Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - II

lunes, 11 de junio de 2012

Capítulo Segundo: ¿¡Entrenamiento!?

El bote estaba en condiciones pésimas, pero todavía se mantenía a flote, y Monty todavía seguía inconsciente.

En la lejanía apareció algo volando. Era un ave un tanto extraña, pero el tintineo que se producía no lo causaba el extraño ser pues más bien parecía una armadura; un hombre montaba a lomos del animal volador, protegido por una férrea armadura y armado con una lanza. El peculiar dúo que acababa de aparecer en escena pasó volando a toda velocidad por encima del bote de Monty.

El hombre, pero, ordenó al animal detenerse y éste quedó flotando, ayudado por su batir de alas. El animal parecía una mula, pero tenía el pelaje de color rosa con punteado rojo, y la combinación se completaba con un par de alas y un pico. El jinete levantó la visera del casco y analizó la extensión marina a sus pies; le había parecido ver algo raro. Con una orden instantes después se encontraban rastreando el vasto océano.

Finalmente, el jinete reconoció aquello que no pertenecía ahí: un bote del mar azul, y un chico en su interior. El hombre se acercó al bote y saltó hacia él, sosteniéndose en equilibrio mientras examinaba a Monty. Lo tomó en sus brazos y lo acomodó a los lomos de su mula voladora. El hombre hizo lo propio y el animal aceleró.

Pasaron por una extraña construcción sobriamente decorada en la que se podía leer "Heaven's Gate" y de la que un camino de nubes salía.

Tras un rato de vuelo llegaron a una playa. El hombre bajó a Monty del animal y lo tumbó cuidadosamente en el suelo, el chico estaba todavía inconsciente. El hombre entró en una de las casas y la bestia entró en lo que parecía un establo.


Monty se encontraba en un barco pirata, ondeaba una bandera en lo alto del mástil que el chico desconocía, y un pirata lo cogió. Monty no se podía mover. El pirata lo metió dentro de un cañón y encendió la mecha. Monty salió disparado a gran velocidad, y no paraba, pero su alrededor no cambiaba. Monty gritó, pero no oía su voz. De pronto despertó. Miró a su alrededor, pero no parecía que estuviera en Surebia. Incluso el mar tenía un curioso aspecto blanco, sin embargo el cielo seguía siendo azul.

Monty se puso en pie, aunque todavía estaba débil. El hombre que lo había traído hasta aquí llego a tiempo para sujetarlo antes que se desplomase y lo llevó a rastras hasta los escalones de la casa, donde lo sentó.

- "Buenos días, chico. Soy Zan For, el caballero del cielo, ¿cuál es tu nombre?" - dijo el hombre Zan For.

El hombre tenía el cabello negro y largo, atado en una cola de caballo, pero las canas ya hacían acto de presencia y de lejos parecía que fuera de color gris. También tenía un bigote poblado y largo, a juego con el cabello. Vestía una camiseta estilo hawaiano, desabrochada y unas bermudas, pero en vez de sandalias mantenía la parte inferior de la armadura.

- "Me llamo Solbion D. Montenegro, pero todos los que me conocen me llaman Monty" - contestó Monty.
- "¿Y esa D. de qué viene?" - se interesó Zan For.
- "Pues no tengo ni idea, nunca me lo había preguntado" - respondió Monty.

Entonces le explicó de dónde venía, de Isla Surebia, que desde pequeño siempre había vivido allí. Y también le explicó su historia con los piratas de Radver y lo del enorme remolino, que de repente había sido disparado hacia el cielo y que había perdido el conicimiento al golpearse la cabeza contra el bote. No tenía dinero ni lugar donde ir.

Zan For silbó.

El extraño animal que montaba Zan For se posó delante de ellos dos. El caballero del cielo lo señaló.

- "Es Pierre. Ya está bastante viejo, pero parece que la edad no pasa para él, es la montura familiar." - empezó a explicarle Zan For.

Le contó que un antepasado suyo, Gan For, había sido el gobernante máximo de Skypiea, y que incluso una vez luchó contra un pirado llamado Enel y que un pirata del mar azul llamado Monkey D. Luffy lo había ayudado a vencerlo.

- "Y cuentan las historias que el chico Luffy se estiraba y se hinchaba a voluntad. Creo que a causa de una fruta diabólica, aunque no he visto ninguna, creo que Pierre comió una un día" - dijo Zan For.

Monty se había quedado con el nombre de "Monkey D. Luffy". Él también tenía una D. en su nombre.

- "Zan For, he tomado una decisión, ¡investigaré acerca de este Monkey D. Luffy!" - exclamó Monty emocionado.

Zan For le dio un puñetazo mientras decía

- "¡Insensato! Apenas has visto mundo y no tienes barco, ni bandera, ni dinero ni tripulación"
- "Andá, pues es verdad" - reflexionó brevemente Monty - "¿Quieres unirte a mi tripulación?" - le preguntó el chico.

Zan For le dio un cachetazo en la cabeza

- "¡Si seguro que tampoco sabes luchar!"
- "En realidad... no" - respondió Monty.

Lo que causó que Zan For se llevara la mano a la cara.

- "Anda, sube a lomos de Pierre..." - le dijo Zan For.

A los pocos instantes Pierra había levantado el vuelo y llevaba a Monty y Zan For a sus espaldas mientras ascendía.

- "¡Uo! ¡Qué divertido! ¡Cómo mola!" - gritaba Monty - "Por cierto, ¿a dónde vamos?" - preguntó.
- "Vamos al jardín superior" - respondió Zan For.

Pierre seguía volando. A sus pies se veían múltiples caminos de nubes y barcos circulando por ellos.

Monty empezó a divisar una especie de isla. Parecía que fuese una isla de verdad, rodeada de agua azul. Al aproximarse vio que no solo se trataba de una isla del mar azul sino que estaba poblada por un frondoso bosque. Pierre sobrevoló la isla y aterrizó en un claro. Zan For y Monty bajaron, y el chico volvió a notar tierra firme a sus pies.

- "¿Qué vamos a hacer?" - preguntó Monty.
- "Por supuesto te voy a entrenar, Monty" - respondió Zan For.
- "¡Genial! ¡Me va a entrenar el caballero del cielo! ¡Yujuuu!" - exclamó fervientemente Monty.

Zan For le dio una colleja.

- "Cálmate, rapaz" - dijo calmadamente el caballero - "No creo que seas capaz de golpearme, y en caso de hacerlo no creo que lo hicieras muy fuerte, por eso he dejado la armadura en Angel Beach"
- "O sea, ¿que te tengo que golpear?" - preguntó Monty.
- "Así es, rapaz" - afirmó Zan For - "De momento quiero comprobar tu nivel".

Monty lanzó un puñetazo, pero le faltaba fuerza y rapidez. Zan For le cogió el brazo y lo lanzó lejos.

- "¿No esperabas que fuera tan fuerte?" - preguntó Zan For con tono burlesco.

Monty se picó y se abalanzó sobre Zan For, lanzándole una ráfaga de puñetazos que esquivó con facilidad, pero ninguno de los golpes era rápido y se cansaba con facilidad.

- "¿Ya estás cansado, rapaz?" - preguntó Zan For con tono burlesco.

Monty se sintió provocado, y aunque no tenía fuerzas seguía intentando golpear a Zan For.

- "Bueno, por hoy ya hemos tenido suficiente, rapaz" - dijo Zan For. Seguidamente dio un salto y se agarró a una de las patas de Pierre. Con un gesto se dio impulso y montó a lomos de la mula voladora.

- "¡Dentro de unos días vendré a buscarte, rapaz! ¡Si sobrevives a los peligros del bosque durante una semana probarás ser capaz de aprender el arte del Dial-jutsu!" - gritó Zan For desde los lomos de Pierre.

Y se fue volando.