Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

World of Trollcraft: [Capítulo duodécimo: Mi pequeño troll (parte 2)]

lunes, 26 de marzo de 2012

Capítulo 12

Mi pequeño troll (parte 2)


Twilight y Spike se dirigían hacia Canterlot, mientras en Ponyville reinaba el caos. Caminaban como aquel que va a la horca, y que sabe que dentro de poco dará el último suspiro. Pero el héroe y la Gata Negra los alcanzaron rápidamente para darles tanto apoyo en lucha como moral.

Con paso decidido, los cuatro defensores del bien atravesaron bosques y montañas, haciendo frente a inclemencias meteorológicas, pero sin frenar ni un ápice su avance. Finalmente llegaron, tras un lapso indeterminado de tiempo a los alrededores de Canterlot.

Era un fría mañana, el sol estaba escondido tras unas nubes y sus rayos no alcanzaban a atravesarlas.

Twilight y Spike conocían más o menos el territorio, pero el héroe y la Gata Negra estaban indefensos. Twilight reunió al grupo. Era para decirles que muy probablemente tanto Discord como Nightmare Moon se encontraban en el castillo de Canterlot. Atacarían de frente, para entrar por la puerta delantera al castillo, aunque Twilight conocía muchos de los pasillos secretos.

Caminando por las calles de la ciudad del glamour pony de Canterlot no había ni un alma. Spike recordaba lo llenas que solían estar, y sin embargo ahora mismo estaban vacías.

Entonces llegaron a las puertas del castillo. Discord hizo acto de presencia, apareciendo con un sonoro "¡POP!"

El recién llegado los retó a un juego que no podían rechazar si querían entrar al castillo, lugar que según él estaba extremadamente bien vigilado. Dicho juego consistía en atravesar un laberinto que el mismo Discord estaba haciendo crecer. Cada uno empezaría desde un punto diferente. Twilight recordó que algo así había sucedido con anterioridad.

Los cuatro se adentraron en el laberinto, cada uno por una de las aperturas destinadas a ello. Las aperturas, una vez hubieron pasado, fueron disminuyendo hasta quedar completamente eclipsadas. Ahora no había más salida que encontrar la puerta del castillo, pero ¿sería tan fácil como llegar hasta ahí? Todo olía a estratagema llevado a cabo por Discord.

Spike corría tan rápido como sus cortas piernas le permitían, intentando encontrar rastro de Twilight o de la puerta del castillo. No vio una de las piedras del camino y tropezó. Pero no era momento de lamentarse, se dolió la zona lumbar y se levantó, pero de unos arbustos salieron unos ojos con brillo rojizo que lo miraron fijamente. La mirada de Spike había cambiado, ahora era vacía, sin expresión, como si estuviese hipnotizado, y lo peor, empezaba a crecer.

El héroe buscaba la entrada del castillo, confiando en que los demás encontrarían también la puerta de entrada. En uno de los giros se encontró con un callejón sin salida, y los mismos ojos que habían hipnotizado a Spike hicieron lo propio con el héroe, pero en vez de volverlo poderoso y agresivo su vista se nubló y empezó a verlo todo oscuro excepto fragmentos de su vida que le resultaban humillantes o aterradores.

Twilight y la Gata Negra parecían gozar de mejor suerte y todavía no habían tenido su encuentro con los misteriosos ojos de Discord.

La primera ya sabía como las gastaba Discord, así que desconfiaba de cualquier cosa del entorno. La segunda, desde que había entrado en el laberinto, había desatado su desconfianza natural.

1 quejas:

scaramanga dijo...

Los caballos suelen conocer los caminos mejor que los jinetes, ya lo decían en los westerns. No hay posibilidad alguna de que nuestro héroe alcance su objetivo si no se sube a un poni (Felicia se las sabe todas y no cuenta). ¿Dónde está Rainbow Bright cuando la necesitas? ¡Dame tu fuerza, pegasa!