Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

PokeFábula: Seviper

lunes, 30 de enero de 2012





*Esta historia no cuenta con moraleja, sólo es un relato de hechos

De hace tiempo que los Zangoose y los Seviper no se aguantan. Pero tiempo ha habían incluso llegado a estar en guerra declarada. Muchos de ellos habían caído, incluso otros Pokémon quedaron como daños colaterales. Ruta 114 ha quedado en la actualidad como único reducto de las disputas, aunque en alguna ocasión todo Hoenn fue feudo de la carnicería. Y aquí es donde nos traslada nuestra historia...

-"Escuadrón Delta, listo para ser enviado" - dijo el comandante.

Cerca de Aldea Férrica (lo que años después sería Ciudad Férrica) un grupo de Seviper estaba apostado esperando recibir instrucciones de los altos mandos vía un Cristal Resonante. Habían recibido un soplo de que por ahí pasaría una escuadrilla de Zangoose con un cargamento de bayas y el comandante Seviper había mandado el Escuadrón Delta para eliminar a los Zangoose y hacerse con el cargamento.

Los Seviper esperaban escondidos pacientemente entre unos arbustos, que era lo poco que podía cubrirles en aquella zona. El resto era un camino de carros polvoriento y desierto, y el mar. El camino más corto para llegar a Ruta 114 pasaba por las Cascadas Meteoro y el soplo parecía andar en lo correcto: un grupo de Zangoose se aproximaba de los alrededores de Aldea Férrica con un carro algo pedestre pero cargado de bayas. El líder del escuadrón estaba atento para dar la orden de atacar en el momento que fuera preciso.

Estaban equilibrados en número pero no sabían si los Zangoose serían buenos guerreros. La duda acechaba al líder pero ya habían llegado aquí y no podían hacer marcha atrás, o serían acusados de traición. En el momento en que los Zangoose pasaron junto a los arbustos el líder Seviper hizo el gesto de atacar.

Con el máximo de sigilo posible los Seviper se arrastraron hasta la retaguardia de los Zangoose, que no parecían haberse percatado de la presencia de los Seviper. Pero de pronto el Zangoose que lideraba la comitiva gritó:

-"¡Táctica de evasión!"

Todos los Zangoose, que serían unos diez, ejecutaron un Ataque Rápido por detrás de los Seviper, que tuvieron poco tiempo para reaccionar. La mayoría de los Seviper fueron sorprendidos y los Zangoose aprovecharon para usar la Cuchillada. Otros Seviper fueron más rápidos o precavidos y consiguieron contrarrestar el Ataque Rápido y combatían los Zangoose. El líder tomó su Cristal Resonante.

-"¡Comandante!¡Comandante! Nos repelen. Necesitamos refuerzos." - gritó el líder.
-"Tengo el resto de escuadrones ocupados y más problemas de lo que me gustaría, tendréis que apañaros con lo que tenéis" - respondió el comandante.

El líder del Escuadrón Delta gritó:

-"¡Retirada!¡Retirada!"

Él y otro Seviper abandonaron el fragor de la batalla hacia Aldea Férrica. Ya volverían a por los otros Seviper si hacía falta, pero parecía que los Zangoose estaban recogiendo sus heridos y abandondando el resto. Esperando escondidos en los arbustos a que no quedaran más Zangoose volvieron a por los soldados caídos.

En la base de los Seviper en Ruta 114 el comandante recibía comunicaciones y daba órdenes.

-"Escuadrón Épsilon, preaparados para el asalto."
-"Aquí Escuadrón Épsilon, parece que los Zangoose no aparecen"
-"Nuestras fuentes no suelen fallar"
-"Pues aquí no hay ningún Zang..."
-"¡Escuadrón Épsilon!¡Escuadrón Épsilon!"
-"Cuadrilla Escalera de Zangoose, tus soldados no han ofrecido demasiada resistencia..."

-"¡Mierda!" - exclamó el comandante Seviper.

Cerca de Pueblo Lavacalda llegaba el Escuadrón Omicron de los Seviper en misión de búsqueda y asalto de la base de los Zangoose. Los Seviper estaban amodorrados pues el calor no les estaba sentando nada bien, pero pasar por la zona volcánica de Hoenn era el camino más corto hasta su objetivo. El cielo estaba pintado de un color grisáceo y partículas de ceniza caían del cielo e inundaban todo el escenario; las escamas de los Seviper habían pasado de tener un tono oscuro a un color crudo.

El Escuadrón Omicron de los Seviper estaba llegando a los aledaños de la Ruta 114 descendiendo por la ladera del volcán. Un grupo de unos quince Seviper que formaban el escuadrón reptaban dando la sensación que un río de rocas estaba bajando e iba oscureciéndose a medida que descendían y la ceniza iba desprendiéndose de su cuerpo. Finalmente llegaron a Ruta 114, donde estaban ubicadas tanto la base de los Seviper como la de los Zangoose. Sin embargo eran bases secretas, y como tal era desconocida su ubicación exacta.

Allí esperaba un ejército de Zangoose, realizando un curioso baile, la Danza Espada. Unos cincuenta Zangoose preparándose para entrar en combate, pero los escuadrones de Seviper estaban entrenados para no retroceder ni un ápice aún presenciando el Enfado de un Dragonite.

Los Zangoose se lanzaron al ataque del Escuadrón Omicron, pero de repente aparecieron los Escuadrones Alfa, Beta y Gamma del este de la ruta 114; los Escuadrones Sigma, Tau y Upsilon. Y detrás del Escuadrón Omicron venían de refuerzo los Escuadrones Pi y Rho. Dicen que fue uno de los golpes más duros que sufrieron los Zangoose por parte de los Seviper.

Otras fuentes recogen que los Zangoose resistieron como espartanos hasta la llegada de refuerzos y que la batalla finalmente fue igualada.

Pero lo que es seguro es que ninguno de los bandos consiguió adivinar donde estaba la base secreta de su mortífero enemigo.

1 quejas:

scaramanga dijo...

Anuncio mi retirada del concurso de Pokefabulas por no saber como continuar la historia. Con el tiempo la colgaré en mi blog. A cambio, dejo un post de compensación para Muramasa en mi blog.