Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

SFM Reloaded [4x01]: Belldandy

lunes, 29 de agosto de 2011

World of Trollcraft: Chronicles

Una diosa en apuros, un problema mayor y un troll

El héroe salió del pozo que lo había transportado hasta una interpretación del Japón Feudal donde había conocido una chica llamada Sango a la que había ayudado rescatando a sus amigos del malvado Naraku. Un tipo peculiar, sin lugar a dudas. Y hablando de malos, hacía tiempo que no había oído hablar de Bison y sin embargo tenía la sensación de que lo vería en breve.

Por lo pronto el pozo tuvo una extraña reacción y el héroe fue impulsado fuertemente, disparado como si hubiese salido de un cañón. Y volaba, y volaba... No sabía a qué podía deberse dicha reacción, pero en el aire consiguió ponerse en posición vertical y usó el shunpo para descender tan suavemente como pudo. Eso no pasó desapercibido a los ojos de dos personajes que estaban tumbados en el tejado de un templo, un chico y una chica; ni tampoco a un siniestro personaje cuya sombra se mantenía expectante, observando.

La chica se puso en pie y con una pequeña danza hizo descender el chico del tejado mientras ella se mantenía flotando en el aire. Deprisa se acercaron al héroe, que acababa de tomar tierra, preocupándose por su estado, pues no es muy normal ver alguien que cae del cielo, y menos que caiga tan bien. Óbviamente la conversación tuvo lugar en japonés, sin embargo al héroe no paraban de salirle expresiones en japonés antiguo (...de gozaru), pero dicho diálogo quedó interrumpido por un hombre que había estado observando la escena. Estaba de pie y con los brazos cruzados, pero flotando en el aire, y con una presencia imponente. Se trataba de Bison.

Soltó un diálogo sobre "Shadaloo" y "conquistar el mundo", pero entre que el héroe no prestaba demasiada atención y que su voz era muy ronca el héroe no entendió nada. Entonces Bison señaló al héroe y de la palma de su mano derecha apareció una especie de bola sombría que fue creciendo hasta adquirir el tamaño de una pelota de handbol, y la lanzó a toda velocidad contra el héroe, al que pilló desprevenido. Belldandy murmuró algo e hizo algunos gestos, y casi instantáneamente se colocó delante del héroe, absorbiendo el impacto de la bola oscura. La chica quedó postrada en el suelo, mientras los puños de Bison empezaron a brillar y se lanzó como si se tratase de unn taladro contra ellos. El chico cerró los ojos y se lanzó encima de la chica, protegiéndola, pero el héroe ejecutó un shunpo dejándolos fuera de peligro. Bison desapareció, se teletransportó lejos de allí.

Una vez dentro del templo fue momento de presentaciones. El chico se llamaba Keiichi Morisato y la chica era Belldandy. El chico no era demasiado alto, tenía el cabello negro y había demostrado un gran valor y afán de proteger a los indefensos, además era muy humilde, argumentando que cualquiera habría hecho lo mismo; pero no era cierto, no cualquiera está dispuesto a sacrificarse por los seres queridos. Belldandy tenía menos aspecto de japonesa, su cabello era castaño, bastante claro y ojos azules, también bastante claritos. Belldandy estaba tumbada, reposando esperando ver los efectos del proyectil que había recibido. Se ve que aún faltaban dos personas más, Urd y Skuld.

Belldandy sufrió los efectos del ataque de Bison. De manera casi instantánea su marca azul de diosa se volvió de color rojo, su mirada, hasta entonces bondadosa cambió a una sonrisa malévola y ojos con mirada traviesa. Se levantó y flotando salió por la puerta.

Keiichi instó al héroe a perseguir a Belldandy porque ya había visto anteriormente tornársele la marca de color rojo y no auguraba nada bueno. Es más, había despertado su lado de demonio. Sin embargo algo resultaba inquietante; el héroe meditaba por sus adentros cuál hubiese sido el resultado de ser golpeado por la bola en vez de Belldandy... Keiichi advirtió que la ciudad estaba en peligro, pero no un peligro real sino que Belldandy se dedicaría a hacer trastadas por todo Nekomi. Y pronto vieron un coche flotando, lo que significaba que Belldandy no andaba muy lejos.

El héroe agarró a Keiichi y mediante shunpo se acercaron a la fuente de dicho estropicio. Allí estaba Belldandy riendo maléficamente mientras causaba ráfagas que levantaban coches. Ahora vestía una especie de vestido violeta. Al ver a los chicos le vino dolor de cabeza, estaba batallando interiormente su parte divina y su parte demoníaca, lo que hizo que perdiera la concentración y los coches empezaron a caer al suelo. Keiichi lo vio y se lanzó irreflexivamente hacia un niño que estaba justo debajo de un coche y lo apartó a tiempo para que nadie sufriera daño. Belldandy desapareció otra vez.



El héroe y Keiichi abandonaron la zona buscando a Belldandy, y entonces llegaron a la tienda de Chihiro, Whirlwind. Parecía que no había nadie, pero Keiichi sabía que Belldandy estaba ahí. Estaba escondida debajo de una mesa, llorando en silencio. Keiichi la consoló. Ya no tenía la marca de color rojo, sino que volvía a ser de su color azul original, lo que de momento eran buenas noticias. Keiichi la conveció para que saliese de debajo de la mesa, y los tres abandonaron la tienda Whirlwind de Chihiro y se fueron caminando.

Pero las cosas iban demasiado bien, pensaba el héroe. Y de repente sucedió. Belldandy soltó la mano de Keiichi mientras los dos chicos observaban atónitos cómo la marca de Belldandy había cambiado otra vez de color. Y ahora no únicamente era la marca roja sino que sus ojos desprendían un extraño brillo rojo. Belldandy flotó hacia la inmensidad azul del cielo y sin mirar lanzó un tornado contra los chicos para evitar que la persiguiesen. Keiichi y el héroe volvieron al templo, nada más entrar al jardín apareció Bison. Les comunicó que Belldandy estaba bajo su control mental, que era difícil mantener bajo su yugo a una diosa pues requería gran parte de su poder, pero que si querían volver a verla tendrían que ir al parque central de Nekomi a las doce de la noche. Y se desvaneció.

Keiichi estaba muy preocupado por lo que le pudiese pasar a Belldandy. El héroe meditaba alguna táctica o estrategia que pudiesen emplear para acabar con Bison, pero no acababa de ocurrírsele nada. Keiichi además estaba preocupado porque Urd y Skuld no volvían. Ni siquiera Peorth se había presentado para molestar, como acostumbraba a hacer; y tampoco sabía nada de Hild. Y pasaba el rato, que se hacía eterno, hasta que llegó la hora, eran las once y media y el héroe se dejó guiar por Keiichi hasta el lugar acordado con Bison. Caminaban por la calle preocupados por lo que pudiera suceder. Llegaron con diez minutos de antelación. Se sentaron en un banco a esperar. La zona estaba desierta de gente, pero por la mañana seguramente estaría llena de gente, madres mayoritariamente, que llevan a sus niños a que jueguen con otros niños. Era la hora.

Apareció ante ellos Bison flotando en el aire con su posado habitual, es decir con los brazos cruzados y con cara de ir restreñido; la batalla se presentaba dura. Bison recomendó a Keiichi que se apartara, que podría resultar herido. Al héroe le resultó extraña tanta consideración, pero no podía dejar de estar de acuerdo, Keiichi se apartó escondiéndose detrás de un banco mirando a través de los listones de madera. Bison gritó "En guardia" e inició la ofensiva de golpes. El héroe empezó defendiéndose como podía ante los puños de acero de Bison, lo prioritario era esquivar porque un impacto de lleno sería muy doloroso. El héroe se concentró para notar el aura maligna de Bison, así le resultaba más fácil prever dónde golpearía.

Bison se estaba poniendo nervioso porque no acertaba así que cambió de táctica y deslizó los pies con fuerza hacia los pies del héroe, haciendo que perdiera el equilibrio. El héroe cayó, pero más que malo era bueno porque podía descansar un momento. Bison volvió a cruzar los brazos y saltó alto; en el punto en el que se encontraba el héroe frenó y se dejó caer. El héroe apoyó la espalda en el suelo y tomando impulso dio una voltereta en el aire y pie con pie junto a los de Bison anuló su ataque.

Bison preparó su Psycho Crusher, pero al ejecutarlo falló estrepitosamente. Y entonces volvieron a los golpes, aunque ahora era el héroe el que llevaba la iniciativa y Bison era el que se defendía. Por métodos psíquicos Bison leía los movimientos del héroe, pero al tener a Belldandy bajo su control mental fallaba muchos de ellos y era golpeado. El héroe aprovechaba para repartir tanta leña como podía, pero en determinado momento Bison saltó hacia atrás. Dio una voltereta hacia adelante en el aire y atacó con una tijereta, y encadenó otra y otra, golpeando al héroe y lanzádolo por los aires.

Llevaban dos horas de combate pero ninguno de los dos combatientes quería dar su brazo a torcer. Estaban de pie uno frente al otro, ahora querían recuperar fuerzas así que ninguno atacaba pero se iban moviendo, analizando al rival pero sin ejecutar ningún movimiento. Y a la vez se atacaron mútuamente, el héroe con un Shoryureppa y Bison con un Knee Press Nightmare. El choque de trenes fue devastador, y ambos contendientes acabaron tumbados en el suelo. Llevaban tumbados lo que parecían horas, y de hecho eran horas; ya eran las seis de la mañana y los dos se habían quedado dormidos, y Keiichi también.

De una de las atracciones del parque apareció Belldandy, con ropa de calle. Su marca era azul de nuevo y parecía haber recuperado la consciencia propia. Se acercó a Bison y poniéndole las manos encima recitó algún conjuro. Bison despertó, y con la cabeza dolorida retiró la bola del interior de Belldandy y abandonó las inmediaciones. Entonces la diosa se acercó a Keiichi y sutilmente lo despertó. En el mismo instante el héroe despertó también. Y los tres volvieron charlando animadamente hasta el templo. Urd y Skuld no habían llegado todavía. El héroe se quedó a desayunar.



A media mañana el héroe se despidió de Keiichi, que estaba estirado en el salón, y de Belldandy, que estaba en el tejado mirando el cielo, vestida con su traje de diosa, y abandonó el templo de Nekomi donde se alojaban, en busca de nuevas aventuras, que un día podría relatar en un blog de internet. O en un libro que se transformaría en un best-seller, quién sabe.



NOTA:Podría haber hecho que fuera Hild la mala de la historia, pero como dentro de un tiempo será Hild la SFM, he preferido recuperar al malo "por excelencia" de World of Trollcraft: Chronicles


==========

ENTRADA ORIGINAL

1 quejas:

scaramanga dijo...

Qué guapo, Belldandy controlando a Bison! YEEEEEEESH! YEEEEEEEEESH!