Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • 1984 de George Orwell

Jugando:

  • Saints Row 2
  • Fallout 3

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Pocket Tales of the Braves - Capítulo 36

miércoles, 30 de julio de 2014 0 quejas

Capítulo 36: Ruta 35, Capítulo 35+1

Ciudad Trigal
Continente de Johto


Un día después de haber conseguido la codiciada Medalla Planície de manos de Blanca, Ryuuna se puso en marcha de nuevo en su viaje para participar en la Liga Pokémon de Johto. El Profesor Elm le contó, al hablar con él a través de videoconferencia en el Centro Pokémon, que los martes y los jueves se celebraba el Concurso de Captura de Bichos en el Parque Nacional, y que sería una buena idea de cara a la misión de la PokéDex.

A Ryuuna no le gustaban demasiado los bichos, y por tanto no le apasionaba la idea, así que cambió de tema en cuanto pudo. También habló con su madre, contándole con pelos y señales cómo había sido su combate con Blanca, y la idea que había tenido para detener al Miltank y su ataque Desenrollar.

"Sí, mamá, la próxima vez que te llame seguramente será desde Ciudad Iris,"

"¿Ciudad Iris? ah, cielo, si pasas por allí, igual te apetece ir al teatro," le dijo su madre a través del auricular del teléfono.

"Bien, lo tendré en cuenta. ¡Hasta pronto!" y Ryuuna colgó.

Antes de salir del Centro Pokémon, revisó que todo su equipo estuviera en perfectas condiciones.

"Veamos... Dratini, OK. Larvitar, OK. Gastly... ajaja, para, Gastly, que me haces cosquillas. Gastly, OK. Kadabra, OK", ella y el Kadabra se quedaron mirando fijamente unos segundos, "bien, pues ya podemos volver a ponernos en camino," y devolvió a sus Pokémon a sus respectivas pokéball.

Desde que el Abra evolucionó tras el combate en el Gimnasio Trigal, Ryuuna todavía no había visto al Kadabra en combate y se moría de ganas de comprobar el alcance de su poder. De camino a la caseta que comunicaba con la Ruta 35, Ryuuna pasó por delante de una floristería, en el interior se encontraba Blanca, conversando con la dependienta.

Ya que estaba ahí, no veía nada malo en pasar a saludar puesto que tardarían bastante en volverse a ver.

"¡Hola, Blanca!" saludó Ryuuna, "¿qué haces aquí?"

"Pues comprándome ropa, para ir a la moda," respondió Blanca con un posado serio.

"¿Ropa, en una floristería?" La expresión extrañada de Ryuuna causó la risa de Blanca y la sonrisa de la dependienta.

"Jajaja... te estaba tomando el pelo. He venido a mirar todas estas hermosas flores," le explicó Blanca, "y a visitar a mi amiga."

Blanca las presentó una a otra.

"Encantada, Ryuuna, Blanca me estaba contando con qué clase le venciste," dijo la florista con una sonrisa, "debiste humillarla a base de bien, desde que la conozco pocas veces se ha rendido."

"Shhh, eso no le interesa a Ryuuna," dijo ella sonrojada, haciendo aspavientos con los brazos, "¿verdad que no, Ryuuna? jejeje..."

"Seguramente debió resultarle como un jarro de agua fría," comentó Ryuuna, "no debes sentirte mal Blanca, he sufrido derrotas peores en mi corta vida como entrenadora."

"¿Has dicho jarro de agua fría?" dijo la florista, "espera, tengo una cosa para tí," y se agachó debajo del mostrador.

"¿Qué-?" Ryuuna estaba sorprendida.

"Toma esto, tal vez te resulte útil," la chica le hizo entrega de una regadera con forma de Squirtle, muy mona. "Puedes llenarla, y si cierras este compartimento el agua no sale de aquí, y si activas este resorte el agua queda encerrada, por si la quieres transportar en un bolso."

"No hace falta, en serio," Ryuuna estaba abrumada, "Blanca, dile algo."

"Cuando se empecina en algo es implacable," Blanca suspiró, "tengo las ventanas de casa llenas de cactus porque cada dos por tres me da u-... ups, mejor no digo nada."

"Insisto," dijo la florista, "las amigas de Blanca también son mis amigas, y se merecen lo mejor."

Al final Ryuuna acabó por aceptar el obsequio.

"Bien, entonces me lo quedaré," Ryuuna suspiró, "había venido para decirte que ya me voy de Ciudad Trigal, bueno no te lo iba a decir, pero como te he visto a través de la puerta, me he dicho 'pues vamos allá, ¿no?', y eso."

"Ah, pues si acaso te paso mi número de teléfono, y en alguna ocasión nos llamamos," y dicho y hecho, se intercambiaron los números de teléfono.

Tras despedirse adecuadamente, Ryuuna abandonó Ciudad Trigal definitivamente, a través de la caseta que le permitiría alcanzar la Ruta 35. El guardia la saludó al entrar. Era una caseta de vigilancia como las que había por todo Johto, así que Ryuuna pasó rápidamente.

La primera víctima de Ryuuna fue la Dominguera Norma.

"Eh, hace rato que por aquí no pasa nadie y estoy aburrida," le dijo Norma a Ryuuna, cuando ésta estuvo suficientemente cerca, "¿quieres echar un combate Pokémon?"

"¡Claro!" Ryuuna aceptó encantada, y más con las terribles ganas que tenía de usar el Kadabra en combate.

"¡Adelante, Vulpix!" ese era el Pokémon elegido por la Dominguera Norma.

"¡Ve, Kadabra!" por fin podría comprobar de qué era capaz del Kadabra.

Los dos Pokémon esperaban órdenes de sus respectivas entrenadoras.

"¡Vulpix, Ataque Rápido!"

El Vulpix realizó su ataque, por algún extraño motivo, Ryuuna no había dado ninguna orden pero sabía que el Kadabra ejecutaría lo que ella había pensado. Era todo muy extraño, como si el Kadabra quisiera ahorrarle desvelar sus tácticas a su oponente. Y por lo que deducía Ryuuna, el Kadabra también había enviado una pulsión mental al Vulpix conforme ya estaba listo para entrar en combate.

El Kadabra aguantó la embestida del Vulpix, que tan rápido iba que le fue casi imposible a su oponente bloquearlo. Era el turno del Kadabra, que con su poder mental hizo levitar al Vulpix unos pocos centímetros del suelo y empezó a darle vueltas. Finalmente lo elevó cuestión de medio metro y acto seguido lo arrojó contra el suelo.

En la siguiente ronda, el Vulpix se lanzó de nuevo contra el Kadabra con su Ataque Rápido a instancias de su entrenadora, esta vez, el Kadabra usó la táctica que había leído en la mente de Ryuuna de colocar discretamente un canto rodado en la trayectoria del Vulpix con la esperenza de que resbalara.

Dicho y hecho, el Vulpix pisó la piedra, lo que desequilibró su movimiento, que erró por pocos centímetros su objetivo. El Kadabra usó su Confusión de nuevo.

"¡Vulpix, Ataque Rápido! y esta vez vigila con el suelo," dijo indignada la Dominguera Norma, iniciando así la tercera ronda del combate.

Esta vez la táctica fue similar, plantando con disimulo dos piedras en la trayectoria del Vulpix. Con la velocidad que llevaba el Vulpix dio un salto y se arrastró por el suelo hasta llegar y detenerse justo delante del Kadabra, que ya estaba a punto para su ataque.

"Parece que he ganado," dijo Ryuuna que se estaba acercando a la Dominguera Norma para darle la mano.

"Increíble, no había visto tal sincronización entrenador-Pokémon en mi vida, eso sumado a mi mala suerte..." le dijo Norma mientras se daban la mano.

'Mala suerte... si supiera que todo era un estratagema,' pensó Ryuuna.

Más adelante en la Ruta 35 se hallaba el Campista Eliot, cuyo primer Pokémon era un Sandshrew.

"¡Go, Sandshrew!"

"¡A por todas, Gastly!" el Gastly fue el Pokémon elegido por Ryuuna en este combate.

Esperando recibir órdenes estaban el Gastly y el Sandshrew uno enfrente del otro, el primero andaba distraído con el paisaje y el segundo jugaba con las piedrecitas del suelo.

"¡Gastly. Tinieblas!"

"¡Sandshrew, vuelve!" el Campista Eliot no lo vio nada claro, así que envió a su segundo Pokémon, "¡Tu turno, Marill!"

El Gastly ejecutó su ataque Tinieblas, que el Marill recibió de lleno. Eliot mandó a su Pokémon usar Pistola Agua, Ryuuna siguió con las Tinieblas. Primero el Marill lanzó un chorro de agua de su boca, y después el Gastly sumió a su oponente en la oscuridad.

"Lo veo un poco chungo," dijo el Campista Eliot.

"¡Vamos Gastly, ya queda poco, usa Tinieblas!" animó Ryuuna a su Gastly.

"¡Marill, Rizo Defensa!"

El pequeño Marill se hizo una bola para aumentar su defensa, pero fue inútil contra el ataque del Gastly. Era turno del Sandshrew, y el Gastly lo despachó a base de Lengüetazos y Tinieblas.

"Buff, vaya paliza me has dado," reconocía el Campista Eliot. Más adelante se encontraba la Dominguera Belén, cuyo Pokémon elegido era un Pikachu. Ryuuna envió a su Larvitar, pero era demasiado lento y todos sus ataques fallaban, puesto que el Pikachu usaba el movimento Doble Equipo para aumentar su capacidad evasión.

"Jeje..." Belén estaba exultante, "no podrás ganar si no puedes golpear a tu oponente."

Y no podía haber más sabiduría en esas palabras, así que Ryuuna únicamente tenía una carta para jugar.

"Vuelve, Larvitar," Ryuuna retiró al pequeño Larvitar a su pokéball. "¡Vamos a jugar, Gastly!"

"¡Pikachu, Doble Equipo!"

El Pikachu se movía tan ágil que era capaz de crear copias, imágenes residuales, de sí mismo.

"Bien, es hora de jugar," dijo Ryuuna, "¡Gastly, Maldición!"

"¡Pikachu, Impactrueno!" las mejillas del Pikachu ya estaban acumulando electricidad.

El ataque eléctrico dejó paralizado al Gastly, que sin embargo usó su movimiento, lo que causó su debilidad, quedando fuera de combate, no sin antes maldecir al Pikachu. Era cuestión de tiempo que el Pikachu se debilitara.

"¡Adelante, Larvitar!" Ryuuna envió al Larvitar porque tenía ventaja de tipo.

"¡Pikachu, Gruñido!"

"¡Larvitar, Tormenta Arena!"

El Pikachu perdió salud debido a la maldición, y encima perdería unos pocos puntos de salud más cada turno debido a la tormenta de arena causada por el movimiento del Larvitar. La Dominguera Belén acabó por desistir.

"Buen combate, me alegra haber debilitado por lo menos uno de tus Pokémon," le dijo a Ryuuna.

Como ahora el Gastly estaba debilitado era un buen momento para regresar al Centro Pokémon de Ciudad Trigal, aunque... se acercaba un chico con pinta de Campista, y así, pensó Ryuuna, podría aprovechar el viaje si otro de sus Pokémon caía debilitado.

"Eh, ¿quieres luchar?" le propuso Ryuuna.

El chaval primero estaba dubitativo, pero le duró poco, finalmente aceptó el reto de Ryuuna.

"La hostia que sí, como que me llamo Iñaki," dijo el Campista Iñaki.

"¡Ahí va, Diglett!"

"¡Adelante, Kadabra!"

"¡Impresionar, Diglett!"

De nuevo, el Kadabra ejecutó el movimiento que Ryuuna había pensado sin que ella articulara palabra, en ese caso, Confusión. Al tratarse de un golpe crítico, resultó fatal para el Diglett, que se debilitó. El siguiente Pokémon enviado por el Campista Iñaki fue un Zubat, pero duró menos de un telediario. El último Pokémon de Iñaki era otro Diglett, aunque este se veía algo más fuerte.

Este Diglett consiguió conectar una Magnitud de orden 9, que dejó al Kadabra al borde del KO pero aguantó y le sucedió una Confusión. En la siguiente ronda el Kadabra fue un punto más rápido que el Diglett y con otra Confusión lo consiguió debilitar.


Mapa de Johto

Mochila:
- Pokéball x4
- Amigo Ball x10
- Baya Atania x2
- Baya Zreza x2
- Baya Safre x2
- MT 12 - Mofa
- MT 31 - Bofetón Lodo
- MT 45 - Atracción
- MT 70 - Destello
- MT 89 - Ida y Vuelta
- Caña Vieja
- Carbón
- Bici
- Monedero (Casino)
- Regadera

Equipo:
- Dratini (Mudar) MV: Atadura - Furia Dragón - Onda Trueno - Ciclón [Baya Aranja]
- Larvitar (Agallas) MV: Mordisco - Avalancha - Torm. Arena - Chirrido [Baya Aranja]
- Gastly (Levitación) MV: Hipnosis - Lengüetazo - Maldición - Tinieblas [Baya Aranja]
- Kadabra (Sincronía) MV: Teletransporte - Confusión
- Huevo Misterioso

[Be My Guest] - Mes 4, Semana 5

martes, 29 de julio de 2014 1 quejas

[Be My Guest] - Mes 4, Semana 5

La nave de los Frikinautas
Frikinautas' Greatest Hits: El mono de los Fruittis, poeta musical
Hace 5 minutos


Scaramanga nos trae un greatest hits de su antiguo blog "Os Frikíadas".


mangas en pdf
Watashitachi no shiawase na jikan
Hace 1 hora


Eri-san nos trae la descarga del manga "Watashitachi no shiawase na jikan" de Sumomo Yumeka


El Imperio De Las Bellotas
Reseñas películas (10)
Hace 3 horas


La gente del Imperio nos trae cuatro reseñas de películas.


La torre del nigromante
Hacia la luna y más allá
Hace 6 horas


Eter nos trae la reseña del anime "Uchuu Kyoudai".


Darlantan's Page
Vagabond #36
Hace 10 horas


Darlantan nos trae la reseña del tomo 36 del manga "Vagabond" de Takehiko Inoue.


El Bloc
Cosas de la semana pasada
Hace 1 día


Jeparla nos trae un post de compras.

"Estoy muy vago y no he publicado lo que compré a de finales de semana pasada"


TDD-1
Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - XXVII
Hace 1 día


Muramasa nos trae un capítulo más de su fanfiction de Final Fantasy Tactics Advance y FFTA2.

"
"No le tocarás ni un pelo," dijo una figura encapuchada, con un tono de total tranquilidad. El Bangaa se detuvo al verse apuntado por un arco, indignado, abandonó una pelea que no sabía si podía ganar. La figura encapuchada se descubrió.
"


Almas Tintadas
Infinite
Hace 1 día


Margy nos trae la reseña del libro "Infinite" de May R. Ayamonte.


otakugirl
Los que faltaban
Hace 2 días


Moe nos trae los posters de los Vengadores Thor y Hulk, que faltaban.


Yurika Sekai
Me voy de vacaciones
Hace 2 días


Yurika nos anuncia que se va de vacaciones unos días, entre otras cosas.

Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - XXVII

lunes, 28 de julio de 2014 1 quejas

Capítulo vigesimoséptimo: Dyward

Mapa de Yutolandia

Región de Grass, Roahl

Chalsye y Ermine estaban en el patio, preguntando si alguien había había visto al Soldado Gides y al Ladrón Ilwulf.

"¿Dónde os habíais metido?" preguntó Chalsye. Gides e Ilwulf estaban de regreso, junto con la aprehendida Feidre Akish. Acababan de llegar al cuartel.

"Estábamos un poco preocupadas," dijo Ermine.

"Yo estaba entrenando en el patio cuando he visto a Gides salir, entonces lo he seguido, por curiosidad," se explicó Ilwulf.

"Yo me he despertado a medianoche, y he decidido salir a dar una vuelta. Entre pitos y flautas me he encontrado con una pequeña aventura nocturna," era el turno de Gides de dar explicaciones, "traemos una sorpresa para las mazmorras," dijo señalando a la Tiradora Feidre Akish.

Un alguacil tomó la Viera bajo su vigilancia y responsabilidad. Gides se disculpó un momento con su grupo, quería hablar a solas con Erna. La Gria se encontraba en su despacho, rellenando papeleo.

"Ehm, perdona Erna, el tipo que dijiste que podía enseñarme a ser más fuerte, ¿quién es y dónde puedo encontrarlo?" le preguntó Gides.

"Ah, sí... creo que olvidé decírtelo," dijo Erna, "y si te lo dije, te lo recuerdo, la persona que buscas es Dyward, es un Luchador experimentado, si lo consigues encontrar, seguro que sabrá transmitirte los conocimientos para ser un excelente Luchador."

"Si lo... ¿consigo encontrar?" Gides estaba perdido.

"Sí, por desgracia perdí el contacto con Dyward hace tiempo, así que desconozco su actual paradero," le explicó Erna, con los codos apoyados en la mesa y su mentón encima de sus manos.

*knock knock*

"¡¿Sí?!" respondió Erna al oir que alguien picaba la puerta, "pasa".

"Perdón por las molestias," dijo el joven Hume, que tenía pinta de ser un mensajero del cuartel, "no sabía que estabas reunida, ¿te va mejor que te pase el mensaje después?"

"Ya que he interrumpido mi conversación con Gides, adelante."

El joven se acercó a Erna, y le dijo a Gides, "lo siento, es información confidencial," acto seguido le cuchicheó algo a Erna en el oído. Ella cambió su expresión de la neutralidad al asombro, incluso con un toque de desconcierto.

"Eso es todo," dijo el mensajero.

"Puedes retirarte," le ordenó ella. Él abandonó el despacho, cerrando la puerta a su paso, dejando solos de nuevo a Erna y Gides.

"Me acaban de llegar buenas y malas noticias," anuncio Erna, cuya expresión era mínimamente triunfal, "¿por cuáles quieres que empiece?"

"Ehm... ¿las malas?"

"Tan sólo bromeaba, las buenas noticias son que puedo darte una pista sobre Dyward, las malas, que no te garantizo nada y que quien puede darte una pista está en el Monte Aldana," le contó Erna, ahora con una sonrisa en su boca para quitar tensión al momento.

"Aldana, ¿eh? creo que me lo pasaré muy bien allí," respondió el Soldado.

"De hecho me harías un favor enorme si fueses con tu clan, pues el Monte Aldana está bastante lejos y eso implicaría perder fuerza en Grass durante varios días. Confío en tí y sé que puedes hacerlo," Erna se había levantado y le decía eso pasándole el brazo por detrás del cuello, como gesto de confianza.

Por la mente de Gides pasó un pensamiento en el que él la agarraba y se besaban apasionadamente mientras ella le deseaba suerte en su nueva empresa. Pero sabía que nada bueno saldría de ello, Gides nunca había sido impulsivo en sus actos, tal vez cuando fuera agente del Ejército, con su reluciente capa azul, volvería a Grass y conseguiría algo más que arrancarle un beso...

"Y bien, ¿lo has entendido?" Erna le acababa de explicar en qué consistía si misión, pero Gides estaba en su mundo ideal y no se había enterado de nada.

"Ehm... Uhm... no," Gides se sintió mal, porque no podía dejar de mirarla a los labios mientras hablaba, y a la vez no quería quedar mal con ella.

"Digo que una vez llegues al Monte Aldana, tienes que encontrar un tipo llamado Warreth, que es Luchador, igual que Dyward. De hecho, como te he dicho antes, él fue discípulo de Dyward, así que tal vez sepa algo sobre su paradero. Un tipo algo problemático, el tal Warreth, por lo que contaba Dyward."

"¿De que conocías a Dyward?" le preguntó Gides por mera curiosidad.

"Fue instructor de Luchadores para el Ejército de Yutolandia durante un tiempo," le explicó Erna, "de hecho, Warreth llegó a entrar en el Ejército, pero al término de una misión tuvo una fuerte discusión con el líder del grupo y acabaron por llegar a las armas, los dos estaban bastante igualados, pero por desgracia Warreth lo mató. Fue un día aciago en que perdimos a un buen combatiente y a alguien que podría haber sido un buen líder, Warreth salió corriendo, y nos ha estado esquivando todo este tiempo, aunque no le queríamos hacer ningún daño. No sé, habiéndote contado toda esta historia tengo la sensación de que serás capaz de hacerle volver, aunque tampoco quiero añadirte presión."

"Bien, entonces partiremos cuanto ahh..." un bostezo interrumpió sus palabras.

"Creo que deberías echarte un rato antes de partir, no es un viaje fácil de aquí al Monte Aldana," le dijo Erna Gozzola.

Gides salió del despacho de Erna, y volvió al patio. Allí se encontró a Chalsye, que estaba practicando su técnica con el estoque. Ella le respondió que Ermine había salido a dar una vuelta y que Ilwulf se había ido a echar un sueñecito al ser preguntada por el resto del grupo. Gides le dijo que él también iba a tumbarse y que cuando despertara les explicaría la situación.

Efectivamente, Ilwulf estaba en la habitación que el Ejército de Yutolandia les había cedido, tumbado en su cama, ignorante de la aventura que les esperaba en su misión. Sin más dilación, Gides se tumbó en su cama y pronto se dejó abrazar por el reino de Morfeo.

En el pueblo de Grass Ermine disfrutaba del día paseando por las calles impregnadas de ese olor de salobre que tanto le gustaba. Describir las calles de Grass de nuevo sería de de necios, con sus paradas y tenderetes y sus edificios de piedra, unos más esplendorosos que otros. También pasó por varias tiendas de armas, y de ropa, y de accesorios, donde se probó varios y diversos estoques, y algo más de ropa. Pero como no tenía dinero se conformó con devolverlo todo al finalizar la sesión de pase de modelos.

Le entró algo de sed, así que entró en una taberna, allí notó que estaba siendo observada, pero no le dio mayor importancia, pues las tabernas suelen sitios donde las miradas se centran en el cliente más reciente en entrar. Pidió un refresco que pagó con algunas de las pocas monedas que llevaba, todavía no estaba habituada a las bebidas alcohólicas, que además solían ser bastante más caras. Vio una mesa pequeña desocupada y pensó que estaría bien sentarse ahí en vez de hacerlo en la barra.

*glup glup*

De pronto notó cómo alguien se acercaba a ella por detrás, se giró. No había nadie, tal vez ya iba siendo hora de volver al cuartel y reunirse con Chalsye y sus compañeros, comerían, y Gides les explicaría cómo le había ido su conversación con la Gria Erna Gozzola.

*glup glup*

Nada más terminarse el refresco dejó el vaso en la mesa y se levantó. Saludó a la tabernera por cortesía y abandonó el lugar, habiendo casi olvidado la pequeña anécdota. Poco después de salir volvió a tener esa sensación, así que optó por andar deprisa, no pensaba que quienquiera que fuese que la estaba siguiendo intentaría nada raro si andaba por lugares transitados. Se giró mientras caminaba, más que nada por si lograba detectar la fuente de su quebradero de cabeza.

*TOC*

Despistada como andaba, Ermine chocó contra un Bangaa y acabó por los suelos. Siempre que uno se choca contra alguien por la calle es contra un Bangaa o un Seeq, son verdades universales de Ivalice.

"¡Mira por dónde andasss!" el Bangaa se puso farruco. Ermine se dolía de la espalda y no prestaba atención, "¿me essstásss essscuchando, sssinvergüenza?"

Ya en el colmo de su cólera, el Bangaa acabó de perder los papeles y desenfundó su arma. La Viera se levantó y se dio unas palmadas para quitarse el polvo.

"¡Argh!" el Bangaa fue a atacar.

"No le tocarás ni un pelo," dijo una figura encapuchada, con un tono de total tranquilidad. El Bangaa se detuvo al verse apuntado por un arco, indignado, abandonó una pelea que no sabía si podía ganar. La figura encapuchada se descubrió.

"¿Lellyann?" Ermine parecía sorprendida.

Lellyann era una Viera Arquera, "¡Lellyann eres tú!" y Ermine y ella se abrazaron, felices reencuentros.

"Jeje... en parte ha sido culpa mía que te chocaras contra el Bangaa, pero quería seguirte para asegurarme de que eras tú," le contó Lellyann.

"¿También estabas en la taberna?" preguntó Ermine.

"¿En la taberna?" la expresión de Lellyann se tornó seria y preocupada, "¿quieres decir que alguien te estaba siguiendo en la taberna?"

"S-sí, ¿por?" Ermine empezaba a estar asustada y preocupada.

"Jeje... es broma," admitió Lellyann sacando la lengua, "te he visto entrar en la taberna, y quería observarte de cerca, hacía bastante que no te veía y no sabía si eras tú. No quería asustarte, lo siento."

Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - XXVI

sábado, 26 de julio de 2014 1 quejas

Capítulo Vigesimosexto: Pánico subterráneo

"Da igual cuál de los edificios sea," dijo Monty con determinación, "alguien de dentro será lo suficientemente amable para decírnoslo, si se lo pedimos de buenas maneras," y sonrió.

Se separó momentáneamente del grupo, entrando por la puerta más próxima a su localización. No pasó mucho rato que se oyó un estruendo, y la pared frontal, donde estaba situada la puerta por donde había entrado Monty, se derrumbó. Los tres, Barlos, Thara y Nolas, quedaron alucinando al ver que era Monty el causante, que además estaba agarrando a un tipo por la solapa del traje.

El tipo dijo algo y se desmayó.

Monty salió del edificio por el hueco que había hecho y volvió con sus compañeros, que seguían anonadados.

"¿Pero tú de dónde sales?" Barlos seguía incrédulo. "Que lances por los aires a un tipo que te saca varios palmos, pase, pero... ¿romper una pared?"

"Y lo más interesante es que parecía que ni la hubiera tocado," añadió Thara, "¿qué clase de técnica es esa?" preguntó por curiosidad.

"Es una técnica que estuve practicando cuando estaba en Skypiea," les explicó Monty, "básicamente se trata de comprimir mucho aire y reforzarlo con Busoshoku Haki, para después proyectarlo. Va bien para corta y media distancia, y lo mejor es que evito cualquier contacto con el rival. Por cierto, el hombre me ha dicho que la guarida donde se encuentra Duccus está allí," dijo mientras señalaba un edificio concreto del círculo interno de Belos.

Al entrar no parecía que Duccus se encontrara allí mismo, más bien parecía que habían entrado en un bar, con sus estantes repletos de bebidas alcohólicas, su barra con taburetes altos, y varias mesas vacías, todo de madera. El local era muy oscuro de por sí, y encima estaba pobremente iluminado por antorchas mal colocadas.

"No sé si tu amigo te habrá informado del todo bien," dijo Nolas.

"Descuida," detrás de la barra, junto a la máquina registradora, había una puerta. "Creo que es por allí," nadie puso ningún problema.

Nada más entrar, toda la madera pasó a ser piedra maciza, la madera parecía estar reservada únicamente para el bar. Unas escaleras de bajada eran el único camino posible.

"Parece que estemos yendo derechos al infierno," comentó Thara al notar que las escaleras era absurdamente largas.

"Al infierno, no sé, porque calor no hace," dijo Nolas, "pero lo que es humedad... Debemos estar bastante por debajo de Belos."

Cuando las escaleras ya parecía que se burlaban de ellos oyeron algo.

"Llegarán aquí tarde o temprano, espero que les déis el recibimiento que se merecen," era la voz de Duccus y su sonrisa malévola, aunque extrañamente nerviosa.

Barlos detuvo a Monty, que era el que lideraba la comitiva, y reunió al grupo en las estrechas escaleras.

"Nos esperan, pero no ahora, es un buen momento para un ataque sorpresa..." dijo el mismo Barlos, en voz baja para no ser oído.

"¡Bien!¡Me encantan los ataques sorpresa!" gritó Monty, excitado por la idea.

"Maldición, ya podemos olvidarnos de cualquier resquicio de sorpresa en nuestro ataque," dijo Barlos con resignación.

"¡WUAJAJAJAJA!" La personalidad oculta de Thara acababa de aflorar, armada con subfusiles en ambas manos. "¡Vamos a recetar dosis de plomo!"

Thara y Monty se habían adelantado al grupo, Barlos preparaba su trabuco y Nolas Izold se había quedado quieto, como una estatua.

"¡Ya están aquí!" gritó Duccus, su voz resonando por los pasillos de piedra, "¡Detenedlos! Que no lleguen al puerto subterráneo... ups, esto último no tendría que haberlo dicho."

Nada más abandonar las largas escaleras de piedra, el camino se trifurcaba, es decir, se podía ir recto o bien a derecha o izquierda. Y como bien pudieron comprobar Thara y Monty, en las tres direcciones había esbirros armados, que al verlos llegar al cruce abrieron fuego.

*RATTTATATATATATAA*

*RATAATTATTATATATATA*

"Cuando te diga, corre hacia adelante, Thara," Monty se concentró. "¡Peón!" La técnica de Monty impactó contra el techo, del que se desprendieron algunas piedras, que cayeron sobre los esbirros ahí situados, "¡Corre a cubierto, Thara!"

Él y Thara se cubrieron tras el pasillo que acababa de quedar bloqueado. No lo vieron, pero unas gotas de agua se desprendían de una pequeña cavidad. Barlos y Nolas acabaron de bajar las escaleras con precaución, y al ver que no había peligro enfrente, atravesaron la línea de fuego.

El trabuco de Barlos no era de mucha utilidad en ese lugar dada su dispersión, pero el chico lo seguía teniendo agarrado en sus manos, posiblemente por seguridad. Thara sacó un lanzagranadas de algún lugar y disparó contra el pasillo que quedaba a su derecha, el de la izquierda visto desde las escaleras de acceso.

*BOUM*

La explosión causó un efecto similar al que había tenido la técnica de Monty, que fue el despredimiento de unas cuantas piedras que bloquearon el paso. Ahora sólo podían seguir en una dirección... si nadie bloqueaba ese acceso. La mala noticia era que todavía quedaban enemigos armados disparando contra ellos.

"Ni se te ocurra disparar eso de nuevo," Barlos bajó el lanzagranadas con el que Thara estaba apuntando al grupo de seguidores de Duccus.

Monty tomó carrerilla y saltó, encarándose al grupo armado. Dio varias patadas en el aire, dirigidas contra ellos.

"¡Alfil!"

De los diales hacha en los pies de Monty salieron proyectadas varias hojas afiladas de energía. Monty aterrizó, saltó de nuevo con una voltereta y siguió lanzando proyectiles de energía afilados. Pronto, los pocos esbirros que quedaban abandonaron las armas y se retiraron.

"Bien, vía libre," informó Monty.

Al pasar por el lugar donde habían estado los tipos apostados disparando, Barlos y Nolas Izold aprovecharon para armarse con los despojos que pudieron rescatar. Al fin y al cabo era mejor que nada.

Fueron abriendo puertas en busca de Duccus, pero no encontraron nada. Finalmente acabaron por encontrar un enorme pasillo que daba al puerto subterráneo. Por lo que pudieron comprobar había varias entradas que llevaban ahí. Todo parecía en calma, incluso un hombre estaba trabajando en los barcos.

"¿Eres tú, Olward?" Nolas Izold movía la cabeza, intentando enfocar al hombre.

"¿Alcalde?" Olward se detuvo en sus quehaceres al oir esa voz. "¡Alcalde!" la expresión de Olward cambió de su inexpresividad de momentos antes a la alegría.

"Olward, Kallin está muy preocupada," le dijo Nolas, "¿estás bien?"

"Espero que Kallin esté bien," dijo con un tono de esperanza en su voz, "los esbirros de Duccus ni él mismo me han tratado mal en ningún momento, claro que tampoco les he dado motivos para hacerlo."

"¿Qué querían de tí?" preguntó Barlos.

"Querían que reparara los barcos, que dicho sea de paso están en bastante mal estado," les explicó Olward.

"Al parecer..." dijo Nolas, pero un estruendo interrumpió lo que fuera que iba a decir.

"¿Qué ha sido eso?" Thara parecía preocupada.

La respuesta no tardó en llegar. Una corriente de agua se estaba llevando todo lo que tenía por delante.

"¿De dónde ha salido tanta agua?" exclamó Monty.

"Creo que entre tu técnica y la explosión causada por Thara han acabado por hacer ceder el techo," explicó Barlos.

"¡Rápido, subid aquí!" les instó Olward.

Agua y más agua entraba por el enorme pasillo por el que el grupo había entrado al puerto subterráneo.

"¡Auxilio!¡Auxilio!" oyeron una voz gritar.

"Oigo una voz, pero no sé de dónde viene," dijo Thara.

"Uhm... sí, yo también he oído algo, como si alguien estuviese pidiendo ayuda," dijo Nolas.

"Ahí, ahí," la coleta de Barlos señalaba un punto hacia el que todos dirigieron la mirada. Era Duccus, que estaba haciendo esfuerzos inhumanos para mantenerse a flote a pesar de la corriente.

"¿Vale la pena ayudarle?" comentó Olward. Nolas le transmitió sus dudas al mafioso.

"¡¿Qué motivos tenemos para ayudarte, Duccus?!"

"Creo que nadie... de vosotros," cada vez le costaba más mantenerse a flote, y el hecho de que fuera poco atlético, por decirlo de alguna manera, no ayudaba, "... sabe... cómo salir de aquí."

El puerto ya estaba inundado y era imposible salir por ninguna de las puertas. Duccus tenía un punto en su argumento.

"Tiene razón," admitió Thara, "nadie de nosotros sabe cómo salir de aquí."

"¡Voy!" Monty se libró de casi toda su ropa, a excepción de los pantalones, y se lanzó al agua.

*SHPLOF*

Ciertamente la corriente era bastante fuerte, incluso a alguien entrenado como Monty le costaba nadar. De mientras, en el barco, estaban buscando una cuerda que lanzar para cuando Monty volviese. Duccus estaba tan cerca, Monty casi lo llegó a tocar con las yemas de los dedos, pero Duccus se rindió ante el poderío del agua y empezó a hundirse.

"¡Relájate! Respira pausadamente" le aconsejó Monty, pero era harto complicado que Duccus lo hubiera oído.

Monty tomó aire y se sumergió. Duccus estaba hundiéndose, pero Monty logró cogerlo y lo llevó hasta la superficie. Con esfuerzo lo arrastró hasta el barco, donde esperaba Barlos en una cuerda.

"Dame la mano," dijo Barlos, y Monty hizo lo que le decía. Tiró de la cuerda, "agarra bien a Duccus," y la cuerda empezó a subir. Finalmente se encontraban los tres en la cubierta del barco.

"Bien," dijo Nolas, "¿y ahora nos puedes decir cómo salir de aquí?"

"No será fácil," dijo Duccus, que estaba tumbado en el suelo, "hay una rueda que se tiene que girar para abrir la puerta del ascensor, pero ahora mismo está sumergida."

"No hay problema, ahora voy," se ofreció Monty.

"Espera, hay un pequeño problema," Duccus se acababa de incorporar, "para que el ascensor funcione la puerta tiene que estar cerrada, se cierra una vez se deja de dar vueltas a la rueda que enrolla la cadena, por lo que tienes que nadar muy rápido si quieres subir con nosotros. Si no lo consigues tendrás que volver a abrir la puerta."

"Espero conseguirlo."

*CHOF*

Mientras Monty nadaba hacia la enorme puerta de piedra del ascensor, Duccus hacía las de capitán dirigiendo su tripulación temporal. El barco no tardó en ponerse en marcha, aunque muy lentamente porque eran Olward y Nolas en un lado y Barlos y Thara en el otro los que llevaban los remos.

Monty llegó hasta la puerta y se sumergió para saber dónde estaba la rueda de la que le había hablado Duccus. Efectivamente, era una rueda, la típica de los castillos medievales para abrir puertas grandes, aunque estando debajo del agua, Monty estaba pensando cómo ideárselas para moverla. Cuando se empezó a quedar sin aire volvió a la superficie. El barco iba muy despacio.

"¡Puerta!" gritó Duccus a pleno pulmón, cuando ya el barco estaba llegando a la puerta.

Monty volvió junto a la rueda y con todo su empeño se plantó e hizo fuerza para mover la rueda.

*ffffFRFRFRFRFR*

Al llegar al límite de la cadena Monty espero un rato, todo lo que le permitía su reserva de oxígeno, y volvió rápidamente a la superfície.

"Arf, arf," jadeaba, era cierto que la puerta se estaba cerrando muy deprisa, pero si le echaba ganas podría conseguir atravesar la puerta.

Ya se preocuparía de subir al barco una vez atravesada la puerta. ¿Y si quedaba aplastado al no poder cruzar? Eso le dio un empujón para seguir moviendo brazos y piernas. El barco ya había atravesado la puerta y estaba esperando.

De pronto notó que no podía nadar más. Había algo duro debajo de él. ¡Era la puerta, que se estaba cerrando! Con la poca fuerza que le quedaba se puso de pie, y antes de que la enorme puerta se cerrara, aplastándolo como un molesto insecto, dio un salto formidable.

*CHOF*

"¡Eh, chaval!" gritó Duccus, al estar en un espacio encerrado el eco era muy molesto, "necesito una última cosa, el sistema de ascensor funciona con un resorte que, en condiciones normales, el mismo barco acciona, pero ahora con tanta agua no llega. Es un botón muy grande. Necesitarás hacer fuerza."

Monty al oír eso se dio un chapuzón de nuevo, tal y como había dicho Duccus, ahí había un gran botón, pequeño para el tamaño del barco. ¿Cómo podía pulsarlo?

"¡Peón!" gritó Monty, aunque al estar debajo del agua sólo salieron burbujas, el aire comprimido reforzado con Busoshoku Haki tuvo el efecto deseado, y el gran botón fue accionado. El nivel del agua empezó a subir, y Monty volvió a la superficie rápidamente, antes de de que se le agotaran las fuerzas.

Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - XXV

jueves, 24 de julio de 2014 1 quejas

Capítulo Vigesimoquinto: Tiroteo en la plaza

"¡Maldito Duccus!" exclamó Barlos.

Él y Thara encabezaban el grupo, les seguía Monty, y Nolas había querido venir a pesar de haberle contado el peligro que corría. Shaunt, algo más precavido que el alcalde, se había quedado en el ayuntamiento.

El grupo avanzaba por las calles de Belos, intentando alcanzar el círculo interno de la ciudad. En otro lugar, desconocido, alguien informaba a Duccus de los movimientos de sus potenciales enemigos.

"Bien, si quieren guerra, tendrán guerra," dijo mientras soltaba una risa malévola, "y encima, el alcalde va con ellos. Dos pájaros de un tiro..."

Duccus salió de la habitación donde estaba metido, una especie de despacho, muy oscuro, pobremente iluminado por antorchas. Se encendió un puro y aspiró el humo. Atravesó un pasillo de piedra y llegó a un salón bastante espacioso y mucho mejor iluminado.

"¡Quiero una línea defensiva alrededor del perímetro del círculo!¡Y lo quiero ya!" ordenó.

"¿Por qué?¿qué ocurre?" preguntó uno de los secuaces que se estaba preparando para salir, en ese momento se abrochaba un cinturón con munición.

"Nolas y sus chicos están de camino, y quiero el mejor recibimiento para el alcalde," explicó Duccus al tiempo que, de nuevo, emitía una risa malévola. "¡No quiero que pasen!¿Entendido?"

"¿Cuántos son?" preguntó un anónimo. Duccus se vio acorralado por la pregunta, eran tan solo cuatro personas de las cuales una era el alcalde, que no tenía conocimientos marciales conocidos. Finalmente respondió.

"¡No os dejéis engañar por los números! Son 4, pero ay del pobre que deje que pasen," amenazó Duccus. "Si cazáis a uno de ellos, traédmelo vivo."

Casi todos los que estaban holgazaneando en el gran salón, dicho esto, se pusieron en marcha. Olward seguía en la base subterránea, reparando los barcos, ajeno a todo el barullo que se estaba montando.

Ya casi se divisaba la calle que llevaría al grupo al círculo interno de Belos, con Barlos y Thara en la vanguardia. Doblaron la esquina y siguieron avanzando...

*PEW* *PEW*

*RATTATATATA*

"¡Retirada!¡Retirada!" gritó Barlos al ver que eran recibidos con plomo en forma de balas, mientras su coleta tomaba forma de exclamación.

Dio media vuelta, recogiendo a Thara, tirándola del yukata, antes de que ella pudiera reaccionar. Monty y Nolas Izold que iban detrás vieron que Barlos y Thara acababan de pasar junto a ellos, y fue al ver la barricada que entendieron por qué. Cobijados en esa última esquina, maldecieron a Duccus.

"¡Seguro que ha sido él el que lo ha organizado todo!" dijo fastidiado Barlos.

"Tiene que haber un modo de entrar," comentó Thara.

"Sólo se me ocurre una manera, y es derrotando a todos los esbirros," dijo Monty, y añadió, "pero usted señor Bolas mejor que no venga, estará más seguro en el ayuntamiento."

"Gracias por preocuparte por mi seguridad, Monty," dijo sonriendo Nolas, "pero estoy seguro de que estaré a buen recaudo junto a Barlos y Thara. Además, confío en mis posibilidades," añadió confiado.

"Bien, entonces," dijo Monty, "si queréis voy yo de cebo."

"¿No te pasará nada?" Thara parecía preocupada al oir eso.

"Jaja..." Monty se frotó la nariz, "yo también confío en mis posibilidades."

Habiendo dicho esto, con un ágil movimiento salió de su cobijo en la esquina. Los esbirros de Duccus estaban manteniendo la posición a sabiendas de que el grupo de cuatro tenía como objetivo penetrar sus defensas, al ver a Monty abrieron fuego de nuevo.

*PEW* *PEW*

*RATTATATATA*

Por algún extraño motivo, ninguna bala lograba acertarle, a pesar de que Monty virtualmente se encontraba en su trayectoria. Caminaba tranquilamente, capa al viento, disfrutando de la expresión de incredulidad en las caras de los esbirros.

"¡No es humano!" gritó uno. Era el tipo de respuesta que había estado esperando Monty, obvio era que no sabían que se trataba del Kenbunshoku Haki, o Mantra para la gente de Skypiea.

"¡Traed los lanzacohetes, rápido!" dijo otro.

De pronto la ráfaga de balas y plomo se detuvo. Frente a él se plantó un tipo corpulento, grandote, armado con un lanzacohetes, y a juzgar por su expresión estaba apuntando a Monty. Confiado, el villano apretó el gatillo, convencido de que le sería imposible a ese criajo evitar un proyectil de esas características.

Lejos de esquivarlo, Monty se lanzó contra el obús, preparando un puñetazo.

*ZAP*

*BOUUUM*

A causa del impacto, el obús estalló. Monty sonreía, era lo que había estado esperando, ahora su dial de impacto estaba cargado. Sin embargo, prefería no usar los diales cargados si no era contra un rival de entidad, así que se conformó con usar el Busoshoku Haki. Con suma rapidez se colocó frente al tipo del lanzacohetes, que estaba recargando el arma.

"Mi turno," dijo Monty.

Nolas y Thara y Barlos se lo miraban con incredulidad, con la diferencia que Monty iba con ellos y no contra ellos.

"¡Peón!" gritó Monty, anunciando su técnica.

Dio una palmada en el aire, apuntando a su objetivo, quedando la mano abierta a poca más de medio metro. No parecía ocurrir nada, pero instantes después el sujeto salió volando, como si hubiera sido golpeado por un bate invisible. Eso causó más nerviosismo entre los seguidores de Duccus, que concentraron el fuego en Monty.

"¡Ya podéis venir!" dijo mientras daba un salto.

Barlos y Thara, seguidos por Nolas Izold, salieron también del cobijo de la esquina, ahora que todos estaban entretenidos con Monty. El círculo interno era una plaza relativamente ancha, un buen sitio para la defensa, estratégicamente hablando, y un infierno para los atacantes, en ese caso Barlos y Thara. Había una fuente de piedra casi en el centro, y todos los edificios, aunque bajos (no tenían más de dos plantas) tenían balcones. Como oferta del día, los balcones estaban ocupados por individuos armados, repartiendo balas a 2x1.

Barlos iba armado con su trabuco, que era muy efectivo a corta y media distancia, pero la dispersión hacía perder efectividad con la distancia. Thara, por su parte,...

"¡Bastardos malnacidos!" gritaba mientras disparaba y recargaba sus pistolas a una velocidad desenfrenada.

*PEW-PEW*

"¡Os arrancaré la cabeza de cuajo!" lo cual era irónico porque atacaba desde la distancia.

"Es muy escurridizo," comentó un tipo que estaba disparando al alcalde.

Y es que con una serie de movimientos raros, cuasi serpenteantes, más parecidos a una danza exótica que a otra cosa, Nolas Izold esquivaba las ráfagas de balas que recibía. En ese momento estaba con las manos en alto, con su cuerpo ondeando.

Monty avanzaba repartiendo estopa, de balcón en balcón, donde a Barlos y Thara les era más difícil llegar. Barlos seguía el perímetro de la plaza en sentido inverso al de Monty, y Thara desde el centro de la plaza, había abandonado las dos pistolas y ahora llevaba un fusil de asalto.

"¡Malditas cucarachas!¡Os descuajaringaré!" seguía gritando Thara.

*RATATATTATATATATATATA*

Tras descargar el cargador entero del rifle, lo lanzó y de alguna parte sacó un bazooka. Tomó posición y disparó.

*BOUUM*

El terreno ya empezaba a estar libre de esbirros, Barlos se acercó a Thara, quién seguía armada con el bazooka.

"Tranquilízate, Thara, ya no hay peligro," le dijo Barlos.

Thara cambió radicalmente de expresión, de la de restreñida a la que tenía antes de entrar en batalla. Los pocos esbirros que quedaban estaban entrando en sus guaridas.

El Kenbunshoku Haki de Monty notó algo. En uno de los tejados había un tirador, preparado para realizar su faena.

"¡Cuidado, agachaos!" advirtió Monty, al tiempo que dio un salto acompañado de una voltereta en el aire, y lanzó varias patadas, "¡Alfil!".

Una lluvia de hojas de energía cortantes procedentes de los Diales Hacha en sus piernas se dirigía al lugar en el que se encontraba el tirador, que después del ataque ya no representaba una amenaza.

"Uhm... ¿qué?¿qué hago yo con esto?" Thara se había dado cuenta de que llevaba un bazooka en sus manos, lo tiró inmediatamente, "¿y mis pistolas?"

"No sé, tú sabrás, son tuyas," respondió Barlos, posiblemente habituado a encontrarse con escenas similares.

Mientras buscaba, Nolas estaba analizando los edificios.

"¿Cuál de ellos será?" preguntó. Nadie de los presentes parecía tener la respuesta.

[Be My Guest] - Mes 4, Semana 4

martes, 22 de julio de 2014 2 quejas

[Be My Guest] - Mes 4, Semana 4

Me sabía un poco mal poner mi entrada primero, más que nada porque tuve un pequeño problema con su publicación, pues no aparecía en mi blogroll, y por tanto intuyo que tampoco apareció en los vuestros, así que hoy la he "re-publicado" cuando yo ya tenía la idea de hacer la sección hoy.

mangas en pdf
Crazy Love Game
Hace 1 hora


Eri-san nos trae la descarga del manga "Crazy Love Game" de Kana Nanajima.

Crazy Love Game de Kana Nanajima


Yurika Sekai
renders anime
Hace 2 horas


Yurika nos trae unos renders muy chulos. ¡Disfrutadlos!


El Bloc
Las compras de la semana pasada
Hace 2 horas


Jeparla nos trae su entrada dedicada a sus compras.


Darlantan's Page
Sandman #9
Hace 4 horas


Darlantan nos trae la reseña del noveno tomo de "Sandman".

"El tomo en sí es una auténtica delicia, de esos que van juntando las migas que han dejado a lo largo de la narración, con personajes que parecían olvidados y van conformando un todo nostálgico pero coherente con lo sucedido hasta el momento."


Una pareja friki
Munchkin (Juego de cartas)
Hace 6 horas


Pennywise nos trae la reseña del juego de cartas "Munchkin".

NdM: Cuántas horas habré perdido entre las diversas expasiones del Munchkin básico, el Star Munchkin, el Munchkin-Fu y la expansión de vampiros y zombies...


STUDIO NATSUME
Nanoha, vore in the Sky 01 02 and 03
Hace 11 horas


Natsume nos trae una commission nueva.


EL MUNDO SEGUN KASSIOPEA
Tortazos veraniegos
Hace 15 horas


Kassiopea nos trae un vídeo de esos que podrían constar en "Vídeos de Primera".

"Unas tortas para empezar la semana..."


La nave de los Frikinautas
La Nave navega ahora en Twitter
Hace 16 horas


Scaramanga nos anuncia su presencia en Twitter.

"Con el hashtag @Frikinautas

Más modenno, más absurdo, más infantil, más... Frikinauta."


Planeta Sigarra
Torchwood. 2a temporada
Hace 18 horas


Llop Segarrenc nos trae un análisis de la segunda temporada de la serie "Torchwood". En Catalán.


Burbujas de sueño
Reseña #82 Show. Javier Ruescas
Hace 20 horas


Arim nos trae la reseña del libro "Show" de Javier Ruescas. Parece ser que le ha gustado mucho.

Pocket Tales of the Braves - Capítulo 35

1 quejas

Capítulo 35: Lo más Normal del mundo

Ciudad Trigal
Continente de Johto


Había tardado varios días en conseguir que el Abra se estuviera más o menos quieto, por decirlo de alguna manera, pero por fin Ryuuna tardaba menos de cinco minutos en conseguir guardarlo en su pokéball. Era un engorro entrenarlo porque no tenía ningún movimiento que no fuera Teletransporte, por el lado positivo, gracias a este movimiento podía salir a entrenar lejos de Ciudad Trigal y regresar de forma instantánea.

Evitando cualquier entrenador en Ruta 35, la que quedaba al norte de Trigal, se metió en zonas de hierba alta. El colmo de los colmos fue cuando se topó con un Ditto que se transformó en Abra y usó Teletransporte, para resignación de Ryuuna. Sus Pokémon fueron envenenados por los Nidoran y dormidos por los Drowzee, y Ryuuna alucinó al ver su primer Yanma. Intentar luchar contra los Abras con un Abra era misión imposible, así que los dejó pasar.

A esas alturas de la películas, el Gastly de Ryuuna había aprendido a usar el movimiento Tinieblas, y entonces ella se sintió preparada para su duelo con Blanca. Estaba algo nerviosa al llegar a los aledaños del Gimnasio, un combate contra un Líder de Gimnasio es siempre algo épico, y al entrar faltaba solamente una orquestra para haberlo hecho todo más épico. Lentamente pero con paso decidido, Ryuuna avanzó, saludando a todas aquellas entrenadoras a las que ya había derrotado.

Tenía a Blanca a pocos metros, cuando una niña vestida de colegiala se interpuso en su trayectoria.

"Sé que has venido a luchar con Blanca," le dijo la pequeña, "pero quiero que primero te enfrentes a mí."

"Perdona, ¿tú eres...?" le preguntó Ryuuna.

"Soy la Chica Paloma," respondió ella.

"Uhm... bien, si esto es lo que quieres..." Ryuuna había venido con la sola intención de desafiar a Blanca, y todo esto le vino de sopetón. Por otro lado, siempre era apetecible un combate Pokémon.

Blanca primero se lo miró con resignación, pero pronto acaparó su interés. Al fin y al cabo en ese momento no había nadie con quien combatir, y así podía ver la estrategia de Ryuuna antes de su enfrentamiento. Esto último hizo sentir un poco culpable a Blanca, pero se le pasó rápido.

La Chica Paloma envió un Jigglypuff a luchar, Ryuuna hizo lo propio con el Abra. Era hasta cierto punto engorroso pero no había otro forma para entrenar al Abra, a esas alturas Ryuuna ya estaba acostumbrada, así que de forma automática envió a luchar al Larvitar.

"¡Jigglypuff, Canto!"

Una dulce melodía hizo que el Larvitar fuera cayendo en un profundo sueño. La Chica Paloma se colocó unos tapones en los oídos, y Ryuuna se tapó los oídos con las manos al ver el gesto de su oponente. Tras la sesión de nanas del Jigglypuff, el Larvitar había quedado a su merced.

"¡Jigglypuff, Destructor!" fue el movimiento elegido por la oponente de Ryuuna. El esférico Pokémon se acercó al dormido Larvitar, y tomando espacio, le repartió tal castaña que ni en otoño, oiga.

Después de recibir el impacto del Destructor, el Larvitar seguía en el mundo de los sueños, ajeno a cualquier cosa. No hace falta decir que el ataque había resultado bastante poco efectivo. La Chica Paloma decidió seguir minando los puntos de salud del Larvitar con otro Destructor, esta vez, pero, despertó tras recibir el golpe.

"¡Larvitar, Avalancha!" ordenó Ryuuna, ávida de dar comandos a sus Pokémon. El pequeño verde Pokémon recibió la orden y esperó al movimiento de su oponente.

"¡Jigglypuff, Canto!"

La estrategia de Paloma se vio truncada cuando una lluvia de rocas impidió que el Jigglypuff empezase su recital. El movimiento Canto resultó fallido. Las entrenadoras repensaron sus planes antes de empezar a dar órdenes.

"¡Larvitar, Mordisco!" La táctica de Ryuuna pasaba por la ofensiva total.

"¡Jigglypuff, Destructor!" Vistas las circunstancias, la Chica Paloma no tuvo más remedio que pasar también a la ofensiva total, tampoco tenía nada que perder.

El Larvitar abrió sus mandíbulas al tiempo que se aproximaba peligrosamente al Jigglypuff. El movimiento Mordisco hizo retroceder al pequeño globo rosa, impidiendo que cumpliera sus órdenes. Tras otro Mordisco, terminó el primer asalto del combate contra la Chica Paloma, que retiró apesadumbrada al Jigglypuff en el campo de batalla. Su siguiente Pokémon resultó ser otro Jigglypuff, y Ryuuna aprovechó el momento para cambiar al Larvitar por su Abra.

Reiniciado el combate, esta vez en su segundo asalto, Ryuuna reeditó la estrategia de cambiar el Abra por el Larvitar.

"¡Jigglypuff, Destructor!" Por lo visto, Paloma había decidido no ceder un palmo de terreno y empezó poniendo toda la carne en el asador, con el único movimiento ofensivo que poseía su Pokémon.

"¡Adelante, Dratini!" para sorpresa de su oponente, y también de Blanca, esta vez decidió darle cancha a su Pokémon tipo Dragón, que recibió de lleno el ataque Destructor.

"¡Dratini, Furia Dragón!" ordenó Ryuuna a la espera de que el Pokémon de su oponente recibiera órdenes.

"¡Jigglypuff, Destructor de nuevo!" el Jigglypuff se acercó al Dratini, para proceder a realizar su ataque.

El Dratini lanzó una ráfaga de fuego azulado, que aunque restó puntos de salud a su objetivo no impidió que le propinara un buen golpe. Como resultado del impacto, el Dratini voló un par de metros. Esa misma jugada se repitió hasta que el Jigglypuff fue debilitado, la Chica Paloma lo retiró y envió a su tercer y último Pokémon, que resultó ser otro Jigglypuff.

En el tercer asalto, tras cambiar al Abra una última vez, por el Larvitar en esta ocasión, la Chica Paloma cambió de estrategia. Esta vez usó el movimiento de Jigglypuff Rizo Defensa. Desafortunadamente para ella, cada vez que subía un nivel su defensa, el Larvitar le bajaba dos niveles con su Chirrido.

Con la defensa mermada, El Larvitar usó una Avalancha que resultó ser un golpe crítico. Y así terminó el combate contra la Chica Paloma.

"Ha sido un combate muy enriquecedor," admitió la Chica Paloma, "seguro que puedo aplicar algunas cosas en futuros combates."

"Bien, bien," dijo Blanca, haciéndose notar, "aquí te espero, si quieres pasar primero por el Centro Pokémon para restaurar la salud de tu equipo."

"Uhm, gracias." Ryuuna aceptó la oferta de Blanca y salió corriendo del Gimnasio para ir al Centro Pokémon. Fue todo muy rápido y en poco tiempo ya volvía a encontrarse frente a la Líder de Gimnasio de Ciudad Trigal.

"¿Estás lista?" La voz de Blanca era desafiante, provocativa.

"Sí, ¡me haré con una de esas Medallas Planície!" dijo Ryuuna con gran convencimiento.

Las entrenadoras con las que había luchado Ryuuna se habían reunido para ver el combate de Blanca. La Modelo Victoria y la Modelo Samanta, y la Chica Adela y la Chica Victoria, observaban con atención los movimientos de ambas contendientes, a la espera de aprender algo.

"Primero de todo enviaré a mi Clefairy, ¡adelante, Clefairy!"

"Como has visto en mi anterior combate, yo enviaré a Abra, ¡ve, Abra!"

Ambas entrenadoras se miraban con picardía, expresiones llenas de astucia. Ninguna se atrevía a dar el primer paso, aunque se tenían ganas. Finalmente actuaron, y lo hicieron a la vez.

"¡Vuelve, Abra!"

"¡Aquí, Clefairy!"

De pronto el campo de batalla había quedado vacío. Blanca y Ryuuna se mandaron sendas miradas de aprobación, guardaron la pokéball que tenían en la mano y tomaron otra, de nuevo con la mirada desafiante en sus ojos.

"¡Adelante, Larvitar!"

"¡A por ello, Miltank!"

Ahora los Pokémon en el campo de batalla eran diferentes, pero el objetivo seguía siendo el mismo, rebajar al mínimo los puntos de salud del oponente.

"¡Larvitar, Chirrido!"

"¡Miltank, Atracción!"

El molesto ruido causado por el Larvitar bajó dos niveles la defensa del Miltank, y este a su vez encandiló al Larvitar. La situación era inmejorable para enviar al Abra, aunque lo tuviera que retirar al siguiente turno.

"¡Regresa, Larvitar!, ¡Ya es tuyo, Abra!"

"¡Miltank, Desenrollar!"

La vaquita se acurrucó y empezó a dar vueltas sobre sí misma, rodando por el suelo. El Abra se teletransportó a poca distancia, sin órdenes de de su entrenadora, pero el Miltank giró sobre su eje y acertó de lleno su objetivo.

"¡Vuelve, Abra!, ¡A por todas, Larvitar!"

Al tratarse de un movimiento contínuo, Desenrollar, en el que el Miltank seguía girando y cada vez más rápido para lograr más daño, Blanca no necesitó darle ningún tipo de indicación. A una velocidad algo mayor que cuando contra el Abra, el Miltank se lanzó contra el Larvitar, que intentó detener su rotación. Y aunque no sufrió muchos daños, el golpe lo mandó volando.

Una estrategia, Ryuuna necesitaba una estrategia, y al quedar hipnotizada por el giro del Miltank tuvo una idea.

"¡Larvitar, agáchate!" su Pokémon, a pesar de estar un tanto extrañado por la orden, como ya le había ocurrido en anteriores ocasiones, confió en Ryuuna.

El Miltank seguía con su movimiento de rotación, ahora tan poderoso que dejaba una marca en el suelo al pasar. Como si se tratase de un proyectil teledirigido, acometió contra el Pokémon de Ryuuna.

"¡Resiste, Larvitar!" le dio ánimos su entrenadora, y el pequeño Pokémon resistía, agarrándose al suelo, la embestida. "¡Bien¡ ahora gira la cabeza contra el Miltank, y levántalo."

Siguiendo las minuciosas indicaciones de Ryuuna, el Larvitar consiguió lanzar por los aires al Miltank, que como giraba a gran velocidad, al caer al suelo quedó atrancado, deteniendo su movimiento rotatorio por completo.

"¡Aprovéchate, Larvitar, Avalancha!"

"Levántate, Miltank, vamos, deprisa," le instaba Blanca, pero el Miltank seguía fuera de combate, a merced de los movimientos del Larvitar. "¡Vamos, Miltank, Batido!" Y finalmente el Miltank usó el movimiento curativo, antes de recibir el ataque de su oponente y a tiempo para evitar debilitarse.

"¡Maldita sea! ya casi lo tenía..." se lamentó una enfurruñada Ryuuna. 'A ver, pensemos, no puede estar curándose todo el rato, mientras se cure...¡ya lo tengo!'

"¡Larvitar, Chirrido!"

"¡Miltank, Batido!" Tal vez Blanca estaba esperando que Ryuuna fuera a por todas, porque se extrañó cuando su contrincante no usó un movimiento de daño directo.

Con la defensa del Miltank mermada, aunque su salud casi al máximo, ambas entrenadoras volvieron a dar indicaciones a sus Pokémon.

"¡Larvitar, Chirrido!"

"¡Miltank, Atracción!"

De nuevo, el Larvitar quedó prendado del Miltank, aunque la vez anterior, debido al cambio de Pokémon activo, el efecto se había desvanecido. Y en ese momento, la defensa del Miltank estaba bajo mínimos.

"¡Larvitar, Avalancha!"

"¡Miltank, Pisotón!"

El Larvitar no pudo atacar por no querer herir al Miltank, aunque la vaquita sí que atacó, de un salto y pisando fuerte. Al siguiente intento, fue el definitivo, con una Avalancha, el Larvitar se alzó con la victoria... pero todavía quedaba el Clefairy. Ryuuna envió a su Abra.

"¡Clefairy, Metrónomo!" el Clefairy esperó a que su oponente recibiera órdenes.

"¡Vuelve, Abra!, ¡ve a por todas, Larvitar!" El Larvitar parecía estar agotado, aunque eso no era motivo suficiente para mostrarse débil. O eso pensó.

El Clefairy movió sus manos como si fuera un metrónomo de verdad, y pocos instantes después brillaron. EL Clefairy abrió su boca y de ahí salió una poderosa Hidro Bomba, que dejó al Larvitar fuera de combate. Ryuuna lo retiró a su pokéball, "Buen trabajo, Larvitar".

Tomó otra de sus pokéball y envió a Dratini a luchar.

"¡Ya es tuyo, Dratini!"

Primero de todo, Ryuuna abogó por mermar las capacidades físicas del Clefairy, el Dratini usó Onda Trueno y así quedó paralizado. El principio del fin del combate estaba cerca. Tan cerca que Blanca se rindió.

"¡Vale, me rindo!" Blanca acababa de reconocer su derrota. Hecho que quedó eclipsado por el Abra, que empezó a brillar.

"Creo que... ¡está evolucionando!" Ryuuna estaba eufórica, no solo acababa de vencer a Blanca, pues además el Abra estaba evolucionando, "¡sí!"

El Kadabra resultante aprendió el movimiento Confusión, por lo menos ahora ya no sería un bulto en combate. Sin embargo, el huevo misterioso seguía sin abrirse, ¿qué tipo de Pokémon contendría? En cualquier caso, llegó el momento de los prolegómenos post combate.

"Yo, la Líder de Gimnasio Blanca, te hago entrega de la Medalla Planície. Gracias a la Medalla Planície tus Pokémon podrán usar el movimiento Fuerza fuera de combate para mover enormes rocas. También serán un poquito más veloces." Blanca le entregó la medalla a Ryuuna, que se la miró de cerca, examinándola. "También quiero que tengas esto."

Blanca le dio una piedra de MT. "Es la MT45, contiene Atracción. Es un movimiento cuqui para Pokémon cuquis. Úsala con sabiduría."

*sigh*

Dicho esto, las espectadoras aplaudieron con entusiasmo ante el abrazo amistoso entre Blanca y Ryuuna.

"¿Que harás ahora?" le preguntó la Líder de Gimnasio.

"No sé, creo que en Ciudad Iris hay otro Gimnasio, seguramente iré hacia allí," respondió Ryuuna.

"Mucha suerte, espero volver a verte,"

"Igualmente," y Ryuuna salió del Gimnasio Trigal con una nueva medalla en su casillero.

Mapa de Johto

Mochila:
- Pokéball x4
- Amigo Ball x10
- Baya Atania x2
- Baya Zreza x2
- Baya Safre x2
- MT 12 - Mofa
- MT 31 - Bofetón Lodo
- MT 45 - Atracción
- MT 70 - Destello
- MT 89 - Ida y Vuelta
- Caña Vieja
- Carbón
- Bici
- Monedero (Casino)

Equipo:
- Dratini (Mudar) MV: Atadura - Furia Dragón - Onda Trueno - Ciclón [Baya Aranja]
- Larvitar (Agallas) MV: Mordisco - Avalancha - Torm. Arena - Chirrido [Baya Aranja]
- Gastly (Levitación) MV: Hipnosis - Lengüetazo - Maldición - Tinieblas [Baya Aranja]
- Kadabra (Sincronía) MV: Teletransporte - Confusión
- Huevo Misterioso

TOP 10 - Piezas de música clásica

jueves, 17 de julio de 2014 3 quejas

Hace tiempo que quería hacer un top de estas características, así que aprovecho el retorno del hiatus para ir retomando el ritmo con algo sencillito.

Aquí está el top 10 de mis piezas favoritas de música clásica, que no tiene por qué ser aburrida.

  1. El Bolero de Ravel (Maurice Ravel)
  2. Danza Húngara nº5 (Johannes Brahms)
  3. Marcha Turca (WA Mozart)
  4. Tocata y Fuga (JS Bach)
  5. La Marcha de las Valkírias (Richard Wagner)
  6. William Tell [Apertura] (Gioachino Rossini)
  7. Can Can [Orfeo en el Inframundo] (Jacques Offenbach)
  8. Moonlight Sonata (Ludwig van Beethoven)
  9. Marcha Radetzky (Johann Strauss)
  10. Serenata nº13 "Eine Kleine Nachtmusik" (WA Mozart)

    Menciones Especiales
  • Cánon de Pachelbel (Johann Pachelbel)
  • Para Elisa (Ludwig van Beethoven)
  • Danza Húngara nº1 (Johannes Brahms)


¿Cuáles son vuestras piezas favoritas?

[Be My Guest] - Mes 4, Semana 3

miércoles, 16 de julio de 2014 3 quejas

[Be My Guest] - Mes 4, Semana 3

Retornando del hiatus y retomando el ritmo poco a poco...

Yurika Sekai
Sigueme el rollo
Hace 21 minutos


Yurika nos trae la reseña de la película "Sígueme el rollo".


Una pareja friki
Miércoles musicales: Pearl Jam-Last kiss
Hace 5 horas


Pennywise nos trae su recomendación musical miercolera.


Doramas Preference
黒執事 / Kuroshitsuji - Black Butler Live Action
Hace 5 horas


Las compañeras de Doramas Preference nos traen la reseña de la película live action de "Kuroshitsuji".

Kuroshitsuji Live Action


Gamers Up!
Dragon Ball Z3 (NES)
Hace 10 horas


Locke Cole nos trae la reseña del juego de NES "Dragon Ball Z3".

Dragon Ball Z3


el Blog de Miau
Opinión: Happiness Charge precure. prieros 23 episodios
Hace 12 horas


Minimiau nos trae la reseña de los primeros 23 capítulos del anime Happiness Charge PreCure.


Planeta Sigarra
Game of Thrones 4a temporada
Hace 15 horas


La torre del nigromante
Allí donde todos deberíamos llegar
Hace 17 horas


Eter nos trae la reseña de la serie "Star Trek: La Nueva Generación".


mangas en pdf
Deadman Wonderland
Hace 22 horas


Eri-san nos trae la descarga y reseña del manga "Deadman Wonderland" de Jinsei Kataoka y Kazuma Kondou.


otakugirl
Solanin licenciada por Norma
Hace 23 horas


Moe Roronoa nos trae la noticia de que el manga de Solanin ha sido licenciada por Norma y saldrá para el Salón del Manga.


El Bloc
Norma se arriesga mucho y apuesta por Solanin
Hace 1 día


Jeparla analiza la jugada de Norma con la licencia de Solanin.

Månatlig Sumario Finale - Junio'14

lunes, 30 de junio de 2014 0 quejas


Månatlig Sumario Finale

Historial 2.0

- WORLD OF TROLLCRAFT: [CAPÍTULO TRIGESIMOQUINTO: DRAGON AGE: TROLLIGINS] - Empieza nuevo arco argumental, esta vez en Ferelden, y con la Gata Negra descubriendo nuevos poderes.

- CrossworTDDsnauts - Día 1 - Primer día de crucigramas.

- [Be My Guest] - Mes 3, Semana 1 - No necesita descripción.

- CRÓNICAS DE IVALICE: HISTORIA DE UNA CONDENA - XXVI - Y así termina un mini arco argumental de dos capítulos.

- CrossworTDDsnauts - Día 2 - Segundo día de crucigramas.

- [Be My Guest] - Mes 3, Semana 2 - No necesita descripción.

- Semi-hiatus hasta Julio - En la que anuncio que hasta mañana estaba en semi-hiatus, y aprtir de entonces, de hiatus.

- CrossworTDDsnauts - Día 3 - Tercer día de crucigramas.

- World of Trollcraft - Extras - Extras de World of Trollcraft.

- [Be My Guest] - Mes 3, Semana 4 - No necesita descripción.


Variedades

TOP5 del Blogroll:

otakugirl
Portadas (Tomodomo)
Hace 2 horas


mangas en pdf
Orphen
Hace 5 horas


El Imperio De Las Bellotas
Torneo de Portadas: Love Hina
Hace 7 horas


El Escondite de las Palabras Perdidas
Tag Las Emociones (versión cinematográfica)
Hace 8 horas


Gamers Up!
Metal Gear Solid: Digital Graphic Novel (PSP)
Hace 9 horas


Si téneis cualquier duda, sugerencia o similar, ya sabéis, dejad un comentario o enviad un mail a:

tdd1blog@gmail.com