Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - XXVI

sábado, 26 de julio de 2014

Capítulo Vigesimosexto: Pánico subterráneo

"Da igual cuál de los edificios sea," dijo Monty con determinación, "alguien de dentro será lo suficientemente amable para decírnoslo, si se lo pedimos de buenas maneras," y sonrió.

Se separó momentáneamente del grupo, entrando por la puerta más próxima a su localización. No pasó mucho rato que se oyó un estruendo, y la pared frontal, donde estaba situada la puerta por donde había entrado Monty, se derrumbó. Los tres, Barlos, Thara y Nolas, quedaron alucinando al ver que era Monty el causante, que además estaba agarrando a un tipo por la solapa del traje.

El tipo dijo algo y se desmayó.

Monty salió del edificio por el hueco que había hecho y volvió con sus compañeros, que seguían anonadados.

"¿Pero tú de dónde sales?" Barlos seguía incrédulo. "Que lances por los aires a un tipo que te saca varios palmos, pase, pero... ¿romper una pared?"

"Y lo más interesante es que parecía que ni la hubiera tocado," añadió Thara, "¿qué clase de técnica es esa?" preguntó por curiosidad.

"Es una técnica que estuve practicando cuando estaba en Skypiea," les explicó Monty, "básicamente se trata de comprimir mucho aire y reforzarlo con Busoshoku Haki, para después proyectarlo. Va bien para corta y media distancia, y lo mejor es que evito cualquier contacto con el rival. Por cierto, el hombre me ha dicho que la guarida donde se encuentra Duccus está allí," dijo mientras señalaba un edificio concreto del círculo interno de Belos.

Al entrar no parecía que Duccus se encontrara allí mismo, más bien parecía que habían entrado en un bar, con sus estantes repletos de bebidas alcohólicas, su barra con taburetes altos, y varias mesas vacías, todo de madera. El local era muy oscuro de por sí, y encima estaba pobremente iluminado por antorchas mal colocadas.

"No sé si tu amigo te habrá informado del todo bien," dijo Nolas.

"Descuida," detrás de la barra, junto a la máquina registradora, había una puerta. "Creo que es por allí," nadie puso ningún problema.

Nada más entrar, toda la madera pasó a ser piedra maciza, la madera parecía estar reservada únicamente para el bar. Unas escaleras de bajada eran el único camino posible.

"Parece que estemos yendo derechos al infierno," comentó Thara al notar que las escaleras era absurdamente largas.

"Al infierno, no sé, porque calor no hace," dijo Nolas, "pero lo que es humedad... Debemos estar bastante por debajo de Belos."

Cuando las escaleras ya parecía que se burlaban de ellos oyeron algo.

"Llegarán aquí tarde o temprano, espero que les déis el recibimiento que se merecen," era la voz de Duccus y su sonrisa malévola, aunque extrañamente nerviosa.

Barlos detuvo a Monty, que era el que lideraba la comitiva, y reunió al grupo en las estrechas escaleras.

"Nos esperan, pero no ahora, es un buen momento para un ataque sorpresa..." dijo el mismo Barlos, en voz baja para no ser oído.

"¡Bien!¡Me encantan los ataques sorpresa!" gritó Monty, excitado por la idea.

"Maldición, ya podemos olvidarnos de cualquier resquicio de sorpresa en nuestro ataque," dijo Barlos con resignación.

"¡WUAJAJAJAJA!" La personalidad oculta de Thara acababa de aflorar, armada con subfusiles en ambas manos. "¡Vamos a recetar dosis de plomo!"

Thara y Monty se habían adelantado al grupo, Barlos preparaba su trabuco y Nolas Izold se había quedado quieto, como una estatua.

"¡Ya están aquí!" gritó Duccus, su voz resonando por los pasillos de piedra, "¡Detenedlos! Que no lleguen al puerto subterráneo... ups, esto último no tendría que haberlo dicho."

Nada más abandonar las largas escaleras de piedra, el camino se trifurcaba, es decir, se podía ir recto o bien a derecha o izquierda. Y como bien pudieron comprobar Thara y Monty, en las tres direcciones había esbirros armados, que al verlos llegar al cruce abrieron fuego.

*RATTTATATATATATAA*

*RATAATTATTATATATATA*

"Cuando te diga, corre hacia adelante, Thara," Monty se concentró. "¡Peón!" La técnica de Monty impactó contra el techo, del que se desprendieron algunas piedras, que cayeron sobre los esbirros ahí situados, "¡Corre a cubierto, Thara!"

Él y Thara se cubrieron tras el pasillo que acababa de quedar bloqueado. No lo vieron, pero unas gotas de agua se desprendían de una pequeña cavidad. Barlos y Nolas acabaron de bajar las escaleras con precaución, y al ver que no había peligro enfrente, atravesaron la línea de fuego.

El trabuco de Barlos no era de mucha utilidad en ese lugar dada su dispersión, pero el chico lo seguía teniendo agarrado en sus manos, posiblemente por seguridad. Thara sacó un lanzagranadas de algún lugar y disparó contra el pasillo que quedaba a su derecha, el de la izquierda visto desde las escaleras de acceso.

*BOUM*

La explosión causó un efecto similar al que había tenido la técnica de Monty, que fue el despredimiento de unas cuantas piedras que bloquearon el paso. Ahora sólo podían seguir en una dirección... si nadie bloqueaba ese acceso. La mala noticia era que todavía quedaban enemigos armados disparando contra ellos.

"Ni se te ocurra disparar eso de nuevo," Barlos bajó el lanzagranadas con el que Thara estaba apuntando al grupo de seguidores de Duccus.

Monty tomó carrerilla y saltó, encarándose al grupo armado. Dio varias patadas en el aire, dirigidas contra ellos.

"¡Alfil!"

De los diales hacha en los pies de Monty salieron proyectadas varias hojas afiladas de energía. Monty aterrizó, saltó de nuevo con una voltereta y siguió lanzando proyectiles de energía afilados. Pronto, los pocos esbirros que quedaban abandonaron las armas y se retiraron.

"Bien, vía libre," informó Monty.

Al pasar por el lugar donde habían estado los tipos apostados disparando, Barlos y Nolas Izold aprovecharon para armarse con los despojos que pudieron rescatar. Al fin y al cabo era mejor que nada.

Fueron abriendo puertas en busca de Duccus, pero no encontraron nada. Finalmente acabaron por encontrar un enorme pasillo que daba al puerto subterráneo. Por lo que pudieron comprobar había varias entradas que llevaban ahí. Todo parecía en calma, incluso un hombre estaba trabajando en los barcos.

"¿Eres tú, Olward?" Nolas Izold movía la cabeza, intentando enfocar al hombre.

"¿Alcalde?" Olward se detuvo en sus quehaceres al oir esa voz. "¡Alcalde!" la expresión de Olward cambió de su inexpresividad de momentos antes a la alegría.

"Olward, Kallin está muy preocupada," le dijo Nolas, "¿estás bien?"

"Espero que Kallin esté bien," dijo con un tono de esperanza en su voz, "los esbirros de Duccus ni él mismo me han tratado mal en ningún momento, claro que tampoco les he dado motivos para hacerlo."

"¿Qué querían de tí?" preguntó Barlos.

"Querían que reparara los barcos, que dicho sea de paso están en bastante mal estado," les explicó Olward.

"Al parecer..." dijo Nolas, pero un estruendo interrumpió lo que fuera que iba a decir.

"¿Qué ha sido eso?" Thara parecía preocupada.

La respuesta no tardó en llegar. Una corriente de agua se estaba llevando todo lo que tenía por delante.

"¿De dónde ha salido tanta agua?" exclamó Monty.

"Creo que entre tu técnica y la explosión causada por Thara han acabado por hacer ceder el techo," explicó Barlos.

"¡Rápido, subid aquí!" les instó Olward.

Agua y más agua entraba por el enorme pasillo por el que el grupo había entrado al puerto subterráneo.

"¡Auxilio!¡Auxilio!" oyeron una voz gritar.

"Oigo una voz, pero no sé de dónde viene," dijo Thara.

"Uhm... sí, yo también he oído algo, como si alguien estuviese pidiendo ayuda," dijo Nolas.

"Ahí, ahí," la coleta de Barlos señalaba un punto hacia el que todos dirigieron la mirada. Era Duccus, que estaba haciendo esfuerzos inhumanos para mantenerse a flote a pesar de la corriente.

"¿Vale la pena ayudarle?" comentó Olward. Nolas le transmitió sus dudas al mafioso.

"¡¿Qué motivos tenemos para ayudarte, Duccus?!"

"Creo que nadie... de vosotros," cada vez le costaba más mantenerse a flote, y el hecho de que fuera poco atlético, por decirlo de alguna manera, no ayudaba, "... sabe... cómo salir de aquí."

El puerto ya estaba inundado y era imposible salir por ninguna de las puertas. Duccus tenía un punto en su argumento.

"Tiene razón," admitió Thara, "nadie de nosotros sabe cómo salir de aquí."

"¡Voy!" Monty se libró de casi toda su ropa, a excepción de los pantalones, y se lanzó al agua.

*SHPLOF*

Ciertamente la corriente era bastante fuerte, incluso a alguien entrenado como Monty le costaba nadar. De mientras, en el barco, estaban buscando una cuerda que lanzar para cuando Monty volviese. Duccus estaba tan cerca, Monty casi lo llegó a tocar con las yemas de los dedos, pero Duccus se rindió ante el poderío del agua y empezó a hundirse.

"¡Relájate! Respira pausadamente" le aconsejó Monty, pero era harto complicado que Duccus lo hubiera oído.

Monty tomó aire y se sumergió. Duccus estaba hundiéndose, pero Monty logró cogerlo y lo llevó hasta la superficie. Con esfuerzo lo arrastró hasta el barco, donde esperaba Barlos en una cuerda.

"Dame la mano," dijo Barlos, y Monty hizo lo que le decía. Tiró de la cuerda, "agarra bien a Duccus," y la cuerda empezó a subir. Finalmente se encontraban los tres en la cubierta del barco.

"Bien," dijo Nolas, "¿y ahora nos puedes decir cómo salir de aquí?"

"No será fácil," dijo Duccus, que estaba tumbado en el suelo, "hay una rueda que se tiene que girar para abrir la puerta del ascensor, pero ahora mismo está sumergida."

"No hay problema, ahora voy," se ofreció Monty.

"Espera, hay un pequeño problema," Duccus se acababa de incorporar, "para que el ascensor funcione la puerta tiene que estar cerrada, se cierra una vez se deja de dar vueltas a la rueda que enrolla la cadena, por lo que tienes que nadar muy rápido si quieres subir con nosotros. Si no lo consigues tendrás que volver a abrir la puerta."

"Espero conseguirlo."

*CHOF*

Mientras Monty nadaba hacia la enorme puerta de piedra del ascensor, Duccus hacía las de capitán dirigiendo su tripulación temporal. El barco no tardó en ponerse en marcha, aunque muy lentamente porque eran Olward y Nolas en un lado y Barlos y Thara en el otro los que llevaban los remos.

Monty llegó hasta la puerta y se sumergió para saber dónde estaba la rueda de la que le había hablado Duccus. Efectivamente, era una rueda, la típica de los castillos medievales para abrir puertas grandes, aunque estando debajo del agua, Monty estaba pensando cómo ideárselas para moverla. Cuando se empezó a quedar sin aire volvió a la superficie. El barco iba muy despacio.

"¡Puerta!" gritó Duccus a pleno pulmón, cuando ya el barco estaba llegando a la puerta.

Monty volvió junto a la rueda y con todo su empeño se plantó e hizo fuerza para mover la rueda.

*ffffFRFRFRFRFR*

Al llegar al límite de la cadena Monty espero un rato, todo lo que le permitía su reserva de oxígeno, y volvió rápidamente a la superfície.

"Arf, arf," jadeaba, era cierto que la puerta se estaba cerrando muy deprisa, pero si le echaba ganas podría conseguir atravesar la puerta.

Ya se preocuparía de subir al barco una vez atravesada la puerta. ¿Y si quedaba aplastado al no poder cruzar? Eso le dio un empujón para seguir moviendo brazos y piernas. El barco ya había atravesado la puerta y estaba esperando.

De pronto notó que no podía nadar más. Había algo duro debajo de él. ¡Era la puerta, que se estaba cerrando! Con la poca fuerza que le quedaba se puso de pie, y antes de que la enorme puerta se cerrara, aplastándolo como un molesto insecto, dio un salto formidable.

*CHOF*

"¡Eh, chaval!" gritó Duccus, al estar en un espacio encerrado el eco era muy molesto, "necesito una última cosa, el sistema de ascensor funciona con un resorte que, en condiciones normales, el mismo barco acciona, pero ahora con tanta agua no llega. Es un botón muy grande. Necesitarás hacer fuerza."

Monty al oír eso se dio un chapuzón de nuevo, tal y como había dicho Duccus, ahí había un gran botón, pequeño para el tamaño del barco. ¿Cómo podía pulsarlo?

"¡Peón!" gritó Monty, aunque al estar debajo del agua sólo salieron burbujas, el aire comprimido reforzado con Busoshoku Haki tuvo el efecto deseado, y el gran botón fue accionado. El nivel del agua empezó a subir, y Monty volvió a la superficie rápidamente, antes de de que se le agotaran las fuerzas.

1 quejas:

scaramanga dijo...

Esto ha parecido "La isla del tesoro meets Wolfentein", nen. Buen episodio.