Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - XII

lunes, 20 de mayo de 2013

Capítulo Duodécimo: La Gran Final

Monty agarró a Tamond, que debido a la sorpresa había perdido momentáneamente el control sobre su poder de fruta diabólica. Rápidamente le propinó un fuerte puñetazo que lo hizo aterrizar de golpe.

"¡Ganador, Monty!" declaró el árbitro, y el comentarista repitió para todo el público, que estalló en una gran ovación.

Monty ayudó deportivamente a levantarse a Tamond, que había quedado ligeramente aturdido, primero por el puñetazo y después por el impacto contra el suelo. Tamond se dirigió a las gradas, para acabar de ver el torneo.

Ahora quedaban los finalistas. Morth y Monty. Monty y Morth. Lucha libre contra Dial-jutsu. Dial-jutsu contra lucha libre. El comentarista habló a través de la megafonía.

"¡La final tendrá lugar dentro de una hora, para que los participantes puedan descansar y veamos un mejor combate!"

Monty estaba contento, feliz. No pensaba que llegaría tan lejos y eso que era la primera vez que participaba en un torneo de lucha. Alguna vez en Surebia había tenido peleas y discusiones menores con niños después de la escuela, pero nunca nada serio. No era un chico violento por naturaleza.

Entró en la caseta de luchadores. El único luchador que ahí había era Morth. Estaba sentado en una silla, con los pies cruzados y encima de la mesa. Al entrar Monty se levantó y se acercó a él.

"Buen combate, chico," le dijo Morth.

"Gracias, me gustan las piruetas que haces," respondió Monty.

"Ja ja ja..." estalló Morth en carcajadas. "Ya que estás aquí, ¿qué te parece si la gran final la hacemos en un ring de lucha libre?"

Monty se sorprendió gratamente.

"¡Sí!¡Sí!" decía Monty.

"Bien, entonces vayamos a hablar con el árbitro para que coloquen las cuerdas," sentenció Morth.

Los dos salieron de la caseta y fueron a buscar al árbitro, al que encontraron tras preguntar a un par de personas de organización.

"¿Qué queríais?" preguntó el árbitro.

"Hemos acordado que la final sea en cuadrilátero con cuerdas," dijo Morth.

"Sí, sí," confirmó Monty.

"Bien, entonces colocaremos las cuerdas," les dijo el árbitro. Monty y Morth volvieron a la caseta destinada al descanso de los luchadores mientras unos operarios colocaban de nuevo las cuerdas.

El tiempo pasó, finalmente, y un timbre indicó que los luchadores debían reunirse en el centro del ring. Morth y Monty salieron juntos de la caseta, caminando lentamente mirando a las gradas y saludando a todos aquellos que los habían venido a ver. Había mucha más gente ahora, incluso gente de pie en las escaleras.

El árbitro los esperaba en el centro de la pista, Monty ya estaba dentro y Morth estaba entrando. Se colocaron ambos uno enfrente del otro, se dieron la mano.

"Buena suerte," dijo Morth primero.

"Buena suerte," respondió Monty.

"Quiero ver un combate limpio," dijo el árbitro.

*TONG* *DONG*

Sonó un gong que daba por iniciado el combate. La gran final.

"¡Y empieza la finalísima del Gran torneo de lucha de Lovely Street!" gritó el comentarista, con el pertinente jolgorio provinente de las gradas. Tanto Morth como Monty tanteaban el terreno, sin ofrecer muchas hostilidades.

Morth agarró el brazo de Monty, pero el chico fue rápido y consiguió librarse de él antes de que pudiera ejecutar alguna técnica. Sin darse cuenta Monty acabó acorralado en una punta del cuadrilátero. Entonces Morth agarró del brazo a Monty y lo desplazó en sentido opuesto, con un látigo irlandés. En el centro del ring, pero, Monty acabó por ejecutar un látigo irlandés a Morth.

El luchador, que esperaba que Monty lo persiguiera, se agarró contra las cuerdas superiores con ambas manos y dio una voltereta en el aire ayudándose de las cuerdas. Pero no fue así y aunque era un movimiento espectacular que levantó bastantes aplausos, fue inútil. Monty se había quedado en el centro del ring, tal vez porque había deducido que la cosa tenía trampa.

Morth no perdió el tiempo y se dio impulso con una cuerda y recorriendo todo el lateral de la pista dio un salto en la segunda cuerda frente a él y girando el cuerpo saltó sobre la tercera cuerda, que quedaba a su izquierda. De un gran salto, ayudado por la tercera cuerda, se eyectó hacia Monty con una tremenda lanza. Movimiento muy peligroso ya que se trataba de una lanza pero más alta, Monty detuvo el movimiento con su dial de impacto, en la mano derecha, y tuvo que ayudarse de la mano izquierda para que no se torciera. Y acabaron los dos en el suelo.

Se levantaron rápidamente, para evitar quedar a merced del otro demasiado tiempo.

Morth atacó primero con un lariat, y Monty vio como su oponente se le acercaba peligrosamente. De forma ágil, sin pensarlo, casi, el chico se dejó caer sin dar tiempo a Morth a reaccionar, y desde el suelo le hizo perder la verticalidad. Acabó apoyado entre la segunda y la tercera cuerda. Monty se dio prisa en tomar una decisión, y tomo la peor de ellas.

Se impulsó con las cuerdas opuestas a Morth y corrio hacia él. Puso el pie de apoyo en la espalda de su oponente y cogiendo fuertemente la tercera cuerda dio una especie de voltereta en el aire y se lanzó contra Morth con los pies por delante. Durante la fracción de segundo que su cuerpo se encontraba fuera del ring, Monty se maldijo a sí mismo. Por suerte Morth no lo echó de la pista.

En vez de ello, lo cogió por los pies.

Monty estaba del revés. Lo veía todo del revés, las gradas, el público, y donde tenía que estar el suelo estaba el cielo. Morth le colocó los pies reposando encima de la tercera cuerda, en medio del ring. Se dio impulso contra las cuerdas opuestas y lanzó todo el peso de su cuerpo contra Monty, que recibió el impacto de Morth. Seguidamente perdió la fuerza en los pies y se dejó caer. El público jaleaba a Morth, y gritaba, y gritaba.

El chico se levantó.

De pronto notó como Morth lo llevaba hasta una esquina, allí le cogió la cabeza por detrás y...

Antes de que su cabeza impactara contra el poste, Monty lo impidió, primero haciendo fuerza, hasta que tuvo las manos en las cuerdas. Se desprendió de Morth y saltó a la segunda cuerda, donde se giró para ver donde estaba.

Con un salto, Monty colocó las piernas en la cabeza de Morth, y aprovechando el impulso dio una vuelta alrededor del cuello de Morth y lo lanzó por los suelos, en un espectacular movimiento. Se levantaron. Morth llevó a Monty hasta el centro del cuadrilátero y lo lanzó contra las cuerdas mientras él se daba impulso con las cuerdas perpendiculares a las de la posición de Monty. Morth chocaría contra Monty y éste saldría volando por los aires.

Atento al momento clave, Monty golpeó el costado de Morth con el dial de impacto. Toda la energía del movimento de Morth acumulada se liberó contra él mismo.

"Bien jugado, chico," admitió Morth.

Pero el combate debía continuar.

Ya era entrada la tarde y el combate seguía sin tener un vencedor claro. De entre los movimientos que había conseguido encajar Morth estaban una powerbomb y un face buster, y Monty por su parte, le había propinado a su oponente un Twist of Fate y un DDT. Ambos estaban cansados y magullados.

Morth lanzó a Monty contra las cuerdas y se preparó para una patada giratoria, pero Monty le vio las intenciones y pasó justo por debajo de sus piernas. Siguió corriendo y saltó hacia las cuerdas para dar un salto mortal hacia atrás. Morth no creía posible que el chico lo consiguiera y se encontraba justo debajo de él. De nuevo, ambos luchadores se levantaron.

El primero en atacar, de nuevo, volvió a ser Morth. Se notaba que estaba acostumbrado a este tipo de combates. Apresó a Monty con un brazo mientras le golpeaba la parte superior de la cabeza. Una vez, dos veces, tres, y otra, y otra... Y entonces colocó la cabeza de Monty entre sus piernas, lo levantó y lo lanzó contra el suelo. Después lo arrastró hasta un poste y lo colocó encima. Se alejó unos metros.

*TAP* *TAP* *TAP*

En pocas zancadas volvía a estar a la altura del poste, saltó abalanzándose contra Monty, pero el chico flexionó su espalda hasta el límite, para que el luchador pasase por encima. Y lo consiguió...

En el salto, Morth no pudo hacer nada para evitar golpear a Monty que arqueó demasiado la espalda sufriendo un dolor terrible. Morth acabó fuera de la pista y el árbitro dio por finalizado el combate, Monty era el vencedor del torneo. Monty había perdido el conocimiento a causa del intenso dolor y en ese momento las piernas se le quedaron sin fuerzas. A causa del propio peso del cuerpo se cayó.

Por suerte, antes de que pudiese agravarse la cosa, Morth consiguió rescatarlo antes de llegar a tocar suelo.

"Lo has hecho bien, campeón," dijo Morth, aunque Monty seguía inconsciente y no lo oyó, o tal vez sí. Dicen que en ese momento Monty lucía una gran sonrisa en su cara.

La celebración por el campeonato fue corta, debido a las circunstancias. Pero todos los espectadores estaban muy contentos del espectáculo que habían presenciado. Zan For le pidió a Morth si podía llevar a Monty hasta su casa. Llevaba en su mano el premio del vencedor, un dial de impacto.

"Muchas gracias, jovenzuelo, puedes dejarlo aquí, ya me ocuparé del resto," dijo Zan For.

2 quejas:

scaramanga dijo...

Gran combate, como esas luchas mexicanas que tanto me gustan. Encantado con el "Fosbury Flop" extremo de Monty.

Muramasa dijo...

Lo fuerte es que es sin carrerilla y encima del poste (lo que los yankis llaman turnbuckle).