Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

World of Trollcraft: [Capítulo decimoquinto: Uno de esos capítulos de trollsición]

lunes, 1 de octubre de 2012

Capítulo 15

Uno de esos capítulos de trollsición


Khyld Tempus iba a agitar su vara, en cuya punta había encastado un reloj de arena, meramente decorativo, pues la arena en su interior apenas se movía.

"Hasta nunca, 'héroe'..." dijo Khyld Tempus, el tono con que había dicho -héroe- rozaba la descalificación. Lo cierto era que el héroe no podía hacer nada, y cuando Khyld volviese a hacer correr el tiempo, si ninguno de sus yos moría se produciría una paradoja temporal de tres pares de narices. El héroe pensó en el truco de clonar las Gugnir y los W-Gear. Era una pena que la Gata Negra, o la tal Daisy, no hubieran estado para ser clonadas, seguro que una de ellas, en alguno de los momentos hubiese sido blanco fácil para ser llevada a cama.

De repente apareció una tubería verde detrás de Khyld Tempus, el héroe pensó que por lo menos en otros mundos y universos el tiempo seguía su curso. Khyld se despistó por un momento, el instante justo para que una figura negra con destellos blancos hiciera acto de presencia y con un salto pateara la cabeza de Khyld, deshaciendo por un momento su control sobre el tiempo, y todos los héroes volvieron a su flujo temporal, probablemente en estos mismos momentos el siguiente héroe estaba encontrándose por primera vez con Khyld Tempus.

"¡Maldición!" exclamó Khyld "¡Estaba a punto de deshacerme de ti, desgraciado!¡Y tú, serás z*rr*!"

"¡Eh! Un respeto, que no me acuesto con el primero que pasa" dijo la Gata Negra, el héroe pensó 'ya lo he comprobado, ya, pero un día...'. La Gata Negra le dio una colleja al héroe "Y tú, deja de pensar lo que sea que estés pensando."

"¡Chht! Vosotros, que estoy aquí" les dijo Khyld Tempus "Por ahora me retiraré... pero cuando menos os lo esperéis, ¡ZAS!" y empezó a reir de forma maléfica y malvada mientras desaparecía "Bwa-ja-ja-ja..." hasta fundirse completamente.

"Bueno, ya tengo un loco más que me va detrás" dijo el héroe. "Bison, el Conde Mor, Khyld Tempus... ya solo falta que un tal Lord Hoygan, mitad friki mitad troll y señor del spam haga acto de presencia."

Y fue entonces cuando el héroe dio una magnífica idea al creador, y lo apuntó en su libreta:"Lord Hoygan, mitad friki mitad troll y señor del spam"

"Genial, no sabemos donde encontrar a Mario y tú creándote enemigos nuevos" le espetó la Gata Negra al héroe, "si es que te ganas las collejas a pulso. O eso o es que estás deseando fervientemente que te pegue; seguro que es la máscara y el traje de cuero, aunque esas cosas no son las que más me van... ¿Pero qué estoy diciendo?" ¡ZAS! "Si es que me haces decir cosas que no deberían salir por la boca de una dama como yo"

"No obstante, no has dicho que esas cosas no te vayan" replicó el héroe.

"Pero... ¿Cómo te atreves...?" se indignó la Gata Negra.

"En fin, sigamos buscando a Mario, ¿dónde podría haber ido?" se preguntó el héroe en voz alta.

"Podríamos preguntarle a la Princesa Peach cuales fueron los últimos sitios que visitó Mario, e ir ahí y preguntar si alguien lo ha visto. No sé cómo no se me ha ocurrido antes, se supone que soy la inteligente del grupo" comentó ella.

El héroe y la Gata Negra rehicieron su camino hacia el castillo de Peach. Era una sensación rara volver por el camino donde todos sus yos habían estado en fila, casi a punto de matarse entre sí. Una duda surgía en la mente del héroe... y no, no era acerca de la postura que más le gustaría a Daisy.

"¿Cómo has sabido que había ido al Reino Champiñon? Y lo mejor de todo, ¿cómo has sabido justo el momento en que salir?" preguntó el héroe "Unos instantes más y creo que no lo cuento."

Ella respondió "a tu primera pregunta diré que eso solo lo sabe el creador, o llámalo intuición femenina, si lo prefieres; a tu segunda pregunta, los buenos siempre saben en qué momento aparecer, aunque al fin y al cabo también es cosa del creador, no es bueno para el negocio que mueras tan pronto."

Pronto llegaron al puente del castillo, en la entrada un toad les bloqueó el camino.

"¡Quiénes sois y cuál es el motivo de vuestra visita!" exclamó.

"Soy el héroe, y quiero hablar con la Princesa Peach, ella es mi acompañante, pero no en ese sentido, aunque vaya vestida de cuero. He venido hace un rato." dijo el héroe.

"Esperad aquí" dijo, cuando entró por la puerta, y en el mismo instante salía otro soldado toad para vigilarlos.

"¡Os vigilo!" les dijo mientras con los dedos se señalaba los ojos en voz alta, aunque extremadamente aguda.

Al poco tiempo el primer toad salió de nuevo por la puerta y les dijo "Podéis pasar, la Princesa os da permiso." El segundo toad, al pasar por la puerta les dijo "¡Os vigilo!" con el mismo gesto de antes. El héroe y la Gata Negra entraron en el castillo.

"Bienvenidos, ¿qué os trae de nuevo aquí?" dijo la Princesa.

"Déjame hablar a mí que tú seguro que la lías" le dijo la Gata Negra al héroe. "Saludos, Princesa" dijo dirigiéndose a la Princesa Peach "Queríamos una lista con los últimos lugares donde Mario fue visto, para poder ir a investigarlos y encontrar pistas que nos dirijan a su paradero".

"¡Profesor Kinopio! Entregad lo que os reclaman" ordenó Peach. "Enseguida" dijo el profesor.

En breves apareció un toad con una serie de papeles. Estaban todos los lugares donde Mario había estado, y aparecían lugares remotos y de hacía muchísimo tiempo. El héroe trasladó los datos a su W-Gear, para poder manipularlos con más facilidad. Tanto él como la Gata Negra se despidieron del Profesor Kinopio y la Princesa Peach y salieron del castillo para poder analizar con calma los datos recién adquiridos.

Un destino destacaba por encima de los demás por sus soleadas costas y cristalinas aguas, un lugar al que era más que apetecible ir, aunque Mario no se encontrase allí.

"Isla Delfino" leyó la Gata Negra, "no sé si Mario estará ahí o no, pero está en la lista, así que es susceptible de ser investigado" dijo, sin poder ocultar las ganas que tenía de ir. Prácticamente las mismas ganas que tenía el héroe de verla en bañador. Un dilema asaltó la mente del héroe... ¿Trikini?¿Bikini?¿Una pieza?¿En cueros? Isla Delfino le aguardaba sorpresas, o no.

El héroe hizo una llamada mediante su W-Gear... Y no, no era a Daisy.

"¿Teletrasportes Champiñon, S.L.? Sí, buenos días, llamaba para saber la manera de viajar desde Reino Champiñón hasta Isla Delfino... ¿Cómo?¿en avión?... ¿Tan caro?¿y no habría nada más económico?... ¿Un lanzapeleles?... Oiga, un respeto, que yo no le he insultado... ¡No me cuelgue!... ¡Cabr*n!... ¡Ah! ¿que no había colgado? No, no iba para usted, era un mosquito... Gracias."

"Me temo que tendremos que pedirle un préstamo a fondo perdido a la Princesa Peach, o a Daisy, porque parece ser que la única manera de ir desde aquí hasta Isla Delfino es con avión."

El héroe y la Gata Negra rehicieron su camino hacia el castillo de Peach.

Pronto llegaron al puente del castillo, en la entrada un toad les bloqueó el camino.

"¡Quiénes sois y cuál es el motivo de vuestra visita!" exclamó.

"Soy el héroe, y quiero hablar con la Princesa Peach, ella es mi acompañante, pero no en ese sentido, aunque vaya vestida de cuero. He venido hace un rato." dijo el héroe.

"Esperad aquí" dijo, cuando entró por la puerta, y en el mismo instante salía otro soldado toad para vigilarlos.

"¡Os vigilo!" les dijo mientras con los dedos se señalaba los ojos en voz alta, aunque extremadamente aguda.

Al poco tiempo el primer toad salió de nuevo por la puerta y les dijo "Podéis pasar, la Princesa os da permiso." El segundo toad, al pasar por la puerta les dijo "¡Os vigilo!" con el mismo gesto de antes. El héroe y la Gata Negra entraron en el castillo. Era una sensación parecida a cuando fue atacado por Khyld Tempus, un déjà vu, o error de matrix.

"¿Qué razón honra este castillo con vuestro retorno?" preguntó Peach.

"Queríamos ir a Isla Delfino, pero parece ser que es únicamente accesible en avión, y no tenemos dinero" dijo el héroe.

"Nosotros lo podemos solucionar" dijo el Profesor Kinopio. "Os podemos ceder un avión de la flota de Reino Champiñón junto con un piloto toad. Que veáis que en Reino Champiñón somos generosos, todo sea por encontrar a Mario... qué preocupada tiene a la Princesa." dijo el Profesor Kinopio, tras su última frase suspiró.

En poco tiempo tanto el héroe como la Gata Negra como el piloto toad partían rumbo a Isla Delfino.


Al acabar este capítulo Lord Hoygan ya tenía arte conceptual hecho. Era cuestión de capítulos que apareciese.


Pregunta

Una vez en Isla Delfino, ¿cuál es el sitio que os gustaría que fueran a investigar primero?

2 quejas:

scaramanga dijo...

Al barrio del puerto. Seguro que allí mora Daisy.

Daisy según el gran Sigurd:

http://sigurdhosenfeld.deviantart.com/#/d4vm6i4
http://sigurdhosenfeld.deviantart.com/gallery/#/d3hgs5r
http://sigurdhosenfeld.deviantart.com/gallery/?offset=24#/d2ch69v
http://sigurdhosenfeld.deviantart.com/gallery/?offset=24#/d22fyvu

Turno para Peach

http://sigurdhosenfeld.deviantart.com/#/d5eq1xe
http://sigurdhosenfeld.deviantart.com/gallery/?offset=24#/d2gpkga
http://sigurdhosenfeld.deviantart.com/gallery/?offset=120#/dzcnpl
http://sigurdhosenfeld.deviantart.com/gallery/?offset=120#/dxwccf

El remate

http://sigurdhosenfeld.deviantart.com/gallery/?offset=120#/dw9c67

Muramasa dijo...

Interesante perspectiva. Me gusta el modo de colorear.