Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - XV

lunes, 22 de julio de 2013

Capítulo Decimoquinto: Apoteósico Rescate en la Morada

Mapa de Yutolandia

Región de Grass, Roahl

"¡THORVAN!" gritó Celyf. "¡Nos están atacando!"

La Gría se deslizaba entre raíces de árboles, ramas y arbustos. De tanto en tanto echaba una ojeada a sus espaldas para ver si la seguían. Finalmente llegó al claro donde se encontraban Thorvan, Madulf y Elfer Samerick.

*FRUUSSH*

Su llegada levantó hojas del suelo, de los arbustos y de los árboles.

"¡Nos atacan!¡NOS ATACAN!" exclamó Celyf.

"Pues no parecen muy fuertes," dijo Thorvan, el Vikingo.

"Fuertes o no, son cinco. Y nosotros somos cuatro. Y si liberan a nuestros presos serán siete contra cuatro. ¡SIETE!" Celyf estaba inquieta e irascible.

"Minucias," dijo Thorvan.

"Llamaré unas cuantas bestias del bosque," dijo Elfer Samerick. "No me desconcentréis."

"¿Dónde se ha metido esa Gría?" preguntó Ilwulf.

"Sssshh..." señaló Chalsye. "Oigo voces no muy lejos de aquí. Hay un tal Thorvan."

"Y hay dos presos que se nos unirían," añadió Ermine.

Chalsye y Ermine se habían adelantado al resto de su grupo, la Arpía las seguía muy de cerca y ya más atrás estaba Ilwulf. Gides apenas podía correr y había quedado muy retrasado. Las dos Vieras fueron las primeras en llegar al claro, allí estaba el Vikingo Thorvan, y a su lado, la Cazadora Celyf.

"Bien, bien, ¿quién tenemos aquí?" dijo Thorvan con una sonrisita siniestra.

Seguidamente llegó la Arpía, que iba desarmada.

"Parece que nuestra invitada se ha acordado de que antes de marchar de un sitio uno debe despedirse," añadió Thorvan.

Ilwulf hizo acto de presencia.

"Bien, bien, parece que la cosa se anima," dijo Thorvan. "Ahora estamos cuatro contra dos, ¿queréis ver un truco de magia? y eso que ni siquiera soy mago..." Thorvan chascó los dedos.

*CHAS*

De las sombras aparecieron Madulf y Elfer Samerick.

"Ahora la cosa está más igualada, ¿no?" dijo Thorvan. Celyf seguía un tanto intranquila. "¡AL ATAQUE!" grito Thorvan.

Ilwulf fue en busca del Ninja, la Arpía se enfrentó a Celyf, Ermine se encaró con Elfer Samerick y Chalsye se pidió a Thorvan.

*CLINK-CLINK*

Cuchillo contra katana, Madulf no parecía que estuviese acostumbrado a usar una katana, ni era todo lo ágil que se esperaba de un Ninja, o eso notó Ilwulf

"Tu no eres Ninja, ¿cierto?" le preguntó Ilwulf. "Me juego lo que quieras que antes de ser Ninja fuiste Luchador," Madulf dio el silencio por respuesta.

"¡Embestida!" gritó Madulf, propinando un fuerte golpe que mandó por los aires a Ilwulf. El Ladrón se golpeó contra un árbol al no poder controlar la dirección de su vuelo.

"¿Ves como tenía razón?" le dijo Ilwulf con media sonrisa en la cara y doliéndose de la espalda.

*Fiuuuuuu*

*Fiuuu-*

Celyf mandaba flechas a la Arpía, sin embargo esta conseguía intuir todas y cada una de ellas, esquivándolas por completo.

"Parece que puedas predecir mis movimientos," dijo Celyf.

"No es una visión demasiado alejada de la realidad," dijo la Arpía. "¡Tornado!"

Un pequeño ciclón se formó en los pies de Celyf.

"¡Serás zorra!" exclamó Celyf, dando vueltas sobre sí misma a causa del ataque de la Arpía.

"¡Tengo un nombre!" gritó la Arpía. "¡Erna Gozzola!"

*ZAS*

*ZIUU*

"¡Cuidado! Que podrías herir a alguien," le dijo Elfer Samerick a Ermine. Para ser un Nu Mou era bastante ágil.

Chalsye era menos expeditiva con Thorvan.

"¡Desgraciado!¡Te vas a enterar!¡No me jodas!" gritaba Chalsye mientras blandía su estoque. Thorvan tenía serias dificultades para responder a sus ataques. "¡No huyas!¡Cobarde!"

Ilwulf se levantó. Madulf estaba acercándose peligrosamente.

"¡Golpe de Poder!" gritó Madulf. El Ninja se lanzó al ataque sin apenas contemplar sus posibilidades y falló estrepitosamente, Ilwulf apenas tuvo que desplazarse unos metros para salir ileso.

Ilwulf aprovechó el hueco en la defensa de de Madulf para asestarle varias cuchilladas, tres o cuatro, hasta que el Ninja se defendió de nuevo.

*CLINK-CLANK*

Chalsye había conseguido conectar varias estocadas a Thorvan, aunque ninguna de ellas letal. Thorvan quedó espalda con espalda con Elfer.

"Son buenos, eh..." le dijo Thorvan a Elfer, "tal vez sí que le tendríamos que haber hecho caso a Celyf, por una vez."

"Poca fe..." murmuró Elfer.

Chalsye y Ermine habían acorralado a sus oponentes y se prepararon para dar la estocada final.

*gggGGRRROO-*

Del suelo aparecieron primero unas manos y luego unas cabezas. Era demasiado tarde para frenar el avance.

"¡Zombies!" exclamó Ermine. Dos zombies emergieron de las profundidades de la tierra frente a Thorvan y Elfer Samerick, protegiéndolos de las afiladas puntas de los estoques de las Vieras.

"JA JA JA" estalló Thorvan en carcajadas. "¡Sabia que hoy no era el día de mi derrota!"

"Nadie diría eso hace escasos minutos," dijo Elfer Samerick en voz baja.

"¡Los no-muertos lucharán por nosotros!" gritó Thorvan, con aires renovados.

Chalsye y Ermine no tuvieron más remedio que apartarse momentáneamente de sus objetivos. Chalsye le hizo señas a Ermine para que se acercara.

"Hemos comprobado que los no-muertos reviven automáticamente al cabo de un rato, así que mejor seguir atacando a los vivos, ya nos encargaremos de los zombies más tarde," le dijo Chalsye a Ermine.

Chalsye le hizo una seña a Ermine y ambas se acercaron a Elfer Samerick.

"¡Por lo menos si tú ne estás no podrás llamar a más bestias!" le dijo Chalsye al Nu Mou. Elfer era ágil, cierto, pero era francamente difícil esquivar dos atacantes a la vez, y los zombies eran lentos.

Erna Gozzola peleaba contra Celyf, unas veces en tierra, otras de rama en rama.

"¡Tornado!" gritó Erna, invocando los poderes de los vientos.

"¡Retumbo!" gritó Celyf. El ataque sónico de la Cazadora neutralizó el ataque huracanado de la Arpía, no sin desencadenar una poderosa onda de choque.

*BOUM*

Una nube de pájaros se alzó desde los árboles de la Morada de las Sombras en dirección a ninguna parte. El combate, sin embargo, seguía en pie allá abajo.

"Hemos acabado con el Adiestrador," dijo Ermine. "Ahora es el turno del Vikingo," sentenció Chalsye.

"¡Electro++!" gritó Thorvan. Un aura eléctrica lo rodeó y sus ojos se volvieron azules momentáneamente, mientras invocaba los poderes del rayo. Una serie de rayos y centellas lo arrasó todo a su paso, tumbando árboles y partiéndolos en dos, dejando boquetes en el suelo. Ermine y Chalsye no tuvieron más remedio que alejarse del Seeq.

Madulf estaba dominando a Ilwulf, habiéndole llegado a asestar hasta dos Golpes de Poder.

"¡Incendio!" gritó Madulf. Su katana prendió en llamas y su aura se volvió de fuego. El Ninja se acercó a Ilwulf que apenas se podía mover. "¡Hasta la vista!" exclamó Madulf y su katana estalló en una gran llamarada.

*FSHSHFFSH*

"Essspero no llegar tarde," dijo un Bangaa, que se interpuso entre Ilwulf y la llamarada andante. "¡Placaje Hielo!" gritó el Bangaa antes de lanzarse contra Madulf, "Esssto apagará tu fuego por el momento."

"¿Q-quién eres?" preguntó Ilwulf a su salvador. Estaba en un estado lamentable, lleno de cortes y contusiones, medio tumbado en el suelo.

"Jua Jua Jua," se rio el Bangaa. "Sssoy Gwai Bragan, del Ejército de Yutolandia. Encantado de conocerte. Tu amigo nosss ha liberado a mí y a mi compañero, Ivard."

"¿Ivard?" preguntó Ilwulf.

"Sssí, esss essse Paladín de ahí," respondió Gwai Bragan.

En la lejanía, Ivard usaba su Purificación para dar reposo eterno a los no-muertos. Gides se encargaba de Thorvan y Erna Gozzola de Celyf. Ermine y Chalsye observaban el ritual del Paladín.

"¡Acabemos con ellos!" gritó Gides. Ivard se unió a Gides, Ermine a Gwai Bragan y Chalsye a Erna Gozzola. Ilwulf estaba demasiado débil para seguir luchando.

En todos los frentes tenían ventaja de número, y se hizo patente. La primera en caer fue Celyf y luego Madulf. A Thorvan lo encadenaron antes de debilitarlo por completo.

"¡No, por favor!¡No quiero ir a la cárcel!¡Soltadme!" berreaba Thorvan. "¿Acaso no sabéis con quién estáis tratando?" les amenazaba, aunque le hicieron caso omiso.

"Thorvan, el Vikingo," empezó Erna Gozzola. "Se le acusa de obstrucción a las autoridades, así como desacato y resistencia. Y por supuesto, alteración del orden público. De esta no te libras, nene. Y tienes suerte de que voy desarmada..."

1 quejas:

scaramanga dijo...

Esto es la mayor tangana que he visto en un Final Fantasy. ncreíble que nadie hayansalido con heridas graves, aunque me se de un vikingo chuleta que pronto tendrá dos agujeros en el trasero XD O no....