerse y zafándose el uno del otro. Ninguno de los dos era excesivamente corpulento, aunque Morth tenía bastante músculo. Su oponente tampoco parecía excesivamente fuerte, pero consiguió enviar a Morth contra las cuerdas con un látigo irlandés. Morth rebotó y golpeó con el hombro a su oponente, que cayó al suelo.

Morth lo levantó y se lo puso a modo de saco, sujentado su cabeza y sus piernas.

Moviendo muy rápido sus pies, su oponente se zafó y lo envió de nuevo contra las cuerdas, pero Morth se quedó sujeto en ellas. Vio como su oponente se acercaba y saltó agarrado a la tercera cuerda, se dio impulso y lanzó a su rival por los aires dando éste una voltereta.

Ambos se levantaron y rápidamente Morth vio como volaba por los aires y su espalda impactaba contra el suelo con un backbreaker. Desde el suelo mismo Morth tomó con las piernas a su oponente desprevenido y le realizó una presa. A pesar de quedarse casi sin aire, su oponente se liberó. De nuevo, estaban ambos rodeándose e intentando cogerse las manos. Morth se vio superado y de nuevo fue lanzado contra las cuerdas, pero esta vez se impulsó con la segunda cuerda y golpeó a su oponente con un lion sommersault, rápidamente se levantó y lanzó todo su peso contra el rival con un backflip.

Aprovechando la confusión, Morth golpeó en la cabeza a su oponente varias veces... una, dos, tres, cuatro... y se apartó. Su rival parecía desorientado. Y lo peor, le dio la espalda para saludar al público, que gritó para dar ánimos. Notó como era empujado hacia el poste en el que se sujetaban las cuerdas...

*PAF*

El hombro de Morth había frenado el golpe, podía haber sido peor, pero no era la mejor de las situaciones. Su oponente estaba en la otra punta del cuadrilátero, a punto para tomar carrerilla, sin embargo Morth lo había visto y se usó de las cuerdas para dar una voltereta y esquivarlo.

*PAF*

Golpe contra el poste.

Morth lo lanzó contra las cuerdas y su oponente rebotó en ellas, mientras él se subió al poste y ejecutó un power jaguar lariat, del que aterrizó con una magnífica voltereta. El público estaba ecstático. Morth pidió la cuenta de diez y el árbitro realizó la cuenta, finalmente lo admitió, "¡Ganador, Morth!" y el público continuó la fiesta.

Morth se dirigió a donde estaba Monty, lo miró y entro en la caseta. El siguiente combate enfentaba a Monty contra Tamond, y ambos luchadores procedieron a sus puestos.

Tamond era bastante grandote, aunque sus piernas eran inverosímilmente delgadas. Tenía poco cuello y unos brazos anchos. Por su su aspecto parecía ser pura fuerza bruta.

"¡Empezad!" gritó el árbitro.

En el centro del cuadrilátero, al que ya habían quitado la lona y las cuerdas, Tamond no se movía y Monty dudaba si hacerlo. Finalmente Monty se lanzó a lo bravo, y golpeó a Tamond con todas sus fuerzas...

*ZZIIIUUU-*

Salió volando, como si lo hubiera atravesado. 'Juraría que le he dado de lleno,' pensó Monty, que cayó al suelo extrañado. De nuevo se lanzó al ataque...

*ZZIIUU-*

Esta vez estuvo más atento y vio que en vez de atravesarlo, como había pensado al principio, pasó resbalando. Sin embargo no veía ninguna lata o barril de aceite en las proximidades. 'Curioso,' pensó.

"Ja, ja, ja. ¿No me puedes golpear?" dijo Tamond.

"Resbalas," fue todo cuanto dijo Monty.

"En todo caso me resbalas tú a mí. Ja ja ja," Tamond estaba intentando provocar a Monty, pero en ese momento Monty no le prestaba atención, estaba pensando la manera de llevarlo fuera de la pista.

"Entonces, lo haremos todo más interesante..." dijo Tamond. Los pies de Monty empezaron a resbalar. Tamond ni se inmutaba.

"Aa, aahh.. ¡ah!" los pies de Monty no se mantenían en su sitio, la zona de combate estaba cubierta por algo resbaladizo, tanto que incluso el árbitro tenía problemas para mantenerse en pie, y ese algo no parecía afectar a Tamond.

"¿Es magia?" dijo Monty manteniendo el equilibrio como buenamente podía.

"Para nada, es mi fruta diabólica, Resbala Resbala," dijo Tamond. Se deslizó por el cuadrilátero hasta llegar a Monty y le dio un empujón. El chico no podía controlar su frenada, por suerte el árbirtro detuvo su movimiento, aunque la energía cinética se trasladó, llevando al árbitro fuera de la pista.

No era aceite lo que resbalaba, puesto que su mano no estaba impregnada, era una sustancia de características similares pero que tan sólo parecía encontrarse en la superfície en la que Tamond mantenía contacto, por ejemplo su propia piel o el cuadrilátero. Tamond esperaba a Monty en uno de los lados del cuadrado que delimitaba el campo, esperando que Monty atacara para mandarlo fuera del ring y fuera descalificado. No tenía que caer en su trampa, era primordial.

Monty había oído algo de las frutas diabólicas, había algo que las neutralizaba... era algo del mar, sí, agua de mar o piedras que contenían todo su poder, piedras de kairoseki. Pero no tenía ni una cosa ni la otra.

'¡Un momento! El sudor es agua salada, ¿tendrá el mismo efecto?' pensó Monty, tal vez había encontrado una solución. Empezó a correr en estático, cosa fácil teniendo en cuenta que tenía que estar en constante movimiento para no caer al suelo. Tamond lo miró extrañado, pero no hizo caso.

Pronto gotas de sudor se desprendieron de la frente de Monty. Fruto de su imaginación o no, allí donde caían gotas parecía que resbalaba menos. Con la cantidad de sudor que podría conseguir antes de fatigarse tan sólo disponía de una única oportunidad, todo o nada, para enviar a Tamond fuera del ring. Era un momento crítico.

Monty acumuló todo el sudor que pudo en una mano, dio un salto hacia adelante y se deslizó rápidamente contra Tamond, que estaba convencido de sus posibilidades.

*zzZZZUUUIIiiuuUU-*

UNA ÚNICA OPORTUNIDAD.

Ni una más ni una menos, no podía fallar o quedaría descalificado. Estaba llegando donde Tamond y no podia controlar ni la velocidad ni la dirección. Se puso en posición de ataque como pudo, preparado para darle un puñetazo a Tamond, que estaba convencido que el puño pasaría de largo.

*ZAP*

Parecía que ocurría todo a cámara lenta. Monty fue frenando y Tamond salió disparado fuera del ring. Llegado a la punta, Monty no tuvo más remedio que saltar, deseando llegar al suelo después de que lo hiciera su oponente. ¿Quién caería antes?

Periscopio - [Cuando El Blog Dejó De Ser Una Diversión...]

viernes, 19 de abril de 2013 2 quejas

Entrada original - Cuando El Blog Dejó De Ser Una Diversión...

Cuántas veces me he preguntado qué hago yo aquí.

Entré en el mundo del blogueo tal vez porque era la moda de entonces. De hecho, apenas lo había planeado, así que al principio no sabía mucho cómo proceder, ni qué escribir exactamente, ni qué secciones hacer. Era como un blog personal pero sin ser íntimo ni personal. Una cosa rara. Y sin embargo quería que fuera diferente de los otros blogs, aunque con el miedo de la inexperiencia. En ese entonces tenía una redacción pésima, y un dibujo horrendo. Qué tiempos aquellos.

El blog iba dando tumbos, si se observa el archivo histórico se pueden encontrar mil y un cadáveres de secciones. Nunca he sido muy constante, y creo que sigo sin serlo, y misteriosamente el blog seguía en pie. Le había cogido demasiado aprecio como para dejarlo tirado. Siempre he buscado el equilibrio de compromiso, ni dejarlo tirado ni publicar una entrada cada día. Sé que comprometerse demasiado con algo acaba por quemar.

Hasta que me animé a escribir fan-fictions que corrían por mi cabeza. Creo que fue el giro definitivo. Es material que hace mi blog único, y sin embargo son series que pueden llegar a un público amplio. Y aunque sigo teniendo mis altibajos, no me molestaría que la gente dejara algo más de feedback, pero como comenta binilla, tal vez sea el hastío o la falta de tiempo, que la gente apenas dice nada. Sabes que alguien te lee, pero nadie da señales de vida. Incluso yo, aunque visite muchos blogs, a veces me da pereza comentar, y si todos en la comunidad nos volvemos huraños, mal vamos.

La contra-crónica del Saló del Còmic

jueves, 18 de abril de 2013 2 quejas

Este año no he ido al Saló del Còmic.

De hecho, hasta prácticamente la misma semana no supe de su existencia, pero las ganas de ir no aumentaron. Hubiese ido el sábado, pero por la tarde tenía esplai y no podía faltar, y el domingo por la tarde me daba extrema pereza, por la mañana daban básket y F-1. Tampoco nadie me dijo de ir, porque ir acompañado da menos pereza y es más entretenido.

Por tanto no he visto las exposiciones, ni he visitado los stands, ni he comprado nada. Visto por el lado positivo, lo que me he ahorrado. Ahora toca esperar al Saló del Manga, al que sí que asistiré.

Podéis echarle un vistazo a las crónicas y compras de otros blogueros:

- Eri-san y sus mangas
- Una Pareja Otaku
- Planeta Sigarra
- Una Pareja Friki
- La Nave de los Frikinautes

Pocket Tales of the Braves - Capítulo 21

lunes, 15 de abril de 2013 1 quejas

Capítulo 21: No puedes pasar

Continente de Johto
Ciudad Malva


"¡Sí, he conseguido la medalla Céfiro!" decía Ryuuna a través de la videoconferencia del Centro Pokémon de Ciudad Malva. Estaba hablando con su madre de la victoria contra Pegaso...

"Es la tercera vez que me lo cuentas, hija," dijo su madre, que sonreía con esa típica sonrisa de madre que por un lado mostraba afecto pero por el otro se lamentaba de lo pesada que llegaba a ser su hija.

"Y él es Gastly," dijo Ryuuna enseñando a su recién adquirido Pokémon. "Es un Pokémon de tipo Fantasma pero no me da miedo," y el Gastly le dio un lametón.

"Ja ja ja," se rio la madre de Ryuuna.

"Je je je," se rio Ryuuna.

La enfermera Joy de Ciudad Malva se acercó a Ryuuna.

"Tus Pokémon están en plena forma, y ¡felicidades por tu victoria contra Pegaso!" le dijo.

"Es la tercera vez que me felicitas, enfermera Joy," se lamentó Ryuuna.

"Tal vez sea porque es la tercera vez que lo explicas," dijo la madre de Ryuuna, y ella y la enfermera Joy se rieron juntas. Ryuuna se enfurruñó.

*Hmph*

Después de despedirse de su madre a través de la pantalla se despidió de la enfermera Joy. Y de Blissey.

"¡Blissey!" dijo Blissey.

"Adiós, saluda a mis familiares repartidas por los Centros Pokémon de mi parte," dijo la enfermera Joy tras hacerle entrega de sus pokéballs.

Ryuuna salió del Centro Pokémon, y paseó por Ciudad Malva. La gente iba y venía, ajetreo constante en una ciudad. Una mujer comentaba con otra algo del camino a Ciudad Trigal por el Parque Nacional.

"Ese Pokémon árbol ha vuelto a bloquear el camino, no podemos ir a Ciudad Iris. Las Rutas 36 y 37 están bloqueadas."

Ryuuna salió por la salida norte de Ciudad Malva, había gente que regresaba a la ciudad, otros tomaban la ruta de Ruinas Alfa. Ryuuna prefería saber por qué no podía ir al Parque Nacional, y pronto descubrió el motivo.

Delante de ella había unos árboles muy extraños que bloqueaban el paso de todo cuanto se acercara, como si tuvieran vida propia. Tal y como había dicho una de esas mujeres debía tratarse de un Pokémon, aunque no lo pareciera. No tenían raíces y su tacto no era de madera, era algo más duro.

"¡Eh, chica!" un hombre de mediana edad se acercó a ella. Llevaba gafas y tenía aspecto de saber cosas.

"Eh, ¿es a mí?" contestó Ryuuna, que se extrañó de que alguien se dirigiera a ella.

"Sí, perdona la intromisión, ¿cómo te llamas?"

Ryuuna no sabía si contestar, su madre siempre le había dicho que no hablara con desconocidos. El hombre debió suponer algo parecido, porque intentó aclararse.

"Soy profesor arqueólogo, y trabajo en Ruinas Alfa," dijo el profesor. "He salido a dar un garbeo y te he visto ensimismada mirando estos Pokémon."

"Así que son Pokémon, había oído algo por Ciudad Malva."

"Son Sudowoodo," le contó el profesor. "Aunque no lo parezca, son tipo Roca, pero su aspecto hace pensar a casi todo el mundo que se trata de árboles. No se debe juzgar siempre un libro por su portada."

"Ah..." Ryuuna estaba sorprendida de su hallazgo.

"Por ahora no podrás pasar por aquí, será mejor que vayas por Ruinas Alfa a Pueblo Azalea, tal vez cuando vuelvas los Sudowoodo se hayan retirado a lo más profundo del bosque."

Ryuuna no sabía por qué motivo pero caminaba junto al profesor, por un camino transitable aunque boscoso. Podía ver las Ruinas Alfa un poco más allá. No parecían las típicas ruinas y se lo hizo notar al profesor.

"Las ruinas son subterráneas, Ryuuna. Mi equipo se encarga de investigar el secreto de los Unown," le explicó el profesor.

Ryuuna sintió una aura mística, mucho más potente que la que había percibido frente a la Torre Bellsprout...

*THWOMP*

Estaba todo oscuro. De pronto vio una luz, que poco a poco, poco a poco se iba volviendo más luminosa. Una llamarada. Vio un pájaro como el de la taza del Centro Pokémon. Era la llamada de Ho-oh. El Ho-oh salió volando dejando tras de sí un rastro de fuego e irisado. Celebi la miraba y daba vueltas a su alrededor, curioso. Ryuuna miró hacia el cielo...

"Ryuuna, Ryuuna..." era la voz del profesor. "Parece que ya vuelve en sí."

"Menos mal," dijo una voz preocupada, era una mujer.

"Ryuuna, te has desmayado. Justo al entrar a Ruinas Alfa te has desplomado, me has dado un buen susto. Pero parece que ya te encuentras mejor," le dijo el profesor.

"Tiene el pulso un tanto acelerado," dijo la mujer. "Mejor que se quede un rato aquí a reposar."

"¿Donde estoy?" dijo Ryuuna.

"Estás en el laboratorio de investigación en las Ruinas Alfa, ibas hacia Pueblo Azalea," le respondió el profesor.

Empezaba a recordar lo que estaba haciendo antes de desmayarse y a recordar con claridad lo que había visto durante su periodo de inconsciencia. Había visto a Ho-oh, que huía más allá de las nubes, y Celebi. El guardián de los bosques capaz de viajar en el tiempo, travieso por naturaleza y tímido por igual.

"Me duele la cabeza..." dijo Ryuuna.

"Descansa, hija, descansa," le dijo el profesor. "Te presento a mi equipo, ella es la doctora, y él es un ayudante. Falta otra chica, que está en las ruinas y también es ayudante."

La doctora y el ayudante se presentaron. Ella se llamaba Emma y él Foster, el profesor era Dysnaitis, aunque le llamaban Dys. La chica que estaba en las ruinas se llamaba Grelda.

"Cuando te encuentres mejor puedes ir a visitar las ruinas," le dijo Emma. Era una mujer de aspecto fuerte, de mediana edad similar o poco más joven que Dys. Ancha de espaldas, de caderas y de pecho. Con el cabello oscuro pero con reflejos rubios. No iba demasiado maquillada, un poco de pintalabios y algo de sombra de ojos, pero le quedaba realmente bien.

"He oído que vas a ir a Pueblo Azalea," le dijo Foster. Era un chico de aproximadamente su edad, tal vez algo mayor. "Cuando te vayas, avísame, si vamos juntos el camino será más ameno." Era de cabello moreno y piel blanca. Su cara era anodina y tremendamente normal y poco reseñable.

"Claro, faltaría más. ¿Sabes combatir?¿Tienes Pokémon?" se interesó Ryuuna.

"Bueno, las estrategias no son lo mío, pero me defiendo con mi Sandshrew." Lo sacó de su pokéball.

"Saaands..." dijo el Sandshrew. Y lo devolvió a su pokéball.

"Perfecto, ya me encuentro mejor, iré a echar un vistazo a las ruinas." Ryuuna se incorporó y se levantó del sofá en el que el profesor Dys la había tumbado. Hacía sol, sobre un cielo anaranjado, la tarde se cernía en Ruinas Alfa. Lo cierto es que no parecían unas ruinas tal y como Ryuuna describía o visualizaba en su mente. Estaba lleno de pequeñas cuevas, aunque muchas de las entradas parecían inaccesibles desde el punto en el que se encontraba ella.

Había dos cuevas a las que podía acceder. Entró en una de ellas. Allí había una chica de su edad aproximadamente, con el cabello rubio muy claro, aunque el efecto de las antorchas daba como resultado un color un tant peculiar. Llevaba dos coletas y visto de cerca la cara llena de pecas. Tenía una mirada un tanto severa.

"¿Quién eres y qué haces aquí?" le preguntó la chica.

"¿Yo?" respondió Ryuuna señalándose a sí misma.

"No sé, no veo a nadie más, y de momento no estoy loca. Aunque con tanto puzle..." le dijo la chica nuevamente.

"Soy Ryuuna y vengo a visitar las ruinas," la chica no le dejó acabar de hablar.

"¿Y no has visto que había un cartel que decía que las ruinas de visita eran las otras?"

"Estaba buscando una tal Grelda," dijo Ryuuna.

"¿Me conoces?" preguntó Grelda extrañada, frunciendo el ceño.

"El profesor Dys me ha presentado a todo el equipo que trabaja en Ruinas Alfa," le explicó Ryuuna. "Me he desmayado al entrar en la zona y el profesor me ha tumbado en el sofá hasta que he despertado."

"Ah, entonces perdona mi insolencia, es que a mi edad no regalan nada, y menos siendo chica. Me ofendo fácilmente," le contó Grelda. "Me encantan las ruinas y los misterios y las leyendas," su expresión había cambiado por completo. Estuvieron charlando un rato.

"¿Así que eres entrenadora?" le preguntó Grelda.

"Sí, hace poco he conseguido mi primera medalla, la medalla Céfiro del Gimnasio Malva."

"Qué envidia..." confesó Grelda, "cuando era más pequeña me encantaba ver los torneos Pokémon por la tele. Pero mis padres insistían en que tenía que estudiar, y cuando descubrí mi pasión, me puse a estudiar sin descanso, incluso en la universidad salté varios cursos, entonces el profesor Dysnaitis me contó su proyecto para desvelar el secreto de los Unown. Pero, chica, es más difícil de lo que parece..."

"Qué envidia, estudiar nunca ha sido mi punto fuerte. La profesora siempre me echaba broncas por nadar despistada. Todo cambió cuando capturé a mi Dratini. Entonces pude iniciar mi aventura Pokémon, y me gustaría ser la mejor entrenadora Pokémon de Johto, Kanto, y después de Hoenn y Sinnoh. Y ganar Ligas Pokémon allá donde vaya."

*sigh*

Grelda le explicó lo que habían descubierto, y en la pared había unas extrañas baldosas con imágenes.

"No hay dos iguales, hemos probado un montón de combinaciones, pero no hay manera," Grelda le explicaba a Ryuuna cómo mover las baldosas.

"¿Y los jeroglíficos que hay por las paredes?"

"Narran eventos de la historia, pero no hemos encontrado ningún significado directo," se lamentó Grelda.

A Ryuuna le pareció ver una inscripción encriptada con un nombre que le resultaba familiar...

A-E-R-O...

...D-A-C-T...

...Y-L

'Aerodactyl', ¿de qué le sonaba ese nombre?

Inconscientemente empezó a mover las baldosas, la cosa iba tomando forma.

"¡Es un Aerodactyl!" exclamó Grelda, "ya verás, eso va así." Movió la última baldosa y de pronto...

*ñññÑÑÑEEEee*

Se abrió una cámara delante de ellas.

"Impresionante, magnífico," decía Grelda. Ryuuna no tenía siquiera palabras. Había un cofre con cosas, Grelda le entregó una piedra amarillenta.

"Te lo entrego como muestra de agradecimiento, es una piedra de revivir, recuperará a un Pokémon debilitado. Pero recuerda, un único uso."

'Un único uso,' pensó Ryuuna, '¿por qué las cosas más interesantes son de un único uso?'

Al lado del cofre de piedra había unas escaleras. Grelda las investigó.

"Está muy oscuro, encenderé mi linterna," y se sacó una linterna del bolsillo para iluminar el hueco de las escaleras. Y a pesar de todo seguía bajo la más absoluta de las oscuridades. "Tendré que bajar."

"Ve con cuidado," le dijo Ryuuna preocupada.

Grelda empezó a bajar las escaleras de mano, eran antiguas aunque parecían seguras, mínimamente. Ryuuna finalmente le dijo, "voy contigo," y también bajó por las escaleras. Grelda no se lo discutió, aunque hubiese preferido que se quedara arriba.

En un determinado momento las escaleras se terminaron, y ellas estaban en medio de la oscuridad.

"Voy a dejarme caer, no creo que se mucho más profundo," dijo Grelda.

"¿Estás segura?"

"No, pero... allá voy. ¡¡Aaaaaahh!!"

Ryuuna también se dejó caer.

*AAAAAHH*

Ninguna de las dos recordaba haberse golpeado contra nada.

"Estamos en las ruinas," dijo Grelda, reconociendo sus alrededores. "Es la zona visitable."

El profesor Dys apareció per ahí.

"¿Qué hacéis tumbadas ahí?¿Te has vuelto a desmayar, Ryuuna?" se mostró procupado el profesor.

"¡Hemos descubierto una cámara secreta!" exclamó Grelda, "corra profesor, que se lo enseñaremos."

Y Grelda y Ryuuna y el profesor se dirigieron al lugar donde habían hecho el descubrimiento.

"... Y hemos bajado por estas escaleras y hemos acabado allí abajo. Impresionante," confesaba Grelda emocionada.

"Creo que ya es hora de cenar. ¿Te quedas con nosotros Ryuuna?" le preguntó el profesor.

"Sí, sí, quédate, quédate" le decía Grelda.

"Vale, me quedo, pero partiré mañana después de desayunar. Se lo tengo que decir a Foster."


Mochila:
- Pokéball x4
- Baya Aranja x2
- Baya Atania x2
- Baya Zreza x2
- Baya Safre x2
- Revivir x1
- MT 31 - Bofetón Lodo
- MT 70 - Destello
- Saco de dormir

Equipo:
- Dratini (Mudar) MV: Atadura - Malicioso - Onda Trueno - Ciclón [Baya Aranja]
- Larvitar (Agallas) MV: Mordisco - Malicioso - Torm. Arena - Chirrido [Baya Aranja]
- Gastly (Levitación) MV: Hipnosis - Lengüetazo - Rencor [S/O]
- Huevo Misterioso

He caído en las redes...

martes, 9 de abril de 2013 2 quejas

Al final me he abierto una cuenta en DeviantArt. Lo he meditado mucho y tal vez mi nivel no sea de lo mejorcito, pero siempre se está a tiempo de mejorar.

Total, que aquí está el enlace: http://muramasa777.deviantart.com/

World of Trollcraft: [Capítulo vigésimoprimero: Trolleando en Cala del Sole (Troll in' Noki Bay)]

lunes, 8 de abril de 2013 1 quejas

Capítulo 21

Trolleando en Cala del Sole (Troll in' Noki Bay)


"¡Tatsumaki Senpuukyaku!" El héroe empezó a dar vueltas sobre sí mismo, en un bucle infinito de patadas giratorias. Y como si se tratara de un ventilador la balsa se empezó a mover, primero tímidamente y fue tomando aceleración hasta salir despedida en dirección a la cala.

*zzzZZZUUUUMMMMmmm*

Pasaron flotando, prácticamente volando, el acantilado hasta llegar a la zona costera. No había arena, era una playa de rocas, un tanto peligrosa si se me pregunta. El héroe dejó la balsa junto a una cabaña hecha de maderas, presumiblemente la balsa había salido de allí, pero tampoco había nadie encargado a quien preguntar. Un cartel con un dibujo un tanto rupestre de una barca era la razón.

"Esto es Noki Bay," dijo Cammy.

"Oh, no. Odio el agua, los gatos odian el agua." Se lamentó la Gata Negra.

"Bien que te bañas en Pueblo Paleto, y buen rato que te estás..." comentó el héroe.

"Eso es diferente, no hay punto de comparación entre un baño caliente y relajante y agua fría así porque sí, sin venir a cuento. Antes que gata, soy chica." Parecía ofendida. Y es que a veces el héroe tenía cada salida...

Aunque la cala se llamaba del Sole, era poco el sol que se reflejaba en la superfície del agua, cristalina y calmada. Quedaba todo cubierto por un alto y escarpado acantilado que bordeaba la costa de Isla Delfino. Y a pesar de tratarse de una isla tropical, en ese lugar casi hacía frío.

Unas plataformas flotantes permitían a aquellos con capacidad de salto suficiente trasladarse de un lado a otro de la cala sin mojarse.

"¿Qué es eso que hay ahí?" preguntó el héroe.

En una de las plataformas había algo que parecía una roca, impasible e inmóvil, tan solo mecida por el suave vaivén de las olas alrededor de la plataforma.

*ZUM* *ZUM*

De plataforma en plataforma se iban acercando a la roca, aunque al acercarse iba tomando forma humana, tal vez se tratara de una estatua, muy bien pintada, cabe decir. Se oyó una voz.

"¡Te estaba esperando Cammy!¡Y a tí también, héroe!"

"¿Quién ha dicho esto?" preguntó la Gata Negra. Todos miraban a un lado y a otro.

La roca se levantó, lentamente. Óbviamente no se trataba de una roca. Era un tipo fornido, escultural y musculado. No era negro aunque la piel era de tonalidad oscura, calvo, tan alto que no parecía acabar de levantarse. Tenía una enorme cicatriz en el pecho y llevaba un parche en su ojo derecho.

El héroe lo miró más de cerca, la cicatriz del pecho no era la única de la que hacía gala. Su ojo izquierdo lucía una herida cicatrizada en la parte superior.

"¿Quién eres?" le preguntó el héroe al tipo.

"Es Sagat," respondió Cammy en su lugar. "Un luchador excelente, fuerte y poderoso," Sagat sonrió "incluso noble, dentro de los rings."

"¿Ese soy yo?" preguntó Sagat retórica e irónicamente.

"Fuera del ring es un mafioso y asesino, tramposo y zafio de la peor de las calañas."

"¿Ese soy yo?" preguntó Sagat retórica e irónicamente, de nuevo. "Ahora que lo dices vengo para acabar contigo, Cammy. A Shadaloo le representa un inconveniente que Delta Red husmee por aquí, y me han contratado. Ya sabes, una importante suma."

"¿No te importa que el dinero que recibes sea de dudosa procedencia?" le espetó Cammy.

"Como lo has dicho... ¿'zafio de la peor de las calañas'? Pues eso," respondió Sagat. "Prepárate porque te voy a atacar. No quiero que digan que te maté por la espalda y sin avisar."

"¿Avisas a todos los que matas?" A Cammy le había sorprendido la advertencia.

"Solamente a aquellos dignos de oponerme resistencia. Me gusta ver cuán fuerte es la gente que me lo parece."

"¿Te parezco fuerte?"

"Me pareces peligrosa... si me despisto."

*ZUUU-*

Sagat era rápido, demasiado a juzgar por su aspecto físico. Regla de oro del buen luchador, nunca juzgues un libro por su portada. Se dirigía rápidamente contra Cammy, pero la menuda luchadora no era lenta, precisamente. Sagat le propinó una patada, pero Cammy se agachó para esquivarlo.

"No esperaba menos de tí," dijo Sagat.

El héroe evitó que la Gata Negra interviniera.

"Regla de oro del buen luchador, no intervengas excepto en riesgo de muerte," le dijo el héroe.

Cammy y Sagat seguían propinándose golpes y esquivándolos. Cammy era tan ágil que lograba esquivar casi todos los golpes de Sagat, que era rápido pero no tanto. Un golpe bien enfocado podía suponer dejar a Cammy fuera de combate. En cambio, Sagat había recibido varios golpes de Cammy pero apenas lo había notado, y sus habilidades de bloqueo eran para nada despreciables.

"¡Tiger Shot!" gritó Sagat.

Una onda de energía salió despedida de sus manos en línea recta, sin embargo Cammy realizó un Spiral Arrow que pasó por debajo de las piernas de Sagat. Lo agarró para realizar un Hooligan Suplex, pero Sagat se liberó mediante un Tiger Uppercut justo a tiempo. Cammy evadió el ataque saltando hacia atrás, se agachó y volvió a ejecutar un Spiral Arrow...

"Lock on!" "Gyro Drive..."

Y al realizar su Spike Cannon, "...Smasher!", Sagat lo bloqueó con cierta facilidad.

"Con que esas tenemos," dijo Sagat, con tono desafiante.

"Tiger..."

Se concentró para reunir fuerzas.

".. Genocide!"

El movimiento empezó con un Tiger Knee que dio de lleno en Cammy.

"¿Recuerdas la regla de oro del buen luchador?" le preguntó el héroe a la Gata Negra.

"¿La de no 'intervengas excepto en riesgo de muerte'?" pero se quedó con la palabra en la boca.

*Shuuun*

El héroe usó su shunpo para desplazarse casi inmediatamente hasta la posición de Sagat, una vez allí detuvo el Tiger Uppercut que hubiese dejado muy malherida a Cammy.

"Pegas fuerte," reconoció el héroe. "Creo que tu rival es otro."

"Mmm, he oído hablar de tí, tengo ganas de ver lo fuerte que eres," admitió Sagat.

La Gata Negra se aproximó hasta Cammy y comprobó su estado.

"Su respiración es regular, sólo está inconsciente. Menos mal," se dijo la Gata Negra. Apoyó Cammy en ella y la apartó del fragor de la batalla.

"Tiger Shot!" exclamó Sagat, mientras concentraba energía en sus manos para dispararla contra su oponente.

*ZUUM*

Falló por poco, el héroe había esquivado el ataque y preparaba su contra.

"Tatsumaki Senpuukyaku!"

Dio un salto y empezó a dar vueltas sobre sí mismo, creando un efecto aspirador, Sagat se tiró al agua para evitar ser absorbido por la fuerza que ejercía el héroe en rotación. A la Gata Negra le cayeron unas gotas a modo de llovizna. El héroe detuvo su movimiento fallido y tocó tierra, Sagat no daba señales de vida, para ello se concentró e intentó detectar su presencia. Estaba justo debajo de la plataforma, ¿cómo podría hacerle daño?

"Tiger... Cannon!"

*FRSPSPSRSPRSS*

*CRASH*

La plataforma se rompió en varios fragmentos y el héroe se tuvo que colocar encima de otra. Sagat había usado su movimiento especial para partir la plataforma y se hallaba en la plataforma opuesta a la del héroe.

"Tiger Shot! Tiger Shot! Tiger Shot!" Sagat disparaba ráfagas de energía contra el héroe, que en ese momento lamentó no haber aprendido las artes del Hadouken, ni otros movimientos a distancia. Dio un salto y se colocó encima de la plataforma donde se hallaba Sagat.

El héroe ejecutó un barrido de piernas, que Sagat esquivó con un salto al mismo tiempo que preparaba una patada, el héroe la bloqueó con los brazos cruzados. Una pierna fuerte, tenía ese Sagat. Con una voltereta hacia atrás Sagat se libró de la presa.

"Shoryuken!"
"Tiger Uppercut!"

World of Trollcraft - Chapter 21 - Cover

Los puños impactaron y se neutralizaron.

*arf* *arf*

Sagat empezaba a estar cansado, respiraba fuerte.

"La próxima vez que nos encontremos estaré en mejores condiciones," dijo Sagat. "No quiero perder ante nadie antes de enfrentarme definitivamente Ryu. Hasta luego."

*ffrfrfrfrfrfFRFRFRFRRRRRFFRFRFFRFR*

Un helicóptero de Shadaloo quedó suspendido encima de Noki Bay. Alguien tiró unas escaleras de cuerda, que Sagat agarró. Si Cammy estuviera despierta seguramente se hubiera lanzado al asalto del helicóptero, o lo hubiera intentando destrozar.

*FRFRRRFRFFFRFRFFRFfrrfrfrfrfr*

El helicóptero abandonó la escena.

"¿Qué es eso que está flotando?" dijo la Gata Negra.

"¿El qué?" se extrañó el héroe.

"Esa cosa, blanca, parece una pluma... o un trozo de papel," se reafirmó la Gata Negra.

"El trueque tendrá lugar en Pianta Village (Villa Foresta) dentro de una semana, por la noche.

Sagat.
"

==========

Info adicional: http://streetfighter.wikia.com/wiki/Street_Fighter_Wiki

TDDetectives - IV

miércoles, 3 de abril de 2013 0 quejas

TDDetectives
TDDetectives
TDDetectives
TDDetectives
TDDetectives
TDDetectives
TDDetectives
TDDetectives