Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - XVII

lunes, 14 de octubre de 2013

Capítulo Decimoséptimo: ¿Dioses caídos?

*FUIIIIT*

Zan For se puso dos dedos en la boca y silbó. En breves instantes Pierre, el bizarro pegaso, se hallaba en el cielo, descendiendo para que su legítimo jinete pudiera surcar los cielos. Zan For dio un salto, grácil para su edad y aspecto, y se elevó.

"¡No hagas locuras!" gritó Morth, pero el caballero del cielo ya estaba demasiado lejos para oír ese consejo.

Morth empezó a correr, aún a sabiendas que nunca llegaría a Angel Beach antes que Zan For.

'Espero que a ese viejales no le de por hacerse el héroe,' pensó.

La calle principal de Lovely Street estaba extraña y casualmente llena de gente, Morth tuvo que reducir su velocidad llegado a ese punto, sorteando hombres, mujeres y niños.

"Disculpe; perdone; le pido disculpas," iba diciendo Morth a medida que iba chocando. "¿Me deja pasar?"

Bajó tan rápido como pudo las escaleras que llevaban de Lovely Street a Angel Beach, intentando recuperar el tiempo perdido. Estuvo a punto de tropezar varias veces, aunque por fortuna en ninguna de esas ocasiones tuvo que lamentar daños. Llegado casi a la playa, donde Monty estaba entrenando, frente a la casa de Zan For, se dio cuenta de que desde abajo no tenía buena perspectiva y no podría ver las casas así que volvió a subir.

"Morth? Morth!" le saludó Monty un tanto sorprendido, pero no obtuvo respuesta, Morth dio media vuelta para volver a subir.

*PAF*

Monty recibió un golpe de Yavina, que lo había pillado con la guardia baja, lanzándolo por los aires.

"Me has pillado distraído..." Monty se dolía de la cara. "Qué raro que Morth llegue aquí y no venga a saludar..."

"Tendrá otras cosas que hacer," dijo Yavina, "venga, Monty, sigamos entrenando."

Morth volvía a estar en lo alto de las escaleras, buscando cuál podía ser la casa más grande de la zona. Una figura voladora irrumpió a lo lejos, Morth lo siguió con la vista, era Zan For, y descendía rápidamente hacia una de las mansiones. Morth no perdió el tiempo y descendió hasta la fila de edificios correspondiente, el tiempo jugaba en su contra pues Zan For podía cometer alguna locura. Al llegar delante de la casa, Pierre salió volando, sin Zan For.

"¡Malditos!" gritó Morth. Reunió valor y en pocos pasos se encontraba delante de la puerta de la casa, propiamente dicha.

*TOC, TOC*

"¡Abrid!¡Sé que estáis aquí!" gritaba Morth, "¡Habéis secuestrado al caballero del cielo, y eso es un delito muy grave!"

Como no obtenía respuesta tomó carrerilla y con un poderoso Drop Kick tumbó la puerta. No parecía haber nadie así que entró, con precaución, el enemigo podía encontrarse incluso detrás de la puerta.

*ZAS*

Una figura oscura se abalanzó contra él nada más atravesar el umbral. Gabardina azul, tejanos, cabello oscuro y gafas de sol... Era Sasar.

*PAF, PAF...*

Sasar estaba sentado a la altura del cuello de un Morth derribado, y no dejaba de atizarle.

"En serio, Sabrion, pensaba que serías más poderoso," le dijo Sasar con sorna. Morth intentaba cubrirse de los golpes, aunque no con mucho éxito.

Morth levantó como pudo ambas piernas y las cruzó, en un movimiento extremadamente rápido, atrapando la cabeza de Morth, quitándoselo de encima. Sasar se levantó.

"¿Quieres pelea?" le dijo Sasar a Morth con pose de boxeador. "Venga, ven aquí, Sabrion."

Morth lo miró con rabia y se lanzó al ataque, aún siendo obvio que acababa de caer en la absurda trampa del enemigo, gritando "¡Ahh!"

"¡Ezme!" gritó Sasar. Morth se acercaba peligrosamente, pero en línea recta, con lo que Sasar no tuvo que hacer más que apartarse ligeramente de su trayectoria para evitar ser derribado. Ezme, el voluminoso zoquete, apareció por la puerta a gran velocidad...

*POF*

En el instante en que Morth y Ezme chocaron parecía que se iba a detener el mundo, sin embargo, nada sucedió. Ezme tenía a Morth sujeto por las manos y viceversa. Sasar le dio un puñetazo a Morth por detrás que lo dejó inconsciente.

"Llévalo con el viejo," le dijo Sasar.

Ezme se colocó a Morth como si fuera un saco de patatas y lo llevó al interior de la casa, Sasar lo seguía de cerca.

En la sala donde Morth estaba enjaulado también estaba Zan For, por supuesto, enjaulado. Sasar, Ezme y Onor observaban sus recientes capturas.

"Jajaja," se rió Sasar, "Zan For, viejo el caballero del cielo, y Sabrion, el débil Dios de Skypiea... Si no fuera por los sacerdotes y los Boinas Blancas, ahora mismo podría hacerme con el poder de Skypiea."

"¿El Dios de Skypiea?" se preguntó Onor. "¡Madre mía, que esto se nos está escapando de las manos, Sasar!" le dijo con voz temblorosa. Sasar le dio un guantazo.

*ZAS*

"Tranquilízate, eh..." le dijo.

"¿Se-se-guro que es el Dios de Skypiea?" le preguntó Onor.

"Ya verás, le quitaré la máscara y saldrás de dudas," Sasar se acercó a la jaula de Morth y metió un brazo entre los barrotes, Morth seguía inconsciente, y Sasar lo agarró. Con el otro brazo le quitó lentamente la máscara...

*PLOP*

Justo después de retirar su máscara, Morth desapareció con un chasquido y dejó una pequeña nube de humo donde había estado su cuerpo inconsciente.

"¡Ostia!¡Que nos hemos cargado el Dios de Skypiea!" gritó Onor, fue la gota que colmó el vaso, tras gritar salió corriendo, visiblemente nervioso y asustado.

"Ya se le pasará," dijo Sasar.

Monty y Yavina, ajenos a lo que sucedía en la mansión de Sasar, terminaron el entrenamiento. Yavina se había duchado y estaba arreglándose mientras era Monty el que se duchaba. Arreglados ambos, Monty se ofreció para acompañar a Yavina a su casa.

"¿Quieres que te acompañe a casa?" le preguntó Monty.

"Bueno," al principio Yavina dudó, pero finalmente accedió, "Bueno, no sé... Venga, ¿por qué no?"

Monty vio como un tipo se acercaba a un Boina Blanca, visiblemente ansioso y preocupado. No le hizo falta centrar su atención en la conversación ajena, porque el tipo gritaba, y lo que dijo no le gustó un pelo a Monty.

"¡Agente, tienen al Dios de Skypiea y al caballero del cielo presos en una mansión de aquí!" Era un tipo de mediana altura, ni muy delgado ni muy gordo, de tez oscura y un cabello claro o aclarado. Llevaba un mono azul.

"Sí, claro, y si mi abuela tuviera ruedas sería un patinete," le dijo el agente, rozando la burla. "No diga sandeces, el Dios de Skypiea se encuentra en su palacio," dio media vuelta, abandonando la absurda conversación. Monty sí se lo creía.

"¡Eh, tú!" le dijo Monty dirigiéndose a Onor. "¿Dónde está encerrado el caballero del cielo?"

Onor se acercó a Monty y le preguntó, "¿Tú... me crees?"

"Claro, el caballero del cielo es mi amigo," dijo Monty, "llévame ahí." Y antes de que Onor lo pudiera guiar, se dirigió a Yavina, "lo siento, pero esto parece feo, siento no poder acompañarte a casa."

Yavina lo comprendió y vio como el tipo y Monty se alejaban. Intranquila, siguió subiendo escaleras.

"Es aquí," le dijo Onor a Monty señalando la mansión de Sasar. La puerta principal había quedado abierta y Monty entró.

"¡Zan For!¿Estás aquí?" gritó Monty.

Una voz habló.

"¡Monty!¡Vete de aquí inmediatamente!¡Esto es muy peligroso!" la voz de Zan For se oía débil, como si estuviera tras una puerta. "¡Huye, insensato!"

"Jajaja," se rió alguien, "si el viejo te tiene tanto aprecio, será por qué tienes algo en ti," dijo Sasar, "vamos a divertirnos un rato. ¡Ezme!"

Ezme apareció por el pasillo de donde venía la voz de Zan For.

"¿Sí, jefe?" preguntó Ezme, esperando órdenes.

"Comprueba cuán fuerte es el chaval," le dijo Sasar.

"¡Hah!" Ezme le soltó un puñetazo a Monty, pero este lo esquivó.

*CRUNCH*

El puñetazo de Ezme había causado un boquete en la pared, Ezme desenterró su brazo del hoyo y lo agitó, sacudiéndose los restos de nube.

"Mejor vayamos a una sala adecuada. Y será mejor, chaval, que no huyas, o tu amigo Zan For podría tener un 'accidente'". Sasar encabezaba la comitiva por el pasillo de la mansión. Se detuvo frente a una puerta.

"Es una cámara acorazada vacía, a prueba de diales explosivos y de rechazo," les informó Sasar. "Entrad."

Los dos contendientes atravesaron la puerta.

"Podéis continuar," dijo Sasar. Se quedó en la puerta, vigilándola, puesto que si quedaban encerrados podrían quedarse sin aire.

Ezme era muy poderoso pero extremadamente lento en sus movimientos, o por lo menos Monty así lo detectaba. Y eso enfurecía a Ezme, lo que hacía que sus movimientos fueran todavía más predecibles. Otro punto fuerte de Ezme era su resistencia y aguante. Por mucho que Monty lo golpeara no notaba que las fuerzas de Ezme flaquearan.

'Si no pienso algo rápido esta mole me va a triturar,' pensó Monty mientras esquivaba los patosos conatos de golpe de Ezme. '¡Claro!¡Los diales!'

En el siguiente ataque de Ezme Monty bloqueó el tremendo puño con uno de los diales de impacto de su mano. Acto seguido tomó cierta distancia de su perseguidor, y se quedó de pie, mirando fijamente a Ezme. El colosal adversario atacó de nuevo.

"¡Enroque!" gritó Monty, defendiéndose con su característica técnica. Rápidamente saltó por encima de Ezme para salir de su alcance, antes de que su oponente pudiera reaccionar, finalmente se dio la vuelta y se lanzó hacia Monty como si fuera un buey desbocado.

"¡Peón!" era una nueva técnica de Monty. El primer golpe fue con toda la potencia de uno de sus diales de impacto completamente cargado, que detuvo de lleno el movimiento de Ezme, después vinieron una serie de puñetados y palmadas para terminar con una palmada, de nuevo, con toda la potencia de su otro dial completamente cargado. Ezme fue lanzado hacia atrás y cayó de espaldas. Se levantó costosamente.

"¿Qué haces aquí?" Sasar se estaba peleando con alguien. "¡Monty, sal!" esa voz le sonaba.

Morth estaba en un rifirrafe con Sasar, que estaba intentando cerrar la puerta de la cámara acorazada.

"Síguele tú y yo me quedo con la mole," le dijo. Monty inició la persecución, puesto que Sasar estaba huyendo.

"¡No huyas!" le gritó Monty, Sasar acababa de salir por la puerta de la mansión. Un pie se interpuso entre los pies de Sasar, era Onor.

"¡Gracias!" le dijo Monty, "ahora se va a enterar." Sasar se incorporó, doliéndose de la espalda.

"Chaval, el que se va a enterar eres tú, yo no soy tan lento como el zoquete de Ezme," le dijo Sasar, "he visto tu técnica y tu estilo."

"Basta de cháchara," dijo Monty cortante.

Sasar embistió a Monty, como lo habría hecho Ezme, era cierto, pero, que era más rápido. Monty lo esquivó, como hubiera esquivado a Ezme, pero Sasar apoyó un pie en el suelo para frenar y lo usó de pivote para cambiar su trayectoria. Cogió a Monty del cuello y lo apoyó contra su hombro haciendo palanca para lanzarlo hacia adelante. Monty no pudo hacer nada y terminó por los suelos.

"¿Quién se va a enterar ahora, eh, chaval?" dijo Sasar con sorna.

Monty se levantó ante los gestos de Sasar animándolo, e intentó rodear a Sasar, sin conseguirlo. O no. Monty hizo una finta y agachándose, hizo un barrido con la pierna. Sasar saltó.

"¡Torre!" gritó Monty a la vez que saltaba con ambos puños arriba, impactando contra Sasar.

"¡Saludos!" Un Boina Blanca se acercó a Monty y el vencido Sasar. El que parecía manejar el cotarro señaló a Sasar y lo tomaron preso.

1 quejas:

scaramanga dijo...

Muchísima acción y cachondeo máximo. Muy inspirado.