Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

SFM Reloaded [6x01]: Mutsumi Otohime

jueves, 20 de octubre de 2011

World of Trollcraft: Chronicles

El fistroll y el pecador, tedacuén

Por algún motivo desconocido el héroe volvía a encontrarse en el centro de Tokyo. Fue a coger el metro para ir al aeropuerto pero sin saber cómo acabó en las cercanías de la Todai, la Tokyo Daigaku o Universidad de Tokyo. El héroe anduvo un rato, sin saber exactamente qué hacer, hasta que topó con la mismísima universidad. Había una muchedumbre de gente apelotonada en varios montones. Estaban mirando algo. El héroe se acercó para comprobar de qué se trataba.

Empujando cuidadosamente y pidiendo permiso a la gente acabó en primera fila. Vio que se trataba de las notas de acceso a la universidad, fue entonces cuando comprendió por qué había gente tan feliz y gente llorando amargamente.

Un sonido penetrante se oyó en la lejanía, se trataba de un grupo de ambulancias que venían a llevarse a los que se habían desmayado y los que se encontraban mal. El héroe se sentó en un banco cercano para observar los acontecimientos; las ambulancias fueron partiendo y la zona se fue vaciando. Hacia el mediodía, tal vez un poco más tarde, tal vez, una chica llegó a los tablones, supuestamente a comprobar las notas. Tenía el cabello castaño oscuro y largo, recogido en una cola. Destacaba una prominente delantera, pero algo que llamaba la atención todavía más era su pálida piel y pinta enfermiza.

La chica se acercó a los tablones y buscó su nombre. Parecía que había encontrado su nombre y de repente se desplomó. No pasaba nadie que pudiera ayudarla, así que el mismo héroe fue a socorrerla. Primero comprobó que la chica respiraba y después, con cuidado, la sentó en el banco donde hacía unos momentos era él el que estaba ahí sentado. Aunque no era el momento, cabe decir que de cerca era bastante más atractiva. El héroe le dio unas palmaditas en la cara para ver si reaccionaba. Lentamente, la chica fue abriendo los ojos, y de mientras el héroe le daba conversación, para que no volviese a perder la consciencia, y, aunque debido a su estado no sabía si estaba la chica alucinando o no, descubrió que ella se llamaba Mutsumi Otohime y que no tenía novio.



A lo lejos una pareja saludó a Mutsumi, que respondió ondeando la mano, y se acercaron al banco. Mutsumi los identificó como Keitaro Urashima, el chico y Naru Narusegawa, la chica. Según contaron, esta vez tampoco había habido suerte para entrar a la Todai. Mutsumi les explicó que había perdido el conocimiento que este chico tan amable la había ayudado; y, o eran muy malos amigos o le pasaba con frecuencia estos episodios de pérdida de consciencia. Keitaro y Naru iban a la Residencia Hinata y convencieron a Mutsumi y al héroe para que les acompañasen.

Estuvieron hablando de cosas sin importancia durante el trayecto; un trayecto que se hizo corto precisamente porque hablaban animadamente. Bajaron del vagón y salieron de la estación, y tras un breve rato de caminata llegaron a la residencia. Era un lugar precioso, con una entrada llena de escaleras, que subieron sin rechistar. Una vez arriba la pensión se veía mucho mejor y más bella. Keitaro abrió la puerta de entrada e hizo pasar a Naru, Mutsumi y al héroe, y se instalaron en el comedor.

Keitaro fue a la cocina y trajo unos snacks para picar; cierto era, el héroe llevaba desde ayer sin comer. En eso que se oyó una explosión cercana, y aunque el héroe no notó ninguna aura maligna ( de Bison, mayoritariamente) Keitaro se sobresaltó, y del susto se abrazó a Naru con la mala suerte que una de sus manos, de Keitaro, acabó tocando un pecho de Naru; ella reaccionó de forma casi instantánea y, cabe decir, algo violenta: le asestó tal gancho a Keitaro que salió volando, y en el camino dejó un agujero en el techo.

A través del hoyo dejado por Keitaro se veía un trozo de robot y por el mismo agujero saltó una niña. Era menuda pero no parecía japonesa, aunque lo hablara de forma altamente comprensible, su cabello era de un color rubio muy claro y su piel era morena. Fue identificada por Naru como Kaolla Su. De repente por la puerta entró otra niña menuda, que sí tenía aspecto asiático, que educadamentese presentó ante el desconocido héroe como Shinobu Maehara, acto seguido se disculpó ante todos por los problemas ocasionados por Kaolla y se fue a preparar la comida.



La puerta que daba a los jardines se abrió y otra linda moza, cubierta por una toalla, con el cabello todavía húmedo apareció. Fue identificada por Naru como Mitsune y fue instada por la misma a subir a su habitación y cambiarse; antes de salir miró al héroe y le guiñó un ojo. Naru le tiró una zapatilla a Mitsune que esquivó cerrando la puerta del salón. Al cabo de un rato se abrió la puerta del salón y entró Keitaro acompañado de una mujer que estaba fumando, Keitaro iba algo cojo y le agradeció a su tía Haruka que le hubiese acompañado.

Ya sentados en la mesa, con un suculento ágape preparado por Shinobu, otra chica entró en el salón. Fue saludada por todos, excepto el héroe, pero éste pudo deducir que la chica en cuestión tenía por nombre Motoko, Motoko Aoyama, y en breves instantes se unía al resto para comer. Fueron unos instantes realmente divertidos y amenos, almenos para el héroe que hacía días que no se comunicaba con nadie (la última vez fue con Minami Makimura tras auyentar a Bison). Tras la comida Mutsumi dijo que se tenía que ir, y el héroe, que se sentía un poco responsable de ella tras el incidente de la mañana insistió en acompañarla. Aunque a ella le costó un poco decidirse finalmente aceptó.

Entonces los dos salieron de la pensión y bajaron las escaleras, en ese preciso instante el héroe notó algo raro. No era Bison porque no emitía ningún tipo de aura maligna, o eso o Bison había logrado disimular su aura. Mutsumi también pareció notar algo porque frenó en seco. Y estornudó. Siguieron caminando, pero ahora el héroe notaba como alguien lo observaba y empezó a correr con Mutsumi cogida de la mano, pero ésta se desmayó. El héroe la cargó a espaldas, que dicho sea de paso le sirvió para comprobar tanto la medida como el tacto de la generosa delantera de la chica.

Antes de que pudiera realizar el shunpo un tipo un tanto raro hizo acto de presencia justo enfrente de él. Aunque tenía aspecto de ladrón de guante blanco, con sombrero de copa, monóculo y capa a conjunto se presentó como conde, el Conde Mor, pecador de la pradera y señor de las ilusiones, con permiso del señor calvo de la lotería. Con un "¡Pop!" el tipo raro, el Conde Mor desapareció y todo volvió a la normalidad, excepto que ahora el héroe estaba al lado de las escaleras y con Mutsumi a sus espaldas. Y encima no tenía suficiente con un tipo loco y físicamente poderoso que ahora aparecía un tipo raro que se podía meter en su cabeza.



El héroe volvió a la pensión, donde los demás comprendieron que Mutsumi se hubiese desmayado. La tumbaron en una de las habitaciones y estuvieron todos junto a ella. Por la noche el héroe y Keitaro trasladaron un futón y el héroe se instaló cerca de Mutsumi. Ya entrada la medianoche ni ella ni él podían dormir, entonces sin saber cómo (censura patrocinada por World of Trollcraft: X (o H) Chronicles)...

1 quejas:

scaramanga dijo...

Pobre Keitaro. La Naru está para hacerle un favor, lo confieso, pero odio a esa cerda malfollada. Está en mi top 5 de personajes odiosos: De momento ya hace años que puse a Yumeko, pero la sección aún está en pie...
Grande el cameo de Chiquito.