Translate

About Me

Status

Leyendo:

  • No te escondo nada - Sylvia Day

Jugando:

  • Digimon World DS
  • Castlevania GBA
  • Fallout 3
  • Pokémon Blanco

Viendo:

  • The Legend of Korra B3E02

Sígueme en Twitter

Licenciado en Química | Dibujante y escritor a ratos

This is 100% Derpy approved
  • Diada Nacional de Catalunya en TDD-1Halloween en TDD-1Navidad en TDD-1 Sant Jordi en TDD-1

Archives

Sandeces-box


Follow by Email

Lista de mis "Ayudantes Virtuales"

Changelog

  • 01/09/2014 - Añadidos share buttons
  • 08/12/2013 - Añadida publi lateral
  • 07/09/2013 - Cambio de cabecera
  • 31/08/2013 - Reforma del Blogroll
  • 31/08/2013 - Cambio en el diseño de entradas
  • 30/08/2013 - Añadida Navbar
  • 30/08/2013 - Añadidas "Reacciones"
  • 28/07/2013 - Cambio de template

Månatlig Sumario Finale - Mayo'13

viernes, 31 de mayo de 2013 0 quejas

Månatlig Sumario Finale

Historial 2.0

- World of Trollcraft: [Capítulo vigésimosegundo: Esta isla es demasiado pequeña para los trolls] - Y con esto damos por terminada la saga en Isla Delfino... ¿seguro? Esperad a leer el siguiente capítulo.

- Periscopio - [Indignada!!] - Mi punto de vista de una interesante reflexión de eri-san. Sobre la saga de videojuegos Saints Row.

- Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - XIII - La llegada de nuestros protagonistas a la ciudad portuaria de Grass, id con cuidado mientras paseáis por las calles.

- Pocket Tales of the Braves - Extra III - Extra para que os hagáis una idea de cómo son Ryuuna y Elya, que ya las habíais visto aunque no con la calidad que hubiese querido entonces, y los circunstanciales Blasi y Steeler.

- Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - XII - Con este capítulo se da por terminado el torneo de Lovely Street, el mes que viene sigue el entrenamiento de Monty.

- Periscopio - [¿Qué es un "profesional"?] - Mi punto de vista de una interesante reflexión de Natsume acerca del momento en que un artista por afición pasa a serlo por profesión.

- TDDetectives - V - Quinta entrega de la sección que recopila cosas curiosas que busca la gente antes de visitar este blog.

- Pocket Tales of the Braves - Capítulo 22 - Ryuuna y uno de los ayudantes del Profesor Dys, Foster, parten hacia Pueblo Azalea. Deben llegar a las inmediaciones de Cueva Unión antes de que anochezca.

- No hay manera - Reflexión sobre los contenidos del blog.


Variedades

- En el blog de scaramanga podéis encontrar el último capítulo de Dr Nie y el primer capítulo del siguiente fanfiction, entre muchas otras cosas como fichas de personajes del CEFPIFST o un interesante análisis de la figura de Johnny Watson.

- Sawako anuncia su regreso a la blogosfera tras unos meses inactiva.



Si téneis cualquier duda, sugerencia o similar, ya sabéis, dejad un comentario o enviad un mail a:

tdd1blog@gmail.com

No hay manera

jueves, 30 de mayo de 2013 0 quejas

Ojo, que no es que vaya a cerrar el blog, aunque el título pueda parecer algo negativo.

Hará varios años, no muchos que este blog tampoco es tan viejo, me comprometí a publicar un mínimo de 10 entradas al mes, y más o menos he ido cumpliendo.

Hay secciones que he creado y no han durado, secciones que he creado y han durado, y lo mismo con los fanfictions. Desde hace relativamente poco incluso voy colgando extras de algunos de ellos (aunque no haya recibido apenas feedback).

Este mes, en concreto, me había quedado sin ideas a falta de una entrada para hacer las 10, pero por suerte, estas líneas que estáis leyendo (espero) me han salvado el culo. Mañana publicaré la décima entrada como ya es costumbre. Y ya que estamos os adjunto un cuestionario a continuación para poder sacarle un poco más de "suco" al tema.

- ¿Te surgen temas e ideas para tu blog con facilidad?

- ¿Cuál es tu principal fuente de inspiración para sacar nuevas ideas para tu blog?

- ¿Dónde te suelen venir con más frecuencia ideas para tu blog?

- ¿Tiras de temas que ves en otros blogs, con más o menos gracia?¿Con qué frecuencia?

Pocket Tales of the Braves - Capítulo 22

lunes, 27 de mayo de 2013 1 quejas

Capítulo 22: ¡Es la caña!

Continente de Johto
Ruinas Alfa


"¿Estás listo, Foster?" preguntó Ryuuna impaciente. Era media mañana en Ruinas Alfa y Ryuuna ya estaba preparada para partir hacia Pueblo Azalea, no así Foster.

"Tampoco esperes encontrar maravillas en Pueblo Azalea," le dijo el Profesor Dys, intentando conversar con Ryuuna mientras esperaba a Foster. "Como mucho César, que hace pokéballs especiales a partir de los bonguris, aunque no sé si todavía está activo."

"Mientras queden medallas de Gimnasio, el resto de Pueblo Azalea me da igual," sentenció Ryuuna.

"¡Ya voy!" gritó Foster. Llevaba una gorra para protegerse del sol y una mochila pequeña aunque aparentemente pesada. Mientras venía Ryuuna hizo una última comprobación de sus Pokémon.

"Veamos... Dratini," y sacó la pokéball de Dratini. Al final el pequeño dragón se había acostumbrado a permanecer en su pokéball. "Baya Aranja... Correcto. Vuelve, Dratini." Y lo devolvió a su ball.

"Larvitar..." y fue el Larvitar que salió de su pokéball. Tenía un expresión de -¿qué hago yo aquí?- Ryuuna comprobó que llevaba equipada una Baya Aranja y lo devolvió a su ball.

"Uhm... Gastly," era el último Pokémon que había capturado. "¡Uy!" Gastly no llevaba equipada una Baya Aranja, Ryuuna abrió su bolso y de ahí sacó una Baya Aranja. "Toma, Gastly."

Ryuuna le entregó una Baya Aranja. La baya quedaba flotando alrededor del Pokémon. "Supongo que así ya la podrá usar en combate," dijo Ryuuna en voz baja.

Foster se personó ante Ryuuna y el Profesor Dys.

"Ya estoy listo para partir," dijo Foster.

Ryuuna se despidió de Emma y del Profesor Dys, y de su nueva amiga, Grelda.

"Espero que nos volvamos a ver," dijo ella.

"Para entonces espero tener unas cuantas medallas más en mi casillero," dijo Ryuuna en su tono humorístico característico. Y se abrazaron.

"Yo volveré cuando haya terminado los encargos en Pueblo Azalea," dijo Foster.

"Vámonos," dijo Ryuuna.

La salida este de Ruinas Alfa iba a dar a la Ruta 32, que venía de Ciudad Malva y terminaba en Cueva Unión, o viceversa. Foster no estaba convencido de que Ryuuna supiera hacia dónde iba.

"¿Ya sabes por donde queda Pueblo Azalea?" preguntó Foster.

"Uhm... pues ahora que lo dices, creo que no," reconoció Ryuuna.

"Me lo imaginaba, aquí traigo un mapa," y Foster sacó un mapa de la mochila.

"Mira, estamos aquí," dijo Foster señalando con el dedo la posición de Ruinas Alfa. "Si caminamos un poco más llegaremos a la Ruta 32," a medida que hablaba iba desplazando el dedo. "Probablemente a última hora de la tarde llegaremos al Centro Pokémon de Cueva Unión, lo mejor será que nos quedemos a dormir en el Centro Pokémon, y ya por la mañana cruzamos la Cueva Unión y Ruta 33 y llegaremos a Pueblo Azalea," y a medida que iba mencionando lugares iba señalándolos con el dedo en el mapa.

"Pues entonces pongámonos en camino, que si no no llegaremos al Centro Pokémon ni mañana," insistió Ryuuna.

Foster y Ryuuna abandonaron las cercanías de las Ruinas Alfa, y ella lo notó con un ligero dolor de cabeza, agudo y transitorio. Era momento de seguir adelante, y llegar a su objetivo. Había varias zonas de hierba alta y unos pocos entrenadores capturando Pokémon en ellas. Ryuuna sacó su PokéDex y empezó a registrar contenido en ella.

Había manadas de Rattata y unos cuantos Bellsprout. A Ryuuna le hizo gracia una simpática oveja que resultó ser un Mareep y que al acercarse y tocarla le soltó una descarga eléctrica. Los pelos de Ryuuna se erizaron.

"Anda, ¿es un PokéDex?" preguntó Foster.

"Sí, me la dió el Profesor Elm, de Pueblo Primavera," dijo Ryuuna.

"¿Conoces al Profesor Elm en persona?" preguntó Foster anonadado y patidifuso.

"Sí, ¿por?" respondió Ryuuna, como si conocer a una de las eminencias en evolución Pokémon fuera lo más normal del mundo.

"El Profesor Elm es de los investigadores Pokémon más importantes del mundo, y un experto en temas de evolución Pokémon, no pensaba que tú, que vienes de Ciudad Endrino, hubieras estado en su laboratorio," explicó Foster, que seguía sorprendido.

"Es muy cercano y amable," le contó Ryuuna. "Llegué de casualidad a Pueblo Primavera y allí estaba Elya, mi rival por competir en la Liga Pokémon."

Entonces Ryuuna le contó su relación de amistad-odio con Elya. El camino se hacía más ameno hablando, eso era cierto. Al final el camino dejaba únicamente la opción de seguir a través de unas estructuras de madera por encima del agua.

"Mmm... no sé si es demasiado seguro," dijo Ryuuna.

"Tranquila, paso por aquí a menudo y no pasa nada. Es muy seguro," dijo Foster tratando de convencerla. "Mira, ¿ves?" Había empezado a caminar por encima de la madera.

*CRIEEEEK* *CRIIIIEEEK*

Ryuuna no parecía convencida en absoluto. Foster, entonces, dijo:

"Si no cruzas no podrás llegar a Pueblo Azalea y no conseguirás la Medalla Colmena..."

Tuvo un efecto casi inmediato.

"Ah... qué se la va a hacer," se lamentó Ryuuna. Al cabo de un rato vio que al fin y al cabo no estaba tan mal.

"¿Qué es esto?" preguntó Ryuuna curiosa, ante una especie de puente que pasaba por encima.

"Son las vías del Magnetotrén," respondió Foster.

"¿Magneto-qué?" Ryuuna no sabía qué era el Magnetotrén.

"Es un tren bala que viaja en muy poco tiempo de Johto a Kanto y viceversa," le explicó Foster. "Sale periódicamente de Ciudad Trigal, en Johto, y de Ciudad Azafrán, en Kanto. Los hombres de negocios lo usan habitualmente, pero el billete es bastante caro y fuera del alcance de gente como tú y yo."

"Un día de estos viajaré en Magnetotrén," dijo Ryuuna con determinación.

Ya era entrada la tarde, aunque el cielo seguía siendo azul. En poco tiempo empezaría a volverse de color anaranjado.

"Psst." Un silbido hizo que Ryuuna y Blasi se giraran. Era un pescador, o por lo menos era lo que se destilaba de la caña que tenía a un lado. El pescador, que ahora ya tenía su atención, habló.

"Mi amigo y yo tenemos una propuesta por haceros,"

"¿Dónde está tu amigo?" preguntó Ryuuna.

"Estoy aquí," dijo otro pescador que estaba justo detrás de Ryuuna y Foster. Estos se sobresaltaron y se sorprendieron.

"¿Qué propuesta nos queréis hacer?" preguntó Foster, girando la cabeza a un lado y a otro.

El primer pescador dijo, "Un combate doble. Sois los primeros que pasáis hoy por aquí que tienen pinta de ser entrenadores hábiles, por aquí no hay más que jóvenes y domingueras."

"Claro que si ganáis, os haremos entrega de una caña, para induciros el espíritu de la pesca, no en vano me llaman el Gurú pescador..." y al final, en voz baja añadió, "pequeño."

"¿Y si perdemos?" preguntó Foster.

"Os bloquearemos el camino y tendréis que buscar otro sitio por el que pasar," admitió el pescador que no era el Gurú.

"Acepto," dijo Ryuuna.

"Al final mira quién tiene lo que hay que tener," dijo el Gurú. "El mundo es una caja de sorpresas."

"Dejémonos de cháchara, entonces, que el atardecer se cierne sobre nosotros, y si no nos damos prisa lo hará la noche," dijo el otro pescador.

El Gurú Pescador envió un Magikarp y el otro pescador envió un Goldeen. Ryuuna envió a Gastly, ya que requería algo más de entrenamiento que sus otros dos Pokémon. Foster envió un Natu.

"¡Goldeen, Picotazo!" ordenó el pescador.

"¡Natu, Picotazo!" gritó Foster.

Los dos Pokémon se encararon, Goldeen con su cuerno y Natu con su pico.

*CLAC* *CLOC*

"¡Magikarp, Salpicadura!" gritó el Gurú.

"¡Gastly, Rencor!" gritó Ryuuna.

El Magikarp se removió patéticamente por la madera hasta llegar al agua. El Gastly se acercó al Goldeen, habían decidido dejar al Magikarp de lado, con sigilo y una sustancia gaseosa rodeó al Goldeen.

"¡Gastly, Lengüetazo!" fue la siguiente orden dictada por Ryuuna.

"¡Goldeen, Supersónico!" gritó el pescador. El Goldeen apuntó al Gastly y usó su ataque, pero el fantasma desapareció para esquivar el ataque con la mala suerte de que un poco más lejos se encontraba el Natu a la espera de recibir órdenes y fue afectado por el Supersónico, quedando en un estado de confusión transitorio.

El Gastly se posicionó detrás del Goldeen y le dio un lametazo pavoroso que lo dejó paralizado. El Magikarp siguió removiéndose en el agua de forma patética. El Natu estaba confuso, tanto, que se golpeó a sí mismo, y todavía estaba confuso.

"¡Natu, soy yo, Foster, despierta!" le decía Foster a Natu, aunque no parecía tener efecto.

"¡Goldeen, Picotazo!" indicó el pescador al Goldeen, cuyo ataque se vio impedido por parálisis. El Natu seguía confuso y el Magikarp no podía hacer más que salpicar.

"¡Magikarp, Azote!" gritó el Gurú, pero el ataque falló porque la salud del Magikarp era óptima.

"¡Natu, Tinieblas!" mandó foster. El Natu hizo ademán de irse a golpear pero en su lugar el cielo oscureció de repente, o por lo menos la zona donde estaba teniendo lugar el combate, y los ojos del Natu empezaron a relucir con un brillo azulado. Una niebla muy espesa apareció de la nada y cubrió al Natu y al Goldeen, y la trayectoria rectilínea entre ambos. La salud del Goldeen disminuyó.

"¡Gastly, Lengüetazo!" ordenó Ryuuna. Era el único movimiento de tipo ofensivo que conocía su Gastly, y de la misma manera que antes, la lengua del Gastly recorrió el Goldeen.

"¡Natu, Picotazo!" bramó Foster.

"¡Goldeen, Picotazo tu también!" dijo el pescador. Natu ya no estaba confuso y el Goldeen no se dolió de la parálisis y enfrentaron el pico de uno contra el cuerno del otro, de nuevo.

*CLAC* *CLOC*

La parálisis hizo que el Goldeen fuera perdiendo velocidad y al final el Natu golpeó de lleno al Goldeen. Era un golpe crítico y el Goldeen estaba en las últimas. Tras un intercambio de golpes se debilitó.

"Buen trabajo, Goldeen," dijo el pescador, entonces devolvió al Goldeen a su pokéball. "¡Adelante, Poliwag!"

El Poliwag salió de su pokéball.

"¡Poliwag, Hipnosis!" fue la primera orden que recibió el Poliwag de su entrenador.

"¡Gastly, Hipnosis!" gritó Ryuuna inmediatamente después.

El Poliwag durmió al Natu y el Gastly durmió al Poliwag. Ryuuna indicó al Gastly que atacara al Magikarp mientras los otros dos Pokémon despertaban. Finalmente el Magikarp se debilitó, tras varios intentos de conectar un Azote, al que el Gastly era inmune. El Gurú pescador envió de nuevo un Magikarp. El Natu despertó, e inmediatamente lo hizo el Poliwag.

"¡Gastly, Lengüetazo!" mandó Ryuuna al Gastly, que se colocó detrás del Poliwag y por fortuna acabó paralizado.

"Bueno, acabemos con esto de una vez," dijo Ryuuna. "¡Vuelve, Gastly!"

El Gastly fue devuelto a su pokéball.

"¡A por todas, Dratini!" Ryuuna lanzó la pokéball del Dratini y el pequeño dragón hizo acto de presencia.

"¡Poliwag, Burbuja!" gritó el pescador. El Poliwag lanzó burbujas por la boca sin aparente peligro.

"¡Dratini, Ciclón!" fue la respuesta de Ryuuna. El Dratini creó un viento ciclónico que se desplazó hasta el Goldeen rápidamente, por desgracia el puente acabó destrozado por la parte central, a lo largo.

"¡Dratini, Atadura!" Foster se encargó con su Natu de acabar con el Goldeen y Ryuuna derrotó con suma facilidad al segundo y último Magikarp del Gurú Pescador.

"Excelente combate chicos, aquí tenéis lo prometido. Es mi caña de la suerte, aunque un poco vieja," les dijo el Gurú. "Aunque no sé por qué motivo lo único que pesco últimamente son Magikarps."

"¿Y para qué quiero un Magikarp?" preguntó Foster. "Son de lo más inútiles..."

El Gurú respondió a eso, "Un débil Magikarp, con el tiempo, se convertirá en un feroz Gyarados." Bonita sentencia, incluso un tanto filosófica.

Ryuuna y Foster se despidieron de los pescadores, ya era entrada la noche, y prosiguieron con su camino.

"Dentro de poco llegaremos al Centro Pokémon," indicó Foster.

"Me ha llevado más tiempo del que pensaba, este combate, yo creía que en poco tiempo los tendríamos contra las cuerdas, pero han aguantado," admitió Ryuuna mientras avanzaban.

La luz que emitía el edificio brillaba tenuemente. El Centro Pokémon estaba rodeado de árboles que, de noche, creaban una atmósfera un tanto tétrica, un poco más allá se veía la montaña que la Cueva Unión atravesaba. Hacía rato que el frío se colaba por todos y cada uno de los huecos que la ropa de Ryuuna dejaba.

"Brrr... tengo frío," dijo Ryuuna.

"Ya llegamos, aguanta un poco," dijo Foster.

Entraron por la puerta del Centro Pokémon y la enfermera Joy del Centro Pokémon de Cueva Unión se dirigió a ellos.

"¡Buenas Noches! Acabamos de hacer una olla de caldo caliente, ¿queréis una taza?"


Mapa de Johto:
Johto


Mochila:
- Pokéball x4
- Baya Aranja x1
- Baya Atania x2
- Baya Zreza x2
- Baya Safre x2
- Revivir x1
- MT 31 - Bofetón Lodo
- MT 70 - Destello
- Caña Vieja
- Saco de dormir

Equipo:
- Dratini (Mudar) MV: Atadura - Malicioso - Onda Trueno - Ciclón [Baya Aranja]
- Larvitar (Agallas) MV: Mordisco - Malicioso - Torm. Arena - Chirrido [Baya Aranja]
- Gastly (Levitación) MV: Hipnosis - Lengüetazo - Rencor [Baya Aranja]
- Huevo Misterioso

TDDetectives - V

jueves, 23 de mayo de 2013 1 quejas

TDDetectives
TDDetectives
TDDetectives
TDDetectives
TDDetectives
TDDetectives
TDDetectives
TDDetectives

Periscopio - [¿Qué es un "profesional"?]

martes, 21 de mayo de 2013 0 quejas

Entrada original - ¿Qué es un "profesional"?

De entrada decir que estamos hablando de profesionales, o no, del mundo del dibujo y la ilustración, más que de otras tareas creativas. Natsume, para los que no lo sepáis, es el creador del fanzine Pirates vs Ninjas y colaborador del Mekawen Studio. Seguramente habréis pasado por delante de su stand en el Salón del Manga de BCN, y recientemente, en el Expomanga de Madrid, además de las Jornaicas de Zaragoza, su localidad habitual.

En esto del mundo creativo y de creación de contenidos es difícil establecer la frontera entre ser un profesional y ser un aficionado. Desde el punto de vista lingüístico es muy fácil, extremadamente fácil. El profesional, de cualquier ámbito, es aquel que vive de su profesión porque la domina, mientras que un aficionado, pues es eso, el que tiene una afición.

Sin embargo, en un profesional se suponen ciertos criterios que a un aficionado no se le suponen. Por ejemplo, se supone que un profesional usará material bueno, de calidad, para realizar sus tareas porque se lo puede permitir, mientras que se supone que un aficionado, al no vivir de ello, no tiene por qué disponer de ello, y en vez de eso use material "marca blanca", por ejemplo programario libre.

Ser un profesional conlleva, también, unas responsabilidades de las que llegado el caso, debe responder, cosa que del aficionado no está tan claro.

Como digo, el momento en que un aficionado pasa a ser un profesional no está del todo claro.

¿Pasas a ser un profesional cuando...

- Sigues un estilo o una metodología?
- Llegas a un determinado número de seguidores?
- Te contrata una empresa?

Debo admitir que hace unos años rajaba injustamente de los fanzineros, tal vez porque en los salones se me personaban los más pesados, pero con el tiempo uno ve el trabajo que conlleva y el esfuerzo que representa y ahora, por lo menos, les doy la oportunidad de explicarme de qué va.

Por otra parte y aunque no sea el objetivo último de este blog, es muy español denostar la cultura. En países como Francia o Italia, para no ir demasiado lejos, los cómics son parte de la cultura y se miman bastante más a los creadores y los eventos. Aquí todavía se tiene la mentalidad de que los comics son para críos o, bien se tiene en mente Kiss Comics o El Víbora, vamos, que se pasa de un extremo a otro.

Referido a esto, si nos vamos a países como Estados Unidos o Japón, prácticamente puedes encontrar cómics para cada franja de edad y se da oportunidad a los artistas noveles, por ejemplo, en Japón, mediante concursos, incluso en el mismo Comiket hay ojeadores, cosa impensable aquí, siquiera en los eventos de Cómic y Manga de Barcelona, que son los más transitados y visitados, y por tanto importantes.

En fin, que la frontera entre aficionado y profesional, en el mundo del dibujo, por lo menos aquí, no está demasiado clara. Y con los medios tecnológicos que se van creando, cada vez menos.

Relatos de la Grand Line: Alborada de Hazañas - XII

lunes, 20 de mayo de 2013 2 quejas

Capítulo Duodécimo: La Gran Final

Monty agarró a Tamond, que debido a la sorpresa había perdido momentáneamente el control sobre su poder de fruta diabólica. Rápidamente le propinó un fuerte puñetazo que lo hizo aterrizar de golpe.

"¡Ganador, Monty!" declaró el árbitro, y el comentarista repitió para todo el público, que estalló en una gran ovación.

Monty ayudó deportivamente a levantarse a Tamond, que había quedado ligeramente aturdido, primero por el puñetazo y después por el impacto contra el suelo. Tamond se dirigió a las gradas, para acabar de ver el torneo.

Ahora quedaban los finalistas. Morth y Monty. Monty y Morth. Lucha libre contra Dial-jutsu. Dial-jutsu contra lucha libre. El comentarista habló a través de la megafonía.

"¡La final tendrá lugar dentro de una hora, para que los participantes puedan descansar y veamos un mejor combate!"

Monty estaba contento, feliz. No pensaba que llegaría tan lejos y eso que era la primera vez que participaba en un torneo de lucha. Alguna vez en Surebia había tenido peleas y discusiones menores con niños después de la escuela, pero nunca nada serio. No era un chico violento por naturaleza.

Entró en la caseta de luchadores. El único luchador que ahí había era Morth. Estaba sentado en una silla, con los pies cruzados y encima de la mesa. Al entrar Monty se levantó y se acercó a él.

"Buen combate, chico," le dijo Morth.

"Gracias, me gustan las piruetas que haces," respondió Monty.

"Ja ja ja..." estalló Morth en carcajadas. "Ya que estás aquí, ¿qué te parece si la gran final la hacemos en un ring de lucha libre?"

Monty se sorprendió gratamente.

"¡Sí!¡Sí!" decía Monty.

"Bien, entonces vayamos a hablar con el árbitro para que coloquen las cuerdas," sentenció Morth.

Los dos salieron de la caseta y fueron a buscar al árbitro, al que encontraron tras preguntar a un par de personas de organización.

"¿Qué queríais?" preguntó el árbitro.

"Hemos acordado que la final sea en cuadrilátero con cuerdas," dijo Morth.

"Sí, sí," confirmó Monty.

"Bien, entonces colocaremos las cuerdas," les dijo el árbitro. Monty y Morth volvieron a la caseta destinada al descanso de los luchadores mientras unos operarios colocaban de nuevo las cuerdas.

El tiempo pasó, finalmente, y un timbre indicó que los luchadores debían reunirse en el centro del ring. Morth y Monty salieron juntos de la caseta, caminando lentamente mirando a las gradas y saludando a todos aquellos que los habían venido a ver. Había mucha más gente ahora, incluso gente de pie en las escaleras.

El árbitro los esperaba en el centro de la pista, Monty ya estaba dentro y Morth estaba entrando. Se colocaron ambos uno enfrente del otro, se dieron la mano.

"Buena suerte," dijo Morth primero.

"Buena suerte," respondió Monty.

"Quiero ver un combate limpio," dijo el árbitro.

*TONG* *DONG*

Sonó un gong que daba por iniciado el combate. La gran final.

"¡Y empieza la finalísima del Gran torneo de lucha de Lovely Street!" gritó el comentarista, con el pertinente jolgorio provinente de las gradas. Tanto Morth como Monty tanteaban el terreno, sin ofrecer muchas hostilidades.

Morth agarró el brazo de Monty, pero el chico fue rápido y consiguió librarse de él antes de que pudiera ejecutar alguna técnica. Sin darse cuenta Monty acabó acorralado en una punta del cuadrilátero. Entonces Morth agarró del brazo a Monty y lo desplazó en sentido opuesto, con un látigo irlandés. En el centro del ring, pero, Monty acabó por ejecutar un látigo irlandés a Morth.

El luchador, que esperaba que Monty lo persiguiera, se agarró contra las cuerdas superiores con ambas manos y dio una voltereta en el aire ayudándose de las cuerdas. Pero no fue así y aunque era un movimiento espectacular que levantó bastantes aplausos, fue inútil. Monty se había quedado en el centro del ring, tal vez porque había deducido que la cosa tenía trampa.

Morth no perdió el tiempo y se dio impulso con una cuerda y recorriendo todo el lateral de la pista dio un salto en la segunda cuerda frente a él y girando el cuerpo saltó sobre la tercera cuerda, que quedaba a su izquierda. De un gran salto, ayudado por la tercera cuerda, se eyectó hacia Monty con una tremenda lanza. Movimiento muy peligroso ya que se trataba de una lanza pero más alta, Monty detuvo el movimiento con su dial de impacto, en la mano derecha, y tuvo que ayudarse de la mano izquierda para que no se torciera. Y acabaron los dos en el suelo.

Se levantaron rápidamente, para evitar quedar a merced del otro demasiado tiempo.

Morth atacó primero con un lariat, y Monty vio como su oponente se le acercaba peligrosamente. De forma ágil, sin pensarlo, casi, el chico se dejó caer sin dar tiempo a Morth a reaccionar, y desde el suelo le hizo perder la verticalidad. Acabó apoyado entre la segunda y la tercera cuerda. Monty se dio prisa en tomar una decisión, y tomo la peor de ellas.

Se impulsó con las cuerdas opuestas a Morth y corrio hacia él. Puso el pie de apoyo en la espalda de su oponente y cogiendo fuertemente la tercera cuerda dio una especie de voltereta en el aire y se lanzó contra Morth con los pies por delante. Durante la fracción de segundo que su cuerpo se encontraba fuera del ring, Monty se maldijo a sí mismo. Por suerte Morth no lo echó de la pista.

En vez de ello, lo cogió por los pies.

Monty estaba del revés. Lo veía todo del revés, las gradas, el público, y donde tenía que estar el suelo estaba el cielo. Morth le colocó los pies reposando encima de la tercera cuerda, en medio del ring. Se dio impulso contra las cuerdas opuestas y lanzó todo el peso de su cuerpo contra Monty, que recibió el impacto de Morth. Seguidamente perdió la fuerza en los pies y se dejó caer. El público jaleaba a Morth, y gritaba, y gritaba.

El chico se levantó.

De pronto notó como Morth lo llevaba hasta una esquina, allí le cogió la cabeza por detrás y...

Antes de que su cabeza impactara contra el poste, Monty lo impidió, primero haciendo fuerza, hasta que tuvo las manos en las cuerdas. Se desprendió de Morth y saltó a la segunda cuerda, donde se giró para ver donde estaba.

Con un salto, Monty colocó las piernas en la cabeza de Morth, y aprovechando el impulso dio una vuelta alrededor del cuello de Morth y lo lanzó por los suelos, en un espectacular movimiento. Se levantaron. Morth llevó a Monty hasta el centro del cuadrilátero y lo lanzó contra las cuerdas mientras él se daba impulso con las cuerdas perpendiculares a las de la posición de Monty. Morth chocaría contra Monty y éste saldría volando por los aires.

Atento al momento clave, Monty golpeó el costado de Morth con el dial de impacto. Toda la energía del movimento de Morth acumulada se liberó contra él mismo.

"Bien jugado, chico," admitió Morth.

Pero el combate debía continuar.

Ya era entrada la tarde y el combate seguía sin tener un vencedor claro. De entre los movimientos que había conseguido encajar Morth estaban una powerbomb y un face buster, y Monty por su parte, le había propinado a su oponente un Twist of Fate y un DDT. Ambos estaban cansados y magullados.

Morth lanzó a Monty contra las cuerdas y se preparó para una patada giratoria, pero Monty le vio las intenciones y pasó justo por debajo de sus piernas. Siguió corriendo y saltó hacia las cuerdas para dar un salto mortal hacia atrás. Morth no creía posible que el chico lo consiguiera y se encontraba justo debajo de él. De nuevo, ambos luchadores se levantaron.

El primero en atacar, de nuevo, volvió a ser Morth. Se notaba que estaba acostumbrado a este tipo de combates. Apresó a Monty con un brazo mientras le golpeaba la parte superior de la cabeza. Una vez, dos veces, tres, y otra, y otra... Y entonces colocó la cabeza de Monty entre sus piernas, lo levantó y lo lanzó contra el suelo. Después lo arrastró hasta un poste y lo colocó encima. Se alejó unos metros.

*TAP* *TAP* *TAP*

En pocas zancadas volvía a estar a la altura del poste, saltó abalanzándose contra Monty, pero el chico flexionó su espalda hasta el límite, para que el luchador pasase por encima. Y lo consiguió...

En el salto, Morth no pudo hacer nada para evitar golpear a Monty que arqueó demasiado la espalda sufriendo un dolor terrible. Morth acabó fuera de la pista y el árbitro dio por finalizado el combate, Monty era el vencedor del torneo. Monty había perdido el conocimiento a causa del intenso dolor y en ese momento las piernas se le quedaron sin fuerzas. A causa del propio peso del cuerpo se cayó.

Por suerte, antes de que pudiese agravarse la cosa, Morth consiguió rescatarlo antes de llegar a tocar suelo.

"Lo has hecho bien, campeón," dijo Morth, aunque Monty seguía inconsciente y no lo oyó, o tal vez sí. Dicen que en ese momento Monty lucía una gran sonrisa en su cara.

La celebración por el campeonato fue corta, debido a las circunstancias. Pero todos los espectadores estaban muy contentos del espectáculo que habían presenciado. Zan For le pidió a Morth si podía llevar a Monty hasta su casa. Llevaba en su mano el premio del vencedor, un dial de impacto.

"Muchas gracias, jovenzuelo, puedes dejarlo aquí, ya me ocuparé del resto," dijo Zan For.

Pocket Tales of the Braves - Extra III

jueves, 16 de mayo de 2013 1 quejas

Ryuuna

Ryuuna

Ryuuna


Elya

Elya


Blasi

Blasi


Steeler

Steeler

Crónicas de Ivalice: Historia de una condena - XIII

lunes, 13 de mayo de 2013 2 quejas

Capítulo Decimotercero: Bienvenidos a Grass

Mapa de Yutolandia

Región de Grass, Roahl

"Bienvenidos a Grass," dijo una mujer hume. Era bastante atractiva, lo que hizo sospechar a Gides, no tanto a Ilwulf.

"¿Quién eres y qué quieres de unos viajeros como nosotros?" preguntó Gides.

"Soy del comité de bienvenida de Grass, me llamo Edur Sanda," respondió la mujer con una sonrisa en la cara. "Si me seguís os enseñaré la Ciudad de Grass."

"Un momento, que lo discutimos en grupo," dijo Gides. Entonces se juntaron en corro y comentaron la jugada.

"¿Nos podemos fiar?" preguntó Gides.

"Lo que pasa es que eres un desconfiado," dijo Ilwulf, medio en serio, medio en broma.

"A mí también me recibieron los del comité de bienvenida cuando llegué a Grass, debe tratarse de algo normal," añadió Chalsye, que era la Viera Esgrimidora que se habían encontrado en el Camino Vigg Sur, o más bien era ella quien los había ayudado a deshacerse de Cunius y su pandilla.

Ermine no tenía nada que añadir, así que tampoco dijo nada.

"De acuerdo, Edur Sanda," dijo finalmente Gides, "guíanos por Grass, estamos a tu merced."

Edur Sanda les explicó que Grass era una ciudad portuaria importante en Yutolandia, lo que la convertía en un sitio lleno de vida tanto de día como de noche, y por tanto era frecuente ver marineros y mercaderes en Grass. El mar quedaba al sur de la ciudad. Al haber tanto viajero habían proliferado como setas las posadas, y al mismo ritmo lo habían hecho los burdeles, que a pesar de estar confinados en el barrio rojo de Grass, casi no cabían.

"Al estar tan cerca del mar la tierra absorbe demasiada sal y no es un buen terreno para cultivar, ya desde las Llanuras Baybold, si os habéis fijado, no hay más que hierbajos," les contó Edur Sanda. "Tenemos que traer carne y verduras de otros sitos a través de los barcos mercantes."

Era cierto, desde el Camino Vigg Sur la vegetación había ido decayendo en calidad y cantidad, y la comparación entre la Pradera de Bisga y las Llanuras Baybold era insultante. Edur Sanda los llevó a la zona marítima y de puertos.

"Aquí están la mayoría de las tabernas de Grass, llenas de marineros, y según dónde incluso podréis encontrar piratas," les contó la guía. "La taberna más grande es donde encontraréis el tablón de misiones, por si os interesa."

"¿Y dónde está el cuartel del Ejército de Yutolandia?" preguntó Gides.

"Mmm... si no recuerdo mal está entre la zona residencial y la zona portuaria," respondió Edur Sanda dubitativa.

En realidad Grass no era una ciudad bonita de ver, ni tenía monumentos importantes, a pesar de ser tan grande y habitada.

"No me queda mucho más por enseñaros," dijo Edur Sanda. "Os dejo aquí, si no requerís más de mis servicios." Acto seguido se fue, despidiéndose con una reverencia.

Gides, Ilwulf, Ermine y Chalsye. De nuevo solos.

"¿Os importaría que vaya al cuartel del Ejército de Yutolandia?" les preguntó Gides.

"¿Vas a ir solo?" le preguntó Ilwulf.

"Había pensado que lo mejor sería que mientras voy al cuartel vosotros investigárais acerca de Einnie," dijo Gides.

"Hmph... me parece bien," dijo Chalsye. Ermine no dijo nada.

Gides se separó del grupo para ir a preguntar dónde estaba el cuartel del Ejército de Yutolandia. El resto del grupo preguntó a la gente que encontraban por la calle.

"Perdone, ¿sabe dónde está el cuartel del Ejército de Yutolandia?" preguntó Gides.

"¿El qué? Perdone es que no soy de aquí," le respondió.

"Nada, nada, disculpe las molestias," se disculpó Gides y caminó un poco más para preguntar a otra persona.

"Disculpe, ¿sabe dónde está el cuartel del Ejército de Yutolandia?" preguntó Gides a una Viera. Era una Maga Blanca.

"Mmm... no sabría decirle, ¿sabe usted dónde está la Biblioteca?" le preguntó la Viera a cambio.

"No, pero si quiere le acompaño," se ofreció Gides.

"Mmm... vale, me llamo Maddeleim," dijo la Viera.

"Yo soy Gides," dijo Gides.

Maddeleim y Gides charlaban animadamente por la calle, preguntando aquí y por allá, por la Biblioteca y el cuartel. Iban consiguiendo retazos de información, pero nada en claro. Era la desventaja de encontrarse en un lugar de paso.

*fris*

"¿Quién ha sido?" dijo un Seeq.

Gides había pasado junto a un Seeq y se habían rozado levemente. El Seeq montó en cólera.

"Ya viene el hume de turno y se choca contra un pobre Seeq, al que cree raza inferior," se quejaba el Seeq.

"Perdona, yo no he dicho nada de esto," se defendió Gides.

"¿Quieres que te toque la cara?" le dijo el Seeq, desafiante.

"Argh, veo que no puedo razonar contigo," dijo Gides para sí mismo en voz alta. Maddeleim se apartó levemente, para no sufrir daños. Gides desenfundó su espada.

"¡Ved lo violentos que son los hume!" dijo el Seeq. "Pero no temáis, Granz Jolbuk lo vencerá y apaciguará sus ansias de sangre."

Un grupo de gente se había reunido en torno a ellos.

"¡Devonna!" gritó Granz Jolbuk, el Seeq.

Una Gría Furia apareció flotando de entre la multitud. Llevaba una espada que parecía bastante pesada.

"¿Qué pasa, Granz?" dijo Devonna.

"Este tipo se merece un escarmiento, ha pasado junto a mí tan cerca que seguro que me quería robar," dijo Granz Jolbuk.

"Ya se me empezaban a quedar las alas entumecidas," dijo Devonna. La Gran Espada que llevaba era casi tan grande como ella. Dio una vuelta sobre ella misma y golpeó el suelo con fuerza.

*CRASH*

La onda expansiva se acercaba peligrosamente a Gides.

*zwop*

Alguien lo empujó y cayó al suelo. La onda expansiva se detuvo chocando contra algo muy duro y resistente.

"¿Quién ha sido?" gritó Devonna.

Un Defensor se había plantado frente a Devonna, en modo Superdefensa. Llevaba un uniforme del Ejército de Yutolandia. Devonna también lo vio, así que decidió abandonar la escena por aire. Granz Jolbuk había desaparecido hacía rato, una de las habilidades de los Tramperos.

"Sssoy Gwaerh, del Ejército de Yutolandia," dijo el Bangaa Defensor. Le tendió la mano a Gides para ayudarlo a levantarse. "Creo que tú también eresss del ejército, ¿no, chico?"

"Me llamo Gides y entrené en el cuartel del Ejército de Yutolandia en Camoa," aclaró Gides.

"¿Qué hacesss por aquí, entonces?" le preguntó Gwaerh.

Gides le contó el juicio del Juez Moryell, quién era Ilwulf, el caso de Ermine, y el viaje esquematizado de Camoa a Grass.

"Y aquí me he encontrado con Maddeleim, que está buscando la Biblioteca," terminó de explicarle Gides. Maddeleim, al sentirse aludida se aproximó.

"Encantado, sssoy Gwaerh," se presentó Gwaerh.

"Yo soy Maddeleim," dijo Maddeleim.

Gwaerh los guió por Grass.


"¿Habéis encontrado alguna pista?" preguntó Ilwulf.

"No mucho," dijo Ermine. Ella, Chalsye e Ilwulf habían preguntado, pero únicamente habían conseguido fragmentos muy vagos de información.

"Lo más claro que he sacado es que puede que se encuentre en el Monte Aldana," dijo Chalsye.

"Veamos si Gides ha tenid..." dijo Ilwulf.

*THWOMP*

Su discurso quedó inmediatamente interrumpido al chocar contra alguna cosa, una cosa con la fuerza suficiente para derribarlo. De la nada apareció un Seeq, en el suelo.

"¡Otro hume que se cree superior!" gritó Granz Jolbuk. "¡Ya es el segundo de hoy!"

Ilwulf no fue tan expeditivo como Gides y en una fracción de segundo ya tenía la Daga en la mano. Ermine y Chalsye no sabían si sacar el estoque o no. De pronto una multitud se había apelotonado para ver sangre.

"¡Devonna!" gritó Granz Jolbuk. La Furia se acercó al centro del meollo, flotando.

*FLAP* *FLAP*

Eran tres contra dos. Como si de un chiste se tratase, un hume, dos Vieras, un Seeq y una Gria. Ahora sí, Ermine y Chalsye habían desenfundado sus estoques.

*clank* *CLINK*

*CLONK* *clank*

El sonido de metal contra metal inundaba los alrededores de la escaramuza. Ya había quien aprovechaba para hacer negocio con las apuestas.

"¿Otra pelea?" se extrañó Gwaerh. El Defensor, seguido por Gides y Maddeleim, se acercó a la fuente del barullo. La gente, al verlo, fue abandonando el lugar.

*CLANK* *clink*

Los mequetrefes estaban demasiado ocupados repartiéndose estopa como para darse cuenta de que se estaban quedando solos. Gides reconoció a Ilwulf.

"¿Ilwulf?" dijo Gides.

El Ladrón reconoció a Gides y detuvo su pelea contra Granz Jolbuk. Gwaerh reconoció al Trampero Seeq.

"¿Tu otra vez?" preguntó con una mezcla de incredulidad e ira en su tono. "Vete de Grasss o me veré obligado a llevarte pressso. Tú misssmo."

Granz Jolbuk se vio claramente superado en número, y resignado, dio por captado el mensaje.

"¡Vámonos, Devonna!" dijo el Seeq. Y el Seeq y la Gría se largaron antes de que Gwaerh pudiese hacerles algo.

"Es horrorossso," dijo Gwaerh. Empezaron a caminar. "Con la de problemasss que hay en una ciudad tan grande como Grasss, y tengo dosss de misss agentesss perdidosss."

"¿Perdidos?" preguntó Gides.

"Sssí, ssse fueron a la Morada de lasss Sssombrasss hace unos díasss, persssiguiendo unosss forajidosss, pero todavía no han vuelto," se lamentó Gwaerh. "Me preguntaba sssi podríaisss ir allí."

Un rato después llegaron a la Biblioteca, donde Maddeleim abandonó el grupo.

"Muchas gracias, chicos," dijo Maddeleim.

Gwaerh volvió a encabezar la comitiva, esta vez hacia el cuartel del Ejército de Yutolandia. Era un edificio tirando a pequeño para tratarse de una ciudad tan poblada.

"Ya hemosss llegado," dijo Gwaerh. "Passsad."

Gwaerh los llevó a una sala de reuniones de tamaño acorde al edificio, es decir, pequeña. Se fueron sentando en las sillas a medida que iban llegando, Gwaerh se sentó el último. Aunque la sala era pequeña estaba pintada y decorada para parecer más grande de lo que realmente era.

"Y qué, ¿qué decísss de mi petición?" preguntó Gwaerh.

"Nosotros necesitamos información, acerca de una Maga Roja llamada Einnie," dijo Gides.

"Creemos que puede estar en el Monte Aldana," añadió Chalsye.

"¿Habéis oído alguna noticia sobre esto?" preguntó Ilwulf.

"Hmm... Ahora que lo decísss, me sssuena algo de esssto," dijo Gwaerh, reflexivo. "Creo que en la taberna había alguna misssión que mencionaba essse nombre. Firmaba una tal Leila."

"¿¡Lellyann!?" Ermine y Chalsye exclamaron a la vez.

"¿Lo conocéis?" preguntó Ilwulf, sorprendido.

"Claro que sí, Lellyann era otra componente de nuestro clan. Era una Arquera, y bastante buena," les explicó Ermine. "Así que no soy la única que ha tenido la misma idea."

"¿Me ayudaréisss, entoncesss?" insistió Gwaerh.

"Visto lo visto yo me quedaré aquí en Grass unos días para recabar información," dijo Gides. "Y de paso ayudaré a Gwaerh con sus agentes. Si os queréis ir, chicas, sois libres de hacerlo. ¿Qué decís?"

"Yo me quedo," dijo Ermine inmediatamente.

"Sola no conseguiré nada, así que mejor quedarme," dijo Chalsye.

"Perfecto, sssi queréisss podéisss passsar aquí la noche. Osss prepararemosss alimentosss para que osss podáisss llevar. Partid al alba hacia la Morada de lasss Sssombrasss," dijo Gwaerh.

Periscopio - [Indignada!!]

martes, 7 de mayo de 2013 1 quejas

Entrada original - Indignada!!

No sé muy bien por donde empezar.

Desde que jugué en su tiempo al GTA: Vice City me han gustado este tipo de juegos de mundo abierto y con misiones y otras actividades. Obviamente, la saga Saints Row no podía faltar en la colección.

Lo bueno de Saints Row respecto a GTA es que ves como a través de la serie un simple grupo de barrio va creciendo. En el primero entras en la banda y tomas Stilwater, en el segundo retomas Stilwater y te enfrentas a Ultor, y en el tercero eres una banda tan conocida que tienes cadenas de tiendas de ropa, merchandising y los medios de comunicación a tu favor. En GTA, en cambio, eres un tipo con sus circunstancias y vas pasando por el mando de diferentes personajes, siempre y en todas y cada una de las entregas.

Bien o mal, los creadores de Saints Row han ido cambiando el ambiente de los juegos sin cambiar el espíritu. Si todos los Saints Row fueran iguales o muy similares, probablemente perderían respecto a su principal competidor, GTA, que sabe vender muy bien su producto, y por tanto tienen que ir ofreciendo algo distinto. Por lo pronto, a medida que avanzamos en la saga vemos que cada vez tiene un tono menos desenfadado y serio.

Espero, a pesar de todo, que si el Saints Row 4 ve la luz, no sea tan "fácil" como me ha resultado el 3 y es que a través de las mejoras uno puede casi convertirse en Dios, y si puede ser que se extiendan con la historia principal, que siempre me suele resultar bastante corta.

Como siempre (o casi), no me haré con un copia del juego hasta que no salga una Edición Completa, GOTY o Full Package o similar a un precio asequible.

World of Trollcraft: [Capítulo vigésimosegundo: Esta isla es demasiado pequeña para los trolls]

lunes, 6 de mayo de 2013 0 quejas

Capítulo 22

Esta isla es demasiado pequeña para los trolls


"¿Y si es una trampa?" comentó el héroe.

"Llevo meses de investigación, y ahora que tendré a Bison delante de las narices no se me va a escapar. Iremos a Pianta Village (Villa Foresta) por mis huevos, aunque no tenga."

Cammy, la Gata Negra y el héroe habían vuelto al hotel. Después de que Sagat abandonara la escena en helicóptero, tanto el héroe como la gata Negra estaban de acuerdo en que allí no pintaban nada, Cammy estaba todavía inconsciente así que el héroe no tuvo más remedio que llevarla a cuestas. Ahora mismo se encontraban en la sala de mandos, justo debajo del casino.

"Aquí en la nota dice que tendrá lugar el trueque, pero, ¿de qué?" se preguntaba Cammy. "Podría ser un cargamento de droga, armas... Y encima, ¿quién querría comprar un cargamento de lo que sea a un criminal tan conocido y peligroso como Bison?"

"¿Otro criminal conocido y peligroso?" propuso la Gata Negra.

"¿Marsellus Wallace?" dijo el héroe con sorna.

La Gata Negra le fue a dar un sopapo de indignación, como era costumbre, pero Cammy saltó alegremente en plancha hacia el héroe, al que pilló desprevenido, y acabaron los dos en el suelo. Cammy le puso el dedo índice en la boca, cerrándosela.

"Qué ocurrencias tiene mi pichoncito..." dijo ella alegre, con una sonrisa.

"¿Desde cuando te llaman pichoncito?" le dijo la Gata Negra al héroe, cuya expresión en la cara hablaba por sí sola, en un tono burlesco muy bien enmascarado.

El héroe estaba estirado boca arriba y Cammy estaba sentada a la altura de su pecho. Era menuda de estatura y ligera de peso. En ese momento tenía los dedos índice y corazón en la boca, humedeciéndolos suavemente. El heróe notó un escalofrío, y de repente el suelo no era lo único duro que había en la sala. Cammy se llevó los dedos donde las piernas se juntaban...

"¿Es necesario?" dijo asqueada la Gata Negra.

Cammy se detuvo.

"Necesito que él esté lo más relajado posible de cara a la misión, y me consta que este es un buen método," le dijo Cammy.

"Sabes de sobras que cuando llegue a Pueblo Paleto se olvidará de tí, ¿no?" dijo la Gata Negra.

"Es que tampoco quiero que me recuerde, lo único que quiero es que la misión salga bien," insistió Cammy. "Noto una cierta envidia..."

"¿Envidia?¿Yo?" dijo la Gata Negra indignada, "para nada, puedes quedártelo si quieres."

La postura defensiva que había adoptado la Gata Negra era motivo más que suficiente para el héroe para pensar que ella tenía cierto interés en él. Cammy se levantó.

"Vale, tal vez este sitio y este lugar no sea el más adecuado para hacer según qué cosas," admitió Cammy. "Te espero esta noche en mi suite," dijo mirando al héroe. "Y por cortesía, lo mismo te digo, aunque haremos cosas que seguramente no te gustarán," dijo Cammy mirando, esta vez, a la Gata Negra.

Se cuadró y en saludo militar les dijo, "Pueden descansar. Tienen tiempo libre."

Tiempo libre significaba que podían campar a sus anchas. Ir a la playa, tumbarse en una hamaca o cualquier actividad que se les ocurriese.

"Creo que voy a entrenar," dijo la Gata Negra, que parecía haber dejado apartado todo el rencor que le tenía al héroe.

"¿Puedo entrenar contigo?" le preguntó el héroe.

"Mmm... Bueno," fue su respuesta, que el héroe se tomó como un sí.

"¿Dónde irás a entrenar?" le preguntó de nuevo el héroe.

"No sé, tal vez en la playa mismo," dijo la Gata Negra.

"Esto os gustará," dijo Cammy de repente. Apretó un botón. Volvía a tener su sonrisa en la cara.

*FROUUUUUUUUMB*

Parecía que algo se movía en el piso de arriba, perteneciente al casino. Tomaron el elevador.

*FFfffrruuuuu*

Para sorpresa del héroe y de la Gata Negra el casino había dejado de ser tal para pasar a ser un gimnasio con tatami y todo.

"Genial," dijo un sorprendido héroe.

"Tengo que hacer unos recados," les dijo Cammy. "Volveré más tarde, podéis usar estas instalaciones para entrenar. Para cualquier cosa, hablad con el director." Y salió del casino.

"Volvemos a estar solos," dijo la Gata Negra. "¡Prepárate!"

El héroe bloqueó una patada voladora. La Gata Negra dio una voltereta hacia atrás y se acercó rodando por el suelo, propinándole otra patada. El héroe usó el shunpo para esquivarla y colocarse encima de su pie, y seguidamente dio un salto mortal hacia atrás.

Estaban frente a frente, la Gata Negra ya se había calmado del frenesí inicial y ahora se desplazaba lateralmente esperando que el héroe, que también se desplazaba lateralmente, la atacase. El héroe, pero, no tenía ninguna intención de atacar por el momento.

La sesión de entrenamiento fue bastante anodina.

"Ya hemos entrenado suficiente por hoy," comentó la Gata Negra.

"¿Te has cansado?" preguntó el héroe.

La pregunta era un tanto retórica, pues la Gata Negra estaba sudorosa.

"Me tendré que ir a duchar, no me gusta ir sudada por el mundo," observó la Gata Negra. "Ni se te ocurra espiarme." Y dicho eso salió del casino-gimnasio.

Ahora el héroe estaba solo. Solo, solo.

Pensó en el momento en que Cammy se le había tirado encima. Aunque ella dijera que no le importaba que el héroe se olvidase de ella el héroe no percibió eso en sus actos y sus gestos. Pero, ¿qué iba a saber un mindundi del amor en asuntos del amor?

*sigh*

Suspiró. Y salió del casino. Cerró la puerta.

*FROUUUUUUUUMB*

El recinto se estaba recolocando, el ruido era inconfundible. En ese momento sonaba Gentleman, el nuevo éxito de PSY, a través del hilo musical del hotel. Subió las escaleras para ir a su habitación. Sin la Gata Negra se sentía perdido.

En su habitación se desprendió de su ropa y llamó al servicio de habitaciones para que se la lavasen. Movió el modulador de temperatura de la ducha hasta cuanta elevada temperatura era capaz de soportar. El vapor y el vaho indicaban cuan caliente estaba el agua.

A mitad de la ducha la puerta se abrió de nuevo, pero como nadie dijo nada el héroe supuso que era el servicio de habitaciones, que venía a devolverle la ropa limpia. Cerró el grifo.

Efectivamente, la ropa, que la había dejado en el suelo arrugada, estaba encima de la cama, planchada. Se vistió de nuevo. El lujo de poderse duchar tras una jornada de combates no tenía precio. Se sentía fresco, casi como una persona nueva.

Pasó por delante de la puerta de la habitación de la Gata Negra.

*TOC* *TOC*

"¿Quién es?" se oyó la voz de la Gata Negra detrás de la puerta.

"Soy yo," respondió el héroe.

"Ya voy, ya voy," dijo rápidamente.

Estaba realmente preciosa. Había dejado apartado el uniforme de combate y llevaba un vestido de calle informal. Una gargantilla en el cuello, un top y una falda con volantes. En los pies unos zapatos descubiertos. No parecía la Gata Negra. Tal vez lo único que bailaba en ese conjunto era el antifaz.

World of Trollcraft - Chapter 22 - Cover

No se había fijado hasta ahora, pero ella desprendía un aroma floral muy fresca. Era la primera vez que notaba ese olor.

"¿Es una colonia nueva?" preguntó el héroe.

"No me la suelo poner, pero creo que hoy no tenemos que salir así que me he puesto más informal," dijo ella.

"Estás preciosa," afirmó el héroe.

Ella se sonrojó.

"¿Bajamos?" dijo la Gata Negra.

Sonaba una versión de She looks good de Jim Johnston. En ese momento llegó Cammy. El sol estaba en lo alto del cielo, indicativo de que ya era mediodía en Playa Paradiso.

"Ya he llegado," dijo Cammy. "¿Queréis almorzar ahora?"

"¿Qué hay?" preguntó el héroe.

"Se lo preguntaré al director," y dicho esto se acercó al director para preguntarle el menú.

"Esqueixada de bacalao, me ha dicho," les comentó Cammy después.

Salieron del hotel, desde la entrada se veía la playa. No había mucha gente aunque hacía buen tiempo. Se sentaron alrededor de una mesa y poco tiempo después se acercó un camarero.

"¿Qué tomarán de beber?"

"Una pinta de cerveza negra," dijo Cammy.

"Vermut rosado, con hielo," dijo la Gata Negra.

"Una Heineken," dijo el héroe.

"No nos queda, me temo," respondió rápidamente el camarero.

"Pues que sea una Coronita," dijo resignado el héroe.

"No hay, lo siento," dijo de nuevo el camarero.

"¡Al carajo! Pues que sea una Estrella," dijo finalmente el héroe.

"Bien, ahora se lo traigo," dijo el camarero. Acto seguido volvió al hotel para preparar las bebidas.

"Yo que quería probar cervezas nuevas..." se lamentó el héroe.

Al cabo de unos pocos minutos volvió el mismo camarero con las bebidas. Volvió al hotel y esta vez trajo un carro con platos llenos de comida.

"Las esqueixadas, si quieren pueden repetir," les dijo mientras repartía los platos. Entonces se llevó el carro.

Era un plato muy fresco con bacalao como ingrediente principal, muy apetecible en un día de calor. Después de comer fueron a la playa. El agua estaba fría tirando a templada, pero lo mejor era poder ver a Cammy, pero sobretodo la Gata Negra, en bikini. El héroe aprovechó para tomar fotos a través de la microcámara en sus gafas de sol.

La tarde pasó a su ritmo, y cuando el cielo ya era rosado, volvieron al hotel.

"Estás invitada al jacuzzi de mi suite," le dijo Cammy a la Gata Negra. "Para quitarnos la arena de la playa, ya sabes."

La Gata Negra no sabía cómo tomárselo, pero un relajante jacuzzi era algo difícil de rechazar. Cammy se acercó al héroe y le susurró.

"Tranquilo, que no he olvidado lo nuestro. Te paso a buscar después." Y le guiñó el ojo.

El héroe se fue a su habitación mientras cerca de ahí Cammy y la Gata Negra compartían baño. Esperaba con ganas la llamada de Cammy, podía ser una gran noche.

Al final, el gran momento llegó.

*toc* *toc*

"Soy Cammy," dijo una voz muy floja, aunque indudablemente de Cammy.

Era de noche. El héroe ya había cenado, en su habitación llamando al servicio de habitaciones. Algo ligero, para no tener indigestiones. Seguramente Cammy y la Gata Negra también habían cenado juntas. El héroe abrió la puerta.

Era Cammy, efectivamente, pero llevaba un traje de maid.

"Ha llegado a mis oídos que te gustan estos trajes, pero... no me mires así," y se ruborizó.

El héroe se había quedado sin palabras.

"Ven conmigo," le dijo Cammy y le tomó la mano, arrastrándolo hasta su suite.

Sonaba Teresa Rampell de los Manel(...que ve l'amor, que ve l'amor, que ve l'amor, ressonant com un, incendi de timbals; l'amor ja es va propagant com un, virus tropical. Teresa Rampell avui l'amor, per fi retorna a la ciutat...)

[...]

Una semana muy, muy relajante. Por la mañana, entrenamientos, por la tarde, playa, y por la noche todo tipo de juegos eróticos. Incluso en alguna ocasión había participado la Gata Negra.

Hoy era el gran día.

"Hoy te necesito más relajado que nunca. No no tenemos que precipitar," le decía Cammy al héroe.

Era fácil decirlo, pero después de mucho tiempo se reencontraría con Bison. Y además tenía cuentas pendientes con Sagat. ¿Estaría Vega por ahí? También tenía cuatro cosas que decirle.

"Venga, vámonos," dijo Cammy.

El grupo de tres abandonó el hotel, escoltados por dos soldados de Delta Red. Frente a ellos les esperaba un helicóptero.

"Soldados, ¡saluden!" gritó un hombre que debía ser el de mayor rango después de Cammy. Los soldados se cuadraron, saludando.

"¡Descansen!" gritó Cammy, y todos dejaron de saludar.

El grupo entró en el helicóptero. La Gata Negra volvía a vestir su habitual traje de combate, Cammy llevaba su traje verde, y el héroe, el mismo de siempre.

"A Villa Foresta," indicó Cammy. Acto seguido se empezó a oir el helicóptero en funcionamiento.

*fffrrrrroooouuuummmMMMMMMFFFRRROOOUUMMM*

"Si salimos ahora podremos analizar el terreno antes de que oscurezca. Pero debemos ir con cuidado, no quiero que aborten la misión," les explicaba Cammy.

A lo lejos veían Gelato Beach a su derecha, con su playa de arena casi blanca, mientras que a la izquierda se veía Noki Bay, con sus escarpados acantilados. El vuelo fue tranquilo y sin complicaciones.

Por fin se veía Pianta Village (Villa Foresta), un pueblecito en las alturas y entre montañas. El helicóptero se fue acercando. El piloto habló con ellos.

"Os dejo en la entrada y me retiro, para no causar sospechas. Hay una explanada, y únicamente tenéis que cruzar un puente."

*FRUFRUFRUFRUFRU*

Descendieron suavemente hasta impactar de forma casi imperceptible con el suelo. Cammy, el héroe y la Gata Negra bajaron del helicóptero, seguidos de un grupo de cinco soldados de Delta Red.

"Soldados, manteneos ocultos a la espera de mis órdenes," les dijo Cammy. Los cinco soldados cruzaron el puente rápidamente y se perdieron en la lejanía.

Ahora estaban Cammy, la Gata Negra y el héroe solos, y también cruzaron el puente. No había tiendas y apenas había casas, y a pesar de todo, el paisaje valía la pena.

*frufrufruFFFRROUUUMMM*

El helicóptero que los había traído hasta allí abandonó la escena elevándose primero lentamente y ganando velocidad después, hasta perderse entre las montañas.

Estuvieron toda la tarde examinando cada rincón de Pianta Village. Y de pronto el cielo se tintó de color rosado, la noche estaba llegando perezosa.

Y en un momento el lugar se había quedado desierto para, bajo la luz de la luna, empezar a aparecer tipos raros por doquier. A un lado estaban los soldados uniformados de Shadaloo, liderados por Bison, que estaba escortado por Vega, Sagat y un tipo con pinta de boxeador...

"Es Balrog," le dijo Cammy, respondiendo a su pregunta. "Un tipo detestable, violento, tramposo, y con un aprecio por el dinero proporcional a su fidelidad. Bison le debe haber prometido grandes sumas para que esté a su lado."

Era plena noche. Había ráfagas intermitentes de viento. Los soldados de Shadaloo esperaban pacientemente.

"¿Quién será el otro bando?" se preguntó Cammy, aunque en voz alta. No tardaría demasiado en descubrirlo. Un enorme helicóptero de transporte sobrevoló Pianta Village. El ruido era ensordecedor.

*FRFRFRFRFRFRFRFRFRFR*

Una plataforma descendió automáticamente. En ella iban prácticamente un centenar de soldados uniformados, aunque no sabían de qué ejército. Un señor capitaneaba la comitiva. De repente el enorme helicóptero había dejado de hacer ruido. Bison habló.

"Un placer hacer negocios con los colombianos, señor Valcárcel."

"Señor Bison, el placer es nuestro. ¿Tiene a punto el dinero?" preguntó el señor Valcárcel. Era un tipo ancho y alto, trajeado, con el cabello negro. Fumaba un puro.

Bison chasqueó los dedos y Sagat y Vega enseñaron sendos maletines, repletos de dinero.

"Me fiaré de usted, señor Bison, espero que no me defraude," dijo el señor Valcárcel.

"Quisiera ver la mercancía, no es que no me fie de usted, señor Valcárcel," dijo Bison.

Valcárcel chasqueó los dedos y un soldado se acercó. Valcárcel le arrebató el fusil.

"Aquí tiene, pruebe, pruebe," le dijo Valcárcel a Bison.

"¿Puedo?" preguntó Bison, retóricamente en cierto modo.

"¡Por favor! Adelante," insistió Valcárcel.

*RRrRrrrrRRRRrrRRRRRrrrrrrrrR*

El soldado a quien Valcárcel había arrebatado el arma había recibido la ráfaga de balas de lleno, a pesar de correr como un desesperado en sentido contrario. Estaba ahora tumbado en el suelo cubierto de sangre. Nadie se había inmutado lo más mínimo.

"Me gustan, y creo que a mis soldados también," dijo Bison con una sonrisa.

Empezó a sonar el Guile's Theme.

*FIUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU*

"Cabrones, que os jodan, ¡Estáis arrestados!" se oyó a alguien decir eso.

De pronto, el cielo estrellado se inundó de paracaidistas.

"¿Guile?" dijo Cammy.

Los paracaidistas abrieron fuego para cubrirse, y así empezó un tiroteo.

Cuando todos los paracaidistas ya estaban llegando a tierra se lanzaron tres paracaidistas más. Sagat, viendo que pintaban bastos tomó un fusil que había en el suelo y el maletín que tenía que entregar y desapareció. Vega y Balrog se quedaron al lado de Bison, pero Cammy se lanzó a por ellos.

"Soldados de Delta Red, ¡a por Bison!" gritó Cammy.

"¡Apartaos!" dijo Bison a Vega y Balrog. De pronto se lanzó contra Cammy con un Psycho Crusher. Cammy lo esquivó.

"¿¡Tú!?" dijo Bison, viendo como detrás de Cammy estaba el héroe.

"Pensaba que me habías olvidado," dijo el héroe.

"Cómo iba a olvidarte. Me arruinaste los negocios en Barcelona," dijo resignado un Bison amargo.

"¡Estás arrestado, Bison!" gritó un tipo alto, rubio con tupé, de ojos azules, caucásico y típicamente americano.

"¡Guile!" dijo Cammy.

"¿Los británicos no sois capaces de enviar un ejército en condiciones?" dijo a modo de saludo Guile.

"Aquí está Valcárcel, no contábamos con capturar un capo de la droga," dijo un tipo alto y musculoso.

"Mejor, T-Hawk, ahora vienen los aviones de refuerzo. Lo importante es no dejar escapar a Bison," insistió Guile.

"Me subestimáis," dijo Bison con una sonrisa melévola.

Una chica de rasgos orientales se enfrentaba a Vega. La Gata Negra se enfentaba a Balrog.

"¿Así que te llamas Chun Li?" le preguntó la Gata Negra. Estaban espalda con espalda.

Balrog tomó carrerilla y Vega dio unas volteretas, pero en el último instante Chun Li dio un salto y la Gata Negra se agachó. Balrog golpeó en toda la cara a Vega, tan fuerte que la máscara salió volando. Vega se dio cuenta y se tapó la cara en busca de su máscara.

"¡Desgraciado!" gritó Vega. "¿No me has visto?" La respuesta era evidente, no. Vega se colocó la máscara de nuevo y Balrog y Vega se siguieron discutiendo.

"Mejor dejémoslos," dijo Chun Li.

*FIUUUUUUuuuuuuhhhhhh*

Un avión de proporciones titánicas se quedó levitando encima de Pianta Village. Los soldados americanos tenían ganada gran parte de la batalla. Bison se rindió y Vega y Bison seguín discutiéndose en su celda. Valcárcel en su celda nunca más se supo de él. La noche daba paso al día, un nuevo día.

"¿Si os dejo un caza supersónico sabréis pilotarlo?" preguntó Guile.

"No te preocupes, Guile, ya los llevo yo," dijo T-Hawk.

"Muchas gracias, T-Hawk," dijo el héroe; la Gata Negra también le dio las gracias. Guile, Cammy y Chun Li se despidieron del héroe y la Gata Negra, no sin antes Cammy susurrarle algo al oído al héroe.

"En cuanto pueda me pasaré por Pueblo Paleto."

El caza supersónico estaba pensado para dos personas, y en su caso eran tres y T-Hawk no era especialmente pequeñito. Igualmente el aparato aéreo despegó y abandonaron Isla Delfino.

"Al final Mario no estaba en Isla Delfino," se lamentó el héroe.

"Cuando lleguemos a Pueblo Paleto volveremos a buscar un destino," dijo la Gata Negra. No podían hacer otra cosa.

El viaje no presentó ninguna dificultad y llegaron sanos y salvos a Pueblo Paleto. Allí se despidieron de T-Hawk, que regresó a Isla Delfino. Volvían a estar en Pueblo Paleto. Y con las manos vacías de nuevo.