Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Vosotros Hacéis TDD-1 [7x02]

domingo, 31 de julio de 2011 0 quejas



Aquí tenemos los datos pertenecientes al mes de Julio:











- Entradas más visitadas (clic para agrandar):



- URL's de referencia (clic para agrandar):



- Sitios web de referencia (clic para agrandar):



- ¿Qué buscan los que me encuentran? (clic para agrandar)



- ¿De dónde venís?



- ¿Qué navegador usáis? [Explorer caca]



- ¿Qué sistema operativo usáis?



==========

Para cualquier duda, consulta, etc. podéis enviar un mail a:



¡Hasta el mes que viene!

PokeFábula: Ponyta

martes, 26 de julio de 2011 4 quejas



Fábula del continente de Kanto

¿Por qué los Ponyta tienen la crin y la cola de fuego?¿Ha sido siempre así? Tal vez. Sin embargo la gente de Kanto cuenta que en época antigua, tan tan antigua que los Relicanth aún poblaban las aguas, los Ponyta eran de tipo Normal, así como también lo eran sus evoluciones, Rapidash.

Cerca de lo que sería Ciudad Fucsia, más concretamente en el lugar que hoy día ocupa la Zona Safari, había un lago. En él bebían los pokémon que habitaban las inmediaciones y aquellos que migraban. Todos bebían excepto un Ponyta de crin rubia, que era muy presumido y en vez de beber como hacían todos se miraba y contemplaba su imagen reflejada en el agua.

Cada día, apenas salían los primeros rayos de sol el Ponyta ya estaba en el lago. Sus padres estaban realmente preocupados porque muchas veces incluso olvidaba comer. A veces incluso permanecía allí pasado el ocaso esperando verse con los reflejos de luz lunar.

Un día, desesperados los padres del Ponyta lo convencieron para que fuera a ver mundo, retándole a que consiguiese ver algo tan maravilloso y espléndido como su reflejo en el agua. Al verse retado, los Ponyta tienen su orgullo equino, el pequeño Ponyta aceptó. No volvería a casa hasta que encontrase algo maravilloso y digno de ver. Y a la mañana siguiente partió hacia el este.

Pasó varios días para atravesar lo que hoy es la Ruta 15, los Farfetch'd estaban en disputa entre ellos a causa de la repartimiento de territorios y volaban Picotazos y golpes de puerro a diestro y siniestro. Varias veces se vio en medio de refriegas el Ponyta mientras pensaba:"Esto no es bonito de ver". Avanzaba por las noches, cuando los Farfetch'd descansaban. Y llegó a lo que hoy sería la Ruta 14. Allí había un lago muy grande y el Ponyta no perdió la oportunidad de mirarse. Llevaba demasiados días sin hacerlo, cosa que le sorprendió pues no había tenido la necesidad de ello.

Siguiendo el lago llegó a un lugar entre montañas. Nada más cruzar los dos montes que hacían de puerta notó una calma interior, una relajación, algo que no era normal, como si su espíritu quisiera abandonar el cuerpo y reunirse con las almas de los pokémon que habían perdido la vida. Había llegado a lo que hoy sería Pueblo Lavanda. Por aquél entonces ya poseía virtudes para ser el lugar donde reposan las almas de los pokémon caídos. Así se acercó a una pequeña torre que parecía hecha mucho tiempo, en tiempos prehistóricos como lugar de culto a los guerreros de tribus humanas caídos en combate o muertos por enfermedad o por avanzada edad. Constaba únicamente de un solo piso, aunque desde fuera pareciera más alta. La concentración de almas era tan enorme que prácticamente podía ver espíritus... un Farfetch'd, un Magmar y muchos Gastlys. De repente una luz iluminó la torre y una llamas aparecieron en el cielo. El ave mítica, Ho-Oh había aparecido. Estaba llorando. "¿Por qué lloras?" preguntó el Ponyta.

El Ho-Oh respondió como pudo:"Las guerras están dejando muchos pokémon muertos, tengo que venir a este lugar mas veces de las que suelo hacerlo habitualmente, y esto no me gusta." El Ponyta miró al suelo, entonces preguntó:"¿Y qué vienes a hacer aquí?", El Ho-Oh notó:"Por cierto, tú no estás muerto, si te apartas un momento de la torre lo verás." El Ponyta hizo caso y salió de la construcción pétrea, aunque siguió observando con la misma curiosidad.

El Ho-Oh usó Fuegosagrado. De repente la concentración de almas bajó de forma drástica. Aquellos que habían dejado la vida descansaban entre el calor de las llamas eternas. El Ho-Oh dijo:"Por la expresión de tu rostro creo que ya sabes qué ha hecho mi Fuegosagrado." El Ho-Oh rió por primera vez desde su encuentro y se elevó en la inmensidad azul del cielo. El Ponyta quedó pensativo durante un rato, y después prosiguió su marcha.

Pasó por una cueva (Túnel Roca), donde no veía nada. "Esto no es bonito" pensaba. Se tuvo que alimentar de bayas y restos de bayas que habían dejado los pokémon que aventurándose dentro de la cueva habían sido debilitados por los Zubat y los Geodude sin dar tiempo a recuperarse con las bayas que llevaban. Vagó errante por la oscuridad durante tres días, llegados a ese punto empezaba a encontrar adorable el color negro, hasta que encontró la salida por el otro lado. Siguió la actual Ruta 9 hasta otro asentamiento, Ciudad Celeste. Siguió por el norte, cabalgando hasta que llegó al final del camino, donde vio una bonita puesta de sol.

Como siempre se estaba mirando en el lago nunca había visto entera una puesta de sol, y menos una tan bonita como la del Cabo Celeste, al final de Ruta 25.

Unas llamas aparecieron en el cielo, y el Ho-Oh hizo acto de presencia. No parecía haberse percatado de la presencia del Ponyta, estaba mirando fijamente la puesta de sol con una postura muy relajada. El Ponyta, curioso, preguntó:"Perdona, ¿Qué haces en este lugar?", el Ho-Oh, sorprendido al ver al Ponyta le contestó:"Hoy ha sido un día especialmente triste, a causa de un maremoto en Isla Canela han desaparecido varias colonias de Omanyte, vengo aquí para relajarme cuando hay días de estos." Y se elevó hacia la inmensidad anaranjada del atardecer, dejando al Ponyta otra vez pensativo.

Cabalgando volvió hasta la Ciudad Celeste, y se dirigió hacia el oeste, a la Ruta 4. Allí bajo un árbol quedó dormido. Había sido un día cansado.

Despertó por la tarde. Nunca hubiese dicho que podría dormir tanto... pero sus sospechas fueron descartadas cuando vio un Paras rondando por allí. Seguro que había usado su Espora y por eso había quedado dormido tanto tiempo. El Ponyta prosiguió su marcha y entró al Monte Moon. Durante el atardecer estuvo rondando la cueva, hasta que fue de noche. No tenía sueño en absoluto. Salió por una extraña salida mientras escuchaba un extraño ruido. En lontananza se podía apreciar la danza lunar de los Clefairy, que bailaban alrededor de un gran fragmento de Piedra Lunar. El Ponyta quedó impresionado ante la danza lunar, era sin duda de lo más bonito que había visto en lo que llevaba de viaje. Y con los Clefairy se quedó dormido.

A la mañana siguiente se acercó a los restos de Piedra Lunar y puso un fragmento en su rubia crin. Abandonando Monte Moon llegó al asentamiento de Ciudad Plateada y siguió hasta el Bosque Verde. Allí vio como un Metapod evolucionaba en Butterfree y salía del capullo, algo bonito, pero no lo más bonito que había visto. De repente un enjambre de Beedrill empezó a perseguir al Ponyta y tuvo que slir por patas. Corrió a través de Ciudad Verde y hasta Pueblo Paleta. Allí los Beedrill parecían haberle perdido la pista. El Ponyta aprovechó para descansar.

Tras un día entero de recuperación se vio con fuerzas para nadar hasta Isla Canela. Tardó varios días en llegar y tuvo que ir haciendo paradas en isletas. Finalmente vio con sus propios ojos los efectos del maremoto. Al tiempo que veía el volcán erupcionar. Era algo tan terrible junto a algo tan bello... Como no quería ser pasto de la lava nadó hasta las Islas Espuma.

Allí volvió a ver llamas en el cielo, y a Ho-Oh aparecer. Ho-Oh iba exclamando:"¡Arceus por qué nos haces esto!" o "¡Ay mi madre!" o "¡Llamas infernales!". El Ponyta, curioso, preguntó:"Perdona, ¿Qué haces en este lugar?", el Ho-Oh le respondió:"Entre la erupción del volcán y el maremoto posterior muchas colonias de Kabuto han quedado sepultadas en el fondo marino, otra desgracia". Habiendo explicado esto se calmó y fue el Ho-Oh el que preguntó:"Es la tercera vez que nos encontramos, y siempre has estado dispuesto a escuchar mis problemas, creo que es hora que me preocupe por tí, ¿Qué haces, Ponyta, en este lugar?"

El Ponyta le explicó el motivo de su viaje:"Soy tan presumido que en mi hogar me paso horas muertas mirando mi reflejo en el lago, mis padres estaban muy preocupados y me retaron a buscar algo que para mí fuera más bonito que mi reflejo en el agua, así que partí. He ido encontrando cosas bonitas durante el viaje pero que no me llaman tanto la atención, ya no sé dónde más buscar."

El Ho-Oh meditó... Y respondió:"Amigo mío, el problema que tienes es que el agua no te afecta, y en eso te puedo ayudar. Aguarda."

El Ho-Oh empezó a brillar, cada vez más fuerte, y entonces usó Fuegosagrado sobre el Ponyta. La crin del Ponyta ardía, pero el Ponyta no notaba más que un ligero cosquilleo.

Acabado el proceso el Ho-Oh dejó de brillar, y retó al Ponyta:"Mírate ahora, Ponyta." El Ponyta se miró en las aguas de las Islas Espuma. Era algo prácticamente indescriptible. Su crin se mecía al aire pero era diferente, como el fuego que nunca se apaga, llamas al viento. El Ho-Oh creó un pequeño Tornado que salpicó al Ponyta. Como ahora era de fuego la salpicadura de agua le afectó. ¡Era maravilloso! Ahora tendría que evitar mirarse en el agua para no caer debilitado. Pero tenía un pequeño problema. Su hogar estaba pasado el mar, en Ciudad Fucsia.

El Ho-Oh se ofreció a llevarlo hasta su hogar volando. Al llegar todo el mundo quedó encandilado del Ponyta de crin llameante y el Ponyta guardó la Piedra Lunar como recuerdo de su viaje.

SFM Reloaded [03x01]: Sango

lunes, 25 de julio de 2011 0 quejas

World of Trollcraft: Chronicles

Cazatrolles en la Era Feudal

El héroe, que todavía no era considerado tal, miró el océano y dio media vuelta. Después de pasear por Tokyo acabó en un templo. Como todo estaba oscuro y apenas veía donde pisaba acabó cayendo por un pozo. Y caía y caía, pero no parecía tocar tierra hasta que de golpe... ¡PAF! se dio un golpe y quedó inconsciente.

El tiempo no parecía pasar como de costumbre. Todo tenía un ritmo diferente. Y el héroe seguía adormilado, inconsciente. Pero una figura por ahora desconocida le dio unas bofetadas. El héroe volvió en sí. Delante suyo tenía una chica joven, tal vez unos 17 años de edad, de cabello moreno largo, y recogido en una pequeña cola. El héroe no acababa de entender lo que decía porque hablaba un japonés arcaico, y él hacía poco que había aprendido japonés actual. Lo que sí pareció comprender era que la chica se llamaba Sango.



Estuvieron charlando un rato; por lo que Sango había deducido el héroe provenía de una época diferente, como su amiga Kagome. ¿Diferente? El héroe contempló sus alrededores, todo parecía tan rural, tan campestre, tan... feudal. El pozo lo había transportado hasta una reinterpretación del Japón feudal. De pronto fueron atacados por un grupo de monstruos.

Hasta ahora no se había percatado de ello, pero Sango carreteaba un enorme boomerang, especialmente diseñado para aniquilar monstruos, el Hiraikotsu, que usó para terminar con la bandada de monstruos que los acababa de asediar. Tal vez por la sorpresa, o bien preso de la inexperiencia, el héroe fue incapaz de moverse. En esos momentos se sintió un completo inútil.

Acabada la reyerta Sango notó que el chico que acababa de encontrar estaba algo deprimido, y le contó que es normal que la primera vez que ves un monstruo, o como decían en su aldea, demonios, no sepas cómo actuar, porque un demonio emana pensamientos negativos, pero que con algo de práctica se puede superar. También le contó que su aldea fue destruída por unos demonios, algo irónico porque era la aldea de los cazadores de demonios, pero que fue a causa de una trampa de Naraku, y que su hermano era presa de él y ella se había unido al grupo de Inu Yasha y Kagome porque todos tenían algo en contra de Naraku. Y entonces le habló un poco del grupo donde estaba: Kagome, que vestía raro y que venía de otra época; Inu Yasha, que era un semidemonio, que estaba coladito por Kagome aunque hiciera ver lo contrario; Shippo, un demonio zorro huérfano que había perdido a sus padres por culpa de Naraku; Kirara, su mascota y Miroku... al llegar a Miroku Sango suspiró. Miroku era un monje que perseguía a todo ser femenino que se moviese al que Naraku había maldecido otorgándole un vórtice en la mano que lo absorbía todo, que un día acabaría absorbiéndolo a él. A medida que iba diciendo esto último le iba temblando la voz. Este tal Miroku era un chico con suerte, ténía una chica que se preocupara por él.

De la mejor manera que pudo el héroe la consoló, no se le daba demasiado bien tratar a la gente que sufría, particularmente a chicas. Mientras la tenía entre brazos se dio cuenta de que Sango era más bien menuda, y sin embargo parecía poder lanzar el Hiraikotsu sin demasiadas complicaciones.

Una vez ya más calmada, pero sobretodo ya más animada, Sango le explicó al héroe que siguiendo una pista de la Shikon no Tama se había separado del grupo, y no los encontraba. El héroe se ofreció para ayudarla a encontrar su grupo, ella aceptó la ayuda encantada. Y ambos sintieron una presencia tan señorial como maligna... se trataba de un hombre de cabello largo y plateado que vestía una curiosa armadura junto con una túnica, y una katana. Le seguían un pequeño demonio y una niña, el héroe acabó deduciendo que el demonio era Jaken, la niña Rin y el hombre, Sesshomaru. Entonces Sesshomaru habló.

Se dirigió a Sango porque era la representante del grupo de Inu Yasha, aunque muy educadamente también se dirigía al héroe. Les dijo algo de una lanza que un maestro armero había hecho especialmente para Inu Yasha y que no estaba terminada o algo así, que el armero fue atacado por Naraku y que no había podido revivirlo ni con la Tenseiga. De repente Jaken sacó una espada de su bastón y la entregó a Sesshomaru. Era una espada visualmente cargada, su mango era un cuello de dragón y terminaba en forma de cabeza de dragón, de color rojo. La boca del dragón sujetaba una bola de cristal de color violeta. Las alas del dragón eran el protector de dedos, y la cola acompañaba una parte de la hoja.

Sesshomaru lanzó la espada al suelo, pero mientras volaba por el aire se transformó en una lanza del mismo estilo que la espada. La ahora lanza quedó clavada en el suelo. Sesshomaru dio media vuelta y se fue. Jaken y Rin lo siguieron.

Sango le contó al héroe que Sesshomaru no era un hombre, sino que era un demonio completo y que era el hermano mayor de Inu Yasha, al que menospreciaba por ser semidemonio. Sango recogió el arma que había quedado clavada en el suelo que mientras la desclavaba se transformaba en una espada nuevamente. Sango entregó el arma al héroe, puesto que ella estaba perfectamente armada y el héroe no poseía arma ofensiva alguna.

Sango le enseñó unas nociones del manejo de lanzas y espadas al héroe. Ahora no llevaba las ropas de campesina que vestía durante su encuentro sino que era un atuendo negro y rosado, más cómodo y con más libertad de movimientos. El cabello también lo llevaba diferente, ahora era una cola de caballo, contrario a la cola ancha de antes. Por preferencia el héroe prefería el aspecto anterior. En cuanto al uso de las armas el héroe aprendió rápido, además aprendió a transformar la espada en lanza y viceversa a voluntad.



Era de noche, y Sango y el héroe se habían separado para ver si alguien conseguía algo para cenar. De pronto en el punto de reunión apareció Sango con un jabalí en la espalda. El héroe llegó unos minutos más tarde con unos cuantos peces y unas frutas silvestres. Sango encendió un fuego y asaron el jabalí, al que rellenaron con algunas frutas. Después asaron los peces. Y cenaron. Hablaron un rato, hasta que decidieron hacer turnos para dormir. Primero fue el héroe el que vigiló el campamento, asegurándose de que no se desprendía olor alguno y de que estaban bien cubiertos y resguardados. No pasó nada durante las cuatro aburridas horas de guardia, ni unos monstruos, ni siquiera unos bandidos. Entonces el héroe despertó a Sango para que ella montara guardia y él pudiese descansar.

La chica tuvo que ir a buscar agua para mojarse la cara y quitarse el sueño de encima. Entonces el héroe cayó en un profundo sueño. Estaba él, y delante suyo Tessa, Ringo y Sango. Después aparecían unos monstruos como los del día anterior y él héroe no se podía mover aunque quisiera. Los monstruos se llevaban a las chicas... y el héroe despertó amarado de un sudor frío y con la respiración acelerada. Se trataba de una pesadilla, pero muy nítida y real. Aún tenía la sensación de que podrían aparecer los monstruos en cualquier momento y atacarlos. El héroe quedó tumbado en la improvisada cama del campamento, reflexionando.

El héroe se acercó a la zona de guardia; Sango se había quedado dormida. El héroe la estiró en la cama y la tapó. Su expresión era dulce, no parecía tener pesadillas precisamente. De repente murmuró:"Miroku..." El héroe montó guardia tratando de imaginar cómo era el tal Miroku que ocupaba parte de los pensamientos, preocupaciones y sueños de Sango hasta que amaneció.

Una vez salió el sol el héroe y Sango se pusieron en camino. Camino a ninguna parte. No sabían por donde empezar a buscar, no disponían de ninguna pista, fiable o no, y tampoco tenían ninguna señal. Todo cambió cuando el cielo de pronto oscureció y un rayo impactó contra el suelo. De repente apareció Naraku que con un tono burlesco les anunció que los compañeros de Sango se encontraban retenidos en una prisión de un cuartel de un pueblo lejano.

Naraku desapareció, dejando una pista. Era una foto. Y como no tenían nada más que seguir decidieron tomar la imagen como punto de inicio. Por supuesto temían que se tratase de una trampa, que parecía lo más probable, pero era el clavo ardiente al que agarrarse. Sango empezó a hacer memoria ya que era la que había visto más paisajes en este mundo. Su cabeza intentaba recordar, y a medida que pensaba le dolía más, pero no quería parar porque casi lo tenía.

Finalmente recordó haber pasado por allí, pero el pueblo estaba a una semana de donde se encontraban ahora. El héroe se vio con la obligación de sugerir intentar usar el shunpo. Sango montó a caballito y el héroe usó su técnica. No era ni de lejos tán rápido como cuando iba solo pero seguía siendo más rápido que ir corriendo. Y como resultado, tres días tardaron, en vez de la semana que estaba programada, incluídas paradas para dormir.

El pueblo no estaba tan animado como Sango recordaba, es más, estaba bastante desierto. No había ni un alma por las calles, y no solo eso, en las casas tampoco había nadie. Sango imaginó lo peor, los habitantes del pueblo convertidos en monstruos por Naraku y usados para retrasar la llegada hasta sus amigos: Naraku era así de retorcido, y lo peor es que se le veía capaz. El héroe iba buscando un edificio con forma de cuartel, debía estar en alguna parte y ni él ni Sango eran capaces de encontrarlo. Dieron varias vueltas al pueblo, pero eran incapaces de hallarlo. Había algo sospechoso en todo esto.

Se reunieron en la entrada del templo. Allí se sentaron, tal vez esperando una intervención divina. La cara de Sango mostraba lo que ella no quería dejar ver; estaba preocupada por sus compañeros. Pasó como un rayo por su cabeza. De repente notó una barrera maligna en la entrada del templo, pero sabía que era imposible romperla, almenos con métodos tradicionales. El héroe tuvo una idea: cortar la barrera con la espada... ¡ZAS!

La barrera se resquebrajó y desapareció. Sango y el héroe entraron en las inmediaciones del templo, pero seguían sin ver a nadie, ni a los habitantes ni monstruos, ni siquiera a los compañeros de Sango. Caminaban por el interior del templo sin rastro de nada, y les angustiaba el hecho de que ni un enemigo los atacara; era posible pensar que Naraku mismo estaría por allí, aunque era la peor de las posibilidades. El héroe tropezó con alguna cosa; era una trapa en el suelo, tal vez escondiese algo. Él mismo tiró de la cadena para abrir. No salía nada, excepto una voz:"¿Quién hay ahí?"

Un hombre de avanzada edad que se reconoció como alcalde del pueblo vio que no se trataba de Naraku y les hizo confianza de su situación. Llevaban encerrados ahí desde una semana, un sirviente de Naraku les traía la comida tres veces al día, pero a él no lo habían visto. ¿Casualidad? Una semana era el tiempo que llevaban desaparecidos los amigos de Sango. El héroe y Sango bajaron por la trapa, y se alegraron de descubrir que todo el pueblo estaba sano y salvo. El camino daba a un pasillo, pero no se podía acceder a él porque unos barrotes lo impedían; a todos efectos estaban encerrados. El héroe partió los barrotes con la espada, sin embargo recomendó a los habitantes del pueblo que se quedasen allí hasta que fuese seguro salir.

El y Sango torcieron a la derecha y siguieron caminando. El lugar era bastante lóbrego, realmente no era el lugar más apetecible para montar una fiesta, en las paredes había torchas que daban al lugar un toque más fantasmagórico. El camino giraba a la izquierda. Siguieron andando, al acecho por si eran atacados, pero tras caminar cinco minutos volvieron a torcer a la izquierda; único camino posible. Llegaron a un pasillo lleno de celdas similar al del otro lado solo que había una celda que brillaba. Sango y el héroe fueron hasta ella pero no había nada.

De repente Sango tuvo la misma sensación del rayo atravesándole la cabeza. Por ahí andaba otra barrera mágica proyectada por Naraku. El héroe cogió la espada y atravesó con ella la barrera que se resquebrajó y desapareció. En la celda que brillaba y en la que no había nadie ahora habían aparecido una chica, dos chicos, una especie de zorro y una gatito muy mono. Era evidente que Sango los conocía, porque ella gritó sus nombres y los otros gritaron el nombre de Sango. Partir los barrotes fue tarea fácil para Inu Yasha una vez había desaparecido la barrera. En pocos segundos el grupo estaba al completo, listos para la acción.

El grupo fue hasta la sala principal donde creían que podría estarles esperando Naraku. Nada más lejos de la realidad, todo estaba desierto. Aunque... Naraku apareció detrás de ellos e invocó una barrera. Inu Yasha la intentó romper, pero su voluntad fue en vano, la barrera parecía inamovible, entonces el héroe sacó su espada y rompió aquella barrera que unos segundos antes parecía infranqueable. Por lo visto Naraku había aprendido a hacer una barrera que Inu Yasha no podía romper, y eso era malo de cara a conseguir todos los fragmentos de la Shikon no Tama. Inu Yasha y el héroe encabezaron la embestida en contra de Naraku, seguidos de cerca por Sango y Miroku.

Naraku usaba magia para protegerse y atacar y provocaba cierto sentimiento de impotencia ver como él estaba con los brazos cruzados mientras el grupo estaba esquivando ataques suyos. El héroe transformó la espada en lanza, preparado para atacar. Usó el shunpo para colocarse detrás de Naraku, pero el enemigo no era cojo precisamente y se ponía detrás de él casi inmediatamente. Parecía leerle todos sus movimientos. El héroe entonces usó el shunpo una vez más y se preparó para atacar a su espalda. Naraku no fue lo suficiente rápido para evitar el impacto y acabó con la lanza clavada en una pierna.

Naraku se arrancó la lanza y usándola como arma atacó. Inu Yasha salió en defensa del grupo con su Tessaiga. El enfrentamiento fue más o menos igualado, pero cabe decir que Naraku estaba lesionado, lo que afectaba a sus habilidades y capacidades. Tras una lluvia de golpes Inu Yasha fue a dar el golpe de gracia a Naraku, pero este se desvaneció justo a tiempo, sin embargo el Hiraikotsu de Sango golpeo de manera contundente la cabeza del enemigo. El grupo se apartó de un Naraku que parecía estar sufriendo lo indecible. Por efecto de la magia que desprendía él la lanza se desintegró, finalmente Naraku desapareció. Parecía que a causa del golpe había olvidado a hacer barreras inquebrantables.

El grupo fue a rescatar a los olvidados habitantes del pueblo, que les agradecieron haberlos rescatado. Tras dos días de celebraciones el grupo se dirigió al pozo, al que tardaron una semana en llegar. El héroe se despidió de todos, hasta que llegó el turno de Sango al que el héroe le murmuró al oído:" Sango, tú que llevas el nombre del coral, eres mi princesa en la era Feudal. A mi marcha no te resistas, puede ser "adiós" o "hasta la vista"." Sango se sonrojó y el héroe desapareció a través del túnel.



==========

ENTRADA ORIGINAL

Colonias Fact Chronicles

viernes, 22 de julio de 2011 2 quejas

El tema de este año para las colonias eran los vikingos. Claro que, al final acabaron pareciendo más algo tipo Señor de los Anillos, y aunque todos los monitores teníamos interiorizado que eran vikingos porque es lo que se votó, todos sabíamos que no era así.

El primer contacto con el propietario de la casa, allá por cuando fuimos a visitar posibles casas de colonias, no había sido del todo satisfactorio por mi parte, y mi décimo sentido no me falló. Cabe decir que el hombre tenía algo de pinta de mafioso y tenía un humor... peculiar. Dejémoslo en peculiar. Y lo que sí era, rácano, con la comida.

Algo bueno, ésto:



Uno de los monitores hacía tiempo había estado preguntando por los otrora conocidos Fruit Loops (de Kellogg's), que no los encontraba, y el primer o el segundo día, para desayunar nos encontramos los Fruit Rings, su versión LIDL. Que por cierto, están muy buenos (hoy mismo he ido a comprar los tres paquetes que en la foto se muestran).

Tuvimos que hacer cambios en algunos de los días que teníamos planeados porque llovió. Odio cambiar los planes, pero he de reconocer que los días cambiados quedaron muy bien.

Detrás de la casa había unos columpios. El hecho de que estuvieran "alejados" de la casa y en una especie de "cul de sac" les daba un aspecto tétrico, y de noche, más.

No fue a causa de la lluvia y tampoco estaba planeado, pero fuimos a bañarnos al Llac de Banyoles.

Como curiosidad, tuvieron que ir más monitores al CAP que niños.

La entrega de carnets y diplomas de monitores y directores se hizo el día 30 de junio, por la tarde. Yo me iba el 1 de julio, por la mañana.

La camiseta conmemorativa de las colonias es la siguiente:





La silueta del lobo persiguiendo al dragón y viceversa es propuesta/dibujo mío, estoy muy orgulloso del resultado:

De Guerras, Garras y Gorros - Intro y Capítulo 1x01

jueves, 21 de julio de 2011 1 quejas

Intro

Más que una historia propiamente dicha, esto pretende ser una narración de una posible adaptación a anime de la franquicia Advance Wars. En 24 capítulos narraré peripecias, batallas y vivencias de los personajes, ya sea durante alguna guerra o en otros quehaceres. Como todo anime, dependiendo de su éxito me plantearé hacer secuelas o precuelas.

*Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.



Capítulo 1: La Estrella Mecánica del Amanecer

Duración: 45min

[Empieza a modo de película antigua, con colores algo apagados y con cierta intermitencia de las escenas mostradas]
Tiempo ha que ni siquiera los más entrados en edad recuerdan, un ejército llamado Black Hole trajo de cabeza a las Naciones Aliadas, que por aquel entonces todavía no estaban aliadas. Dichas naciones tenían sus propios ejércitos, que son Orange Star, Blue Moon, Yellow Comet y Green Earth. Cada ejército tenía sus propios Oficiales de Jefe, con sus características y sus manías, diestros en unas cosas y desfavorables en otras. [Aquí empiezan a aparecer los OJ, uno por uno]

En Cosmo Land, Black Hole se hizo pasar por Orange Star con una serie de clones, sembrando el caos por doquier. El General Sturm fue el responsable de tan espantoso plan. [Aparece la última imagen mostrada, oscurecida, y de fondo, Sturm, con su capa flotando al viento]. Con sus poderes debilitados tras la batalla con la Alianza de Naciones, Sturm esperó otra oportunidad para controlar el mundo, pero esta vez su base se alzó en Macro Land. Allí se hizo con los servicios de unos dotados OJ para resguardar sus espaldas [Aparecen uno por uno, Helmut (Flak), Adder, Kat (Lash) y Maverik (Hawke), para terminar con una foto grupal]. Las Naciones Aliadas, con nuevas altas en sus filas [Aparecen Colin, Sensei y Jess, uno por uno y con la bandera de su nación en la espalda], consiguieron repeler el infame Sturm y sus subordinados, y gracias a Maverik Sturm no debería volver a ser un estorbo; no almenos en Macro Land, pero un loco científico apodado Von Bolt [Se ve la escena en que Maverik destruye a Sturm con su Tormenta Negra, y congelada, se ve a Von Bolt de fondo] tomó el nombre de Black Hole y ayudado por los antiguos subordinados de Sturm [Foto grupal de Helmut, Adder, Kat y Maverik] y nuevas altas en el ejército [Foto grupal de Jugger, Zak (Koal) y Candy (Kindle) que desplaza la foto anterior] dejaron yerma la tierra de Omega Land en pos de los sueños del líder. Las Naciones Aliadas, o más bien, lo que quedaba de ellas en Omega Land [Aparecen Jake y Rachel, seguidos de Sasha, después Grimm y Javier al final] y los refuerzos que a tiempo consiguen llegar de Cosmo y Macro Land, incluso dos desertores de Black Hole, son más que suficiente para paliar la codicia y la avaricia del nuevo ejército de Black Hole [Se ve la foto final de las Naciones Aliadas en AW:DS].

Sin embargo, en un mundo en guerra no se pueden perder las facultades en el campo de combate, ni tampoco se puede permitir el lujo de dejar que se oxiden las armas...

Territorio de Orange Star
En alguno de los cuarteles generales...


Andy está en una especie de hangar reparando un tanque vistosamente rojo anaranjado del ejército de Orange Star. Como no podía ser de otra forma Max está visiblemente picado, reparando otro tanque contiguo. Están compitiendo por ver quién repara más tanques y mejor. Claramente Andy lleva ventaja, pues es un as de la mecánica; al contrario que Max que debido a sus grandes dedos no es capaz de atornillar bien. Sami, que está observando la escena desde lo lejos se ríe, y piensa:"Vaya zoquete está hecho Max, a ver si esta derrota le hace aprender una lección". Max se enoja y abandona el hangar. Justo va a pasar por la entrada cuando aparece Nell por la misma. Max se lleva a Nell por delante acabando los dos en el suelo, Max encima de Nell; ambos se sonrojan.

Territorio de Orange Star
Cuartel General indeterminado de Omega Land, Centro de Mando


Nell empieza su explicación:"Os venía a buscar porque he recibido información muy interesante acerca de algo que puede que se esté cociendo en Cosmo Land, pero prefiero que sean nuestros invitados los que os lo expliquen." Visiblemente decepcionados Max y Andy, Nell da paso a los invitados, que resultan ser Grit y Sonja, OJ's de Blue Moon y Yellow Comet respectivamente. Max y Andy vuelven a prestar atención, Max a Grit y Andy a Sonja. Sami también presta atención a Sonja.

Grit empieza su conferencia:"Ya hace tiempo que Sturm desapareció a manos de Maverik, sin embargo hay algo que no me encajaba, como si Sturm realmente no estuviera muerto, de hecho, en Blue Moon hace unos meses estábamos de maniobras cuando vi un escuadrón de soldados de Black Hole que nos estaba espiando. Pero me deshice de ellos con un ataque a distancia, con unos cohetes. Sin embargo hace poco volví a ver otro escuadrón de Black Hole, esta vez mecanizados. Aproveché para practicar con los anti-aéreos, y aunque algo me costó me deshice de ellos otra vez, por suerte parecía que nadie sospechaba, no querría que se sembrase el caos en Blue Moon, y tras eso fui a Yellow Comet, para intercambiar puntos de vista..."

Sonja sigue:"Antes de la llegada de Grit mis tropas habían visto y reducido cinco escuadrones espía de soldados de Black Hole. Supongo que el hecho que mi padre, Kanbei, sea tan poderoso, y además en época de bonanza no debe haber pasado desapercido a Sturm. Me he basado en datos fidedignos cuya procedencia preferiría no revelar para hacer esta afirmación; sin embargo dejo como hipótesis si se trata del Sturm que combatimos en el pasado o si se trata de un clon, aunque previsiblemente igual de poderoso."

La conferencia se empieza a hacer larga para Andy y Max, que se duermen; en cambio Sami sigue cada palabra con entusiasmo a la vez que algo de temor. La charla termina, y Nell y Sami abofetean a Max y Andy para conseguir que despierten. Una vez despiertos, Nell les cuenta que disponen de un caza para viajar hasta Cosmo Land, pero únicamente caben dos personas, finalmente deciden que la mejor opción es enviar primero a Andy y Sami, para desgracia de Max. Nell comenta que en cuanto sea posible irán ella y Max, lo que despierta el interés de Max, que haciéndose el interesante dice que no es un cabeza cuadrada y que es capaz de esperar para la acción. Finalmente, antes de partir, Nell dice que Jake y Sasha están de vacaciones en Cosmo Land, y que intentará contactar con ellos para que les vayan a recibir.

Territorio de Orange Star
Cuartel General indeterminado, Hangar


Grit se acerca a Andy y le da un comunicador, un línea segura de comunicación, añade.

Sami se pone a los mandos del caza, ambos se ponen el casco con la mascarilla de oxígeno. El caza parte hacia las inhóspitas tierras de Cosmo Land... [Se ve un caza despegando y Nell, Max, Grit y Sonja despidiéndose. Nell y Sonja moviendo el brazo, Grit con un "thumb up" y Max con un pañuelo]

[Ending: For all we fight (Instrumental)]

Otros Derrotエロs [05x01]

miércoles, 20 de julio de 2011 2 quejas

Descubriendo artistas

ささ (Sasa)










Más info:

http://www.pixiv.net/member_illust.php?id=556900

World of Trollcraft: [Capítulo cuarto: Black Troll Rising]

martes, 19 de julio de 2011 4 quejas

Capítulo 4

Black Troll Rising

El héroe fue el primero en salir de la nave de Samus, observando atentamente los alrededores, mirando a un lado y a otro. La Gata Negra le seguía mientras intentaba agudizar sus sentidos en busca de posibles amenazas. Finalmente cerraba la comitiva Samus, encasquetada en su traje Chozo. El héroe invocó su seta-simbionte y sacó su lanza Gugnir. Nadie quería decir que todo estaba demasiado tranquilo para su gusto, pero realmente todo estaba demasiado tranquilo para su gusto (esa típica escena en que sabes que va a aparecer un jefe o un subjefe...).



Hacía un calor terrible, no en vano se encontraban en la zona volcánica (de la Garrotxa) del planeta Zebes. Samus llevaba la mejora del Traje Climático y no lo notaba tanto, pero la Gata Negra, que llevaba un arrapado traje de cuero se estaba cociendo. A punto estuvo de empezar a quitarse algo de ropa cuando un escuadrón formado por cinco soldados de infantería los atacó. No dudaban en apuntar sus puntos vitales con una lluvia de balas de ametralladora que parecía infinita. Samus usó el Rayo Recarga contra uno de los soldados, dejándolo bastante malherido. La Gata Negra hizo uso de su agilidad felina para hacer que dos de los soldados se dispararan mútuamente. Samus desarmó uno de los dos soldados con su Rayo Enganche al tiempo que el héroe desarmaba al otro con una hebra de simbionte. Finalmente Samus usó su Ataque en Barrena para dejar inconsciente a uno de ellos, mientras el héroe interrogaba al soldado que quedaba. No quiso soltar prenda así que fue empalado con la lanza Gugnir de forma sádica.



El grupo de tres caminaba mientras discutía de dónde habían podido salir esos soldados armados. Unos minutos más andando hacia la zona Brinstar del planeta Zebes y otro escuadrón de otros cinco soldados les salió en emboscada de detrás de una gran roca. Samus preparó el Difusor de Hielo, con el que congeló a los cinco soldados de golpe y a los que siguió una sarta de misiles. Los pedacitos salieron volando en mil y una direcciones, mientras la Gata Negra mascullaba:"Demasiado tarde"; le hubiese gustado poder observar más detenidamente el enemigo para poder averiguar con quién estaban tratando. Por suerte o por desgracia no sería este el último escuadrón con el que se encontrarían...

Samus les dijo que se estaban acercando al transportador que llevaba de Norferia a Brinstar, faltaban apenas unos metros, e incluso el héroe podía divisar el artefacto, pero de repente se oyó un estruendo y un tanque apareció delante de sus narices. Era de un color difícilmente descriptible, pues no sé si era morado, azul oscuro o negro. De la escotilla salió un soldado con un megáfono que gritó:"Queda terminantemente prohibido acceder a la zona de Brinstar por orden del General Sturm. Si dan un paso adelante más nos veremos obligados al uso de la violencia." Acto seguido se volvió a meter por la escotilla por la que había salido y de detrás del tanque salieron unos cuantos soldados armados con bazookas. Samus, la Gata Negra y el héroe estaban quietos como estatuas, y aunque alguien pudiese pensar que era de miedo en realidad estaban cada uno pensando una estrategia.

Casi como conectados telepáticamente, los bravos guerreros empezaron su ataque, cada unos por su lado. Primero, la felina amenaza atacó casi instantáneamente a los cinco soldados mecanizados, dejándolos como simples soldados de infantería, armados únicamente con sus ametralladoras. Samus esquivaba las balas mientras atacaba los soldados con su barrena. Por último, el héroe se lanzó contra el tanque, esquivando sus obuses. Llegó hasta el cañón y justo entonces recibió el impacto y explosión de un disparo del tanque. Tanto por el daño recibido como por el sonido de la explosión, el simbionte que acompañaba el héroe dejó su torso al descubierto; el simbionte se mantenía junto al héroe pegado a ambos pies. El héroe, lejos de importarle eso lanzó con fuerza la lanza al interior del cañón del tanque, taponándolo. El siguiente disparo fue el definitivo, la bala se rompió en varios fragmentos a consecuencia de la lanza y éstos estallaron, causando la explosión de todo material explosivo que dentro del tanque se hallaba. Finalmente el vehículo estalló en pedazos.



Los vencedores montaron el transportador hacia Brinstar...

Welcome back

sábado, 16 de julio de 2011 4 quejas

Hola a quien proceda!

Como ya dije anteriormente, volví el día 14, pero estaba tan sumamente cansado que no tuve ganas de hacer prácticamente nada a partir de las 21h a las que llegué a casa. El día siguiente, léase ayer, me levanté a las 12 pasadas, durmiendo prácticamente 12 horas, cuando los días anteriores llevaba una media de 5 horas dormidas, y en varias ocasiones despertado por los mosquitos.

Sin embargo, me lo pasé genial.

Volviendo al blog, ayer colgué el capítulo 1 del fanfiction de pokémon, al que he decidido llamarle, tal y como habréis podido comprobar, Pocket Tales of the Braves, y al que podréis echar un vistazo siguiendo el siguiente enlace.

Por otra parte y referente al blog, hace poco se cerró la encuesta acerca del posible fic de Advance Wars, del que ya os hablé en esta entrada. El resultado en sí no es demasiado alentador, y tampoco es definitivo.



De momento lo dejo en el tintero electrónico, pero tengo prácticamente decidido que se hará.

No recuerdo qué otros anuncios debía hacer, así que os dejo con Tocata y Fuga de Bach.

Pocket Tales of the Braves - Capítulo 1

viernes, 15 de julio de 2011 0 quejas

Capítulo 1: El principio de muchas cosas (incluída esta historia)

Continente de Johto
Ciudad Endrino


Un Hitmonlee pateaba con Patada Ígnea a un Skarmory mientras éste realizaba un Viento Cortante. El Skarmory hacía un looping en el aire para esquivar a su rival y... ¡ZAS! Un golpe crítico dejó el Hitmonlee debilitado.

Ryuuna estaba entusiasmada mirando por la televisión los clasificatorios para la Liga Pokémon de Johto

Por la mañana...

Hoy era el día en que los jóvenes de Ciudad Endrino que cumplían 16 años recibían su primer dragón en la Guarida Dragón. Como maestro de ceremonias estaba el sabio dragón, que pasaba la mayor parte de su tiempo meditando en el interior de la cueva y poniendo a prueba a todo aquél que lo requeriese. Además, junto a él estaban Débora, la Líder de Gimnasio de Ciudad Endrino y Lance, el Campeón de la Liga Pokémon y maestro de dragones. Lance siempre decía que los dragones eran difíciles de capturar y entrenar, pero marcaban la diferencia.

Ryuuna estaba a punto de capturar un enorme Regigigas con una Ultra Ball cuando despertó. Se había dormido, y lo que prometía ser un gran día pasó por un desayuno sin pena ni gloria, básicamente una tostada con mantequilla y zumo de bayas extradulce. Salió pitando de casa hacia la Guarida Dragón. Una vez allí, en principio se organizaban parejas para entrar a capturar un dragón, pero como todos los neófitos ya habían entrado Ryuuna quedó sola. El sabio dragón le dijo:"Veo potencial en tus ojos, chica". Ella vaciló, pero el ansia de conseguir su primer pokémon era más fuerte. Bajó las escaleras. Era un paisaje digno de ser visto. Aunque la oscuridad daba un toque misterioso se divisaban rocosas paredes por doquier, un gran lago cuyas aguas contenían los más salvajes remolinos inundaba la zona excepto por unos pequeños arrecifes que parecían haber sido colocados expresamente. Finalmente, se podía ver un magnífico templo que era el lugar de meditación del sabio dragón. El templo era de madera, muy sobrio y agradable a la vista.

Ryuuna empezó a andar por allí. Parecía que los pokémon huyeran de ella, cosa que no era muy descabellada, pero no porque fuera ella sino porque los dragones de por sí ya eran huidizos. A los cinco minutos de caminar encontró algunos de sus amigos con los que había visto campeonatos enteros de combates pokémon. Ninguno de ellos había tenido éxito. Bueno, una chica acababa de cazar un Magikarp, y aunque no fuese nada espectacular al menos ya tenía un pokémon. Ryuuna siguió buscando. Tras una roca encontró un Magikarp que patéticamente se agitaba en busca de agua en la que poder nadar. Ryuuna devolvió al Magikarp al agua mientras vio como en la superficie del lago aparecían unas burbujas. De repente emergió un pequeño Dratini perseguido por un feroz Gyarados. En tierra se hallaba Ryuuna a lo lejos, y junto a la superficie el Dratini; el Gyarados esperaba impaciente unos metros alejado. La mitad de su cuerpo aún estaba sumergida. El Dratini parecía asustado pero no por ello sin ganas de presentar batalla, mientras que el Gyarados, sediento de sangre respiraba rápido y entrecortado. El Gyarados usó Malicioso, con lo que el Dratini se atemorizó todavía más. Ya a punto de entrar en acción el Gyarados con una terrible Furia Dragón, el Dratini usó como último recurso Onda Trueno que dejó al Gyarados paralizado. El Dratini cayó agotado preso del cansancio. Ryuuna corrió hacia el Dratini y se lo llevó en brazos.

Mini-hiatus veraniego

viernes, 1 de julio de 2011 4 quejas

Como ya venía anunciando desde hace algo de tiempo, mañana empiezan las colonias de verano del esplai donde estoy. Lo cuál me deja dos opciones: dejar cosas para que se publiquen solas o bien esperar y publicarlo yo mismo a la vuelta. Al final me he decantado por la segunda opción.

Lo dicho, marcho mañana (1 de Julio) y vuelvo el 14, pero hasta el 15 no creo que publique nada, y esto que tengo varias cosas en el tintero, pero así os obligo a seguir visitando impacientemente el blog.

Para que no os aburráis podéis leer la tercera parte de mi fanfic, World of Trollcraft. Si aún no habéis leído las dos partes anteriores no sé a qué estáis esperando...

Primera Parte: La Marcha del Trolleador
Segunda Parte: Dame Tema y dime Troll

Recordad que aún estáis a tiempo de votar (que sí) en la encuesta.

Y si aún os habéis quedado con ganas de más, scaramanga ya ha publicado la tercera parte de su fanfic, La Revolución Esmeralda.

Hala, que lo estábais esperando: