Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Pocket Tales of the Braves - Capítulo 6

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Capítulo 6: Gotcha!

Continente de Johto
Ruta 45


Ryuuna vio la entrada de la cueva, el Dratini ya había salido y ella estaba a punto. Le seguía el Larvitar y lo que fuera que había emitido el chasquido y que tanto había asustado al Larvitar, y de pronto, la luz del exterior. El sol bañaba al Dratini, a Ryuuna, y entonces al Larvitar y a una manada de Rattata. Así que una manada de Rattata era lo que había chascado y dicho sea de paso, ahora mismo les rodeaba.

Con la mano temblorosa y presa de la situación, Ryuuna se metió la mano en el bolsillo sin saber exactamente por qué. Dándose cuenta de ello sacó la mano rápidamente del bolsillo, del que cayó una Baya Aranja. El Larvitar olió la baya a lo lejos y preso de la curiosidad se acercó a Ryuuna para tomar la baya; la cogió entre sus manos, la miró y se la comió. Después miró a su alrededor: a los pies de Ryuuna localizó una piedra que también tomó, la miró y se la comió.

Ryuuna mandó al Dratini ejecutar un ataque Ciclón, con lo que varios Rattata salieron volando por los aires, pero los gritos de los Rattata llamaron la atención de otros Rattata que se encontraban en la cueva. El Larvitar seguía a su rollo, varios Rattata, pero, atacaron a Ryuuna mas el Larvitar se colocó en medio para bloquear el ataque, y entonces los agresores empezaron a atacar al Larvitar: primero empezaron a Placarlo, pero como el oponente era de tipo Roca no era demasiado efectivo, y no fue hasta que un Rattata probó el Mordisco que los demás lo imitaron y el pequeño pokémon tipo Roca/Tierra no pudo hacer más que agacharse y cubrirse y resistir estoicamente los ataques.

Ryuuna, incapaz de tolerar la injusticia de cinco contra uno y viendo que el Larvitar ya estaba al límite, lanzó una pokéball. El Larvitar parecía estar cómodo dentro de la pokéball porque no salió de ella. Sin darse cuenta Ryuuna había capturado un Larvitar, su Larvitar. Ahora que los Rattata se habían quedado sin objetivo, sin diversión, volvieron a su anterior objetivo, Ryuuna.

La chica, indefensa, y tras ver la avalancha de Rattata que se le abalanzaba chilló. Y justo cuando estaba rodeada de Rattata listos para el ataque se oyó:"¡Gyarados, Surf!". Era la voz de Elya, en ese mismo instante la voz de la esperanza, ángel guardián. De repente una ola gigantesca apareció de la nada y, aunque dejó a Ryuuna completamente empapada, quitó de en medio la manada de Rattata.

Todavía perpleja, Ryuuna estaba intentando digerir lo que había ocurrido instantes antes. En sus manos tenía una pokéball; Ryuuna la miró desde todos los puntos de vista. No recordaba haber lanzado ninguna pokéball, pero sin embargo se encontraba en sus manos. La lanzó para ver qué pokémon contenía, con un gesto la pokéball fue lanzada contra el suelo y en el momento de impactar ésta se abrió. Ryuuna estaba ansiosa, nerviosa por ver qué pokémon había capturado. Su subconsciente sabía lo que había, pero ella no. Y la pokéball emitió un brillo rojo, pura energía; el brillo rojo fue tomando forma hasta tener la figura de un pequeño Larvitar que casi inmediatamente tomó el color típico de Larvitar. Ryuuna no se lo creía pero ahí estaba el Larvitar, su Larvitar.

Ryuuna se levantó y corrió hasta Elya a la que abrazó fuertemente mientras gritaba:"¡Tengo un Larvitar!¡Tengo un Larvitar!". Elya puso cara de circunstancias aunque por dentro se alegraba por su rival. Tras la alegría inicial Ryuuna descubrió que su Dratini estaba debilitado. Elya se ofreció para acompañar a Ryuuna a Ciudad Endrino, al Centro Pokémon, y las dos chicas caminaban alegremente por la montaña hacia la ciudad, una de ellas Dratini en brazos.

Objetos:
- Pokéball x5
- Baya Aranja x1