Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Pocket Tales of the Braves - Capítulo 7

martes, 24 de enero de 2012

Capítulo 7: La autoridad Pokémon de Johto

Continente de Johto
Ciudad Endrino


Era la tercera vez que Ryuuna tenía que partir de Ciudad Endrino, y esperaba que, tal y como dice el dicho fuera la última vez que volvía, antes de convertirse en una gran entrenadora. Elya acompañó a Ryuuna hasta la puerta del Centro Pokémon y se despidió; Ryuuna vio como Elya caminaba hasta los límites de Ciudad Endrino y desaparecía en la lejanía, después entró en el centro médico donde le antendió la enfermera Joy de Ciudad Endrino.

El Dratini no estaba herido de gravedad pero sí que estaba magullado por todo el cuerpo y padecía fatiga; el Larvitar, en cambio, estaba bastante fresco pues apenas había luchado. La enfermera Joy tomó el Dratini y lo llevó a una de las salas de curas, allí unos Chansey dirigidos por un Blissey trataron las heridas del Dratini mientras Ryuuna esperaba en la sala de espera. El Larvitar rondaba a su bola, curioseando todo lo que encontraba.

Como el Dratini las heridas del Dratini no eran graves tardó poco en recuperarse y la enfermera Joy devolvió a Ryuuna su pokémon en plena forma, y en breve se encontraba de nuevo en las calles de Ciudad Endrino. Por tercera vez en poco tiempo entraba en la Ruta 45 y esta vez fue corriendo, saltando unos setos de vez en cuando y seguida por su Dratini. Sin apenas darse cuenta había atravesado Ruta 46.

A lo lejos veía un edificio, más bien una construcción, por la que tenía que pasar si quería seguir por ese camino. Ryuuna caminó un poco más y observó que cerca del edificio había un cartel que decía "A Ruta 29" y tenía dibujada una flecha que señalaba inequívocamente la construcción que Ryuuna veía delante de sus narices. Frente a ella había una puerta corredera automática.

Ryuuna atravesó la puerta encontrándose en el lugar de transición entre Ruta 46 y Ruta 29, con mostradores de información a sendos lados aunque únicamente uno permanecía activo, o mejor dicho, relativamente activo pues el guarda estaba dormido. Un señor que por ahí había le dijo que si estaba cansada salvara la partida, Ryuuna pensó que el señor no estaba en sus cabales y prosiguió su camino seguida por su Dratini cruzando una puerta similar a la de entrada pero en sentido opuesto.

Cerca de la salida, o entrada según se mire, había un cartel que señalaba el lugar del que procedía Ryuuna y en el que había inscrito "A Ruta 46". Cerca de este cartel había otro con flechas que señalaban sentidos contrarios. Ryuuna observó atentamente las flechas y la que indicaba a su izquierda decía:"A Pueblo Primavera" mientras que la que indicaba a su derecha decía:"A Ciudad Cerezo". Ryuuna tomó el camino de la izquierda, hacia Pueblo Primavera, cuando el sol empezaba a caer de lo alto del cielo, lo que significaba que ya era más de mediodía.

Ryuuna caminaba al borde del camino evitando pasar por zonas de hierba alta, no fuera a ser que un pokémon salvajela cogiera desprevenida. Después de casi una hora de caminar empezó a vislumbrar rastros de civilización, culminado por un cartel que indicaba a Ryuuna que había llegado a Pueblo Primavera:

El pueblo donde soplan vientos de un nuevo amanecer.

Cerca de la entrada del pueblo había un edificio con toques futuristas que llamó la atención de Ryuuna, que s eaproximó para verlo más de cerca. A medida que avanzaba hacia el curioso edificio iba haciéndosele más clara y nítida una munión de cabellos rubios que resultó ser Elya, que estaba hablando con alguien; por suerte parecía que ella no se había percatado de la presencia de Ryuuna, así como tampoco se había dado cuenta el señor que hablaba con Elya.

Ryuuna pensó que esa persona debía ser importante porque llevaba bata blanca, y para escuchar lo que decía sin ser descubierta dio un rodeo al edificio. Entonces oyó:

- "Profesor Elm, ¿es grave?"

Así que el hombre era el Profesor Elm, algo había oído Ryuuna acerca de él. El Profesor Elm respondió:

- "No te preocupes, lo que pasa es que no te tiene suficiente confianza."
- "¿Y qué puedo hacer para ganar su confianza, profesor?"

"¿De quién estarían hablando?" pensó Ryuuna "¿de algún chico?" y la imaginación de Ruuna empezó a volar hasta que oyó:

- "Tu Gyarados necesita retos, y ver que tú estás a la altura, y parece que a nuestra visitante le puede interesar.", dijo mirando hacia donde se encontraba Ryuuna.

Objetos:
- Pokéball x5
- Baya Aranja x1

Equipo:
- Dratini
- Larvitar

1 quejas:

scaramanga dijo...

El tiempo hace al Entrenador Pokémon, mirad si no a Gary Oak: Tanta chulería, con cheerleaders y prisas y al final retirado en plena juventud, pasando al lado académico antes de hora y haciéndole de asesor a Ash.

PD: L'has encertada, Muramasa. Tu ja m'entens.