Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Månatlig Sumario Finale - Marzo'14

lunes, 31 de marzo de 2014 0 quejas


Månatlig Sumario Finale

Historial 2.0

- World of Trollcraft: [Capítulo trigesimosegundo: El troll contra el Metal Gear. El desenlace] - Épico final de saga, tras un combate contra el Metal Gear Rex y la huída de la base de Shadow Moses.

- My Little Pony: Friendship is Magic - S04x16 - Resumen del decimosexto capítulo de la cuarta temporada de la serie "My Little Pony: Friendship is Magic".

- Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - XXIII - Batalla de bosses, con la misión de parar a los dos clanes llegando a su final.

- My Little Pony: Friendship is Magic - S04x17 - Resumen del decimoséptimo capítulo de la cuarta temporada de la serie "My Little Pony: Friendship is Magic".

- Pocket Tales of the Braves - Capítulo 32 - ¿La Líder Blanca no está en el gimnasio?¿Ande andará?

- My Little Pony: Friendship is Magic - S04x18 - Resumen del decimoctavo capítulo de la cuarta temporada de la serie "My Little Pony: Friendship is Magic".

- Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - Extras IV - Los extras de Nolas Izold, alcalde de Belos, Barlos y Thara, sus guardaespaldas, y el temible Duccus, el mafioso hampón.

- Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - XXII - Duccus empieza a actuar de una forma rara, y pilla a Nolas Izold desprevenido. Llega la hora de Barlos y Thara.

- My Little Pony: Friendship is Magic - S04x19 - Resumen del decimonoveno capítulo de la cuarta temporada de la serie "My Little Pony: Friendship is Magic".


Variedades

Top10 del Blogroll en el momento de escribir esta entrada:

Darlantan's Page
15 días de descanso?
Hace 1 hora


otakugirl
Carol and Daryl ~ Nitesky (Spoilers)
Hace 1 hora


Una pareja friki
Los caminantes 3: Hades nebula (Reseña novela)
Hace 1 hora


Yurika Sekai
Log horizon
Hace 2 horas


Blog Manga
Curso de manga con Misha de Skizocrilian Studio
Hace 3 horas


Formación Escopeta
Ray Rice fue formalmente acusado de asalto agravado
Hace 9 horas


Xiyima y sus cosas
[Reseñas Yaoi] Mangaka Minase Masara
Hace 11 horas


EL MUNDO SEGUN KASSIOPEA
Gastronomía ibérica en Japón
Hace 12 horas


Gamers Up!
El Game Over mas heavy
Hace 14 horas


binilla Mangas
[Video BiniLuk] Recomendando Mangas!!!!!
Hace 15 horas


Si téneis cualquier duda, sugerencia o similar, ya sabéis, dejad un comentario o enviad un mail a:

tdd1blog@gmail.com

My Little Pony: Friendship is Magic - S04x19

martes, 25 de marzo de 2014 0 quejas

*Spoiler warning*

My Little Pony: Friendship is Magic Logo

For Whom The Sweetie Belle Toils
My Little Pony: Friendship is Magic - For Whom The Sweetie Belle Toils

En la boutique Carousel, Rarity está creando unos vestidos para Sapphire Shores y sus bailarinas de apoyo, mientras Sweetie Belle necesita su ayuda con los vestidos para la función escolar, de la que ha escrito el guión. Rarity accede a ayudarla, aunque al final acaba rediseñando los disfraces, llegando a última hora aunque justo a tiempo para la actuación. Una vez finalizada, salen esperando recibir cumplidos por sus papeles, pero descubren que sus hermanas no están porque estaban ayudando a rarity. Y encima, todo el mundo habla de los vestidos de Rarity para la función en vez de hablar del guión, la dirección, o la actuación, lo que enfurece a Sweetie Belle. De vuelta a la boutique Carousel, las Mane Six terminan los vestidos de Rarity, incluyendo una enorme diadema ceremonial que pretende ser la joya de la corona. Sweetie Belle entra y acusa a Rarity de hacer los vestidos para la función demasiado perfectos a propósito para robarles el mérito, recordándole su quinto cumpleaños de nuevo. Rarity dice que ella tan solo hizo lo que creía que su hermanita quería, pero Sweetie Belle no se lo cree.

Esa misma noche, Sweetie Belle es incapaz de conciliar el sueño, todavía mosqueada por los disfraces. En el momento de ir a beber un poco de agua, Sweetie Belle ve que Rarity ha dejado la puerta abierta, y comprueba el contenido de la caja en busca de la diadema. Como venganza, la sabotea para que se desmonte deshaciendo un hilo. Sweetie Belle regresa a su habitación y se duerme, encontrándose de repente en un sueño, recogiendo un galardón por su actuación. En ese momento, Rarity en forma de nube, hace llover encima del escenario, incluso lanzándole un rayo, que es bloqueado por un escudo creado por la princesa Luna, que ha entrado en el sueño de Sweetie Belle.

Luna le confiesa que ella también ha tenido que luchar con una hermana que muchas veces brilla más que ella, llevando a Sweetie Belle a su quinto cumpleaños. Ella estaba probándose un nuevo traje para impresionar a sus invitados, pero ellos parecían más interesados en los obsequios que Rarity hizo. Una potrilla incluso dice que para qué necesitan a Sweetie Belle, que lo entreoye y se va llorando a su habitación. Sin embargo, Luna le cuenta que hay un lado opuesto de la historia, mostrándole que sus invitados estaban a punto de marcharse si no fuera porque Rarity les entregó sus obsequios antes de tiempo, e insistiendo en que eran idea de Sweetie Belle. Luna le enseña después unas horas antes, en las que Rarity estaba comprobando de nuevo todo su trabajo, estresada, Sweetie Belle admite hacer lo mismo. Finalmente, Luna la lleva a ver lo que ocurrirá si la diadema saboteada es mostrada. Además de perder su favor como diseñadora preferida de Sapphire Shores, Rarity se volverá la risa de todo el mundo, recomprobándolo todo obsesivamente. Sweetie Belle suplica que termine todo, finalmente despertando y dándose prisa para arreglar su error , para descubrir que Rarity ya ha partido.

Junto con las otras dos Cutie Mark Crusaders, Sweetie Belle se dirige a Canterlot, a la muestra de los vestidos de Sapphire Shores. Durante una pausa en el recital, Rarity está a punto de enseñar la diadema, cuando las Cutie Mark Crusaders entran a través de la ventana, cogiendo la caja y huyendo. Sweetie Belle se las arregla para desaparecer de su vista, y allí se encuentra con la princesa Luna, que ayuda a Sweetie Belle. Rarity consigue atraparla, y Sweetie Belle se lo cuenta todo y se disculpa ante su hermana. Al enseñarle la diadema a Sapphire Shores, con la imagen de un delfín cosida, imagen que Sweetie Belle vio en su sueño, Sapphire Shores está encantada, y el diseño es un éxito. Rarity entonces se disculpa por estar tan abducida por su trabajo que le fue imposible estar en la función, y si sería posible una repetición, pero Sweetie Belle le confiesa que la obra no era para tanto y que los disfraces fueron lo mejor.

También puede interesarte:

Equestria Girls

Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - XXII

lunes, 24 de marzo de 2014 1 quejas

Capítulo Vigesimosegundo: Primer aviso

"El bueno de Shaunt," respondió Argan.

"¿Qué ha pasado?" preguntó la doctora Nelson mientras se ponía la bata.

"Hemos tenido un encontronazo con los hombres del tal Duccus," le contó Monty. "Creo que sólo está inconsciente, pero me quedaré más tranquilo si le echáis un vistazo."

Argan iba plasmando y tocando la cabeza de Shaunt mientras la doctora Nelson observaba. Finalmente el chico llegó a una conclusión.

"No tiene nada, un poco de reposo y como nuevo," afirmó Argan, aunque esperando que la doctora hablara.

"Efectivamente, Argan, has mejorado tus habilidades diagnósticas," le reconoció la doctora, que seguidamente se dirigió a Monty, "Así que nada más llegar ya te has hecho enemigos, ¿eh? y para más inri, es el tipo más peligroso de todo Belos."

Monty no sabía qué decir, parecía que los problemas se acercaban a él sigilosamente hasta atacar por sorpresa. Ya le había pasado con Sasar en Skypiea.

"Pero no te preocupes, si no te acercas por el anillo central de Belos, probablemente te dejará en paz, al fin y al cabo sólo eres un crío," dijo la doctora para calmarlo.

*TOC TOC*

"Llaman a la puerta," dijo Monty.

"Voy a ver quién es," Argan abandonó la sala. Volvió en breves momentos. "Es el alcalde Nolas Izold, quiere verte, Monty. ¿Qué habrás hecho ya?" le preguntó Argan con cierto tono entre sorpresa y curiosidad.

Monty caminó por los pasillos de la clínica, pensando qué podría querer Nolas de él. Finalmente llegó a la puerta, donde, efectivamente se encontraba Nolas Izold, acompañado de sus guardaespaldas Barlos y Thara.

"¡Hombre, Monty!" empezó el alcalde.

"¿Cómo me has encontrado?" preguntó Monty, frunciendo el ceño.

"Pero cómo me preguntas esto Monty, soy el alcalde y tengo mis fuentes," contestó Nolas con una sonrisa. "En fin, venía por si quieres echarle una visita al ayuntamiento, esta tarde."

"Aah... ¡me encantaría!" eso acababa de levantar los ánimos de Monty.

"Recuerda, esta tarde, te espero..." dijo Nolas apuntando a Monty con los dedos y moviendo las manos mientras se alejaba. Barlos y Thara lo seguían de cerca.

"¡Joñe, Monty!" exclamó Argan, "no llevas ni un día rondando por aquí y ya te conoce hasta el alcalde..."

"Sí, es gracias a Shaunt, por cierto, ¿qué tal está?" Monty se interesó por Shaunt.

"Estoy bien," Shaunt ya había despertado, "gracias por preocuparte por mí, Monty."

"¿Sabes qué?¡El alcalde me ha invitado al ayuntamiento!" Monty estaba excitado.

"Si quieres puedo acompañarte, así lo encontrarás con más facilidad," le propuso Shaunt. A Monty pareció gustarle la idea.

El día fue transcurriendo sin más complicaciones, al caer el sol Shaunt y Monty se pusieron en marcha. Esta vez no tomaron riesgos y rodearon el anillo central de Belos, lejos del feudo de Duccus. Se tomaron con humor el asalto que habían sufrido pocas horas antes. No tanta gracia le parecía hacer a un tipo que los vigilaba desde una azotea, con un rifle con catalejo acoplado.

"Hay demasiada policía rondando," se dijo el tipo de la azotea a sí mismo. Abandonó su posición.

El ayuntamiento era un edificio de tres pisos, bastante ancho, en el que se podía leer la inscripción 'City Hall'. La puerta de entrada doble estaba justo en el medio. Entrando, al fondo, se encontraba la recepción capitaneada por una señorita que les preguntó cuál era el motivo de su visita.

"El alcalde me ha invitado a pasar la tarde," le dijo Monty.

"¿Nombre?" le preguntó ella.

"Monty," la señora parecía revisar notas, finalmente encontró el nombre en alguna de ellas.

"Sí, el despacho del alcalde Nolas está en el tercer piso, Shaunt ya sabe dónde," le dijo la señorita amablemente.

El suelo estaba enmoquetado con una alfombra roja, y los muebles decorativos de madera parecían estar en muy buen estado. Shaunt guió a Monty a través de un pasillo, seguido de las escaleras, hasta llegar al tercer piso. Una vez allí se encontraron con Barlos, que estaba de patrulla por la planta.

"Hombre, Monty," le saludó el guardaespaldas, "¿Qué tal, Shaunt?"

Barlos y Shaunt se dieron la mano y se abrazaron.

"¿Os conocéis?" preguntó Monty.

"No te lo he contado todo, Monty," empezó confesando Shaunt, "trabajo en el ayuntamiento, tengo asiento en el consejo. De ahí que conozca al alcalde y sus planes tan de cerca."

En la entrada al despacho de Nolas estaba Thara.

"¡Hola!" les saludó.

"Hola, Thara," devolvió Shaunt el saludo.

"No puedo decir mucho, pero Nolas te ha preparado una sorpresa..." le contó Thara a Monty, algo emocionada.

"¡Thara, que te oigo~!" gritó Nolas desde su despacho. La puerta estaba entreabierta, para poder controlar mejor si algo sucedía en el interior. "¡Pasa, Monty!"

Monty entró en el despacho, seguido de Shaunt. Era una estancia bastante grande, en la que nada más entrar, en línea recta, estaba el escritorio que presidía la sala. A cada lado había un gran ventanal, y entre los dos ventanales, pegado a la pared, un reloj de torre. El escritorio estaba lleno de papeles.

"¡Sorpresa!" dijo Nolas Izold. Tenía preparada una mesa con mucha comida, y dos doncellas acababan de traer más platos.

"¡Vaya, cuánta comida!" exclamó un sorprendido Monty. Y bendita sorpresa. La verdad es que desde que estuvo en Skypiea no había tenido una comida decente.

"Toma asiento," le instó Nolas. "¡Barlos!¡Thara!"

Sus guardaespaldas, Barlos y Thara, dejaron sus tareas de vigilancia para unirse al festín a instancias de su protegido.

"Shaunt me contó cómo te había encontrado en la playa de Belos, te llevó a varios médicos pero nadie supo qué hacer contigo, pero por lo que se ve, la doctora Nelson tuvo la suerte de saber lo que se hacía. Supongo que debía tratarse de algún tipo de medicina alternativa," le contaba Nolas Izold mientras cenaban.

La noche había caído lentamente, oscureciendo el cielo a su paso, pintándolo de pequeños topos luminosos. Fuera hacía un frío invernal, y la poca gente que paseaba lo hacía metida dentro de cálidos abrigos, con bufandas y guantes. De nuevo, en la azotea de uno de los edificios próximos, un tipo apostado buscaba su objetivo.

"Venga, vamos, muévete un poco más..." el tipo hablaba consigo mismo como si hablara con Nolas.

Nolas acababa de contar un chiste y se empezó a reír, el tirador estaba a punto de pulsar el gatillo... pero Nolas recuperó su posición inicial, cubierto por la pared.

"¡Rayos!" exclamó el tipo con el rifle, "con lo fácil que es tirar a matar... Duccus nos dijo que nada de matar, que teníamos que dejarlo fuera de circulación temporalmente. Venga, señor alcalde..."

*BANG*

La bala salió disparada del cañón del rifle, cortando el aire. El tirador observaba el fruto de su dedicación.

*CRASH*

Los vidrios del ventanal quedaron hechos trizas en la parte por la que la bala había atravesado, Monty reaccionó tarde. La bala había herido a Nolas en la pierna.

"¡Todo el mundo a cubierto!" gritó Thara. Pero Monty desoyó su consejo y se acercó a la ventana. Vio como una sombra se alejaba de la azotea del edificio de enfrente.

"¡A la azotea!" gritó Monty, "¡he visto un tipo sospechoso!"

"¡Vamos!" dijo Barlos.

"Yo me quedo con Nolas y las doncellas," les dijo Shaunt.

Barlos, seguido de Thara y Monty, abandonaron el despacho de Nolas. Pasaron de largo de las escaleras por las que Monty y Shaunt habían subido, y unos pasillos más allá, se encontraron con una puerta.

"Rápido, el tipo puede estar lejos cuando lleguemos," dijo Monty.

"Calma, tranquilidad y buenos alimentos," dijo Barlos buscando la llave en su llavero, "aquí está."

*CLOC*

La puerta no opuso más resistencia y el grupo de tres subió a la azotea del ayuntamiento. El edificio era un tanto más alto que los edificios de su alrededor, desde ahí se podía apreciar la separación de los anillos.

"Han disparado desde ahí," Thara señalaba el edificio del anillo interior.

Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - Extras IV

viernes, 21 de marzo de 2014 0 quejas

Nolas Izold
Nolas Izold

Barlos
Barlos

Thara
Thara

Duccus
Duccus

My Little Pony: Friendship is Magic - S04x18

martes, 18 de marzo de 2014 0 quejas

*Spoiler warning*

My Little Pony: Friendship is Magic Logo

Maud Pie
My Little Pony: Friendship is Magic - Maud Pie

Temprano por la mañana, las Mane 6 visitan la casa de Pinkie Pie, que está llena de un surtido de rocas de caramelo multicolor para hacer collares de mejor amiga. Pinkie Pie se está preparando para la visita de su hermana mayor Maud Pie en Ponyville antes de ir a obtener su roctorado en la ciencia de las rocas, siendo los collares de roca de caramelo una tradición entre ellas.Pinkie señala sus cualidades, esperando que sus amigas de Ponyville se lleven bien con ella. Sin embargo, una vez que las Mane 6 conocen a Maud en persona en un picnic, descubren que es muy callada, reservada e introvertida, únicamente interesada en hablar de rocas. Pinkie está todavía emocionada porque las Mane 6 conozcan mejor a su hermana, aunque ellas están un poco decepcionadas por la actitud fría de Maud en su primer encuentro.

Todas las Mane 6 intentan por varios métodos crear una unión con Maud: Rarity se ofrece para diseñarle un vestido, Applejack hace un poco de sidra de manzana, y Rainbow Dash la reta a un concurso de lanzamiento de rocas. En cada caso, Maud sigue pareciendo igual de fría. Mientras Pinkie sigue con su idea de hacer los collares de roca de caramelo, las Mane 6 no encuentran ningún tipo de conexión con Maud. Incluso, a su pesar, intentan decirle a Pinkie que no les parecería bien hacer los collares de mejor amiga con alguien que ni siquiera es amiga suya, lo que la desmoraliza.

Después, las otras, reunidas en la biblioteca de Twilight, piensan en alguna otra forma de acercarse a Maud, cuando Pinkie irrompe, diciendo que ha pensado su propia idea. Las lleva a ellas y a Maud a una carrera de obstáculos, diseñada desde las preferencias de cada pony, incluyendo un enorme tobogán de rocas para Maud con una gigantesca piedra en la cima. Pinkie les enseña cómo funciona el recorrido, para terminar con su casco trasero atrapado entre rocas. Al intentar librarse, las rocas empiezan a temblar, enviando la piedra cuesta abajo hacia Pinkie. Maud de pronto recorre la pista a gran velocidad, destrozando la enorme piedra con sus pezuñas para liberar a Pinkie. Maud le explica a Pinkie que, a pesar de haberlo intentado, ella no puede ser amiga de sus amigas, y toma la decisión de acortar su visita en Ponyville y pasar el resto de la semana en la granja de rocas. Pinkie logra atrapar a Maud, decidida a acompañarla. Es entonces cuando Twilight se da cuenta de que las Mane 6 y Maud tienen algo en común: su amor por Pinkie.

Al llegar Maud y Pinkie a la granja de rocas, se encuentran con las Mane 6 esperándolas con unas cuantas rocas de caramelo. Se disculpan a Pinkie y Maud por herir sus sentimientos, recordándole a Maud de que pueden unir sus lazos alrededor de su afección por Pinkie. Después de que todas hagan un collar de roca de caramelo para Maud, se despiden de ella en la estación de tren, donde Maud le enseña a Twilight que tiene guardados todos los collares que Pinkie le ha hecho desde el principio, contándole que los dulces no le gustan, pero es no impide que quiera a Pinkie.

También puede interesarte:

Equestria Girls

Pocket Tales of the Braves - Capítulo 32

lunes, 17 de marzo de 2014 1 quejas

Capítulo 32: Ryuuna Sentret-iene en Ciudad Trigal

Ciudad Trigal
Continente de Johto


Después del combate con Steeler Ryuuna tenía como objetivo conseguir la medalla Planície del Gimnasio Trigal. Sin embargo, no podía dejar de pensar en el combate que acababa de tener. ¿Qué sucedería con el pobre Magneton? ¿Sería Steeler capaz de reflexionar y ver que su forma de actuar no era la más correcta?

*POF*

"¡Ayyy!" Ryuuna había chocado contra algo y había acabado por los suelos. Ante ella se encontraba una mujer de mediana edad, rolliza y ancha.

"Perdona, hijita, no estaba atenta," se disculpó la señora mientras la ayudaba a levantarse.

"Yo tampoco me he fijado, estaba pensando en mis cosas," le dijo Ryuuna. Una de sus pokéball rodaba por el suelo y rápidamente se lanzó a por ella.

"¿Eres entrenadora?" le preguntó la señora llena de curiosidad.

"Hmmm... sí, estoy intentando conseguir las medallas de Gimnasio de Johto," respondió Ryuuna, "ahora mismo iba hacia el Gimnasio Trigal."

La señora no era entrenadora pero llevaba pokéballs encima. El primer Pokémon que le enseñó fue un Meowth.

"¿Has visto qué pelaje tan brillante?" la señora parecía estar orgullosísima de su Meowth, "¿y la moneda dorada en su frente? ¡Si es que es monísimo!"

Ryuuna no perdió el tiempo y sacó su Pokédex, con la que analizó al Meowth. Después, la señora le enseñó su Jigglypuff.

"¡Es taaan redondito! Y tan blandito..." el Jigglypuff empezó a cantar, "y canta... taaoouaaa... bieeeoouu..."

Todo aquel que se encontraba en el radio de acción de aquel hipnótico canto quedó profundamente dormido, incluída la señora y Ryuuna.

*ZZZzzZZZ*

El Jigglypuff intentó despertar a la señora, primero meneándola, pero al ver que no despertaba empezó a abofetearla. Eso pareció surtir efecto.

"Ayyy... qué traviesa que eres, Jigglypuff," dijo la señora cándidamente, sin un ápice de malicia en su voz, "ahora vuelve a tu pokéball."

Después de devolver al Jigglypuff a su pokéball, la señora despertó a Ryuuna.

"Chica, chica, despierta..." la señora la zarandeaba, "que no he terminado de enseñarte mis monísimos Pokémon."

Ryuuna abrió un ojo. Después el otro, y miró a su alrededor, la señora la soltó en cuanto vio que estaba despierta. La Pokédex había caído en el suelo, posiblemente en cuanto Ryuuna se había desplomado, a causa del canto del Jigglypuff. Ryuuna la recogió. El siguiente Pokémon que le enseñó la señora fue un Clefairy.

"¿Es mono o no es mono?" le preguntó la señora en un tono que no admitía discusión.

"Es bastante mono," dijo Ryuuna, que en parte lo pensaba. Además, ¿qué peligro podía entrañar un Clefairy sin entrenar? Ahh... impaciente, pronto lo descubriría.

El Clefairy empezó a mover sus pequeños brazos de un lado para otro. Derecha. Izquierda. Derecha. Izquierda. El movimiento era cuasi hipnótico, coordinado.

*BRRROOOOUMM*

El suelo empezó a moverse, a temblar. El movimiento Metrónomo había provocado un Terremoto. Ryuuna acabó por los suelos de nuevo, las personas que habían caído rendidas ante el Canto del Jigglypuff ni se dieron cuenta, y la señora devolvió como pudo al Clefairy a su pokéball, lo que causó que el seísmo amainara.

Algunas personas empezaron a despertar, sorprendidas, y a medida que iban recordando sus quehaceres abandonaron el lugar. La señora le enseñó, seguidamente, un Mareep. Al acariciarlo, le pasó la corriente. Cuando la señora le dijo que el siguiente Pokémon era un Magby, Ryuuna se despidió fugazmente. Había sido dormida, abatida por un terremoto y electrocutada, por supuesto que no tenía gusto ninguno de ser calcinada.

"Estos jóvenes de hoy en día van con unas prisas..." se dijo la señora mientras buscaba a su próxima 'víctima'.

Tras el alboroto generado por el movimiento de tierras, que no causó daños graves, la zona recuperó su animosidad. De hecho, más allá de donde había sacudido el terremoto el bullicio no había cesado en absoluto. Ryuuna puso tierra de por medio, regresando al punto en el que se había enfrentado a Steeler. Justo allí estaba el Gimnasio Trigal, lugar en el que Ryuuna conseguiría su tercera medalla.

El edificio era calcado a todos los Gimnasios de Johto, por lo menos visto desde fuera. Ryuuna entró. El interior estaba ricamente decorado de colores chillones. Para contrarrestar el efecto de tanto rosa y rojizo, repartidos por los pasillos había tiestos con arbolitos bien verdes.

"¡Ayyy!" oyó Ryuuna un quejido apesadumbrado. Era una mujer joven, tal vez rondando los veintitantos, exquisita y elegante aunque sencillamente vestida.

"¿Qué pasa?" le preguntó Ryuuna.

Se presentó como Modelo Victoria. Le explicó como Steeler, aunque ella lo definió como el chico de cabello gris pelopincho, había luchado contra todas las entrenadoras a la vez y había ganado con únicamente un Pokémon. Por supuesto, vencer a la Líder Blanca fue un paseo, tan humillante derrota para ella, que para desfogarse y calmarse, salió corriendo a los Almacenes Trigal a comprar.

"Yo también quería ir a comprar, pero alguien se tenía que quedar a vigilar el Gimnasio," le confesó la Modelo Victoria, "¿quieres luchar conmigo?"

"Aaahh... eeehhh... claro," Ryuuna aceptó, pensando qué clase de Pokémon usaría una chica de sus características.

Pronto quedó el misterio resuelto. La Modelo Victoria envió un Sentret (Victoria's Sentret). Al tratarse de un Pokémon de tipo Normal, probablemente con ataques de dicho tipo, Ryuuna pensó que lo más adecuado sería enviar al Larvitar, pues el Gastly sería inmune, pero este hecho sería recíproco. Dicho y hecho, envió al Larvitar.

"¿Qué Pokémon es ese?" le preguntó la Modelo Victoria al verlo, "es muy mono ;)"

El primer asalto prácticamente terminó nada más empezar cuando el Arañazo del Sentret apenas dañó al Larvitar y éste respondió con una Avalancha que resultó ser un golpe crítico.

"Ay, mi pobre Sentret... :(" la Modelo Victoria devolvió su Pokémon a su pokéball, para enviar a su siguiente Pokémon, que resultó ser otro Sentret.

Prevenida por el asalto anterior, la Modelo Victoria dirigió a su Sentret para que se defendiera con Rizo Defensa. Esta vez el Larvitar atacó con Mordisco. Una vez, a la segunda, el Sentret retrocedió.

"¡Sentret, Golpes Furia!" le indicó su entrenadora.

"¡Larvitar, Avalancha!" de nuevo, los golpes del Sentret eran prácticamente cosquillas en la rocosa piel del Larvitar, sin embargo el torrente de rocas fue un duro golpe contra el Sentret, que cayó debilitado.

"Puede que este tal Larvitar no sea tan mono después de todo... ;P"

El último Pokémon de la Modelo Victoria resultó ser otro Sentret, aunque este parecía algo más fuerte. Ryuuna optó por enviar a su Gastly, con el que hipnotizó al Sentret con tiempo suficiente para cambiarlo por el Dratini, y debilitar al Sentret a base del movimiento Furia Dragón.

"¡Ayy!" se quejó de nuevo la Modelo Victoria, "me has ganado, aunque no ha sido tan terrible como contra el mocoso pelopincho."

"¿Así que la Líder Blanca está en los Almacenes Trigal?" preguntó Ryuuna para confirmar, puesto que antes del combate ella había dicho eso.

"Sí, cuando pierde llora y se va de compras," dijo resignada, "no me preguntes de donde saca tanto dinero."

Entonces, la chica mona que había visto salir corriendo del Gimnasio momentos antes de enfrentarse a Steeler era Blanca. De ser así, y todo lo indicaba, por lo menos tenía una pista visual de quién buscar. Mientras pensaba en ello, Ryuuna dirigió la mirada al alto edificio que era los Almacenes Trigal.

Mapa de Johto

Mochila:
- Pokéball x4
- Amigo Ball x10
- Baya Atania x2
- Baya Zreza x2
- Baya Safre x2
- MT 12 - Mofa
- MT 31 - Bofetón Lodo
- MT 70 - Destello
- MT 89 - Ida y Vuelta
- Caña Vieja
- Carbón

Equipo:
- Dratini (Mudar) MV: Atadura - Furia Dragón - Onda Trueno - Ciclón [Baya Aranja]
- Larvitar (Agallas) MV: Mordisco - Avalancha - Torm. Arena - Chirrido [Baya Aranja]
- Gastly (Levitación) MV: Hipnosis - Lengüetazo - Maldición - Mal de Ojo [Baya Aranja]
- Huevo Misterioso

My Little Pony: Friendship is Magic - S04x17

martes, 11 de marzo de 2014 0 quejas

*Spoiler warning*

My Little Pony: Friendship is Magic Logo

Somepony To Watch Over Me
My Little Pony: Friendship is Magic - Somepony To Watch Over Me

Applejack, Big Mac y Granny Smith deciden que Apple Bloom es suficiente mayor como para encargarse de las tareas vespertinas en Sweet Apple Acres por sí misma. Applejack y Big Mac estarán haciendo repartos de tartas en lugares lejanos, mientras que Granny Smith se va para visitar a unos familiares. Apple Bloom está ecstática de que su familia confíe en ella para cuidarse a sí misma, sin embargo Applejack se preocupa por si algo sale mal. Apple Bloom consigue finalizar todas las tareas, así que baila encima de la mesa en su rato libre. Durante su entrega, Applejack está tan preocupada por Apple Bloom que regresa a Sweet Apple Acres para encontrarse con que Apple Bloom cae de la mesa debido a su entrada por sorpresa, dejándolo todo hecho un cisco. Declarando que Apple Bloom no está capacitada para quedarse sola, Applejack decide quedarse para cuidarla y vigilarla.

En el transcurso del resto de tareas, Applejack se toma excesiva molestias para prevenir cualquier tipo de daño en Apple Bloom, constantemente tratándola como a un bebé, para el creciente fastidio de Apple Bloom, quien invita a sus otras compañeras Cutie Mark Crusaders, quejándose de que su hermana la trate como a un bebé, y con ganas de probar que es capaz de cuidarse. Apple Bloom mira a través de la ventana, y ve el carrito de tartas que Applejack llevaba, entonces fabrican un plan: Apple Bloom escapará con el carrito y se encargará del reparto sin la ayuda de nadie mientras Scootaloo y Sweetie Belle hacen ver que son Apple Bloom para que Applejack no sospeche nada. Sweetie Belle cae dormida en la cama de Apple Bloom, mientras Scootaloo se esconde en el armario. Cuando Applejack dice que puede que haya estado tratando demasiado como un bebé a su hermana, Scootaloo grita contenta desde el armario, descubriendo el pastel.

Applejack está más preocuapda que nunca, puesto que su entrega pasaba por una ciénaga de fuego, donde vive una quimera. Apple Bloom, en dicha ciénaga, se encuentra con la quimera hambrienta, quien exige el carrito. La potrilla rehúsa darle las tartas, pero acaba perdiendo el carrito en medio de unos arbustos cuando la quimera la acorrala. Las tres cabezas de la quimera discuten acerca de comerse a Apple Bloom en su lugar, cuando ella se lamenta de que su hermana no esté aquí. En es momento aparece Applejack, sometiendo a la quimera con una silla de doma de leones, una flauta de encantador de serpientes, y algo de queso ricotta para la cabeza de cabra. Una vez seguras, Applejack riñe a Apple Bloom por marcharse sola y perder las tartas, cuando ella le muestra que las tartas están a buen recaudo. Al verlo, Applejack está asombrada y finalmente admite que si una potra puede desenvolverse tan bien en la ciénaga de fuego puede cuidar de sí misma. Tras la entrega, Applejack avisa a Apple Bloom de que será castigada por Granny Smith a la vuelta, pero le promete que la próxima vez que los Apple tengan que dejar la granja en manos [*sic*] de Apple Bloom, pensará que su hermanita es realmente capaz.

También puede interesarte:

Equestria Girls

Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - XXIII

lunes, 10 de marzo de 2014 1 quejas

Capítulo Vigesimotercero: En ocasiones oigo Bosses

Mapa de Yutolandia

Región de Grass, Roahl

Tras la caída de los lugartenientes, tanto los líderes Ninja como las Vieras Asesinas seguían a su bola, ajenos a lo que ocurría a su alrededor. No fue hasta que notaron que algo fallaba en el ambiente para tratarse de una fiera batalla que no se detuvieron.

"Quién... ¿quién ha ganado?" preguntó Vegis.

Pero obtuvo la respuesta a su pregunta automáticamente cuando en mitad de la noche una Gria con una enorme espada le miraba a él, como si se tratara del mismísimo diablo. Porque... ¿le miraba a él, no? Vegis movió su cabeza levemente para obtener un plano más exacto de la situación. No, no le miraba a él al fin y al cabo.

"Aunque me habéis tocado demasiado los cimbreles," dijo Erna, la Gria, "estoy dispuesta a negociar," y bajó su espada.

Dalla fijó la mirada en Erna. La cara de la Gria no era de negociación, no invitaba a ello. Vegil, el otro Ninja, hizo el primer gesto.

"Veamos qué puedes ofrecernos," le dijo Vegil a Erna.

"Vaya, vaya, una persona inteligente, parece," Erna relajó su posición aunque sin bajar la guardia un ápice, "aunque la pregunta correcta es ¿qué me podéis ofrecer a mí? Pensad que no estáis en posición de ventaja, precisamente."

Vegil se sintió desautorizado, retrocedió.

"¿Cómo sabemos que podemos confiar en tí?" le preguntó Dalla. "Por lo pronto parece que no has dudado en reducir a los miembros de nuestro clan ni a nuestros lugartenientes."

Lugartenientes. Vegil analizó el campo de batalla con la mirada en busca de Lynelet. Ah... ahí estaba, inconsciente aunque increíblemente bella. Estaba a su merced. ¿En qué estaba pensando? Vegil se frotó la cara, retomando su atención a la situación real y presente. Lo cierto es que la Viera tenía un punto en lo que decía, aunque odiase admitirlo.

"La confianza es lo que tiene, que es una cuestión de... confianza," respondió Erna, "lo tomáis o lo dejáis."

Era tentador poder salir de ese atolladero, o eso pensaban Dalla, Vegis y Vegil. La sed de sangre de Daleighna le impedía razonar.

Para Erna y su grupo la situación era sencilla, podían atacar a cualquiera de los dos grupos, que para ganarse el favor de la Gria, el grupo opuesto la ayudaría. En cambio para los dos grupos estaban entre la espada y la pared, cualquier movimiento en falso sería fatal.

De hecho, Erna Gozzola estaba siendo extremadamente generosa, pues eran suficientes como para atacar a los cuatro líderes con ventaja de número.

Daleighna tuvo un cruce de cables.

"¡Aa-haa-haaa!" chilló, corriendo hacia Erna, con su katana en mano.

*CLINK*

*CLONK*

Erna recogió su espadón, que había clavado en el suelo, justo a tiempo para defenderse de la ofensiva de Daleighna. Era obvio que eso rompía cualquier atisbo de resolver las cosas civilizadamente.

"¡Venga, no me jodas!" Erna repelió a Daleighna y seguidamente, dando una vuelta sobre sí misma tomando inercia, alcanzó su objetivo.

*CLONK*

Daleighna bloqueó el golpe. La espada de Erna era tan larga que esquivarla no era una opción si no lo tenía absolutamente claro. De la fuerza aplicada, Daleighna fue desplazada casi un metro.

Dalla no tenía claro cómo actuar, como tampoco Vegis ni Vegil.

"Aah, ¡a la mierda!" espetó Dalla. La Viera fue en ayuda de su compañera de clan.

Gides e Ilwulf se interpusieron en su trayectoria. El Ladrón rápidamente cubrió la retaguardia de Dalla, para evitar que escapase. Ella lo intentó, fintando hacia una dirección, corriendo hacia otra. Ahora se desplazaba hacia su derecha, ahora hacia su izquierda. El resto de compañeros rodearon a Vegis y Vegil, excepto Jens Rhudd, que con su arco cubría todos los frentes.

Todo parecía estar decidido.

La katana de Dalla empezó a brillar.

"Yo que vosotros me apartaría," les dijo a Gides e Ilwulf. Instantes después con una agilidad prodigiosa desapareció de su vista.

*BRBRBRBRBRBRBROOOOOUUMMMMMMM*

Fueron alcanzados por una onda de choque mágica azulada, el ataque fue definitivo. Cuando la explosión luminosa amainó Gides e Ilwulf se encontraban totalmente inconscientes en el suelo. Dalla parecía agotada tras su ataque, la poderosa habilidad Filo Artema, que consume una gran cantidad de magia.

La gema pactal de Gides brillaba. La bendición de los jueces de Ivalice les protegía de la muerte en combate.

Fue un momento impresionante, que dejó a todo el mundo parado. Dalla recuperó la compostura, aunque eso no rellenó su barra de puntos de magia. La situación había dado un pequeño vuelco, ahora que ni Ilwulf ni Gides podían combatir. Daleighna siguió atacando salvajemente a Erna.

*CLINK*

*CLONK*

La Gria esquivaba los movimientos de la Viera, cubriéndose con la espada, que estaba clavada en el suelo. Aunque Daleighna era rápida, su técnica no era gran cosa, lo que no le restaba ni un ápice de peligro ni Erna podía bajar su guardia. Chalsye se aproximó a Daleighna, con cierto miedo en su cuerpo después de lo que acababa de presenciar. Gram Benn acababa de desaparecer en la oscuridad de la noche. Ermine siguió a Chalsye en su intento de detener a Dalla.

Vegis y Vegil habían quedado prácticamente descubiertos, pues únicamente Haelle y Adanh tenían las capacidades combativas suficientes como para hacerles frente. Jowena, la Maga Verde, a pesar de llevar una maza carecía de poder ofensivo. Jens Rhudd disparó un tiro de aviso.

*FIUUU*

Los Ninjas se separaron, esquivando el proyectil. Empezando por Chalsye, Jowena fue imbuyendo a sus compañeros uno a uno de un hechizo de protección física.

"¡No tenemos que dejarle tiempo para actuar!" Chalsye avisó a Ermine, refiriéndose a Dalla. "Ya has visto lo que ha hecho con Gides e Ilwulf."

Estoques en mano, Chalsye y Ermine no dejaban apenas respirar a Dalla. Al mismo tiempo, Haelle se enfrentaba a uno de sus exlíderes, Vegis, o tal vez se trataba de Vegil.

"¿Crees que puedes vencerme, Haelle?" le dijo el Ninja a la Viera, "veo que Jowena también está aquí..." Llevaba una Kikuichimonji, así que debería tratarse de Vegil.

Haelle entabló combate contra Vegil, cada uno tratando de dar un golpe certero a su oponente. Vegil, de forma voluntaria o involuntaria, dejó un hueco en su defensa, que Haelle aprovechó. La Viera usó su habilidad Ráfaga Azul para vaciar la barra de magia de Vegil.

Chalsye vio de soslayo el reflejo azul, lo que le dio la idea de usarlo contra Dalla.

"Ermine, necesito que inmovilices a Dalla cinco segundos," Dalla seguía esquivando los ataques que provenían de distintas direcciones, Ermine soltó su estoque Aguijón y ante la sorpresa de Dalla se abalanzó contra ella, abrazándola tan fuerte como podía.

"Ya... está... Chalsye..." dijo con esfuerzo Ermine. Chalsye no se lo pensó dos veces y tomando su estoque Flamberge con dos manos lanzó su habilidad Ráfaga Azul, como había hecho Haelle con Vegil, contra Dalla. Eventualmente, Dalla se liberó de Ermine, que terminó por los suelos.

Chalsye retomó el ataque, sin riesgo de recibir el poderoso ataque Filo Artema. De hecho, una vez consumida la magia, Dalla era incapaz de usar sus habilidades. Ermine se arrastró por el suelo, hasta alcanzar su estoque.

El sol empezaba a asomar más allá de Grass, del continente de Roahl y de Ordalia. Gram Benn reapareció junto a los vencidos Gides e Ilwulf, y en ellos usó unas colas de fénix para curar su estado de inconsciencia.

"Me... duele la cabeza... urgh," dijo Gides a la vez que se sujetaba la cabeza, que le dolía y notaba como si se la estuvieran golpeando cual tambor.

Echó un vistazo a su alrededor. Parecía que todo había terminado.

Ermine les contó a los dos lo que había sucedido, "Chalsye y yo hemos luchado contra Dalla, que estaba esquivando nuestros golpes, hasta que ha quedado exhausta y la hemos ensartado. Una vez vencida hemos ido a ayudar a Adanh, que era el que parecía tener más problemas a pesar de estar apoyado por Jens. Vegis contra tres no ha durado mucho. Entonces hemos ayudado a Haelle, Vegil no ha supuesto mucho desafío. Al ir a ayudar a Erna, ha sido espectacular. Ha usado su espada, de apoyo, para saltar y agarrar a Daleighna con las piernas por el cuello. Con un extraño movimiento la ha dejado tumbada en el suelo y rápidamente ha cogido la espada, que estaba clavada en el suelo, y con el pomo la ha golpeado firmemente en un punto, noqueándola."

En la lejanía un grupo numeroso se acercaba.

My Little Pony: Friendship is Magic - S04x16

martes, 4 de marzo de 2014 1 quejas

*Spoiler warning*

My Little Pony: Friendship is Magic Logo

It Ain't Easy Being Breezies
My Little Pony: Friendship is Magic - It Ain't Easy Being Breezies

Fluttershy está organizando un camino seguro para los Breezies, unos diminutos ponys con aspecto de hadas, que atravesarán Ponyville con el polen que han recogido. Tienen apenas dos días para alcanzar el portal hacia su hogar, y el más pequeño percance podría desviarlos de su ruta. Cuando los Breezies aparecen, la ciudad entera se reúne en la plaza mayor para verlos pasar. Spike, queriendo obtener una mejor visión, escala hasta una rama de la que de forma accidental se desengancha una hoja. Incluso este diminuto obstáculo es suficiente para romper la corriente de aire que lleva a los Breezies, y un grupo de ellos es desviado. Fluttershy se lanza en su rescate.

Seabreeze, el irascible aunque responsable líder del grupo perdido de Breezies, insiste en que deben volver rápidamente a la ruta. Pero los otros Breezies necesitan algún tiempo para recuperarse, así que Fluttershy los lleva a su cabaña para descansar. Pronto se vuelve evidente que los Breezies prefieren quedarse y disfrutar de su hospitalidad antes que reemprender el peligroso viaje de vuelta a su hogar. Seabreeze sigue insistiendo en que los Breezies deben marcharse, pero Fluttershy sigue cediendo a las demandas de los más rezagados en nombre de la amabilidad. Finalmente, Seabreeze se harta y se va por su cuenta.

Fluttershy lo persigue y lo encuentra amenazado por un enjambre de abejas. De forma pacífica y educada les pide que retrocedan - y cuando eso falla, les ordena estrictamente que dejen en paz a Seabreeze. Es entonces cuando Fluttershy se da cuenta de que su "amabilidad" no le ha hecho ningún favor a los Breezies; deben abandonar los peligros de Ponyville y regresar a casa. Seabreeze, a su vez, se da cuenta de que ser un líder firme no significa denostar a aquellos que están por debajo. Los ojos de Fluttershy brillan con los colores del arcoiris, y vuelve a su cabaña e insiste firmemente en que los Breezies deben partir.

Debido al escaso número de Breezies en el grupo, el viento que generan los pegasos es demasiado fuerte o demasiado débil. Para ayudarles, Twilight realiza un hechizo de metamorfosis que transforma a las Mane 6 en Breezies, permitiendo que el grupo puede viajar unido. A lo largo del camino, Seabreeze demuestra ser un líder amable y solidario. Una vez atravesado el portal hacia el Reino Breezie con tiempo de sobras, Seabreeze le da una flor a Fluttershy como muestra de agradecimiento. Ya en sus formas habituales las Mane 6, al ponerse en marcha de vuelta a Ponyville, la flor Breezie de Fluttershy desprende el brillo irisado...


También puede interesarte:

Equestria Girls

World of Trollcraft: [Capítulo trigesimosegundo: El troll contra el Metal Gear. El desenlace]

lunes, 3 de marzo de 2014 1 quejas

Capítulo 32

El troll contra el Metal Gear. El desenlace


Como ya se habían encargado previamente de los soldados de guardia, la bajada de las escaleras fue bastante rápida y sin interrupciones. Pocos instantes después ya se encontraban en el piso inferior.

"Creo que ha caído por aquí," dijo el héroe señalando la zona a sus once.

*CHAP CHAP*

Los tres protagonistas se metieron en el agua.

*PEW*

Ataru le pegó un tiro a una de las cámaras de vigilancia, para poder buscar con tranquilidad.

"No veo nada por aquí," comentó 7F.

"Me estoy poniendo perdida y no encuentro nada..." se lamentó la Gata Negra, "cuando lleguemos a Pueblo Paleto tendré que poner el traje a lavar unos cuantos días."

"Me ha parecido ver que caía por aquí," insistió el héroe.

Estuvieron buscando un rato, incluso rodearon la zona de agua.

"¡Cuidado! ¡Eso es una bomba de tiempo!" le alertó Ataru al héroe, que llevaba el artefacto en sus manos. Lo había encontrado en el agua y faltaba poco menos de un minuto para el estallido final.

"¡Apartaos!" y el héroe la lanzó lo más lejos que pudo.

*BLOUUMM*

El estallido levantó una columna de agua.

"Liquid dels collons..." murmuró Ataru.

La Gata Negra se había entretenido observando un ratón que daba vueltas por la zona cercana a la que el héroe les había indicado. Llevaba algo brillante.

"Mierda, ahora se ha metido en el conducto," se lamentó la Gata Negra. El conducto de ventilación o lo que quiera que fuese hacía las veces de ratonera. La Gata Negra intentó cazarlo, pero al detectar el mínimo peligro el pequeño roedor se escondió.

"¡Ven aquí, cobarde!" le soltó. El ratón no se dejó impresionar.

"Será mejor que nos apartemos y lo resolvamos como personas civilizadas," dijo 7F.

Se distanciaron de la ratonera, y al poco rato el ratón volvió a hacer acto de presencia.

*PEW*

Ataru falló por pocos milímetros.

"Hmpf..." farfulló.

Con una precisión de cirujano, al segundo disparo Ataru acertó de lleno. El héroe se acercó al enemigo abatido y, efectivamente, se trataba de la tarjeta PAL.

"He oído que para activar no se qué tenemos que usarla a tres temperaturas diferentes," dijo Ataru.

"De momento subamos de nuevo, e intentemos razonar con Liquid," dijo el héroe mientras se petaba los nudillos. Como ninguno de los otros dos se opuso, subieron de nuevo hasta el despacho.

Sin embargo, al llegar ahí...

"El indeseable de Liquid se ha ido," notó Ataru. Liquid había dejado el despacho sin vigilancia, por algún extraño motivo.

"Bueno, veamos qué hay por aquí," dijo la Gata Negra.

"¡Wait!" espetó Ataru.

Desde su posición podía ver que había dos cámaras de vigilancia en el recinto, y como no podía ser de otra manera, las neutralizó con su SOCOM.

*PEW PEW*

Una de ellas estaba en el fondo del despacho y era claramente visible desde el exterior, la otra estaba en el punto ciego al entrar, a la derecha.

"Creo que ya no hay más," dijo Ataru.

El grupito de tres entró en el despacho. No era muy grande, pero estaba lleno de pantallas y computadoras. En la mesa que daba a la ventana había tres ordenadores portátiles, cada uno con un fondo de pantalla que daba una idea de la temperatura cuya tarjeta PAL requería.

"Probemos de meter la tarjeta PAL en el primer portátil," dijo Ataru. De su bolsillo sacó la tarjetita de color amarillento y la insertó en la ranura ubicada en la parte derecha. Una voz femenina aunque robótica dijo:

"código PAL número uno confirmado, esperando código PAL número dos"

"código PAL número dos..." murmuró Ataru mirando el portátil a su derecha, cuyo fondo de pantalla era azul, "congela la llave."

"Creo que donde nos hemos enfrentado con Vulcan Raven era un lugar suficientemente frío," dijo el héroe.

"A malas podemos ir al Campo de nieve," dijo la Gata Negra, "aunque tendríamos que cruzar el horno."

"No creo que los programadores sean tan indeseables," le respondió Ataru a la Gata Negra, "probemos primero el almacén, entonces."

El grupo deshizo por segunda vez su camino hacia la planta inferior. De nuevo, nada los interrumpió y enseguida se encontraron todos abajo. Cruzaron el estrecho pasillo de la entrada y atravesaron la puerta de nivel 7. Ahí había de nuevo dos guardias apostados, uno vigilando desde la parte superior de la estancia y otro patrullando la zona intermedia.

*PEW*

Ataru abatió el soldado que lo vigilaba todo desde la parte superior. La Gata Negra, de un salto, se subió encima de la barandilla del puente, corrió hasta el segundo soldado, y con una magnífica llave, lo tomó del cuello y espalda contra espalda lo lanzó al vacío. Hecho esto se dirigieron al Almacén, que ahora estaba vigilado por tres soldados.

"Uno para cada uno," dijo la Gata Negra.

Ataru fue a por el de más a su izquierda, justo cuando daba la media vuelta...

*PEW*

Un certero disparo en la cabeza acabó con él.

La Gata Negra fue a por el soldado que más cerca les quedaba, a la derecha de Ataru, junto con el héroe, que pasó de largo a por el tercero. Ella dio un salto mortal hacia adelante y en el punto más alto sacó un pie con el que le dio un hachazo al soldado, dejándolo inconsciente. El héroe atacó con un Shoryuken que dejó a su objetivo fuera de combate.

En el tiempo que había transcurrido desde su llegada al Almacén, la tarjeta había quedado de color azul. Ataru se lo avisó.

"Eh, chicos, parece que la tarjeta está lista," al tiempo que les mostraba la "nueva" tarjeta.

"Uau, cómo mola," dijo el héroe al verla.

"Pues nada, dejemos de pasar frío," les dijo la Gata Negra.

Cruzaron la estancia siguiente y llegaron a la Base Subterránea, en la que subieron las escaleras hasta llegar al despacho.

"Deprisa, antes de que la llave recupere la temperatura," les dijo Ataru. Al llegar al despacho insertó rápidamente la tarjeta PAL en el segundo ordenador portátil. La misma voz femenina aunque robótica de antes dijo:

"código PAL número dos confirmado, esperando código PAL número tres"

"código PAL número tres..." murmuró Ataru mirando el portátil a su derecha, cuyo fondo de pantalla era rojo, "calienta la llave."

"Para esto no queda más remedio que llegar hasta el horno," dijo la Gata Negra.

Los tres estuvieron de acuerdo.

"Espero no tener que rehacer más este camino..." se quejó el héroe, "esto de subir y bajar y subir y bajar ya me empieza a tener frito."

El camino hasta el horno fue bastante tranquilo, excepto por los tres guardias apostados de nuevo en el Almacén. Esta vez no se andaron con chiquitas y Ataru los cosió de disparos a todos.

"No hay tiempo que perder," dijo el agente 7F.

Los dos viajes en elevador fueron lentos, muy lentos. Y finalmente cruzaron la puerta que los llevaba hasta el horno. Allí un soldado estaba patrullando, así que antes de que se diese cuenta de que no era un compañero suyo el que acababa de entrar, Ataru lo dejó fuera de combate de forma indefinida gracias a su SOCOM.

"Por lo menos no hace frío," dijo la Gata Negra.

"Bueno chicos," dijo Ataru pasado un ratito, "esto ya está."

La tarjeta PAL había pasado de color azul a rojo.

"Espero que no tengamos que volver a hacer el viaje," dijo indignado el héroe.

"Yo también lo espero," añadió 7F.

Por algún extraño motivo oculto, la vuelta fue algo más accidentada. Primero porque había otros nuevos tres soldados en el Almacén, de los cuales uno de ellos notó que alguien intentaba pasar, pero el grupo de tres pasó de él. Después, con las prisas acabaron con el soldado de la parte inferior de la estancia siguiente, y el otro llegó a dar alarma y tuvieron que huir. Y finalmente, en la Base Subterránea, se encontraron con que habían sustituido los otros dos soldados por dos nuevos.

*PEW*

Ataru acabó con el primero.

*PEW*

Acabó con el segundo...

Y por fin llegaron al despacho donde él mismo insertó la roja tarjeta PAL en la ranura. La voz femenina aunque robótica dijo algo un tanto diferente:

"código PAL número tres confirmado. Acceso código PAL completo."

Delante de ellos el Metal Gear Rex empezó a activarse.

"¡Cagontot!" gritó Ataru desesperado.

*RING RIING*

"Hasta la vista, baby."

Era la voz de Liquid a través del Codec. En ese mismo instante la puerta del despacho se cerró inesperadamente y la sala se empezó a llenar de gas.

"Pensemos, pensemos, tiene que haber alguna solución," decía la Gata Negra exaltada.

"¿Puedes abrir este cierre de seguridad?" Ataru había contactado con Otacon a través del Codec.

"Lo intentaré, espera un momento," dijo el científico.

Breves instantes después, Otacon volvió a ponerse en contacto con ellos.

"He entrado en el sistema de seguridad," empezó diciendo, "¡Snake! ¡Voy a abrir la puerta!"

*ZZZIUUU*

La puerta se abrió, dejando escapar todo el gas tóxico. Al salir del despacho Ataru vio la espalda de Liquid torcer la esquina.

"¡Alto!" le soltó Ataru, pero Liquid no se detuvo.

"Jajaja, HORTERA me clonó para hacerse con el control de esta poderosa arma, y gracias a vosotros, puedo decir que mi misión está cumplida," se dio media vuelta y de un salto se plantó encima de la cabeza del Metal Gear Rex.

"¡Maldición! ¡Ha jugado con nosotros!" exclamó la Gata Negra.

La boca del robot se abrió.

"¡Intentad detenerme!" les dijo mientras se metía en el interior del Rex. La boca finalmente se cerró.

*BROOM*

La plataforma donde se encontraba el Metal Gear Rex empezó a elevarse, y los puentes se plegaron.

"¿Qué hacemos?" preguntó preocupada la Gata Negra.

"¡No sé!" dijo el héroe desesperado.

"Hum, si Otacon lo construyó, el sabrá cómo destruirlo," y seguidamente, Ataru contactó con él.

*RING RIING*

"Chicos, la armadura de Rex es impenetrable. No podéis dañarla con las armas que tenéis. Rex usa los materiales más modernos. La única forma de penetrarlo es con un HEAT de alto rendimiento," les explicó.

"¿Qué podemos hacer?" preguntó Ataru.

"El asiento del piloto funciona como un sistema de realidad virtual. Tiene múltiples sensores conectados a un moderno interfaz para los controles. Está completamente precintado y aislado del entorno exterior," siguió Otacon con su explicación.

"¿No utiliza sólo sus ojos?" Ataru parecía haber encontrado un pequeño fallo.

"No, así que si pudieses destruir los sensores... ¿Ves es placa redonda en el brazo izquierdo de Rex?"

"Sí, ¿dices esa cosa que parece un escudo?"

"Eso es un visor. Y si sois capaces de destruirlo, Rex no podrá utilizar su equipo electrónico," les contó Otacon.

"¿Se quedará ciego?"

"Eso es, intenta disparar al visor con un misil Stinger," le recomendó el científico.

"¿Y eso lo detendrá?" Ataru tenía sus dudas.

"No, Rex fue creado para ser controlado también manualmente..."

"¡Qué bien!" dijo un irónico Ataru.

"La parte que parece un pico es donde va sentado el piloto. En situación de emergencia se abrirá. Su armadura es perfecta. Y es indestructible."

"Eso ya me lo has dicho antes."

"Pero el interior ya es otra cosa," eso pareció llamar la atención de Ataru.

"Ya veo... Primero destruímos el visor. Y eso le obligará a abrir el asiento del piloto," resumió Ataru.

"Exacto. Si puedes disparar un mísil Stinger en la carlinga, destruirás el sistema de control informático," dijo Otacon.

"¿Lo diseñaste a propósito con un punto débil?" preguntó curioso Ataru.

"No es un punto débil, más bien una debilidad. Ni la gente ni las armas son atrayentes sin un tipo de debilidad, ¿no te parece?"

"Entiendo. Te debo una, Otacon."

World of Trollcraft - Chapter 32 Cover

Ataru fue esquivando balas y misiles, incluso alguno que otro rayo, descargando sus misiles Stinger en el visor. Cómo resistía, el condenado.

"¿Lo habré conseguido?" se preguntó

"¡Buen intento, 7F!" gritó Liquid, e intentó pisarlo con el Rex.

"¡Aaaaah!" el héroe invocó los poderes de la seta simbionte. Fruto de la situación se le descontroló el poder y lo que pasó fue que quedó sostenido en el medio de la estancia dando vueltas y soltando hebras en forma de filos a diestro y siniestro.

Ataru y la Gata Negra se apartaron y se escondieron tras unas cajas contenedoras, deseando que resistieran la embestida de las hebras.

"¿Qué le ocurre?" preguntó la Gata Negra.

"Si no lo sabes tú, ¿cómo lo voy a saber yo?" respondió Ataru.

Tras unos instantes en ese curioso modo berserk, en el que el visor había sufrido un daño considerable, la Gata Negra se lanzó a acabar con el visor del Rex.

"Creo que ya está," y salió de su escondite.

El héroe quedó aturdido, o tal vez inconsciente, en el suelo, frente al Rex. La Gata Negra corría al máximo y con unos vistosos y atléticos saltos llegó hasta el hombro izquierdo del Metal Gear Rex, que levantó el pie para pisar al héroe. La Gata Negra arrancó el visor...

*RRRRASSS*

Lo suficiente como para detener a Liquid en su intento de aplastar al héroe. La cabina se abrió.

"¡Yo me encargo de él!" le gritó a Ataru, llevando al héroe a un lugar seguro, "¡Acaba con Liquid, 7F!"

Y el combate se reinició.

*BOOM*

*KA-BOUM*

Esta vez el objetivo de Ataru era la cabina donde se encontraba Liquid. El combate fue breve.

"¡Te aplastaré, 7F!" exclamó Liquid.

Ataru le dio el golpe definitivo, aunque la onda de choque y el retroceso lo llevaron a impactar contra la pared. Metálica y fría. Al despertar, se encontraba encima del Rex, donde Liquid lo retó a un combate mano a mano. Sus armas habían quedado apartadas.

Ataru esperó que Liquid lo atacara para comprobar su fuerza física.

*ZAS*

Le propinó una fuerte patada a 7F. Sería mejor no recibir más golpes como esos. Ataru y Liquid fueron intercambiándose un seguido de golpes y llaves.

Cuando llevaban un rato así, Liquid embistió a 7F que de una voltereta lo esquivó, aunque por poco, y volvieron al intercambio de golpes. Era difícil ejecutarle llaves a Liquid porque se defendía excepcionalmente bien, y encima era tan fuerte como para deshacerse de cualquier presa que Ataru ejecutara.

Tras una embestida de Liquid, que resultó fatal, Ataru se lanzó al suelo y golpeó una de las piernas de Liquid, lo que le hizo perder el equilibrio. Ataru se levantó y de una patada lo tiró fuera de la zona de combate, delimitada por la cabeza del Rex.

"¡Aaaaaah!" gritó Liquid mientras caía al vacío.

Ataru bajó del Metal Gear Rex.

"He explorado el lugar, y la única salida es el túnel de carga," le dijo la Gata Negra. El héroe parecía haber recuperado la consciencia.

Los tres atravesaron una puerta que llevaba a la ruta de escape.

"Conduzco yo," dijo la Gata Negra.

Ni Ataru ni el héroe se opusieron.

*!*

Una cámara de vigilancia reveló su posición. Pronto un grupo de soldados se plantaron delante de ellos.

"Uhm, este coche no tiene llave," se lamentó ella, comprobando el estado del primer todoterreno.

El héroe y Ataru, ambos desarmados, ganaron algo de tiempo mientras ella probaba el otro vehículo.

"¡Este si tiene! ¡Subid, chicos!" les dijo la Gata Negra. El héroe se sentó en el lugar del copiloto mientras Ataru ocupaba su sitio junto a la ametralladora acoplada al vehículo.

"¡Dispara!" le dijo el héroe.

*RATTATATATATA*

Después de acabar con la primera oleada de soldados se dispuso a disparar contra unos barriles con explosivos para abrirse un hueco hacia la salida.

*VROUUM*

Después del acelerón inicial, se metieron en un largo túnel. Se encontraron con un control, con las barreras de ambos sentidos bajadas.

*RATTTATATATATATTA*

Ataru apunto y disparó contra los dos soldados apostados. La Gata Negra aceleró, rompiendo la barrera. Al poco rato se toparon con otro control, esta vez con tres soldados.

*RATATATATATAATATA*

El jeep aceleró de nuevo. Un retumbo se oyó aproximar, era otro jeep.

"¿¡Qué cojo...!?" exclamó la Gata Negra, que quedó boquiabierta viendo a Liquid a través del retrovisor.

"¡Liquid!" gritó Ataru.

*RATATATATATAATATA*

*RATTATATA*

Liquid respondió a los disparos del jeep con un fusil FAMAS. El intercambio de plomo no impidió que Liquid dejara de seguirles, incluso les fue golpeando por detrás.

*CLANK*

*CRONK*

"¡Me cago en el rubiales de las narices!" exclamó la Gata Negra fuera de sí, intentando mantener el volante recto.

El jeep de Liquid iba ganando terreno, embistiéndolos. La FAMAS de Liquid apuntaba a Ataru, pero él se zafó de la ráfaga de balas con una espectacular voltereta, y desde el jeep, le propinó un fuerte cabezazo. Y otro. Y un último.

"¡Hay luz!" exclamó alegre la Gata Negra. Al final del túnel se divisaba la luz, estaban llegando al exterior. Ella no dejó amilanarse por las embestidas de Liquid y se las devolvió. De pronto salieron del túnel bajo la estrellada noche de Alaska. El jeep del grupo frenó de golpe, había un desnivel a pocos metros... El jeep de Liquid se despeñó.

*bouum*

Los tres oyeron la explosión, era difícil que hubiera sobrevivido a tal viaje.

*RING RIING*

"Perumu al habla," oyó Ataru a través de su Codec.

"Vaya día tan agitado," le dijo Ataru a Perumu, y es que la misión no había durado más de un día, aunque había sido todo muy intenso.

"Parece que has conseguido rescatar al héroe de las garras de Liquid," dijo Perumu, "buen trabajo."

"No me digas que has contactado conmigo únicamente para felicitarme," dijo un ácido Ataru.

"Claro que no," dijo Perumu con cierta sorna en su tono de voz, "he mandado un vehículo aéreo de extracción un poco más al norte. Tenéis un par de motos de nieve en una cueva."

"Recibido," dijo Ataru, "gracias, Perumu."

La comunicación se cortó.

"Chicos, hay unas motos de nieve debajo del desnivel, y nos espera un vehículo de extracción al norte, pongámonos en marcha," dijo Ataru.

*VROOOM*

Aunque las estrellas brillaban encima de sus cabezas, una bellísima aurora boreal enamoraba a la vez que hipnotizaba.

"¡Qué bonito!" la Gata Negra ya había tenido conducción para rato y dejo que fuera el héroe quien llevara la moto. Ataru iba solo en la otra, aunque sabía que si hubiera ido en la otra tendría los suaves y maravillosos senos de la Gata Negra frotando su espalda, que era lo que estaba imaginando en esos momentos. Un escalofrío recorrió su espalda.

Frente a ellos había un V-22 Osprey, marcado con el emblema del CEFPIFST. Debía tratarse del vehículo de extracción. Una figura esperaba a pocos metros del artefacto. Era una figura de largos cabellos azulados, embutida en un anorak de color chillón, aspectos que fueron divisando y distinguiendo a medida que se aproximaban. Las dos motos de nieve se detuvieron frente al V-22 Osprey.

Era una figura de largos cabellos azulados, embutida en un anorak de color chillón

Los tres recién llegados bajaron de sus respectivos vehículos.

"¡Cariñín!" dijo de repente la figura de cabellos azulados y lanzándose hacia 7F. Acabaron los dos en el suelo.

Una vez se hubieron levantado los dos, Ataru les presentó.

"Ella es la agente 8O, ella es la Gata Negra y él es el héroe de Pueblo Paleto," fue una presentación rápida.

"Bien, enseguida os abro la compuerta trasera," dijo 8O.

*IIIIIIEEEEEEEE*

Ataru y el héroe subieron las motos mientras la Gata Negra iba acomodándose. 8O tomó su lugar en la cabina de mandos, la puerta trasera fue cerrándose. Había dos sillones uno a cada lado del heliplano, empezaban a desplazarse verticalmente, y Ataru sacó una mesilla plegable, de repente notaron como el V-22 empezaba a desplazarse horizontalmente.

"¿Una copa?" Ataru estaba junto a un mueble-bar, a conjunto con la decoración, es decir, estilo militar.

"Yo tomaré un Bailey's con hielo," dijo el héroe.

"Yo no tomaré nada, no me apetece," dijo la Gata Negra.

Ataru se preparó un tequila con zumo de naranja. Brindaron, por el éxito de esta misión, y de las que vendrían. Al pobre Ataru le subió el alcohol, y empezó a decir tonterías. Y todavía peor, empezó a imaginar que gracias al éxito de la misión la Gata Negra le besaba la boca, lo que en su mente desembocó en un trío con ella y 8O, lo que le provocó una molesta (debido a su adiestramiento) aunque placentera calentura.

"¿Estás bien, cariñín?" preguntó 8O, desde la cabina de mandos.