Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - XI

lunes, 22 de abril de 2013

Capítulo Undécimo: Gran torneo de lucha de Lovely Street

La primera ronda había dejado a la mitad de participantes fuera, y éstos se habían acoplado entre los espectadores para pasar a ser unos espectadores más. Entonces se dio paso a la siguiente ronda del torneo.

El primer combate enfrentaba a Monty contra una chica, Yavina. Era shandiana. Llevaba tatuajes tribales, y a pesar de tener alas típicas de habitantes del cielo su cabello no mostraba las típicas antenas. Vestido de harapos y unos curiosos zapatos, que llamaron la atención de Monty. Iba armada con un palo.

"Hubiese llevado un bazoka pero las reglas no lo permiten," admitió Yavina.

"¿Qué es un bazoka?" preguntó Monty extrañado.

"¿De qué mundo vienes?¿Me estás vacilando?" preguntó ella, todavía más extrañada que Monty.

"¡El combate va a empezar!" gritó el encargado de la dialfonía.

"¡Salúdense!" dijo el árbitro.

"Ombligo," dijo Yavina. "Ombligo," respondió Monty. Estaban los dos en el centro del ring, el árbitro a su lado dando indicaciones.

"¡Empezad!"

Yavina se movía muy rápida. Monty la esquivó un par de veces.

'Se mueve demasiado rápido y apenas parece cansada, ¿por qué?' se preguntó Monty.

Yavina pensaba, 'me ha esquivado con bastante facilidad, aunque no podrá aguantar el ritmo. Esto ya lo tengo ganado.'

*ZUU-*

Yavina volvió a la carga. Parecía deslizarse por el suelo, Monty se quedó quieto y paró el golpe con su dial. Era un golpe potente, tanto que a pesar de que la mayor parte había sido absorbida por el dial su mano vibraba. Yavina atacó de nuevo, esta vez con el palo por delante. Monty se dejó caer hacia atrás para esquivar el golpe y acabó haciendo el puente.

'¿Cómo se mueve tan deprisa?' pensó Monty. 'Tal vez tenga que ver con los zapatos raros que lleva.'

*ZUU-*

Esta vez Yavina dio de lleno en el brazo de Monty, el que tenía malherido del combate anterior.

"¡AAAAAaah!" gritó Monty. El dolor era fuerte después del impacto, pero se le fue calmando. Esta vez Yavina dio un salto tas coger carrerilla, dando varias vueltas en el aire antes de dar el golpe final, Monty hizo un esfuerzo para moverse unos centímetros que evitarían el palo, que acabó golpeando el suelo.

'Estoy demasiado desconcentrado,' pensó Monty. No conseguía dar pie con bola, respiró fuerte, tomó aire, Yavina se acercaba peligrosamente. Monty se quedó quieto, como una estátua. Increíblemente la chica falló, Monty inconscientemente lo supo y clavó el dial de impacto en pleno estómago de Yavina. El golpe fue fuerte y ella salió despedida dando múltiples vueltas. Por desgracia no pudo controlar los patines y acabó cayendo fuera de la pista.

"Ganador, ¡Monty!" gritó la dialfonía.

Las gradas estallaron en un jolgorio demesurado, habían venido a ver combates increíbles y era lo que habían presenciado, no iban con ninguno de los dos bandos, y de ahí el extremo griterío. El público se lo había pasado en grande.

"Buen combate," dijo Yavina. Monty respondió, "tú tampoco lo has hecho mal. ¿Cómo te movías tan rápido?"

"¿En serio no lo sabes? ¿De dónde vienes?" preguntó Yavina muy extrañada

El árbitro les conminó a abandonar el escenario para que los siguientes combatiente pudieran luchar. Aún así siguieron con su conversación.

"Vengo del mar azul," le comentó Monty.

"¿Del mar azul? Así no me extraña que desconozcas cosas que a nosotros nos parecen más que obvias," dijo Yavina.

Se separaron al llegar a la caseta de los luchadores. Ella se fue a las gradas y él entró. Lo único que quería hacer era descansar para estar fresco de cara a su próximo combate. Iba escuchando más o menos lo que ocurría, y el público gritaba y chillaba.

Finalmente quedaban cuatro luchadores, dos de los cuales habían hablado con Monty durante el torneo, uno de ellos era el luchador enmascarado, Morth, y otro fue su próximo oponente, Tamond, que tenía algo en su mirada que extrañaba a Monty. El primer combate fue entre el luchador desconocido y misterioso y Morth, Monty pensó que ya que en la final se enfrentaría a uno de ellos, no estaría de más echarle un vistazo al combate. Seguro que ellos lo habían hecho con él para hacerse una idea de sus movimientos.

Morth pidió al árbitro si podían colocar una lona en el suelo y cuerdas en los costados. Varios Boinas Blancas trabajaron rápidamente para no retrasar el enfrentamiento, seguramente ya lo habían hecho en sus anteriores combates.

El árbitro señaló el comienzo, y dieron inicio a las hostilidades. Morth y su oponente se movían al más puro estilo de lucha libre, intentando cogerse y zafándose el uno del otro. Ninguno de los dos era excesivamente corpulento, aunque Morth tenía bastante músculo. Su oponente tampoco parecía excesivamente fuerte, pero consiguió enviar a Morth contra las cuerdas con un látigo irlandés. Morth rebotó y golpeó con el hombro a su oponente, que cayó al suelo.

Morth lo levantó y se lo puso a modo de saco, sujentado su cabeza y sus piernas.

Moviendo muy rápido sus pies, su oponente se zafó y lo envió de nuevo contra las cuerdas, pero Morth se quedó sujeto en ellas. Vio como su oponente se acercaba y saltó agarrado a la tercera cuerda, se dio impulso y lanzó a su rival por los aires dando éste una voltereta.

Ambos se levantaron y rápidamente Morth vio como volaba por los aires y su espalda impactaba contra el suelo con un backbreaker. Desde el suelo mismo Morth tomó con las piernas a su oponente desprevenido y le realizó una presa. A pesar de quedarse casi sin aire, su oponente se liberó. De nuevo, estaban ambos rodeándose e intentando cogerse las manos. Morth se vio superado y de nuevo fue lanzado contra las cuerdas, pero esta vez se impulsó con la segunda cuerda y golpeó a su oponente con un lion sommersault, rápidamente se levantó y lanzó todo su peso contra el rival con un backflip.

Aprovechando la confusión, Morth golpeó en la cabeza a su oponente varias veces... una, dos, tres, cuatro... y se apartó. Su rival parecía desorientado. Y lo peor, le dio la espalda para saludar al público, que gritó para dar ánimos. Notó como era empujado hacia el poste en el que se sujetaban las cuerdas...

*PAF*

El hombro de Morth había frenado el golpe, podía haber sido peor, pero no era la mejor de las situaciones. Su oponente estaba en la otra punta del cuadrilátero, a punto para tomar carrerilla, sin embargo Morth lo había visto y se usó de las cuerdas para dar una voltereta y esquivarlo.

*PAF*

Golpe contra el poste.

Morth lo lanzó contra las cuerdas y su oponente rebotó en ellas, mientras él se subió al poste y ejecutó un power jaguar lariat, del que aterrizó con una magnífica voltereta. El público estaba ecstático. Morth pidió la cuenta de diez y el árbitro realizó la cuenta, finalmente lo admitió, "¡Ganador, Morth!" y el público continuó la fiesta.

Morth se dirigió a donde estaba Monty, lo miró y entro en la caseta. El siguiente combate enfentaba a Monty contra Tamond, y ambos luchadores procedieron a sus puestos.

Tamond era bastante grandote, aunque sus piernas eran inverosímilmente delgadas. Tenía poco cuello y unos brazos anchos. Por su su aspecto parecía ser pura fuerza bruta.

"¡Empezad!" gritó el árbitro.

En el centro del cuadrilátero, al que ya habían quitado la lona y las cuerdas, Tamond no se movía y Monty dudaba si hacerlo. Finalmente Monty se lanzó a lo bravo, y golpeó a Tamond con todas sus fuerzas...

*ZZIIIUUU-*

Salió volando, como si lo hubiera atravesado. 'Juraría que le he dado de lleno,' pensó Monty, que cayó al suelo extrañado. De nuevo se lanzó al ataque...

*ZZIIUU-*

Esta vez estuvo más atento y vio que en vez de atravesarlo, como había pensado al principio, pasó resbalando. Sin embargo no veía ninguna lata o barril de aceite en las proximidades. 'Curioso,' pensó.

"Ja, ja, ja. ¿No me puedes golpear?" dijo Tamond.

"Resbalas," fue todo cuanto dijo Monty.

"En todo caso me resbalas tú a mí. Ja ja ja," Tamond estaba intentando provocar a Monty, pero en ese momento Monty no le prestaba atención, estaba pensando la manera de llevarlo fuera de la pista.

"Entonces, lo haremos todo más interesante..." dijo Tamond. Los pies de Monty empezaron a resbalar. Tamond ni se inmutaba.

"Aa, aahh.. ¡ah!" los pies de Monty no se mantenían en su sitio, la zona de combate estaba cubierta por algo resbaladizo, tanto que incluso el árbitro tenía problemas para mantenerse en pie, y ese algo no parecía afectar a Tamond.

"¿Es magia?" dijo Monty manteniendo el equilibrio como buenamente podía.

"Para nada, es mi fruta diabólica, Resbala Resbala," dijo Tamond. Se deslizó por el cuadrilátero hasta llegar a Monty y le dio un empujón. El chico no podía controlar su frenada, por suerte el árbirtro detuvo su movimiento, aunque la energía cinética se trasladó, llevando al árbitro fuera de la pista.

No era aceite lo que resbalaba, puesto que su mano no estaba impregnada, era una sustancia de características similares pero que tan sólo parecía encontrarse en la superfície en la que Tamond mantenía contacto, por ejemplo su propia piel o el cuadrilátero. Tamond esperaba a Monty en uno de los lados del cuadrado que delimitaba el campo, esperando que Monty atacara para mandarlo fuera del ring y fuera descalificado. No tenía que caer en su trampa, era primordial.

Monty había oído algo de las frutas diabólicas, había algo que las neutralizaba... era algo del mar, sí, agua de mar o piedras que contenían todo su poder, piedras de kairoseki. Pero no tenía ni una cosa ni la otra.

'¡Un momento! El sudor es agua salada, ¿tendrá el mismo efecto?' pensó Monty, tal vez había encontrado una solución. Empezó a correr en estático, cosa fácil teniendo en cuenta que tenía que estar en constante movimiento para no caer al suelo. Tamond lo miró extrañado, pero no hizo caso.

Pronto gotas de sudor se desprendieron de la frente de Monty. Fruto de su imaginación o no, allí donde caían gotas parecía que resbalaba menos. Con la cantidad de sudor que podría conseguir antes de fatigarse tan sólo disponía de una única oportunidad, todo o nada, para enviar a Tamond fuera del ring. Era un momento crítico.

Monty acumuló todo el sudor que pudo en una mano, dio un salto hacia adelante y se deslizó rápidamente contra Tamond, que estaba convencido de sus posibilidades.

*zzZZZUUUIIiiuuUU-*

UNA ÚNICA OPORTUNIDAD.

Ni una más ni una menos, no podía fallar o quedaría descalificado. Estaba llegando donde Tamond y no podia controlar ni la velocidad ni la dirección. Se puso en posición de ataque como pudo, preparado para darle un puñetazo a Tamond, que estaba convencido que el puño pasaría de largo.

*ZAP*

Parecía que ocurría todo a cámara lenta. Monty fue frenando y Tamond salió disparado fuera del ring. Llegado a la punta, Monty no tuvo más remedio que saltar, deseando llegar al suelo después de que lo hiciera su oponente. ¿Quién caería antes?

2 quejas:

scaramanga dijo...

El Tramond este por la descropció n parece el Toguro ese de Yuu Yuu Hakusho... Y buen combate de lucha libre.

Muramasa dijo...

Más bien pensaba en el físico de Barbanegra.