Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Pocket Tales of the Braves - Capítulo 21

lunes, 15 de abril de 2013

Capítulo 21: No puedes pasar

Continente de Johto
Ciudad Malva


"¡Sí, he conseguido la medalla Céfiro!" decía Ryuuna a través de la videoconferencia del Centro Pokémon de Ciudad Malva. Estaba hablando con su madre de la victoria contra Pegaso...

"Es la tercera vez que me lo cuentas, hija," dijo su madre, que sonreía con esa típica sonrisa de madre que por un lado mostraba afecto pero por el otro se lamentaba de lo pesada que llegaba a ser su hija.

"Y él es Gastly," dijo Ryuuna enseñando a su recién adquirido Pokémon. "Es un Pokémon de tipo Fantasma pero no me da miedo," y el Gastly le dio un lametón.

"Ja ja ja," se rio la madre de Ryuuna.

"Je je je," se rio Ryuuna.

La enfermera Joy de Ciudad Malva se acercó a Ryuuna.

"Tus Pokémon están en plena forma, y ¡felicidades por tu victoria contra Pegaso!" le dijo.

"Es la tercera vez que me felicitas, enfermera Joy," se lamentó Ryuuna.

"Tal vez sea porque es la tercera vez que lo explicas," dijo la madre de Ryuuna, y ella y la enfermera Joy se rieron juntas. Ryuuna se enfurruñó.

*Hmph*

Después de despedirse de su madre a través de la pantalla se despidió de la enfermera Joy. Y de Blissey.

"¡Blissey!" dijo Blissey.

"Adiós, saluda a mis familiares repartidas por los Centros Pokémon de mi parte," dijo la enfermera Joy tras hacerle entrega de sus pokéballs.

Ryuuna salió del Centro Pokémon, y paseó por Ciudad Malva. La gente iba y venía, ajetreo constante en una ciudad. Una mujer comentaba con otra algo del camino a Ciudad Trigal por el Parque Nacional.

"Ese Pokémon árbol ha vuelto a bloquear el camino, no podemos ir a Ciudad Iris. Las Rutas 36 y 37 están bloqueadas."

Ryuuna salió por la salida norte de Ciudad Malva, había gente que regresaba a la ciudad, otros tomaban la ruta de Ruinas Alfa. Ryuuna prefería saber por qué no podía ir al Parque Nacional, y pronto descubrió el motivo.

Delante de ella había unos árboles muy extraños que bloqueaban el paso de todo cuanto se acercara, como si tuvieran vida propia. Tal y como había dicho una de esas mujeres debía tratarse de un Pokémon, aunque no lo pareciera. No tenían raíces y su tacto no era de madera, era algo más duro.

"¡Eh, chica!" un hombre de mediana edad se acercó a ella. Llevaba gafas y tenía aspecto de saber cosas.

"Eh, ¿es a mí?" contestó Ryuuna, que se extrañó de que alguien se dirigiera a ella.

"Sí, perdona la intromisión, ¿cómo te llamas?"

Ryuuna no sabía si contestar, su madre siempre le había dicho que no hablara con desconocidos. El hombre debió suponer algo parecido, porque intentó aclararse.

"Soy profesor arqueólogo, y trabajo en Ruinas Alfa," dijo el profesor. "He salido a dar un garbeo y te he visto ensimismada mirando estos Pokémon."

"Así que son Pokémon, había oído algo por Ciudad Malva."

"Son Sudowoodo," le contó el profesor. "Aunque no lo parezca, son tipo Roca, pero su aspecto hace pensar a casi todo el mundo que se trata de árboles. No se debe juzgar siempre un libro por su portada."

"Ah..." Ryuuna estaba sorprendida de su hallazgo.

"Por ahora no podrás pasar por aquí, será mejor que vayas por Ruinas Alfa a Pueblo Azalea, tal vez cuando vuelvas los Sudowoodo se hayan retirado a lo más profundo del bosque."

Ryuuna no sabía por qué motivo pero caminaba junto al profesor, por un camino transitable aunque boscoso. Podía ver las Ruinas Alfa un poco más allá. No parecían las típicas ruinas y se lo hizo notar al profesor.

"Las ruinas son subterráneas, Ryuuna. Mi equipo se encarga de investigar el secreto de los Unown," le explicó el profesor.

Ryuuna sintió una aura mística, mucho más potente que la que había percibido frente a la Torre Bellsprout...

*THWOMP*

Estaba todo oscuro. De pronto vio una luz, que poco a poco, poco a poco se iba volviendo más luminosa. Una llamarada. Vio un pájaro como el de la taza del Centro Pokémon. Era la llamada de Ho-oh. El Ho-oh salió volando dejando tras de sí un rastro de fuego e irisado. Celebi la miraba y daba vueltas a su alrededor, curioso. Ryuuna miró hacia el cielo...

"Ryuuna, Ryuuna..." era la voz del profesor. "Parece que ya vuelve en sí."

"Menos mal," dijo una voz preocupada, era una mujer.

"Ryuuna, te has desmayado. Justo al entrar a Ruinas Alfa te has desplomado, me has dado un buen susto. Pero parece que ya te encuentras mejor," le dijo el profesor.

"Tiene el pulso un tanto acelerado," dijo la mujer. "Mejor que se quede un rato aquí a reposar."

"¿Donde estoy?" dijo Ryuuna.

"Estás en el laboratorio de investigación en las Ruinas Alfa, ibas hacia Pueblo Azalea," le respondió el profesor.

Empezaba a recordar lo que estaba haciendo antes de desmayarse y a recordar con claridad lo que había visto durante su periodo de inconsciencia. Había visto a Ho-oh, que huía más allá de las nubes, y Celebi. El guardián de los bosques capaz de viajar en el tiempo, travieso por naturaleza y tímido por igual.

"Me duele la cabeza..." dijo Ryuuna.

"Descansa, hija, descansa," le dijo el profesor. "Te presento a mi equipo, ella es la doctora, y él es un ayudante. Falta otra chica, que está en las ruinas y también es ayudante."

La doctora y el ayudante se presentaron. Ella se llamaba Emma y él Foster, el profesor era Dysnaitis, aunque le llamaban Dys. La chica que estaba en las ruinas se llamaba Grelda.

"Cuando te encuentres mejor puedes ir a visitar las ruinas," le dijo Emma. Era una mujer de aspecto fuerte, de mediana edad similar o poco más joven que Dys. Ancha de espaldas, de caderas y de pecho. Con el cabello oscuro pero con reflejos rubios. No iba demasiado maquillada, un poco de pintalabios y algo de sombra de ojos, pero le quedaba realmente bien.

"He oído que vas a ir a Pueblo Azalea," le dijo Foster. Era un chico de aproximadamente su edad, tal vez algo mayor. "Cuando te vayas, avísame, si vamos juntos el camino será más ameno." Era de cabello moreno y piel blanca. Su cara era anodina y tremendamente normal y poco reseñable.

"Claro, faltaría más. ¿Sabes combatir?¿Tienes Pokémon?" se interesó Ryuuna.

"Bueno, las estrategias no son lo mío, pero me defiendo con mi Sandshrew." Lo sacó de su pokéball.

"Saaands..." dijo el Sandshrew. Y lo devolvió a su pokéball.

"Perfecto, ya me encuentro mejor, iré a echar un vistazo a las ruinas." Ryuuna se incorporó y se levantó del sofá en el que el profesor Dys la había tumbado. Hacía sol, sobre un cielo anaranjado, la tarde se cernía en Ruinas Alfa. Lo cierto es que no parecían unas ruinas tal y como Ryuuna describía o visualizaba en su mente. Estaba lleno de pequeñas cuevas, aunque muchas de las entradas parecían inaccesibles desde el punto en el que se encontraba ella.

Había dos cuevas a las que podía acceder. Entró en una de ellas. Allí había una chica de su edad aproximadamente, con el cabello rubio muy claro, aunque el efecto de las antorchas daba como resultado un color un tant peculiar. Llevaba dos coletas y visto de cerca la cara llena de pecas. Tenía una mirada un tanto severa.

"¿Quién eres y qué haces aquí?" le preguntó la chica.

"¿Yo?" respondió Ryuuna señalándose a sí misma.

"No sé, no veo a nadie más, y de momento no estoy loca. Aunque con tanto puzle..." le dijo la chica nuevamente.

"Soy Ryuuna y vengo a visitar las ruinas," la chica no le dejó acabar de hablar.

"¿Y no has visto que había un cartel que decía que las ruinas de visita eran las otras?"

"Estaba buscando una tal Grelda," dijo Ryuuna.

"¿Me conoces?" preguntó Grelda extrañada, frunciendo el ceño.

"El profesor Dys me ha presentado a todo el equipo que trabaja en Ruinas Alfa," le explicó Ryuuna. "Me he desmayado al entrar en la zona y el profesor me ha tumbado en el sofá hasta que he despertado."

"Ah, entonces perdona mi insolencia, es que a mi edad no regalan nada, y menos siendo chica. Me ofendo fácilmente," le contó Grelda. "Me encantan las ruinas y los misterios y las leyendas," su expresión había cambiado por completo. Estuvieron charlando un rato.

"¿Así que eres entrenadora?" le preguntó Grelda.

"Sí, hace poco he conseguido mi primera medalla, la medalla Céfiro del Gimnasio Malva."

"Qué envidia..." confesó Grelda, "cuando era más pequeña me encantaba ver los torneos Pokémon por la tele. Pero mis padres insistían en que tenía que estudiar, y cuando descubrí mi pasión, me puse a estudiar sin descanso, incluso en la universidad salté varios cursos, entonces el profesor Dysnaitis me contó su proyecto para desvelar el secreto de los Unown. Pero, chica, es más difícil de lo que parece..."

"Qué envidia, estudiar nunca ha sido mi punto fuerte. La profesora siempre me echaba broncas por nadar despistada. Todo cambió cuando capturé a mi Dratini. Entonces pude iniciar mi aventura Pokémon, y me gustaría ser la mejor entrenadora Pokémon de Johto, Kanto, y después de Hoenn y Sinnoh. Y ganar Ligas Pokémon allá donde vaya."

*sigh*

Grelda le explicó lo que habían descubierto, y en la pared había unas extrañas baldosas con imágenes.

"No hay dos iguales, hemos probado un montón de combinaciones, pero no hay manera," Grelda le explicaba a Ryuuna cómo mover las baldosas.

"¿Y los jeroglíficos que hay por las paredes?"

"Narran eventos de la historia, pero no hemos encontrado ningún significado directo," se lamentó Grelda.

A Ryuuna le pareció ver una inscripción encriptada con un nombre que le resultaba familiar...

A-E-R-O...

...D-A-C-T...

...Y-L

'Aerodactyl', ¿de qué le sonaba ese nombre?

Inconscientemente empezó a mover las baldosas, la cosa iba tomando forma.

"¡Es un Aerodactyl!" exclamó Grelda, "ya verás, eso va así." Movió la última baldosa y de pronto...

*ñññÑÑÑEEEee*

Se abrió una cámara delante de ellas.

"Impresionante, magnífico," decía Grelda. Ryuuna no tenía siquiera palabras. Había un cofre con cosas, Grelda le entregó una piedra amarillenta.

"Te lo entrego como muestra de agradecimiento, es una piedra de revivir, recuperará a un Pokémon debilitado. Pero recuerda, un único uso."

'Un único uso,' pensó Ryuuna, '¿por qué las cosas más interesantes son de un único uso?'

Al lado del cofre de piedra había unas escaleras. Grelda las investigó.

"Está muy oscuro, encenderé mi linterna," y se sacó una linterna del bolsillo para iluminar el hueco de las escaleras. Y a pesar de todo seguía bajo la más absoluta de las oscuridades. "Tendré que bajar."

"Ve con cuidado," le dijo Ryuuna preocupada.

Grelda empezó a bajar las escaleras de mano, eran antiguas aunque parecían seguras, mínimamente. Ryuuna finalmente le dijo, "voy contigo," y también bajó por las escaleras. Grelda no se lo discutió, aunque hubiese preferido que se quedara arriba.

En un determinado momento las escaleras se terminaron, y ellas estaban en medio de la oscuridad.

"Voy a dejarme caer, no creo que se mucho más profundo," dijo Grelda.

"¿Estás segura?"

"No, pero... allá voy. ¡¡Aaaaaahh!!"

Ryuuna también se dejó caer.

*AAAAAHH*

Ninguna de las dos recordaba haberse golpeado contra nada.

"Estamos en las ruinas," dijo Grelda, reconociendo sus alrededores. "Es la zona visitable."

El profesor Dys apareció per ahí.

"¿Qué hacéis tumbadas ahí?¿Te has vuelto a desmayar, Ryuuna?" se mostró procupado el profesor.

"¡Hemos descubierto una cámara secreta!" exclamó Grelda, "corra profesor, que se lo enseñaremos."

Y Grelda y Ryuuna y el profesor se dirigieron al lugar donde habían hecho el descubrimiento.

"... Y hemos bajado por estas escaleras y hemos acabado allí abajo. Impresionante," confesaba Grelda emocionada.

"Creo que ya es hora de cenar. ¿Te quedas con nosotros Ryuuna?" le preguntó el profesor.

"Sí, sí, quédate, quédate" le decía Grelda.

"Vale, me quedo, pero partiré mañana después de desayunar. Se lo tengo que decir a Foster."


Mochila:
- Pokéball x4
- Baya Aranja x2
- Baya Atania x2
- Baya Zreza x2
- Baya Safre x2
- Revivir x1
- MT 31 - Bofetón Lodo
- MT 70 - Destello
- Saco de dormir

Equipo:
- Dratini (Mudar) MV: Atadura - Malicioso - Onda Trueno - Ciclón [Baya Aranja]
- Larvitar (Agallas) MV: Mordisco - Malicioso - Torm. Arena - Chirrido [Baya Aranja]
- Gastly (Levitación) MV: Hipnosis - Lengüetazo - Rencor [S/O]
- Huevo Misterioso

1 quejas:

scaramanga dijo...

Parece Pokémon + los Goonies.

A todo eso, yo siempre que oigo esta canción pienso en la enfermera:

http://www.youtube.com/watch?v=peinryzVgJI