Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

PokeFábula: Feebas

lunes, 26 de septiembre de 2011



Fábula del continente de Hoenn

Esta fábula se explica a los niños en Hoenn para que aprendan que decir cosas malas a los demás a veces puede resultar un tiro por la culata.

En una de las charcas de Hoenn había cuatro Feebas. Tres de ellos eran muy amigos y siempre iban juntos a todas partes mientras que el otro Feebas, que era algo más delgaducho y raquítico y tenía un tono rosado, contrariamente al tono amarillento que tienen los Feebas habitualmente, siempre intentaba unirse a ellos, pero el hecho de ser de un color diferente hacía que los otros no le aceptasen.

Los Feebas evolucionan cuando su estatus de belleza es máximo y el grupo de tres siempre andaba tras las bayas que aumentan la belleza. Éstas eran bastante escasas y casi siempre provenían de entrenadores que no sabían apreciar el potencial de las susodichas. Así pues siempre que encontraban bayas se las repartían y las compartían mientras se burlaban del otro Feebas por ser diferente y por ser un perdedor.

El pequeño Feebas, lejos de deprimirse o recurrir a la violencia recorría la charca y los pequeños lagos de los alrededores, nadando grácilmente, pero de vez en cuando se acercaba al trío y les preguntaba si se podía unir, siempre obteniendo la misma respuesta, aunque una burla distinta cada vez. Y así pasaban los días tranquilamente en la charca de Hoenn, sin más peligro que ser perseguido alguna vez por un Carvanha o ir con cuidado con los anzuelos de los pescadores.

Un día de éstos en los que el trío había entrado en territorio de un Carvanha, el pequeño Feebas observaba atentamente los acontecimientos mientras los tres Feebas amigos con gallardía y garra osaron enfrentarse a él. De cerca la cara del Carvanha era más terrorífica que vista de lejos y la dentadura parecía mucho más peligrosa. El Carvanha se abría paso a Mordiscos mientras que lo único que podían hacer los Feebas era Placar y salir corriendo, y siguieron esta táctica de golpear y huir hasta que agotado, el Carvanha los dejó estar. Y un brillo rodeó uno de los Feebas; estaba evolucionando.

Tras el paso evolutivo los dos Feebas rendían pleitesía al nuevo Milotic, que había pasado a ser el líder del grupo. El Milotic parecía deslizarse por el agua mientras los otros dos Feebas lo iban siguiendo. Y eso hizo que cada cruce con el pequeño Feebas fuera a peor. Y peor no podía ser, cuando al poco tiempo los otros dos Feebas también evolucionaron. Y en eso que un día estaba el Feebas tranquilamente nadando sin percatarse de la presencia de un Carvanha, hasta que éste último empezó una persecución.

Cuando el Feebas se dio cuenta de que el Carvanha lo perseguía puso en funcinamiento las aletas a toda máquina y se alejó tan rápido como pudo del peligro. Nadando, nadando, el Feebas pasó por delante de los Milotic que se metieron con él por llevar prisa, hasta que vieron el Carvanha, pero en ese momento no les apetecía ayudar y dejaron al Feebas a su suerte. Desesperado, el Feebas saltó por un salto de agua.

La casualidad quiso que en aquel momento un chico tirase un pañuelo azul que tapó completamente la visión del Feebas. El Carvanha, que pesaba algo más cayó al agua tras el salto mientras el Feebas seguía en el aire. El Carvanha estaba buscando al Feebas y de repente el cuerpo del Feebas junto con la fuerza adquirida gracias a la gravedad impactaron contra el Carvanha, dejándolo noqueado. Y un brillo empezó a rodear al Feebas, que en breves se convirtió en un bello Milotic.

El nuevo Milotic cogió el pañuelo y lo devolvió al chico, que quedó alucinado ante un Milotic... shiny. Después, volvió hasta la charca donde alucinados, se encontraban los otros Milotic. Ante ellos se encontraba un bello Milotic cuyas escamas eran doradas y su tono era azulado, contrario al tono rosado de los Milotic convencionales. Era lo más bello que habían visto desde que tenían memoria...

2 quejas:

Muramasa dijo...

Lo sé, ésta me ha quedado muy flojita...

scaramanga dijo...

El pececito feo y su cara de peo.

Siempre me ha gustado esta rima.