Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - VIII

martes, 15 de enero de 2013

Capítulo Octavo: Una recompensa inesperada

El desconocido atacó de nuevo, pero lo que había funcionado una vez ya había perdido el factor sorpresa, Monty saltó hacia atrás. La figura encapuchada lo siguió para darle un fuerte puñetazo, pero de pura casualidad Monty tropezó y al caer agarró a su agresor del brazo, lanzándolo por los suelos. Monty se levantó. Su oponente también.

Ambos se miraban atentamente y ninguno quería tomar la iniciativa.

"¿Quién eres?" preguntó Monty. Estaban frente a frente, caminando con cierta tranquilidad pero sin llegar a un estado de relajación. La pregunta de Monty obtuvo por respuesta un incómodo silencio, Monty atacó.

Primero lanzó una patada, pero su oponente la neutralizó con otra patada. Los dos bajaron sendos pies. Monty se agachó e hizo un barrido con la pierna, aunque su oponente lo vio y saltó a tiempo para esquivarlo, después paró por muy poquito la patada que le propinó Monty que iba directo a su cabeza. Monty bajó la pierna.

"¿Por qué te persiguen?¿Qué crimen has cometido?" preguntó Monty.

"¡Es un ladronzuelo del tres al cuarto!" gritó uno de los Boinas Blancas que se encontraban debajo del edificio. "¡Dale con esto!"

De pronto un palo flotó por los aires hasta tocar el suelo del tejado. Una voz diferente de la anterior comentó "creo que no ha sido muy buena idea porque, ¿y si en vez de cogerlo el chico lo coge el ladrón?". "¡Anda, no había caído en eso!" comentó la primera voz. "¡Chico!¡Lo siento! Ya lo dentendremos cuando baje."

El encapuchado y Monty corrieron a la vez a por el palo, aunque el primero se lanzó con estilo y lo cogió antes, cumpliendo las peores expectativas de los Boinas Blancas. Monty gritó "¿¡Y si en vez de esperar a que baje subís vosotros!?". El Biona Blanca de antes dijo "¡Anda, no había caído en eso!". Otro Boina Blanca, que sería el capitán ordenó "¡La mitad de Boinas Blancas, venid conmigo!". Monty no oyó nada más, aunque el hecho de que el encapuchado se dirigiese hacia él con un palo no ayudaba mucho.

*ZAS*

El palo no tocó a Monty la primera vez, que el chico esquivó con un salto lateral. El siguiente intento fue un golpeo horizontal que Monty evadió agachándose. De nuevo iba el encapuchado a intentar azotarle pero en vez de al chico golpeó algo duro y resistente y el palo se le saltó de las manos. Cayó al vacío. Del impacto había perdido algo que estaba en el suelo. La figura encapuchada se tocaba en busca de eso. Monty lo vio y aprovechó para cogerlo y apartarse.

*CRAS**PUM*

La puerta del tejado se abrió. Eran los Boinas Blancas que venían en ayuda de Monty.

"¡Que no se mueva nadie!" dijo el capitán. Demasiado tarde. El desconocido había abandonado el tejado de un salto apoyándose en la lona del tenderete aprovechando que un destacamento de Boinas Blancas había subido y habían dejado la zona al descubierto. Ahora caía en el suelo con estilo después del rebote y salía corriendo de nuevo. Monty lo miraba desde el tejado, cómo se alejaba.

"Veo que te has defendido bien, chico" le dijo el capitán. Era un hombre de espaldas anchas, algo grandote, aunque se veía en forma al contrario que Ailbhe, que era grandote también pero no tan fibrado.

"Creo que a la larga me hubiese acabado derrotando, no soy muy fuerte todavía..." confesó Monty. "Ah, por cierto, durante el combate se le ha caído esto." dijo mientras mostraba el objeto que había recuperado.

"A ver..." dijo el capitán. Tomó el objeto que le estaba prestando Monty. "Sí, diría que es un dial de impacto." Dijo mientras lo examinaba atentamente.

"¿Un dial de impacto?¿Y cómo puede ser que no lo haya reconocido? Si Zan For me enseñó uno..." se lamentaba Monty ante su falta de pericia.

"¿Conoces a Zan For?" se interesó el capitán.

"Sí, más o menos, vivo con él y me está entrenando en el dial-jutsu, aunque de momento no me ha enseñado mucho..." explicó el chico.

"Skypiea le debe mucho a él y a todos sus antepasados. Uno de ellos, Gan For, tuvo que ver en el derrocamiento del dios Enel, todo gracias a unos piratas del mar azul, los del Sombrero de Paja, capitaneados por Monkey D. Luffy. Es lo que se explica en los libros de historia de Skypiea." Monty escuchaba la explicación atentamente. "Sí, puede que Zan For me haya explicado algo de esto en algún momento."

El capitán, los Boinas Blancas y Monty bajaron por las escaleras que habían usado los primeros. La puerta quedó destrozada y nadie reparó en ella. Una vez abajo...

"Ufff, ufff, ya no estoy para estas movidas." Quien hablaba era una habitante de Skypiea, puesto que tenía alas y el cabello en dos características antenas, que se estaba acercando al capitán y a Monty con cierta dificultad. Se veía una señora algo mayor. "Si es que la juventud de hoy en día no tiene vergüenza, mira que atacar a una pobre señora..."

"¡Ombligo! Señora Flania." Dijo el capitán cuadrándose y haciendo el gesto de saludo típico de Skypiea. "¡Ombligo!" Respondió Flania con el mismo gesto.

"¿Puede ser que esto sea suyo?" Preguntó el capitán mostrándole el dial de impacto que Monty había recuperado. Flania lo observó "Sí, lo llevaba en las manos cuando el asaltante me lo ha quitado. Ha sido entonces cuando he gritado del susto." Y menudo grito.

"Este chico," señaló a Monty el capitán "se lo ha recuperado. Ha sido muy valiente, enfrentándose al asaltante, aunque algo temerario."

"Ah, gracias, chico. Si quieres puedes quedártelo, yo no le encontraré ningún buen uso, y dinero no me falta. Parece que no toda la juventud está perdida..." El capitán le devolvió el dial a Monty, que internamente era una persona feliz, y que se había quedado encantado observando el objeto.

"¡Eh! Chico, ¿qué se dice?" El que lo decía era el capitán, pero Monty no le oía, estaba en su mundo. "¡¡EH!! Que qué se dice..." insistió el capitán.

"E-e-a-aaa... Gracias. Digo, ¡Gracias! Era lo que estaba buscando." dijo Monty saliendo de su empanada. La situación volvía a la normalidad, la gente volvía a sus asuntos y los Boinas Blancas abandonaron la escena, pues ya no era necesaria su presencia. Flania también volvió a sus quehaceres. Era ya entrada la tarde cuando Monty decidió regresar a casa.

'Si es cierto que esto es un dial de impacto ya estoy más cerca de conseguir mi objetivo.' Inmerso en sus pensamientos el dial se le resbaló, cayendo al suelo. Al irlo a coger, la energía cinética acumulada se liberó, el dial dio un saltito hacia adelante. Monty fue a recuperarlo y de nuevo se les escapó, y estuvo así todo el viaje hasta que ya en la arena de la playa de Angel Beach el dial no acumuló energía y Monty pudo por fin cogerlo sin que se le escapara.

"¡Ya estoy aquí!" saludó Monty. "¿A que no sabes qué he conseguido?" preguntó emocionado Monty, y sin apenas esperar respuesta dijo... "¡Un dial de impacto!"

"¿Me lo dejas ver?" Zan For le preguntó, curioso. Monty se lo entregó.

"Cierto, parece un dial de impacto," Fue su veredicto, pero sus palabras no terminaron ahí. "Y de muy buena calidad, además, te felicito, rapaz." Monty no cabía en sí de gozo. "Déjamelo que lo engarzaré para poder llevarlo cómodamente y que no se te suelte. Mañana practicarás conmigo."

'Mañana practicarás conmigo' pensó Monty en las palabras del caballero del cielo, eso significaba que le enseñaría algo estupendo. 'Alguna técnica rara, o algo todavía mejor...' Monty estaba todavía más contento.

'¿Qué hubiera pasado si no hubiese perseguido al encapuchado? Seguramente no tendría el dial... mejor no pensar en esto. Ahora el dial es mío y Zan For lo está preparando para que mañana lo pueda llevar equipado.' De fondo oía algunos golpes y ruidos agudos, Zan For estaba trabajando el dial. Monty fue cayendo en un profundo y placentero sueño.

"¡Ah, del barco!" gritó. Era Monty, no se veía a sí mismo pero sabía que era él. Sí, esas eran sus manos, pero no llevaba la ropa de entrenamiento de Zan For. Llevaba unas ropas un tanto extravagantes. "¡Levad anclas!" dijo gritando de nuevo; definitivamente esa era su voz. Pero no se acababa de reconocer. Estaba en un barco con una bandera negra, algo impedía que pudiese ver el emblema del Jolly Roger nítidamente, pero era una bandera negra, símbolo de piratas.

A lo largo y ancho de la cubierta había varios personajes que tampoco lograba ver nítidamente. "¿Quiénes sois vosotros?¿Qué hago yo aquí?" Pero no obtenía respuesta alguna. Monty insistía. "¿Es esto Skypiea?¿Sois amigos míos? No os conozco..."

Pero el barco zarpó.

...

1 quejas:

Muramasa dijo...

¿Qué os ha parecido?