Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Månatlig Sumario Finale - Agosto'13

viernes, 30 de agosto de 2013 0 quejas


Månatlig Sumario Finale

Historial 2.0

- World of Trollcraft: [Capítulo vigesimoquinto: Metal Gear Troll: Tactical Espionage Action] - Aventura en Shadow Moses, desde el Cargo Dock hasta el Canyon, donde 7F se encontrará con alguien muy especial.

- Bienvenidos a la República Independiente de mi Blog - La de cuando cambié la plantilla del blog tras años de uso de la anterior.

- Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - XVI - Después del rescate en la Morada de las Sombras, empieza otro mini arco argumental, con más Assassins y más Ninjas.

- Estudio de mercado - Commissions OPENClica la imagen

- TDDetectives - VIII - Octava entrega de la sección que recopila cosas curiosas que busca la gente antes de visitar este blog.

- Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - XV - Después del torneo, empieza otro mini arco argumental.

- Idea para nueva sección - Sobre la modificación de la sección "En Bandeja" por algo mucho mejor.

- Crónicas de Ivalice: Historia de una Condena - Extra II - ¿Quieres saber cómo son algunos de los personajes del fanfiction? Aquí está la segunda parte.

- Pocket Tales of the Braves - Capítulo 25 - Ryuuna conoce al artesano de pokéball César, de Pueblo Azalea.


Variedades

- He decidido cambiar la cabecera de uno de mis otros blogs, TDD1-projekts. Podréis ver la nueva en Septiembre.

- Nuevo capítulo de las Crónicas del CEFPIFST en el blog de scaramanga.


Si téneis cualquier duda, sugerencia o similar, ya sabéis, dejad un comentario o enviad un mail a:

tdd1blog@gmail.com

Pocket Tales of the Braves - Capítulo 25

lunes, 26 de agosto de 2013 1 quejas

Capítulo 25: Al César lo que es del César

Continente de Johto
Pueblo Azalea


"¿Sabéis cuándo volverá Antón?" preguntó Ryuuna a sus oponentes vencidos.

"No sé," dijo Suso, "Antón prefiere investigar Pokémon antes que estar todo el día encerrado en el Gimnasio."

"Será mejor que vayas a curar a tu equipo al Centro Pokémon, por si volviera," dijo Kai.

"Visto así..." murmuró Ryuuna. "¡Decidido! Nos volveremos a ver más tarde."

Tenía que ir al Centro Pokémon, a la espera de que Antón hiciese acto de presencia. Con los ojos cerrados y gritando por su indignación no vio que se cruzaba con un hombre mayor.

*POF*

Los dos acabaron por los suelos.

"¡Lo siento!¡Lo siento!" se disculpaba Ryuuna, que se levantó y siguió disculpándose. El hombre tenía una expresión severa.

"Ya veo que lo sientes, pero yo sigo en el suelo," dijo el hombre.

"Ay, disculpe, ahora le ayudo a levantarse," dijo rápidamente la chica, que le tendió la mano. El hombre la tomó y se levantó casi sin esfuerzo.

"Tengo mal la espalda, pero a excepción de esto estoy bastante en forma," dijo el hombre, con media sonrisa en la cara. "No te había visto nunca por el pueblo, ¿eres entrenadora?"

"¡Sí!" respondió una animada Ryuuna. "Soy Ryuuna, y hace poco conseguí mi medalla Céfiro en Ciudad Malva y ahora estoy buscando a Antón para conseguir mi segunda medalla. Mi objetivo es ser campeona de la Liga Pokémon de Johto." Además de enseñarle su única medalla también hizo gala de su equipo, Dratini, Larvitar y Gastly.

"Yo soy César," dijo el hombre de repente. "Entre los entrenadores experimentados tengo una buena reputación, así que probablemente no hayas oído mi nombre, me dedico a fabricar pokéball caseras."

"¿Pokéball caseras?" preguntó extrañada Ryuuna. "¿Por qué alguien querría una pokéball casera si en cualquier tienda se pueden encontrar pokéball baratas?"

"Hmm..." César hizo un sonido de desaprobación con la boca. "Como eres prácticamente una novata pasaré por alto tal disparate, fruto del desconocimiento. Si vienes conmigo te explicaré el secreto de mis pokéball."

Ryuuna tenía que ir al Centro Pokémon, pero la curiosidad era más fuerte así que acabó por caminar al lado de César.

"Imagina que la pokéball tiene un índice de éxito de 1," empezó César. Ryuuna asintió. "Entonces los otros tipos frecuentes de ball, la superball y la ultraball, tienen un índice de éxito de 1.5 y 2, respectivamente. Según ciertos requisitos en batalla, como por ejemplo el género de los Pokémon, su peso o su velocidad, mis pokéball caseras pueden llegar a tener un índice de éxito de 8."

"¡Guau!¿¡Ocho!?" exclamó Ryuuna excitada.

"Con números es más fácil de entender," dijo César. "Pero no únicamente fabrico balls para facilitar la captura, una de ellas es la Amigo Ball, que hace más amistosos a los Pokémon salvajes capturados, a pesar de tener un índice de éxito de 1."

Fue entonces cuando llegaron a la casa de César.

"Bueno, ya hemos llegado," comentó César. "Estas balls que ves son de muestra." Ryuuna estaba mirando con anhelo varias balls encima de la mesa.

"Te explico, con bonguris blancos hago Rapid Ball que funcionan especialmente bien con los Pokémon rápidos. Con bonguris rojos hago Nivel Ball que funcionan especialmente bien con los Pokémon salvajes de menor nivel. Con bonguris azules hago Cebo Ball que funcionan especialmente bien con los Pokémon que han sido pescados. Las Peso Ball, que funcionan especialmente bien con los Pokémon pesados, las hago con bonguris negros. Los bonguris rosas me permiten fabricar Amor Ball, que funcionan especialmente bien con los Pokémon del sexo opuesto. Las Amigo Ball, que te he explicado que hace más amistosos a los Pokémon salvajes capturados, las fabrico con bonguris verdes. Y, finalmente, con los bonguris amarillos fabrico Luna Ball, que funcionan especialmente bien con los Pokémon que evolucionan con Piedra Lunar," dijo César de memoria, "tienes una lista en el armario de al lado."

Ryuuna todavía no podía creer la suerte que tenía de poder estar en el taller de un hombre, según lo que le había contado César, tan fenomenal. César se sentía orgulloso de haber traído a alguien que apreciaba de verdad su trabajo.

"Ryuuna..." dijo César, "me has caído bien. Si me traes tu medalla Colmena de Antón premiaré tu esfuerzo con un obsequio artesanal."

En su interior, Ryuuna albergaba tal alborozo que podría haber empezado a gritar sin parar, en vez de eso alzó ambos puños a la altura del pecho.

"¡Lo conseguiré!" dijo con tono convencido.

"¿Sabes? No sé si te lo habrán dicho alguna vez, pero eres una entrenadora peculiar," le dijo César.

"Ja ja," sonrió Ryuuna. "Voy al Centro Pokémon y después... ¡a retar a Antón!"

Ryuuna fue al Centro Pokémon, donde ya había estado esa misma mañana. Ya había pasado el mediodía y no había probado bocado desde la mañana. Su estómago rugió.

*GROAR*

'Tengo que llegar pronto al Centro Pokémon,' pensó desesperada, apretándose la barriga.

Por suerte en el mostrador de recepción no había nadie. Se acercó rápidamente allí para hablar con la enfermera Joy.

"Disculpa..." dijo, pero su estómago resonó de nuevo.

*GRROOAARRR*

"Ups," dijo la enfermera Joy con una dulce sonrisa en la cara. Ryuuna miró a su alrededor, donde los únicos dos entrenadores que había en el Centro Pokémon la estaban mirando fijamente. Su cara había enrojecido notablemente. "Parece que tienes hambre. Si quieres puedes coger una cajita obento, mi madre Joy siempre me hace varias, pensando que tengo el apetito de mis otras hermanas Joy..."

Al principio Ryuuna dudó pero se zampó el contenido de la caja en lo que alguien tarda en decir Mew. Su apetito remitió, y ya con el estómago lleno, habló.

"Necesito que revises mi equipo, Enfermera Joy, tengo que retar a Antón y necesito que mis Pokémon estén al máximo," dijo Ryuuna.

"Pensaba que ya te habías enfrentado a Antón esta mañana," dijo la enfermera.

"Qué va, el tipo no estaba en el Gimnasio... he pasado la mañana allí enfrentándome a sus aprendices."

"Cuidado con Antón," dijo uno de los entrenadores que no había podido evitar oír la conversación. "Tras esa apariencia infantil y esos indefensos Kakuna y Metapod se esconde un formidable adversario..."

"¿Infantil?" dijo decepcionada Ryuuna. "Yo pensaba que por ese nombre se trataba de un hombre mayor."

"Pues no," insistió el entrenador. "Su Scyther puede no parecer gran cosa, pero su Ataque Rápido y su Ida y Vuelta... son de otro mundo, es casi imposible golpearlo."

"¿I-i-ida y Vuelta?" preguntó extrañada Ryuuna.

"Sí," dijo la Enfermera Joy, "es un movimiento de tipo Bicho en que el Pokémon que lo realiza vuelve a su Pokéball tras el ataque, haciendo imposible el contraataque. Parece ser que Antón lo ha llevado al extremo con su Scyther."

"Es tal y como ha dicho la Enfermera Joy," dijo el entrenador. "Volveré a la Cueva Unión para seguir entrenando, no me atrevo a entrar en el Encinar sin la medalla Colmena. ¡Hasta luego!" Y dicho esto abandonó el Centro Pokémon.

"¿Encinar?" preguntó confusa Ryuuna.

"Sí, es el bosque que une Pueblo Azalea con Ciudad Trigal," dijo la Enfermera Joy, que acto seguido cambió a un tono de voz un poco más bajo y misterioso, "y dicen que está repleto de energía mística y que allí mora... ¡Celebi!" Dijo lo último alzando su voz, lo que provocó el sobresalto de la entrenadora.

"¡Uy, qué susto!" dijo una sobresaltada Ryuuna. "El Encinar, sí, creo que uno de los monjes de la torre Bellsprout mencionó algo así."

"No sé si será cierto que Celebi mora el encinar," dijo Joy, que ya había devuelto el tono habitual a su voz, "pero lo que sí es cierto es que en el centro del Encinar hay un altar en el que la gente de este pueblo deja ofrendas para pedirle cosas."

"Qué cosas..." dijo Ryuuna. Joy se disculpó y tomó las Pokéball de Ryuuna para, acto seguido, examinarlas junto con su contenido a través de una máquina.

"¡Blissey!" dijo Blissey.

"Hola, Blissey," le dijo Ryuuna al Blissey, que sonrió. "¿Mucho trabajo?"

"¡Bliss-blissey!" contestó el sonriente Blissey.

"Bueno, ya está todo listo, tus Pokémon no presentan heridas graves y están la mar de sanotes, aquí tienes," dijo Joy. Le entregó sus Pokéball. "Espero verte después de que derrotes a Antón." Y sonrió.

"Gracias," le correspondió Ryuuna. "También tengo que visitar a César cuando derrote a Antón," dijo para sus adentros aunque en voz suficientemente alta como para que la Enfermera Joy lo oyese.

"¿Conoces a César?" preguntó la Enfermera. "Poca gente puede decirlo."

"Antes de llegar a Pueblo Azalea no tenía ni idea de quién era, pero después de estar en su taller... ¡Es un tipo increíble!" gritó emocionada Ryuuna.

"Por lo que sé," dijo una confusa Enfermera Joy, "César es un hombre serio y taciturno, tal vez a causa de su posición de genio. No suele hablar mucho, aunque la gente de Pueblo Azalea lo respeta. Si lo que dices es cierto debe haber notado algo en tí. ¡Suerte con Antón!"

"¡Gracias!" dijo Ryuuna. Y con media vuelta se dirigió a la puerta del Centro Pokémon.

Mapa de Johto

Mochila:
- Pokéball x4
- Baya Aranja x1
- Baya Atania x2
- Baya Zreza x2
- Baya Safre x2
- Revivir x1
- MT 31 - Bofetón Lodo
- MT 70 - Destello
- Caña Vieja
- Carbón

Equipo:
- Dratini (Mudar) MV: Atadura - Furia Dragón - Onda Trueno - Ciclón [Baya Aranja]
- Larvitar (Agallas) MV: Mordisco - Avalancha - Torm. Arena - Chirrido [Baya Aranja]
- Gastly (Levitación) MV: Hipnosis - Lengüetazo - Rencor - Mal de Ojo [Baya Aranja]
- Huevo Misterioso

Crónicas de Ivalice: Historia de una Condena - Extra II

miércoles, 21 de agosto de 2013 0 quejas

Personajes

Erna Gozzola
Erna Gozzola

Chalsye
Chalsye

Gwaerh
Gwaerh

Gides
Gides

Ilwulf
Ilwulf

Idea para nueva sección

martes, 20 de agosto de 2013 0 quejas

Considerando que la sección "En Bandeja" fue un estrepitoso fracaso, a pesar que la idea de fondo era buena, he estado pensando en alguna manera de "revivir" la sección. Pero con varios cambios.

- No será mensual. Tal vez será semanal o aperiódica.
- De la lista de estadísticas de "los más buscados" elegiré yo el contenido que publicaré. En vez del original en que publicaba el contenido de un bloque.
- No se llamará "En Bandeja". No sé si elegir "Most Wanted" o "A la Carta"

Más que nada puede estar bien resolver dudas que la gente tenga, y si eso ya veremos si las "búsquedas" guarrillas las resuelvo.

Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - XV

lunes, 19 de agosto de 2013 1 quejas

Capítulo Decimoquinto: Estraperlo

"Bien, esto ya está listo," dijo el caballero del cielo para sí mismo. Era el dial de impacto que había traído Yavina y que él se había encargado de engarzar. "Ha quedado estupendo."

Salió del taller, una pequeña habitación con una mesa y una extraña colección de herramientas colgadas en la pared. Monty estaba charlando animadamente con Morth y Yavina.

"¡Eh!¡Ya he terminado!" gritó Zan For reclamando su atención, mientras enseñaba su obra.

"¡UOOOO!¡Es genial!" dijo Monty muy emocionado, en el momento en que Zan For le hizo entrega del dial de impacto ya engarzado. "Ahora podré usar el Enroque con toda su fuerza..." Monty se colocó el dial en la rodilla izquierda.

"Ahora serás un rival temible," dijo Morth en clave de humor.

"Si encuentro más diales ya te los traeré," dijo Yavina, "ahora debo volver a casa, que tengo cosas por hacer." La shandiana se alejó del grupo.

"¡Gracias de nuevo!" gritó Monty.

"Por cierto, señor Monty, tenemos la despensa vacía y como no vaya usted a comprar preveo que hoy no comemos," dijo Zan For de pronto.

"Aww..." se lamentó el chico. "Si tengo que ir a Lovely Street mejor voy tirando, que cuanto antes llegué antes volveré."

"Me gusta tu lógica," admitió Zan For, "toma unos extoles," y le dio el dinero.

"Si quieres te acompaño, así podrás cargar más peso," se ofreció Morth, el luchador.

"Gracias," dijo Monty a la vez que se le iluminaba la cara, el viaje sería más entretenido si iba con otra persona. Entonces se pusieron en marcha.

*TWHOMP*

Tan entretenido era el viaje que Monty se despistó hablando con Morth y no vio un hombre que pasó por su lado, claro que el hombre también iba despistado, puesto que en condiciones normales el choque no hubiera tenido lugar.

"¡A ver si miras por dónde vas!" le gritó el hombre. Era voluminoso, aunque no tanto como Morth, y su cara destilaba mala leche por los cuatro costados. Llevaba frondosa barba de un color castaño oscuro y se veía claramente que era un habitante del cielo, con sus características antenas y alas. Monty no supo decir qué era más extraño, si el hecho de que llevara gabardina o el hecho de que llevara gafas de sol.

La discusión no fue a más porque el señor se fue corriendo.

"El mundo está lleno de tipos raros," dijo Morth.

"Ja ja, totalmente de acuerdo," reconoció Monty, "y hablando de tipos raros, ¿cómo es que no tienes alas ni antenas y vas todo el día con la cara tapada?" preguntó el chico.

El luchador se sintió algo incómodo por esa pregunta, pero por suerte ya llegaban a Lovely Street.

"Hombre, ya hemos llegado a Lovely Street," dijo Morth, Monty no percibió el descarado cambio de tema.

"Pues sí, ahora tenemos que comprar mucho," dijo Monty en respuesta.

Primero pasaron por delante de la parada de Cedith, la señora que vendía frutas y verduras. Había bastante gente y esperaron pacientemente su turno.

"Hola, majo," le dijo Cedith, "¿qué querías?"

"Mmm, pues toda la variedad de frutas y verduras que pueda comprar con esto," dijo Monty sacando una parte del dinero que le había dado Zan For.

A pesar de tener gente esperando, Cedith se tomó su tiempo para seleccionar todo tipo de frutas y verduras en un colorido espectáculo.

"Gracias por su tiempo," le dijo Monty mientras le daba el billete.

"De nada, majo, y tutéame, que me haces sentir vieja," le dijo la frutera-verdulera mientras sonreía, lista para atender a la clientela. Morth se encargó de cargar con los primeros paquetes. El siguiente lugar era la parada de Ailbhe.

"Mira quién tenemos aquí," dijo Ailbhe mientras atendía una de las clientas. De nuevo, Morth y Monty esperaron con paciencia que fuera su turno.

"¿Qué necesitas?" preguntó el carnicero.

"Toda la variedad de carne que me puedas vender por esto," le dijo Monty a Ailbhe mientras le enseñaba una parte del dinero que le había dado Zan For. Si algo había aprendido Monty de sus numerosas visitas a Lovely Street eran las ofertas secretas o de última hora, productos a precios irrisorios, por limitadísimo lapso de tiempo. "Pero nada de eso que me pusiste la última vez."

"Jua jua, parece que no te gustó," dijo Ailbhe.

"Fue horroroso, Zan For estuvo malo dos días seguidos con fuertes dolores de estómago," dijo Monty.

Ailbhe les había vendido una carne sospechosa, y Monty y Zan For hubieran jurado que era un cargamento de algún barco mercante que recientemente habría sido empujado hacia Skypiea por el corriente del Knock-Up y algún proveedor de Ailbhe habría hecho algún trapicheo, más que nada porque era una carne que no se encontraba en Skypiea y hasta donde Zan For tenía constancia no había ninguna ruta mercantil fiable entre el mar blanco y el mar azul.

"Tranquilo, que lo vendí todo, pero si os sentó tan mal sería porque no lo cocinaríais bien," añadió Ailbhe, "aunque sí debo reconocer que es algo indigesta."

El carnicero estuvo un rato cortando carnes varias.

"Espero que con esto tengáis suficiente," dijo Ailbhe. Un saco entero de diferentes carnes, y pesaba lo que no estaba escrito. "Dale recuerdos a Zan For," dijo Ailbhe mientras cobraba a Monty.

Esta vez fue el chico el que cargó con las provisiones.

"Mala fortuna," dijo Monty, "hoy no hay ofertas. Mejor será que volvamos a casa."

El camino de vuelta fue un poco menos entretenido y con cada paso que daban les costaba más moverse, no tanto a Morth que estaba fuertote, pero Monty estaba para el arrastre. Por suerte no tuvieron que lamentar choques imprevistos.

"Ya estamos aquí," dijo Monty al llegar a la casa de Zan For. El caballero del cielo fue a recibirlos a la entrada y tomó los ingredientes que usaría para el almuerzo. "Aunque a estas horas ya casi que prepares la merienda," añadió Monty exhausto.

"Bueno, con esto tendremos para varios días, y si no míralo por el lado positivo, así entrenas un poco," dijo Zan For desde la cocina.

"Tendré que ir tirando," dijo Morth. "Ha sido un placer ayudar, si requerís de mí otra vez hacédmelo saber," y se fue.

Monty fue colocando la fruta, la carne y las verduras a sus respectivos lugares en la despensa mientras Zan For cocinaba, y al terminar dejó el dinero que le había sobrado encima de la mesa.

"Hoy no había ofertas... :<" se lamentó Monty.

"No te preocupes, a veces las hay y a veces no las hay," dijo Zan For, de nuevo desde la cocina. La casa empezaba a oler a guiso y eso daba hambre a Monty. Su estómago rugió

*GROAR*

Lejos de ahí dos tipos rondaban los restos de un barco, hurgando los restos, en busca de todo y en busca de nada. Uno de ellos llevaba gafas de sol y gabardina, el otro personaje habló.

"Sasar, ¿no crees que ya hemos vaciado el contenido de este barco lo suficiente?" le preguntó.

"Sigamos buscando, ya sabes las morteradas que llegan a pagar algunos habitantes de Skypiea por artilugios construídos en el mar azul, Onor," dijo el hombre llamado Sasar. "¡Ezme!¡Avísanos si se acerca alguien! ... Y más si se trata de los Boinas Blancas."

El tipo llamado Onor vestía con un mono azul estilo mecánico, su cara era bastante anodina y su estatura era bastante estándar, ni muy alto ni muy bajo, ni muy relleno ni muy fibrado. Ezme, en cambio, tenía cara de tener pocas luces, cosa no muy alejada de la realidad, y se le veía fuerte como un toro, no en vano era el que se encargaba de cubrir la retaguardia. Los tres tenían alas y antenas características.

"Sigo opinando que ya hemos sacado bastante partido de este barco, y cuanto más rato este4mos aquí más peligro corremos," dijo Onor.

"Piensa que el corriente del Knock-Up no pasa cada día y menos llevando tanto material, debemos aprovisionarnos bien para tener mercancía para rato," insistió Sasar.

"¡Viene alguien!" gritó Ezme.

Onor y Sasar dejaron lo que estaban haciendo y cogieron las bolsas con los pocos objetos que habían podido rescatar.

"¡Rápido, Ezme, coge esto y sal corriendo!" le dijo Sasar. Ezme se fue corriendo con las bolsas en dirección opuesta a los pasos que se oían.

"Buenos días, agente, hace un magnífico día hoy," le dijo Sasar al Boina Blanca.

"Buenos días," añadió Onor.

"Mmm... Sí, hace un buen día para rondar un barco del mar azul hecho pedazos," dijo el agente. "Y también es un buen día para entrar en jurisdicción de los Boinas Blancas, ¡largo de aquí si no queréis que os meta entre rejas!"

Estaba escrito en la ley que cualquier barco que se hallara en el mar blanco sin propietario pasaba a ser propiedad del Dios de Skypiea, y eso incluía a sus sacerdotes y su cuerpo de represión, que eran los que normalmente se encargaban de hurgar los restos del barco y entregaban cualquier cosa curiosa para que los expertos lo investigaran. Sin embargo, esos mismos artículos tan escasos eran adquiridos por gente rica como inversiones, lo que daba pie a un mercado negro de piezas.

"Bufff... por qué poco," dijo Onor instantes después de alejarse del agente de los Boinas Blancas.

"Tampoco nos podría haber hecho mucho," dijo Sasar. "No llevábamos nada encima que nos pudiera incriminar, espero que Ezme haya llegado ya a la base."

"¿No deberíamos mudarnos o algo?" preguntó ansioso Onor, "me consta que el caballero del cielo vive bastante cerca."

"No me vengas con sandeces, estamos bien donde estamos," insistió Sasar, que ya empezaba a estar harto de esa improductiva conversación.

"Si se le ocurre usar el Mantra..." fue lo último que dijo Onor antes de que Sasar diera por concluído el diálogo.

"¡Basta! Del resto me encargo yo," dijo Sasar. Onor y Sasar se despidieron entonces, y cada uno tomó una dirección distinta. No fue hasta la noche que Sasar no volvería a casa.

"Pero antes voy a mirar una cosa," se dijo Sasar para sus adentros.

Ya oscurecía en Skypiea y Zan For estaba preparando la cena, Monty se estaba duchando tras su entrenamiento vespertino.

TDDetectives - VIII

viernes, 16 de agosto de 2013 0 quejas

Octava entrega de la sección que recopila cosas curiosas que busca la gente antes de visitar este blog.

horo hentai


manga de miau millasaky


my little pony con mobimiento


asuna kagurazaka vore


porno yoko littner


rainbow dash hentai hipnosis


chun-li hace el amor


el dia de samba lentin



12/08/2013 - Día


12/08/2013 - Semana


13/08/2013 - Día


14/08/2013 - Día

Estudio de mercado

miércoles, 14 de agosto de 2013 0 quejas

He estado revisando listas de precios de gente que dibuja y haciendo un poco de estadística casera y acorde a mis dotes artísticas y lo que puedo hacer, he establecido mi propia lista de precios, que encontraréis en la imagen inferior. Y las condiciones están pasadas la imagen. Tenéis disponible una encuesta (una semana de límite, hasta el próximo miércoles 21/08/2013) en la parte derecha, y aviso, es sobre si os parecen RAZONABLES los precios y las condiciones, no si vosotros estáis interesados o no.

Commissions OPEN

Contact:
Send me an e-mail to the following address a.lau.serrano@gmail.com
Include the word "commission" in the topic title. Describe what are your thoughts on the work.
I'll reply ASAP with my agreement/disagreement, and the final price & payment address should I accept.

=====

Prices (if image fails loading):
Lineart only: Waist-up 7$ | Full Body 12$
Lineart+Plain color: Waist-up 10$ | Full Body 15$
Lineart+Plain color+Shading: Waist-up 15$ | Full Body 20$

Basic Background: 5$
Additional character: 10$

=====

Payment:
Half the final price is to be paid in advance before I start anything, to avoid scamming.
The other half is to be paid before sending the final work.

=====

DO's and DON'T's:

I DO:
- Original and non-original characters
- SFW works
- NSFW works

I DON'T:
- Furry, yaoi, tentacles, loli-shota. Ask for futa.
- Full comics (I know my limits, maybe some day)

In case of doubt, ASK.

=====

Notes:
- PAYPAL ONLY, please.
- Do NOT pay me before I agree. If you do, I can't guarantee that I can refund your money if I do not agree with your request.
- Unless stated the contrary by client, I am allowed to show my work in my blog and other sites.
- In case of doubt, feel free to ask (this may save us many misunderstandings).

Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - XVI

lunes, 12 de agosto de 2013 1 quejas

Capítulo Decimosexto: Assassins versus Ninjas

Mapa de Yutolandia

Región de Grass, Roahl

Grass se extendía delante de sus ojos, tal y como la habían dejado cuando partieron hacia la morada. Gides y su panda estaban exhaustos y tenían ganas de llegar y tomarse un baño y comer y beber y olvidarse de todo; Ivard, Gwai Bragan y Erna Gozzola estaban un poco más frescos pero también tenían unas enormes ganas de llegar al cuartel, quién sabe cuántos días llevaban en la Morada de las Sombras.

Entre Gides y su grupo y Erna y su grupo estaban Thorvan, Celyf, Madulf y Elfer Samerick, que caminaban ante la atenta mirada de Erna y Gwai e Ivard. Los clanes y viajeros que pasaban los miraban con curiosidad, hasta que la intimidatoria mirada de Thorvan o Gwai Bragan los ahuyentaba.

Edur Sanda, la amable encargada de dar la bienvenida a los viajeros que llegaban a Grass los saludó.

"¡Hola chicos!" Una dulce sonrisa que por un instante hizo olvidar la desesperación y el cansancio. "¿Volvéis a Grass?"

"Sí, ja ja," respondió Gides. "Unos encargos y tal." Su tono era de autosatisfacción y aunque su posado era humilde no podía evitar que el pecho se le hinchara. Casi flotaba.

"¡Hasta luego!" se despidió Edur mientras se dirigía a unos otros viajeros para darles la bienvenida como había hecho con ellos poco tiempo atrás. El extraño grupo ya se encontraba en Grass propiamente dicho, es decir, ajetreo constante. Gente por aquí, gente por allá, griterío y jolgorio por doquier, gente cerrando tratos, negocios y transacciones tanto más turbias.

"¡Pescado fresco!" gritaba alguien. "¡Me lo traen de alta mar!"

"¡Minerales de Gogue!" gritaba otro vendedor, "¡traídos expresamente desde Ordalia!"

"Esto tienen pinta de ser pedruscos de Galeria," dijo un Nu Mou a un Hume en voz baja, para que el vendedor no los escuchase.

"¡Eh!¡Que el gato se está llevando mi pescado fresco!" gritó el vendedor de pescado, pero la gente encontraba tan mono el gato que lo dejaban corretear entre sus pies. Mala suerte.

"Me he perdido," dijo Gides.

"La siguiente a la derecha," dijo Erna, "está en las señales."

"Es que con tanta gente no veo lo que dicen los carteles," se excusó Gides.

"No pasa nada."

El cuartel del Ejército de Yutolandia ya había pasado a formar parte del escenario de Grass. Con cada paso que daban el edificio se iba agrandando, ganando detalles. Dos agentes del ejército vigilaban la puerta delantera.

"¡Alto!" exclamó uno de ellos. Era un Defensor Bangaa aunque no era Gwaerh, siempre intimidaba tener un Bangaa en un puesto de vigilancia, por su constitución y por sus facciones. "¿Osss puedo ayudar en algo?"

"Sería todo un detalle," Erna Gozzola dio varios pasos al frente.

"¿Erna Gozzola?" El otro vigilante de la puerta, que era un Paladín, parecía haber visto un fantasma, "¡Erna Gozzola!¡Qué alegría!" Su expresión cambió de sorpresa a alegría. "Pensábamos que os habíais perdido o algo..."

"Veo que no volvéisss sssolosss," dijo el Bangaa.

"Ja ja, este Vikingo dejará de dar guerra durante un tiempo," dijo Erna refiriéndose a Thorvan. "Espero que le caigan unos cuantos años."

"Nosssotrosss también essstamosss bien," dijo Gwai Bragan, haciéndose notar.

"No esperábamos menos de un Bangaa," dijo con cierta sorna el otro Paladín, el de la puerta, que no era Ivard.

"Todo gracias a este valiente Soldado y su grupo," dijo Ivard. "Aunque hubiéramos logrado escapar estábamos en inferioridad numérica."

"Si os encargáis de llevar a estos mequetrefes a un juez nosotros iremos a buscar a Gwaerh," dijo Erna. El Defensor y el Paladín llevaron a los presos al interior del edificio, perdiéndolos de vista. "Vayamos a buscar a Gwaerh."

El grupo se movilizó, también entraron en el edificio. Preguntaron por el Defensor, estaba de patrulla por Grass.

"Qué hacemos, ¿esperamos?" preguntó Gides.

"Nah, vamos a buscarlo," dijo Erna Gozzola. "Si queréis podéis quedaros aquí," les dijo la Gria a Gwai Bragan e Ivard. Cansados y de todo menos deseosos de andar más aceptaron la propuesta de Erna.

Ella, Gides, Ilwulf, Ermine y Chalsye salieron del cuartel. El Defensor y el Paladín de antes habían vuelto a sus puestos.

"¿Todo bien por aquí?" preguntó Erna.

"Sí, sin problemas, tu Vikingo y su tropa ya están a buen recaudo," dijo el Paladín, y no mucho tiempo después ya volvían a estar inmersos en la vida cotidiana de Grass.

"¡Sandías!¡Melones!¡Uvas!" gritaba una frutera. "Enséñame esas sandías," dijo medio en serio, medio en broma un cliente.

"¡Carne de todo tipo!¡Cordero!¡Ternera!" gritaba una carnicera de muy buen ver, un tipo le dijo algo que debería ser bastante indecente pues la respuesta de la carnicera fue contundente, "¡CERDO!"

"¡Piel de Lobo y Licántropo!¡Piel de Dragón!" gritaba un peletero intentando vender su mercancía.

Tiendas de polvo de hada, fragmentos de bom, plumas de cocatriz, de todo y más, traído desde los parajes más cercanos o importado en barco desde la otra punta del continente.

"Ese vendedor es un farsante y un estafador," dijo un tipo por la calle a otro tipo que iba con él, "dice que tiene productos de Zellea, pero es imposible, nadie ha estado allí desde hace tiempo y no hay forma de atravesar la barrera mágica."

Entonces empezaron a oír unos gritos.

"¡Cuidado!¡Cuidado!¡Pelea callejera!" avisaba un tipo.

"Ya veis lo que es vivir en Grass, chicos," les dijo Erna. Había un círculo de gente alrededor de algo, a base de empujones y de pedir perdón y permiso llegaron al centro del bullicio. Dos Ninjas y dos Asesinas estaban frente a frente.

"Vale, ¿qué ha ocurrido?" preguntó Erna a un grupo de gente que estaba a primera fila. Vieras y Moguris, hombres y mujeres, empezaron a hablar excitados todos dando su versión de les hechos a la vez. "¡Okey!¡Okey! Capto la esencia."

Al parecer los dos Ninja iban juntos y las dos Asessinas iban juntas, cuando de repente vieron un par de katanas Masamune expuestas en el escaparate de un comerciante de armas, el resto era fácilmente imaginable, y sin embargo los consultados seguían hablando por los codos dando su opinión. Erna sacó el genio que llevaba dentro, elevándose casi medio metro del suelo.

"¡SI-LEN-CIOOOO!" gritó. Tal fue el grito que los que estaban en el centro del asunto se giraron para ver qué ocurría.

"Bien... bien..." se dijo Erna Gozzola, y con paso decidido se acercó al centro. La mayoría de las miradas eran de curiosidad, aunque Erna no era precisamente fea, había pasado a ser el centro de atención.

"Sé que lo que os diré os resbalará tanto como si os hubieran echado un hechizo Aceite, pero este no es momento ni lugar para discutir," dijo Erna, "Os recomiendo que salgáis de Grass, y una vez allí podéis desmembraros, rajaros o meteros vuestas katanas por donde os quepan, si es eso lo que os place..."

Ante esto último una de las Asesinas se ruborizó.

"¿Quién eres tú?" preguntó uno de los Ninja.

"Buena pregunta," dijo Erna con un tono de falsa autosatisfacción, "puedo ser el más húmedo de vuestros sueños o la más feroz de vuestras pesadillas, eso depende de vosotros, soy agente del Ejército de Yutolandia y Grass es el lugar en el que debo mantener el orden."

Aunque era un buen momento para abandonar la pelea, nadie quería que su oponente viera su debilidad ante las autoridades. Entre el público unos pocos estaban haciendo su particular Platosto con las apuestas.

"Cerraré los ojos y contaré hasta tres," dijo Erna con un tono muy poco amigable, "cuando los vuelva a abrir quiero esta zona despejada, con las paradas correspondientes, y vosotros cuatro fuera de mi vista, ¿está claro?" entonces cerró los ojos.

"UNO..." empezó a contar. "DOS... y..."

Los cuatro contendientes, enfrentados dos a dos, se desplazaron con celeridad para terminar rápidamente con su némesis.

"¡Superdefensa!" gritó Erna.

"¡Ssssuperdefensssa!" gritó alguien más. Erna abrió los ojos. Gwaerh y ella se habían postrado en ambas trayectorias y habían evitado un baño de sangre, aunque por desgracia los forajidos habían huído sin dejar rastro, no tanta desgracia suponía para los gremios de sus oficios.

"Me tomaré mi falta de autoridad como algo personal," dijo Erna Gozzola.

"Puede ssser que esssosss tiposss ya essstén lejos de Grasss," dijo Gwaerh.

"Y tampoco he podido hacer nada para darles su merecido," dijo preocupada Erna.

Gides y su grupo seguían a Gwaerh y Erna a una distancia prudencial, de regreso al cuartel del Ejército de Yutolandia.

"Lo que tienesss que hacer ahora esss dessscansssar y mañana empezaremos una bússsqueda," Gwaerh tenía razón, o eso pensó Gides, lo mejor sería descansar el resto del día y mañana, con tranquilidad, ya se encargarían de buscar justicia. "Essso sssí, no te puedo ceder agentesss de campo, Erna."

Eso rebajó los ánimos de la Gria.

"Por cierto Gwaerh," empezó Gides, "nos dijiste que habías perdido dos de tus agentes en la Morada de las Sombras, sin embargo hoy hemos vuelto con tres personas."

"Sssí, Erna Gozzola y Gwai Bragan ssson agentesss del Ejército de Yutolandia, Ivard esss un colaborador puntual. Ella e Ivard fueron a la Morada y al no volver ni dar ssseñalesss, Gwai ssse aventuró al resscate, fallido por cierto. Losss Bangaa sssomosss asssí..." le explicó Gwaerh.

"Lo que no acabo de entender es esto de agentes del Ejército, ¿yo soy agente?" consultó Gides.

"Losss agentesss tenemosss que passsar unasss durasss pruebasss, muchosss lo dejan," le explicó Gwaerh. "Precisssamente esss en Camoa donde tienen lugar lasss pruebasss."

"Y cuando superas las pruebas y el tribunal te acepta, te dejan escoger entre una capa o un cinturón, que demuestra tu valía," dijo Erna.

"Supongo que tú escogiste el cinturón, ¿no? porque con las alas y eso..." dijo Gides impresionado.

"Entonces era joven y no pensé en que la capa sería tan engorrosa," dijo meio avergonzada Erna.

"Decidido, un día de estos seré agente del Ejército," dijo Gides.

"Te tomo la palabra," dijo Gwaerh.

El turno de vigilancia del cuartel había cambiado y no estaban ni el Paladín ni el Defensor, en su lugar había un Lanista y un Yojimbo.

"¿Siempre hay un Hume en los turnos de vigilancia?" preguntó curioso Ilwulf.

"Dejar sssolosss Bangaasss y Ssseeqsss es muy peligrossso, porque a la mínima ssse encienden, no tenemosss sssuficientesss Vierasss ni Griasss, y lasss que tenemosss ssse ocupan de otrasss cosssasss, asssí como losss Nu Mou. Y losss Mogurisss no imponen lo sssuficiente." Era una explicación bastante racional.

"¿Y a qué se dedican las Vieras, las Grías y los Nu Mou, si no es mucho pedir?" preguntó, de nuevo, Ilwulf.

"Alto sssecreto," respondió Gwaerh, "sssi te lo dijera te tendría que matar luego," añadió en tono jocoso, "lo que sssí te puedo decir esss que los Nu Mou ssse dedican a invessstigar y consssultar bibliografía."

"Vaya..." Ilwulf quedó medio satisfecho con la respuesta.

Gwaerh los llevó a sus aposentos, Erna Gozzola y él se fueron a los suyos.

"Descansad, porque mañana será otro ajetreado día," les dijo Gides.

"No esperábamos menos," dijo Ilwulf.

"Y que lo digas," añadió Chalsye.

Ermine ya se había dormido.

Bienvenidos a la República Independiente de mi Blog

miércoles, 7 de agosto de 2013 0 quejas

Aprovechando que media blogosfera está de vacaciones en Agosto, me he decidido a realizar un cambio de plantilla en el blog. Así, cuando llegue Septiembre ya tendré los deberes hechos antes de empezar el nuevo curso bloguero.

Como veis, he pasado de tener dos columnas laterales a tener prácticamente 4, lo que me permite tener las listas de cosas sin que, por ejemplo, los enlaces de las secciones queden en niveles demasiado inferiores. Tampoco me extenderé mucho más porque los cambios son, básicamente, los que veis y si no los veis porque sois invidentes, pues usad algún lector de pantalla como JAWS.

Si queréis depositar quejas o sugerencias o hacer /cry, tenéis los comentarios a vuestra disposición.

World of Trollcraft: [Capítulo vigesimoquinto: Metal Gear Troll: Tactical Espionage Action]

lunes, 5 de agosto de 2013 1 quejas

Capítulo 25

Metal Gear Troll: Tactical Espionage Action


"Aquí tiene un radar que detecta el calor y el campo electromagnético desprendido por los seres humanos y los sitúa en referencia a usted," le explicó un técnico del CEFPIFST a 7F. "Una vez entre en la isla poco podremos hacer para ayudarle, esperaremos a que se ponga en contacto con nosotros vía este Codec." El técnico le dio un radar de pulsera y le instaló un auricular en la oreja. Ya sabe usted cuál es nuestra frecuencia.

7F había sido extraído de su helicóptero y transportado a un vehículo aéreo adecuado, provisto de útiles por el CEFPIFST por orden de Rintaro Perumu. 7F, Ataru Moroboshi, se estaba vistiendo con un traje de neopreno.

"Tiene autonomía para una hora, y después, lo que sus pulmones aguanten," le dijo el técnico. "Hemos detectado una entrada de submarinos en esta zona."

"¡Mucha suerte, 7F!" le dijo Perumu a través de una pantalla.

La escotilla del avión se abría lentamente, era de noche en Shadow Moses y hacía frío. Ataru se colocó de espaldas a la puerta y, sonriendo, se dejó caer. El avión dio media vuelta.

*ZUUUUUUUU-*

*CHOFF*

Ataru se sumergió en las frías y oscuras aguas. El radar no daba señales de vida, estaba todavía lejos del recinto militar. Descendió unos metros más, y siguió avanzando, para chocar contra una estructura de cemento y metal.

'¡Bingo!' pensó 7F. 'Ahora me falta únicamente encontrar la dichosa entrada.'

Una vez hallada la estructura no le fue muy difícil buscar la puerta metálica, casi cerrada, que daba acceso a los submarinos. Pasó muy justo y avanzó hasta la superfície. Allí se desprendió de la botella de aire y el traje de neopreno. Bajo el neopreno 7F llevaba un elegante esmoquin.

'Por lo menos si tengo que ir al infierno, causar buena impresión.'

7F iba desarmado, eran órdenes estrictas para no ser reconocido como agente del CEFPIFST, tendría que buscarse la vida.

*RING-RING*

Sonaba el Codec. Aunque el auricular estaba implantado en la oreja, todo funcionaba desde la muñeca, micrófono y dial.

"¿Ya ha llegado, 7F?" le preguntó Perumu.

"Me habían dicho que tendría que ser yo el que se pusiera en contacto con ustedes," dijo 7F.

"Ya sabe usted de mi impaciencia, espero que se encuentre bien," respondió Perumu.

"Esto no es precisamente el Caribe," dijo con tono ácido Ataru.

"Usted y su particular humor," dijo sarcástico Perumu.

"Si no tiene nada más importante que añadir voy a tener que cortar la comunicación, ya sabe, las misiones no se completan solas."

"Nada... bueno, que tenga buena suerte, corto y cierro."

El silencio volvió a reinar, aunque bien visto... el vaivén del agua, unas goteras, pasos... de silencio, nada. Comprobó el radar. Había varios soldados en la zona.

"Muelle de cargo. Vamos allá."

Se dejó caer y empezó a arrastrarse por el suelo, a través del hueco que dejaban unas tuberías. Vio los pies de un soldado, dieron media vuelta y, en un movimiento relámpago, Ataru golpeó al soldado por detrás. Aprovechando que estaba aturdido lo tomó en una fuerte llave por el cuello, y lo arrastró fuera de la visión de sus compañeros.

Ataru comprobó de nuevo el radar y vio que los soldados iban siguiendo un patrón de movimientos, podría pasar desapercibido si se daba prisa. El ascensor se encontraba al final de la sala. 7F pasó silencioso como un ninja hasta el ascensor.

"¡Mierda! El ascensor no está aquí, tendré que esperar."

Sa apartó del ascensor con el tiempo justo de evitar ser visto por un soldado. Volvió a comprobar el radar, por suerte los soldados seguían su ruta de patrulla habitual.

*ZIUuuuUUUuuUUuuUuUuuUUUuUUu*

El ascensor estaba cerca.

*CLONK*

El ascensor estaba ahí. De su interior surgió un nuevo soldado, se dirigía hacia la posición de 7F, este reaccionó con presteza y atravesando la sala con sigilo entró en el ascensor y pulsó el botón de subida.


El héroe despertó. Se encontraba sujeto a una camilla. Q3 estaba frente a él.

"HORTERA quiere fabricar clones tuyos para crear un ejército de guerreros definitivos, como ya ocurrió con FOXHOUND y Big Boss," le dijo Q3. "Aceptar su oferta es lo menos que podía hacer tras haberme vuelto a traer a la vida, aunque yo sea otro clon," dijo Q3, "¿Sabes quién soy? ¿lo sabes?" le preguntó.

Q3 se quitó las gafas de sol.

"Soy Liquid Snake." Liquid le clavó una aguja al héroe y le extrajo una generosa cantidad de sangre. "Ahora sólo me queda esperar a que un mensajero de HORTERA venga a recoger este premio."

El heroe se desmayó debido a la pérdida de sangre. Todo se oscureció.

World of Trollcraft - Chapter 25 Cover

7F se encontraba en el exterior. Nevaba y hacía frío, en la nieve su rastro era fácil de seguir.

"Me tendría que haber puesto algo de tejido térmico debajo del esmoquin, necesito algo de acción para calentar."

Aunque estaba todo oscuro, 7F podía distingir las luces de las linternas de los soldados. Y unos grandes focos. Con destreza se acercó sigilosamente hasta el primer soldado y le propinó una llave que lo dejó inconsciente.

Ataru se acercó al helipuerto donde los focos se movían de un lado para otro. Los estudió concienzudamente en busca de un patrón de movimiento. Se movían simétricamente así que aprovechó el momento en que los dos focos se acercaban al centro del helipuerto para colarse en la sala de la izquierda. Era un pequeño almacén lleno de cajas... vigilado por una cámara de seguridad. En el fondo había un par de taquillas metálicas, tal vez había algo que podría serle de utilidad.

*RING-RING*

"Al habla Perumu, ¿7F?" saludó Perumu.

"Aquí 7F," respondió de forma casi automática Ataru.

"Únicamente quería recordarle que tendrá que armarse in situ, con las armas que considere oportunas. Recuerde que los soldados que se encuentre están tratados genéticamente para mejorar todas sus características. Hasta pronto."

Ataru burló la cámara con cierta facilidad, dentro de la taquilla había granadas aturdidoras...

"¿Me serán de utilidad?" pensó Ataru en voz alta. "Ah, quién sabe..."

Puesta en el medio del helipuerto, como si de una evidente trampa se tratase había una caja de granadas. Ataru burló de nuevo los focos y, en un milimétrico movimiento tomó la caja.

"Granadas... ¿Chaff? Para inutilizar equipos electrónicos... Las llevaré por si acaso," se dijo 7F.

Atravesó el traicionero helipuerto de nuevo para encontrarse con un camión estacionado frente a la puerta principal del complejo. Un soldado cercano estaba casi dormido, y a sus pies tenía...

"¡Un conducto!" exclamó sorprendido Ataru. "Pero primero investigaré el camión, podría haber algo interesante dentro."

7F se coló en la parte trasera para descubrir tras unas cajas una pistola SOCOM.

"Uhm... Calibre del 45, capacidad del cargador, 15 balas. Silenciador opcional. No es una joya de la tecnología pero me servirá de momento," analizó Ataru. "Uhm, como dicen en mi tierra, no diguis blat fins que no sigui al saci ben lligat, comprobaré debajo del camión, que uno nunca sabe..."

"¡Bingo! Es mi día de suerte," dijo Ataru. "Una M9 con mira láser, equipada con silenciador y dardos tranquilizantes."

Aunque el soldado del conducto estaba casi grogui, Ataru no vio de más ayudarle a caer en los brazos de Morfeo, así que le propinó un dardo con su flamante M9. El conducto llevaba al hangar de tanques y no tuvo mejor opción que seguir las ratas para saber dónde había una apertura. Para su desgracia no tuvo más remedio que atravesar un helado charco de agua subártica.

En el hangar de tanques había dos soldados en el nivel base. 7F hizo buen uso de su M9 para dormir durante un largo rato a su presa. Atravesó el hangar de tanques.

Delante de él había una puerta blindada de nivel 5 y más allá un ascensor. Por el piso había repartidas cajas de munición de M9 y SOCOM. Subió un nivel a través de las escaleras.

"¡Mierda! Una cámara de seguridad," 7F estudió el rango de visión y se coló ante la atenta mirada del cristal. En el segundo piso encontró unas gafas de visión térmica tas burlar otra cámara y su camino se cruzó con unas escaleras roñosas que lo llevaron a un conducto de ventilación.

"¡Mierda! Me ha hecho perder el tiempo, tendría que haber tomado el ascensor..." se lamentó 7F.

Las celdas se encontraban en el Sótano 1. Fue la primera parada de 7F. No había vigilancia puesto que no había presos. 7F dio un garbeo por las celdas. Nada en la derecha... Nada en la izquierda...

"Voy a mirar en el baño..."

Ataru abrió la puerta del baño, no era gran cosa. Una taza, una pica...

"¡Bingo!"

En su interior había una tarjeta de acceso nivel 1 y...

"Mmm... una revistilla para pasar el rato. Ahora que tengo la tarjeta de acceso para nivel 1 probaré a ver si arriba hay alguna puerta que pueda pasar."

Ataru volvió al hangar de tanques y accedió al piso superior. En la primera puerta había una caja vacía y granadas.

"¿Una caja vacía? En ella dice 'Heliport', puede que me sea útil..."

7F volvió al ascensor.

"Sótano 2."

El Sótano 2 estaba lleno de cámaras de seguridad para distintas armas. La primera de la primera fila decía PSG-1, para el rifle de francotirador, la segunda para los explosivos plásticos C-4 y la tercera para los misiles de objetivo manual Nikita. En la segunda fila de cámaras estaban las correspondientes a las granadas, a la pistola automática SOCOM y el fusil FAMAS.

Ataru notó que había trozos de pared mal pintados, allí colocó un paquete de explosivos plásticos C-4 y delante de él se abrió un boquete. Usó el C-4 para abrirse camino en las zonas de cemento fresco y llegó a una zona con una columna central y cuatro subcolumnas.

"Aquí se debe haber librado alguna batalla épica," se dijo 7F. "Y... alguien se ha dejado una tajeta de acceso nivel 2."

Ataru tomó la tarjeta y volvió a la Armería, en el Sótano 2. Allí entró en la cámara de seguridad del rifle de asalto FAMAS y se hizo con él. Ahora había vigilancia: dos soldados. Ataru los noqueó con sendas llaves y volvió al hangar de tanques. Una de las puertas del piso superior podía ser abierta con la tarjeta de acceso nivel 2, y allí Ataru encontró un Detector de Minas.

*RING-RING*

"¿Quién es?" preguntó Ataru.

Una voz femenina habló.

"Sé que tiene un pequeño problema con una puerta de nivel 5," dijo la voz.

"¿Quién es?" preguntó de nuevo Ataru, ahora más impaciente.

"Soy su ángel de la guarda, por así decirlo," dijo la voz femenina. Lo cierto era que le sonaba de algo. "Je je, todas sus preguntas serán respondidas cuando cruce la puerta, nos vemos en el exterior... Ah, y vigile que es una cámara de doble compuerta que se cierra y expulsa gas si los infrarrojos detectan movimiento no autorizado."

*bruuuuuuuuuuuuu*

La puerta de nivel cinco se estaba abriendo. Ataru se puso las gafas de visión térmica y vio el movimiento de los láseres, arriba y abajo, unos más lentos que otros. No tuvo excesiva complicación, aunque 7F lo hizo bonito con saltos y florituras. Al llegar a la segunda puerta, ésta se abrió.

*BRUUUUUUUUUUUU*

Ataru salió al exterior. Allí estaba.