Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

World of Trollcraft: [Capítulo vigesimocuarto: Trollfinger, desde Pueblo Paleto con amor]

lunes, 1 de julio de 2013

Capítulo 24

Trollfinger, desde Pueblo Paleto con amor


"¡Vámonos!" dijo el héroe.

"Ve tirando, me estoy acabando de maquillar," respondió la Gata Negra.

De nuevo iban a Pueblo Paleto a recabar información acerca del paradero de Mario. El héroe salió de casa para atravesar el sendero que descendía a la gran ciudad. La casa, una mansión de cuatro pisos más buhardilla, iba haciéndose pequeña a medida que el héroe se alejaba.

Los alrededores de la ciudad estaban vacíos.

"¿Qué día es hoy?" se preguntó el héroe en voz alta.

Atravesó la puerta enmurallada que protegía la ciudad. Una puerta enorme para una muralla enorme. Y pensar que la cerraban por la noche y la volvían a abrir cada mañana... No en vano había varias posadas cerca de la murallas, en la parte externa de Pueblo Paleto.

Había un conato de bullicio en el parque de la ciudad. Un paseo muy ancho llevaba desde la puerta hasta la plaza central, atravesando un parque, al que dividía en dos, también enorme. Un extraño monumento se encontraba justo en el punto central de la plaza, que tenía forma de circumferencia. Era una especie de planeta en un pedestal... cosas de artistas.

Más allá de la plaza estaba el área residencial. Filas y filas de edificios y manzanas de casas. Coches, personas y algunas tiendas.

El héroe encaró el paseo del parque y llegó a la plaza central. Allí ya había el ajatreo habitual de Pueblo Paleto. La zona residencial era el centro neurálgico de Pueblo Paleto, por ahí se tenía que pasar obligatoriamente para acceder a la zona de mercados, que quedaba a la izquierda de la ciudad, vista desde el mar, la zona alta, que quedaba al lado opuesto de la zona comercial y de mercados, y la zona portuaria, que quedaba al lado opuesto de la plaza central.

Más allá de la zona comercial, básicamente tenderetes, se encontraba la zona sin ley. Ladronzuelos, ladrones y delincuentes de la peor de las calañas rondaban por ahí.

El héroe pasó junto a un kiosco, había varios periódicos a la vista. El Palet News, el Palet Mirror, el Palet Telegraph, Palet Town Times... Todos tenían una primera plana similar.

'Chaos at Pianta Village'
'Sonic boom to drug dealing'
'Lightning strike to weapon smugglers'
'Bison Psycho-crushed'
'Shadaloo gets shadowed'

Algunas publicaciones más rosas o amarillas tenían titulares más jugosos, sensacionalistas.

'US Army attack to Isle Delfino. Another Obama failure'
'Delta Red to shame the Brits. Cammy misses bikini top during beach sessions'
'The secret inside Chun-Li's legs. Best photos'
'Lipstick war, which brand do Cammy, Chun-Li and the Black Cat use? Exclusive article'
'Paco Marhuend-: "Atac contra Isla Delfino, no? Jo me'n vaig"'
'Spanish newspaper to blame Basque organisation ETA for trouble in Isle Delfino'

En ese momento la Gata Negra salía de casa. Se había estado maquillando frente al espejo y el tiempo se le había colado por el desagüe.

"¡Correo!" gritó el cartero.

Un hombre del PPM (recordemos, Pueblo Paleto Mail), en su uniforme azul, le entregó dos cartas. Había un sello que no reconocía, las siglas del cual eran CEFPIFST. La Gata Negra leyó el contenido de las dos cartas, podría ser importante y no había tiempo para privacidades ni historias.

La primera recitaba lo siguiente:
"Estimado héroe,

Su vida podría correr un grave peligro, un agente del CEFPIFST le espera en las puertas del Centro de Viajes Interuniversales para su extracción. Reúnase con él.

Firmado, CEFPIFST"

La segunda era muy similar:
"Estimado héroe,

Su vida podría correr un grave peligro, un agente del CEFPIFST le espera en el faro de Pueblo Paleto para su extracción. Reúnase con él.

Firmado, CEFPIFST"

"¿Podría tratarse de un error?" dijo la Gata Negra en voz alta. 'Mejor me doy prisa y le entrego las dos cartas,' pensó. Empezó a correr y enseguida alcanzó al repartidor de cartas y lo adelantó en su camino a Pueblo Paleto.

Había visto que una de las cartas tenía el sello del CEPIFST ligeramente desgastado en algunas partes, como si uno fuera copia del otro. Podría tratarse de una trampa.

"¿Es él?" dijo un tipo trajeado.

El héroe pasaba junto a dos tipos trajeados. Como se encontraba en la zona financiera de Pueblo Paleto no era extraño que la gente llevara puestos trajes impecables e impolutos. Uno de ellos leía uno de los periódicos que había visto en el kiosco.

"Mira esta foto de Isla Delfino, seguro que es él," dijo el otro hombre trajeado.

"Pero aquí en medio de toda esta gente mejor no usar armas, sigámoslo," dijo el primero.

"Con cuidado, que este tipo es poderoso," avisó el primero. "H-1 a central, aviso, H-1 a central, hemos tenido contacto visual con el objetivo, pedimos refuerzos. Repito, H-1 pide refuerzos, hemos tenido contacto visual con el objetivo," dijo a través de un comunicador.

El héroe seguía caminando ajeno a sus perseguidores.

"Si que tarda la Gata Negra..." se lamentó.

La Gata Negra estaba llegando a la enorme puerta de Pueblo Paleto.

*RRRrrrrrrRRRRrrrRRrRrrrr*

Un helicóptero sobrevolaba la zona aérea de Pueblo Paleto, Llevaba un emblema que a la Gata Negra le resultaba familiar...

"¿CEFPIFST?" la Gata Negra cayó en la cuenta. El helicóptero aterrizó en el Centro de Viajes Interuniversales, y aunque la Gata Negra no lo vio, en el momento de tocar suelo, el emblema del CEFPIFST se despegó para dejar visible otro muy diferente, en el que se podía leer las siglas HORTERA. Un tipo bajó del artefacto.

"Agente Q3 reportando a H-1, un vehículo terrestre rodado, H-5, se os unirá en breves," dijo el misterioso agente Q3.

"Aquí H-1, recibido, agente Q3," dijo el hombre del comunicador de H-1.

Un SEAT 600 apareció en escena. Varios hombres armados formaban parte del escuadrón H-5.

"H-1 a H-5, no está autorizado el uso de armas de fuego en áreas civiles con civiles, aviso, no está autorizado el uso de armas de fuego en áreas civiles con civiles," dijo el hombre.

"H-5 a H-1, recibido. Tenemos contacto visual con H-1 y con el objetivo," dijo uno de los hombres del SEAT 600.

Q3 descendía por el ascensor central del edificio del Centro de Viajes Interuniversales. Era un hombre apuesto, de unos 25 o 30 años, con una mirada un tanto maliciosa. Una larga cabellera hasta los hombros, rubia, atada en una cola, completaba la parte superior. Llevaba una gabardina de un color amarronado sucio y se definía un traje de neopreno o un material similar debajo.

Los hombres del escuadrón H-1 se acercaron al héroe en pasos rápidos.

"H-5, preparen sus armas, aviso, tengan sus armas a punto," dijo el hombre del comunicador. El SEAT 600 se detuvo junto a un callejón vacío.

*THWOMP*

Uno de los hombres de H-1 empujó al otro y este empujó al héroe contra el callejón.

"H-1 a H-5, objetivo fuera de campo abierto," dijo el hombre desde el suelo.

Cinco hombres bajaron del SEAT 600 y se metieron en el callejón donde el héroe había sido empujado. Iban armados hasta los dientes.

La Gata Negra estaba en la plaza central de Pueblo Paleto. '¿Hacia adónde voy?¿Faro o Centro de Viajes? A la mierda, voy al faro.'

Q3 salió del edificio del Centro de Viajes Interuniversales. Odiaba el gentío y las ciudades en general. Una moza vestida de cuero negro con un antifaz negro y un ondulado cabello blanco pasó a varios centenares de metros. Y a varios centenares de metros un grupo de hombres armados tenía a un tipo acorralado en un callejón.

"No te muevas ni un milímetro o soltaré todo el plomo en tu cuerpo," dijo uno de los hombres. De los cinco hombres que rodeaban al héroe, tres llevaban un rifle de asalto AK-47 mientras que los otros dos llevaban sendos rifles de asalto FAMAS.

"Ja ja ja," se rió otro de los hombres. "Es la dieta para ganar peso sin comer," el chiste hizo bastante gracia entre los hombres. El héroe estaba tranquilo, sabía que tendría tiempo suficiente para huir, en caso de que fuera necesario. Pero primero intentó sacarles información.

"¿Quién os envía?" preguntó.

"No estás en condiciones de exigir," dijo uno de los hombres.

"¿Y bien?¿Me lo váis a decir u os lo tendré que sacar por la fuerza?" les dijo el héroe con convicción, como si no estuviera rodeado de tipos que lo apuntaban con rifles de asalto. Sabía que provocándolos por lo menos conseguiría saber si lo necesitaban vivo o muerto.

"¡Me saca de quicio!" dijo uno de los hombres con FAMAS. "Al final voy a cometer una estupidez..."

"¡Alto! El jefe lo quiere vivo," dijo uno de ellos, confirmando algunas de sus sospechas.

"¡Mierda! Ahora sabe que no lo queremos matar," dijo otro de ellos.

"Entonces me tocará investigar por mi cuenta," dijo el héroe. "Consideraos afortunados," les dijo mientras las hebras de su seta simbionte, que sin que los hombres se enteraran los había ido rodeando, quedaron recogidas.

"¿Qué?" exclamó uno de ellos.

"¡Que se escapa!" dijo otro. El héroe lanzó hebras a ambos lados y se ayudó de ellas para dar un gran salto, escapando del alcance de los disparos saltando a un lado y a otro.

*RATTTATATATATAAAATATA*

"H-5 al resto de unidades, el objetivo escapa, repito, el objetivo escapa, sabe que lo necesitamos vivo," dijo uno de los hombres que acababa de presenciar cómo el héroe conseguía huir justo delante de ellos.

"Aquí agente Q3, más os vale que el objetivo no escape de Pueblo Paleto si no es junto a nosotros, las reprimendas serán terribles," dijo el agente Q3 a través del comunicador.

"H-1 nos ponemos en marcha para iniciar la búsqueda," dijo el hombre que había empujado al héroe en el callejón.

"Aquí H-2, estamos llegando a la zona donde el objetivo ha escapado," Q3 oyó a través del comunicador.

"Aquí H-3, hemos entrado en contacto visual con el objetivo, nos disponemos a seguirlo," dijo uno de los hombres del escuadrón H-3 a través de su comunicador.

"Bien, bien, excelente, más os vale capturarlo pronto, H-3," dijo Q3.

H-4 y H-5 también se añadieron a la persecución del héroe.

La Gata Negra estaba llegando a la zona portuaria de Pueblo Paleto. Había visto algunos hombres armados, cosa que no era frecuente en este pequeño pueblo, debía tratarse de la recepción de algún líder importante o algo así. Cruzó la valla metálica y corrió a través de varios almacenes y polígonos industriales. Más allá estaban las oficinas del puerto donde habían comprado sus billetes a la Isla del Dragón, y un poco más allá estaba el muelle.

"Venga, un poco más y llego, el faro esta ahí," se dijo a sí misma la Gata Negra.

No había nadie custodiando el muelle, delante del faro, sin embargo, observó una figura, aunque ni siquiera iba armada. Se acercó.

"Perdone," dijo la Gata Negra.

Al principio el hombre, bastante apuesto, mestizo caucásico-nipón a juzgar por su aspecto, hizo un ademán de lanzarse hacia ella, sin embargo lo disimuló muy bien.

"Debe estar confundiéndose, señorita," dijo el hombre.

"Ni siquiera me ha dejado preguntarle, ¿le dice algo el nombre de CEFPIFST?" le preguntó la Gata Negra.

"Lo siento, no soy de por aquí, sin embargo aquí tiene mi tarjeta por si un día quiere enseñarme la ciudad y salir a tomar algo," dijo el hombre entregándole una tarjeta al estilo japonés, con la espalda arqueada unos grados y sosteniéndola con ambas manos. La Gata Negra no quiso parecer descortés, la tomó con ambas manos y esperó unos segundos a que el hombre la soltara, como mandaban los cánones.

World of Trollcraft - Chapter 24 - Cover

Si realmente el nombre de CEFPIFST le decía algo lo había disimulado muy bien. De mientras leyó el nombre en la tarjeta:

Taro Yamada, periodista.

"Así que es Ud. periodista, ¿señor Yamada?" preguntó la Gata Negra. Estaba convencida de que este hombre tenía algo que ver con una de las dos cartas, pero no sabía si por el lado bueno o por el lado malo.

"Discúlpeme un segundo, señorita, es el teléfono," dijo Taro Yamada, se dio media vuelta y se apartó unos metros. La Gata Negra no había oído nada, ni siquiera una vibración, era todo muy sospechoso.

"...Estoy esperando al objetivo para su extracción a un lugar seguro..." dijo el hombre a través del teléfono. "¿Que HORTERA va detrás de él también?" exclamó el hombre. Lo último que oyó la Gata Negra antes de que el señor Yamada colgara, presuntamente, el teléfono fue "¿HORTERA también le ha enviado una carta igual que la nuestra? Esto va a peor..."

"Disculpe por las molestias señorita," dijo Taro Yamada. "Cosas del trabajo, ya se sabe," y sonrió inocentemente. Por dentro no podía dejar de maldecir a todo el mundo.

'Es ahora o nunca,' pensó la Gata Negra. "Señor Yamada, mire estos documentos," y le entregó las dos cartas. 'Alea jacta est.'

Taro Yamada no tuvo más remedio que tomar las cartas y leerlas, aunque fuera por encima. Su semblante fue cambiando desde que empezó a leer una de ellas y acabó leyendo la otra.

"¡Això és molt fort!" exclamó el hombre en un catalán impoluto. "Las cosas han cambiado desde hace unos instantes," dijo Taro y sacó una pistola de la chaqueta.

"¡Identifíquese! O no tendré más remedio que llenar su escultural cuerpo de plomo," dijo el hombre apuntando a la Gata Negra con su pistola.

En un movimiento rápido, la Gata Negra desarmó al hombre y lanzó la pistola al mar.

"No me gusta que me apunten con armas," dijo la Gata Negra, "y visto lo visto, dudo de que usted sea un periodista, señor Yamada."

Taro Yamada hizo ademán de ir a golpear a la Gata Negra, sin embargo nunca fue su intención, iba en contra de su ética golpear mujeres sin una razón de peso. En su lugar salió corriendo a través del muelle. Era rápido. La Gata Negra había dado un salto para esquivarlo y cuando aterrizó inició su persecución particular. Ese Taro Yamada no era agua clara.

Q3 se había puesto gafas de sol. No es que el sol de Pueblo Paleto fuera muy fuerte, pero así pasaba algo más desapercibido. Mientras caminaba por la calle veía hombres de los escuadrones H-1 a H-5 correteando por la calle.

*ZIUUUUUUU*

Algo cayó justo delante de Q3. Las miradas del héroe y de Q3, ambos en gafas de sol, se cruzaron unos instantes únicamente. El héroe dio un tremendo salto y volvió a las alturas. En los tejados de los edificios era un blanco difícil.

"Aquí Q3, en breves daré instrucciones para la trampa para atrpar nuestro objetivo," dijo Q3. "Aviso, estad atentos al comunicador unidades H-1 a H5."

Q3 dio media vuelta y empezó a caminar con paso decidido. Había tenido una idea, era peligrosa pero podía funcionar. Precisamente el hecho de que fuera peligrosa era lo que convenció a Q3 de que podía funcionar, y eso le excitaba. Muchos lo hubieran tomado por loco.

"¡JA JA JA!" estalló en una maliciosa carcajada Q3, la gente lo miraba, aunque él seguía caminando como si tal cosa.

Ni siquiera una comunicación que decía que habían perdido todo contacto visual con el objetivo aguó su particular fiesta.

Taro Yamada estaba llegando a la valla metálica que separaba la zona residencial de la zona portuaria de Pueblo Paleto. Había perdido el rastro de su perseguidora, que dicho sea de paso encontró muy bella. No podía arriesgarse a que lo volviera a encontrar, buscó un contenedor de basura.

Vació el contenido de su chaqueta en los bolsillos de su pantalón excepto unas gafas de sol que colocó cubriendo sus ojos. Tiró la chaqueta al contenedor.

"Me gustaba bastante esa chaqueta," se lamentó Taro Yamada. Notaba que le faltaba algo, se tocó los bolsillos insistentemente, después se tocó a la altura del pecho y la barriga. "La pistola," se dijo.

"Tsk, tampoco era de mis favoritas," se consoló Taro Yamada. Lo cierto era que sin una pistola a su alcance se sentía bastante desnudo. Se despeinó un poco para evitar ser reconocido, la mujer que se había encontrado en el faro estaba saliendo de la zona portuaria, ahora comprobaría si su cambio de aspecto era suficiente para despistarla.

La Gata Negra se lamentó no haber sido más rápida, el tal Taro Yamada había escapado como si tal cosa y la tierra se lo había tragado. Volvía a estar en la zona residencial de Pueblo Paleto, y a cada paso que daba era más y más difícil volver a dar con el tipo.

El héroe tampoco daba señales de vida. Daría cualquier cosa por doblar la esquina y encontrarlo ligando con dos o tres mozas y llegar hasta él y echarle bronca, y retirarlo tirándolo de la oreja...

*thwomp*

Iba tan despistada que chocó accidentalemente con un hombre. Su cara le sonaba, parecía japonés... pero esas gafas de sol... nada, seguro que era fruto de su obsesión.

Q3 estaba llegando al ático del edificio del Centro de Viajes Interuniversales. La mujer encargada del ascensor dijo con una voz aterciopelada:

"¡Ático! Señor, ha llegado a su destino. Gracias por visitar el Centro de Viajes Interuniversales."

Las puertas del ascensor se cerraron de nuevo. Lo último en quedar oculto fue la sonrisa de la señora del ascensor. Q3 retomó su paso firme hacia su helicóptero, un Hind modificado. Era la parte delantera de un Hind, con armamento y todo, pero reconvertido a helicóptero de transporte.

*frfrfrfrfrfrfrrrrrrrrRRRRrrrRRRrRRRRR*

El Hind se elevó.

"Q3 a todas las unidades, ¿habéis retomado el contacto visual con el objetivo?" preguntó Q3. Su plan empezaba por, como mínimo, tener localizado al objetivo.

"Q3 a H-4, tened preparada la jaula, repito, tened preparada la jaula," dijo Q3 a través del comunicador del helicóptero.

"H-3 a todas las unidades, hemos recuperado el contacto visual con el objetivo, repito, hemos recuperado el contacto visual con el objetivo," dijo un hombre de H-3.

"Perfecto," dijo Q3.

El Hind descendió en la posición de H-4, el todoterreno llevaba una jaula. Uno de los hombres unió el arnés de la jaula al helicóptero.

"Listo," dijo el hombre, era la señal para que el hombre en el interior del todoterreno liberara la jaula.

*rRrRrRRrrrrRrRRrrrRRRRRR*

El helicóptero volvió a elevarse, esta vez con una jaula colgando de una cadena.

"Aquí Q3, a todas las unidades ¿estáis todos en vuestras posiciones?" preguntó Q3.

Excepto H-4 que eran los de la jaula las restantes cuatro unidades estaban en contacto visual con el héroe.

*rRrRrRRrrrrRrRRrrrRRRRRR*

Taro Yamada vio un Hind en lo alto de Pueblo Paleto. No era un Hind, o por lo menos la estructura completa no lo era. Estaba persiguiendo a alguien. Y cuatro vehículos con sirenas perseguían al perseguido y al helicóptero. Vio de lejos al héroe huyendo.

"¡Mierda! Con todas estas sirenas no puedo usar la seta-simbionte..." se lamentó el héroe.

La Gata Negra siguió todo el bullicio, un helicóptero, sirenas... ¿qué estaba pasando? De repente vio el helicóptero del CEFPIFST... ¿CEFPIFST? No, en donde antes había el emblema del CEFPIFST ahora decía HORTERA. ¿HORTERA?¿Dónde había oído ese nombre? De repente le vino a la cabeza el diálogo que había tenido el tal Taro Yamada vía telefónica.

El helicóptero hizo una maniobra tan rara como peligrosa que acabó con el héroe en su interior. El Hind se elevó y se alejó de la zona, y los vehículos desaparecieron entre la multitud.

*NINONINONINONINO*

Llegaba la policía de Pueblo Paleto. Tomaron declaraciones a varias personas, testigos y demás.

"¡Cagontot!" exclamó Taro Yamada, que había presenciado cómo el héroe se desvanecía en esa jaula ante sus ojos. Se puso el dedo corazón en la oreja y habló, "aquí 7F, requiero asistencia aérea, repito, aquí 7F requiero asistencia aérea en Pueblo Paleto. El objetivo ha sido capturado por fuerzas rebeldes."

"Recibido 7F, te enviamos un vehículo en breves," le dijo una voz.

"Lo quiero para ayer," dijo 7F.

"Te lo enviamos al edificio... de... Centro de Viajes Interuniversales, ¿sabes dónde está?" dijo la voz.

"Recibido, afirmativo. Voy para allá," respondió 7F.

*FIUUUUUUUUUUUUUUUUU*

Un caza sobrevoló el edificio mencionado. 7F subía en el ascensor central. La mujer del ascensor dijo con una voz aterciopelada:

"¡Ático! Señor, ha llegado a su destino. Gracias por visitar el Centro de Viajes Interuniversales."

"Aquí tiene, 7F, el caza es todo suyo," dijo el piloto.

7F subió al caza.

*FIUUUUUUUU*

7F despegó. 'Encontraré al objetivo como me llamo Ataru Moroboshi'

"¿Dónde se lo habrán podido llevar?" pensó Ataru Moroboshi, agente 7F, en voz alta.

Lejos de ahí Q3 en su Hind hablaba solo, aunque aparentemente estuviera hablando con el héroe encarcelado, si no fuera porque la jaula se encontraba varios metros debajo del helicóptero.

"¿Sabes adónde vamos? A la isla de Shadow Moses," dijo Q3.

1 quejas:

scaramanga dijo...

Gràcies per la referència eh! :)

Lo del 600 me lo guardo, que hay una misión donde el mismo 7F será perseguido conduciendo un 600 por la Costa Brava (más concretamente por la zona del Empordà) por un grupo de hampones de la mafia cubana de Miami.