Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Pocket Tales of the Braves - Capítulo 36

miércoles, 30 de julio de 2014

Capítulo 36: Ruta 35, Capítulo 35+1

Ciudad Trigal
Continente de Johto


Un día después de haber conseguido la codiciada Medalla Planície de manos de Blanca, Ryuuna se puso en marcha de nuevo en su viaje para participar en la Liga Pokémon de Johto. El Profesor Elm le contó, al hablar con él a través de videoconferencia en el Centro Pokémon, que los martes y los jueves se celebraba el Concurso de Captura de Bichos en el Parque Nacional, y que sería una buena idea de cara a la misión de la PokéDex.

A Ryuuna no le gustaban demasiado los bichos, y por tanto no le apasionaba la idea, así que cambió de tema en cuanto pudo. También habló con su madre, contándole con pelos y señales cómo había sido su combate con Blanca, y la idea que había tenido para detener al Miltank y su ataque Desenrollar.

"Sí, mamá, la próxima vez que te llame seguramente será desde Ciudad Iris,"

"¿Ciudad Iris? ah, cielo, si pasas por allí, igual te apetece ir al teatro," le dijo su madre a través del auricular del teléfono.

"Bien, lo tendré en cuenta. ¡Hasta pronto!" y Ryuuna colgó.

Antes de salir del Centro Pokémon, revisó que todo su equipo estuviera en perfectas condiciones.

"Veamos... Dratini, OK. Larvitar, OK. Gastly... ajaja, para, Gastly, que me haces cosquillas. Gastly, OK. Kadabra, OK", ella y el Kadabra se quedaron mirando fijamente unos segundos, "bien, pues ya podemos volver a ponernos en camino," y devolvió a sus Pokémon a sus respectivas pokéball.

Desde que el Abra evolucionó tras el combate en el Gimnasio Trigal, Ryuuna todavía no había visto al Kadabra en combate y se moría de ganas de comprobar el alcance de su poder. De camino a la caseta que comunicaba con la Ruta 35, Ryuuna pasó por delante de una floristería, en el interior se encontraba Blanca, conversando con la dependienta.

Ya que estaba ahí, no veía nada malo en pasar a saludar puesto que tardarían bastante en volverse a ver.

"¡Hola, Blanca!" saludó Ryuuna, "¿qué haces aquí?"

"Pues comprándome ropa, para ir a la moda," respondió Blanca con un posado serio.

"¿Ropa, en una floristería?" La expresión extrañada de Ryuuna causó la risa de Blanca y la sonrisa de la dependienta.

"Jajaja... te estaba tomando el pelo. He venido a mirar todas estas hermosas flores," le explicó Blanca, "y a visitar a mi amiga."

Blanca las presentó una a otra.

"Encantada, Ryuuna, Blanca me estaba contando con qué clase le venciste," dijo la florista con una sonrisa, "debiste humillarla a base de bien, desde que la conozco pocas veces se ha rendido."

"Shhh, eso no le interesa a Ryuuna," dijo ella sonrojada, haciendo aspavientos con los brazos, "¿verdad que no, Ryuuna? jejeje..."

"Seguramente debió resultarle como un jarro de agua fría," comentó Ryuuna, "no debes sentirte mal Blanca, he sufrido derrotas peores en mi corta vida como entrenadora."

"¿Has dicho jarro de agua fría?" dijo la florista, "espera, tengo una cosa para tí," y se agachó debajo del mostrador.

"¿Qué-?" Ryuuna estaba sorprendida.

"Toma esto, tal vez te resulte útil," la chica le hizo entrega de una regadera con forma de Squirtle, muy mona. "Puedes llenarla, y si cierras este compartimento el agua no sale de aquí, y si activas este resorte el agua queda encerrada, por si la quieres transportar en un bolso."

"No hace falta, en serio," Ryuuna estaba abrumada, "Blanca, dile algo."

"Cuando se empecina en algo es implacable," Blanca suspiró, "tengo las ventanas de casa llenas de cactus porque cada dos por tres me da u-... ups, mejor no digo nada."

"Insisto," dijo la florista, "las amigas de Blanca también son mis amigas, y se merecen lo mejor."

Al final Ryuuna acabó por aceptar el obsequio.

"Bien, entonces me lo quedaré," Ryuuna suspiró, "había venido para decirte que ya me voy de Ciudad Trigal, bueno no te lo iba a decir, pero como te he visto a través de la puerta, me he dicho 'pues vamos allá, ¿no?', y eso."

"Ah, pues si acaso te paso mi número de teléfono, y en alguna ocasión nos llamamos," y dicho y hecho, se intercambiaron los números de teléfono.

Tras despedirse adecuadamente, Ryuuna abandonó Ciudad Trigal definitivamente, a través de la caseta que le permitiría alcanzar la Ruta 35. El guardia la saludó al entrar. Era una caseta de vigilancia como las que había por todo Johto, así que Ryuuna pasó rápidamente.

La primera víctima de Ryuuna fue la Dominguera Norma.

"Eh, hace rato que por aquí no pasa nadie y estoy aburrida," le dijo Norma a Ryuuna, cuando ésta estuvo suficientemente cerca, "¿quieres echar un combate Pokémon?"

"¡Claro!" Ryuuna aceptó encantada, y más con las terribles ganas que tenía de usar el Kadabra en combate.

"¡Adelante, Vulpix!" ese era el Pokémon elegido por la Dominguera Norma.

"¡Ve, Kadabra!" por fin podría comprobar de qué era capaz del Kadabra.

Los dos Pokémon esperaban órdenes de sus respectivas entrenadoras.

"¡Vulpix, Ataque Rápido!"

El Vulpix realizó su ataque, por algún extraño motivo, Ryuuna no había dado ninguna orden pero sabía que el Kadabra ejecutaría lo que ella había pensado. Era todo muy extraño, como si el Kadabra quisiera ahorrarle desvelar sus tácticas a su oponente. Y por lo que deducía Ryuuna, el Kadabra también había enviado una pulsión mental al Vulpix conforme ya estaba listo para entrar en combate.

El Kadabra aguantó la embestida del Vulpix, que tan rápido iba que le fue casi imposible a su oponente bloquearlo. Era el turno del Kadabra, que con su poder mental hizo levitar al Vulpix unos pocos centímetros del suelo y empezó a darle vueltas. Finalmente lo elevó cuestión de medio metro y acto seguido lo arrojó contra el suelo.

En la siguiente ronda, el Vulpix se lanzó de nuevo contra el Kadabra con su Ataque Rápido a instancias de su entrenadora, esta vez, el Kadabra usó la táctica que había leído en la mente de Ryuuna de colocar discretamente un canto rodado en la trayectoria del Vulpix con la esperenza de que resbalara.

Dicho y hecho, el Vulpix pisó la piedra, lo que desequilibró su movimiento, que erró por pocos centímetros su objetivo. El Kadabra usó su Confusión de nuevo.

"¡Vulpix, Ataque Rápido! y esta vez vigila con el suelo," dijo indignada la Dominguera Norma, iniciando así la tercera ronda del combate.

Esta vez la táctica fue similar, plantando con disimulo dos piedras en la trayectoria del Vulpix. Con la velocidad que llevaba el Vulpix dio un salto y se arrastró por el suelo hasta llegar y detenerse justo delante del Kadabra, que ya estaba a punto para su ataque.

"Parece que he ganado," dijo Ryuuna que se estaba acercando a la Dominguera Norma para darle la mano.

"Increíble, no había visto tal sincronización entrenador-Pokémon en mi vida, eso sumado a mi mala suerte..." le dijo Norma mientras se daban la mano.

'Mala suerte... si supiera que todo era un estratagema,' pensó Ryuuna.

Más adelante en la Ruta 35 se hallaba el Campista Eliot, cuyo primer Pokémon era un Sandshrew.

"¡Go, Sandshrew!"

"¡A por todas, Gastly!" el Gastly fue el Pokémon elegido por Ryuuna en este combate.

Esperando recibir órdenes estaban el Gastly y el Sandshrew uno enfrente del otro, el primero andaba distraído con el paisaje y el segundo jugaba con las piedrecitas del suelo.

"¡Gastly. Tinieblas!"

"¡Sandshrew, vuelve!" el Campista Eliot no lo vio nada claro, así que envió a su segundo Pokémon, "¡Tu turno, Marill!"

El Gastly ejecutó su ataque Tinieblas, que el Marill recibió de lleno. Eliot mandó a su Pokémon usar Pistola Agua, Ryuuna siguió con las Tinieblas. Primero el Marill lanzó un chorro de agua de su boca, y después el Gastly sumió a su oponente en la oscuridad.

"Lo veo un poco chungo," dijo el Campista Eliot.

"¡Vamos Gastly, ya queda poco, usa Tinieblas!" animó Ryuuna a su Gastly.

"¡Marill, Rizo Defensa!"

El pequeño Marill se hizo una bola para aumentar su defensa, pero fue inútil contra el ataque del Gastly. Era turno del Sandshrew, y el Gastly lo despachó a base de Lengüetazos y Tinieblas.

"Buff, vaya paliza me has dado," reconocía el Campista Eliot. Más adelante se encontraba la Dominguera Belén, cuyo Pokémon elegido era un Pikachu. Ryuuna envió a su Larvitar, pero era demasiado lento y todos sus ataques fallaban, puesto que el Pikachu usaba el movimento Doble Equipo para aumentar su capacidad evasión.

"Jeje..." Belén estaba exultante, "no podrás ganar si no puedes golpear a tu oponente."

Y no podía haber más sabiduría en esas palabras, así que Ryuuna únicamente tenía una carta para jugar.

"Vuelve, Larvitar," Ryuuna retiró al pequeño Larvitar a su pokéball. "¡Vamos a jugar, Gastly!"

"¡Pikachu, Doble Equipo!"

El Pikachu se movía tan ágil que era capaz de crear copias, imágenes residuales, de sí mismo.

"Bien, es hora de jugar," dijo Ryuuna, "¡Gastly, Maldición!"

"¡Pikachu, Impactrueno!" las mejillas del Pikachu ya estaban acumulando electricidad.

El ataque eléctrico dejó paralizado al Gastly, que sin embargo usó su movimiento, lo que causó su debilidad, quedando fuera de combate, no sin antes maldecir al Pikachu. Era cuestión de tiempo que el Pikachu se debilitara.

"¡Adelante, Larvitar!" Ryuuna envió al Larvitar porque tenía ventaja de tipo.

"¡Pikachu, Gruñido!"

"¡Larvitar, Tormenta Arena!"

El Pikachu perdió salud debido a la maldición, y encima perdería unos pocos puntos de salud más cada turno debido a la tormenta de arena causada por el movimiento del Larvitar. La Dominguera Belén acabó por desistir.

"Buen combate, me alegra haber debilitado por lo menos uno de tus Pokémon," le dijo a Ryuuna.

Como ahora el Gastly estaba debilitado era un buen momento para regresar al Centro Pokémon de Ciudad Trigal, aunque... se acercaba un chico con pinta de Campista, y así, pensó Ryuuna, podría aprovechar el viaje si otro de sus Pokémon caía debilitado.

"Eh, ¿quieres luchar?" le propuso Ryuuna.

El chaval primero estaba dubitativo, pero le duró poco, finalmente aceptó el reto de Ryuuna.

"La hostia que sí, como que me llamo Iñaki," dijo el Campista Iñaki.

"¡Ahí va, Diglett!"

"¡Adelante, Kadabra!"

"¡Impresionar, Diglett!"

De nuevo, el Kadabra ejecutó el movimiento que Ryuuna había pensado sin que ella articulara palabra, en ese caso, Confusión. Al tratarse de un golpe crítico, resultó fatal para el Diglett, que se debilitó. El siguiente Pokémon enviado por el Campista Iñaki fue un Zubat, pero duró menos de un telediario. El último Pokémon de Iñaki era otro Diglett, aunque este se veía algo más fuerte.

Este Diglett consiguió conectar una Magnitud de orden 9, que dejó al Kadabra al borde del KO pero aguantó y le sucedió una Confusión. En la siguiente ronda el Kadabra fue un punto más rápido que el Diglett y con otra Confusión lo consiguió debilitar.


Mapa de Johto

Mochila:
- Pokéball x4
- Amigo Ball x10
- Baya Atania x2
- Baya Zreza x2
- Baya Safre x2
- MT 12 - Mofa
- MT 31 - Bofetón Lodo
- MT 45 - Atracción
- MT 70 - Destello
- MT 89 - Ida y Vuelta
- Caña Vieja
- Carbón
- Bici
- Monedero (Casino)
- Regadera

Equipo:
- Dratini (Mudar) MV: Atadura - Furia Dragón - Onda Trueno - Ciclón [Baya Aranja]
- Larvitar (Agallas) MV: Mordisco - Avalancha - Torm. Arena - Chirrido [Baya Aranja]
- Gastly (Levitación) MV: Hipnosis - Lengüetazo - Maldición - Tinieblas [Baya Aranja]
- Kadabra (Sincronía) MV: Teletransporte - Confusión
- Huevo Misterioso