Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - VI

jueves, 8 de noviembre de 2012

Capítulo Sexto: El primer dial

Un arco azul, probablemente hecho de nubes, y una nube con una inscripción "Lovely Street" eran todo cuanto dio la bienvenida a Monty al centro de ocio, entretenimiento y comercial de Skypiea, Lovely Street. La parte de ocio y entretenimento no era del todo cierto, en el hueco donde los shandianos habían vivido y organizado la resistencia contra el falso Dios Enel, habían construído un parque de atracciones con la enredadera Giant Jack como centro de interés, y tenía bastante éxito entre los niños de los alrededores.

La gente iba de un lado para otro, el ajetreo era constante, nada que ver con la tranquilidad de Angel Beach. Monty no había visto nunca tanta gente junta comprando, de hecho en su pueblo natal, Surebia, apenas había tiendas y sus habitantes eran autosuficientes. Aunque sabía del valor del dinero nunca se había preocupado por tener sus ahorros, ahora en cambio llevaba varios centenares de extoles en la mano, junto con una lista de la compra y una cesta. Zan For le había encargado que fuera a hacer la compra.

La mayoría de cosas eran fáciles de encontrar porque Monty sabía lo que eran, frutas, verdura y carne, sin embargo otros artículos eran desconocidos para Monty y tuvo que preguntar. Al final resultó que todo eran artículos de alimentación, Monty pasó por el arco azul, de vuelta a casa con la cesta llena, mientras las letras LOVELY STREET marcadas en una nube se alejaban a su espalda cada vez más.

Había conocido al carnicero, que se llamaba Ailbhe, y a la verdulera y frutera, Cedith. Ailbhe era muy corpulento, exageradamente para tratarse de un habitante del cielo, o eso había podido comprobar Monty. Su cabello era negro como el azabache, corto y con las antenas típicas de los habitantes del cielo. Ailbhe había sido muy amable con Monty ya que le había resultado un chico fuerte, a pesar de no tener alas, y reía mucho y por cualquier motivo. Incluso reía mientras cortaba la carne con un cuchillo muy afilado; la gente prefería hacer encargos y venir más tarde a recogerlos. Cedith también había resultado ser muy amable, aunque se había extrañado porque Monty no parecía un habitante del cielo. A Monty le pareció que Cedith era muy dada al cotilleo, posiblemente no andaba demasiado errado. Le recordaba en cierto modo a Endethna y Galee, pero sin tan avanzada edad.

Monty tenía muchísimas ganas de empezar su entrenamiento de dial-jutsu así que volvió corriendo a Angel Beach. No contaba, pero, con el peso de la compra y los últimos metros hasta la casa de Zan For los recorrió arrastrándose. Zan For se acercó hasta Monty.

"¡Aprende a administrar tus fuerzas!¡Descuidado!" gritó

¡ZAS!

Y le dio una colleja.

Ya habiendo dejado la compra en su sitio, Zan For preparó la comida. Monty recibió órdenes de sumergirse en el agua y conseguir diales. Tenía que conseguir seis diales de impacto, dos diales hacha, un dial destello y varios diales agua y llama. El entrenamiento tenía como objetivo encontrar los diales necesarios para empezar a practicar el combate y además para aumentar la capacidad respiratoria de Monty.

El chico se echó al agua, únicamente en calzoncillos, notando en todo su cuerpo la temperatura del agua, que dicho sea de paso era bastante agradable, al fin y al cabo estaban por encima de las nubes y el sol daba prácticamente todo el día. Los diales, le había dicho Zan For, se encontraban normalmente en lo más profundo de los mares, pero había veces que las corrientes los arrastraban más hacia la costa.

Monty se sumergió.

El mar blanco tenía características diferentes del mar azul, era como nadar dentro de las nubes, y como tal costaba poco dar brazadas a cambio de desplazarse mucho menos con cada brazada. Monty se quedó sin aire antes de tocar el fondo y tuvo que subir rápidamente, pero tuvo que realizar un esfuerzo titánico para llegar a la superfície, se estaba ahogando pero no dejaba de dar brazadas, ¿se le llenarían los pulmones de agua?

"Uf... uf... aire... aire..." La primera inmersión de Monty había sido desastrosa, ni siquiera había llegado a tocar el fondo, y es que el chico no tenía ni idea de la profundidad de esa zona de mar. Ahora que más o menos sabía cuán profundo era, decidió practicar su respiración para ganar tiempo una vez sumergido.

"Monty, ¡La comida está lista!" gritó Zan For.

Monty, que estaba hambriento, no se lo hizo repetir y como un rayo acudió a la llamada.

"Por la tarde entrenaremos tu físico. Para poder usar correctamente los diales debes estar fuerte." dijo Zan For. Eso alegró a Monty, que tenía ganas de aprender movimientos de lucha, para poder navegar los mares y ser capaz de sobreponerse a todas las adversidades.

"¡Bien!" exclamó Monty, que en breves ya había terminado todo su plato y esperaba repetir.

*ÑAM**GROMPF**SLURP*

Zan For se llevó una palma a su frente, resignado, y terminó de comer. Antes de entrenar era esencial un buen descanso, le dijo el caballero del cielo a Monty, mientras fregaba los platos. Monty se dirigió a la playa y se tumbó en la arena, y observaba el cielo pensando cómo sería su tripulación. Necesitaría un oficial de navegación, que supiese interpretar mapas y llevar barcos, también necesitaría un artillero, para poder disparar cañones, necesitaría un médico por si su tripulación enfermaba, un cocinero para tener una correcta alimentación... ¿Dónde podría encontrar todas esas personas?

El tiempo fue pasando y de pronto vio la cabeza de Zan For asomarse. Estaba del revés.

"No, eres tú, que estás estirado. Anda, levanta que si no te vas a dormir" dijo Zan For. Monty se colocó frente a él. "Y ahora mira atentamente y repite los movimientos que te vaya indicando."

Primero empezó dando puñetazos. Rápidos, seguros y secos. Con la derecha...

*ZAS*

Y seguidamente con la izquierda...

*ZAS*

"Ahora tienes que repetir esto por lo menos cien veces con cada brazo" indicó Zan For. Monty empezó con mucha energía, aunque se fue diluyendo con el paso de los minutos. Zan For le daba ánimos mientras lo rodeaba, y cuando Monty estaba a punto de terminar...

*ZAS*

Un golpe inesperado, fuerte, en toda la cara mandó a Monty volando varios metros. Monty se dolía de la cara.

"Pero si ahora no ha hecho nada... no entiendo." murmuró Monty.

"Precisamente por eso, no has hecho nada, y eso un enemigo no te lo perdona" advirtió Zan For. "Ahora termina este ejercicio."

Monty dio unos pocos puñetazos más y dio el ejercicio por terminado. "Ya está, maestro."

"Bien, debes saber que el dial-jutsu no se basa únicamente en puñetazos, y por tanto tienes que entrenar distintas partes de tu cuerpo, por ejemplo los codos, observa..." explicó Zan For mientras separaba un poco los pies, flexionaba las piernas y daba un codazo al aire. "Ahora repite este ejercicio con ambos brazos, cien con cada uno." Y siguió observando cómo Monty realizaba el ejercicio. Como antes, casi al término del ejercicio se abalanzó sobre Monty, pero éste dio un salto hacia atrás para esquivarlo, y sin decir nada terminó el ejercicio.

"Ya está, maestro" dijo Monty.

"Bien, bien. Me has visto venir y has esquivado. Esquivar es una maniobra para novatos y tiradores, que no dominan el combate cuerpo a cuerpo, también aquellos estilos de combate basados en el desgaste del oponente y que juegan con la velocidad y la agilidad." explicó Zan For a Monty. "Seguiremos el entrenamiento volviendo a las manos, esta vez aprenderás a dar palmadas." Y con la misma posición de los ejercicios anteriores dio una palmada con una mano, para acto seguido hacerlo con la otra. "Ahora te toca a tí. Cien veces con cada palma." Y Monty empezó su ejercicio.

De nuevo, Monty estaba a punto de terminar el ejercicio cuando Zan For atacó con un puñetazo. Monty lo vio a tiempo y con la palma lo desvió.

"No está mal zagal, vamos mejorando" dijo Zan For, Monty respondió "Pero si lo he desviado ha sido porque al final lo has frenado, maestro, si hubieses querido me podrías haber golpeado sin siquiera darme tiempo a reaccionar"

"Veo que te has dado cuenta. La primera vez iba con un 50% de mi fuerza, la segunda también, pero ya estabas prevenido. Esta tercera vez iba con un 40% aproximadamente. Los desvíos son una de las mejores opciones para defenderse ya que destarotan al atacante y dan opción a un contraataque, aunque este debe ser rápido. Lo mejor es anticiparse directamente con un contraataque. Otra opción, aunque más enfocada a estilos de combate lentos es la de bloquear, ya que así se detiene completamente al enemigo, y se puede contraatacar casi con total comodidad. El dial-jutsu enseña la opción de contraataque directo mediante uso de diales"

Seguidamente Monty terminó con el ejercicio.

"Perfecto, ya puedes seguir buscando los diales que te he pedido debajo el agua, en el fondo del mar." comentó Zan For.

Después de haber sudado a Monty le apetecía un baño. Rápidamente se metió en el agua y siguió con unos ejercicios que presumiblemente debían aumentar su capacidad pulmonar. Nadó unos metros y probó a sumergirse, para comprobar si podía aguantar la respiración durante más rato, tomó aire y empezó a mover brazos y piernas para desplazarse por el agua, o las nubes, casi. Esta vez tocó suelo, pero quedó con la duda de si ese suelo estaba más alto o más bajo que la vez anterior. Aunque esta vez sí que pudo llegar a la superfície sin quedarse sin aire.

Ya entrada la noche Monty todavía no había conseguido su primer dial, así que lo dejó estar, y cuando Zan For lo llamó para cenar se mostró alicaído.

"Tranquilo, Monty, no todo sale a la primera" le confesó Zan For.