Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

World of Trollcraft: [Capítulo vigesimoséptimo: The Troll snakes]

lunes, 7 de octubre de 2013

Capítulo 27

The Troll snakes


"¿Cómo puedes aguantar esta tortura durante tanto tiempo?" preguntó enfadado aunque sorprendido Liquid Snake al héroe.

El héroe apenas podía articular dos palabras seguidas, Liquid Snake lo había estado torturando con descargas eléctricas por mera diversión en la sala de exploración médica, adyacente a las celdas, de no ser por una puerta de seguridad nivel 6.

"¿Es una broma?" dijo indignado Ataru. "Hemos recorrido casi todo el edificio y parte del exterior y una mísera puerta es la que nos impide seguir..."

"Creo que tengo un plan, si lo que nos ha dicho Otacon es cierto," dijo la Gata Negra. Ataru y ella estaban atascados en el pasaje subterráneo que llevaba a las Torres de Comunicaciones.

La sala donde estaba encerrado el héroe estaba protegida por una puerta de seguridad de nivel 6 y presidida por una cámara de seguridad. Aunque en ese lugar se hicieran exploraciones y revisiones médicas, estaba habilitado como sala de torturas. Una cama metálica y electrónica era todo cuanto se necesitaba para mantener a raya al héroe.

Eso y unas cuantas descargas eléctricas.

Adyacente a esta sala había una celda, pero en ese momento no había nadie allí. Liquid Snake hacía rato que se había marchado, aunque el héroe no era consciente de la hora que era. Tal vez estaba desayunando, o almorzando, incluso si era de noche, podría estar cenando. O tal vez había recibido noticias. ¿Qué clase de noticias?

Liquid Snake andaba tranquilo por el frío cañón, había abandonado el hangar de tanques y se dirigía al almacén de las cabezas nucleares. Había salido a pasear para calmarse, le ponía de los nervios que un tipejo con una cara y un posado tan anodinos fuera capaz de resistir tanto una tortura de descargas eléctricas.

"¿Un tanque?" era extraño que hubiera un tanque en medio del cañón, Liquid Snake lo examinó más de cerca. "Está destrozado. ¿Quién lo habrá podido hacer?"

Fuera quien fuese, nadie podría responder a sus preguntas, pues los diversos soldados que lo pilotaban yacían estirados en el suelo. Liquid Snake empezó a notar lo que sería frío, entonces se alejó del tanque y retomó su camino hacia el almacén de las cabezas nucleares. La puerta interior estaba atascada desde hacía años y nadie se había molestado en arreglarla. A medio metro del suelo, esa era su posición neutra, a partir de ahí se podía abrir hasta arriba del todo o cerrarse del todo si el sistema detectaba gas.

Liquid Snake se estiró en el suelo y rodó hacia adentro.

Era una estancia con forma de L. Había varias cámaras de vigilancia y tres soldados patrullando. Recto desde la entrada había un camión. Algunas cabezas nucleares desactivadas yacían cubiertas por una manta al otro lado de la sala. Un soldado se acercó a Liquid Snake.

"Señor, somos una patrulla de reserva, la patrulla inicial había sido despachada. Los hemos encontrado inconscientes," dijo el soldado.

"Descanse soldado," dijo Liquid. "¿Tiene alguna idea de lo que puede haber ocurrido?"

"No, señor. Tal vez alguna fuente enemiga ha atravesado nuestras defensas," dijo el soldado.

"Esto es evidente, las bestias, si es que queda alguna en Shadow Moses, no tienen tarjetas de acceso," dijo mosqueado Liquid.

"P-perdone, señor," dijo dubitativo el soldado.

"Tienes suerte de que no tengo una arma en las manos," dijo Liquid. "¡Venga, al trabajo!"

El soldado se fue con la cola entre las piernas, retomando su patrulla. Liquid Snake subió las escaleras metálicas que llevaban a la parte alta de la estancia, allí se encontraba el ascensor. Liquid vio que el ascensor estaba subiendo, así que se abstuvo de pulsar el botón de llamada.

*VROOO*

La puerta del ascensor se abrió. En su interior había dos soldados.

World of Trollcraft - Chapter 27 Cover

*THWOMP*

Uno de ellos tropezó y acabó empujando y tirando al suelo a Liquid, que no entendió lo que le acababa de suceder.

"Disculpe, señor," dijo el otro soldado. "Mi compañero es bastante torpe, no lo ha hecho con mala intención." Entonces lo ayudó a levantarse. Seguidamente el segundo soldado tomó al primero y lo apartó de Liquid Snake. "De nuevo, mil disculpas, señor."

Liquid Snake entró en el ascensor y pulsó el botón de Sótano 1. Las puertas se cerraron y empezó a descender hasta que las puertas de abrieron de nuevo. Liquid Snake salió del ascensor y giró a la derecha y de nuevo a la derecha. Allí estaba el pasillo que llevaba al despacho del comandante.

"¿Por qué no se abre?" Liquid Snake echaba fuego por la boca, lo que desembocó en una patada a la puerta, que siguió inerte, entonces se puso las manos en los bolsillos, buscando algo. "¡Mierda, no está!" Liquid Snake no encontraba la tarjeta de acceso de nivel 6. "No puede ser, no puede ser..." Era la gota que colmaba el vaso.

*SLAM*

Picó la puerta con ambas manos, fruto de la rabia y la impotencia. "¡Aaaah!" gritó.

Dio media vuelta y abrió la puerta del ascensor. Sus facciones mostraban claramente la rabia contenida, y tan claro era que ningún soldado se acercó a él en la planta superior, se estiró en el suelo y rodó hacia la salida cuando recordó que no tenía ninguna tarjeta de acceso, entonces volvió a la estancia de las cabezas nucleares.

"¡Necesito una tarjeta de acceso!" gritó, "¡es una orden!"

Un soldado se acercó tímidamente y le entregó su tarjeta.

"Nivel 3... Ya me servirá," dijo en voz baja mientras se la arrancaba de las manos al soldado.

Salió del edificio del almacén de las cabezas nucleares. El tanque seguía en el mismo lugar, la nieve seguía cayendo del cielo. Liquid Snake atravesó el cañón como una flecha.

*BOUM*

Algo había explotado a sus pies. Era una mina Claymore, señal de que alguien no quería que llegase vivo al hangar de tanques, Liquid Snake se estiró en el suelo y se arrastró para evitar que el resto de minas Claymore estallasen. La puerta del hangar de tanques se abrió.

"¡Alto!" gritó una voz.

Era un soldado, que lo estaba apuntando con una FAMAS. Liquid no se dejó amedrentar por el arma, se acercó a él y lo tomó por el cuello de la chaqueta, levantándolo del suelo varios centímetros.

"No me toquéis las narices," dijo Liquid visiblemente enfadado. "¿¡Lo habéis oído todos!?"

Los soldados que patrullaban el hangar se dieron por aludidos. Liquid tomó la FAMAS y disparó a sangre fría al soldado que tenía enfrente.

*RATATATATAATATA*

Acto seguido se dirigió a la puerta del ascensor, que estaba subiendo. Liquid entró y pulsó el botón Sótano 1. El ascensor se empezó a mover.

Las puertas se abrieron en el Sótano 1, planta de celdas y lugar donde se hallaba su valioso prisionero.

"Ese loco de Liquid podría entrar en cualquier momento," dijo el héroe.

"¿De quién te piensas que es la tarjeta con la que hemos venido a rescatarte?" respondió la Gata Negra. "No hay demasiadas tarjetas de nivel 6."

"Toma la FAMAS," le dijo Ataru a la Gata Negra. "Yo llevaré al héroe a cuestas."

Ataru sacó al héroe de la camilla y se lo plantó a sus espaldas. La Gata Negra probaba el arma que le había dejado Ataru, no estaba acostumbrada a llevar armas de fuego, pero eso no significaba que no supiera cómo funcionaban. Liquid Snake escuchaba a través de la puerta, que no pudiera entrar no significaba que no pudiera acercar la oreja a la puerta. Por desgracia, apenas podía descifrar lo que decían.

Lo que venía a continuación era un momento de locura.

"¡Allá vamos!" dijo la Gata Negra, encabezando la comitiva de tres personas, una de ellas medio inconsciente y a cuestas. Se acercó a la puerta, que se abrió automáticamente.

"¡Alto!" gritó Liquid Snake.

La mirada de la Gata Negra y la suya se cruzaron. Liquid miró fijamente sus ojos, eran azules, como los suyos, aunque por algún extraño motivo los encontraba especialmente bonitos.

*RATTAAATATATATATATATATTATA*

La Gata Negra abrió fuego para apartar a Liquid de su camino.

"¡Al ascensor!" gritó sin dejar de apretar el gatillo.

Liquid Snake vio como una ráfaga de balas se le acercaba. Con unos excelentes reflejos dio varias volteretas hacia atrás, todo ello sin dejar el fusil FAMAS. Ataru no se lo pensó dos veces y se lanzó contra el ascensor mientras la Gata Negra les conseguía un valiosísimo tiempo a él y al héroe.

Las puertas del ascensor empezaban a cerrarse. "¡Cagontot!" exclamó Ataru. Con una agilidad felina salió del ascensor y con una extraña llave lanzó a la Gata Negra hacia dentro del ascensor, para, seguidamente, lanzarse él. Ya era demasiado tarde cuando Liquid se acercó a la puerta y la intentó abrir a pelo.

"¿Te has vuelto loco?" le dijo la Gata Negra a 7F con la adrenalina por las nubes.

"No es momento para discutir, seguramente nos estarán esperando en el piso de arriba, armados hasta los dientes," dijo Ataru.

El ascensor llegó a la planta del hangar de tanques. El único que esperaba era un soldado que parecía ajeno a todo el percal, la Gata Negra lo empujó hacia el ascensor mientras Ataru salía con el héroe a cuestas y lo envió al Sótano 2, de esta manera tendrían más tiempo para mantener alejado a Liquid Snake.

No vieron otra alternativa que salir hacia el cañón.

"¿Recuerdas donde dejaste las minas Claymore?" le preguntó Ataru a la Gata Negra.

"Todas las que dejé fueron en el camino del medio," dijo ella.

"Entonces vayamos por uno de los lados," dijo Ataru.

Cruzaron el cañón y entraron en el edificio del almacén de cabezas nucleares. Era más difícil burlar la seguridad con las manos ocupadas y un tipo a cuestas. Volvía a haber tres soldados patrullando la zona, uno de ellos daba vueltas alrededor del camión, otro alrededor de las cabezas nucleares y el tercero vigilaba desde la parte superior de la planta.

"Tenemos que llegar a la puerta del ascensor, y rápido," dijo Ataru.

"No hace falta que me lo digas," dijo la Gata Negra.

"A estas alturas Liquid debe haber subido al ascensor," dijo un acongojado Ataru. Era peor que eso, Liquid acababa de salir del hangar de tanques.

"Dame un segundo," dijo la Gata Negra, haciendo ademán de detener a Ataru.

"¿Qué vas a...?" empezó a preguntar 7F, pero ella no le dio tiempo a terminar la pregunta. Se coló por el espacio que dejaba la puerta y eliminó silenciosamente al primer guardia por asfixia. Después fue a por el que estaba cerca de la puerta del ascensor, al que le retorció el cuello. Finalmente saltó desde la barandilla metálica de la parte superior de la planta y con varias vueltas en el aire aterrizó encima del último vigilante.

"¡Vía libre!" gritó.

Ataru dejó al héroe al suelo y lo hizo rodar para pasar él después. Se dirigió al ascensor y la Gata Negra se reunió con ellos. Liquid Snake estaba entrando en el edificio del almacén de cabezas nucleares cuando la puerta del ascensor se cerró.

"Ya me encuentro bastante mejor," dijo el héroe.

"¿Qué te ha hecho Liquid?" preguntó preocupada la Gata Negra.

"Me ha torturado con descargas eléctricas," respondió el héroe. "Al final apenas las notaba de lo atontado que me dejaban."

"Chicos, preparados para correr, recordad, al salir del ascensor hacia la derecha y luego de nuevo hacia la derecha hasta el fondo," dijo Ataru.

"Yo haré de señuelo para los lobos," dijo una juguetona Gata Negra.

"Pero nada de tonterías, héroe, sígueme ya que desconoces la ruta por completo, mi misión es mantenerte a salvo," sentenció Ataru.

El ascensor llegó a su destino. Los tres personajes empezaron a correr como si no hubiera mañana, primero el pasillo y después el despacho del comandante, las cuevas... y al final alcanzaron el pasillo subterráneo. Liquid Snake estaba saliendo del ascensor.

"¡Corred!¡Hacia la puerta de nivel 6!" dijo Ataru...