Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

World of Trollcraft: [Capítulo trigesimosegundo: El troll contra el Metal Gear. El desenlace]

lunes, 3 de marzo de 2014

Capítulo 32

El troll contra el Metal Gear. El desenlace


Como ya se habían encargado previamente de los soldados de guardia, la bajada de las escaleras fue bastante rápida y sin interrupciones. Pocos instantes después ya se encontraban en el piso inferior.

"Creo que ha caído por aquí," dijo el héroe señalando la zona a sus once.

*CHAP CHAP*

Los tres protagonistas se metieron en el agua.

*PEW*

Ataru le pegó un tiro a una de las cámaras de vigilancia, para poder buscar con tranquilidad.

"No veo nada por aquí," comentó 7F.

"Me estoy poniendo perdida y no encuentro nada..." se lamentó la Gata Negra, "cuando lleguemos a Pueblo Paleto tendré que poner el traje a lavar unos cuantos días."

"Me ha parecido ver que caía por aquí," insistió el héroe.

Estuvieron buscando un rato, incluso rodearon la zona de agua.

"¡Cuidado! ¡Eso es una bomba de tiempo!" le alertó Ataru al héroe, que llevaba el artefacto en sus manos. Lo había encontrado en el agua y faltaba poco menos de un minuto para el estallido final.

"¡Apartaos!" y el héroe la lanzó lo más lejos que pudo.

*BLOUUMM*

El estallido levantó una columna de agua.

"Liquid dels collons..." murmuró Ataru.

La Gata Negra se había entretenido observando un ratón que daba vueltas por la zona cercana a la que el héroe les había indicado. Llevaba algo brillante.

"Mierda, ahora se ha metido en el conducto," se lamentó la Gata Negra. El conducto de ventilación o lo que quiera que fuese hacía las veces de ratonera. La Gata Negra intentó cazarlo, pero al detectar el mínimo peligro el pequeño roedor se escondió.

"¡Ven aquí, cobarde!" le soltó. El ratón no se dejó impresionar.

"Será mejor que nos apartemos y lo resolvamos como personas civilizadas," dijo 7F.

Se distanciaron de la ratonera, y al poco rato el ratón volvió a hacer acto de presencia.

*PEW*

Ataru falló por pocos milímetros.

"Hmpf..." farfulló.

Con una precisión de cirujano, al segundo disparo Ataru acertó de lleno. El héroe se acercó al enemigo abatido y, efectivamente, se trataba de la tarjeta PAL.

"He oído que para activar no se qué tenemos que usarla a tres temperaturas diferentes," dijo Ataru.

"De momento subamos de nuevo, e intentemos razonar con Liquid," dijo el héroe mientras se petaba los nudillos. Como ninguno de los otros dos se opuso, subieron de nuevo hasta el despacho.

Sin embargo, al llegar ahí...

"El indeseable de Liquid se ha ido," notó Ataru. Liquid había dejado el despacho sin vigilancia, por algún extraño motivo.

"Bueno, veamos qué hay por aquí," dijo la Gata Negra.

"¡Wait!" espetó Ataru.

Desde su posición podía ver que había dos cámaras de vigilancia en el recinto, y como no podía ser de otra manera, las neutralizó con su SOCOM.

*PEW PEW*

Una de ellas estaba en el fondo del despacho y era claramente visible desde el exterior, la otra estaba en el punto ciego al entrar, a la derecha.

"Creo que ya no hay más," dijo Ataru.

El grupito de tres entró en el despacho. No era muy grande, pero estaba lleno de pantallas y computadoras. En la mesa que daba a la ventana había tres ordenadores portátiles, cada uno con un fondo de pantalla que daba una idea de la temperatura cuya tarjeta PAL requería.

"Probemos de meter la tarjeta PAL en el primer portátil," dijo Ataru. De su bolsillo sacó la tarjetita de color amarillento y la insertó en la ranura ubicada en la parte derecha. Una voz femenina aunque robótica dijo:

"código PAL número uno confirmado, esperando código PAL número dos"

"código PAL número dos..." murmuró Ataru mirando el portátil a su derecha, cuyo fondo de pantalla era azul, "congela la llave."

"Creo que donde nos hemos enfrentado con Vulcan Raven era un lugar suficientemente frío," dijo el héroe.

"A malas podemos ir al Campo de nieve," dijo la Gata Negra, "aunque tendríamos que cruzar el horno."

"No creo que los programadores sean tan indeseables," le respondió Ataru a la Gata Negra, "probemos primero el almacén, entonces."

El grupo deshizo por segunda vez su camino hacia la planta inferior. De nuevo, nada los interrumpió y enseguida se encontraron todos abajo. Cruzaron el estrecho pasillo de la entrada y atravesaron la puerta de nivel 7. Ahí había de nuevo dos guardias apostados, uno vigilando desde la parte superior de la estancia y otro patrullando la zona intermedia.

*PEW*

Ataru abatió el soldado que lo vigilaba todo desde la parte superior. La Gata Negra, de un salto, se subió encima de la barandilla del puente, corrió hasta el segundo soldado, y con una magnífica llave, lo tomó del cuello y espalda contra espalda lo lanzó al vacío. Hecho esto se dirigieron al Almacén, que ahora estaba vigilado por tres soldados.

"Uno para cada uno," dijo la Gata Negra.

Ataru fue a por el de más a su izquierda, justo cuando daba la media vuelta...

*PEW*

Un certero disparo en la cabeza acabó con él.

La Gata Negra fue a por el soldado que más cerca les quedaba, a la derecha de Ataru, junto con el héroe, que pasó de largo a por el tercero. Ella dio un salto mortal hacia adelante y en el punto más alto sacó un pie con el que le dio un hachazo al soldado, dejándolo inconsciente. El héroe atacó con un Shoryuken que dejó a su objetivo fuera de combate.

En el tiempo que había transcurrido desde su llegada al Almacén, la tarjeta había quedado de color azul. Ataru se lo avisó.

"Eh, chicos, parece que la tarjeta está lista," al tiempo que les mostraba la "nueva" tarjeta.

"Uau, cómo mola," dijo el héroe al verla.

"Pues nada, dejemos de pasar frío," les dijo la Gata Negra.

Cruzaron la estancia siguiente y llegaron a la Base Subterránea, en la que subieron las escaleras hasta llegar al despacho.

"Deprisa, antes de que la llave recupere la temperatura," les dijo Ataru. Al llegar al despacho insertó rápidamente la tarjeta PAL en el segundo ordenador portátil. La misma voz femenina aunque robótica de antes dijo:

"código PAL número dos confirmado, esperando código PAL número tres"

"código PAL número tres..." murmuró Ataru mirando el portátil a su derecha, cuyo fondo de pantalla era rojo, "calienta la llave."

"Para esto no queda más remedio que llegar hasta el horno," dijo la Gata Negra.

Los tres estuvieron de acuerdo.

"Espero no tener que rehacer más este camino..." se quejó el héroe, "esto de subir y bajar y subir y bajar ya me empieza a tener frito."

El camino hasta el horno fue bastante tranquilo, excepto por los tres guardias apostados de nuevo en el Almacén. Esta vez no se andaron con chiquitas y Ataru los cosió de disparos a todos.

"No hay tiempo que perder," dijo el agente 7F.

Los dos viajes en elevador fueron lentos, muy lentos. Y finalmente cruzaron la puerta que los llevaba hasta el horno. Allí un soldado estaba patrullando, así que antes de que se diese cuenta de que no era un compañero suyo el que acababa de entrar, Ataru lo dejó fuera de combate de forma indefinida gracias a su SOCOM.

"Por lo menos no hace frío," dijo la Gata Negra.

"Bueno chicos," dijo Ataru pasado un ratito, "esto ya está."

La tarjeta PAL había pasado de color azul a rojo.

"Espero que no tengamos que volver a hacer el viaje," dijo indignado el héroe.

"Yo también lo espero," añadió 7F.

Por algún extraño motivo oculto, la vuelta fue algo más accidentada. Primero porque había otros nuevos tres soldados en el Almacén, de los cuales uno de ellos notó que alguien intentaba pasar, pero el grupo de tres pasó de él. Después, con las prisas acabaron con el soldado de la parte inferior de la estancia siguiente, y el otro llegó a dar alarma y tuvieron que huir. Y finalmente, en la Base Subterránea, se encontraron con que habían sustituido los otros dos soldados por dos nuevos.

*PEW*

Ataru acabó con el primero.

*PEW*

Acabó con el segundo...

Y por fin llegaron al despacho donde él mismo insertó la roja tarjeta PAL en la ranura. La voz femenina aunque robótica dijo algo un tanto diferente:

"código PAL número tres confirmado. Acceso código PAL completo."

Delante de ellos el Metal Gear Rex empezó a activarse.

"¡Cagontot!" gritó Ataru desesperado.

*RING RIING*

"Hasta la vista, baby."

Era la voz de Liquid a través del Codec. En ese mismo instante la puerta del despacho se cerró inesperadamente y la sala se empezó a llenar de gas.

"Pensemos, pensemos, tiene que haber alguna solución," decía la Gata Negra exaltada.

"¿Puedes abrir este cierre de seguridad?" Ataru había contactado con Otacon a través del Codec.

"Lo intentaré, espera un momento," dijo el científico.

Breves instantes después, Otacon volvió a ponerse en contacto con ellos.

"He entrado en el sistema de seguridad," empezó diciendo, "¡Snake! ¡Voy a abrir la puerta!"

*ZZZIUUU*

La puerta se abrió, dejando escapar todo el gas tóxico. Al salir del despacho Ataru vio la espalda de Liquid torcer la esquina.

"¡Alto!" le soltó Ataru, pero Liquid no se detuvo.

"Jajaja, HORTERA me clonó para hacerse con el control de esta poderosa arma, y gracias a vosotros, puedo decir que mi misión está cumplida," se dio media vuelta y de un salto se plantó encima de la cabeza del Metal Gear Rex.

"¡Maldición! ¡Ha jugado con nosotros!" exclamó la Gata Negra.

La boca del robot se abrió.

"¡Intentad detenerme!" les dijo mientras se metía en el interior del Rex. La boca finalmente se cerró.

*BROOM*

La plataforma donde se encontraba el Metal Gear Rex empezó a elevarse, y los puentes se plegaron.

"¿Qué hacemos?" preguntó preocupada la Gata Negra.

"¡No sé!" dijo el héroe desesperado.

"Hum, si Otacon lo construyó, el sabrá cómo destruirlo," y seguidamente, Ataru contactó con él.

*RING RIING*

"Chicos, la armadura de Rex es impenetrable. No podéis dañarla con las armas que tenéis. Rex usa los materiales más modernos. La única forma de penetrarlo es con un HEAT de alto rendimiento," les explicó.

"¿Qué podemos hacer?" preguntó Ataru.

"El asiento del piloto funciona como un sistema de realidad virtual. Tiene múltiples sensores conectados a un moderno interfaz para los controles. Está completamente precintado y aislado del entorno exterior," siguió Otacon con su explicación.

"¿No utiliza sólo sus ojos?" Ataru parecía haber encontrado un pequeño fallo.

"No, así que si pudieses destruir los sensores... ¿Ves es placa redonda en el brazo izquierdo de Rex?"

"Sí, ¿dices esa cosa que parece un escudo?"

"Eso es un visor. Y si sois capaces de destruirlo, Rex no podrá utilizar su equipo electrónico," les contó Otacon.

"¿Se quedará ciego?"

"Eso es, intenta disparar al visor con un misil Stinger," le recomendó el científico.

"¿Y eso lo detendrá?" Ataru tenía sus dudas.

"No, Rex fue creado para ser controlado también manualmente..."

"¡Qué bien!" dijo un irónico Ataru.

"La parte que parece un pico es donde va sentado el piloto. En situación de emergencia se abrirá. Su armadura es perfecta. Y es indestructible."

"Eso ya me lo has dicho antes."

"Pero el interior ya es otra cosa," eso pareció llamar la atención de Ataru.

"Ya veo... Primero destruímos el visor. Y eso le obligará a abrir el asiento del piloto," resumió Ataru.

"Exacto. Si puedes disparar un mísil Stinger en la carlinga, destruirás el sistema de control informático," dijo Otacon.

"¿Lo diseñaste a propósito con un punto débil?" preguntó curioso Ataru.

"No es un punto débil, más bien una debilidad. Ni la gente ni las armas son atrayentes sin un tipo de debilidad, ¿no te parece?"

"Entiendo. Te debo una, Otacon."

World of Trollcraft - Chapter 32 Cover

Ataru fue esquivando balas y misiles, incluso alguno que otro rayo, descargando sus misiles Stinger en el visor. Cómo resistía, el condenado.

"¿Lo habré conseguido?" se preguntó

"¡Buen intento, 7F!" gritó Liquid, e intentó pisarlo con el Rex.

"¡Aaaaah!" el héroe invocó los poderes de la seta simbionte. Fruto de la situación se le descontroló el poder y lo que pasó fue que quedó sostenido en el medio de la estancia dando vueltas y soltando hebras en forma de filos a diestro y siniestro.

Ataru y la Gata Negra se apartaron y se escondieron tras unas cajas contenedoras, deseando que resistieran la embestida de las hebras.

"¿Qué le ocurre?" preguntó la Gata Negra.

"Si no lo sabes tú, ¿cómo lo voy a saber yo?" respondió Ataru.

Tras unos instantes en ese curioso modo berserk, en el que el visor había sufrido un daño considerable, la Gata Negra se lanzó a acabar con el visor del Rex.

"Creo que ya está," y salió de su escondite.

El héroe quedó aturdido, o tal vez inconsciente, en el suelo, frente al Rex. La Gata Negra corría al máximo y con unos vistosos y atléticos saltos llegó hasta el hombro izquierdo del Metal Gear Rex, que levantó el pie para pisar al héroe. La Gata Negra arrancó el visor...

*RRRRASSS*

Lo suficiente como para detener a Liquid en su intento de aplastar al héroe. La cabina se abrió.

"¡Yo me encargo de él!" le gritó a Ataru, llevando al héroe a un lugar seguro, "¡Acaba con Liquid, 7F!"

Y el combate se reinició.

*BOOM*

*KA-BOUM*

Esta vez el objetivo de Ataru era la cabina donde se encontraba Liquid. El combate fue breve.

"¡Te aplastaré, 7F!" exclamó Liquid.

Ataru le dio el golpe definitivo, aunque la onda de choque y el retroceso lo llevaron a impactar contra la pared. Metálica y fría. Al despertar, se encontraba encima del Rex, donde Liquid lo retó a un combate mano a mano. Sus armas habían quedado apartadas.

Ataru esperó que Liquid lo atacara para comprobar su fuerza física.

*ZAS*

Le propinó una fuerte patada a 7F. Sería mejor no recibir más golpes como esos. Ataru y Liquid fueron intercambiándose un seguido de golpes y llaves.

Cuando llevaban un rato así, Liquid embistió a 7F que de una voltereta lo esquivó, aunque por poco, y volvieron al intercambio de golpes. Era difícil ejecutarle llaves a Liquid porque se defendía excepcionalmente bien, y encima era tan fuerte como para deshacerse de cualquier presa que Ataru ejecutara.

Tras una embestida de Liquid, que resultó fatal, Ataru se lanzó al suelo y golpeó una de las piernas de Liquid, lo que le hizo perder el equilibrio. Ataru se levantó y de una patada lo tiró fuera de la zona de combate, delimitada por la cabeza del Rex.

"¡Aaaaaah!" gritó Liquid mientras caía al vacío.

Ataru bajó del Metal Gear Rex.

"He explorado el lugar, y la única salida es el túnel de carga," le dijo la Gata Negra. El héroe parecía haber recuperado la consciencia.

Los tres atravesaron una puerta que llevaba a la ruta de escape.

"Conduzco yo," dijo la Gata Negra.

Ni Ataru ni el héroe se opusieron.

*!*

Una cámara de vigilancia reveló su posición. Pronto un grupo de soldados se plantaron delante de ellos.

"Uhm, este coche no tiene llave," se lamentó ella, comprobando el estado del primer todoterreno.

El héroe y Ataru, ambos desarmados, ganaron algo de tiempo mientras ella probaba el otro vehículo.

"¡Este si tiene! ¡Subid, chicos!" les dijo la Gata Negra. El héroe se sentó en el lugar del copiloto mientras Ataru ocupaba su sitio junto a la ametralladora acoplada al vehículo.

"¡Dispara!" le dijo el héroe.

*RATTATATATATA*

Después de acabar con la primera oleada de soldados se dispuso a disparar contra unos barriles con explosivos para abrirse un hueco hacia la salida.

*VROUUM*

Después del acelerón inicial, se metieron en un largo túnel. Se encontraron con un control, con las barreras de ambos sentidos bajadas.

*RATTTATATATATATTA*

Ataru apunto y disparó contra los dos soldados apostados. La Gata Negra aceleró, rompiendo la barrera. Al poco rato se toparon con otro control, esta vez con tres soldados.

*RATATATATATAATATA*

El jeep aceleró de nuevo. Un retumbo se oyó aproximar, era otro jeep.

"¿¡Qué cojo...!?" exclamó la Gata Negra, que quedó boquiabierta viendo a Liquid a través del retrovisor.

"¡Liquid!" gritó Ataru.

*RATATATATATAATATA*

*RATTATATA*

Liquid respondió a los disparos del jeep con un fusil FAMAS. El intercambio de plomo no impidió que Liquid dejara de seguirles, incluso les fue golpeando por detrás.

*CLANK*

*CRONK*

"¡Me cago en el rubiales de las narices!" exclamó la Gata Negra fuera de sí, intentando mantener el volante recto.

El jeep de Liquid iba ganando terreno, embistiéndolos. La FAMAS de Liquid apuntaba a Ataru, pero él se zafó de la ráfaga de balas con una espectacular voltereta, y desde el jeep, le propinó un fuerte cabezazo. Y otro. Y un último.

"¡Hay luz!" exclamó alegre la Gata Negra. Al final del túnel se divisaba la luz, estaban llegando al exterior. Ella no dejó amilanarse por las embestidas de Liquid y se las devolvió. De pronto salieron del túnel bajo la estrellada noche de Alaska. El jeep del grupo frenó de golpe, había un desnivel a pocos metros... El jeep de Liquid se despeñó.

*bouum*

Los tres oyeron la explosión, era difícil que hubiera sobrevivido a tal viaje.

*RING RIING*

"Perumu al habla," oyó Ataru a través de su Codec.

"Vaya día tan agitado," le dijo Ataru a Perumu, y es que la misión no había durado más de un día, aunque había sido todo muy intenso.

"Parece que has conseguido rescatar al héroe de las garras de Liquid," dijo Perumu, "buen trabajo."

"No me digas que has contactado conmigo únicamente para felicitarme," dijo un ácido Ataru.

"Claro que no," dijo Perumu con cierta sorna en su tono de voz, "he mandado un vehículo aéreo de extracción un poco más al norte. Tenéis un par de motos de nieve en una cueva."

"Recibido," dijo Ataru, "gracias, Perumu."

La comunicación se cortó.

"Chicos, hay unas motos de nieve debajo del desnivel, y nos espera un vehículo de extracción al norte, pongámonos en marcha," dijo Ataru.

*VROOOM*

Aunque las estrellas brillaban encima de sus cabezas, una bellísima aurora boreal enamoraba a la vez que hipnotizaba.

"¡Qué bonito!" la Gata Negra ya había tenido conducción para rato y dejo que fuera el héroe quien llevara la moto. Ataru iba solo en la otra, aunque sabía que si hubiera ido en la otra tendría los suaves y maravillosos senos de la Gata Negra frotando su espalda, que era lo que estaba imaginando en esos momentos. Un escalofrío recorrió su espalda.

Frente a ellos había un V-22 Osprey, marcado con el emblema del CEFPIFST. Debía tratarse del vehículo de extracción. Una figura esperaba a pocos metros del artefacto. Era una figura de largos cabellos azulados, embutida en un anorak de color chillón, aspectos que fueron divisando y distinguiendo a medida que se aproximaban. Las dos motos de nieve se detuvieron frente al V-22 Osprey.

Era una figura de largos cabellos azulados, embutida en un anorak de color chillón

Los tres recién llegados bajaron de sus respectivos vehículos.

"¡Cariñín!" dijo de repente la figura de cabellos azulados y lanzándose hacia 7F. Acabaron los dos en el suelo.

Una vez se hubieron levantado los dos, Ataru les presentó.

"Ella es la agente 8O, ella es la Gata Negra y él es el héroe de Pueblo Paleto," fue una presentación rápida.

"Bien, enseguida os abro la compuerta trasera," dijo 8O.

*IIIIIIEEEEEEEE*

Ataru y el héroe subieron las motos mientras la Gata Negra iba acomodándose. 8O tomó su lugar en la cabina de mandos, la puerta trasera fue cerrándose. Había dos sillones uno a cada lado del heliplano, empezaban a desplazarse verticalmente, y Ataru sacó una mesilla plegable, de repente notaron como el V-22 empezaba a desplazarse horizontalmente.

"¿Una copa?" Ataru estaba junto a un mueble-bar, a conjunto con la decoración, es decir, estilo militar.

"Yo tomaré un Bailey's con hielo," dijo el héroe.

"Yo no tomaré nada, no me apetece," dijo la Gata Negra.

Ataru se preparó un tequila con zumo de naranja. Brindaron, por el éxito de esta misión, y de las que vendrían. Al pobre Ataru le subió el alcohol, y empezó a decir tonterías. Y todavía peor, empezó a imaginar que gracias al éxito de la misión la Gata Negra le besaba la boca, lo que en su mente desembocó en un trío con ella y 8O, lo que le provocó una molesta (debido a su adiestramiento) aunque placentera calentura.

"¿Estás bien, cariñín?" preguntó 8O, desde la cabina de mandos.

1 quejas:

scaramanga dijo...

Impressionant. Has acabat la nissaga de manera èpica, essent fidel a MGS, i has superat el problema que et vaig plantejar sobre l'Ataru admirablement. En efecte, no et vaig dir res d'imaginar-se coses: en aquest cas tothom és lliure de muntar's-ho amb qui vulguis i on vulguis. Ha estat una agradable sorpresa, T'agraeixo de tot cor que a més creïs un link que puc aprofitar per a la meva versió de "Thunderball". També he de dir que quan la Felicia es posa estupanda, no hi ha qui la pari: deixa a Viuda Negra o Silver Sable a l'alçada del betum.

Per altra banda, en els dibuixos treus molt bé la Lamu, encara millor que l'Ataru. A veure si els esnobs de Pixiv a la fi trenquen el seu silenci.

Això dels "indeseables" era una referència a Crackòvia?