Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Pocket Tales of the Braves - Capítulo 34

lunes, 12 de mayo de 2014

Capítulo 34: Hagan juego

Ciudad Trigal
Continente de Johto


Amanecía un nuevo día en Ciudad Trigal, y Ryuuna estaba dispuesta a comerse el mundo. Ya hacía varios días que rondaba por ese fantástico lugar, explorando varios rincones recónditos.

Ese día le tocaba pasar por el Casino, lugar al que su madre le había recomendado no ir, pero en esas que te dices que por una miradita no pierdes nada. Ryuuna se despidió de la siempre amable Enfermera Joy de Ciudad Trigal y nada más salir montó la bici.

El día anterior había recibido una llamada del encargado de la tienda agradeciéndole el hecho de haber publicitado sus bicicletas, pues su tienda estaba a rebosar, "como agradecimiento puedes quedártela, y si se te estropease, ven aquí que te la repararé de forma totalmente gratuita. ¡Nos vemos, que tengo gente esperando...! *pic pic pic*"

El mismo día en que recibió la bicicleta Ryuuna pasó por el Gimnasio de Ciudad Trigal para ver si estaba Blanca. Efectivamente, estaba acabando de derrotar un entrenador poco preparado. La Modelo Victoria se le acercó, para conversar con ella, por suerte pudo ver que uno de los Pokémon de Blanca era un Miltank.

"La próxima vez seguro que serás capaz de derrotarme," dijo Blanca en tono formal.

"Blanca ya ha vuelto, y por lo que ha contado diría que tú tienes algo que ver :3," la Modelo Victoria la achuchó.

Cuando el entrenador ya se había ido del gimnasio gritó excitada, "¡Sí!¡He ganado!"

En ese momento vio que Ryuuna estaba ahí, se acercó a ella y la Modelo Victoria.

"¿Vienes a retarme? Que sepas que no lo vas a tener fácil," Blanca no cabía en sí misma de gozo, "ya debes haber visto cómo he destrozado a ese entrenador."

"Sí, y es por eso que vengo a decirte que todavía no estoy preparada, estaré unos días por Ciudad Trigal para entrenar. Y de paso haré algo de turismo... jajaja"

"¿Has dicho entrenar?" una figura infantil se acercó al grupillo.

"Hola Adela," le saludó Blanca.

"Hola Blanca," la Chica Adela le devolvió el saludo, para acto seguido conversar con Ryuuna, "Si quieres entrenar, creo que en eso puedo echarte una mano."

"Uhm, me parece bien," Ryuuna aceptó el reto.

"¡Bien! Mi Pokémon elegido será Snubbull," la Chica Adela ya tenía la pokéball en su mano, "¿cuál es el tuyo?"

Ryuuna estaba entre Dratini y Larvitar. Ghastly quedaba claramente descartado por tipo. Finalmente se decantó por el Pokémon tipo Roca.

"Entonces mi Pokémon elegido será Larvitar, ¡Adelante, Larvitar!"

"¡A por ello, Snubbull!"

Ambos Pokémon se encontraban frente a frente. Como era evidente, Ryuuna acababa de caer en la cuenta de que Blanca estaba viendo su equipo Pokémon, pero ya era demasiado tarde para abandonar.

"¡Snubbull, Lengüetazo!" fue la primera indicación que le dio la Chica Adela a su Pokémon, que esperó que su oponente recibiera las órdenes pertinentes para obrar en consecuencia.

"¡Larvitar, Chirrido!" dada la orden, ambos Pokémon iniciaron sus correspondientes rutinas de ataque.

El Larvitar se rascó la barriga para emitir un molesto ruido que bajó mucho la defensa del Snubbull, puesto que se le había quedado el sonido clavado en la cabeza. Eso no evitó que el Snubbull acosara al Larvitar a base de lengüetazos, para finalmente dejarlo paralizado. ¡Ya era mala suerte!

Finalizada la primera ronda de movimientos, los contendientes esperaban ansiosos las siguientes órdenes.

"¡Larvitar, Avalancha!"

"¡Snubbull, Mordisco!" esta era una ronda de ir a por todas con los movimientos más poderosos de uno y otro.

El primero en atacar fue el Snubbull, puesto que la parálisis del Larvitar reducía su velocidad de movimiento. El Snubbull se acercó peligrosamente al Larvitar y de un salto, al tiempo que abría la mandíbula, se lo metió en la boca. Revolviendo la cabeza, finalmente el Larvitar salió despedido. Ahora era el turno del Larvitar, que invocó una lluvia de rocas. Algunas de ellas, el Snubbull, las destrozó de un bocado pero cada vez caían más y acabó por recibir varios impactos.

"¡Snubbull, Mordisco, otra vez!"

"¡Larvitar, Avalancha, que ya casi estamos!"

El Snubbull volvió a aproximarse al Larvitar para realizar su movimiento, sin embargo, Ryuuna dio una indicación extra a su Pokémon.

"¡Larvitar, al suelo!" el Larvitar se colocó boca abajo, estirado.

El Snubbull estaba con la mandíbula abierta de nuevo, a punto de hincarle el diente a su oponente de nuevo, pero Ryuuna siguió con su plan.

"¡Arriba!"

Como si de una rana se tratase el Larvitar se impulsó con sus ancas saltando hacia arriba, golpeando al Snubbull y cerrándole la boca. Dolorido, habiéndose mordido a sí mismo, recibió de lleno el ataque del Larvitar, que lo fulminó.

"Vuelve, Snubbull..." la Chica Adela devolvió a su Pokémon a su pokéball. "Esa última jugada no me la esperaba, me has pillado desprevenida."

"Al ver que el Snubbull tenía la mandíbula algo despropocionada, y tras observar el primer ataque Mordisco, he pensado que su mejor arma podría ser a la vez su mayor debilidad," le explicó Ryuuna, "y por suerte, así ha sido."

Así fue como Ryuuna recordaba su combate de entrenamiento contra la Chica Adela. Pedaleando por Ciudad Trigal acabó llegando al Casino, lugar en el que entró sin que le pidieran identificación alguna, a pesar de tratarse de una adolescente. El día anterior, además de recibir la agradable noticia de que podía quedarse con la bici, al visitar el Túnel Trigal un hombre que acababa de salir del Casino, y que no quería volver a ver un ficha en su vida ni oír hablar de apuestas, le regaló su monedero para fichas.

"Toma esto, no quiero volver a ver una ficha en mi vida..." dicho esto se fue.

Y así fue cómo Ryuuna había decidido que tal vez podría probar suerte en el Casino de Ciudad Trigal. Lo primero que hizo fue ir a ver qué premios había. Las MT's más molonas como eran la MT35 (Lanzallamas), la MT24 (Rayo) y la MT13 (Rayo Hielo) eran carísimas, llegando a las diezmil fichas. En cambio, le pareció que el Abra que podía conseguir con apenas doscientas fichas era más factible, y tenía el presentimiento que podría resultarle útil en algún momento.

Antes de ponerse a probar las máquinas tragaperras y demás se dedicó a buscar por el suelo y en los cajones de cambio de dichas máquinas. Con todo, al acabar de rebuscar por el Casino ya había acumulado unas cincuenta fichas.

Una mujer con pintas de ama de casa de mediana edad, al ver que la chica estaba por los suelos rebuscando fichas, dejó de concentrarse en las figuras de las tragaperras y entabló conversación con Ryuuna.

"Perdona, chica, ¿necesitas fichas?" le preguntó la mujer.

"No es que las necesite, pero mejor en mi monedero que sueltas..." respondió.

"Jejeje... eso es cierto. Me has caído bien, toma cincuenta fichas," la mujer le dio el equivalente en fichas a 50. Y con eso ya había reunido más de cien fichas sin apostar ni una.

"Gracias, señora, es usted muy amable," Ryuuna se guardó las fichas en el monedero antes de que la señora cambiase de opinión.

"Qué chica más educada, hasta luego," y dicho esto volvió a centrarse en la pantalla de la máquina tragaperras.

*GLING GLING GLING*

*rrrRRRrrRRRRRRRRrRRrR*

"¡Jajaja!¡Chica ven aquí!" La señora con la que acababa de hablar estaba recogiendo las fichas que expulsaba la máquina a discreción, Ryuuna se aproximó de nuevo.

"Mira, chica, me has traído suerte, así que puedes quedarte con las fichas que están en el suelo," y tan contenta como unas pascuas la señora se fue al mostrador de canje de fichas, donde se hizo con el pañuelo de seda.

Gracias a este golpe de suerte Ryuuna ya pasaba de las doscientas fichas, más que suficientes para ser canjeadas por un Abra.

"Hola, aquí canjeamos tus fichas por premios," le dijo la chica del mostrador de forma bastante estándar y automática, aunque al ver a Ryuuna se extrañó, "¿No eres demasiado joven para estar aquí?"

"Ehm... mis padres me han enviado para canjear las fichas," dijo ella a modo de excusa, la chica del mostrador no opuso más resistencia.

"Uhm, bien, ¿qué premio quieres?"

"Quería un Abra."

"¿Estás segura de ello? No te devolveremos las fichas, ¿eh?"

"Sí, estoy segura," dijo Ryuuna confirmando la transacción, en un tono que no admitía réplica.

"Entonces que así sea," dijo la chica, "ahora voy a por el Abra, ve preparando las fichas."

El monedero de fichas fue vaciado encima del mostrador, Ryuuna contó las doscientas fichas y guardó el resto, un puñado de ellas, de nuevo en el monedero. Al tiempo que terminaba de contarlas la chica aparecía con una pokéball.

"Aquí lo tienes, si quieres puedes echarle un vistazo antes de canjear las fichas."

La pokéball pasó de manos de la chica a manos de Ryuuna que comprobó que, efectivamente, el Abra era el pokémon que la pokéball contenía. Al intentar devolverlo a su pokéball, el Abra se teletransportó, y Ryuuna tuvo que perseguirlo por todo el interior del Casino. Finalmente el Abra dejó de teletransportarse y Ryuuna pudo cazarlo.

"Parece que sí que se trata de un Abra, aquí están las fichas." La chica canjeó la cantidad correspondiente de fichas por el Abra, y ahora Ryuuna ya tenía cuatro Pokémon en su haber.

Mapa de Johto

Mochila:
- Pokéball x4
- Amigo Ball x10
- Baya Atania x2
- Baya Zreza x2
- Baya Safre x2
- MT 12 - Mofa
- MT 31 - Bofetón Lodo
- MT 70 - Destello
- MT 89 - Ida y Vuelta
- Caña Vieja
- Carbón
- Bici
- Monedero (Casino)

Equipo:
- Dratini (Mudar) MV: Atadura - Furia Dragón - Onda Trueno - Ciclón [Baya Aranja]
- Larvitar (Agallas) MV: Mordisco - Avalancha - Torm. Arena - Chirrido [Baya Aranja]
- Gastly (Levitación) MV: Hipnosis - Lengüetazo - Maldición - Mal de Ojo [Baya Aranja]
- Abra (Sincronía) MV: Teletransporte
- Huevo Misterioso

1 quejas:

scaramanga dijo...

¡Ciudad Trigal es más corrupta que Las Vegas y Macao juntas! Pero al menos Ryuuna no ha apostado, por lo que nadie será condenado. Gran estrategia y Pokémon nuevecito.