Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - VI

viernes, 19 de octubre de 2012

Capítulo Sexto: Apuros en la floresta

En la Floresta de Turc estaba a punto de tener lugar un tremendo combate por unos sacos de hierbas lunares de la floresta. Gides e Ilwulf tenían que defenderlos de los asaltantes Dougan, Mochlan y Gnarfinn, dos ladrones y un guerrero, con la desventaja de que los primeros acababan de tener un combate contra varios licántropos y estaban agotados.

Dougan y Mochlan se abalanzaron contra Ilwulf. Dougan era ágil aunque sus golpes dejaban mucho que desear en cuanto a potencia, Mochlan todo lo contrario: era lento pero sus golpes eran devastadores. Ilwulf pensó que posiblemente Mochlan era un Luchador convertido en Ladrón, sin embargo con dos oponentes en frente no tuvo mucho tiempo para profundizar en sus pensamientos; prefirió centrarse en Dougan, puesto que evadir los envites de Mochlan era menos dificultoso.

La lucha de espadas entre Gides y Gnarfinn ya había empezado. Gnarfinn llevaba la iniciativa como cualquier bangaa en combate que se precie, y lo único que podía hacer Gides era bloquear la espada de su oponente y retroceder. Solamente un despiste permitiría a Gides atacar. Gnarfinn parecía estar divirtiéndose repartiendo estopa.

"¡Toma hume!¡Toma!¡Toma!¡Toma!" gritaba el bangaa.

*CLANK**CLANK**CLANK**CLANK* sonaban los impactos entre espadas. Y unos metros más allá se oían las dagas.

*CLINK**CLINK**CLINK*

Ilwulf bloqueó la embestida de Dougan y con un cambio de ritmo saltó hacia éste, preparado para clavar su daga en su oponente. Ilwulf se acercaba a Dougan, la daga hizo contacto con el cuerpo de Dougan y cortó todo lo que encontró a su camino hasta abandonar el cuerpo de Dougan. Ilwulf aterrizó, pero con el ataque había perdido momentáneamente a Mochlan de vista y el ladrón lo arrolló. Con un golpe de hombro lo envió rodando varios metros.

Dougan se levantó. Durante el ataque de Ilwulf se había desplazado lo suficiente para que la daga únicamente le hiciera un corte en su brazo derecho. Una raja en su traje había sido testigo, pero apenas había sangre. Ilwulf estaba en el suelo y se dolía de la cabeza, estaba desconcertado.

Gides estaba tan concentrado en su combate contra Gnarfinn que apenas prestó atención a lo que sucedía con Ilwulf. Gnarfinn apenas sudaba y eso que Gides no tenía ni un momento de descanso, Gides detuvo un fuerte impacto de Gnarfinn con su espada y de la potencia acabó en el suelo, tumbado. Gnarfinn levantó su espada para volver a atacar, sin embargo Gides tuvo tiempo para rodar hacia un lado y esquivar el golpe, tan fuerte que la punta quedó clavada en el suelo. Gides recuperó su verticalidad y atacó con un corte horizontal la espalda de Gnarfinn.

"¡Juasss!¡Juasss!¡Jia!" se burló el bangaa. "Creo que no hasss luchado demasssiado contra losss bangaasss, tenemosss unasss essscatasss muy resssissstentesss que ssse complementan perfectamente con cualquier armadura. Hace falta algo másss que un ataque corriente y moliente para dañarnosss. Esss el orgullo de losss bangaasss." Con un salto hacia adelante desencajó su espada del suelo.

Gides aprovechó que el bangaa estaba con la guardia baja para atacarlo de frente con todo lo que tenía. Gnarfinn era rápido, aunque no lo parecía, y repelió el ataque de Gides con su espada.

*CLANK*

Gnarfinn golpeó con tanta fuerza que desplazó la espada de Gides, cortando su costado. El bangaa prosiguió con su ofensiva y Gides no pudo hacer más que defenderse de la lluvia de espadazos, con su costado sangrando. Afortunadamente Gnarfinn no calculó su fuerza en uno de los choques y se trastabilló, dando tiempo a Gides de usar su habilidad 'Primeros Auxilios'. Su herida se fue curando lentamente, y al mismo tiempo recuperaba salud y su fatiga se desvanecía.

Ilwulf se defendía como podía tanto de Dougan como de Mochlan, con el añadido de estar medio aturdido.

"¡No nos robaréis los sacos!" gritó Ilwulf.

"Claro que os los robaremos, y nos llevaremos la recompensa que el tacaño de Lothost ofrece" replicó Dougan.

Dougan atacó a Ilwulf mientras Mochlan se situaba detrás de Ilwulf. Dougan dirigía a Ilwulf hacia Mochlan para que este lo pudiese golpear a placer. Ilwulf, al notar que Mochlan se desplazaba se tiraba al suelo, de manera que al embestirlo, Dougan tenía que advertir a Mochlan de que fuese con cuidado.

"Cuidado, zopenco, que me vas a golpear a mí, tienes que ir a por él" dijo Dougan señalando a Ilwulf.

La estrategia no era muy buena, pero con el paso de los minutos la fatiga hacía mella en Ilwulf y cada vez sus movimientos eran más imprecisos. Ilwulf suspiró.

Una sombra recorrió la floresta. Fue un instante y nadie reparó en ella, desapareció tan rápido como había aparecido.

*CLANK**CLANK*

Aunque Gides había reducido su fatiga y curado sus heridas superficiales Gnarfinn era demasiado poderoso para él. Y a su instructor no le había dado tiempo de enseñarle habilidades más poderosas como 'Rompebrazo' o 'Ralentí', que en ese mismo instante podrían serle de utilidad. El bangaa atacó de nuevo, esta vez la espada ancha de Gides se partió en dos.

La punta de la espada se separó del resto de la espada y salió volando dando vueltas hasta que impactó contra el suelo. Gides se soprendió, no esperaba que un ataque normal pudiese quebrar una espada ancha, ahora que reparaba en ello la hoja estaba bastante mellada tras haber esquivado un elevado número de embestidas del bangaa. Gnarfinn volvió al ataque. Gides no veía cómo podrían ganar si además de estar en desventaja numérica, las armas también estaban en desventaja.

Gnarfinn intuyó el momento de duda de Gides para asestarle un golpe crítico en toda la clavícula. La armadura absorbió gran parte del impacto y el banga hizo un corte diagonal en la zona pectoral de Gides, que afortunadamente no recibió daños letales, aunque se dolía de la clavícula. Gnarfinn corrió rápidamente hacia Gides para rematarlo.

Ilwulf vio como Gides estaba en el suelo doliéndose y también corrió para protegerlo de Gnarfinn, Dougan y Mochlan lo perseguían. Gnarfinn levantó su espada para asestar el golpe definitivo mientras Ilwulf saltaba para detener el impacto. Gides cayó al suelo, inconsciente.

*GLIIIINK*

Sonó el puñal contra la espada. Sin embargo el bangaa no tuvo problemas para repeler a Ilwulf que fue lanzado lejos y rematado por Mochlan, dejándolo aturdido y tumbado en el suelo.

"Creo que no nos causarán demasiados problemas, vayamos a por el carro" dijo Dougan.

Mochlan obedeció a Dougan y se dirigió al carro, en cambio Gnarfinn dijo:

"Yo losss mataría, jefe. Algún día podrían resssultar peligrosssosss"

"No creo que tengan ganas de buscarse problemas con nosotros de nuevo, visto cómo los hemos dejado. Y aquí el jefe soy yo, ¡venga, a tirar del carro!" respondió Dougan.

Dougan y Gnarfinn también se dirigieron al carro con los sacos. Mochlan tiró del carro y se apreció una figura. Era un hume y estaba sentado. Vestía un tanto raro, su espada era rara y tenía una ramita de hierbas en su boca.

"Este carro no se moverá de aquí" dijo el desconocido. Se levantó y se dio media vuelta.

"Somos tres contra uno, chaval, ¿crees que puedes contra nosotros tres a la vez?" Dougan estaba ente mosqueado y divertido, cómo podía ser que un tiparraco se atreviera a desafiar a Dougan.

"No sé, hasta que no lo comprobemos no sabría decirte si puedo o no" replicó el desconocido. Observaba a Dougan, a Mochlan y Gnarfinn con tranquilidad, cosa que sacaba de quicio a Dougan, como si realmente pensase que tenía alguna posibilidad al enfrentarse a esos tres.

"¡Argh! Ataca Mochlan, ¡desházte de él!¡Me está poniendo nervioso!" ordenó Dougan, visiblemente enfadado. Mochlan atacó y al ir a clavar su daga el desconocido desenfundó su espada: era una katana y Dougan nunca había visto ninguna en vivo, eran demasiado escasas y caras. Justo cuando Mochlan hizo el gesto de clavar la katana resbaló de las manos del defensor y esquivó el ataque de Mochlan.

"¡Eso ha sido suerte!¡Gnarfinn ataca tu también!" gritó Dougan. Gnarfinn no se lo pensó dos veces, su sangre bangaa hervía ante un rival digno. El desconocido se dirigió con la mirada hacia Dougan y le gritó "¡Si quieres ven tú también!" Dougan cayó en la provocación y los tres asaltantes se enfrentaron a un simple hume. Era rápido.

El tipo esquivaba los golpes con suma facilidad, y los otros tres estaban más pendientes de no darse entre ellos que de golpear al tipo. Al final una fuerte discusión estalló, para increparse y decirse que se molestaban. El desconocido aprovechó para, ahora sí, atacar. Con su espada en mano, la hoja empezó a brillar y de esta manera atacó a Mochlan que de súbito estaba noqueado en el suelo, y la katana ni siquiera había hecho contacto con Mochlan.

De nuevo, con la katana brillando atacó a Gnarfinn, pero esta vez el bangaa no quedó noqueado. Con una serie de cortes y estocadas muy rápidas el desconocido penetró la resistente piel del bangaa que cayó desangrándose. Finalmente quedaba Dougan, que gritando se dirigió al tipo.

"¡No me mates!¡No me mates! Si quieres nos repartimos las ganancias por estos estos sacos, incluso dejaré que seas mi guardaespaldas, por cierto, ¿cómo te llamas?" dijo Dougan tan rápidamente como pudo, mientras el tipo se acercaba peligrosamente al ladrón.

"No me interesa hacer tratos con los de tu calaña."

La hoja esta vez no brilló, en cambio se volvió negra y se rodeó de la más absoluta de las oscuridades.

*ZAS*

Dougan bloqueó el ataque, pero de repente su cabeza le empezó a recordar todos lo malos momentos que había pasado. Sus ojos quedaron en blanco y cayó fulminado al suelo. Al cabo de unos momentos había quedado completamente noqueado.

"Mi trabajo aquí ha terminado" dijo.

Con la brisa matinal el desconocido había desaparecido y en el aire flotaba un papel.

"Vuestros sacos estarán a salvo para cuando despertéis.

Firmado,
Fredhild"

1 quejas:

scaramanga dijo...

A parte de Fredhild, hay un especialista en acabar con hombres-reptil. Se llama Conan el Cimerrio y tiene una jartá de puntos de potencia.

Muy buena escena de lucha. Yo no sé si sabré hacerlas tan extensas.