Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Pocket Tales of the Braves - Capítulo 10

viernes, 18 de mayo de 2012

Capítulo 10: ¡Ratas!¡Ratas por todos lados!

Continente de Johto
Ruta 29


El chico joven mostraba la ball a Ryuuna, intentando dar un aire épico a sus movimientos, aunque lo único que conseguía era aumentar el rídiculo espantoso que estaba haciendo. Ryuuna hacía sus mayores esfuerzos para no estallar en carcajadas. Seguidamente, el joven lanzó la ball de la que apareció otro Rattata.

Volvía a repetirse el combate que había tenido lugar poco tiempo antes. Esta vez, pero, el chico ordenó un Ataque Rápido contra el Larvitar pues había visto que este pokémon no era precisamente rápido. El Rattata tomó velocidad y se abalanzó sobre su oponente. Con un movimiento defensivo el Larvitar frenó el ataque del Rattata, que vio su velocidad frenada.

El Rattata, comprendiendo que tenía las de perder en esa oleada, saltó hacia atrás y volvió a su posición inicial, esperando órdenes de su entrenador. La Tormenta de Arena arreció, golpeando salvajemente al Rattata; y no solo eso sino que unos granos de arena entraron en sus ojos, restándole visibilidad. El joven volvió a ordenar un Ataque Rápido, aunque esta vez Ryuuna avisó a su Larvitar para que saltase, y de esta forma evitar el golpe.

El Rattata perdió de vista al Larvitar, y cuando se dio cuenta de que estaba en el aire ya era demasiado tarde, pues Ryuuna ordenó a su Larvitar ejecutar un tremendo Mordisco y la fuerza de la gravedad hizo el resto.

El joven empezaba a estar mosqueado, aún así devolvió al Rattata debilitado a su ball y lanzó la siguiente. Ryuuna devolvió a su Larvitar a la ball y envió a Dratini, que estaba más fresco para el combate.

A la orden de Ataque Rápido, el tercer Rattata ejecutó su ataque. Esta vez Ryuuna usó una tremenda Onda Trueno que dejó al Rattata paralizado. Nada fue más fácil que rodearlo con una fuerte Atadura y el tiempo hizo lo demás. Rápidamente el Rattata fue devuelto a su ball, y, como no podía ser de otra forma, el siguiente pokémon que envió el joven fue otro Rattata. Éste era el cuarto.

A la vez, sendos entrenadores gritaron un ataque, en el caso del joven era Látigo y en el caso de la entrenadora era Malicioso. Ambos pokémon adelantaron su posición hasta que estuvieron enfrentados. El Rattata movió su cola haciendo cosquillas a Dratini para bajar su defensa mientras Dratini hacía muecas para provocar la risa de su oponente y reducir su defensa. Acto seguido los entrenadores volvieron a gritar a la vez, aunque el joven dijo "¡Placaje!" y Ryuuna hizo lo propio con "¡Ciclón!".

El Rattata saltó hacia Dratini, dejando caer todo su peso sobre el pequeño pokémon Dragón, pero de repente una fuerte corriente de aire hizo que el pokémon Normal saliese despedido. Cada vez era más visible el ciclón que había formado el Dratini, sobre todo porque estaba arrastrando hierba y tierra del suelo. Rápidamente el Dratini se dirigió hasta su oponente para inmovilizarlo con una Atadura, pero viendo el resultado del devastador ataque el joven devolvió a su pokémon a la pokéball.

Ya sólo le quedaban dos pokémon al joven, el mismo número del que disponía Ryuuna.

Lanzó su ball y de ahí salió otro Rattata, aunque este tenía un mejor aspecto que sus predecesores, se le veía algo más fuerte. El joven gritó "¡Foco Energía!" y el pelaje del Rattata se tornó de color rojizo, así como el volumen de su cuerpo precía aumentar. Ryuuna sacó su PokéDex para informarse de lo que estaba sucediendo. El aparato le informó de que el Rattata estaba concentrándose para tener más probabilidades de golpear en lugares críticos. Ryuuna pensó, entonces, que eso era malo así que lo mejor sería detener al Rattata, y lo hizo mediante una Onda Trueno, pero el Rattata lo esquivó. El joven, sin darse por vencido ordenó un Ataque Rápido. Al Dratini apenas le dio tiempo a esquivar la ofensiva, sin embargo aprovechó que tomaba el ataque de lleno para usar Onda Trueno, dejando al Rattata paralizado.

Ryuuna devolvió a Dratini a su ball y lanzó la ball de Larvitar, que era el único pokémon que le quedaba.

Larvitar no parecía querer combatir pero Ryuuna se lo pidió, entonces adoptó su posición de combate. Ryuuna ordenó usar Tormenta Arena, y unas motas de arena rodearon a los combatientes, entonces Larvitar procedió a debilitar al inmóvil Rattata a base de Mordiscos. La hora de la verdad se acercaba, ahora quedaba únicamente un pokémon por persona.

El joven devolvió al Rattata a su ball.

El último pokémon del joven era otro Rattata, pero este era algo más grande que el resto. Como con el anterior, empezó con un Foco Energía, y de la misma manera el pelaje se tornó de un color rojizo. El Larvitar giró en sentido contrario y empezó a correr tanto como sus pequeñas y cortas patas le permitían. El joven repitió por enésima vez el mismo ataque "¡Ataque Rápido!" y el Rattata salió disparado hacia su oponente; el ataque fue en vano porque a causa de la tormenta el Rattata había perdido de vista al Larvitar, y no contento con ello, la tormenta iba haciendo mella en el pokémon Normal.

Finalmente la tormenta amainó y el Larvitar volvió a ser visible. Nada más verlo, el Rattata corrió como un desesperado hacia él, placándolo vigorosamente; el Larvitar pero, gracias a su tipo Roca aguantó el ataque. Con el Rattata inmovilizado por el Larvitar, este último lanzó un ataque desconocido por todos los presentes. Un sonido muy desagradable salía de alguna parte de su cuerpo.

Ryuuna tomó su PokéDex para averiguar de qué ataque se trataba: era el Chirrido, un ataque que de usarlo aprovechaba ese ruido para molestar a los oponentes y reducir su capacidad defensiva.

Ryuuna no se lo pensó dos veces y exclamó "¡Mordisco!".

El Larvitar usó Mordisco y debilitó completamente al Rattata, que fue devuelto a su ball.

Terminado el combate, el joven compartió un revivir y unas pociones con Ryuuna. Después de esto, el joven volvió a esconderse entre unos arbustos esperando a su siguiente presa, y Ryuuna reanudó su marcha por Ruta 29. Pronto llegaría a Ciudad Cerezo.


Mochila:
- Pokéball x5
- Baya Aranja x1
- Saco de dormir

Equipo:
- Dratini (Mudar) MV: Atadura - Malicioso - Onda Trueno - Ciclón
- Larvitar (Agallas) MV: Mordisco - Malicioso - Torm. Arena - Chirrido