Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Pocket Tales of the Braves - Capítulo 9

martes, 6 de marzo de 2012

Capítulo 9: Bendita juventud

Continente de Johto
Pueblo Primavera


Con los primeros rayos de luz solar que atravesaron la ventana Ryuuna despertó. Recordó que la mujer de Pueblo Primavera le había dejado quedarse a dormir en su casa. Mientras miraba a través de la ventana un olor muy agradable penetró en sus fosas nasales. Ryuuna saltó de la cama, abrió la puerta de la habitación y bajó las escaleras, hacia el piso de abajo.

La mujer que había acogido a Ryuuna en su casa estaba en la cocina, frente a los fogones y cuando Ryuuna entró se giró para decirle que había preparado algo de comida para que se llevase. La joven entrenadora exclamó que no quería abusar de la bondad de su amfitriona, pero ésta puso cara de pena e insistió en que se llevase sus mejores recetas, y mientras decía eso llenaba hasta los topes la mochila de Ryuuna. Finalmente la mujer vio que no cabía nada más, y la joven no pudo hacer otra cosa que aceptarlo. Así, Ryuuna, con una bolsa que pesaba lo suyo se despidió de tan amable y extravagante mujer.

Antes de abandonar Pueblo Primavera hacia su primer gimnasio Ryuuna prefirió asegurarse del sitio al que debía dirigirse por si no lo había entendido bien, así que llamó a la puerta del laboratorio del Profesor Elm. Uno de los investigadores adjuntos abrió la puerta y Ryuuna pidió por el profesor, en seguida volvió con él y ella le preguntó al profesor de nuevo por el primer gimnasio al que debía ir. El Profesor Elm respondió amablemente que el gimnasio se encontraba en Ciudad Malva, pero primero tendría que pasar por Ciudad Cerezo. Ryuuna agradeció de nuevo sus esfuerzos y ahora sí, partió de Pueblo Primavera.

El paisaje era poco agradecido, con árboles a lado y lado del camino, y zonas de hierba alta que Ryuuna quería evitar.

De pronto, de unos arbustos, un chico salió como intentando asustar, pero tropezó y cayó de espaldas contra el suelo. Ryuuna estaba tan sorprendida que aunque la situación era plenamente risible todavía intentaba descifrar lo que había ocurrido. El chico, en cambio, invadido por un sentimiento de ridículo y sintiéndose humillado, descargó toda su ira retando en un combate pokémon a Ryuuna. Ella, que no tenía pensado luchar hasta que no estuviese cerca de Ciudad Malva primero dudó, pero luego pensó que sería interesante probarse a sí misma.

Por un lado estaba el joven que había retado en combate, que empezaba a arrepentirse de haberlo pedido y que pensaba que lo único que quería hacer Ryuuna era humillarlo todavía más, y en el lado contrario estaba Ryuuna, que se encontraba, sin pedirlo, en mitad de un combate pokémon, tomándoselo en serio, porque al fin y al cabo, la teoría dice que no hay enfrentamiento pequeño, y que de cualquier situación se puede aprender algo.

El chico joven sacó a luchar un Rattata. Ryuuna había pasado por una mala experiencia con unos Rattata, pero nada le impidió tomar su PokéDex y tomar datos del pokémon que tenía enfrente suyo. Decidió enviar a Larvitar a combatir.

El Rattata empezó a moverse intentando golpear al Larvitar, que estaba quieto, con un Placaje. El Larvitar seguía sin inmutarse, preparado para recibir el impacto del Rattata, que de repente notó algo. Unos granos de arena le golpearon e hicieron que bajara la guardia, con lo que el Larvitar aprovechó para meterle el dedo en el ojo con un Malicioso que le bajó la defensa. El Rattata se apartó del Larvitar con un salto.

El Rattata atacó de nuevo, pero esta vez usó su Ataque Rápido, aprovechando su gran velocidad para golpear más fuerte que con un Placaje. Esta vez sí que golpeó al Larvitar, que salió despedido. El Rattata se preparó para iniciar de nuevo una ofensiva. Tomó velocidad de nuevo. Pero esta vez la Tormenta de Arena arreció, golpeando fuertemente al Rattata, que tropezó y resbaló unos metros, quedando tumbado delante del Larvitar.

El Larvitar lo debilitó con un Mordisco.

El combate, pero, no había terminado. El joven devolvió al Rattata a la ball y sacó otra ball, mostrándosela a Ryuuna.


Mochila:
- Pokéball x5
- Baya Aranja x1
- Saco de dormir

Equipo:
- Dratini (Mudar) MV: Atadura - Malicioso - Onda Trueno - Ciclón
- Larvitar (Agallas) MV: Mordisco - Malicioso - Torm. Arena - -