Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Pocket Tales of the Braves - Capítulo 14

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Capítulo 14: Aquello que buscas

Continente de Johto
Torre Bellsprout


Así que esto era la Torre Bellsprout.

Delante de sus ojos Ryuuna tenía una curiosa construcción que seguía los movimientos del viento, varios pisos de alto que se mecían en un hipnotizante movimiento de vaivén. Ryuuna notó cierta aura mística en los alrededores de la torre, como si estuviese viviendo centenares de años atrás, como si el suceso más inverosímil pudiese tener lugar, sin embargo, se frotó los ojos y volvió a su realidad, la realidad de una joven que tras ser derrotada por un guapo y joven Líder de Gimnasio decide entrenar y meditar antes de volver a retarlo.

La puerta seguía frente a ella, y en sus manos estaba la decisión de entrar. No sabía qué sería lo mejor, pero no perdía nada por entrar, y así lo hizo. El interior estaba prácticamente todo hecho de madera, a excepción de varias estatuas dedicadas a los Bellsprout, que parecían hechas de bronce. La decoración era muy sobria, tan solo había algunas paredes decoradas con cuadros, retratos de personas, incluso algún pokémon y varios paisajes. Ryuuna observó los cuadros, la pintura parecía antigua, y leyó algunas descripciones, la mayoría de personas retratadas en cuadros se trataba de venerables sabios Bellsprout que habían dado gran parte de sus vidas a la Torre Bellsprout, algunos aportando nuevas ideas de meditación, otros por difundir el estilo de vida del templo, los paisajes eran todos de Ciudad Cerezo y como el lugar había cambiado a lo largo de los años, desde que la torre no era más que un agujero en el suelo hasta que su construcción había terminado, así como diferentes retratos de la torre tras innumerables obras.

En el primer piso no había más que varios monjes que meditaban y saludaban a aquellos visitantes y turistas que hacían lo propio, pero prestando algo más de atención oyó golpes en el piso de arriba, como de gente combatiendo. Un monje que estaba paseando cerca de ahí se fijo en Ryuuna y se acercó a ella.

"¿Qué busca una jovenzuela como tú en un lugar tan desfasado, poco moderno y nada atractivo a la vista?" dijo el monje, sus palabras no acarreaban ningún tono de ira, ni de mofa, aunque el hombre sonreía. Llevaba el pelo de la cabeza rapado, no así su cara, que estaba protegida por un bigote blanco grisáceo y una barba de color a juego. Llevaba la misma túnica que los demás monjes y un rosario budista en su mano derecha.

"Aunque soy joven e inexperta he notado el misticismo del lugar, sintiéndome trasladada a tiempos ancestrales, eso es cuanta belleza me ha podido ofrecer este lugar" respondió amablemente Ryuuna, también con una sonrisa.

"Sabias palabras para alguien cuyo interior no parece estar en calma, mi voz interior clama que has venido a algo más que admirar pinturas de edades antiguas y charlar con monjes desprovistos de ganas de meditar" dijo a su turno el monje.

"Cierto. No he venido aquí para hacer turismo, pues ayer fui derrotada por Pegaso, Líder del Gimnasio Malva, y él mismo me aconsejó visitar la Torre Bellsprout, a pesar de que no sé con qué motivo, más que meditar o entrenar" lo dijo con un tono amargo, pero siempre educado, recordando su derrota contra Pegaso, y cómo lucharon Dratini contra Pidgeotto. Cuanto más pensaba en ello más nítido se hacia todo en su cabeza.

Absorta, de pronto, tan de pronto que Ryuuna se sobresaltó, el monje dijo "¿Sabes quién es Celebi?". "No sé" confesó Ryuuna "¿acaso es algún famoso de Johto?¿Tiene un programa en la radio?¿o es un Líder de Gimnasio?" la pregunta la había pillado desprevenida, aunque había oído ese nombre en alguna parte.

"Dicen que Celebi es un hada que cuida de los bosques, tanto presentes como del futuro o del pasado. Él plantó semillas para que los pokémon se pudieran alimentar en un futuro, y a veces vuelve al pasado cuando alguna especie vegetal se extingue, y puede viajar en el tiempo porque dispone de esa habilidad. También dicen que le gusta hacer travesuras, porque es un hada, pero nadie lo ha visto, al fin y al cabo, las probabilidades de que Celebi se encuentre en este punto del espacio en este hilo temporal son ínfimas" dijo el monje con cierto tono místico, y era muy interesante lo que decía. Puede que este monje estuviera plantando la semilla de una futura mitómana pokémon, todo lo que decía le resultaba interesantísimo a Ryuuna. El monje prosiguió "Digo esto porque me has dicho que antes de entrar aquí has notado como si fueses transportada a cientos de años atrás, y he pensado que tal vez Celebi te ha gastado una broma. Si alguna vez pasas por el Encinar que une Pueblo Azalea con Ciudad Trigal deberías pasar a saludar a Celebi en su altar, tal vez te traiga buen presagio".

"Por cierto, ¿cuál me has dicho que era el motivo que te ha traído aquí?" preguntó de nuevo el monje, era evidente que no la había escuchado cuando hablaba. Ryuuna sintió cierto mosqueo por ello, pero respondió amablemente, como si fuera la primera vez.

"Ayer fui derrotada por Pegaso, Líder del Gimnasio Malva, y él mismo me aconsejó visitar la Torre Bellsprout, pero no sé con qué finalidad" respondió por segunda vez Ryuuna.

"Ahora que lo dices, mucha gente viene a rezar para poder derrotar a Pegaso, pero sin meditación ni entrenamiento dudo que los que únicamente rezan obtengan algo positivo" informó el monje, "creo que lo que buscas se halla en el último piso, aunque para conseguirlo deberás enfrentarte a monjes y entrenadores que buscan lo mismo que tú."

Lo mismo que ella. Entendía que los entrenadores buscaban lo mismo que ella, que era derrotar a Pegaso, pero no veía la relación entre los monjes de Torre Bellsprout y Pegaso el Líder de Gimnasio, más allá de que se encontraban en la misma ciudad, Ciudad Malva. Eso no hizo que Ryuuna se echara atrás, y mientras apoyaba su pie derecho en el primer escalón, dispuesta a subir, el monje pensó 'Vas equivocada en lo que estás pensando, pero cuando consigas llegar arriba de todo lo entenderás', pero no le dijo nada porque creía que la lección se aprendía mejor si era uno mismo el que la sentía en propia piel.

Ryuuna subía paso a paso, un pie delante del otro, hasta llegar al segundo piso. Había notado una presencia extraña detrás de ella nada más apoyar el pie en el suelo del segundo piso, pero por más que se giraba no lograba ver ni sentir nada. El segundo piso no se parecía demasiado al primero excepto por el enorme taco de madera en el centro. No tenía ningún cuadro en la pared, y la única manera de avanzar era por un pasillo que rodeaba el centro. Había algunos monjes y entrenadores combatiendo, y otros parecían estar tomándose un descanso.

De pronto se le acercó un entrenador.

"¿Serás tú quien posea aquello que busco?" no era mayor que Ryuuna, y en cambio parecía que estaba un poco ido. Sacó una pokéball y envió a luchar un Cyndaquil, Ryuuna no tuvo más remedio que aceptar el desafío. '¿Que será aquello que buscamos todos aquí?' pensó, mientras el Cyndaquil se preparaba para el combate, haciendo que su dorso se sumergiera en llamas.


Mochila:
- Pokéball x5
- Baya Aranja x6
- Saco de dormir
- Zapatos
- Baya Atania x2
- Baya Zreza x2
- Baya Safre x2

Equipo:
- Dratini (Mudar) MV: Atadura - Malicioso - Onda Trueno - Ciclón
- Larvitar (Agallas) MV: Mordisco - Malicioso - Torm. Arena - Chirrido
- Huevo Misterioso