Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - V

martes, 9 de octubre de 2012

Capítulo Quinto: ¿¡Dial-jutsu!?

Zan For esperaba a Monty en el exterior de su casa, en Angel Beach. Monty había dormido durante un día entero en una cómoda cama hecha de nubes, muy cómoda y blanda, y que parecía estar flotando al permanecer tumbado. Después había comido tanta comida como el caballero del cielo le había puesto en la mesa, y aún tenía fuerzas para repetir. Finalmente, Monty se había dado un baño en agua caliente, tan placentero que podría haber escrito su epitafio y esperar morir de viejo en agua. Al salir del recinto del baño, encima del sofá de nubes había ropa nueva.

Consistía de un judogi, o karategi, blanco inmaculado. Las mangas de la parte superior y las piernas estaban recortadas para una mayor comodidad. Un cinturón de color rojo, extremadamente largo conjuntaba con unas muñequeras del mismo color y una bandana, todo a juego. Monty dejó caer la toalla en la que estaba enrollado y se puso primero la parte inferior, tuvo que abrir las piernas para que no cayese, y en ese mismo instante comprendió la utilidad del cinturón. La parte trasera de la parte superior estaba exquisitamente decorada con una caracola con cuatro rayas negras debajo, Monty pensaba que era curioso. Tras atarse el cinturón el resto fue sencillo. La bandana en su frente ligeramente ocultada por su negro cabello y las muñequeras daban sensación de seguridad. Monty salió de la casa.

- "Veo que te has tomado tu tiempo, rapaz" dijo Zan For, "el vestido te queda muy bien."

Monty se acercó al caballero del cielo, que estaba cerca del mar. Más blanco que el mar que Monty recordaba de Surebia, pero mar al fin y al cabo.

- "Esto es un dial," dijo Zan For mientras señalaba una caracola. Era similar a la que Monty vestía en su traje.

- "A mí me parece una caracola" interrumpió Monty.

Zan For lo ignoró "Los diales se encuentran en el mar de Skypiea, nos facilitan el trabajo para muchas cosas, pero son un tanto complicados de conseguir. Su hábitat natural es el fondo marino y por eso sólo los más capacitados pueden conseguirlos." de pronto murmuró "Eso no quiere decir que se puedan conseguir en Lovely Street por un precio."

- "Los diales que nos interesan a nosotros son los que nos puedan dar un plus en el fragor de la batalla, por ejemplo..." explicó Zan For

"El dial hacha emite aire cortante, con el que se puede partir una armadura de acero en dos como si fuese de mantequilla.

El dial racha puede almacenar aire y soltarlo para mantener a raya a los enemigos.

El dial llama almacena el espíritu del fuego para ser usado como lanzallamas.

El dial destello guarda luz para despistar a los enemigos.

El dial impacto absorbe y almacena energía cinética así como el impacto de explosiones, y la libera cuando se presiona su centro. Es el escudo y espada del Dial-jutsu.

Finalmente, el dial rechazo es el ultimátum del Dial-jutsu. Es diez veces más potente que el dial impacto y por ello puede resultar fatal para el que lo utiliza a causa de su retroceso, sólo en ocasiones muy especiales se usa el dial rechazo.

Puede haber más diales pero no tengo constancia de ello, y de todas formas, cuando seas un maestro del Dial-jutsu, sabrás aprovechar cualquier dial a tu favor."

- "¡Guay!" gritó Monty "¿Tienes diales? Seguro que sí, venga empecemos a entrenar."

- "No tan rápido, rapaz, primero tendremos que practicar pelea desarmada, que es la base del Dial-jutsu, y tengo muchas más tareas para tí. Un año da para mucho" dijo Zan For diluyendo así el griterío de Monty.

- "Un año..." empezó Monty "¿En un año se puede ser maestro de Dial-jutsu?" preguntó.

- "En un año te puedo enseñar las bases, después tendrás que ir por tu cuenta, porque no tendré más que enseñarte, ver mundo, vivir experiencias, conocer gente..."

Así empezó el entrenamiento de Monty, con Zan For dándole instrucciones acerca de las posturas para el combate sin armas, practicando golpes y recibiendo collejas cuando lo hacía extremadamente mal.

- "Así no, rapaz" gritó Zan For "las piernas, flexionadas, si están rígidas cualquier golpe te puede hacer más daño del que debería y así tienes más libertad de movimiento."

- "Los golpes tiene que ser secos, rápidos y con voluntad de golpear al enemigo, el enemigo no se lo pensará dos veces si te tiene que apartar de su camino, no se lo pongas fácil"

- "Puño cerrado o palma abierta, pero no mezcles los dos conceptos, de lo contrario la efectividad de tu ataque se verá seriamente mermada"

- "Bien parece que lo vas entendiendo" dijo Zan For en un determinado momento.

A la mañana siguiente después de que el entrenamiento se hubiese iniciado Zan For estaba frente a Monty, y éste último preparado para recibir instrucciones. La luz del alba era ténue por una neblina húmeda y fría que cubría el mar. Las nubes a sus pies también estaban húmedas, pero eran muy mullidas, y el contacto nube-pie era muy agradable. Monty se moría de ganas de seguir aprendiendo cosas, de estar en movimiento para pasar el frío.

- "Ahora que dominas lo básico de lo básico, y aprovechando que te tengo aquí me ahorrarás los viajes a Lovely Street" dijo Zan For de forma solemne.

- "Lovely Street... ¿no es allí donde se pueden conseguir diales?¿voy a ir a comprar diales? ¡Guay!" gritó Monty.

¡ZAS!

Zan For le dio una de sus collejas.

- "Nada de diales, algunos son extremadamente caros, lo que sí que harás es la compra, que bien que comes cada día... Y nada de diales, que nos conocemos" Zan For añadió esto último justo cuando por la cabeza de Monty había pasado esa idea. Monty frunció el ceño, Zan For también.

En Skypiea se usaba la divisa de los extoles, a diferencia de la divisa usada en el Mar Azul, que era el berri. Zan For le dio una lista a Monty, una cesta y unos cuantos extoles.

- "Con esto deberías tener suficiente, tráeme el cambio... Y nada de diales" le dijo Zan For. "Lovely Street está para allí" y señaló un lugar donde tras los árboles se podían ver las cabezas de los edificios.

Monty andaba por un camino de nubes y de tanto en tanto iba viendo habitantes de Angel Beach que venían de Lovely Street. Los habitantes de Skypiea tenían la costumbre de saludarse diciendo "¡Ombligo!", también tenían alas en su espalda y dos moños de pelo sujetos de forma innatural, y por ese motivo miraban a Monty de forma un tanto rara, más curiosa que temerosa, y por ello Monty se apresuraba a saludarles a su usanza.

Finalmente llegó a Lovely Street.

1 quejas:

scaramanga dijo...

Yo también tengo un superdial. Lo tengo que ensañar en FPDyA. Durará poco, pero es artesanal.