Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • 1984 de George Orwell

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

[Be My Guest] - Mes 5, Semana 4

viernes, 29 de agosto de 2014 3 quejas

[Be My Guest] - Mes 5, Semana 4

mangas en pdf
Photo Kano
Hace 4 horas


Eri-san nos trae la descarga del manga "Photo Kano" de Yuzuki N'.


La torre del nigromante
El primer poema hacia el fin
Hace 4 horas


Eter nos trae el resumen de las capítulos 133 y 134 del manga "Chihayafuru".


Darlantan's Page
El Rival Oscuro - Aprendiz de Jedi II
Hace 7 horas


Darlantan nos trae la reseña de la novela "El Rival Oscuro - Aprendiz de Jedi II"

El Rival Oscuro - Aprendiz de Jedi II


La nave de los Frikinautas
De manga viejunos: Dragon Ball
Hace 21 horas


Scaramanga nos trae una interesante a la par que extensa reseña-disección del manga "Dragon Ball" de Akira Toriyama.


el Blog de Miau
Manga: I am a hero
Hace 22 horas


Minimiau nos trae la reseña del manga "I am a Hero" de Kengo Hanazawa.

-I am a Hero- de Kengo Hanazawa


Yurika Sekai
Re-re-sorteo ganadora 800 seguidores
Hace 1 día


Yurika nos trae los resultados del sorteo que ha tenido que repetir.


Formación Escopeta
Los Redskins ya piensan en un nuevo estadio
Hace 1 día


Miguel nos trae las últimas novedades del mundo de la NFL.


El Bloc
Y no sólo de cómics y juegos se vive
Hace 1 día


Jeparla nos trae otra de sus recientes adquisiciones.


Burbujas de sueño
Reseña #88 Los ojos amarillos de los Cocodrilos. Katherine Pancol
Hace 2 días


Elyzul nos trae la reseña de la novela "Los ojos amarillos de los cocodrilos" de Katherine Pancol.


Gamers Up!
Batman se pasea por Japón
Hace 2 días


Locke Cole nos trae una noticia de lo más friki. Y es que hay cosas que sólo ocurren en Japón.

Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - XXVIII

lunes, 25 de agosto de 2014 1 quejas

Capítulo vigésimoctavo: Rumores junto a la hoguera

Mapa de Yutolandia

Región de Grass, Roahl

Lellyann, la Viera Arquera, y Ermine ya regresaban al cuartel del Ejército de Yutolandia después de estar charlando todo el camino de vuelta.

"¡Alto!" les dijo un Seeq que montaba guardia, las dos Vieras se detuvieron al oir esa palabra. "¿Quiénes son ustedes y cuáles son sus motivos para entrar?"

"Yo soy Ermine, compañera de Gides e Ilwulf, que se encuentran dentro, somos conocidos de Erna Gozzola, y ella va conmigo," respondió Ermine educadamente.

El nombre de Erna fue el que actuó de palabra clave.

"Ehh, adelante, adelante, y perdón por las molestias," dijo el Seeq, "que tengan un buen día."

Ermine guió a su compañera a través del lugar, pensó que tal vez en la habitación habría alguien. Sin embargo al abrir vio que no había luz y que Gides e Ilwulf estaban durmiendo.

"El chico de ahí es Gides," le contó Ermine a Lellyann en voz baja, para no despertarlos, "es un Soldado del Ejército y el líder de su clan. El otro, el de los cabellos blancos es Ilwulf, era Ladrón de oficio, pero ahora es Ninja. Por lo que sé, un Juez ordenó que Gides formara el clan para mantener a raya y vigilado a Ilwulf, que debía ser partícipe. Pero en el tiempo que llevamos juntos, se ve que disfrutan con ello."

"¿Y Chalsye?"

"No sé dónde podría estar," Ermine quedó pensativa, "bueno, demos una vuelta por aquí, a ver si nos la encontramos."

Pero no fue así, al salir al patio de nuevo, fue Chalsye la que las encontró a ellas, antes de atravesar el umbral.

"¡Eh, Ermine! y... ¿Lellyann?" quedó completamente sorprendida, "¿eres tú, Lellyann? Ostras, aquí era el sitio donde menos esperaba encontrarte, dame un abrazo."

"Bueno, me he encontrado con Ermine en la ciudad," respondió ella, "y me ha puesto al corriente de todo, a ver si vamos ya a por Einnie, que le tengo unas ganas..."

"Yo creo que debemos reunirnos todas las del clan y hacernos fuertes, además, no sé si has conocido a Gides e Ilwulf, pero también nos ayudarán," Chalsye trataba de razonar con Lellyann.

"¿Y creéis que a esos dos Humes les incumbe lo que ocurrió con nuestro clan?" la Arquera parecía indignada.

"Los contraté para que me ayudaran" dijo Ermine, "cuando todavía no había encontrado a nadie de nuestro clan."

"Y precisamente, al no ser de nuestro clan no tendrán ningún problema en acabar con Einnie, sin dejarse llevar por sentimentalismos."

Lellyann no parecía estar muy de acuerdo, "¿sentimentalismos? si pudiera, partiría hacia Einnie y le clavaba cuatro flechas bien disparadas."

"¿Y por qué no lo has hecho ya?" le increpó Chalsye, "si hubieras querido habrías podido recabar información y lanzarte tú sola a la aventura. ¿Acaso no te veías con ganas?"

"¿Estás insinuando que no lo he hecho por cobardía, eh?¿Me estás diciendo esto?"

"Pues sí, te estoy diciendo que no lo has hecho por cobardía, porque sabes que Einnie es demasiado poderosa para que una sola persona se enfrente a ella," dijo Chalsye de forma tajante, "y por eso nosotras y Gides e Ilwulf te ayudaremos."

"¿Esos dos Humes son de fiar?" Lellyann seguía sin tenerlas todas consigo.

"Les confiaría mi vida si hiciera falta," dio Ermine por respuesta, "cosa que no es demasiado alejada de la realidad."

"Yo también creo en ellos," añadió Chalsye, "pero si vienes con nosotros tendrás la oportunidad de conocerlos más de cerca."

"Uhm... el chico del pelo blanco es bastante mono, ¿Ilwulf habéis dicho que se llamaba?" a Lellyann parecía empezarle a gustar la idea. "Claro que, la falta de luz podría darme una falsa imagen, así que... ¡Contad conmigo!"

"Me da la sensación de que no has cambiado ni un pelo," Chalsye suspiró.

*sigh*

El mediodía pasó sin mayores complicaciones, y por la tarde tocaba partir. Gides, Ilwulf, Ermine, Chalsye y Lellyann recogieron sus cosas y las empaquetaron.

"Despedíos de las comodidades del cuartel, porque me da que en varias semanas no volveremos a estar tan bien," dijo Ilwulf. Lellyann se acercaba a él, "¿y tú qué quieres?"

"Oh, nada, nada. Creo que tienes un bicho en la oreja..."

Ilwulf se pasó la mano por la oreja pero no detectó nada.

"Uhm, me debo haber equivocado ;)"

"Ya empezamos," soltaron a la vez en voz baja Ermine y Chalsye.

"Vamos a Monte Aldana," empezó Gides, "no sé si encontraremos muchos peligros, y no sé cuánto tardaremos en volver, por lo tanto, si alguien quiere abandonar el grupo, ahora es el mejor momento... ¿nadie?"

"Venga, ¡vámonos ya!" dijo una excitada Ermine, como si estuvieran saliendo de excursión.

"Sabes que no nos iremos hasta que saldéis vuestra cuenta con Einnie," dijo Chalsye.

"Uhm, también es cierto," respondió Gides.

Pronto abandonaron las inmediaciones de Grass para entrar en la archiconocida Llanura Baybold, lugar en el que sucedió la batalla nocturna entre los dos clanes. El paisaje era más bien pobre, poco había podido cambiar en el margen de dos días, unos montículos por ahí, unos parches de hierba por allá, y de tanto en cuanto un árbol, o varios.

"Si apuramos el paso, podremos llegar a las inmediaciones del Camino Vigg Sur con la Pradera de Bisga antes de que anochezca," intentó animarlos Gides.

"¿Y qué camino piensas seguir para llegar al Monte Aldana?" le preguntó Chalsye.

"¡Déjame, pesada!" le espetó Ilwulf a Lellyann, que se mantenía tan cerca como podía del Ninja.

"Es que eres tan mono y achuchable... :3"

Y eso que Lellyann no era fea, aunque tampoco era agraciada, para ser una Viera. Nada destacaba especialmente de su cara, pero llevaba el pelo ondulado, a diferencia de la moda de Vieras Arqueras de llevarlo liso, i el flequillo resaltaba más que uno liso. Por el resto, podría pasar por una Arquera cualquiera.

"Supongo que lo mejor será atravesar la Padrera de Bisga hacia el este, pasar de Camoa a la Colina de Batiste y acercarnos por ahí al Monte Aldana," respondiendo Gides a la pregunta de Chalsye, "¿tienes alguna opción mejor?"

"No, creo que pasar por Camoa para abastecernos nos hará bien," comentó ella.

El paisaje empezó a cambiar por uno más plano, artificialmente plano, hecho casi expresamente para carros con mercancías. Por aquí habían venido de Camoa, y eso notó Ermine.

"Por aquí vinimos el otro día," contenta de haberlo recordado.

"Cierto," añadió Ilwulf, "busquemos un lugar con gente y acampemos, mejor estar preparados antes de que caiga la noche y no veamos tres en un burro."

"Me parece una buena idea," Gides dio apoyo a la idea de Ilwulf.

"Ay, mi Ilwulf, qué listo que es..." dijo Lellyann.

Era entrada la noche ya, cuando encontraron varios grupos de gente que acampaban en la frontera entre Grass y Bisga. Ilwulf estaba algo molesto, primero por tener que aguantar a Lellyann, y segundo porque se habían retrasado demasiado, y era muy oscuro para acampar en condiciones.

"Que conste que yo ya os lo decía, que nos diéramos prisa, pero no, no entiendo cómo hemos reducido el paso, con lo bien que íbamos," se quejó, "y encima la pesada esta no para de acosarme."

"Vale, vale, ya paro :3" dijo Lellyann dándose por aludida.

Gides habló de nuevo, "en cualquier caso, no deberíamos entretenernos mucho, busquemos un sitio y acampemos," mirando de sacar hierro al asunto, sin cambiar de tema.

Finalmente encontraron un lugar entre varios grupos, a unos diez metros de todos ellos. Todos tenían sus tiendas de acampada y un esplendoroso fuego en el que estaban reunidos.

"Jo, qué envidia... ò3ó" dijo Ermine, observándolos de lejos.

Afortunadamente, la organización fue tan buena que, en un breve lapso de tiempo ya tenían las tiendas a punto y un hermoso fuego estaba a punto de arder.

"Cuidad bien de las tiendas, que una de ellas me la ha dejado Erna y se la tengo que devolver, la otra es mía y preferiría no tenerla que llevar a reparar hasta dentro de mucho tiempo, ¿entendido?" el resto del grupo aceptó.

Acabando de cenar, se reunieron de nuevo frente al fuego. Antes de empezar a hablar de temas triviales, Lellyann le preguntó a Gides acerca de la misión.

"Perdona si ya lo has contado Gides pero, ¿podrías explicarme cuál es la misión?"

"Ah, sí, no sé a quién se lo he contado y a quién no, pero os lo explicaré," dio un trago de agua de su petaca antes de iniciar la explicación, "creo que no soy lo suficiente fuerte para estar a vuestro nivel en combate así que se lo conté a Erna Gozzola, la Arpía. Según ella, Dyward es un Luchador experimentado, que podría transmitirme los conocimientos para ser un Luchador."

"¿Y ese tal Dyward está en el Monte Aldana?" preguntó Lellyann.

"Un momento, un momento, ahora voy a ello," Gides pidió calma para seguir contando la situación, "por desgracia Erna perdió el contacto con Dyward hace tiempo, así que desconoce su actual paradero. En Monte Aldana, tal vez, encontremos un tipo llamado Warreth. Este tal Warreth, para no alargarme mucho más, tuvo un problema con el Ejército y huyó. Él cree que el problema fue su culpa y no quiere saber nada del Ejército, pero Erna sabe que no fue así, así que si consigo traer a Warreth a Grass para que hable con Erna, muy probablemente nos acabe dando algún dato del paradero de Dyward."

"¿No es todo como muy rocambolesco?" Ilwulf había ido siguiendo la historia que narraba Gides.

"Lo sé, pero es la única pista que tenemos, y... qué narices, ella está indagando el paradero de Einnie, creo que nosotros podemos encargarnos de esto, ¿verdad que sí?"

"¡Faltaría más!"
"¡Claro que sí!"
"¡Apuesta el culo a que sí!"

Luego la conversación fue degenerando a temas más triviales, como era de esperar. Y cómo no, Lellyann era quien estaba en el ojo del huracán.

"Venga chicos, si tuviéseis que elegir a una de nosotras para... bueno para 'eso', ¿a cuál de nosotras elegiríais?"

"No pienso responder a eso," dijo Ilwulf, que sí que quería responder, pero esperaba a que fuera Gides el que hablara primero.

"Uhm... no os pongáis celosas, eh, pero yo creo que me quedaría con Chalsye," dijo Gides, "es fuerte, inteligente y muy guapa, lo tiene todo," lo que no dijo era que a quien quería de verdad era a Erna Gozzola, su amor platónico.

La cara de Chalsye era un poema.

*fuii-fiu*

"Venga, Ilwulf," insistió Lellyann con cara de pilla, "Gides ya ha dado su respuesta, ¿con qué nos sorprenderás?"

"mmmm..." murmuró algo ininteligible, rojo como un tomate, pero eso no se veía porque era oscuro y el fuego disimulaba los colores.

"No te hemos oído," dijo Ermine.

"Me gustas tú Ermine," respondió él con un hilillo de voz, "tan inocente y frágil, pidiendo ser protegida sin saberlo."

Tras cambiar de tema unas cuantas veces más ninguno sin la chicha que podía tener el tema anterior, se pusieron de acuerdo para ir a dormir. Apagaron el fuego a instancias de Ilwulf, y se dividieron en chicos y chicas, o Humes y Vieras. La primera noche les costó dormir, ya sea por los nervios o porque todavía no estaban cansados de verdad. Finalmente todos consiguieron conciliar el sueño, y a diferentes velocidades se despertaron con las primeras luces del sol.

"Intentemos ir con la máxima celeridad posible," dijo Gides al grupo mientras desayunaban algo, "estaría bien que llegásemos al borde de la Pradera de Bisga con Camoa esta tarde."

Como ellos, el resto de grupos que había acampado estaban recogiendo todo, incluso había algún grupo que ya había partido.

[Be My Guest] - Mes 5, Semana 3

miércoles, 20 de agosto de 2014 2 quejas

[Be My Guest] - Mes 5, Semana 3

Yurika Sekai
Harry potter y las reliquias de la muerte parte 1
Hace 9 minutos


Yurika nos trae la reseña de la película "Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Parte 1"


La torre del nigromante
Doki Doki Vetusta
Hace 2 horas


Eter nos trae la reseña del libro "La Regenta" de Leopoldo Alas (Clarín).


Planeta Sigarra
Mortadel·lo i Filemó. Tisorada!
Hace 2 horas


Llop Segarrenc nos trae la reseña del cómic "Mortadel·lo i Filemó. Tisorada!" de Francisco Ibáñez.

-Mortadel·lo i Filemó. Tisorada!- de Francisco Ibáñez


mangas en pdf
Otokonoko Onnanoko
Hace 3 horas


Eri-san nos trae la descarga del manga erótico "Otokonoko Onnanoko" de Fuuga.


Un as en la manga
MANGA: ¿Buena historia o buen dibujo?
Hace 4 horas


Shion nos trae un debate.

"Es verdad que lo primero que llama la atención y lo que entra por la vista es el dibujo… Aunque también es cierto que, por el contrario, podemos decantarnos por una u otra serie, simplemente por tener una sinopsis de lo más atrayente."


El Bloc
Así comienza... Nieve en verano
Hace 4 horas


Jeparla nos trae la reseña del primer tomo del manga "Nieve en verano" de Haruka Kawachi.

-Nieve en verano- de Haruka Kawachi

"Si te apetece probar con un josei, hazte con este primer tomo de esta serie, muy accesible para cualquier lector."


Formación Escopeta
Tim Shaw, ex-LB de los Titans, fue diagnosticado con ALS
Hace 8 horas


Miguel nos trae noticias del mundo del fútbol americano.


Burbujas de sueño
Reseña manga #3 Epotrans! Mai. Yuu Watase
Hace 22 horas


Arim nos trae la reseña del manga "Epotrans! Mai" de Yuu Watase.


Blog Manga
Se retrasa el último volumen de THERMAE ROMAE
Hace 1 día


La Redacción Manga de la Editorial Norma nos trae el anuncio de que el el último volumen de THERMAE ROMAE se retrasa. Dan los motivos en la misma entrada.


La nave de los Frikinautas
Remodelando el CEFPIFST
Hace 2 días


Scaramanga nos trae un anuncio sobre sus "Crónicas del CEFPIFST".

Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - XXVII

lunes, 18 de agosto de 2014 1 quejas

Capítulo Vigesimoséptimo: ¡No te mueras!

"¡Un salvavidas!" gritaba Nolas, pidiendo un salvavidas para recoger a Monty, que se las tenía para mantenerse a flote. "¡Un salvavidas para Monty, ya!"

Finalmente apareció Barlos con un salvavidas en mano, rápidamente se acercó a donde estaba Nolas y lo lanzó hasta Monty. El chico se agarró bien fuerte y Barlos y Nolas empezaron a tirar de la cuerda.

"Arf, arf..." jadeaba Monty, al borde de la pérdida de conocimiento.

"Será mejor que lo llevemos a un camarote, para que pueda descansar," propuso Nolas, "¿te encargas, Barlos?"

Monty fue cargado a espaldas de Barlos con la ayuda de Nolas, al abrir la puerta de cabina apareció Thara, que al mismo tiempo había abierto la puerta desde dentro. Barlos la dejó pasar, porque con Monty a espaldas no cabían en el pasillo, después entró. Se metió en el primer camarote que encontró, ahí dejó a Monty, tumbado descansando. "Te lo mereces, campeón," le susurró.

Acto seguido abandonó el camarote. Decidió que daría una vuelta por el interior del barco, para familiarizarse con el entorno en busca de amenazas y otros peligros, al fin y al cabo ya estaba Thara con Nolas. Las dos primeras salas eran la cocina y el comedor respectivamente, después venían dos camarotes, de uno de ellos salía Barlos, y entonces se llegaba a una media escalera, que daba acceso al salón de estar, donde gran parte de la tripulación podía pasar la mayor parte del tiempo cuando no se les requería en otro lugar.

Era una habitación más grande que el resto de camarotes, pues ocupaba todo el ancho del barco, y tenía la singularidad de tener ventanas a los dos lados, dada su posición dentro del barco. Ahora mismo estaba vacía.

Bajando el resto de escaleras se accedía a otros camarotes, entre los cuales estaba el camarote del capitán, reservada para cuando había un capitán de verdad y una tripulación de verdad a bordo del barco. Una puerta permitía el acceso a la bodega, que estaba justo debajo de la cubierta, pero no había más que unas pocas cajas porque no estaba cargado para salpar. Atravesando la bodega se encontraban las escaleras que accedían al piso inferior, donde estaban los remos. Dos filas, una a cada lado del barco, con ventanas con remos y al final de todo, una mesa fija al suelo y bancos fijos a la pared, donde el encargado de la navegación del barco yacía su mapa. Un comunicador rupestre permitía ponerse en contacto con el capitán o el timonel. Barlos probó el artilugio.

"Remos a timón, remos a timón, ¿me recibe?" dijo, sintiéndose como un niño con zapatos nuevos.

"¿Remos?¿Barlos?" por sorpresa alguien contestó, lo que inmediatamente hizo que Barlos se sintiera como un idiota, era Olward, "Anda sube, a menos que quieras que te ponga a remar."

"Recibido," respondió, "corto y cierro."

El nivel de agua que servía de elevador estaba llegando al piso de arriba y pronto podrían poner el barco en movimiento de nuevo. El paisaje seguía siendo el interior de una caverna, a juzgar por su localización, en el centro de Belos. Todo estaba pobremente iluminado, y la poca luz que llegaba, probablemente del exterior, era claramente insuficiente.

"O encontramos la manera de iluminar este lugar o no llegaremos enteros a la salida," dijo Olward. Nolas Izold, acompañado por Thara, acudieron a la llamada indirecta de Olward. Toqueteando controles dieron con una palanca, que al ser accionada activó un foco en proa. "Bien, eso será suficiente," dijo Olward.

Barlos llegó al poco de encender el foco.

"¿Me buscábais?" preguntó.

"Sí," respondió Nolas, "hace rato que no vemos a Duccus, lo cual no deja de ser preocupante."

"Hablando de Duccus," intervino Thara, "¿qué haremos con él?"

"Creo que hay motivos de sobras para detenerle, por lo menos por atentado contra la autoridad y conspiración," dijo Nolas.

"¡Y secuestro!" añadió Olward, a caballo entre el orgullo y la preocupación.

"Claro, y secuestro," repitió Nolas. "Por cierto, ¿lo habéis visto?"

"No, desde que hemos subido a Monty que parece haber desaparecido," comentó Thara, "yo creo que se está escaqueando para no tener que trabajar."

"Pues yo creo que está urdiendo algo," Nolas estaba pensativo, "sabe de sobras que en cuanto salgamos de esta gruta lo detendremos, somos cuatro contra uno, sin contar a Monty."

El barco seguía avanzando a través de la gruta marina, que parecía estar hecha a medida para los navíos. Una semilla de caos germinó momentáneamente, al desconocer el paradero del Duccus.

"¡Deberíamos buscar a Duccus!" estalló Barlos, con la coleta dando tumbos.

Excepto Olward, que estaba al mando del timón, el resto se repartieron para encontrar al mafioso.

"El barco es enorme y podría estar en cualquier parte..." se dijo Barlos para sus adentros.

"Si fuera Duccus, ¿dónde me escondería?" reflexionaba Nolas.

"¿Ya lo habrán encontrado? Espero que sí..." fue lo que pasó por la cabeza de Thara mientras revisaba uno de los camarotes.

Estaban saliendo de la gruta cuando se reunieron los tres en la cubierta.

"No he logrado encontrarlo, y eso que he revisado las habitaciones dos veces," Thara suspiró.

*sigh*

"Yo he mirado..." pero los lugares que Barlos había investigado quedaron veladas, "acabo de ver algo. ¡Duccus!"

Salió corriendo tras la sombra. La puerta de acceso a los camarotes se la había dejado abierta la última persona en llegar, y gracias a eso habían podido detectar el movimiento. Barlos vio cómo la puerta del camarote de Monty se estaba cerrando.

*THWOMP*

Barlos abrió la puerta, y en ese momento llegaban Nolas Izold y Thara, su guardaespaldas. El chico estaba apuntando con su trabuco a Duccus, y éste a su vez estaba apuntando a Monty con su ametralladora.

"¡Ni un paso más!" advirtió Duccus, en posado amenazador.

"Eh, cht cht chhhht, no nos vayamos a poner nerviosos," dijo Nolas, conciliador.

La cara alegre de Thara cambió a una más severa, y sus pistolas dieron paso a un rifle de tirador. El puntero láser, tembloroso, apuntaba al mafioso Duccus.

"¡Suelta eso!" le espetó Thara refiriéndose a su ametralladora.

"¡Suéltala tú!" respondió Duccus, "creo que no estás en condiciones de negociar."

"Lo que no entiendo es," dijo Nolas, "cómo te has estado escondiendo tan bien, y has cometido este fallo tan tonto al final," mientras se rascaba la barbilla, curioso.

"Ya que estamos a punto de llegar a la playa, y me dejaréis marchar, porque usaré a Monty de rehén," una sonrisilla maligna se le escapó, "os lo explicaré."

"E-e-estamos..." Olward venía del timón y quedó abrumado al ver la escena que estaba sucediendo en el camarote, "wo-wow, cómo las gastan los jóvenes hoy en día. Venía a decir que estamos en la playa norte, ¿hacia dónde vamos?"

"¡Tirad anclas!" ordenó Duccus, "¡yo me bajo aquí!"

Olward tuvo una idea, pero para que fuera efectiva era mejor no revelarla. Antes de que le preguntaran algo, o interactuaran con él, volvió al timón.

El barco seguía moviéndose, a pesar de las órdenes de Duccus.

"¡Eh, que he dicho que quería bajarme aquí!" protestó ferventemente, "¡coseré a balazos al chaval este!"

Barlos y Thara, acostumbrados a tratar con amenazas, sabían que para los fines de Duccus, Monty le era más útil vivo que muerto. No dispararía por muy loco que estuviese, y no tenía aspecto de querer abandonar este mundo todavía.

*FROOOOOOOO*

El barco hizo un movimiento de giro muy brusco, probablemente era cosa de Olward. Las olas ayudaron a completar el giro de 180º y con todo ese vaivén, consecuentemente, todos los que estaban distraídos perdieron el equilibrio. Al resbalar Duccus, su ametralladora cayó al suelo, el impacto causó que una ráfaga de balas saliera disparada en todas direcciones.

El infortunio fue tal que una de las balas rebotó contra la lámpara que colgaba del techo y acabó clavada en el abdomen de Monty. Algo de sangre emanó, manchando las ropas.

"¡Cabróóón!" gritó Thara, que como si ocurriera a cámara lenta, recogió su rifle del suelo y se tiró al suelo, apuntando a Duccus al primer punto que encontró.

*BAM*

La bala fue golpeada por el percutor y lentamente pero sin dudar avanzaba por el cañón, saliendo por la boca, en línea recta, cruzó el umbral de la puerta y Duccus no pudo hacer nada para evitar que el plomo penetrara en su piel.

*BAM*
*BAM BAM*
*click*
*cli-click*
*cli-click*

La recámara estaba vacía y el percutor no encontraba plomo que disparar.

*BROOOOUUUUUM*

El barco seguía avanzando, ajeno a lo que ocurría en su interior, a través de la arena de playa, y dejaba un rastro a su paso. Finalmente el barco se detuvo.

"¡Monty!" Barlos se acababa de incorporar, "¡Monty!¡Un médico!"

"Barlos, ayúdame," Nolas le señaló un extremo de la cama, "toma los dos cantos de la sábana y lo llevaremos a la consulta de Morgana."

"OK," Barlos seguía las indicaciones de Nolas.

"Thara, tú encárgate de protegernos," y volvió con Barlos, "a la de tres. Un ,dos, tres... ¡arriba!"

Trasladaron a Monty a través del barco encastado en la arena, requiriendo la ayuda de Olward para desplegar la tabla. La sangre de Monty estaba bloqueada por la bala, y únicamente regalimaba cuando lo movían demasiado. Con paciencia y buen hacer, lo trasladaron de la cubierta al exterior del barco.

"¡Rápido!" Nolas encabezaba esa improvisada y curiosa camilla, despertando las miradas de todo cuanto se encontraba en la calle. Unos reconocían al alcalde, otros se apartaban al entender la gravedad de la situación.

La bala no aguantó más y la sangra ya no se contenía. No salía como una fuente, pero era constante. Las sábanas estaban ya manchadas de sangre.

"¡Ya queda poco!" trató de animar Barlos, aunque tampoco era ninguna mentira.

"Queda una esquina," dijo Barlos.

"¡Morgana!¡Morgana!" gritaba Nolas, "¡MORGANAAAAAA!"

*TOC TOC*

Con la cabeza dio dos toques. Salió Argan, que les abrió la puerta.

"¿Qué pasa?" pero no hizo falta más explicación tras ver el reguero de sangre y la sábana roja. "Pasad, pasad, dejadlo en una de las salas de cirugía."

"¿Dónde está Morgana?" preguntó nervioso Nolas.

"Ha salido un momento, no creo que tarde en llegar," dijo Argan. "Prefiero no tocarlo. La cosa parece complicada."

"No te preocupes, si no lo movemos no sale tanta sangre," dijo Barlos.

"Vamos a buscar a Morgana," insistió Nolas Izold, "tú, Barlos, quédate vigilando la puerta, no vaya a ser que alguien venga buscando explicaciones, Thara y yo salimos."

"¿Puedo preguntar qué ha ocurrido?"

"No, luego," dijeron Nolas, Barlos y Thara al unísono. Al salir por la puerta se encontraron con la doctora Morgana Nelson.

"¿Qué ocurre?" preguntó ella extrañada.

"Ven, aquí," Nolas la tomó de la mano y la llevó a rastras hasta la sala de cirugía.

"¡¿Pero qu-!"

"Estábamos en el círculo interno de Belos y hemos descubierto una base submarina de Duccus, el rifirrafe ha causado que una de las paredes cediese y se ha empezado inundar todo," le explicaba Nolas, "hemos tomado un barco, y Monty ha salvado a Duccus, que era el único que sabía cómo salir, con la salida habitual bloqueada. La gruta que hemos seguido llevaba a la playa norte, y gracias a una maniobra de Olward con el barco, Duccus ha quedado desarmado, pero el rifle se ha disparado solo, y una bala de rebote ha perforado el estómago de Monty. Thara ha acabado con Duccus con cuatro balazos."

"Hemos intentado moverlo lo mínimo, pero la bala que hacía de tapón ha caído, y la sangre ha empezado a fluir de forma constante," dijo Barlos.

"Entiendo," dijo ella con una tranquilidad difícil de decir si era fingida o auténtica. "Os tendré que pedir que salgáis de esta sala y que no entréis hasta que yo os lo diga. Igual son unas horas, igual son unos días, por favor."

Tras las palabras de Morgana, todo el corrillo abandonó la sala, dejando sola a Morgana con el inconsciente Monty. La ranura de la puerta de la sala quedó completamente a oscuras, a pesar de ser todavía de día. Algo de luz parpadeaba, cambiando de color, naranja, violeta, azul...

"Creo que va para largo, os avisaré cuando sepamos algo de su estado," dijo Argan, "será mejor que descanséis, para estar más frescos."

Morgana estaba ejecutando alguna especia de ritual, se acercó a la cabeza de Monty y le susurró al oído, "parece que te resistes a morir... Me gusta."

[Be My Guest] - Mes 5, Semana 2

jueves, 14 de agosto de 2014 1 quejas

[Be My Guest] - Mes 5, Semana 2

Si tenéis un blog (de manganime o temática similar) y queréis tener la opción de aparecer en esta sección, dejadme un comentario o enviadme un tuit (@mura_tdd1blog)

99 Paper Stars
Reto XX días, 30 Mangas: Día 1 al 9
Hace 2 horas


Nozomi nos trae un reto.

"Pues, este reto lo he sacado del blog de mi ahijada Fiction, visítenla y denle amor <3

Originalmente era de anime pero a falta de recursos (porque se que me voy a quedar sin animes que nombrar), decidí adaptarlo a mangas B) cause that's my thing."


Darlantan's Page
Community T4
Hace 3 horas


Darlantan nos trae la reseña de la cuarta temporada de la serie Community.


Formación Escopeta
Si no es San Antonio, los Raiders se podrían ir a Los Angeles
Hace 6 horas


Miguel nos trae noticias de la NFL.


Doramas Preference
[Special WINNER Debut Week #3] Song Minho
Hace 7 horas


Desde Dorama's Preference nos traen la biografía de Song Min Ho.

"Su nombre real es Song Min Ho, más conocido como "Mino". Tiene 21 años y es cantante, rapero, compositor, bailarín, productor y actor."


EL MUNDO SEGUN KASSIOPEA
¡Por fin!
Hace 13 horas


Kassiopea nos trae un anuncio personal.

"Pues eso, que desaparezco del todo durante unos días.
A pasarlo bien"


Burbujas de sueño
Reseña #86 Si decido quedarme. Gayle Forman
Hace 17 horas


nos trae la reseña del libro "Si decido quedarme" de Gayle Forman.

-Si decido quedarme- de Gayle Forman

"Una historia que invita a la reflexión."


Yurika Sekai
Harry Potter y la camara secreta (pelicula)
Hace 20 horas


Yurika nos trae la reseña de la película "Harry Potter y la cámara secreta".

NdM: A Yurika es la película de HP que menos le gusta. La película no sé, pero a mí el libro me gusta bastante.


Planeta Sigarra
One Piece Green Secret Pieces (Guia 4)
Hace 22 horas


Llop Segarrenc nos trae un análisis exhaustivo de lo que encontraremos en esta cuarta guía de One Piece.

One Piece Green Secret Pieces


mangas en pdf
Jewelery eyes
Hace 23 horas


Eri-san nos trae la descarga y reseña del manga "Jewelry Eyes" de Kurahashi Erika.

-Jewelry Eyes- de Kurahashi Erika


Mis Crónicas Niponas
Miniquedada en Ciudad Real
Hace 1 día


Luar nos trae... bueno, algo, lol.

"Aún así no quería que pasase más tiempo desde la quedada que hice con Ritsuka-chan en Ciudad Real, allí nos tomamos un refresco y esas cosas en la plaza del ayuntamiento, fuimos a las tiendas frikis que había e hicimos algo de turismo."

World of Trollcraft: [Capítulo trigesimoséptimo: Lothering-by-troll]

miércoles, 13 de agosto de 2014 1 quejas

Capítulo 37

Lothering-by-troll


"Es posible, las indicaciones concuerdan," respondió la Gata Negra a la pregunta que le acababa de formular el héroe.

Tras un rato más de camino, llegaron a las inmediaciones de Lothering. Era un paisaje muy bonito, y llegaron a través de un camino empedrado, con titánicas columnas a lado y lado, el camino estaba medio bloqueado por carros tumbados y otros objetos de gran tamaño. Un hombre, que parecía el líder, se acercó a ellos.

"Eh, compañeros, arriba, que aquí tenemos más viajeros a los que atender," tenía cara de vivaracho, incluso de pillo. Sus hombres se pusieron en pie, tal y como él les pidió.

La Gata Negra le cuchicheó algo al héroe, "son todo cuatreros y ganapanes," chocante afirmación, pues todos los hombres llevaban armaduras y parecían estar bien equipados. "Sé de lo que hablo, he tratado con muchos de esos, sean de la Edad Media o del siglo XX."

"No parece que estén huyendo de los engendros tenebrosos," le cuchicheó uno de sus hombres, era más bien ancho de huesos y tenía cara de bonachón, escondida tras la aparente preocupación de meterse en un lío, "yo les dejaría pasar..."

"No hablemos más, por diez piezas de plata os dejamos pasar," les dijo haciendo caso omiso de lo que le acababa de decir su colega, "y es precio de amigo, porque podría cobraros diez piezas por persona..." con tono de estarles haciendo un favor.

"Pero," dijo el hombre ancho de huesos.

"Está claro que esto es un peaje, y por tanto debemos cobrar a todo el mundo," dijo el líder, "si no lo llamaríamos 'impuesto de refugiados'."

"Aaah, claro," respondió, "pues entonces deben pagar igualmente," el héroe detectó que más que bonachón, tenía cara de tener pocas luces.

"¡Diez monedas de plata!¿Es que nos hemos vuelto locos? Ni tengo tal cantidad, y si la tuviera no la gastaría en unos gañanes como vosotros," dijo indignado el héroe.

"Y yo que pensaba que serían diez monedas fáciles..." dijo el líder, "¡a las armas!"

"Concentra tus esfuerzos en el líder," le susurró la Gata Negra, "yo me coloco detrás."

Tal y como le había aconsejado ella, el héroe se pegó como una lapa al líder. El héroe estaba rodeado por un corrillo de esbirros que intentaban atacarle por la espalda mientras él centraba su atención en repartirle leña al líder y esquivar los envites a partes iguales.

"¡Que son sólo dos mequetrefes!"

La Gata Negra, como el héroe, tenía repartidos sus esfuerzos entre esquivar las flechas de los arqueros y lanzar hechizos mágicos, y en esas que se encontró con un instante para poder lanzar el hechizo Brazo Invernal. "¡Atención!" gritó, y el héroe dio un salto mortal hacia atrás para esquivar el frío hechizo. Los peones habían quedado congelados, y el héroe los lanzó contra el líder, empujándolos.

"¡Basta ya!¡Basta!¡Nos rendimos!¡Chicos, parad el fuego!" al tiempo que decía eso, sus hombres congelados volvieron a la normalidad. "Únicamente intentamos ganarnos unas monedas antes de que los engendros tenebrosos nos invadan... Haced con nosotros lo que queráis."

"No vale la pena hacerles nada," le dijo la Gata Negra a la oreja, "nostros igual haríamos lo mismo si nos encontráramos en la misma situación,"

"Dadle las gracias a mi amiga," les dijo el héroe, "si fuese por mi os echaba de aquí a patadas."

"G-g-gracias, señora," dijo el líder desde el suelo, arrastrándose cual gusano. El 'señora' hizo que la Gata hiciera una extraña mueca, indignada.

A su derecha quedaban las escaleras que llevaban a Lothering propiamente dicho. Un río dividía Lothering en dos, pero el puente de la carretera imperial se había derrumbado a su paso, lo que significaba que tenían que pasar por Lothering de todas formas. Había un campamento a las puertas del pueblo, y preguntaron qué era lo que sucedía, por qué no se alojaban en las posadas del pueblo.

"Somos refugiados de los alrededores," les explicaba la señora, "de momento parece ser que Lothering es un lugar seguro, a salvo de los engendros tenebrosos, por lo menos tienen su capilla y sus templarios, el resto no hemos tenido la misma suerte... Bueno, mi suerte es poderos contar todo esto, los hay que murieron defendiéndonos de esas criaturas malignas. En fin, lo que llegaron primero y podían permitírselo están en la posada, el posadero incluso llegó a aceptar gente durmiendo en el suelo; no creáis, le entiendo, al fin y al cabo es su negocio. Pero llegó a un máximo y ya no acepta nadie más, si no es pagando una fortuna. Afortunadamente, la Madre de la capilla intercedió para que pudiéramos quedarnos aquí."

"Por casualidad... ¿sabrías cómo llegar al Círculo de los Hechiceros?" le preguntó la Gata Negra.

"Uhm... ni idea, pero seguramente alguien en Lothering lo sepa. Creo que tenéis que llegar al Lago Calenhad."

"Gracias."

La señora siguió con sus quehaceres, igual que el resto de refugiados que se hallaban a las afueras de Lothering.

"Creo que lo mejor será que preguntemos en la posada," propuso la Gata Negra.

"Yo había pensado exactamente lo mismo," dijo el héroe.

Al preguntar a otra persona, ya dentro de Lothering descubrieron que la posada se llamaba El Refugio de Dane. Estaba cruzando el pequeño puente, a la derecha, y así lo hicieron. La señora refugiada que había hablado con ellos tenía toda la razón, la posada estaba llena hasta los topes, al posadero se le veía bastante contento. Un hombre con pintas de campesino se les acercó.

"Perdonad, ¿podría hablar con vosotros? Me llamo Barlin." Era así como de media estatura, fuerte para su edad, y su cabeza lucía por su ausencia de pelo, resistiéndose a ser llamado calvo del todo.

"Uhm, sí, ¿por qué no?" respondió el héroe. El tal Barlin no tenía aspecto de resultar una amenaza, y en cualquier caso, había demasiada gente como para intentar algo extraño, por ejemplo liarse a mamporrazo limpio en una reyerta.

"Tenéis aspecto de dominar los venenos, ¿creéis que podríais prepararme unos frascos? son para... ehm, defensa personal, de mis propiedades, más bien. Soy mercader y campesino, y con todos los refugiados que están llegando temo que el número de hurtos vaya en aumento," les explicó Barlin.

"¿Tú sabes de venenos, Gata?" le preguntó el héroe. Desde luego, lo que era él no tenía ni idea.

"Saber, sí sé, pero son venenos de cosas que no creo que encontremos por aquí," respondió ella.

"Mis disculpas, Barlin, pero no sabemos preparar venenos," dijo el héroe.

"No pasa nada, jóvenes, ya preguntaré a alguien cuando entre." Y así terminó su breve conversación con Barlin.

"Creo que esa chica pelirroja me está mirando," dijo de repente el héroe, todo coqueto, "creo que le gusto. ¿Será eso, pelirrojo natural o tinte?"

Y es que una moza los estaba mirando. Tenía el cabello pelirrojo, como bien había notado el héroe, largo a la altura del cuello, no más, adornado por una trenza en su costado izquierdo.

"Sí, lo que tú digas, pero ¿te has parado a mirar su atuendo?"

"Pues..."

Y es que la chica llevaba un traje que, por lo que habían visto de camino a la posada, era el que llevaban las hermanas de la Capilla, una especie de túnica de tonos rojizos, que bien vistos sí que recordaban los hábitos monacales.

"Pero, lleva una espada," se empecinó el héroe, "¿desde cuándo los religiosos van armados?"

"Lo que sea, pero me estaba mirando a mí," dijo la Gata Negra con una sonrisita.

Finalmente dejaron de discutir acerca de la chica pelirroja con atuendo de la Capilla, de la que ni siquiera sabían su nombre. Se acercaron a la barra, donde el propietario de la posada los atendió.

"¡Buenos días! Me llamo Danal y soy el propietario del Refugio de Dane," se presentó Danal, "¿necesitáis algo? bueno, seguro que necesitáis algo, si habéis entrado aquí. Ya no me quedan habitaciones, a menos que paguéis un importante suplemento, vosotros diréis."

"Nada más queríamos saber cómo llegar al er... Círculo de Hechiceros, en el er... Lago Calenhad," dijo el héroe.

"Ahh, entonces no sois de por aquí, ¿no?" respondió Danal, "os pondré al día con un extraño rumor que oí el otro día. El Rey Cailan no es realmente el hijo de Maric, estamos. El auténtico hijo de Maric está escondido en las entrañas del palacio de Denerim, y lo ha estado desde que nació. Supongo que lo alimentan a base de tartas todo el día para tenerlo contento. Igual es necio... ¡o un mago! El auténtico hijo de Maric un mago, ¿te imaginas?"

"Claro, claro," la Gata Negra intentó cambiar de tema de forma exageradamente descarada, "¿y el auténtico hijo de Maric podría ir al Círculo de Hechiceros si fuera mago?"

Danal pareció captar la indirecta, "claro, mujer, solamente tendría que salir de Lothering, suponiendo que haya venido de Denerim por el camino sur, seguir el camino norte y llegaría a los muelles de Calenhad tras cruzar el río Dane. Igual habéis visto el Lago Calenhad si venís de Orlais a través de Orzammar."

"Ahora que lo dices, tal vez sí," dijo el héroe de forma casual, para no llamar la atención, tenía la sensación que decir que venían de la Espesura de Korcari i Ostagar no les traería nada bueno. "Gracias por todo, Danal."

"Que el Hacedor os bendiga."

Y dicho esto abandonaron la posada El Refugio de Dane de Lothering, no sin antes ver cómo la puerta se volvía a abrir tras su paso, la chica pelirroja salió como un relámpago y les habló.

"Me llamo Leliana, para que lo sepáis, tengo la sensación de que volveremos a encontrarnos en un futuro," y añadió, "¿sabéis ese sentimiento como cuando tenéis una especie de visión muy fuerte que os empuja a realizar ciertas acciones? que el Hacedor os bendiga."

Leliana volvió a la posada.

"Un poco rara," comentó el héroe mientras andaban, "así que, resulta que se llama Leliana, y ella misma admite que nos volveremos a encontrar en un futuro."

"Sí. Y a todo esto, por lo que se ve, tenemos que llegar a los muelles del Lago Calenhad a través del camino norte." Estaban cruzando unos campos de lo que parecía trigo. En esas que oyeron un alarido.

"¡Aaaaah!"

Sin comerlo ni beberlo, unos bandidos habían aparecido de la nada, como aquel que dice, y estaban rodeados. Si había una cosa que los bandidos de Ferelden habían aprendido bien era a rodear su víctima para no darle un respiro. Por suerte, los bandidos de poca monta tendían a romper la estrategia, en Ferelden y en cualquier parte.

La Gata Negra usó su hechizo estrella, Brazo Invernal, y congeló una sección de bandidos mientras el héroe repartía estopa entre los otros bandidos. No eran muy fuertes ni muy listos, con poco esfuerzo el héroe ya había tumbado a la mitad. Y breves instantes después tan solo quedaba el arquero, al que la Gata Negra congeló con su hechizo y el héroe remató.

"Son como moscas," dijo el héroe desempolvándose el trigo.

"Bien, ya podemos continuar, tenemos que buscar el camino hacia el norte."

"Mmm... Antes de partir, ¿no deberíamos comer algo?" propuso el héroe.

"Me parece una excelente idea, quién sabe cuánto tardaremos en llegar, pero ¿tenemos dinero?" la Gata Negra notó el acuciante problema que resultaba no tener dinero.

"No sé, igual si nos acercamos a la Capilla..."

Un hombre se acercó a ellos, con las manos en alto.

"He visto lo que habéis hecho con esos bandidos, y creo que podemos llegar a un acuerdo," les dijo, "Me llamo Amradehn y soy mercader."

Amradehn era un hombre de constitución fuerte, de media estatura, y con una abundante barba. Tenía cara de trabajador y ojos de acarrear fatiga.

"Se rompió el carro con todas mis mercancías dentro y llevo días descansando lo mínimo, echándole un ojo durante casi todo el día. Hoy he conseguido que un carpintero me lo arregle, ahora viene. Si me acompañáis..."

El carro de Amradehn estaba cubierto por una lona, atada fuertemente alrededor.

"Quería ir a Orzammar, a hacer negocios con los enanos, antes de que se me rompiera el carro," les explicó, "el caso es que tendría que ir solo si fuese rodeando el Lago Calenhad por el sur, lo que me expondría a bandidos todo el camino. Si me acompañáis, no me importa alargar la ruta, porque iría seguro hasta el muelle, donde tal vez podría contratar algún mercenario o algo."

"¿Y comida?" preguntó el héroe.

"No os preocupéis por eso, no me importa invertir mi dinero en comida, si eso me garantiza que mi mercancía llegará entera a Orzammar," Amaradehn sonrió.

El carpintero llegó al poco rato.

"Y bien, supongo que este es el carro. Rueda rota," dijo analizando la situación. "Si me ayudáis a levantarlo, y a quitar el eje, creo que podré tenerlo reparado para mañana por la mañana."

"Me parece bien," Amradehn le dijo al carpintero, luego se giró, "¿podréis esperar hasta mañana, chicos?¿tenéis prisa?"

"No, nos va bien partir mañana por la mañana, ¿cierto?"

"Yo no veo inconveniente alguno."

Pocket Tales of the Braves - Capítulo 37

lunes, 11 de agosto de 2014 1 quejas

Capítulo 37: Concurso de Captura de Bichos

Ruta 35
Continente de Johto


De nuevo en Ruta 35, Ryuuna entabló combate con un tal Malabarista Rafi, por lo que se ve él y su compañero de trabajo, el Comefuego Tobías, estaban de descanso del ensayo de su número de circo. Un circo itinerante que podía encontrarse a las afueras de Ciudad Trigal.

"Jejeje... tenía ganas de echar un combate Pokémon con alguien que no fuera mi compañero Tobías," dijo el Malabarista Rafi al tiempo que enviaba un Voltorb a luchar. Ryuuna envió al Kadabra.

"¡Voltorb, Manto Espejo!" el Voltorb esperaba a que su oponente recibiera órdenes.

"¡Kadabra, Confusión!" en la primera ronda, el Kadabra fue más rápido, mucho más rápido que su oponente. Si el Voltorb hubiese aguantado la embestida psíquica del Kadabra, podría haber dado la vuelta a la tortilla, puesto que hubiera devuelto el ataque del Kadabra por 1,5 gracias al Manto Espejo, pero no tenía mucho sentido enfrascarse en ello puesto que la primera ronda ya había terminado. El Malabarista Rafi envió otro Voltorb a luchar, mientras que Ryuuna mantuvo a su Kadabra en el campo.

"¡Voltorb, Placaje!" indicó el Malabarista Rafi a su segundo Pokémon.

El Kadabra le indicó mentalmente a Ryuuna que usaría Confusión (era una sensación un tanto extraña recibir mensajes por vía telepática), y le mandó una señal mental al Voltorb conforme estaba listo. De nuevo, el Voltorb tenía tan poco nivel que el Kadabra lo arrasó a las primeras de cambio. Como no podía ser de otra forma, el tercer Pokémon de Rafi era... otro Voltorb.

"¡Voltorb, Bomba Sónica!"

Esta vez, el Kadabra no pudo debilitar por completo al Voltorb en un ataque por muy poco, y además recibió el imparable ataque sónico. Eso sí, a la segunda el Voltorb quedó debilitado por completo.

"Vuelve, Voltorb," el Malabarista Rafi devolvió al Voltorb a su pokéball, "todavía me queda un Pokémon para luchar, ¿a que no adivinarías nunca de qué Pokémon se trata?"

"Uhm... ¿un Voltorb?" respondió preguntando Ryuuna.

"¡No, un Voltorb! Ejejeje..." después de meditarlo dijo, "ah, así que lo has advinado, eh, ¡era un chiste!"

La cara de 'tierra trágame' de Ryuuna era impagable y la gota ficticia que caía de su cogote, enorme. Formaba parte del espectáculo de Rafi hacer malabares con los Voltorb mientras contaba chistes (malos). De tanto en cuanto uno de los Voltorb explotaba.

"Adelante, Voltorb," el malabarista lanzó la pokéball correspondiente al último Voltorb, entonces indicó el ataque a efectuar, "¡Voltorb, Chispa!"

Por la otra parte, el Kadabra usó Confusión, que era el único movimiento del que disponía para restar puntos de salud a sus oponentes. Primero el Pokémon Psi hizo levitar al Voltorb a pocos centímetros del suelo y empezó a darle vueltas, seguidamente lo lanzó contra el suelo. Entonces el Voltorb procedió a ejecutar el movimiento que tenía planeado, cargado de electricidad, embistió al Kadabra.

*FRFRRR*

El Kadabra quedó paralizado como efecto secundario del ataque.

*FRRFRRRR*

"¿¡Cómo!?" Rafi estaba evidentemente sorprendido.

"Jejeje... El Kadabra tiene la habilidad Sincronía, y al quedar paralizado ha hecho que el Voltorb también quede paralizado," le explicó Ryuuna frotándose la nariz, dándose aires de sabihonda.

Estaban como antes pero con el aliciente de saber cuál de los dos Pokémon caería antes víctima de la parálisis. "Este puede ser el golpe definitivo," dijo Ryuuna, "¿te atreves a intentarlo?"

"¡Por supuesto!" respondió Rafi, "¡Voltorb, Chispa!"

"¡Kadabra, Confusión!"

Sin embargo, ninguno de los dos oponentes fue capaz de moverse debido a la parálisis, lo que dejaba el combate igual que en el turno anterior. Ambos entrenadores revalidaron sus decisiones. Esta vez, el Kadabra logró conectar su movimiento Confusión antes que el Voltorb lo hiciera con su Chispa, tras marearlo en el aire y lanzarlo contra el suelo, el Voltorb quedó debilitado, incapaz de seguir combatiendo.

"Vuelve, Voltorb," el Malabarista Rafi felicitó a Ryuuna por su victoria, "eh, eres buena," cuando apareció un tipo vestido un tanto raro, al que Rafi saludó, "hombre, Tobías, tú por aquí..."

"Hey, ¡qué passssa!" le saludó el Comefuego Tobías.

"Esta chica es realmente buena en combates Pokémon," le dijo Rafi, "deberías probar a luchar contra ella."

"Qué, ¿te ha ganado?" le preguntó Tobías, "entonces sí que va a merecer la pena, después de todo," y dirigiéndose a Ryuuna le preguntó, "¿quieres luchar?"

"¡Por supuesto!" dio por respuesta una enérgica Ryuuna.

"Pero primero permíteme que te dé un poco de esto," el Malabarista Rafi le enseñó una botellita de Antiparalizante, "úsalo con el Kadabra."

Ryuuna le dio las gracias.

"Bien," dijo el Comefuego Tobías, "si ya estamos listos yo enviaré a Magmar, ¡Ve!"

Ryuuna sacó su PokéDex, que analizó al Pokémon de tipo Fuego por completo. Guardó su PokéDex y mostró una pokéball.

"En ese caso, mi Pokémon elegido será... ¡Larvitar!¡Vamoss!"

"¡Magmar, Pantalla Humo!" fue el ataque elegido por Tobías.

"¡Larvitar, Avalancha!"

Primero el Magmar exhaló una densa nube de humo cuyas partículas se introdujeron en los ojos del Larvitar, reduciendo así su precisión, y entonces llegó su turno, lanzó una lluvia de rocas, pero no acertó a su objetivo. Al terminar de ejecutar su movimiento y ver que no acertaba miró de reojo a Ryuuna, como pidiendo disculpas, ella le respondió el gesto con el pulgar levantado.

"¡Magmar, Pantalla Humo!" el Comefuego Tobías repitió la operación.

"¡Larvitar, Avalancha!" Ryuuna ídem.

De nuevo, el Magmar escupió una nube de negro humo, que rebajó todavía más la precisión del Larvitar a causa de sus partículas en suspensión. Esta vez, pero, por casualidad el Larvitar alcanzó con su ataque al Magmar... y cayó debilitado.

"Esto se pone al rojo vivo," dijo Tobías haciéndose el interesante, "cof, cof... burpffff" y echó una llamarada. Ryuuna se sobresaltó, preocupada por el estado del chico. "Estoy bien, estoy bien."

"Jajaja... qué primo, espero que no te pase en una función," dijo el Malabarista Rafi con sorna per sin mala leche.

"Bueno, mi último Pokémon es también un Magmar, ¡a por todas!" y efectivamente, tal y como había dicho, envió un Magmar al campo de combate, "este es un poquitín más poderoso, ¿no estás en ascuas por descubrir su poder?"

"Uhm..."

"Me lo tomaré como un sí," dijo Tobías vehemente.

"Yo sigo con el Larvitar," añadió Ryuuna.

"Bien."

"¡Te está pateando el culo, Tobías, acéptalo!" comentó Rafi.

"¡Que te den, Rafi!" respondió él, que volvió a centrar su atención en el combate contra Ryuuna, "¡Magmar, Pantalla Humo!"

"¡Larvitar, Avalancha!"

Como ya empezaba a ser costumbre, el Magmar redujo todavía más la precisión del Larvitar con una densa cortina de humo, y éste erró su movimiento.

"Esto ya empieza a tener buen aspecto," dijo el Comefuego Tobías, "¡Magmar, Finta!"

"¡Larvitar, Avalancha!"

Por fortuna para Ryuuna, esa fue una de las veces que la probabilidad estuvo de su favor, y el Larvitar logró golpear al Magmar con varias de sus rocas, no sin antes recibir el ataque de tipo Siniestro del Magmar. Una idea surgió en la cabeza de Ryuuna tras observar la secuencia de movimientos.

"Esto ha sido suerte, una llama no hace un fuego," Tobías había perdido la compostura e intentaba convencerse de que todavía era posible ganar.

"Pero donde hay humo..." respondió Ryuuna, enérgica, "¡hay fuego!"

"¡Juejue! Bien dicho, ¡Magmar, Finta! es imposible que acierte dos veces seguidas."

"¡Larvitar, espera a mi señal para la Avalancha!"

Esta vez el Magmar, volvió como la ronda anterior a aproximarse con cautela al Larvitar con unos pasos bien medidos, no dejando escapatoria posible al su oponente, flanqueándolo. Y de eso se aprovechó Ryuuna al dar la señal al Larvitar, "¡ahora!" con lo que el ataque le dio de lleno al Magmar, debilitándolo.

El Comefuego Tobías devolvió al Magmar a su pokéball y felicitó a Ryuuna por su victoria, "¡felicidades! Estoy como un volcán... extinto. Por cierto, si quieres podemos cambiarnos los números de teléfono, y si alguna vez quieres la revancha, me llamas," y así lo hicieron.

Ryuuna entró en la caseta de Ruta 35 para poder acceder al Parque Nacional, frente a la puerta de acceso al parque se encontraba el guarda. Normalmente Ryuuna los había visto detrás del mostrador, así que no le prestó más atención, pero al intentar cruzar...

"Chht, chhht... ¿dónde va usted? No puede pasar," le dijo el guardia.

"¿Por?"

"Hoy es día de Concurso de Captura de Bichos, y el Parque Nacional permanecerá cerrado hasta su finalización."

"¿Concurso de Captura de Bichos?"

"Sí, es muy sencillo, le damos unas pokéball para el concurso y junto con uno de sus Pokémon de su equipo debe capturar el Pokémon de tipo Bicho más espléndido que encuentre dentro del Parque. Hay premios para los ganadores."

"¡WOOOOW!¡Premios!:3" dio un salto de alegría, "claro que, bichos, bueeegh :("

"Pero lo mejor es que te lo puedes quedar," dijo un hombre de mediana edad que acababa de llegar, iba con un niño pequeño que debía ser su hijo, "te puedes quedar con el último Pokémon que captures, es genial. Por cierto, soy el Pokéfan Guille, encantado. ¿Vas a participar?"

"Encantada, yo soy Ryuuna, entrenadora Pokémon y futura campeona de la Liga Pokémon de Johto," se presentó ella, "y todavía no sé si voy a participar, no me gustan los bichos."

"Yo voy a entrar con mi Raichu," el Pokéfan Guille estaba hablando con el guardia, que le dejó pasar, "¡hasta luego, Ryuuna!"

Finalmente Ryuuna vio que poco tenía que perder, y puede que tuviera un Pokémon más que ganar, a pesar de que el tipo Bicho no era muy de su agrado, como ya había demostrado al enfrentarse al Líder Antón en Pueblo Azalea. Eligió a su Gastly como Pokémon acompañante y le dijo al guarda, "¡participaré! :)"

El guarda se apartó para dejarle paso y ella cruzó la puerta que comunicaba con el parque.


Mapa de Johto

Mochila:
- Pokéball x4
- Amigo Ball x10
- Baya Atania x2
- Baya Zreza x2
- Baya Safre x2
- MT 12 - Mofa
- MT 31 - Bofetón Lodo
- MT 45 - Atracción
- MT 70 - Destello
- MT 89 - Ida y Vuelta
- Caña Vieja
- Carbón
- Bici
- Monedero (Casino)
- Regadera

Equipo:
- Dratini (Mudar) MV: Atadura - Furia Dragón - Onda Trueno - Ciclón [Baya Aranja]
- Larvitar (Agallas) MV: Mordisco - Avalancha - Torm. Arena - Chirrido [Baya Aranja]
- Gastly (Levitación) MV: Hipnosis - Lengüetazo - Maldición - Tinieblas [Baya Aranja]
- Kadabra (Sincronía) MV: Teletransporte - Confusión
- Huevo Misterioso

La Red del Pajarito y otras historias

domingo, 10 de agosto de 2014 0 quejas

Así como lo estáis oyendo, este blog está en la red del pajarito, léase Twitter. Bueno, no el blog propiamente dicho, porque el blog no es una persona, pero traslado la personalidad desenfadada (y en ocasiones (muy (mal) contadas), divertida) del blog a la red de los 140 caracteres. Voy tuiteando el estado de los fanfictions y datos de interés del blog entre otras cosas. Para todos aquellos interesados, seguidme en @mura_tdd1blog, que no cuesta nada hacer un follow (que no 'unfollow') y me haréis muy feliz.

¿Cuáles son las otras historias a las que hace referencia el título de esta entrada? Bien, primero de todo, que junto con el Twitter me he hecho un Ask para que podáis hacer preguntas referentes al blog o a mi persona. Podéis empezar a bombardearme a cuestiones siguiendo este enlace: Ask.fm

Por otra parte me gustaría estrenar una sección de entrevistas, con la particularidad de que los entrevistados, de entrada, deben cumplir dos requisitos, que son 1.- tener un blog de cinco años o más y 2.- seguir en activo. Es decir, busco bloggers que lleven como mínimo desde 2010 con un blog y sigan actualizándolo con una periodicidad aceptable. Si cumplís con los requisitos o sabéis de alguien que los cumpla, por favor poneos en contacto conmigo.

[Be My Guest] - Mes 5, Semana 1

viernes, 8 de agosto de 2014 0 quejas

[Be My Guest] - Mes 5, Semana 1

Planeta Sigarra
Barcelona 1714. L'Onze de Setembre
Hace 2 horas


Llop Segarrenc nos trae la reseña del cómic "Barcelona 1714. L'Onze de Setembre" de Oriol Garcia i Quera.

Barcelona 1714. L'Onze de Setembre


mangas en pdf
Nuestro vecino esperma-san
Hace 3 horas


Eri-san nos trae la descarga del manga "Tonari no Sperma-san" de Kamirenjaku Sanpei.

"relaciones sexuales en una família o algo por el estilo xD, no se, incestuoso seguro. "


99 Paper Stars
[COT] Cuentos Cortos
Hace 11 horas


Nozomi nos trae una entrada muy especial.

"Esta vez la actividad incluía hacer un video y dibujos de las historias, así que aquí el video... una de las cosas más vergonzosas que he hecho ;A;"


Formación Escopeta
Ryan Mallett será titular hoy con los Patriots
Hace 13 horas


Miguel nos trae las últimas noticias del mundo del fútbol americano.


Gamers Up!
Battle Soccer: Field No Hasha (SNES)
Hace 18 horas


Locke Cole nos trae la reseña del juego de SNES "Battle Soccer: Field No Hasha"

Battle Soccer: Field No Hasha


EL MUNDO SEGUN KASSIOPEA
¿Es que en Soria hay petróleo?
Hace 18 horas


Kassiopea nos trae su particular humor.

"Qué susto se habrán llevado los sorianos"


El Imperio De Las Bellotas
Hasta Septiembre
Hace 19 horas


La Emperatriz y GentleBellota nos traen su anuncio vacacional.

"¡¡Nos leemos en Septiembre con muchas reseñas y una imagen nueva!!"


Burbujas de sueño
Reseña #84 Cazadores de sombras los orígenes: El ángel mecánico. Cassandra Clare
Hace 1 día


Arim nos trae la reseña del libro "Cazadores de sombras, los orígenes: El ángel mecánico" de Cassandra Clare.


Darlantan's Page
The Newsroom T2
Hace 1 día


Darlantan nos trae la reseña de la segunda temporada de la serie "The Newsroom".


La torre del nigromante
Lo maravilloso de la épica y el absurdo
Hace 1 día


Eter nos trae la reseña del juego de WiiU "The Wonderful 101"

The Wonderful 101

"Si tuviera que definirlo, diría que es algo así como una mezcla del éstilo desenfadado y paródico de "Viewtiful Joe" (ver reseña), una obra premia de su director Hideki Kamiya, y la saga clásica de Nintendo Pikmin."

World of Trollcraft: [Capítulo trigesimosexto: Forjarán mi destino, los trolles del camino]

lunes, 4 de agosto de 2014 0 quejas

Capítulo 36

Forjarán mi destino, los trolles del camino


"Debéis iros," dijo Flemeth, "veo en vosotros una pequeña luz de la que depende Ferelden en la lucha contra el Archidemonio."

Pocos días después de que se hubieran encontrado al grupo de humanos en el antiguo escondite de los Guardias Grises, Flemeth insistió en que debían partir. Hasta ese momento la Gata Negra había conseguido dominar el hechizo primordial de hielo Abrazo Invernal además de del hechizo básico Virote Arcano.

"¿Adónde vamos?" preguntó la Gata Negra.

"Podéis ir al Círculo de Hechiceros, en el Lago Calenhad," respondió Flemeth. "No confío en los magos que se postran ante la Capilla, pero tal vez haya alguien que sepa dar respuesta al hecho de que puedas usar magia, o incluso podríais encontrar algún libro que hable de viajes entre dimensiones. Es todo cuanto puedo deciros."

"Os recomiendo que primero paséis por Lothering," añadió Morrigan, "más que nada para ti, héroe, para que te hagas con algo de ropa para pasar desapercibido, y créeme que sé de lo que hablo."

Flemeth, si no fuera tan parca en sus palabras, casi podrían decir que les había cogido afecto, y Morrigan y la Gata Negra se llevaban como amigas del alma, casi parecía la única amiga que Morrigan había tenido en toda su vida, cosa que probablemente era cierta.

"Partiremos ahora mismo," dijo el héroe, "hacia Lothering tal y como nos aconseja Morrigan".

"Ella misma os acompañará hasta la salida de la Espesura," el tono de Flemeth no aceptaba discusiones, ni de una parte ni de la otra.

"¡Eh!¿En qué momento me has consultado?" Morrigan parecía indignada, aunque a la vez ya estaba acostumbrada a que Flemeth tomara algunas decisiones por su cuenta.

El héroe y la Gata Negra ultimaron las preparaciones antes de partir. Flemeth no parecía muy dada a las despedidas. Morrigan, de la misma manera que el otro día, los guió a través de caminos entre árboles. Casi les costaba seguir el ritmo, y estaban a punto de perderla de vista, cuando se toparon con el camino imperial.

"Bien, ya hemos llegado, es aquí," dijo Morrigan. "Ha sido un placer," su tono rallaba la ironía, pero sabían que por dentro estaba destrozada.

"Muchas gracias, Morrigan."

Avanzaron unos pocos metros, y al darse la vuelta Morrigan ya no estaba. Frente a ellos tenían el camino imperial, que debía llevarlos a Lothering. Ahora estaban solos, sin nadie a quien acudir. Por lo menos tenían dos nombres por los que preguntar, que eran 'Lothering' y 'Círculo de Hechiceros'.

"Bien, ahora estamos solos," notó el héroe, "mejor pongámonos en marcha."

A lo lejos vieron un grupo de hombres en armadura. Vistos más de cerca parecían soldados, llevaban todos la misma armadura, y unos metros más atrás llevaban un carro de intendencia con víveres y demás.

"Perdonad, ¿os puedo preguntar algo?" al principio miraron al héroe con una mirada rara, probablemente por las vestiduras, al ver a la Gata Negra ataviada en ropa tribal hablaron.

"¿Váis a una fiesta de disfraces?" dijo uno de los hombres medio en serio medio en broma, "porque estáis un poco lejos de la civilización."

"Exacto," dijo el héroe, "tenemos entendido que siguiendo el camino imperial hacia el norte llegaremos a Lothering."

"Entonces tenéis bien entendido," dijo otro de los hombres, "llegaréis a un cruce, en ese punto tenéis que torcer hacia la derecha, tomar el camino oeste, y no tiene pérdida."

"¿Vosotros adónde váis? Pareceis soldados," les preguntó la Gata Negra.

"Correcto," afirmó otros de los hombres, "vamos a Ostagar, de refuerzos a las filas del Rey Cailan. Dicen los rumores que el Rey está derrotando a todos los ejércitos de engendros tenebrosos, y que posiblemente la Quinta Ruina no llegue a producirse, imaginaos unos hombres como nosotros, habiendo luchado al lado del Rey, saliendo victoriosos de una Ruina, las mujeres se nos rifarán."

La Gata Negra lo miró con la cara un poco rara. El resto del grupo rio ante la idea que proponía su compañero.

"¿Cuánto tiempo hay de camino hasta Lothering?" preguntó el héroe para cambiar de tema.

"Siendo dos, si vais a paso ligero, al término del día podríais llegar," les dijo uno de los hombres del grupo.

"Gracias, y hasta otra."

El grupo se puso en marcha, y el héroe y la Gata Negra no perdieron más el tiempo, ahora que sabían que podían llegar a Lothering en un día. Pero todo esto no sería divertido en absoluto si las cosas salieran según lo previsto.

Ya era pasado mediodía, y nuestros protagonistas ya empezaban a tener algo de hambre, tras varias horas de camino casi ininterrumpidas. Hubieran mendigado comida si hubiera pasado alguien, pero el camino estaba vacío. Lo peor es que antes de empezar a tener hambre sí que habían encontrado más soldados que iban a Ostagar.

Afortunadamente tuvieron un golpe de suerte al encontrarse en el margen del camino un hombre, que por sus pintas parecía un leñador. Se le veía fuertote, con una barba prominente. A su lado había un fajo de leña. Se dirigieron a él.

"Perdone, señor," dijo el héroe, "¿tiene algo de comida para compartir o sabe de algún lugar donde conseguirla?"

El señor los examinó, probablemente para ver si eran peligrosos antes de responder, pero finalmente habló.

"Estáis de suerte jóvenes, vivo en una choza aquí al lado," respondió con una sonrisa, "venid conmigo."

Se levantó de su descanso, tomó el fajo de leña, y se internó entre los árboles. Era más ágil de lo que parecía, pero al héroe y la Gata Negra no les costó mucho seguir su ritmo, cuando se habían pasado días siguiendo a Morrigan por bosques más frondosos.

"¿Vais bien? Estamos a punto de llegar," les dijo.

Finalmente llegaron a un claro.

"Bienvenidos a mi choza," dijo, y dejó una pausa dramática, "¡carne fresca!" gritó de golpe.

De los árboles cercanos aparecieron varios hombres armados. No parecían profesionales, eso no significaba que no fueran peligrosos. El leñador, que parecía ser el líder, se dirigió a ellos.

"Con todo lo de la guerra contra los engendros tenebrosos en Ostagar, el camino imperial esta infestado de soldados y cazarrecompensas, y así es imposible sacar algo, suerte que habéis aparecido vosotros."

"Pues me parece que cuando veas que no llevamos dinero, te vas a llevar un buen chasco," dijo el héroe.

"¡Matad al chico!¡Dejad a la chica viva! Podría servirnos más tarde," dijo el hombre.

Del interior del fajo de leña sacó una espada, que rápidamente empuñó. La Gata Negra preparó un hechizo, lo que causó cierta repulsión entre sus atacantes donde instantes antes había deseo.

"¡Es una maga!" dijo uno de los hombres que los estaban rodeando.

"¡Pues matadla a ella también, antes de que invoque un demonio del Velo!" dijo el líder.

"¡Al ataque!" gritaron varios hombres, y se lanzaron al ataque.

La Gata Negra lanzó el hechizo Brazo Invernal, un cono de frío que podía llegar a congelar cualquier ser viviente. El héroe saltó por encima de uno de los hombres que se había abalanzado contra él, usando su cabeza como apoyo para impulsarse, sin apenas dar tiempo a los enemigos a darse la vuelta, empujó a uno de ellos, lo que causó que entraran de lleno en el rango del hechizo Brazo Invernal.

Algunos de ellos quedaron mágicamente congelados. El resto arremetió contra ella en cuanto recuperaron la posición. De un movimiento instantáneo, el héroe se interpuso entre ellos y ella, y con gráciles movimientos esquivó las estocadas de sus enemigos. El líder, viendo que sus esbirros no podían contra dos mequetrefes, decidió lanzarse al ataque.

"¡Aaaah!" gritó mientras corría, blandiendo su espada.

El héroe lo vio de reojo, y en un movimiento técnico, esquivó una espada y agarró el brazo que la sostenía. Con una palmada, seca, en el esternón, lo lanzó hacia el líder, que al chocar detuvo su movimiento por completo. Presto, el héroe fue al suelo a recoger la espada que acababa de caer.

Ya armado podía hacer frente a sus enemigos armados con mayor facilidad, aunque sólo fuera por el hecho de tener algo con que parar el metal que no fuera su propia carne. Tuvo la genial idea de usar las hebras de la seta simbionte para recolectar y blandir las varias y diversas armas que habían quedado escampadas por el suelo.

"Son... ¡son unos demonios!" gritaron los pocos hombres que estaban conscientes, causando el pánico inmediato. Huyeron como poseídos.

"Jeje... nada como un poco de espectáculo para auyentar unas cuantas mentes simples," dijo el héroe. Estaba revisando los enemigos abatidos, probándose su ropa, para pasar por un fereldeno más. Algunos de ellos llevaban unas pocas monedas.

Al terminar de revisar las pertenencias volvieron al camino imperial a través de la arboleda. Muertos de hambre, quedaron medio desmayados en el margen del camino. Unos soldados del Rey Cailan, que probablemente también se dirigían a Ostagar, los vieron.

"¡Eh, hay alguien desmayado ahí!" gritó uno de los soldados, "¡Traed agua!"

Uno de los reclutas acató las órdenes y llevó una jarra de agua hasta los cuerpos inconscientes. El soldado los remojó, parecía que recuperaban el ánimo.

"Ugh... tengo hambre..." murmuró el héroe, "necesito... comer."

"Aguanta, ¡aguanta!" el soldado lo estaba sosteniendo, para que no se volviera a quedar inconsciente, "comida, ¡traed algo de comer!¡que no necesite cocinarse!"

Uno de los soldados trajo un trozo de jamón.

"Come despacio, mientras me ocupo de tu compañera," y se acercó a la Gata Negra.

Recuperadas las fuerzas, se dieron cuenta de lo tarde que se había hecho. No habían estado precisamente diez minutos tumbados, pues cuando los soldados retomaron su camino, el sol ya empezaba a ponerse.

"Os recomendaría que no acamparais cerca del camino imperial, y por supuesto, evitad prender fuego, si me permitís unos consejos," les dijo el soldado antes de partir con su compañía.

"Qué, ¿qué hacemos?" preguntó el héroe.

"No sé, ¿dormimos ahora y partimos temprano mañana?" propuso la Gata Negra.

Dicho y hecho, se internaron en el bosque, evitando hacer ruido. Visto lo visto cualquiera podría estar al acecho, preparando una trampa como en la que habían caído al mediodía. Encontraron una zona que les pareció bien y se echaron ahí mismo. Y no fue hasta el cabo de unas horas que...

"Uaaah," bostezó la Gata Negra, "me duele todo, nada como una buena cama en la que dormir."

"Ya ves," añadió el héroe, "a ver si hoy llegamos a Lothering."

En breves instantes retomaron su marcha hacia el susodicho pueblo, pasando primero por el camino imperial. Pocas horas de camino después acabaron por llegar al cruce que el soldado les había dicho, y por el que tenían que torcer a la derecha.

"Tate, ¿será eso Lothering?" el héroe señalaba un núcleo de población que se veía desde el punto en el que se encontraban.